Julian_Reva
Rango12 Nivel 56 (10246 ptos) | Ensayista de éxito
#1

No era quien solía ser y le dolía. Ver su rostro en el espejo y no verse como era le asqueaba. A veces pensaba que había algo dentro de él. O quizás era él el que estaba dentro de algo.

En ese momento era insoportable respirar estando dentro de aquél reflejo. Por momentos le daba por querer rasgarse la piel, que se cayera por completo y resurgiera, como el ser que deseaba ser.

Pero no, hoy no sería ese día.

Tomó las llaves del apartamento y se dirigió a la calle, decidido, con ganas de estallar en cualquier parte, pero a su vez con el deseo de contenerse.

La mañana era preciosa para él; la acera desnuda con sus árboles calvos y las nubes a punto de quebrar en llanto. La mañana era perfecta.

Para cualquier turista aquél escenario correspondería a algún melancólico momento vespertino, mas era todo lo contrario. Era precioso desde cualquier cualidad observable para él.

Se veía absorto e ido en ideas de otros mundos (le encantaba la idea de ser libre, aunque fuera un poco), pero toda idea circundante cesó abruptamente cuando oyó aquél nombre.

Hace más de 3 años Compartir:

10

32
SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

! Apasionante y atractiva forma de narrar !...

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

¡Qué nombre! ¡Qué nombreeeee! @Damian me dejas intrigado y esperando a la siguiente caja! Mucha suerte!

Emily_Titor
Rango8 Nivel 35
hace más de 3 años

Excelente forma de narrar, es un texto precioso. Pero me habría gustado que nos dejaras ver un poco más del argumento. De todas formas con ese cierre de caja quiero leer ya la continuación. Mucha suerte! n.n

Julian_Reva
Rango12 Nivel 56
hace más de 3 años

Gracias @Emily_Titor, @HJPilgrim y @SEXYLOVER122 por sus comentarios:) de hecho es más largo, pero superé el límite de caracteres de la caja y no pude completar la primera parte a mi gusto. Espero les agrade cuando la continúe.

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

@Damian descuida entonces! En la siguiente caja tienes un límite más amplio. Nada que ver con esta primera. :D

Angelgabriel
Rango10 Nivel 45
hace más de 3 años

Hay una ambigüedad de sentimientos, quiere explotar y a la vez se contiene. El día se torna gris pero él lo ve bello.

Julian_Reva
Rango12 Nivel 56
hace más de 3 años

Vaya @Angelgabriel, lo has descrito mejor de lo que yo haría. Espero que todos ustedes nos acompañen a desentrañar al personaje:)


#2

"¿A...Ana?"

Dejó de jugar con las palomas, su piel se heló y el sudor corrió veloz por toda su frente.

"Ana..."

Se estremeció aunque lo hubieran dicho como un susurro.

"Oh...Ana"

No aguantaba más, a pesar de que se prometió no estallar hoy, pero hoy no era él. Aún no.

"¿Qué te ha pasado? ¡¿Qué has hecho?!"

Sintió las garras de una harpía masculina, pero no le dolía por las pezuñas, sino por los recuerdos; las risas y cenas, besos y caricias, el anillo y la mirada ante el espejo. Toda su vida le dolía.

"Contesta de una maldita vez Ana. ¡¿Qué has hecho?!"

No tenía alternativa alguna, sólo la de bajar la mirada y resignarse. Resignarse a una mentira que anhelaba que fuese verdad, pero que no sería hoy.

"Ana murió Damián...lo hizo hace tanto"

Los diálogos y exigencias cesaron. Sólo se limitaron nuevamente a las miradas y los gestos de despecho, decepción y reproche. Hacía ya tiempo que había cortado su cabellera castaña, que había dejado los vestidos cortos por pantalones de lana, tenía tiempo sin tocar un rímel o labial alguno, sin siquiera fantasear con la boda que había dejado postergada.

Tenía tiempo ya de no sentirse mujer.

Hace más de 3 años

0

3
#3

Los escalofríos se intensificaban a medida que Damián se acercaba y la arrinconaba. El aire le faltaba, como si las preguntas la asfixiaran, y poco a poco se minimizaba hasta el punto de hallarse en el suelo.

La escena le resultaba asquerosamente familiar

...

Hace más de 3 años

0

1
#4

"Hoy lo ha vuelto a hacer. Me repito cada mañana lo mismo, mas el valor se me escapa, se fuga por mis manos y el cuchillo falla, cae. Damián una vez más lo ha hecho...pero aún siento algo.

No importa cuántas veces me lleve al suelo, una o dos horas después volverá a ser él. Sonriente, obstinado...un verdadero hombre. ¿Y yo? Yo me limitaré en la esquina, observando mientras me limpio el estúpido rímel. No sé cuál de los dos me hace llorar más. Tampoco sé qué me pasa, desconozco el por qué de la farsa y las sombras que nos cubren. A veces deseo sólo quebrar el espejo y así hacer desaparecer la imagen que tanto odio.

