ladulcecaida
Rango3 Nivel 11 (124 ptos) | Cuentacuentos freelance
#1
    Partes:
  • #2

Quizás no debería haber invadido su intimidad. Supongo que no está bien leer los mensajes privados de la gente, pero, en ese momento, este pensamiento ni siquiera se asomo a mi conciencia.
Fue un impulso casual (o puede que causal, nunca se sabe…) lo que me llevo a coger su móvil mientras se duchaba.
Ese tono de mensaje a deshora, de mensaje lanzado con un objetivo, con una razón y escrito por alguien que aún desconocía, me transmitió cierta intranquilidad. De hecho, era la primera vez en medio año que me pasaba algo así.
Sin ni siquiera darme cuenta ya tenía su teléfono en la mano. Al leer el nombre de “Elena” en la pantalla (¿Elena? Él no conoce a ninguna Elena…) inconscientemente abrí el mensaje y, en esos instantes mientras te escuchaba silbar en la ducha, alegre y desairado tras el polvo que acabábamos de echar tres minutos antes, mi corazón se deshizo tan rápido como una vela de cera lanzada a la hoguera con desgana. Esas cuatro palabras aún bailan en mi cabeza, como cuando vas hasta el culo de cocaína y te metes en una discoteca de música trance.

Hace más de 4 años Compartir:

2

10
Bulldozzzer
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

Saludos! Oye, hay unos cambios entre segunda y tercera persona (tu móvil, su teléfono, él no conoce, te escuchaba...) que estaría bien ajustar ^^

ladulcecaida
Rango3 Nivel 11
hace más de 4 años

Gracias!Lo vi...es lo que tiene escribir rápido y sin repasar...ERROR


#2

"Quiero besarte otra vez". Lo leí sucesivamente, deseando que aquellas letras estuvieran equivocadas y cambiaran de parecer con cada repetición. Controlé mi respiración, aguanté la estacada y dejé el móvil donde estaba. Me recosté en la cama con una sensación de angustia y ahogo que me revolvió el estómago súbitamente.

Él salió del baño. Con la toalla atada a la cintura se dirigió hacia a mi con una sonrisa enmarcada en los labios y, entonces, me besó.
Creo que fue el beso más desagradable y falso de mi vida. Por una parte mi corazón gritaba: sal corriendo y ni le mires. Pero por otro lado mi mente decía: no seas una histérica otra vez, haz las cosas en frío, aguanta el chaparrón que te está cayendo. Contente.

Era la tercera vez que un hombre me era infiel. Por lo tanto, era la tercera vez que mi corazón se convertía en trocitos de cristal, creando una reconstrucción imposible, o como mínimo, muy difícil.
En otras ocasiones, mi primera reacción había sido una mezcla de odio, rabia y dolor emergiendo en forma de bofetón y acompañada de una serie de gritos y descalificadores poco propios de una chica como yo.
Las infidelidades me transformaban en otra persona. El ego ganaba la batalla y acudía a una guerra interminable en la que yo solía ser la gran perdedora.

"Otra vez...- pensé mientras me él me abrazaba-. Malditos animales reparte espermas...
Y no es que todos fueran iguales, estaba bastante equivocada. Lo que ocurrió es que volví a equivocarme de persona. Volví a emocionarme como en un cuento de Disney y, durante seis ciegos meses, me sentí una princesa. Después me di cuenta de que realmente llevaba un disfraz. Pero todos nos disfrazamos en ocasiones, ¿no es verdad?

- "Tengo ganas de hacerte el amor otra vez" - dijo él, como si no hubiera tenido suficiente. De hecho, visto lo visto, para él nunca era suficiente....

Entonces volvimos a hacerlo. Esta vez me convertí en una gata salvaje y saqué todo mi odio en un orgasmo legendario. El último con él. Fue mi propia despedida. Sabía que no volvería a tenerle a mi lado. Y entonces, al terminar, en vez de ponerme a llorar, me dio un ataque de risa.
-"De qué te ries? - preguntó él intrigado.

Hace más de 4 años

2

4
Leticia_MS
Rango8 Nivel 38
hace más de 4 años

Qué ganas de continuar leyendo.