TurquoiseLights
Rango7 Nivel 30 (1463 ptos) | Autor novel
#1

La vida se compone de luces y sombras; hay personas que son luz, hay situaciones que son luz, pero hay otras que, como yo, son sombra. Todos los días me levantaba con la franca idea de hacer cosas interesantes con mi vida, pensaba en estudiar algo nuevo, en tomar la mochila, que desde hacía tiempo tenía preparada en la esquina de mi cuarto para mis días de exploración, y salir a conocer lo que me ofrecía el pueblo en el que vivía, de conocer nuevas personas, cuya compañía, esperaba, no fuera efímera y poco valiosa como las desafortunadas llegadas de las últimas personas en mi vida. Y era al final del día, cuando hacía una pequeña evaluación de lo que había hecho, cuando me daba cuenta de que por más que intentara yo nunca podría ser oasis, sino más bien un pozo seco, y por más que me preguntaba a qué se debía, y por más que intentaba cada mañana cambiar la situación, empezaba a preocuparme la idea de que 1) No hubiera nada de agua en mí, y 2) Que aún no hubiera conocido a nadie capaz de encontrar la manera de sacar esa agua.
No era el oasis de nadie, ni de lejos, pero, ciertamente, lo parecía.

Hace casi 4 años Compartir:

10

42
RedFoes_97
Rango1 Nivel 0
hace casi 4 años

Me quedé con las ganas de leer más, suerte hija.

MintgreenBees_5
Rango1 Nivel 0
hace casi 4 años

Esperando ansiosamente la continuación de este excelente relato.

VioletDragons_44
Rango1 Nivel 0
hace casi 4 años

woooow,, que padre, muchas felicidades, tienes futuro para esto, se te da eso de las letras, me gusto mucho, animoooooooooo...............

lamusadepetrarca_95
Rango14 Nivel 65
hace casi 4 años

Me ha encantado la metáfora del pozo, y la de las sombras. Es fácil sentirse identificada con tus palabras...¡Buen inicio! Hasta pronto :)


#2

Por fin me rendí, quizá si soy un pozo seco, y en realidad, no tengo verdaderos motivos para querer cambiar eso.
He sido traspasada durante años por emociones que, probablemente y según los demás, no son las adecuadas, mi indiferencia ante ciertas situaciones escandaliza a todos, incluso a mi, hace tiempo.
Mi aspecto resulta atractivo para algunos, y no soy lo que ni la sociedad ni yo misma considera bonita, pero sí que estoy muy satisfecha con mi aspecto.
Probablemente soy un pozo rodeado por flores bonitas, muchas margaritas que llaman la atención a la vista y obligan a acercarse. Pequeñas flores, tan blancos sus pétalos, como venenosos.
Rompo corazones, no por falta de amor sino por amor propio. Mi pozo ya está tan seco que no puede secarse más.
Caminé lentamente esa mañana a través de mis miedos, y me di cuenta de que lo que necesito eliminar no son mis miedos sino aprovechar lo que amo, así que tomé la libreta rota que tenía guardada desde el instituto, con las hojas dobladas y ya un poco manchadas y comencé a escribir sobre las cosas que amo.

COSAS QUE AMO
-Cementerios
-La luna, sobre todo la luna llena
-Yo misma, mi soledad, mi ser
-La noche

Dejé el blog sobre la mesa, y mi cabeza quedó completamente en blanco, ¿Qué más amaba en este mundo?
Tome la laptop y busqué una a una las cosas que amaba, el buscador cantaba Coimetrofilia, Selenofilia, Autofilia, Nictofilia.
Si las cosas que amo son las que me definen, he ahí mi definición.
Llegué a la conclusión de que si cada uno de mis amores tenía un nombre específico seguramente no era tan raro como yo pensaba, debía haber otro pozo seco disfrazado de hermosas flores venenosas por ahí, y yo iba a encontrarlo, para amarlo toda la vida, o simplemente para demostrarme que no podría a amar a nadie más.
Tomé la mochila para explorar que tenía arrumbada en la esquina de mi cuarto, saqué la manzana podrida que tenía meses esperando mi partida, me dirigí a la cocina y en vez de tomar una manzana, tomé un kiwii, "si mi vida iba a cambiar tenía que empezar por mi fruta favorita" me dije, absurdo, ilógico, pero lo pensé, y soy alguien que gusta de seguir sus instintos.
Cerré la puerta de mi casa y simplemente caminé, caminé, caminé, hasta que por fin noté que no tenía un rumbo fijo y que estaba caminando por el único camino libre que había, pues mi casa se encuentra en un pequeño callejón y para salir de él tienes que caminar unas cuantas cuadras, gire hacia atrás y divisé lo mismo que había divisado durante años, filas y filas de casas, monótonas y frías, todas tan parecidas entre sí como tristes se veían.
Saqué el blog nuevamente. Y añadí a la lista:

