Julian_Reva
Rango12 Nivel 56 (10246 ptos) | Ensayista de éxito
#1

A veces me miro al espejo y no hallo más que mi propio reflejo. Sólo yo me puedo observar y sólo yo puedo estar consciente de que habito mi piel, que pienso, que respiro, que me veo reflejada en el espejo. Así pues, todas las noches antes de dormir reflexiono acerca de mi día y de mi semana. Pienso en todos los momentos que viví y que se quedaron congelados en algún segundo de la línea del tiempo, aquí en este vasto universo.

Llego a conclusiones disparatadas y sueños que no termino de concebir en mi cerebro. Mi mente va más allá de estos mundos y llego a creer que estoy sola en este lienzo, que no puedo compartir mi mente con otros ni puedo hacer que otros la compartan conmigo. Es como si se tratara de una representación de la soledad. Es tan melancólica mi idea que, para acondicionar mi propia soledad, invento mundos completos y llenos de probabilidades infinitas y vidas ajenas.

En las noches cuando voy a dormir y cierro los ojos mientras viajo a mundos distantes, veo la soledad a mi lado. Sería grandioso que al final de mis días, cuando muera, muera el cosmos conmigo.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

0

14
#2

Nunca había deparado en reflexionar acerca de la vista que poseo. Sé cómo se deben sentir los dioses aquí arriba, observando el todo, las galaxias y las estrellas. Aunque me protejan las rejas y los cristales de mi jaula, sigo sintiendo que floto a la deriva en este vasto espacio.

Siento el vacío que aplasta mis huesos todavía. Siento que sigo desnuda y desvergonzada flotando en la nada que llaman universo. Hace más de media semana que me tienen guardada aquí, no sé si es por algún motivo o es sólo un morbo que los satisface, pero me tienen y lo único que sé es que no podré huir; desperté y ya no me hallaba en mi hogar, mucho menos acostada en mi cama. Estaba desprotegida, sin abrigo alguno en esa pequeña roca, un espacio no mayor al de la luna. Desnuda y sin casco, mas podía respirar o lo que se le asemejará a aquello que hacía.

Estuve así sin explicación alguna durante más de...¿de cuánto? ¿Cómo se cuenta el tiempo en el espacio cuando no tienes referencia alguna? Antes de que yo naciera y antes que naciera mi madre, decían que se tomaba de referencia a la Tierra (la madre de todas las madres), pero ya hace tanto que quedó fuera de órbita y obsoleta.

Hemos llegado a fronteras inimaginables, todas extrañas y cada vez más fascinantes que las anteriores, pero aún así la gente vieja sigue diciendo que nuestra verdadera Tierra siempre fue mejor, aquella que fue olvidada al igual que lo fueron ellos.

A veces soy tan curiosa que me da por viajar allá, imaginando y pintando en mis ojos los cielos azules de dióxido, oxígeno y nitrógeno, pero no basta mi imaginación para completar el viaje. Necesito estar allí. Un día estaré allí.

#3

De vuelta a mi celda puedo contar los días basándome en patrones: cada "día" entra un guardia nuevo y releva al anterior, cada "día" sirven un plato de comida para que no tengan que lidiar con un cadáver nuevo, cada día abren el cielo raso para que la luz penetre y se alimenten los generadores de energía. Así me he limitado a medir mi tiempo; mi sistema de vida se ha reducido a la repetición y nada puedo hacer para huir porque no se puede huir siempre.

El techo de mi habitación es demasiado blanco, al igual que las paredes, al igual que mi ropa, al igual que cada cosa que me rodea y me vuelve loca. Los gritos no escapan de aquí, ni los llantos y mucho menos cuando rio por lo irónico y miserable que me siento atrapada en el cosmos que, para mi suerte, lo puedo ver por la ventana enrejada de mi habitación.

En diez días he podido ver cuatro galaxias distintas, llenas de planetas muertos y estrellas tenues a punto de extinguirse; esta no es una nava cualquiera sino una carroza fúnebre, que en su trayecto suena una marcha tétrica de motores y murmullos de desconocidos, de soldados y prisioneros. Regresamos de una guerra que no recuerdo, una guerra de la cual creo haber sido partícipe, pero que no logro recordar el final, mucho menos lo que hice.

Han pasado ya veinte días y creo que va siendo momento de irme de aquí, no por mi cuenta, sino porque han decidido cambiarme de celda ya. Puede que esta sea mi última oportunidad para huir por única vez o morir. Creo recordar qué haber hecho en la guerra aunque es vago, pero tengo la certeza que me ayudará a lograr escapar de mi jaula. Es momento de volver a luchar por una libertad y volver a casa, volver a la verdadera casa.

Hace más de 3 años

0

1