PhoebeCaulfield
Rango11 Nivel 51 (7192 ptos) | Artista reconocido
#1

Hoy tenemos una invitada especial para cenar, la muerte. Llega la última, pero lo cierto es que nadie la esperaba, ni mucho menos anhelaba su presencia.

Con actitud calmada y en silencio, espera a que todos los platos estén servidos para comenzar a comer. La muerte es muy educada, nos hace muchas preguntas, sin llegar a ser entrometida y se preocupa por nuestra salud, nosotros respondemos con timidez que no nos podemos quejar, a lo que ella asiente y apenas deja asomar a su rostro, un leve gesto de disgusto.

A medida que se desarrolla el convite, cada comensal, interactúa de diferente modo con la invitada de honor:

Hace casi 4 años Compartir:

0

28
#2

El hombre que está presidiendo la mesa, es el primero en hablar:

--¿Qué haces aquí? ¡Nadie te ha invitado! --Tiene el rostro desencajado de ira y habla a gritos. La muerte le mira impasible sin decir nada, el hombre de unos 45 años, tiene aspecto joven pero con una mirada que encierra toda la vejez y tristeza del mundo, continúa hablando. --Veo que eres fiel a tus costumbres, vienes sin llamar y siempre te llevas algo de recuerdo. Supongo que pensarás que es una suerte que hubiera sitio para ti, como esa silla que ocupas o la que está vacía junto a mí. Aunque claro, bien te ocupaste tú, hace un año de que así fuera, cuando llegaste a desayunar a mí casa, la mañana del incendio y te llevaste a mi mujer y mi hija. Se me ha quitado el hambre, ¡Qué os aproveche la cena! --Nos mira a todos con desprecio y al pasar al lado de la muerte, le escupe en la nuca.

Esta, como si nada hubiera sucedido, sigue comiendo y amablemente le pide la sal, a la mujer que está sentada enfrente y a la izquierda. La mujer, tiene poco más de treinta años, y es de los pocos comensales que no conoce a la muerte, al menos de manera directa. Pero desde muy pequeña ha oído hablar mucho de ella, sus padres le han contado historias aterradoras sobre su trabajo y esto ha hecho que sienta un miedo atroz con sólo oír su nombre.

Como si se lo hubiera ordenado en vez de pedírselo, coge el salero con rapidez, pero los nervios la traicionan, le tiemblan tanto las manos que ha desparramado buena parte del contenido sobre la mesa. Con voz temblorosa tartamudea una disculpa, pero no aguanta más la presión, se echa a llorar desconsolada y sale corriendo del salón.

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace casi 4 años

Excelentes estas dos cajas, te dejo mi link para la segunda, en la primera cliké ayer. Enhorabuena, pasa si quieres por mi ANTOLOGÍA DE SONETOS.

DreamxAlchemist
Rango13 Nivel 64
hace casi 4 años

¡Increíble! Me encanta el argumento inicial, pero con eso no basta, hasta ahora el desarrollo me parece bien, espero que el final sea igual de bueno que el inicio. ¡Saludos! P.D. Has pensado poner ese primer párrafo a concursar para ser uno de los principios del V Concurso literario? Me parece que tiene potencial para quedar entre los cinco elegidos :)

Charlies27
Rango13 Nivel 62
hace casi 4 años

@PhoebeCaulfield, original relato. En mi mente lleva rondado tiempo una idea parecida, algo como una conversación con la muerte.
La sugerencia de @DreamxAlchemist colgar el inicio para el concurso es muy buena idea.

PhoebeCaulfield
Rango11 Nivel 51
hace casi 4 años

@GreenGooses_42 muchas gracias por tus palabras, siempre estás ahí al pie del cañón jeje pero por favor no me digas más lo de tus sonetos, supongo que lo haces de manera mecánica sin darte cuenta que ya me lo has dicho, pero ya me lo has dicho muchas veces y de hecho ya te he leido y dado mi voto porque me gusta :-) pero dicho tantas veces suena a spam.

PhoebeCaulfield
Rango11 Nivel 51
hace casi 4 años

¡Vaya @DreamxAlchemist ! un lector exigente...¡me gusta! espero no defraudarte en las siguientes partes. @Charlies27 espero que te guste mi visión sobre tu idea de "conversaciones con la muerte" y a los dos, no habia pensado participar en el concurso pero habeis conseguido que al menos me lo piense jeje

G_Rurba
Rango15 Nivel 73
hace casi 4 años

Pinta bien, pero que muy bien.

lostforwords99
Rango8 Nivel 36
hace casi 4 años

Me encanta. Lo encuentro muy original y cierto al mismo tiempo. Apoyo la idea de ponerlo en el concurso. ¡Sigue así!

