MusasyAmapolas
Rango8 Nivel 39 (3073 ptos) | Poeta maldito
#1

Justo al cruzar las puertas del olvido se me cayó la voz al suelo. A partir de ahí, dejé de recordar para siempre. Y así, desde ese momento, no volví a pronunciar palabra.
Te estarás preguntando cómo demonios soy capaz de vivir sin memoria y sin expresarme en voz alta. Te contestaré… Muy sencillo, sólo necesito un cuaderno. Bueno, mejor dicho, dos. Al primero lo llamo “Amnesia”. Al segundo, “Percepción”.
En “Amnesia” escribo todo lo que no me importa y acabaré por olvidar nada más apuntarlo. Sin embargo, en “Percepción” anoto lo que no me apetece decir. Y como muy pocas personas se acercan a leerlo, pues puedo quedarme a gusto…
¿Os cuento un secreto? En realidad no sé escribir y nunca miré en un diccionario…

Hace alrededor de 5 años Compartir:

2

22
Javi
Rango13 Nivel 61
hace alrededor de 5 años

Nuestra querida MusasyAmapolas vuelve a deleitarnos con otro de sus relatos épicos :)

MusasyAmapolas
Rango8 Nivel 39
hace alrededor de 5 años

Muchísimas gracias!!! Si la iniciativa de Sttorybox ya es estimulante y nos anima a escribir, leer un comentario así es realmente motivador!!!
Nos leemos!!!


#2

No tengo manos, pero sí un extremo más suave que el otro; uno es más puntiagudo y, a veces, se gasta. La verdad es que la que se queda a gusto es mi dueña. Fue ella la que me compró y desde aquel día formo parte, casi, de su ser. Se dedica a inventar historias y siempre soy el primero en conocerlas. Sinceramente, la necesito… sin ella no sería nada. Martina es la que escribe, imagina, inventa… la que hace todo el trabajo duro y creativo. Mi labor es más sencilla. Me dedico a prestarle toda mi atención. Aunque, eso sí, a veces me olvido rápido de todo, pues a la que lleva dos palabras escritas, me olvido de las tres anteriores… Llegué a este mundo con el único objetivo de ser el medio para trasladar sus percepciones a una hoja en blanco. Lo de olvidarme me suele pasar cuando borra muchas veces seguidas… ¡Cualquiera acabaría hecho un lío! ¿Verdad?
Al principio, cuando comencé a hablaros, quise hacerme el interesante para captar vuestra atención… Por cierto, ¿me ha funcionado? ¡Qué risa! Si tuviera ojos, se me estarían cayendo las lágrimas… Bueno, a lo que iba, que los cuadernos no son míos, pero sí los nombres que os dije. Esos sustantivos me describen bien, tanto a mí como a la labor para la que fui concebido. Sólo intentaba crear un poco de expectativa con ese comienzo…
¿Seguís ahí? Creo que sí… Os sigo contando entonces…
Nunca tuve voz para pronunciar siquiera un leve susurro. Lo máximo que he llegado a emitir como sonido ha sido el suave roce que provoco cuando ella me desliza sobre el papel creando letras. Maravillosas, tengo que reconocerlo… y no es porque sea mi dueña, simplemente, es que la admiro por todo lo que es capaz de transmitir…
A estas alturas del discurso, imagino que sabéis quién soy… ¿verdad? ¡Otra vez me da la risa tonta! Ella me enseñó lo que es reír. Me encanta cuando lo hace… Pero venga, me dejo de bromas y misterios… Es hora de presentarme…

