SebastianClark
Rango12 Nivel 56 (10487 ptos) | Ensayista de éxito

Marte se transformó,
bajó a la tierra en forma de mujer.
Empezó a lavar cerebros,
los árboles tienen hojas moradas,
el cielo es rojo,
marte bajó,
ella ahora tiene el control.
Los árboles tienen armas,
del hombre salen raíces.
¡Qué difícil es correr así!
el cielo sigue rojo,
y las aves también disparan.
el mar verde se está congelando
y la noche está muerta
al igual que el sol.
Marte nos da luz,
pero marte nos esclaviza.
Hay que cortar las raíces,
hay que huir.
Marte se transformó,
bajó a la tierra en forma de mujer.
Hay que huir,
no mirarla.
Marte se transformó,
bajó a la tierra en forma de mujer.
Hay que huir,
todo está fuera de control.
Marte se transformó,
bajó a la tierra en forma de mujer.
todo se descontroló,
hay que ser valientes.
Marte se transformó,
bajó a la tierra en forma de mujer.

Hace casi 2 años Compartir:

5

40
argonautamike
Rango6 Nivel 28
hace casi 2 años

A partir de enero 2016 pretendo realizar una tertulia de escritores en Madrid capital con el propósito de aprovecharnos de los comentarios y sugerencias que formulen los participantes sobre el relato de cada uno haya leído. Por ello te invito a que participes en la propuesta y/o que informes de la actividad a personas de tu entorno que muestren interés por la escritura.

teff_pg
Rango15 Nivel 72
hace 3 meses

Primero: aaaaaahhhhhhhhhhhhh.
Segundo: que poema taaaan genial.
Tercero: me encantó.
Fin del comunicado.


#2

Camino por el inmenso jardín,
es mi lugar favorito.
Un jardín de estrellas
donde si me acuesto veo la tierra.
La tierra hermosa gira lento,
el azul del mar resalta tanto,
cuando me acuesto lo intento tocar
y me pregunto:
¿habrán estrellas en el fondo del mar?
o sólo agujeros negros que me traen acá,
pues el jardín de estrellas también hay que regar.
Camino hasta desfallecer,
el jardín es largo, demasiado largo.
Hay estrellas de todos los colores;
rojas,
azules,
moradas,
negras,
blancas y amarillas,
muchas estrellas amarillas,
todas regadas por el agua del mar,
¡oh!
el mar es hermoso,
me encanta verlo desde el jardín.
Y me sigo preguntando sobre lo que oculta,
¿habrán estrellas allí?
¿me podré acostar
para ver el jardín de estrellas
en esa oscuridad?
como el mar no responde
y el cielo tampoco,
volteo y veo mi constelación favorita,
esa sirena tierna
con cuerpo de guitarra
y que tiene piernas,
ella misma ahora estrellada en el universo
donde me cuida
mostrando su silueta,
a la distancia,
pero acariciándome,
a la distancia,
pero acompañándome.
¡Oh dulce jardín!
¡Dulce mar!
al corazón le quitan los sabores amargos,
y a pesar del misterio de la pregunta no resuelta,
éste es mi lugar favorito,
éste jardín lleno de estrellas
donde ahora me voy a volverme acostar.

AngelMagat
Rango17 Nivel 83
hace casi 2 años

Me encanta la poesía, suelo escribirla, y quiero decirte que tus versos son algo realmente admirables, enhorabuena.

teff_pg
Rango15 Nivel 72
hace 3 meses

Ay, me gustó muchísimo. Mañana te sigo leyendo. Que me caigo del sueño jajaja*-* Saludos y buenas noches


#3

Laberintos coloridos,
pasajes oscuros,
caminos fríos,
tantas puertas y cerraduras abiertas,
es tétrico andar por aquí,
sudo y sudo,
todo el líquido es frío
pero sigo andando
y disfruto las pinturas
e imágenes que me voy encontrando,
acaricio los muros con mis ojos,
ojos muertos y profundos,
mi piel se entumece
y siento que el sol no existe
tampoco la luna
sólo están los muros
los pasajes
y caminos fríos,
claro; y yo, yo tan pálido.
Sigo buscando
cosas,
y me sigo encontrando en las distintas puertas,
en los espejos,
las pinturas empiezan ser recuerdos,
curioso también,
empiezan ser futuros,
acaricio los muros con calor
pienso que de alguna puerta saldrá el sol,
ya tengo los colores después de todo.
Sigo andando,
yo, yo tan pálido,
con los ojos muertos
y sintiéndome el vivo más vivo de todos.
Yo, yo tan pálido,
andando en mí,
encontrándome.


