Alita_Contreras
Rango6 Nivel 29 (1304 ptos) | Novelista en prácticas

ARLETT Es una chica de 22 años cuyo propósito en la vida no es terminar una carrera, ni mucho menos construir una familia. Ella ha decidido convertirse en una criminal, matar por dinero puede ser fácil y divertido pero.....¿a qué costo? Ése trabajo siempre trae consecuencias, mismas que descubrirá tarde o temprano.

Hace casi 4 años Compartir:

10

53
ximapalmtreex
Rango12 Nivel 55
hace más de 3 años

Criminal por decisión* Nada más en el título ya hay faltas ortográficas. Saludos.

Javico
Rango5 Nivel 20
hace alrededor de 1 año

Hola Alita
Un inicio prometedor de algo grande, como una novela.
Atrapa al lector, aunque falta pulir un poquito la prosa
el resultado es bastante bueno. Felicidades!!!!

Elayha
Rango15 Nivel 72
hace alrededor de 1 año

EMPEZARE A LEERLO ;)

sha
Rango4 Nivel 16
hace 11 meses

después de “?” no deberías de poner puntos. perdón solo es un consejo.

ArletEscamilla_15
Rango3 Nivel 13
hace 7 meses

La chica tiene mi nombre escrito (si es con doble t) 👀✨ lo voy a leer se ve interesante


#2

Cuando el mundo está a punto de acabarse es cuando piensas en lo que realmente te empuja a vivir y comienzas a preguntarte ¿Lo hice bien? ¿Ésta es la vida que quise? ¿Porqué no cambie en el momento?.......
Bueno, esas son las preguntas que me hago a mi misma mientras estoy aquí, intentando salir de lo que parece ser mi fin, o el comienzo de él. ¿Cómo es que terminé atada de manos en un cuarto completamente oscuro?. Bien, sé el motivo de el porqué estoy aquí, pero eso no significa que sepa como llegué aquí.
Mi padre quería que fuera abogada, tenía esa ilusión de verme en la graduación, pero yo no. Lo que necesitaba en mi vida era adrenalina, no universidad, ni tareas, ni estudios. Admitamos de una vez que no soy buena para eso, yo sólo buscaba algo que me hiciera vivir la vida al límite sin saber que día podría ser mi último movimiento y claro, que eso dejara alguna recompensa, al principio no sabía lo que buscaba........hasta que lo encontré.
Cuando yo tenia 9 años nuevos vecinos se mudaron a lado de nosotros, en la casa blanca con puerta roja y ventanas azules. Mi papá y yo fuimos a recibirlos(técnicamente fui obligada). Quienes se habían mudado era un matrimonio con un hijo de(en ese entonces) 11 años llamado Richard Wolf. Cuando lo vi me comencé a reír porque el niño derramó su cono de helado sobre él y sus papás prácticamente resignados a limpiarle el chocolate, no le prestaron mucha atención, ni tampoco Richard a mi. Con el paso del tiempo los demás vecinos fueron conociéndolo y se le formo una mala fama a toda su familia por culpa de él. Richard se escapaba por la ventana de su habitación justamente a las 12:35 pm y corría por todo el vecindario hasta la avenida para después, ser recogido en un auto negro con posiblemente toda la música en su punto más alto y por esa razón despertaba a todos, excepto a sus padres, raro ¿no?.
Varias veces mientras miraba desde mi ventana como corría la misma distancia hasta la avenida, me preguntaba a donde iba, todo en él reflejaba felicidad y un tanto de emoción. Pero cuando me descubría viéndolo solo se reía y seguía su camino. Cabe destacar que Richard no me atraía en lo absoluto, ni yo a él, ni siquiera nos hablábamos directamente como para decir que al menos eramos amigos, sólo cruzábamos miradas cuando salía por su ventana y eso era todo.

Como sea, pasaron al menos 8 años para que yo tomara la decisión de seguirlo de una vez por todas y saber por fin a donde se dirigía. Yo tenía 17 y el 18, no era gran diferencia en realidad pero supuse que me dejaría ir con él de cualquier forma, tengo gran experiencia persuadiendo a personas, así que Richard no sería la excepción.
Ese día esperé a que mi papá se durmiera para poder ponerme unas botas, un chaleco y unos jeans negros. Pensé que necesitaría dinero y tomé $50 dólares de la chaqueta de mi padre y los guarde en mi pantalón.
Salí dos minutos antes que Richard para poder esperarlo y que no pudiera escapar. Dos minutos después ahí estaba él, saliendo "cautelosamente" por su ventana, sacó un pie y volteó a mi ventana e hizo un gesto raro, supongo que le pareció extraño no verme por ahí, pero igual bajó y justo cuando toco tierra.......

-¡Dios!...-gritó al verme.

-Hola.....-Lo saludé y sonreí al ver que se tocaba el pecho y respiraba con dificultad. No planeaba que se asustara pero salió mejor de lo que esperé, creo que palideció tres tonos.

-¿Que carajos haces aquí?....Alee.....Arre.....Atre....-preguntó intentando adivinar mi nombre, lo cual es raro porque en mi ventana está escrito en color morado.