Hace alrededor de 5 años

0

8
#3

Me llamo Bruno y soy el “lápiz-amuleto” de Martina. Sería mejor que os contara ella misma, pero como es muy tarde y se ha quedado dormida con la cabeza sobre la mesa… ¡aprovecho y os voy contando yo! Me tenía entre sus dedos… pero se ha quedado tan relajada que salí rodando. ¡Poco me ha faltado para caer al suelo! ¡Qué risa! Menos mal que en la última vuelta, una de mis franjas amarillas ha quedado alineada con el borde de la mesa… Y aquí estoy, charlando con vosotros en una posición peligrosa… Me río porque soy bastante duro. Si me caigo, lo más que perdería sería la punta… Después, ella me afilaría y asunto arreglado… por eso me río. Es tan dulce… y me cuida tan bien… Se lo debo todo… Fijaos, os estoy conociendo y vosotros a mí, gracias a ella… Sin sus historias jamás hubiera podido contactar y comunicarme con lectores como vosotros… ¡Qué risa! No puedo parar… Es que estoy algo nervioso… Es la primera vez que hablo tanto…
Tengo unos cuantos años ya, no penséis que me fabricaron ayer… Mi actitud es jovial y alegre, me parezco a Martina. Pero soy bastante viejo… viejo para ser un lápiz, claro… Antes era mucho más largo. Ahora soy algo menos de la mitad de lo que un día fui. Ella me cuida muchísimo, dice que le traigo suerte. Normalmente, me ocupo de los trabajos a los que llama “de calidad”, en los que se gasta más tiempo en pensar, que en escribir. Para otras cosas suele utilizar bolígrafos de colores. Con ellos sonríe mucho, mucho. Me encanta observarla desde el lapicero… Como os dije antes, me ha enseñado todo y aprendo cosas nuevas cada día. ¿Queréis saber un secreto? ¡Qué risa! Cuando está enamorada de verdad, siempre escribe en rosa… Así que, si alguna vez me quedo dormido, mi compañera “Bolígrafo Rosa” me lo cuenta todo… No es por curiosear, es que Martina me preocupa, la quiero demasiado… y yo también lo paso mal cuando, algunas temporadas, decide no escribir ni una sola palabra en rosa… Porque no tengo ojos… que si no… con las veces que he llorado viéndola llorar ¡podríamos haber llenado un cubo! Sí, del tamaño de la papelera metálica con lunares rojos y verdes que tiene en la esquina de la habitación, justo al lado de la mesa donde escribe.

Hace alrededor de 5 años

0

8
#4

Su cuarto desprende magia, no me cambiaría por ningún otro lápiz. Mi lugar es este. Me gusta mucho reposar en el lapicero de barro que ella misma hizo cuando tenía ocho años. Debe de ser el objeto más antiguo de la estancia… Hace poco renovó casi todo, pero al lapicero lo dejó. Creo que sabe que me encanta… y como soy su preferido quiso darme ese capricho… ¡Es un sol Martina!
Esta habitación es la que mejor conozco, me sé hasta el último detalle… Del resto de la casa he visto algunas zonas, otras nunca. A veces, cuando hace buen tiempo, me lleva entre sus dedos hasta la terraza. Es un lugar muy agradable para escuchar sus pensamientos, sobre todo si corre brisa suave… Esos días… ¡Todo suele fluir! Pero bueno, voy a centrarme, os voy a intentar describir su cuarto para que os hagáis una idea de cómo es ella… Las paredes son blancas, los muebles también. Nieve sobre nieve. En realidad, su idea no era fría en absoluto. Cuando decidió reformar su estancia tenía las ideas claras. Pasaba mucho tiempo en este lugar, por lo que quería sentirse como si estuviera dentro de una gran hoja en blanco, reposar sobre un inmenso folio en el que poder contar todo lo que quisiera y que jamás le faltara espacio para continuar sus historias… Los objetos decorativos son signos de puntuación, ponen pausas o puntos finales a diferentes etapas de su vida. Otra de las cosas que continúa aquí tras la reforma, aunque no está a la vista, es una fotografía de hace muchos años, por lo menos veinte, o al menos, eso escucho cada vez que le susurra a la foto… Cuando yo llegué susurraba el número dieciséis… En mi opinión, la imagen representa “puntos suspensivos”, creo que espera algo de ella… Yo sé que no es una historia cerrada… Después de acariciarla siempre la vuelve a guardar en el primer cajón de su escritorio. Sin embargo, hay otros elementos que, claramente, son “puntos finales”. Por ejemplo, los recuerdos que esconde en cajas disfrazadas con rayas de colores. Y claro, otros objetos son “puntos y aparte”, están aquí porque son parte de su vida, pero no le condicionan para seguir hacia delante. Ésos son los más abundantes: el lapicero de barro, su colección de libros, el cuadro que está sobre la cama…

