Daniel77
Rango8 Nivel 35 (2387 ptos) | Poeta maldito
#1

Revolución o revolución.
"No adoctrinen a los compas diciéndoles que la muerte es la opción para la no revolución, no nos equivoquemos compañeros..."
Campamento guerrillero en Colomoncagua, Honduras.
El cerco contra el enemigo se había aminorado. Se había logrado descifrar los mensajes en clave por radio, y ellos lo sabían.
Hablaban un idioma que sólo ellos conocían.
Ramón se encargaba del monitoreo. Había trabajado con antenas de radio y televisión de la época.
"Aquí Paisna 12, no hay verdes visibles, repito no verdes visibles, reporte de infiltración, cambiooo"
"Guayabal 2, cuidado me cuenta Quetzi 6 que hay traición, que entreguen la cuetada, pero que haya confesión. Respeto a la vida, cambio"
"Prrrrrr, (interferencia) entendido, si salen bravos, desaparición, cambio"
"No desaparición, órdenes de arriba, cambio"
"Cómo no, desaparición, no se puede dejar pasar, cambio "
"Atienda compa, no se puede, cambio..."
"Entiendame usté, cambio"
Conversaciones.
"Cortale con cambio y fuera"
En plena guerra civil, los razonamientos deben ser necesidad.
Así nomás.

Hace más de 4 años Compartir:

2

4
David_escritor
Rango7 Nivel 30
hace más de 4 años

Te doy mi voto, espero que consigas los 3 y puedas continuar ;P

Daniel77
Rango8 Nivel 35
hace más de 4 años

Gracias por tu apoyo


#2

Entre el cielo y la tierra no hay nada oculto y todo se llega a saber.
Por ello, de improviso, se tomó una decisión, ya a altas horas de la noche. Los cobardes debían delatarse, o borrarse del firmamento incluso, si es posible.
Seis y treinta de la mañana, más o menos. Una repentina reunión de la tropa. Disque para tratar asuntos muy serios.

"♪...Y como no puedo llorar, es que prefiero yo reír, la la la...♪"

"Compañeros, se les ha reunido porque ésto tiene que solucionarse lo más pronto posible. No es posible que ésto esté pasando. Algunos ya saben de la conversación por radio que tuvimos con el campamento de La Guacamaya. Hay deshonra en la tropa y ustedes saben que éso no lo toleramos. De aquí no nos vamos a mover hasta que los poco hombres que están firmes en la formación confiesen..."

Hablaba Leonidas, dirigente de la tropa. Encargado y sabedor de cuanto sucedía como en las tres leguas a la redonda.

Le interrumpe Nicanor, un respetado combatiente.
"Miren compas, la majada de La Guacamaya no los va a echar de cabeza solo porque le da la gana. Estues algo grave y no vamos a permitir que la cosa siga. Po' éso con el compañero ya dijimos que les vamos a dar un 'chance' para que se limpien el honor, y enfrente de la gente, que digan qué quieren y vamos a platicar con ellos. Por 'ahi' dicen que son los que fabrican el suministro y eso nues cualquier cosa. Manejan la pólvora. "

De grave, vaya que sí lo es. Manejan armamento.

No tardó en aparecer, aquél, por todos conocido, que quiere fingir sinceridad y valentía, a costa de pedradas.

"Mire compa, le vuá decir algo. Aquí no me dejan mentir que los de la 'Guaca' vieron pasar como a unos ocho elementos caminando a un lado de la vereda como buscando para el norte..."

El conocido como Ramiro había roto el contundente silencio.

Y le rompieron el habla a él.

"Usté se calla el hocico, reverendo 'oreja'. Sólo para ponededo sirve, pero ya en el combate se le olvida para qué putas está uno aquí. Va de decir a los refuerzos que avancen. Cuando sepa disparar se va a ganar respeto".

En fin.

"Vaya, vamos a hacer una mecánica que casi siempre sirve. Vamos a dejar que los compas den un paso al frente, y con la promesa y órdenes de la comandancia de La Guacamaya, de que se les va a respetar la vida. También se les va a dejar que entreguen el fusil y regresen a su casa. Les voy a dar un momento para que lo hagan, porque to' ustedes saben que aquí no vamos a imitar al enemigo. Ellos están engañados, y siendo así, también se les respetan sus derechos. Pero ésto nues juego y no nos hagan perder el tiempo, porque de que los encontramos, sí lo vamos a hacer".

Jilgueros cantan al fondo.

"Bueno compañeros, nos la ponen difícil, pero así es ésto. Sépanse los que están detrás de ésta cosa, que se van a atener a las consecuencias de un juicio de guerra".

Nicanor intentó dar un beneficio de duda.

"Puta, yo no sé qué les cuesta decir esta boca es mía. Aprendan a vivos".

El paso adelante era una utopía.

Los juicios de guerra no eran una cosa de tomárselo a risa. Se podía decidir qué hacer con la vida del acusado.

"Compañeros, sean inteligentes......."

Las miradas de los presentes, no se dirigieron ni cercanamente a la de Leonidas. Parecían perdidas en algún lugar del plumaje de los jilgueros. Los encargados del suministro tenían la mente en ir a bañarse a la playa.

Pero el Colomoncagua de 1982 era un minúsculo universo en la inmensidad de una guerra fría.

"Compañeros, la reunión ha terminado. Rompan filas y esperen instrucciones"

Mentira el que dijo que en la guerra todo se vale. Integridad es requerida en el pobre y el rico, pero en el guerrero es la licencia para empuñar la espada.

Hace más de 4 años

0

1
#3

Música empezó a sonar allá a lo lejos
Más monitoreos por radio.
"Aquí LaGuaca, cambio".
"¿Qué se desayuna compañero?..cambio".
"Pedazo de aguacate, cambio"
"Pues buen provecho, cambio".
Más aves cantan en el omnisciente.

Hace más de 4 años

0

0