-Arlett idiota.-lo corregí usando el lenguaje que él también usa sin sentir ni un poco de pena por hablar de ese modo con el sin que hubiera algún lazo de confianza.

-Bien, como sea, ¿Que haces aquí?-volvió a preguntar.-Porque no tengo tiempo para sexo ahora...-me ignoró y lo detuve por su chaqueta. Su comentario no me insultó en lo más mínimo pero como dije, no escapara si no voy con él, no esta noche.

-Escucha, desde que llegaste aquí intento adivinar a donde vas todas las malditas noches.-dije y su cara se torno desesperada, iba a responderme pero ya sabía lo que iba a decir así que lo interrumpí.-No, ya sé que no soy tu madre para preguntarte estás cosas. No, no me pidió que te preguntara. No, no le voy a decir.-pregunté y respondí por él al mismo tiempo.

-Entonces....., ¿sólo quieres saber?-preguntó después de un rato.

-Sí...y también ir.-dije y empezó a negar varias veces, ya sabía que iba a hacer eso.

-No, no, no y no. ¿Estás loca?, apenas y te conozco, no puedo llevarte, lo que hago es muy arriesgado, eres una chica y nunca te aceptarán.-explicó y yo permanecí con los brazos cruzados.-Me matarán si te llevo.

-Relájate, prometo caerles bien a tus amigos, aré lo que me pidas. Mira...si dices que lo que haces es muy "arriesgado" demuéstralo.-le pedí retándolo con la mirada. Se quedó pensativo unos momentos hasta que asintió y yo sonreí.-Además, piénsalo, cuando te vean llegar conmigo dirán: "Vaya, después de todo Richard ya no es un tarado, ahora es un tarado con novia".

-Espera, ¿qué?-saltó.

-Era un decir, ¿que acaso no te ríes nunca?-pregunté mientras caminábamos hacia la avenida.

-Sólo con amigos, no con chicas, ni desconocidas.-dijo cuando ya estábamos en donde deberían de llegar por nosotros.

-Cielos, si que tienes problemas de confianza, ya ni yo.-dije descartando que sus comentarios anteriores me hubieran ofendido.

-¡Ha!, es fácil decir eso para alguien que nunca sale de su casa y no tiene amigos.-respondió y yo guardé silencio por unos segundos, eso sí que me había ofendido en cierta forma, porque lo que dijo era verdad. No logré ver su cara pero seguro entendió que había dicho algo malo porque luego dijo:-Perdón no quise decir eso, pero si me gustaría saber porqué nunca salías de tu casa.

Me lo pensé dos veces antes de responder.
-Pues porque......

-¡Hey Richard! sube.-llegaron cinco tipos en el auto convertible negro.

NOVACHEK
Rango11 Nivel 51
hace 12 meses

Es buena la historia, es atrapante. Peri luego seguiré leyendo...

Sofi_lofia
Rango7 Nivel 34
hace 11 meses

Hola @Alita_Contreras, cuidado con los "por qué" y "porque"... la historia resulta interesante de seguir leyendo 👍


#3

Después de que llegaran aquellos tipos, Richard me presentó y ellos de inmediato estuvieron de acuerdo. En el camino me estuvieron haciendo todo tipo de preguntas, nada fuera de lo normal, cosas como "¿Cúanto te pagó por venir?", "¿En serio te gusta Richard?", "¿Sabes guardar un secreto?".
Y así, el auto paró en un callejón, ellos se bajaron y me dijeron que cuidara, lo hice y fue entonces cuando descubrí lo que hacían. Ellos robaban, robaban bancos, casas, tiendas, etc. Fue increíble ver como sigilosamente entraban por el techo de aquella casa que, al parecer, sólo vivía una anciana. Luego de unos minutos, unos veinte quizá, escuché gritos y los vi salir corriendo mientras la anciana les gritaba desde la puerta con una raqueta en la mano: ¡Bandalos!, ¡Criminales!,¡Ya verán si los vuelvo a ver por aquí!.
Y mientras corrían hacia el auto uno de ellos de nombre Taylor me gritó: ¡Enciende el auto!.

Lo hice rápidamente, ellos saltaron y yo pisé el acelerador. Jamás me había sentido tan genial, aunque yo no lo hubiera hecho la adrenalina me recorrió el cuerpo indicándome que había llegado mi trabajo deseado.

No lo pensé dos veces y les dije que me dejaran robar también. No fue nada fácil que aceptaran, tuvieron que pasar dos meses para que estuviera "lista", me la había pasado tomando clases extra de defensa personal, agilidad y busqué en Internet todo tipo de métodos para robar y salir limpia. Eran un poco extraños pero seguros.

Cuando ellos se aseguraron de que estuviera lista llegó el día, mi primer crimen lo iba a llevar acabo, mi equipo constaba de :Taylor, el líder. Richard, el rápido. Brad, el sigiloso. Eliot, el simple. Garret, el limpio y Yo.
Habíamos estado investigando una tienda de ropa, dijeron que era algo simple para principiantes, algo sin riesgo....., pero se equivocaron.