Hace alrededor de 5 años

0

9
#5

Éste, es la ampliación de una foto en blanco y negro que hizo en Italia, concretamente en Ercolano; Martina siempre aclara que es así cómo se dice en italiano. Conozco la historia porque la escuché muchas veces. Cuando viene gente a casa y le preguntan por ella les cuenta una historia preciosa…
Herculano es una antigua ciudad situada muy cerca de Nápoles. Fue enterrada por las cenizas del Vesubio al igual que Pompeya. Martina estuvo viviendo en Italia durante un año. Aprendió bastante, tanto del idioma como de todo lo que supone vivir en un país diferente al tuyo. Estudia Filología, quiere ser profesora de Literatura. Le quedan sólo un par de asignaturas para licenciarse. Pero mejor será que me centre y os termine de explicar la historia de la fotografía…
Está hecha desde lo alto. Se ve un cuaderno abierto con las hojas moviéndose por el viento. Lo vemos sobre un muro que a Martina le quedaría a la altura del pecho. Al fondo de la escena se observan las ruinas de la ciudad, pero lo que verdaderamente le llama la atención a todo el mundo, es que las hojas del cuaderno no están escritas… Entonces es cuando ella les dice: “Esta foto es un punto y aparte. Me invita a seguir con la historia de mi vida. Me recuerda que tengo mucho espacio en blanco para seguir escribiendo”.
En otra de las paredes hay un espejo alargado con el marco del color de la sal. Cuando la luz del sol incide sobre él, brilla. Eso suele ocurrir muy temprano. A Martina le encanta ese momento, para ella es muy especial. Se sienta en frente, en el suelo, sin importarle que haga más o menos frío… y conversa… Siempre escucho sus pensamientos… Se queda ahí, charlando a través de sus ojos, hasta que el brillo en el espejo decide marcharse. A veces, dura sólo unos segundos. Otras, los días de más suerte, se extiende durante algunos minutos. Para ella es suficiente… Cuando se pone de pie sonríe despidiéndose… Así es como comienza su rutina diaria. Las jornadas que se inician con la ausencia de ese brillo suelen ser complicadas para Martina…

Hace alrededor de 5 años

0

8
#6

Algunos capítulos de su vida han sido duros… pero eso no ha conseguido que se convierta en una roca… ni mucho menos… tiene una sensibilidad invencible. Su capacidad de seguir siempre hacia delante es indomable. Muy pocas veces se muestra débil, aunque su aspecto sea deliciosamente frágil. Tiene un cabello dorado que huele muy bien. Lo sé porque cuando se sumerge en sus historias, muchas veces le ayudo a rascarse la cabeza… ¡qué risa! Me hace muchísimas cosquillas… Sus ojos son impresionantes, os lo prometo, son del color frondoso de una selva… posee una mirada de ésas que quitan el aliento. Esto es lo que siempre dice ella para referirse a Carlos, su mejor amigo… Yo creo que está enamorada de él, se le dilatan las pupilas sólo con escuchar su nombre… y también pienso que ésa es la razón de que sus romances nunca lleguen a buen puerto…
Las manos de Martina son muy suaves. A veces están frías, pero no me importa, nunca me ha molestado, soy de madera… Luce una cicatriz en la derecha, entre los dedos, desde el lugar en el que se unen índice y corazón hasta su muñeca. Siempre la observa antes de escribir, es como si esperase que esa marca le diera el pistoletazo de salida. Nunca falla… nada más oír la detonación en silencio que emite la vieja herida, me posa sobre el albino pliego y… ¡Comenzamos a escribir!
Creo que os he descrito los elementos más relevantes para que conozcáis a Martina. El resto de objetos de colores, que dan vida y ponen las pausas indispensables al dormitorio, no es primordial… ¡Un momento! Me falta relatar con detalle otra pieza…

Hace alrededor de 5 años

2

7
casandra
Rango13 Nivel 64
hace alrededor de 5 años

me encantan tus relatos, tan creativos, tan diferentes... eres muy muy buena!!!

MusasyAmapolas
Rango8 Nivel 39
hace alrededor de 5 años

Muchísimas gracias Casandra!!!
Seguiremos trabajando y nos leemos!!!