#4

Sigo en la habitación donde no pasa el tiempo,
y a pesar de eso
es el día 343,
es la semana 50
y el año está a punto de acabarse.
Sigo en la habitación donde no pasa el tiempo,
rodeado de libros
y música que me cuenta
diversos cuentos,
donde los colores pasan de ser oscuros
a ser muy brillosos,
donde la cama tiene un aroma a amor
y las almohadas a veces lloran de tristeza.
Sigo en la habitación donde no pasa el tiempo,
pero sigo viviendo
y me vuelvo viejo
aunque aún falta mucho para decir que soy un viejo,
pero tengo ya algunas canas
que se ocultan como un soldado
en guerra,
como un soldado que se tira en la tierra y se camuflajea.
Sigo en la misma habitación,
todavía naufragio por una explicación,
porque es la habitación que no tiene tiempo
y yo sigo aquí,
viviendo,
haciendo vida,
pero sintiendo que se me acaba el tiempo,
ese tiempo que no tengo,
que no debería tener
ni existir aquí.
Sigo en la habitación donde no pasa el tiempo
y sé que igual
todo va a seguir.


#5

Una vez visité una botella,
la bebí y
me dio unos de los momentos
más mágico de mi vida.
Las botellas guardan secretos,
guardan personas,
guardan amor y tristezas.
Ésta botella que visité
es blanca y su líquido era rosado,
sabe a dulce,
y quizás su casa,
Las moras,
queda lejos.
Un vino que vino
de Argentina
a ser testigo de las cosas fantasiosas que pasan en la vida.
Su líquido rosado guardó mi amor,
y un profundo éxtasis.
Guardó miradas,
guardó roses,
gemidos,
sudor,
calor,
manos rasgando,
espalda rasguñada,
y aires agitados.
Un vino que vino
y desnudó
la mente y el corazón,
el alma y el colchón,
un vino que vió cómo murió un atardecer,
un vino que vino
a dar alegría
a las almas que se unen
mas por amor que placer.
Vino que vió
cómo dos pingüinos,
quizás elefantes
o puede que leones con razón,
se visten deprisa
alegres por tanta osadía,
vistiendo deprisa y viendo relojes
para la película que se hacía tarde.
Oh, bendita la uva,
bendito el rosado,
y bendita la Argentina,
que desde San Juan, Cuyo,
me han dado esa botellita,
que guarda secretos
de una tarde,
y de una noche...
Muy exclusiva.

#6

Mis ojos arden,
tienes que verlos.
No imagines
el fuego en los ojos,
no,
es algo más
especial,
profundo,
Si que presta
mucha atención,
mira con atención
y tranquilidad,
observa cómo mi interior
ha caído de nuevo,
cómo me convertí en una guerra,
casi
de mitología.
Sólo mira;
trata de no quemarte,
mira
el iris
de cualquiera de las dos pupilas,
y ve,
como tal vez
estén quemando
Alejandría.