-Escuchen, entraremos por el techo, Richard se asegurará de que no haya alarma y es ahí cuando todos entramos y bajamos hasta el suelo. Pónganse sus guantes y a robar todo lo que se les antoje.-dijo con una sonrisa picara y luego me miró-Y tú lindura, espero que sepas lo que haces, porque una vez que entras.....ya no sales.

Eso me hizo pensar y sentirme un poco mal, pensar en mi padre y en como iba a decepcionarlo de esta forma. Pero no tanto como para echarme para atrás.
-Sí estoy bien.

-Bien ya es hora.

Mi corazón palpitaba, mi pecho subía y baja y mi mente estaba algo desconcentrada, esto tendría que ser épico.
Caminamos para estar en la parte de atrás y buscar la salida de emergencia, que sería por donde saldríamos. Luego activamos unas poleas para subir escalando, me temblaban las manos al momento de tomar la cuerda y luego ya estábamos ahí arriba, Richard hizo algo con la puerta del techo y asintió dándonos la señal.

Abrío la puerta y bajamos dos metros hasta el suelo. El piso estaba frío todo estaba ocuro y saqué mi linterna, la tienda era inmensa, había ropa para niñas, niños, chicas y chicos.
Richard tomó una tanga y me la mostró-¡Hey!, apuesto que te quedarían muy bien.-rió y yo también.

Fui directo a las blusas y pantalones, busqué mi talla y eche en la mochila todas las que me cupieron, pero no debía de exagerar, según Taylor, la mochila no debe de pesar para que al momento de huir, no fuera impedimento.
-Chicos, chicos, chicos......tenemos problemas.-dijo en susurro-No sé como pasó pero llegó la policía.

Todos nos tensamos en el momento, más yo, por el miedo de ser detenida.

-Rápido salgan por el techo.-ordenó Taylor.

-No, no, mejor por las escaleras, si son pocos lograremos golpearlos y salir.-Interrumpió Garret.

Todos corrimos hacia las escaleras y sin hacer ruido echamos un vistazo para descubrir que eran cinco policías que subían corriendo.

-¡Demonios!....Rápido, escondanse entre la ropa y cuando tengan tiempo salgan.-ordenó Taylor una vez más.

Yo busqué un lugar con mucha ropa y ahí me escondí, Garret se escondió unos metros más adelante, Richard se escondió entre unos peluches, Brad se puso en donde habían cientos de abrigos de señoras y Eliot entre un aparador.
Guardamos silencio y noté que mi respiración estaba muy agitada, estaba nerviosa, tenía que hacer silencio en ese momento.

La puerta se abrió, los hombres traían linternas y cuidaban cada paso que daban, todos se cubrían la espalda.

Cuando menos lo esperé Taylor salió disparado hacía un oficial para propinarle un golpe en la cara que lo dejó inconsciente, luego de eso salió por la puerta y todos comenzaron a salir, yo no podía hasta que uno de los oficiales acercó su linterna a donde estaba.
Me puse más nerviosa y recordé que en mi bolsillo traía talco, que según servia para quitar las huellas, tome una cantidad considerable y la guardé en mi puño.
El oficial me tomó fuertemente de la camisa y me sacó de ahí a rastras, me levantó y me alumbró con su linterna, fue justo cuando reaccioné y le aventé el talco a los ojos, él me soltó al instante y grito:¡Mis ojos!.

Yo corrí y justo antes de llegar a la puerta otro oficial me tomo de la mochila jalandome para atrás. Y recordé que en defensa personal me habían enseñado algo simple.
Junté fuerzas y le propiné un golpe el la mandíbula para después tomar su brazo y apretar un nervio que al instante lo dejó inconsciente.
Miré para otro lado y ya no había nadie, corrí.
Llegué al auto y todos me felicitaron.
-Vaya, ¡pensé que ya no saldrías de ahí!.-me dijo Richard.

-Sorprendente, aún quedaban dos policías ahí adentro, no sé como saliste.-dijo Eliot.

A la mañana siguiente desperté tarde, era sábado. Cuando bajé a desayunar mi padre estaba leyendo el periódico mientras bebía una tasa de café.
-Hola papá.-dije y le di un beso en la mejilla mientras me dirigía a la cocina para sacar mayonesa, queso, etc. Y también prendí la tele

-Hola linda, dormiste mucho.-dijo mientras dejaba el periódico en la mesa.

-Sí, estaba muy cansada, estudié mucho anoche.-dije y sentí el remordimiento en mis palabras. Debo aprender a no hacer eso, tengo que ser fuerte.

-Vaya, me alegra.

Me senté en la mesa a desayunar cuando......

"La noche de ayer fue robada la tienda "LOWELL", en dónde los ladrones escaparon y la policía quedó brutalmente apaleada, los informes dicen que no hay huellas pero que los ladrones eran unos chicos de entre 17-20 años, cuatro chicos y una chica....."

-Pero mira que desgracia-dijo mi padre antes de que pudiera cambiarle-Lo que hace la juventud de hoy para divertirse, que malditos.

Hace más de 3 años

1

8
cazador27
Rango6 Nivel 25
hace 11 meses

Bueno supongo que no está mal pero no soy un profesional así que


#4

-Presiento que por ése tipo de jóvenes la humanidad pronto se hechará a perder-Dijo mi padre negando con la cabeza mientras que al mismo tiempo volvía al periódico.