COSAS QUE AMO
-Cementerios
-La luna, sobre todo la luna llena
-Yo misma, mi soledad, mi ser
-La noche
-Mi monótono, frío y triste hogar.

MintgreenBees_5
Rango1 Nivel 0
hace más de 3 años

Mucho éxito, esperamos con ansias la tercera parte, espero leerte pronto.

Alejandro_19
Rango1 Nivel 0
hace más de 3 años

ya veras que pasaras a la siguiente ronda bebé

Bernard
Rango6 Nivel 26
hace más de 3 años

Me interesó desde la primera caja. Espero poder seguirte leyendo ^_^

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

!Bello y melancólico por igual !...


#3

Me dirigí hacia el café de siempre, ese que no dejaba de decir que era mi favorito, a pesar de que el café cada vez me sabía más amargo, casi tan amargo como la cara de la mujer que lo atendía, el servilletero cada vez era más vacío, tal vez por eso seguía siendo mi favorito, por su inevitable parecido a mi misma.
Me senté esta vez en una mesa diferente, donde pudiera observar mejor a todos, normalmente lo evito, ya que no es como si las personas fueran muy interesantes, montones y montones de jóvenes que vienen, toman fotos a sus cafés, pasan horas sentados con una persona en frente y un celular en la mano, otros son más discretos, ríen de vez en cuando y miran impacientes la pantalla esperando que aparezca algún mensaje, antes yo era una de ellas, pero dejé de serlo desde aquella noche, por lo menos eso creo.
Me he terminado el café, y noto al fondo esa mancha negra que queda, cada vez más oscura pues es inevitable notar lo viejas que se están poniendo esas tazas.
Y al ver esa mancha, al ver su negrura e imaginar lo amargo que debe ser su contenido, lo recuerdo todo, y me desgarra, de la misma manera en la que me desgarró esa noche, la noche en la que él bebió mi agua, yo era un pozo, ahora no lo soy.
Trato de evitar recordar, pero las voces dentro de mí ya han empezado, como siempre empiezan en susurros, pero sé que dentro de poco estos se convertirán en gritos, tan desgarradores como los que salían de mi propia garganta esa misma noche.
Y empiezo a divagar.
Decido tomar el blog y añado a la lista:
-Café.
Dejo rápidamente un billete sobre la mesa y salgo, quizá demasiado rápido, pero debo evitar que la señora me hable para darme mi cambio y que mis voces no me permitan escucharla.
Y me dirijo al mismo lugar al que me he dirigido desde hace nueve años.
Mi refugio.
Conozco este lugar gracias a mi padre, que era pintor, solíamos venir cuando la marea estaba tranquila y entrar en esta pequeña cueva para pintar murales, los mismos que el mar, al subir la marea, se llevaría. Mi padre me decía que lo más importante de pintar era pintar para ti, que nadie lo viera, pues era peligroso, ya que en cada pintura mostrabas parte de tu alma, tus puntos débiles y tus fortalezas estaban plasmados ahí, además de tus demonios y tus heridas. Estoy segura de que mis heridas están ahí.
Mi padre murió hace 10 años, al morir mi madre decidió venir a vivir con mi tía y mi tío.
Mis voces han aumentado, y con ella mis recuerdos, empiezan a doler físicamente, y empiezo a sentir sus manos sobre mí, lo odio, por fin llego a la cueva, aquí me siento nuevamente segura, no de él, pero puedo desahogarme.
La espalda comienza a arder, los mismos síntomas de siempre, siento sus uñas clavadas en mi espalda, siento el dolor recorrer mi cuerpo, lo odio, me siento sucia, sólo tenía 9 años, lo odio.
Y entonces, al mirar hacia arriba, estaba él, un tipo medio extraño a mi parecer, pero bastante atractivo.