Hace más de 1 año

0

8
#7

Los dientes,
el olfato y
mis manos.
Memorias.
El cabello en movimiento,
los huesos y
mis manos.
Memorias.
Mi pecho incompleto,
mi cuerpo sin sentido
y mis manos.
Memorias.
Un árbol que se deshoja,
gotas con imágenes
que mojan la arena.
Arena con huellas,
arena con mis manos,
memorias.
La cama,
el televisor sin cable,
las buenas guitarras
los solos de blues
las baterías fuertes
las sábanas inútiles
las almohadas ahora sí en la cama,
los libros de adorno,
los peluches observantes
la perilla de la puerta
el cerrojo
mis notas en la pared
el escritorio de la locura
la pared de apoyo
y las grandes comidas.
Memorias.
Huracanes y yo,
y los números,
y las letras.
Las imágenes me hablan,
los símbolos me tocan,
el alma reclama,
te llaman,
me llaman,
Las letras sangrando palabras,
los números buscándose
tal vez,
como nosotros.
Dudo de la noche,
dudo del día,
dudo de los abismos cortos,
de esas colinas tontas,
de las señales de cruces,
de las mentiras que ahora caminan,
los números siguen buscándose.
Los dientes,
el olfato,
los sabores y mis manos,
también reclaman.
Imágenes en mis ojos café
que mueren,
que están sin azúcar,
aunque no soy amargo,
no.
Llegó el dos,
soy el uno.
Los números encontrándose,
el amor como símbolo,
siguen las memorias,
y mis manos,
mis manos buscándote,
todo tiene memoria.
Llegó el dos,
soy el uno,
quiero tus besos de desayuno,
tu cuerpo de desayuno,
tu alma de desayuno
y toda tú seis veces al día,
para parar las imágenes,
para refrescar la memoria,
para el sentido,
la unión,
para las letras y los números,
que somos el dos y el uno
uno en dos
y dos en uno,
veintiuno.

Hace más de 1 año

2

7
teff_pg
Rango15 Nivel 72
hace 2 meses

Vaya, vaaaaaya. Pero wow.

De verdad que solo wow. Estoy impresionada.


#8

Melodías sin fin tengo en la sangre,
y no, las fotos las boté.
Pero a años luz juro que su voz la recuerdo,
retumba en mi casa arriba y en la del pecho.
En serio, las cartas también las boté,
y la verdad es que las quemé.
¡Ay, pero su voz!
su voz que siempre quise besar
¿Cómo?
Juro a años luz que retumba.

Hace más de 1 año

2

7
JulesSchmidt
Rango12 Nivel 57
hace alrededor de 1 año

Coincido.
Juro a años luz que retumba.
Es mágico lo que es capaz de conseguir con simples palabras, @SebastianClark


#9

Amante de letras,
amante de palabras,
el que guarda el sol,
el que duerme en la luna,
pero más que eso,
feliz día al mundo,
y feliz día a las musas,
a esos ojos que dan el universo,
a las manos que acarician el alma.
feliz día de esos abrazos
que parten huesos,
feliz día de ese amor mágico
de esa mujer que envuelve
y hace de este amante de letras
un loco
viajero.
Feliz día de todo,
pues todo se encuentra en las letras,
y nuevos mundos nacerán,
siempre,
siempre de la mano
del que guarda el sol,
del que duerme en la luna
y gracias a esos ojos,
a esos besos,
a esos abrazos,
a aquellas siluetas,
a ella.

Hace más de 1 año

0

7
#10

Desesperado al observar y no reaccionar.
Veo a niños en busca de pan,
señores sin agua, sin un hogar,
a los afectados por el gobierno que somos todos
haciendo una cola y ardiendo con el sol,
veo cómo se va enfriando la calidez humana,
el gris forma parte de las aceras y las carreteras
de los lugares lejanos y cercanos
llena ahora los supermercados y hace recordar épocas de antaño.
Veo perros sufriendo
buscando entre la basura comida, buscando hogar, buscando calor
como cualquier desesperado en espera del amor.
Madres inquietas,
padres frustrados
estudiantes con sueños rotos
gente quebrada,
veo ancianos muertos en vida en la calle
como si esperaran que el tiempo se los lleve mientras piden una moneda
que no vale nada en cualquier semáforo.
Observo y no hago nada...
Siento el dolor del hijo que ahora es huérfano
siento el dolor del padre que se quedó sin hijo
tal vez por falta de medicina
tal vez por mala suerte
tal vez por cuestiones divinas
pero siento el dolor de las despedidas eternas
y también de las temporales, esas que a veces duelen un poco más,
porque está clavada en el pecho la lanza de la duda (que es volver)
me siento, y con una bocanada sigo viendo cómo se ha derrumbado los edificios
que son nuestras vidas, que es el país,
veo la maldad,
la deshonra,
los desvalores caminando con sonrisas y estrechando manos,
hablando, comiendo,
como si nada estuviera pasando,
como si estuviera entre todos.
Veo en ojos el querer de un cambio, y en las manos y los pies, el no poder hacerlo.

No ayudo, y la peor de todas las impotencias, es que lo intento.
Pero no, no pasa nada.
Y yo a veces también caigo.