Algunas de sus palabras resintieron en mí, muy adentro. Pero, como dije debo dejar eso atrás y seguir, si quiero hacer esto, debería de haber algún entrenamiento que me prepare para "No dejar que las palabras de tu padre te mortifiquen". Pero no lo hay, así que tengo que trabajar más en ello.
Respiré hondo y cambié de canal a unas caricaturas más infantiles que el trasero de un payaso y claro que ver eso era mejor que algún programa de chismes o política.
-Bien escucha linda, tengo que trabajar hoy. Lo sé, es un fiasco pero si quiero ése aumento del que me habló el Señor Mcquin debo de trabajar horas extra. Esperame para cenar.-me dio un beso en la frente como niña mimada, tomo su abrigo y se fue. Los besos de mi padre suelen ser algo que extrañaría si dejara de hacerlo, porque mi madre...bueno murió hace ya varios años y aún sigo extrañando sus besos.

Cambiando de tema y volviendo a la realidad, mis manos comienzan a sentirse adormecidas, tenerlas atadas ya está poniéndome en una situación de la que no podré safarme. El cuarto es tan oscuro que no sé si es de día o de noche, sumemosle a eso que tengo hambre y que no e recibido ni una migaja de comida en.....no sé, siete horas ¿tal vez?. Así que nada me ayuda a saber que hora es.
Pero bien, seguiré contándoles como es que llegué aquí.

Cuando pasó un año desde que yo seguía robando junto con mi "Gran Equipo" varios otros grupos de delincuentes comenzaron a buscarme y todos para iniciar una conversación conmigo me decían que era la única mujer en lograr hacer "La jugada 7:21" y salir perfecta de ella.
La jugada 7:21 es algo que llamamos así porque consta de un robo a casa/habitación justo a las 7:21 pm. Y se preguntarán que tiene de especial esa hora, pues bien muchos ladrones descubrieron (antes que yo por supuesto) que a esa hora de la tarde ocurría ese cambio entre el sol y la luna, lo que significaba que si querías robar a esa hora tendrías que tener en cuenta:
1°La casa/habitación no estaría en oscuridad
2°Las personas aún están despiertas a esa hora
3°Todos te verían pasar a la sombra

Así que los pocos que lo habían intentado tenían más o menos 9 minutos para robar todo lo que pudiese y justo al acabar esos minutos deberian aprovechar el cambio a la oscuridad y salir de ahí.
Solo cinco personas lo habían logrado sin tener nada de problemas, una era yo claramente.

Bueno, el punto es, que después de felicitarme por esa actuación, me pedían favores, favores que sus hombres no pudieran hacer(relajense pervertidos, no hablo de sexo, bueno alguna veces se necesitaba seducción, pero hasta ahí llegaba).
Y yo y mi equipo, lo hacíamos, el problema era que.....teníamos que matar, o engañar, o estafar, o asaltar etc. A personas de cargos mayores.

Hace más de 3 años

0

6
#5

Sin embargo, llevar a cabo esa clase de trabajos no me molestaba en lo más mínimo. De igual forma pagaban igual de bien.
Sé que suena muy egoísta, pero ésta es la vida que elegí, esto es lo que yo quería.
Hace dos meses, me contactó un tipo llamado "Hawk" al parecer era un millonario que quería un trabajo bien hecho. Yo por supuesto que acepté, no se imaginan la clase de cosas que me ofreció, nunca nadie me había ofrecido tanto por hacer una cosa tan simple, algo que había hecho varias veces. Así que sí, dije ¿Porqué no?. Y en menos de 12 hrs ahí estaba yo, firmando mi propia muerte, supongo.

Preparé todo, como siempre. El trabajo era ir a una mansión de otro millonario, claramente rival del señor Hawk a matar a la primera persona que estuviera en el primer cuarto. No me especificó a quién, sus rasgos o algo que pudiera yo ver de aquella persona a la que le iba a arrebatar la vida esa noche. Sólo me dijo que lo hiciera y que no fallara.

Yo, en realidad sólo pensaba en terminar con mi trabajo.
Entonces llegó la hora, entré por el techo sin hacer ningún ruido, desactivando las alarmas bajé por el costado hasta el primer cuarto como me ordenó. Con imanes abrí la ventana.....todo era muy oscuro, caminé por el cuarto en busca de la cama, mientras caminaba una preparando mi arma, con todo y el silenciador.
Pero.....al.....al....al llegar.......cielos no puedo creer que otra vez esté llorando por esto.
Disculpen. Hoy en especial estoy muy sentimental.
Pero sigamos, al llegar al pie de la cama, justo al cargar la pistola y apuntarla a quién quiera que fuese la luz de mesa se prendió y entonces la vi.

.......Era.......una.... niña....¡¡UNA NIÑA!! ¡¡¿Cómo iba yo a matar a una niña?!!.