Hoy lo he vuelto a hacer. Me enamoré en la lujuria y la pasión, me desnudé y me reconocí toda, ajena, fuera de sí. En un tercer cuerpo.

Diana y Martín nos visitaron hoy. Hoy lo volvimos a hacer, pero el detalle es que Damián cada día sospecha más, al borde de la paranoia errada. Cree que duermo con Martín, pero desconoce que lo hago con Diana. El día en que descubra la farsa, estallaré. Implosionaré en la sala y resurgiré de mis cenizas, en alguien nuevo, alguien que siempre haya querido ser.

Quiero dejar de ser este ser tallado por romanos, dejar de ser la Venus de Damián y volverme el Marte guerrero de Diana. Fantaseo en mi nave, viajando de Venus a Marte.

Viene de nuevo. Me despido de ti mi diario, debo verme con Damián, cara a cara. Clavar al fin la daga y pintar el lienzo de garabatos y farsas con nada más que la verdad. Sincera, indolora.

Hoy huiré y cortaré mi cabellera, porque hoy...muere Ana."

Hace más de 3 años

0

1
#5

...

Siente la humillación de nuevo, le retuerce las entrañas y sólo quiere gritar, pero sabe que es débil. No podrá hacerlo, así que hace lo mejor que sabe desde hace tiempo. Finge.

Se engaña otra vez y se lanza a Damián. Sus brazos pesados y torneados lo estrujan y lo dejan sin aire. Nada podría ser peor ya, ni siquiera morir de asfixia.

"Vamos a casa Ana... "

Nada más queda, asiente con la cabeza, la cual está solamente repleta de odio. Su mente sólo grita una cosa, que martilla y lastima el alma; la seca y pudre por dentro.

"No me llamo Ana"

...

Hace más de 3 años

0

1
#6

...

Siento cómo calla y se guarda todo, sólo para ella. Siento cómo me mata con su mirada y en su mente. Siento el desprecio que se clava en mi espalda y ya no puedo más con ello. No quiero seguir en este silencio que me quema y me mata. Tengo que romperlo.

"¡Habla, con un carajo Ana! ¡Habla!"

Pierdo los estribos y casi el control del auto que derrapa en el asfalto helado de otoño. Llevo lidiando con mis demonios por tanto tiempo que ya he perdido la cuenta, pero con ella llevo aún más tiempo. Igual que hace poco, me resigno pero vuelvo e insisto.

"¿Por qué?"

Ella lo repite todo el camino y yo lo rezo en silencio, como mi mantra personal. Es mi credo, es mi cristo.

Rezo en silencio mis ganas de quebrarme, de ser lo que ella quiere. Pero no la comprendo; veo nuestras fotos, nuestras cenas y nuestros recuerdos, pero ya se ven tan distantes, tan alejados que ya se hayan abstractos y deformes. Nuestros recuerdos no son más que algo surrealista.

"Porque te amo."

Ya hace cinco años que pasaron, mas no reconozco nada de eso en el espejo. Ese maldito espejo que nos ha distorsionado tanto, que nos ha alejado hasta el punto de perdernos, hasta le borde de la locura y la pasión.

"¿Por qué vistes así? ¿Qué has hecho? Quiero comprenderte Ana, en verdad quiero."

Hace más de 3 años

0

2
#7

Hoy lo ha vuelto a hacer. Ha jugado con mis percepciones e ideas, dejando todo lo que siento a un lado aunque eso mismo me aplaste...algún día lo sacaré y tal vez algo aprenda de ello.

No sale del cuarto, no come e inclusive me cuesta trabajo pensar que está con vida. Me arde, me quema y crea úlceras. Estas lágrimas amargas rasgan mis mejillas y ya no aguanto lidiar más con Ana.

"¿Fue Martín?"

Me carcome la garganta a medida que se cierra y me engulle el habla; los celos matan, pero esto lo hace de manera más tardada. Estoy muriendo en una agonía de celos pero nada puedo hacer para detenerlos, no mientras ella siga a mi lado torturando mi conciencia.

Imagino y veo cosas. La veo con otro, entregándose ajena a mí. La desconozco, la siento tan distante y extraña de mí y ya no resisto más.

"¡¿Fue Martín?! ¡¿Fue Martín?! ¡¿Con Martín?! Después de lo que di por ti, después de entregar todo, después de..."

"Diana"

Los golpes cesaron, al igual que mi pulso; los latidos se desvanecieron y pude captar el silencio, y en el silencio logré oír a mi corazón quebrarse.

He sido un estúpido.

Hace más de 3 años

0

2
#8

Cinco años han pasado pero pareciera que el tiempo nos hubiera congelado. Lo único que ha cambiado son nuestras ropas; yo sigo gritando, pero ceso en silencio como la última vez: su cara sigue congestionada, enrojecida y con lágrimas en las mejillas.

Quiero abrazarla y decirle que no hay problema, pero la última vez no resultó tan bien...

Hace más de 3 años

0

1