Hace alrededor de 1 año

4

6
JulesSchmidt
Rango12 Nivel 57
hace alrededor de 1 año

Maravillosa descripción de la situación que viven, @SebastianClark . Detallado y esclarecedor. Cuanta barbarie cometida por quien ostenta el poder.

MR_Castillo8
Rango10 Nivel 46
hace 6 meses

Palabras que reflejan perfectamente el estado actual de Venezuela. Lamentablemente nos convertimos en una sociedad sangrienta, a veces cínica y a veces tristes. Un país que le quita las esperanzas al ciudadano con anhelos de progresar. Una cruel realidad que le quita los sueños a cualquiera con altas expectativas. @SebastianClark

teff_pg
Rango15 Nivel 72
hace 2 meses

Quiero llorar de tanta injusticia. De verdad que sé lo que sentiste al plasmar estas líneas, sé a lo que te referías en cada palabra. Tu dolor también es el mío. Y tanto que intento; pero intentar no es lograr nada. No aquí, en tal caso.


#11

EL MISMO VIEJO MAR.

Te observo en mi mente y te anhelo en las calles.
Apareces en sueños.
Y la ausencia reclamando aún en la cama.
Te agarro, veo que eres de porcelana.
Bruja innata. En tus ojos, encontré la magia.
Tu piel blanca me hipnotiza. Eres el reloj de Freud.
El copo de nieve que se derrite y desaparece, al calor de mi tacto ardiente.
Eres vino, caldo exquisito de uvas maduras,
yo el somelier de tus sabores más profundos.
Hechizaste mis manos para que no dejaran de tocarte.
Y me siento ahora como un explorador. Navegando tus aguas y encallando en tus islas que me das como pechos. Descubro más magia y no hay trato para quitar tanta osadía. Un barco perdido entre tus playas. Pertenezco al mar que lleva de nombre, tu nombre.
Fuerte e intolerable, es haber vívido y no poder regresar. Como la decepción de un niño, como la partida sin despedida, se fueron secando los mares y aquello que fue tan fértil y lleno de vida, se fue apagando como la vela que alumbra a aquellas casas sin luz. Me queda el agridulce sabor de tus islas, de tus aguas, del mar en el cual aún me ahogo. Me queda ese hechizo malogrado de quererte, ese conjuro dado por la mirada y de querer siempre tocarte.
En mis sueños aún apareces y vuelvo a ser un volcán. Por las mañanas, terrible el golpe, aún la cama reclama tu ausencia.
Sabiendo de nuevo, y por repetida vez, que ya no soy un caballero, ni un capitán, ni un pirata y me he quedado sin nada, hasta sin mí.

Agradezco a mi colega, que ha sido de ayuda e inspiración, y constructora al igual que yo de este poema. @JulesSchimdt

Hace alrededor de 1 año

1

5

#12

Esto no es un poema, pero lo escribo acá y con la forma de uno porque se trata de ella.
Estoy seguro que nadie se había sentido tan cerca del cielo y el infierno al mismo tiempo.
Puedo dar por hecho que nadie estuvo en el desierto y a la vez sintió la brisa del mar.
Porque hay situaciones que son únicas, como si uno fuese un profeta o algún elegido.

Yo fui, yo soy, todo aquello
y lo he descubierto en estas dos facetas que vivo.
Tengo dos cuerpos
tengo dos mentes.

Quiero acabar todo esto con un resumen,
porque no hay palabras ni diccionario para encontrar lo que quiero decir.
No hay quién entienda las emociones que surgen en un roce
o un pensamiento que acaba con la marea baja.

En su pecho, que son las montañas mas cómodas, encuentro la calma.
Y
a veces me desgarra las ganas de bajar al paraíso
y
mientras bajo, mientras más cerca de a bajo esté
voy conociendo lo que nadie ha visto:
el infierno que abre y tiene las puertas al paraíso.

Estoy perdido,
y no es el limbo.

#13

No sé cómo contarle a mi mano
lo que quiero,
lo que siento.
He hablado con expertos.
Escritores,
brujos,
psicologos,
gente que cree en Buda
y
también con aquellos que siguen todo tipo de luz.
Nadie sacó de sus bolsillos la respuesta ansiada.