#6

Su mirada reflejaba terror, susto, miedo, ¿y cómo no? dios mío, era una niña, jámas nadie me había ordenado matar a niños.
Yo en ése momento quedé helada, completamente de los pies a la cabeza, por un lado me preocupaba el hecho de que al no llevar a cabo este trabajo, traería consecuencias......terribles consecuencias, específicamente la muerte mía o de algún familiar. Y lo sé porque a varios con los que me he topado a lo largo de todo esto han muerto misteriosamente o han matado a sus familiares y dejado mensajes de más amenazas. Y por otro lado la niña que ahora tenía en frente amanezada por mí y una pistola había visto mi cara, eso claro, es culpa mía. Cuando hay trabajos de asesinato no me importa quitarme la máscara, al fin y al cabo terminaré matandolos, no debería ser de importancia. Pero ahora que me ha visto y es una niña no tengo alternativa.

-Por favor.....no me mate señorita.-La temblorosa voz de aquella niña me trajo de vuelta a la realidad, sus ojos están rojos y algunas lágrimas caen por sus mejillas mientras se aferra a la muñeca que tiene entre brazos. Mi respiración fluye de nuevo, pero mi brazo con la pistola le sigue apuntando, rígido como si no pudiera bajarlo.

¿Qué voy hacer ahora? Me estoy volviendo loca, jamás había tenido que decidir en momentos como estos y menos tomar una descición de esta magnitud, en la que mi vida literalmente está en riesgo. Pero tengo que actuar ya mismo.

-Cállate...he...no quiero que hables.-Dije pero mi nerviosismo me pone en duda.-Si dices algo toda tu familia muere esta noche ¿de acuerdo?.
Dios mío pero que estoy haciendo, amenazando a una niña que obviamente no ha hecho nada malo, sólo ser hija de algún empresario idiota que hizo un acuerdo con alguien y no lo cumplió, a esa persona es a la que debería matar. Pero claro, el señor Hawk no es un tipo tan imbécil como parece, se lo pensó bien y supo donde dar el golpe más bajo matando a la hija haciendo ver que con él no se juega.
Maldita sea al diablo con esto, ¡no puedo hacerlo!.

Bajo el arma por fin sintiendo mi derrota por primera vez, viendo como mi trabajo perfecto se estropea infinitamente, no completar esto me creará una mala fama y más porque para el que era esto es un tipo demasiado imortante en este servicio.
Me dirijo hacia el balcón del cuarto rapidamente, pero se me ocurre decirle algo a la niña antes de irme.
-Olvida que me viste, olvida mi rostro en especial, olvida todo lo que pasó, no le contarás a nadie lo que acabas de ver, porque de ti depende la vida de tu familia no lo olvides.....-Le ordeno y ella asiente muchas veces, es obvio que tiene miedo, pero ¿a quién quiero engañar? ella por más que lo intente no me olvidará jamás, la acabo de dejar traumada, yo y mi pistola apuntando a su cabeza le darán pesadillas por mucho tiempo. Aún así no estoy segura de que cumpla lo que le ordené de no decir nada a nadie, estoy perdida de una forma u otra.

Al bajar corro al auto en donde me espera Richard con el motor encendido y listo para pisar fondo. Entro y el arranca tán rapido que las ruedas se desgastan al instante.
-Vaya que silenciosa eres, enserio tienes talento, nisiquiera escuché el disparo, espero que te paguen bien.-Me felicita pero yo no lo oigo.-Porque recuerda que me debes el 10% de eso ha ha.

Avanzamos 5 calles pasandonos todas las luces rojas que hay.
-No lo hice.-Digo casi en susurro después de vario tiempo. Richard sigue emocionado.

-Estoy seguro que despúes de esto tendrás tantas propuestas que no podrás elegir HAHA.-Ríe sin poner atención a lo que le dije.

-Richard para ya....ahora.-Le ordeno con mi tono triste y sin sentido, al parecer me ha oído porque baja un poco la velocidad.

-Tienes toda la razón creo que por aquí hay un bar, ¡está claro que tenemos que celebrar!-Grita entusiasmado. No puedo creer que sea tan tonto.

-¡Richard detente ahora mismo! ¡YA!.-Grito demasiado fuerte como para bajar su alegría de golpe y hacer que pare en ése instante pisando el freno hasta el fondo estando a media avenida, pero eso no importa porque son las 3 de la mañana y no hay nadie.

-Diablos ¿Que pasa? ¿A caso conoces un mejor lugar para ir?.-Reprocha pero yo ya no aguanto más.
-¡Cierra la maldita boca! ¡NO LO HICE!-Grito desesperada por hacer que me entienda. Él se exalta pero no parece haber entendido porque no lo veo regañarme descontroladamente.

-....¿No hiciste que?.

-¡EL ESTÚPIDO TRABAJO! ¡NO HICE NADA ALLÁ!.-Golpeó el trablero y me agacho.

-¡¡Qué!!.......¡¿Que dices?!-Me grita fuerte, como me lo esperaba.