#7

… Se trata de la lámpara de lava que Carlos le regaló. Fue un gesto muy dulce… Se la ofreció hace un par de inviernos porque estuvimos más de una semana sin ver el sol… y ya os conté cómo le afecta eso a Martina… Estábamos demasiado grises… ¡hasta que la recibió! Aquel día sonrió con las pupilas más grandes que nunca. Le faltaba espacio en la cara para dibujar su felicidad… Es de un color frambuesa y un naranja cítrico que, incluso, apetece saborearlos. Cuando la enciende, la sustancia comienza a desplazar los pigmentos a un ritmo relajado; le aparece una especie de purpurina que reverbera manifestándose centelleante en el marco del espejo. Entonces, Martina se sienta en frente y conversa con sus ojos, mirándolos directamente, trazando una línea recta con los que ve proyectados en el cristal.
¡Pero qué tarde es! Creo que estoy hablando un poquito alto y Martina acaba de moverse… ¡Se va a despertar! Shhhhh… No hagáis demasiado ruido… Yo continuaré con mi amnesia durante unas horas… Seguro que en unos minutos me llevará al lapicero, pero es mejor que se vaya a la cama, necesita descansar… Os seguiré contando en otro momento… ¡Buenas noches lectores! Buenas noches Martina…

¡Hola amigos! ¡Buenos días! Hace un ratito que Martina se marchó a clase, en pocos días tiene un examen de “Literatura española del siglo XX”. Me encanta cuando lee poemas de Alberti en voz alta… Creo que lo hace para mostrarme otros mundos… aunque, con los de Antonio Gala me suelo perder… ¡Qué risa! A veces, no me entero de nada…El otro día me quedé dormido, entre sus dedos, mientras leía a Muñoz Molina. La historia estaba bien, hablaba del primer viaje a la Luna, pero estaba agotado, me quedaba muy poca punta en mi extremo…
Bueno, hoy tengo tiempo para seguir hablándoos de ella hasta que vuelva. Es un día precioso. Amaneció con un sol intenso desde primera hora. Hoy, sí hubo ritual…
Anoche os introduje en su cuarto. Ahora, os afianzaré en su vida…

Hace alrededor de 5 años

0

5
#8

Martina nació un viernes dos de abril. Concretamente, en el año 1989. No vino al mundo sola… y no me refiero a que llegara con la compañía de médicos, enfermeras o sus padres, sino que, cuando sus pequeñitos ojos verdes arribaron a este planeta, lo hicieron junto a otro par que compartió con ella los nueve meses de oscuridad anteriores… Eran gemelas. Yo no la conocí… vivo con Martina desde hace sólo cuatro años…
He visto muchas fotografías, pero a mí me gusta la que es su preferida, la que siempre vuelve a guardar en el cajón, la que se hicieron días antes del accidente… la última imagen de las pequeñas juntas… la estampa de Erika y Martina con cinco añitos, sonriendo con miradas cómplices… Es un retrato maravilloso… El que esté un poco descolorido no es un defecto, simplemente muestra el paso del tiempo. Está lleno de huellas de besos y de dedos… de sus besos… todos ésos que le habría dado si continuara a su lado… Yo le doy muchos besos a Martina aunque no tengo labios, ni boca, ni nada… pero se los doy… Pienso que ella hace lo mismo. No la tiene al lado, pero la siente muy cerca… El nombre de su hermana, según he oído contar a Martina, significa “princesa eterna”… Y, aunque suene triste, eterno es el vacío que le dejó… Pero ella lo utiliza para llenarlo de relatos en los que, alguna vez, Erika vuelve...
Desde 1994 los meses con nombre “Noviembre” son menos dulces… El día diecisiete de la citada mensualidad, llovía muchísimo, más bien, diluviaba. Regresaban a casa después de un cumpleaños, el de Carlos. Cumplía seis años, uno más de los que ellas celebraron en abril. Iban cantando y jugando a ver quién sabía decir la hora. Era el turno de Erika. Sus pequeños labios canturreaban los números del reloj digital… uno, nueve, dos… y justo cuando se disponía pronunciar el cinco, el coche se salió de la carretera… La otra mitad de Martina dejó de respirar…