Vivimos en circulos
sólo vamos cambiando de uno a otro.

¿será todo lo mismo siempre en distinto sitio?

Las cuestiones siempre llegan y desde hace tiempo que lancé el reloj por la ventana,
no tengo nada
ni en los libros
ni en mis bolsillos.

No tengo nada
mucho menos
respuestas.

Me da pavor tener la certeza de que puede ser verdad lo que dijo Borges,
y es que en lo profundo sabemos que somos inmortales.

#14

Las montañas más suaves y bellas.
Yo, con gran fortuna reposo allí.
Las montañas donde encuentro la calma del desesperado
donde tomo lo necesario.
Por allí empiezo,
allí termino.
Las montañas que volteo para detallar su durazno.
Gigante,
esponjosa,
otra nube.
Allí nace el deseo
y si lo rodeo encuentro el edén.

El humano la ha tenido fácil.
El paraíso está en la tierra.

Uno puede encontrarse entre montañas.
Uno puede alimentarse del fruto
y recorrer el nuevo edén.

Me ahogado en ríos
y mares
que desembocan de dos ramas fuertes que se abren.
He sido creyente y
he dudado en el mismo instante de todo.
Porque aquí está el paraíso y no lo puede obtener todos.
Soy afortunado, yo reposo allí, embrujado.
Entonces,
sé que Dios no fue tonto
y supo de inmediato de la envidia del hombre,
todos tenemos el paraíso
todos encontramos el paraíso
en diferentes milagros.

A mí,
afortunado;
el paraíso
el milagro,
lo encontré en ti.

#15

Y te sentís rasgado
rasgado de tanta felicidad.
A la vez en tus huesos te carcome el mundo
y no sabes por dónde empezar
ni mucho menos por dónde terminar,
sólo sigues caminando por los días y
en una sonrisa
en un beso
consigues que no sean iguales,
pero lo son
que no es lo mismo
pero es igual.
Callas,
tus ojos son puertas
son idas y vueltas
son tuyos y a la vez no.
Sigues feliz
rasgado
cortado,
con las venas hinchadas por la presión de la sangre
con el cerebro cansado por el mañana,
pero sigues,
caminas por los días y en un cuerpo vas encontrado tu hogar
porque al final
no es donde vivís tu casa.
No,
no
y
no.
Tu casa
tu hogar
es ese cuerpo
son esas manos
es ese regazo
esos ojos
esos besos
esos abrazos
que detienen el tiempo que no anda,
que agarra tu alma y la estruja para sentirte más rasgado
para sentirte más vivo y muerto
para
al
fin
sentirte
en
calma.

#16

¿Cuándo dejaré de hacer pactos con la duda?
debo dejar de caminar en círculos.
Debería salir de cualquier forma geométrica que me lleve al mismo punto.
¿Qué tendrá la duda?
la felicidad no debería escaparse tan rápido tampoco.
¿Para qué sirven los seguros?
si en verdad no te aseguran la mente, menos el corazón.
Debo limpiarme las manos y los nervios,
debo romper los mitos que trae el espejo cuando está solo.

Tengo la nevera llena de cervezas,
y
es hora de empezar con los deberes.

#17

Poema, no.
Problema, sí.
Perdido,
Agitado,
Ambos adjetivos repartidos en un cuerpo.
Quebrado y feliz,
un corazón.
Ansioso,
Los sueños.
Indecisas,
Las acciones.
Lejanía,
En muchas personas.
Exiliado,
Muchos de sí mismos.
Soledad,
La que abraza.
Presión,
La que no golpea.
Y así vamos y avanzan los días en esta pelota.
Al final, sólo me termina importando:
La palabra
Tú,
Conmigo.