Hace alrededor de 1 año

2

7
Violetitaa
Rango1 Nivel 4
hace alrededor de 1 año

Buena la narrativa, otra parteeee


#7

Sin darme cuenta tengo los ojos llenos de lágrimas que amenazan con caer y dejar que Richard me vea por primera vez tan débil e inútil como cuando era niña y mi padre me regañaba por sacar 7 en un examen recordándome que los estudios no son para mí en lo absoluto.
Pongo mis manos en mi cara para evitar que se de cuenta, aunque creo que por mis respiraciones y mi voz me delataré sola.
Richard al ver que no contesto a sus gritos guarda silencio un momento.

-Arlett.....No hablas enserio ¿verdad?-Pregunta con tono de burla, una vez más no contesto y me rehuso a agacharme.-¿Arlett?, oye....¿que fue lo que pasó?, escucha si alguien te vió puedes hablar con Hawk y explicarle que te fue imposible hacerlo.-Me dice queriendo reconfortarme, pero yo sé que con Hawk no sé juega y sé también, que él sabe que no lo hice porque era una niña, incluso estoy casi segura que por ser el primer trato que hago con él quería probarme para saber si era lo bastante fuerte y valiente para matar a una niña y asegurar en un futuro más trabajos juntos.

Junto valor para quitarme las manos de mi cara pero al mismo tiempo que lo hago volteo hacía la ventana.
-Tu no entiendes, fue casi una trampa para que fracasara.-Contesto con mi voz ronca negando con la cabeza.

Richard suelta un suspiro, aunque no lo veo puedo sentir su mirada incredula.
-¿De qué hablas?, tu eres demasiado buena para caer en esas cosas, ósea....¿En qué clase de trampa podrías haber caído?.-Se burla.

Parece que jamás entenderá que hay situaciones en las uno tiene que tomar descisiones que dependen de tu vida. Aún así sé que cuando le cuente no logrará encontrarle ningún tope para realizar ése trabajo. Creo que él es del tipo de chicos que odian a los niños, recuerdo el día que robamos una juguetería y al día siguiente fuimos a ver si los policías habían encontrado alguna huella y justo detrás de la banda de "No pasar" estaba un niño llorando porque ése día era su cumpleaños y su madre le iba a comprar su regalo ahí. Richard comenzó a reírse de él tan fuerte que su madre tuvo que llevarselo. Justo después se volvió y me dijo "Mocoso idiota, que bueno que no le compraron nada".
No sé si lo hizo por molestar o es que en verdad los odia tanto.

-Lo hubiera hecho con cualquier tipo de persona, idiota, no con ¡Una niña maldita sea!.-Grito y otra lágrima involuntaria sale sin que pueda impedirlo.
-¿Cómo? ¿Una niña?....no puedo creerlo.-Suspira y deja caer las manos en su regazo, despúes de todo si fue razonable.-No puedo creer que no lo hayas hecho por una estúpida niña Arlett.

Retiro lo dicho, ahora puedo decir que es un hijo de puta sin corazón, no voy a perder el tiempo que me queda tratando de que me entienda.
Junto fuerzas y lo aviento con mis manos, como estamos en un auto no logro moverlo, sólo hacer que me vea atónito y ponga su cara de confundido.
Abro la puerta, salgo y la azoto con tal fuerza que el sonido retumba por toda la calle.
-¡Arlett!...¡¡Arlett espera!!-Lo oigo gritarme desde dentro mientras me voy alejando calles abajo.
Me siento furiosa, quiero culpar a alguien por tener corazón sensible en ciertas situaciones. Pero no hay nadie a quién culpar, no puedo pensar en mi padre porque él tiene todo menos corazón sensible. Puedo pensar en mi madre, ella si era una buena persona, tan cálida y linda con todos, pero no es justo hecharle la culpa a ella cuando ya no está aquí y cuando sé que ahora me odia desde donde quiera que esté por lo que he hecho y por que me he convertido en una asesina, ladrona, desalmada cualquier palabra que describa a una desgraciada, soy yo.

Hace alrededor de 1 año

3

6
Violetitaa
Rango1 Nivel 4
hace alrededor de 1 año

Creo que eres muy buena en esto


#8

Continuo caminando a casa, cuando llego, como siempre papá está dormido con el periódico sobre su cara en medio de la sala. Ya no me molesto en despertarlo, una vez que se levanta, no vuelve a acostarse, he escuchado varias veces que habla dormido, la mayoría de veces no distingo lo que dice pero he oído el nombre de mi madre unas 6 veces tal vez, estoy segura de que sueña con ella, que la extraña, aunque no quiera admitirlo. Y sé que el trabajo lo distrae de cierta manera, pero estar frente a computadoras leyendo miles de libros para la editorial todo el día no es sano, me preocupa que viva entre tanta.....ficción.

También me preocupa el hecho de que pronto me pregunte cuándo iré a los juzgados por primera vez, el está seguro de que en la Universidad haremos todo tipo de prácticas y que pronto ganaré mi primer caso. No sé cómo decirle que me salí hace ya dos años, el sigue pensando que el próximo año me graduaré, cielos algún día tendrá que enterarse, hasta ahora no sospecha nada porque siempre me voy temprano de casa con una mochila y regreso muy noche, él cree que trabajo en "KARTACHE" por la tarde, ya que al regresar me quito el uniforme de dicha tienda de ropa sólo para que piense que sigo trabajando. Claro que conseguí la ropa cuando hace un año asalté a una chica que iba saliendo de ahí y la dejé en brasiere en medio de la calle, lo sé soy una hija de puta.