PhoebeCaulfield
Rango11 Nivel 51
hace casi 4 años

Me alegro que te guste @lostforwords99 y gracias por comentar. Finalmente he hecho caso a vuestra sugerencia y he subido el fragmento al concurso, espero que tengáis razón y quede de los 6 elegidos.


#3

Tras unas cuantas miradas incómodas, un señor con rasgos tan dispares que son imposibles de ponerles una edad, le da el salero, al tiempo que bromea:

--¡Cómo se nota que usted no tiene que cuidarse! ¿eh? ¡Eche, eche sin miedo! Total los que vamos a hacerle compañía a usted toda la eternidad, somos nosotros. --Como hasta el momento, la muerte ni se inmuta, y el hombre sigue con sus bromas --Además, le vendrá bien comer, que está usted en los huesos. --En ese momento se oye algún leve carraspeo y cubiertos haciendo más ruido del habitual.

Nadie conoce muy bien a este hombre, y no sabemos a ciencia cierta si sus bromas se deben a la más absoluta ignorancia sobre su adversario, o todo lo contrario, que lo conoce demasiado bien.

Ante la incomodidad de todos, finalmente un anciano de ochenta años que está sentado a la diestra de la muerte, decide intervenir:

--Deja de incordiar a nuestra bella invitada, ¿Quieres? No te preocupes por ese, no tiene respecto por nada ni por nadie.
¿Sabes? Tienes mucho mejor aspecto del que había imaginado, no entiendo como le puedes dar miedo a la gente, a mí me pareces hermosa. --La muerte le mira a los ojos y sonríe complacida, aunque una leve sombra de maldad pasa por su mirada.


#4

--¿Y cómo es tu trabajo?, tiene que molar eso de decir quién la palma y quien vive, ¿No? ¿Cuántos la han diñado esta semana? --El que habla es un joven que está sentado a mi izquierda, es el más joven de todos, y como es natural en su edad, es lo suficientemente insensato como para no mostrarle el más mínimo respecto y creer que él no tiene nada que tratar con ella.

--Deja de importunar tu también, muchacho maleducado. --Interviene de nuevo el anciano.

--Tranquilo Serafín, no me molesta. --Responde la muerte posando su huesuda mano con delicadeza en la del hombre, al tiempo que todos reprimimos un grito al ver que sabe su nombre. --Dime chaval, ¿Qué quieres saber?

--¡Pues eso, tronca! Que a cuantos te has llevado al otro barrio y por qué.

--¿Tronca?, ¡Vaya! Hacía tiempo que nadie me trataba con tanta familiaridad y descaro. --Responde divertida. --Pues si tanto te interesa, te diré que esta semana ha sido flojilla, solo me he llevado a tres. El primero era un anciano que estaba muy enfermo, el segundo un recién casado al que le dio un infarto y el tercero... Un chico más o menos de tu edad que se pasó con el alcohol y las pastillas, a ti también te gusta mucho la fiesta ¿No? --El chico no responde y baja la mirada hacia el plato, con el rostro notablemente más pálido que minutos antes.

La muerte me mira de reojo. Estoy sentado justo enfrente, pero apenas me ha mirado en toda la noche, no le caigo bien, lo sé.

La conocí hace varios años en una fiesta a la que había acudido. Enseguida congeniamos muy bien, nos pusimos a hablar y yo me sentía muy cómodo con ella. Cuando estaba acabando la velada, me invitó a bailar el último baile, pero nada salió como ella esperaba, yo no paraba de pisarle los pies y en todo momento evitaba su mirada, tenía miedo de mirarla a los ojos y acabar enamorándome de ella. Pero lo cierto es que ella también miraba al suelo, quizás también tenía miedo de enamorarse de mí, no lo sé y seguramente jamás lo sabré.

Después de bailar me invitó a su casa, y mentiría si dijera que no estuve muy tentado de aceptar su proposición, pero en el último momento me di cuenta que no era buena idea, siempre había preferido dormir acompañado de la soledad. Sé que no me ha perdonado que la dejara plantada.

Mientras recuerdo la última vez que nos vimos, me doy cuenta de que me está mirando por primera vez fijamente a los ojos, como si adivinara mis pensamientos. La miro yo también y aparta rápidamente la mirada, adivino un gesto de entre tristeza y desilusión.