Alexinb
Rango1 Nivel 0
hace más de 3 años

Siendo honesto, esta parte a sido mi favorita. Te hace pensar y deja que imagines acerca de lo que estás escribiendo y en el fina da esa confesión o mejor dicho esa pista para descubrir mas de lo que estás escribiendo. Me gusta como continúa.

Patsy
Rango7 Nivel 32
hace más de 3 años

impresionante! no te había leído pero me ha gustado espero poder leer otra caja!

MintgreenBees_5
Rango1 Nivel 0
hace más de 3 años

No cabe duda de que eres una excelente escritora, esperemos que continúes con el gran don que tienes.

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

! Apasionante relato dramático !. Sigue así!!.


#4

No dejé que me intimidara, esos ojos oscuros, tan profundos como las heridas que yo llevaba en mi interior no afectarían ni siquiera un poco mi rutina.
Sonreí discretamente y me dispuse a irme de mi escondrijo, al fin y al cabo esa no era la primera vez que lo hacía. Pero entonces sucedió, al tomar mi mochila dejé caer por accidente la única foto que guardaba de aquel hombre, y al caer entre las rocas húmedas cedió ante el agua y comenzó a desvanecerse.
Rápidamente traté de recuperarla, profiriendo grititos de terror con cada intento, además de que cada intento contribuía más a su destrucción. Me di por vencida, tan vencida estaba que comencé a llorar.
Primero fueron pequeños sollozos que se convirtieron después en gruesas lágrimas y con ellas vinieron esos incontrolables suspiros, esos que cada que ocurren me hacen pensar que mi alma quiere salir y que son los sonidos desesperados de mi cuerpo por mantenerla dentro.
Olvidé por completo su presencia, hasta que sentí una mano el hombro, y una mirada potente. y con pequeño empujón me movió para sacar los rastros de lo que algún día fue una foto, me extendió la mano y me dio los pedazos.
Lo miré, el simplemente me dijo:
- Deja de llorar, hay personas en la vida que han perdido algo más que una foto de su padre.
"¿Qué?" Pensé " ¿Cómo puedes creer que él es mi padre? Y además ¿Quién chingados te crees tu para venir y decirme que tan graves son o no son mis problemas?"
Pero solo pude responder:
- No era mi padre.
Y me falló el coraje, me falló la valentía que había tenido toda mi vida, me falló hasta la voz, y rompí a llorar de nuevo, pero esta vez era un llanto de auténtica frustración, tan auténtica como esos profundos ojos que seguían mirándome sin siquiera escrutarse un poco.
En ese momento decidí que ese tipo, quien quiera que fuera no podía venir a mi escondite, sacarme de ahí, gritarme y además de todo juzgarme. Tomé mi mochila, saqué mi cuaderno, me senté en una roca, y sin decir nada comencé a bosquejar. No dibujaba nada en específico pero quería liberar mi tensión. Además necesitaba hacer algo para tener un buen pretexto para no contestarle en caso de que me hablara. Idiota.
Más idiota yo, porque el tipo ni siquiera se interesó en lo más mínimo, se dirigió hacia lo más profundo de la pequeña cueva y sacó un porro de mota, que se comenzó a fumar en ese mismo instante y lugar sin siquiera preguntarme si me molestaba.
Cuando sentí el olor penetrante, giré mi cabeza y lo vi muy concentrado buscando algo en la pared, en una mano el porro y en la otra mi corazón que ni siquiera noté en qué momento tomó, así sin permiso, sin siquiera preguntarlo igual que no preguntó nada desde su llegada, simplemente llegó y al igual que yo, nunca se fue.

MintgreenBees_5
Rango1 Nivel 0
hace más de 3 años

Es un placer poder leer este tipo de relatos, cada vez la intriga es mas grande, tienes un gran potencial y obviamente estaremos esperando la parte 5, éxito.

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

! Un reato esplendoroso, de gran disfrute, y bien argumentado !...