Hace alrededor de 5 años

0

5
#9

En realidad, le sigue enviando su aliento cada vez que el sol incide en el marco del espejo. También lo hace en cada ocasión que Martina escucha la detonación silenciosa que emite la vieja herida de su mano derecha… Siguen conectadas… Lo sé…
Todo esto que os estoy contando es la vida de Martina. Hay muchos detalles que no conozco, pues vivo en el lapicero desde hace sólo cuatro años. Pero, creo que es suficiente para introducirnos en su esencia. Sé todas estas cosas porque siempre la escucho con atención. No tiene reparos en hablar de sus miedos, sobre todo con Carlos. Y en este mismo escenario, en el que me encuentro ahora mismo, han tenido conversaciones de todo tipo. A mí me gusta cuando se ponen filosóficos. Todas esas veces que sienten que podrían arreglar el mundo, me los imagino como dos titanes capaces de conquistar el cielo. Otras veces soy incapaz de escuchar nada… es muy difícil afinar los oídos que me faltan para advertir los diálogos que proceden de la cocina. Allí suelo parar poco, sobre todo son visitas pasajeras para beber agua o picar algo, así que no puedo contaros mucho sobre el lugar de los fogones. Bueno sí, siempre huele bien… ¡Qué risa!
¿Por dónde iba? ¡Ah sí! Os dije que Carlos es su mejor amigo. Se conocen desde siempre. Los padres de ambos son como hermanos y también, fueron vecinos durante un tiempo. Tres o cuatro años. Cuando los llantos en casa de Martina estaban elevados a dos. Formaban un trío que asimiló los números y las letras casi a la par. Aprendieron a sonreír juntos, por eso a Martina no le cuesta hacerlo delante de él, ni llorar tampoco. Ambos están hechos de pedazos del otro, fragmentos de risas, residuos de lágrimas, porciones de miedo, secciones de abrazos… A lo largo de sus vidas han ido obteniendo la información y el conocimiento de una manera sincronizada…Están hechos de sentimientos simultáneos…

Hace alrededor de 5 años

0

6
#10

Se quieren muchísimo. A mí me gustaría que se enamorasen, o que reconozcan de una vez que ya lo están. Espero no marcharme de este mundo sin ver un beso de los dos… ¡Como ésos que salen en las películas que ve Martina! Le gustan las escenas románticas y a mí también. Su film favorito es “Vacaciones en Roma”. Sale un beso precioso. Cada vez que la pone, hay partes, en las que con la música me entran ganas de saltar por todas las paredes y sacar a bailar a Martina ¡Qué risa! ¡Me encantaría verlos dándose un beso como el de Audrey Hepburn y Gregory Peck!
Su amistad ha sobrevivido a la infancia y adolescencia. También, a la latitud. Pocos amigos duran tanto… A veces, pienso que es Erika la encargada de mantener sus almas cosidas… o enlazadas… o unidas… o engarzadas… Como si fuera el cancerbero que vigila, a través de la distancia y el tiempo, su mutua lealtad y afecto. El año que Martina pasó en Italia, Carlos fue un alumno de Derecho en la universidad francesa de Montpellier. ¡No pasaron más de dos días sin hablar durante ese período! Siempre bromean sobre eso. Cuando tienen algún pequeño enfado y alguno de los dos dice: “¡Déjame! Voy a irme lejos para no escucharte más…”, es el otro el que responde: “Sí, ya… como en 2010…” Y los dos empiezan a sonreír enfrentando sus miradas convertidas en cuatro inmensos perímetros circulares. Esconder la redondez y profundidad de sus pupilas cuando se tienen delante es misión imposible… Ambos han tenido parejas, romances e historias. Pero ni el sentirse enamorados de otros ha impedido ocultar el insondable negro de sus ojos…