Es de día y el sol me da directo a la cara, no puedo evitar pensar que hoy puede ser el último día en que vea la luz entrar por mi ventana. El señor Hawk ya debió enterarse que el trabajo no se hizo y sólo es cuestión de que me agarre en cualquier momento. Como sea, no desperticiaré el último día que me queda preocupandome, voy a desayunar junto a mi padre y todo estará bien.

Volviendo a la realidad, siento que me voy a desmayar ya mismo, puedo oír voces a través de la puerta pero nadie entra, parece ser que piensan dejarme morir aquí a obscuras, sin comida y atada......un segundo, las voces han aumentado, creo que se unieron dos más, todos son hombres por supuesto.
Para mi sorpresa la puerta se abre de golpe dejando entrar luz artificial lo bastante fuerte para que cierre mis ojos de golpe, no puedo ver quién entró.
Siento que unas manos muy grandes tocan mi cara haciendo que lo mire, pero la luz sigue siendo muy fuerte para mí, pasar un día sin luz y luego sentir que todo brilla, es bastante molesto.

-Vaya, vaya, vaya.....Arlett la chica famosa entre nosotros.-Dice el tipo, su voz no es tan gruesa, él no es Hawk para nada, debe ser alguno de sus esclavos. Hago el esfuerzo y logro abrir un ojo, lo veo.
Así es, es un gordo, con barba, tatuaje en el cuello, creo que lo he visto antes, el día del cierre del trato estaba él en la entrada de la mansión de Hawk, supongo que es un guardaespaldas.

-La misma.-Contesto con dificultad y me doy cuenta de lo secos que están mis labios, apuesto a que si sonrió me saldrá sangre. Así que hago el máximo esfuerzo por no sonreír ni un milímetro ni abrir mucho la boca, de todas maneras no hay mucho que decir.
Tratar con tipos como ellos no significa una gran charla, algunos puntos por parte de ambos, risas de ellos tal vez, algunas suplicas por parte del otro y entonces ¡PUM! Balazos resuenan y así acaba la charla con un cuerpo de un lado, sangre por aquí, sangre por allá, es la misma rutina, ya me la sé.

-Mira como acabaste, linda...¿sabías que apostamos?-Me pregunta y suelta una risita idiota.-¿Matará o no a la niña? y adivina quién ganó....¡YO HAHA!, gracias por traerme una lana extra, me vino bien de hecho.-Me suelta la barbilla y se acomoda su saco. Los demás tipos que están a fuera comienzan a reirse también, típico.
Mis ojos ahora están abiertos y puedo ver su imponencia frente a mí, eso no significa que me de miedo ¡pff!, el no es nadie. Sin embargo aún no estoy segura de que él sea el tipo que mate, puede ser, puede no ser, de igual forma lo harán.

-¿Dónde...está Hawk?-Pregunto evadiendo todo lo que me acaba de decir, ya me cansé de sentir esta incertidumbre de no tratar con el hombre a cargo. Y sinceramente no creo que el sufrimiento largo ayude en...¿algo?.

-Que impaciente.-Ríe.-Llegará pronto, resulta que tiene cosas más importantes que hacer.-Responde con una sonrisa, creo que en verdad lo disfruta, cúantas veces puedes tener una mujer asesina en un cuarto atada de manos, supongo que no muchas.
Antes de responderle el sonido de un celular resuena en el cuarto y se olvida de mí por un momento.
Mejor volvemos a la historia ¿Quieren?.

Bajo las escaleras y lo primero que veo es a mi padre aún en el sillón, es raro que no se haya levantado. Pienso un momento si despertarlo o no, es sábado y no tiene trabajo, creo que será mejor que descanse lo que más pueda.
Me dirijo a la cocina y reviso el refrigerador, no hay casi nada para desayunar, debería ir por las compras, si yo no me acuerdo que aquí se come por lo menos una vez al día mi padre menos.

Pongo el tostador y saco la miel, parece que sólo comeré eso. El sonido del aparato avisa que ya está listo el pan y en ése momento mi padre da un suspiro. Creo que lo desperté.
-Pero...que....-Balbucea.-¡No puede ser!, dios mío Arlett porqué no me despertaste.-Grita y se levanta en menos de un segundo, lo veo correr por toda la sala buscando su corbata y no puedo evitar reírme por como se ve.

-Papá....

-Debería estar aquí.....o...aquí.....debajo de la mesa tal vez.-Continúa buscando sin hacerme caso, lo peor de todo es que su corbata la trae enredada en su cuello haha.

-¡Papá!.-Gritó y voltea a verme como si yo la hubiera encontrado.-En primera, tu corbata está en tu cuello y segunda, es sábado.-Le digo y de inmediato rueda los ojos maldiciéndose. No puedo imaginar como serán sus mañanas sin que yo esté aquí.

-Oh, lo siento hija, a veces olvido que existe el fin de semana.-Contesta acompañandome a la mesa.

