leferace
Rango8 Nivel 36 (2563 ptos) | Poeta maldito
#1

Llora, llora como aquel que lo perdió todo,
como aquel al que no le queda nada,
como a ese al que arrebataron lo más preciado,
como aquel que pensó que dejó de ser humano.

Llanto, corre por las mejillas,
borra todas las estrías,
rompe todas las barreras
y limpia el alma que vaga en pena.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

5

22
AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace alrededor de 4 años

Muy bueno tu poema. Y es cierto, el llanto libera.

Katers
Rango7 Nivel 31
hace alrededor de 4 años

Lindo poema.

WelcomeToMyLife
Rango5 Nivel 23
hace alrededor de 4 años

Me sentí muy identificada, me encantó.

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace alrededor de 4 años

Vuelvo a leerlo para disfrutarlo de nuevo.


#2

Abrir los ojos en mitad de la noche
y no ver nada a tu alrededor.
Sentir cómo la oscuridad te
inunda por completo.

Notas el frío acariciando tu piel,
desplazándose suave y lentamente
dejando posar sobre ella una pluma
con la que se vale para recorrer
todo tu cuerpo sin temor.

Intentar rozar el aire con los dedos
para sentirlo más cercano
tras cerrar de nuevo los ojos
con un suspiro entre tus labios.

Un gran escalofrío invade tu cuerpo,
parece querer conocerlo…
sientes miedo, se te eriza el vello
y escapa de tus ojos cerrados
un par de pequeñas lágrimas.

Se te acelera la respiración por
minuto en ese oscuro lugar.
Las manos te tiemblan
y no lo puedes evitar.

Despiertas en el suelo entre sudor,
sin entender nada.
Quieres comprender lo ocurrido
y olvidarlo al mismo tiempo,
dejarlo correr como sueño que fue.

Hace alrededor de 4 años

0

6
#3

Desperté un día gris
de soles dormidos
y viento de abril,
con lluvia de mayo
y ríos cantando.
Anoche decidí dormir
y desperté un día gris.

Sacudí el viento
con fuerza y sarmiento,
cotejando el golpe,
esperando reproches.
Sacudí el viento
sin gracia ni esmero
y él no estuvo molesto.

Cavilando continué
el camino del ayer.
Uno lleno de tristeza,
uno intrincado,
de alegrías y penas.
Y caminando continué
mi camino hacia el ayer.

Desperté un día gris
en el que el viento gritaba
y los ríos lucían carmín.
Desperté un día gris
en el que el verde
ya no era esperanza,
sino pena, llanto
y un mundo de desencantos.

Las lágrimas corrían
desesperadas,
aunque no débiles,
de donde hacía meses
se ocultaban.

Ojos tristes te mostraban
lo que la voz no anunciaba;
desastre, muerte y sangre
sus recuerdos recopilaban,
y su joven corazón
de dolor se inundaba.

Desperté un día gris
y miserias vi venir.
Quise huir, quise dormir,
quise soñar y no sentir.

Hace alrededor de 4 años

0

5
#4

Soles apagados
amanecen cada mañana,
aparecen con descaro
y se marchan sin decir nada.

Alumbran pastos,
nubes y claros
y entre las montañas
esconden su cara.

Al río oyen correr
y el murmullo del arroyo,
si quieren escuchar,
atención han de poner.

Soles apagados
amanecen cada mañana,
aparecen con descaro
y se marchan sin decir nada.

Un ojo en el horizonte,
el otro en la madrugada.
Una mano puesta en la noche,
la otra esperando el alba.

Hace alrededor de 4 años

0

5
#5

Dormida, soñando, imaginando que estás a mi lado.
Despierta, enganchada, absorta en tu mirada.

Te miro y me tiembla el pulso.
Me miras y me bloqueo y enrojezco.
Me tocas y palidezco.
Te escucho y… mientras hablas yo me muero.

Dormida, soñando, imaginando que estás a mi lado.
Despierta, enganchada, absorta en tu mirada.

Hace alrededor de 4 años

0

5
#6

Hoy he visto el cielo en tu mirada.
Palabras de otro que ahora tomo prestadas.
Muchos las utilizan, no siempre dicen nada.
Pero de veras te digo,
hoy he visto el cielo en tu mirada.
Una sonrisa me mostrabas,
aunque a tus ojos no llegaba,
oscuras sombras los teñían,
igual que tras la ventana.

Hace alrededor de 4 años

0

4
#7

Cubre las sombras que oscurecen mi mirada
y vuelve mi alma tranquila y despejada.

Calma mi sed de aquello que no puedo tener
y dame fuerza para afrontar lo que no debería temer.

#8

Que la vida me lleve,
que el cuerpo aguante,
que mi alma descanse,
que mi llanto pare
y las lágrimas que corren
mis mejillas laven.

#9

Noches ahumadas
vislumbro por mi ventana.
La luna está apagada,
las estrellas no la llaman.

Alza la voz, grita a la nada.
Busca, ruega, espera desolada.