Hace alrededor de 5 años

0

6
#11

Martina lleva trabajando en una de sus historias “de calidad” varios meses. En las últimas semanas me ha afilado muchísimo. Por un lado me siento feliz y muy orgulloso de lo que está logrando; por otro, tengo algo de pena en mi pequeño corazón de madera que no existe… ¡No quiero separarme de ella! ¡No quiero dejar de ser su amuleto! Sé que todo el talento es suyo, que sin mí escribirá relatos incluso mejores, pero me duele este pensamiento… el de no volver a estar entre sus dedos…
En esta última historia la verdad es que está escribiendo muchas notas en rosa. Me tiene un poco confuso porque no he escuchado ningún nombre nuevo… No puedo afirmar que, esta vez, dibuje letras en ese color por culpa de un nuevo amor… Mmmm… Quizás tengo razón y falta muy poco para que confiese que… ¡El músculo de su pecho está habitado por la letra “C”! ¡Qué risa!
¡Lectores, oigo pasos! Creo que Martina ha vuelto ya. Voy a hacerme el dormido aquí apoyado en “Bolígrafo rosa”… Más tarde os sigo contando. Y si me entero de algo más, interesante o divertido, os lo trasladaré con la voz que me estáis dando.

Hace alrededor de 5 años

2

6
casandra
Rango13 Nivel 64
hace alrededor de 5 años

Me encanta esa idea de dar vida a cosas que usamos o utilizamos, me dan ganas de hacer lo mismo con... una cosa.
Muy bueno Musas, un relato entrañable, a ver cómo seguirá...

MusasyAmapolas
Rango8 Nivel 39
hace alrededor de 5 años

Muchas gracias por tu lectura Casandra!!!


#12

¡Hola amigos! Intentaré hablar bajito… Son más de las doce de la noche. Martina se ha metido en la cama hace unos veinte minutos y ya está dormida. Estaba muy cansada. Hace un par de horas me cogió para apuntar en un cuaderno de notas una dirección, una fecha y una hora. No ha dicho de qué se trata. Tenía el teléfono en una mano, puesto en su oreja y con la otra, la de la cicatriz, me ha cogido para escribir esos datos, pero no he comprendido apenas nada… ¡Qué raro! No suele utilizarme para esas cosas… Aunque, si me paro a pensar un poco… ¡Quizás necesita suerte para ese día!
¿Por dónde nos quedamos esta mañana? ¿Os acordáis? ¡Ah sí! Ya sé… Os contaba mi teoría sobre el amor no confesado ni reconocido entre Martina y Carlos. Amor de ése de besos en los labios… ¡Qué risa! Y, también os dije, que últimamente escribe palabras en rosa… Bien, pues voy a continuar contándoos cuál es el sueño de Martina…
A partir del accidente, con tan sólo cinco años, Martina adquirió la rutina de plasmar sentimientos en retazos de papel. Al principio eran dibujos infantiles, pero con una fuerza grandiosa. Todavía conserva alguno… Con el tiempo, conforme fue aprendiendo a escribir, los ingenuos bocetos se fueron transformando en palabras. Más tarde, en frases. Y con el paso de la vida, en historias… Siempre ha poseído una gran capacidad de expresión artística, es decir, de provocar emociones. Al menos en mí produce una gran conmoción. A veces, hasta creo notar la sensación humana de la piel erizada…
A medida que fue creciendo y madurando su sueño se consolidaba. Cada día, después del ritual frente al espejo, su deseo se hacía mayor. Así fue como se decantó por estudiar Literatura, quería adueñarse de una enorme base sobre la que mantener firme su aspiración. Quería cosechar técnicas para producir las mejores historias… A mi modo de ver lo está consiguiendo, es muy trabajadora y constante. Además, por supuesto… ¡Tiene un don para emocionar!

Hace alrededor de 5 años

0

4
#13

Desde que empezó la carrera colabora con la revista universitaria de su facultad “Trama conceptual”, que tiene una edición mensual con tiradas de más de mil ejemplares. Su trabajo consiste en redactar microrrelatos de temas muy diversos, aunque en un par de ocasiones le pidieron escritos más largos con los que tuvo bastante éxito. Fueron dos historias que se anunciaban en la portada y que ocupaban dos hojas completas. La primera se titulaba “Trance”, la segunda, con un título más largo, “La belleza de un horizonte sin ventanales”. La acogida fue tan buena que hasta le pidieron una entrevista para la radio de la universidad. Esta emisora comenzó como el proyecto de un par de estudiantes de “Comunicación Audiovisual” y con los años, fue una realidad de la que todos los alumnos, familiares y curiosos disfrutaban. Por eso, la entrevista fue todo un logro para Martina. Sentía que su sueño iba tomando forma poquito a poco.
Martina fantasea con ser escritora… pero no para ser mundialmente conocida, su objetivo es que el mayor número de almas del universo se sientan acariciadas por sus letras… En realidad, jamás firma con su nombre… prefiere llamarse “Leto”. Escogió el nombre de esta divinidad griega que, según la mitología, junto a su hermana Asteria fue venerada como diosa de la noche y, alternativamente, de la luz del día.
¡Uy! Estoy empezando a bostezar… Voy a dar las buenas noches a mis compañeros de cubilete y, cómo no, a vosotros, simpáticos lectores… ¡Dulces sueños!