Charlies27
Rango13 Nivel 62
hace casi 4 años

@PhoebeCaulfield, me encanta como llevas la cena :), sobre todo el tratamiento de cada personaje le dispensa a la invitada.

PhoebeCaulfield
Rango11 Nivel 51
hace casi 4 años

¡¡@Charlies27!!! No sabes la alegría que me acabas de dar al darte cuenta (y sobre todo decirlo) de lo que he intentado, que es reflejar cómo cada persona tiene una relación distinta con la muerte...unos se burlan, otros la odian, la temen o incluso ¡la aman! Muchas gracias, espero que las dos partes restantes te sigan gustando. Un saludo :-)

G_Rurba
Rango15 Nivel 73
hace casi 4 años

Esta caja y la primera te diría que son las que más me han gustado de momento. Pero sobretodo esta. Sigue así, por favor.

PhoebeCaulfield
Rango11 Nivel 51
hace casi 4 años

Gracias @Rurba_741! Espero que las dos últimas cajas también hayan estado a la altura de tus expectativas jeje. Saludos


#5

Todos los presentes están mirándonos en silencio, como si se hubieran dado cuenta de nuestra conversación sin palabras. Finalmente un hombre que está sentado dos asientos a mi derecha, interviene, no sin antes toser levemente como recordándonos que no estamos solos:

--¡Ay, mi querida amiga parca! Lo que te gusta hacer de rabiar a los más jóvenes, eres incorregible.

--¡Hombre Ramón! No me había dado cuenta de que estabas aquí. ¿Cómo te va todo?

--Pues siento darte un disgusto, pero estoy bastante bien.

--¡Ay que ver qué mala reputación tengo! No soy tan mala como me pintan, al menos tú no creo que tengas queja, hasta el día de hoy, no he roto con nuestra promesa. --Responde, al tiempo que todos asistimos asombrados a la camaradería que hay entre ambos.

--En eso tienes razón. Señores, si hay alguien de palabra, esa es la muerte. Hace años hice un pacto con ella y por supuesto jamás ha faltado a su palabra.

--¿Un pacto? ¿Qué clase de pacto? --Pregunta el caballero que minutos antes se había burlado de ella.

--Pues verás, la "señora de las tinieblas", como algunos la llaman, y yo, nos conocimos hace más de veinte años. Por aquel entonces era algo mayor que nuestro avergonzado compañero --Empieza a narrar, mirando al adolescente que aún sigue con la cabeza gacha. --Al igual que él, había oído hablar poco de ella y pensaba que aún tardaría mucho tiempo en conocerla.

Pero estaba muy equivocado, justo ese año, me diagnosticaron cáncer de pulmón, que hizo que la "dama de negro" me visitara al hospital. Por ese entonces, yo estaba recién casado y mi mujer estaba encinta de nuestra primera hija. Tras hablar largo y tendido con la muerte, en contra de lo que la mayoría piensa, me di cuenta de que era muy razonable y se podía llegar a un acuerdo con ella, y así fue. Esa misma noche hicimos un trato, ella se iría llevando parte de mí poco a poco, pero a mí me dejaría vivir hasta que viera a mi hija convertida en mujer y estuviera seguro que tanto ella como mi mujer se las apañarían sin mí, y en ese caso, yo le acompañaría con sumo gusto. Y como ya os he dicho la palabra de la muerte es ley, desde entonces se ha llevado parte de mi pulmón, e hígado, pero nada más. --Termina de contar su historia, en el salón reina un silencio absoluto y algunos intentamos en vano disimular las lágrimas, ni siquiera al que minutos antes estaba de chanza, le quedan bromas que decir.

--Es verdad, perdona el olvido ¿Cómo están tu mujer y tu hija?

--Pues a decir verdad muy bien, mi mujer creó un negocio de repostería y nos va muy bien y mi hija el año que viene acaba la universidad.

--Aunque siempre te lo tomes por el peor sentido, me alegro de veras.

--Lo sé. ¡Pero bueno se acabó de tanto hablar! veo que todos hemos acabado de cenar, ¿Alguien quiere postre?

Todos respondemos negativamente, supongo que es una forma metafórica de no querer acabar la que puede ser nuestra última cena con la muerte.

Charlies27
Rango13 Nivel 62
hace casi 4 años

@PhoebeCaulfield buenísima caja. Ramón me ha sacado una sonrisa "--Pues siento de verás darte un disgusto, pero estoy bastante bien." y a terminado erizándome el vello.