#18

A veces llueve y las letras se colocan tristes.
A veces sos un poeta ingenuo
quebrado
ebrio sin vino
sin ningunas lineas en el bolsillo
sin barba
con canas
joven,
a veces sos un personaje triste que lo tiene todo
pero que le guste asfixiarse en los vasos que nunca tienen agua.
Tienes todo y una mirada es capaz de desgastarte
de rasgarte
como si te hubieses convertido en una presa
como si fueses el animal que cazó y después un disparo mató.
A veces ni llueve y las letras se colocan tristes
y tú no quieres aceptar,
no.
Pero enciendes un cigarrillo que está vencido y le das play a canciones que te tocan.
A veces es bueno pasar por eso
lo malo sería echar la culpa.
A veces
a veces
a veces
en medio de la guerra que tienes encima
ves que estás lleno de amor
y sólo te sientes lejos.
Una solución sería estar ebrio con un buen vino
caminar entre la noche como si fuese una niebla
respirar
sentir tu cuerpo
ver que estás vivo
sacar provecho de esas letras que muchos desechan
y
entender
que la vida suele también ser una frase cliché
suele ser un verso en un papel
que puedes hacer y arrugar en tu bolsillo
y también es válido que diga sálvate o sálvame o mira las estrellas.
A veces,
a veces nos quedamos en el pre, accionamos solo el ocuparse.
a veces
es mejor escribir las letras tristes
y quedarse vacío,
así,
lento,
preciso,
con incoherencia,
con suavidad,
con la soledad fastidiando,
así,
como estoy haciendo hoy.

#19

Días, presiones y flores.

Poema, no.
Problema, sí.
Perdido,
Agitado,
Ambos adjetivos repartidos en un cuerpo.
Quebrado y feliz,
un corazón.
Ansioso,
Los sueños.
Indecisas,
Las acciones.
Lejanía,
En muchas personas.
Exiliado,
Muchos de sí mismos.
Soledad,
La que abraza.
Presión,
La que nos golpea.
Y así vamos y avanzan los días en esta pelota.
Al final, sólo me termina importando:
La palabra
Tú,
Conmigo.

#20

Esta es mi historia.
No recuerdo cuándo
ni cómo
empezó.
Pero es una desgracia,
ser no más que un testigo.
Me vestí de distancia,
y me llaman el lejano.
Aquí estoy,
y esto es un poema de bolsillo.
Ahora que me volteo como un reloj de arena,
sé que todo empezó en un avión
y
comenzó realmente cuando llegué al aeropuerto,
ahora conozco cuatro estaciones que nunca tuve
soy verano
otoño
invierno
y la primavera que jamás detendrán pese a que corten miles de flores.
Para mí ya nada vale,
y soy el hoy, los días.
Soy la pregunta constante
¿de cuál es el delito cometido para la condena de ver a su gente sufrir a lo lejos?

No siento culpa, ni es injusto abrazar otra tierra por querer tomar el futuro.
Ni siento culpa.

Sólo hay un poco de dolor.

#21

POEMA 62.

Que no se acaben las viejas canciones,
Mucho menos las cervezas.
Que no se acabe nada,
Como mi ardor por ir a Escocia.
Que no se acabe nada,
Como mi arrogancia.
Que el mundo siga girando y girando, pese a que lo maltratamos.
Quédate, dijo Silvio, quédate le digo yo a muchas cosas.
Que no se acaben los sueños
Que las manos no se cansen
Que mis ojos sigan manchándose por insomnios.
Que no se acaben las plegarias de las madres, aunque no seamos creyentes.
Espero los sueños sean infinitos.
Espero los sueños sean edificios, concretos.
Que no se acabe la cerveza, ni el verde de Escocia, por los dioses.
Y
Por mí
Y por cualquiera,
Por favor;
Que no se acaben las letras.

(de mi proyecto, poemas vivos y muertos)

Sebastian Clark.

#22

POEMAS.

Poemas regados, como la desgracia en el mundo.
Poemas sin libertad, como miles de presos, como miles de animales.
Poemas falsos, como los cuchillos que asesinan una amistad.
Poemas ladrones, como el gobierno.
Poemas apasionados, como un hincha de algún club.
Poemas viajantes, de esos que rompen fronteras.
Poemas astutos, que no tienen nacionalidad.
Poemas de amor, que no buscan ganar ni perder, sino empatar.
Poema con cuerpo,
aquel que beso.
Poemas con canciones, esas tristes que dan aire al alma.
Poemas con secretos
poemas con ojos y perfumes con me
mo
rias.

Poema con sabor a Guinness
y el frío de Irlanda,
en algún corazón.

Poemas para poetas.
Poemas para las musas que asaltan a la soledad.

y
u
n
poema,
para mí,
s
i
n
mí.