Hace alrededor de 5 años

0

4
#14

Queridos amigos, oyentes de las palabras a las que vosotros dais voz… Hoy estoy triste… Ha pasado casi un mes desde la última vez que os hablé… Estas semanas he reposado más que nunca, mucho más de lo que me hubiera gustado… Martina se ha ido y hace días que la luz del sol no brilla reflejándose en el marco del espejo… La persiana está completamente bajada. Tanta oscuridad está provocando que pierda el sentido… Quizás esta sea la última vez que consigo comunicarme con vosotros. La angustia se desliza por cada una de las franjas negras y amarillas que colorean mis contornos, sobre todo en las negras… ¡Ay Martina… cuánto te echo de menos!
Lo más conveniente será que os empiece a contar los hechos a partir de la mañana contigua a la última noche que os hablé…
Ese día Martina madrugó muchísimo. Se levantó cuando ni siquiera el sol daba pistas de si sonreiría o no durante la jornada, estaba oscuro aún. Era jueves y el viernes tenía su examen de Literatura. Imagino que quiso aprovechar todo lo posible para estudiar en la biblioteca. Esos dos días ni me miró… Bueno, en realidad no ha vuelto a cogerme desde que apuntó aquella fecha, hora y lugar… Quizás estoy demasiado viejo para seguir siendo su talismán…

Hace alrededor de 5 años

0

6
#15

Los días posteriores vino muy poco a casa. Sólo visitas fugaces, acompañada de Carlos, para recoger alguna libreta y ropa. Les oí decir que no podían perder ni un minuto, que debían rellenar todos los formularios y enviarlos por Internet cuanto antes. Creo que Carlos le estaba ayudando, pero no sé a qué… Martina ni siquiera venía a dormir, supongo que se quedaría en la casa de él. Esto no es extraño, pues cuando los padres de Martina salían de viaje, solía irse allí para no quedarse sola. Pero esta vez, sus padres ya habían regresado. Escuchaba risas en la cocina y algún que otro chocar de vidrios seguido de más risas… Transmitían alegría y felicidad, así que no debía haber ningún problema… el único, mi triste soledad en la sombría y cerrada habitación.
Así pasó una semana de idas y venidas en la que la información que podía obtener era muy escasa. Y otra semana más sucedió a la primera con la misma metodología. Visitas relámpago, frases sueltas, risas, nervios… Un ambiente de ilusión que a mí me llegaba envuelto en un terrorífico misterio. Me sentía abandonado…
A la tercera semana logré entenderlo todo… Aquel lunes Martina traía una carta en la mano de la cicatriz. Apenas abrió la puerta de su cuarto, la melodía de su teléfono invadió “in crescendo” la atmósfera oscura. Lo dejó sonar, subió la persiana y fue entonces cuando respondió a la llamada. Era Carlos. Gritó su nombre con unas pupilas inmensas… Sacó un folio del sobre y se lo leyó… Se trataba de una respuesta a cierta solicitud que yo hasta entonces desconocía. Martina fue aceptada como destinataria de una beca de residencia para jóvenes escritores en Vermont, Estados Unidos, una zona conocida por sus hermosos paisajes otoñales, así como por ser lugar de inspiración de numerosos artistas. La escuché atentamente mientras le decía a Carlos que se sentía muy afortunada por poder pisar las mismas tierras donde García Lorca tradujo al inglés su “Cancionero” durante el verano de 1929…