PhoebeCaulfield
Rango11 Nivel 51
hace casi 4 años

Si he conseguido hacer que sientas algo, eso es buena señal, y una de los mejores comentarios pues creo que todos los escritores queremos eso, hacer sentir algo al lector.

Ah! Pues al leer la frase así aislada me he dado cuenta de que tenía una errata (verás con acento) y que se repetía mucho así que la he modificado, así que gracias. :-)


#6

Nos levantamos y recogemos la mesa, tarea en la que colabora la muerte, haciendo gala una vez más de su buena educación. Antes de marchar, nos propone alargar la sobremesa con algún juego, a lo que todos aceptamos con más o menos entusiasmo.

--¿Desea usted tomar un licor o un café mientras jugamos? --La que habla es la única mujer que no había dicho nada a lo largo de la velada. Se nota que está haciendo un especial esfuerzo por mostrarse cordial y con respeto, no se la ve asustada como a la desafortunada joven que huyó despavorida al comenzar la cena, pero tampoco cómoda. Seguramente su actitud sea producto de la educación religiosa que recibió de joven, donde desde muy niños se les enseñaba cuanto menos a respetar a la muerte y sus designios.

Cortésmente, la muerte rechaza el ofrecimiento y elige a lo que quiere jugar, como no puede ser de otro modo, elige un juego de azar con cartas.

Tras jugar un buen rato, en el que es evidente que por esta vez nos ha dejado ganar, se despide con la intención de darnos un beso a cada uno, pero notando nuestra incomodidad se conforma con apretar la mano, uno a uno. Al llegar mi turno se acerca a mí oído y me susurra:

--Me alegro muchísimo de que aquella noche rechazaras mi invitación, te aseguro que me habría dolido a mí mucho más que a ti. De corazón te digo, que espero no volver a verte a solas en mucho tiempo. Cuídate.

Tras despedirse de todos, nos promete, casi amenaza, pues justo en ese momento mira de reojo a Ramón, volver el año que viene para repetir una velada tan entretenida como esta. Sale por la puerta cogida de la mano de Serafín, que no se ha separado de ella en toda la noche. Todos tenemos un semblante triste, pero él va feliz y su rostro expresa la mayor tranquilidad posible. Supongo que después de todo, él sí anhelaba tener una invitada tan especial para cenar.

lostforwords99
Rango8 Nivel 36
hace casi 4 años

¡SE ME HA PUESTO LA PIEL DE GALLINA! lo que no entiendo es el por qué le susurra aquello a la prota de la historia. Me gustaría saberlo.
Escribes realmente bien, sigue así. Saludos y un placer leerte.

Charlies27
Rango13 Nivel 62
hace casi 4 años

@PhoebeCaulfield, Estupendo final.
Ha sido un placer leer este relato, original, muy bien escrito y Muy lúcido. enhorabuena.

PhoebeCaulfield
Rango11 Nivel 51
hace casi 4 años

@lostforwords99, le susurra eso al prota como continuación de la conversación que tuvieron hace tiempo donde la muerte le invitó a irse con ella y él la rechazó, el prota pensaba que estaba enfadado con él por eso, con esas palabras le demuestra que no, que se alegra de que le rechazara.

No sé si de manera muy enrevesada, pero en realidad quería hacer una metáfora de alguien que se está planteando suicidarse (se pasa la noche "tonteando" con la muerte) pero finalmente decide quedarse solo, pero vivo antes que aceptar la invitación de la muerte (todo el que se va con la muerte...muere). Espero te haya aclarado algo. Saludos

Lluna
Rango6 Nivel 26
hace casi 4 años

muy buena

G_Rurba
Rango15 Nivel 73
hace casi 4 años

Creo que podría decir sin miedo a equivocarme que es uno de los relatos más dignos que haya leído en donde se trate a la muerte de una manera tan profundamente humana y existencial. A destacar que queda descrita la muerte más por el dibujo que hacen los propios personajes comensales cuando actúan en su entorno, que por una descripción propia del/ la autor/-a sobre ella, y eso, es maravilloso pues significa que todos los personajes cobran vida por la veracidad en que se desenvuelven los diálogos.
Felicidades :D

PhoebeCaulfield
Rango11 Nivel 51
hace casi 4 años

@Rurba_741, perdona por haber tardado tanto en contestar, me temo que la vida real es más estresante que los mundo literarios jeje. Muchísimas gracias por tu comentario, me alegra que te haya gustado y que como siempre seas capaz de fijarte en los detalles pequeños, yo como supongo todos los escritores, no pongo ninguna palabra al azar, todas tienen su porqué y se agradece mucho que te des cuenta. Un saludo.