Hace alrededor de 5 años

0

5
#16

Me alegré muchísimo por ella, de verdad… pero desde ese día, hasta hoy, me falta Martina… Necesito estar entre sus dedos… Echo en falta sentirme parte de sus creaciones, el olor de su pelo que tantas cosquillas me hace, la detonación silenciosa de su cicatriz justo antes de comenzar a escribir, el suave roce con el folio en blanco y empezar las frases con mayúsculas… Me sobran tinieblas en el lapicero y me urge la luz del sol... Siento que Erika está iluminando su camino, pero me duele que no haya guardado ni un rayito de luz para mí…
Ya estamos en la cuarta semana y Martina no ha venido desde hace un par de días. No puedo confirmaros si ha emprendido su viaje… Si fuera de ese modo, siento que mi final está delante de vuestros ojos… ¡Y ni siquiera he podido despedirme de ella! Ni ella de mí… ¿Os acordáis de la risa que me entraba al hablaros? Yo sí… y quiero volver a reírme, pero mis franjas están demasiado rectas… Parezco más rígido de lo normal… ¡Me gustaba tanto cuando jugaba a sostenerme entre sus dedos, moviendo su mano arriba y abajo provocando el efecto visual de que yo era blandito! Me hacía sentir esponjoso junto a su sonrisa… Si alguna vez imaginé que yo también podía tener alma, fue gracias a ella… ¡Martina vuelve! Por favor…
Lectores, es imposible poder transmitiros el vacío que me invade. Por más que os hablo para desahogarme, son las letras que leéis las que más me asfixian… Lo sé, no tengo pulmones… pero he suspirado muchas veces, sobre todo en los últimos días… Shhh… ¡Un momento! Creo que la risa de Martina está retumbando en el salón… Oigo pasos por las escaleras… ¡La puerta está a punto de abrirse! ¡Han girado el pomo…!

Hace alrededor de 5 años

0

4
#17

- ¿A qué hora sale tu avión?
- Carlos, lo sabes perfectamente…
- ¡Venga date prisa! Lo vas a perder…
- Ya te gustaría…
- Tú también lo deseas un poco… Lo veo en tus pupilas, sabes que no puedes engañarme…
- ¡Tonto! ¡Ayúdame a guardar las botas, anda!
- Los cuadernos ya los cogiste ¿Verdad?
- Sí, sólo llevaré dos… las maletas pesan demasiado.
- Te voy a echar muchísimo de menos…
- ¿Vendrás a verme en Noviembre?
- ¡Bésame!
- ¡Estás loco! Mis padres pueden entrar... ¡No saben nada de lo nuestro!
- Está bien… pero al aeropuerto te llevo yo ¿Vale?
- ¡Por supuesto!
- ¿Lista? ¿Lo tienes todo ya?
- ¡Espera! Echaré una última ojeada…
- Martina vas a perder el avión…
- ¡Ya estoy! Sólo me falta coger a Bruno… ¿Sabes qué he pensado?
- ¡Cuéntame!
- Como está un poco viejo y no querría quedarme sin él por nada del mundo, voy a hacerle un agujero para ponerle una cuerda y poder colgármelo al cuello. Así podré tenerle conmigo siempre que lo necesite…
- ¿Y crees que serás capaz de aguantar sin tu espejo?
- La esencia de mi hermana la llevo impresa en mi mano derecha…
- Te admiro Martina… y te quiero…
- Lo que he conseguido bajo el seudónimo “Leto” ha sido gracias a vosotros… El alma de Erika es la que me guía. Bruno es el que saca lo mejor de mis letras. Y tú… tú desde siempre has hecho que mi corazón jamás viera la rendición como alternativa…
- Me vas a hacer llorar…
- ¡Qué risa! Ahora eres tú el que tiene las pupilas desorbitadas…

Hace alrededor de 5 años

6

5
MusasyAmapolas
Rango8 Nivel 39
hace alrededor de 5 años

Aquí tenéis el final de la historia. Espero que la hayáis disfrutado!!!

casandra
Rango13 Nivel 64
hace alrededor de 5 años

Oooh, una historia preciosa, llena de ternura!! me ha encantado!!! Enhorabuena!!!!

escritor_120
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 5 años

Al fin pude leerla...preciosa.😍😍😍😍😍

escritor_119
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 5 años

Muy original...y además me encantan los finales felices!!!

G_Rurba
Rango15 Nivel 73
hace más de 4 años

Desde el título hasta "desorbitadas..." destila intensidad. Enhorabuena.