#9

En cuanto toma asiento se da cuenta de el tipo de desyuno que me hice y parece que niega en silencio, yo sólo lo miro extraña. No lo culpo ahora, parece que el trabajo no lo deja recordar lo que hace falta.
-Lo lamento, ayer iba ir al supermercado, pero sucedieron tantas cosas que....
-No te preocupes papá, está bien, iré yo en cuanto termine ¿sí?, tu descansa, te lo mereces.-Lo interrumpo en medio de su disculpa, pero no quiero que aún con todo lo que yo he hecho, dejarlo sólo tanto tiempo, no ir a la Universidad, matar gente.....me siento tan culpable, apesar de que él no lo sabe.

Suspira y vuelve a negar con la cabeza.-Yo debí ir ayer, yo soy el que siempre está en casa y..-
Lo interrumpo una vez más.-Por eso mismo iré yo, ya es hora de que me preocupe más por la casa, casi nunca estoy y cuando lo estoy voy directo a mi cuarto.....no te pregunto cómo estuvo tu día ni nada, soy terrible, yo lo siento, pero en serio, tú descansa, en cuanto regrese te avisaré.
Siento que por primera vez estoy siendo sincera con él y él también parece notarlo porque ya no me responde nada, lo ha aceptado.

Terminamos el desayuno, (si es que se le puede llamar así) y reviso que papá vaya directo a su cama para yo tomar las llaves del auto y dirigirme al supermercado.
En medio del camino se me ocurre revisar mi telefóno, lo dejé en silencio y no lo he mirado desde la noche anterior. La pantalla se ilumina con 16 llamadas perdidas de Richard y 7 de números desconocidos.
Puedo sentir el nudo en la garganta terrible, mil ideas sobre cómo me matarán pasan por mi cabeza, en definitiva este es mi último día.
El sonido repetitivo de clacksons me trae a mi realidad en donde el semáforo se ha puesto en verde y una fila de autos me insultan.

Al llegar al super trato de dejar el auto lo más cerca a la entrada posible, pienso que si me hallan y comienza una persecusión salir y subirme me dará una ventaja enorme.
Tomo un carrito, desdoblo la hoja de cosas que tengo que comprar y me mentalizo para no confundir un detergente con un jabón para trastes.
La pantalla de mi celular vuelve a prender con una llamada más de Richard.
No quiero contestar pero es Richard y creo que necesita una explicación.

-Hola...?
-¡Demonios Arlett! ¿Dónde chingados has estado?, ¿Sabes lo preocupado que estaba?....
-Perdon yo-Trato de hablar pero me interrumpe con sus gritos.
-¡¡Creí que estabas muerta maldita sea!! Hawk está buscandote, sus hombres fueron al bar anoche, me dieron una paliza, ¡mi ojo está morado y mi labio sangra!.
Dejando de lado todo lo que le hicieron me entró un miedo horrible cuando mencionó que me estaban buscando, ruego porque no les haya dado mi dirección.
-¡Calla! ¡¿Les diste mi dirección?!
-¿Qué? ¡No soy idiota! Les di la dirección del taller de armas, eso los calmó un poco, pero irán por ti ¿Dónde estás ahora?.
Pregunta muy alterado, yo confio en Richard pero ahora sólo puedo pensar en mi supervivencia.
-A salvo ¿Sí? estaré bien


#10

-¡Nada de a salvo!.....Ellos están en todas partes Arlett.-Me grita y yo despego un poco el teléfono de mi oído. Está muy molesto, supongo que yo también lo estaría si fuera al revés, pero no puedo decirle donde estoy, se trata de mi vida y si me van a encontrar mejor que les cueste trabajo.
-Richard, ¿quieres calmarte?, escuchame. Estoy bien, aquí no corro riesgo, te lo prometo....sólo, deja que yo me encargue.-Le respondo en tono bajo. Y justo cuando los dos dejamos de hablar el altavoz del supermercado suena anunciando un nueva oferta y me maldigo por estar debajo de la bocina.

-Un momento, ¿Estás en el supermercado?, ¿Es una broma? ¿A salvo?.-Me pregunta en tono sarcástico. Maldita sea la señora del altavoz y su estúpida oferta de verduras.
Ya no sé que decirle, apuesto a que ya sabe en qué supermercado estoy, sólo hay uno cerca de nuestras casas.
-¡SHHH!.-Le digo. Puede que yo esté sola en este pasillo pero quién sabe donde esté él y con quién.-No quiero que reveles mi ubicación, Richard, en verdad, ¿Tu crees que no me preocupa que me estén buscando?, nisiquiera sé si lograré sobrevivir el día.....

El silencio invade nuestra conversación, lo que le dije demuestra el 85% de confianza que le tengo y que de seguro él me tiene a mí. Siento un nudo en la garganta que hace mucho no sentía, desde que en la secundaria me sentía mal porque la maestra me regañaba en frente de todos por entregar los trabajos incompletos, o sucios o terribles en redacción. Quiero llorar al recordad mi vulnerabilidad en esos momentos.
-Bueno....eso quiere decir que no confiaz en mí ¿Verdad?, tranquila, te entiendo, en estas situaciones tus amigos pueden ser tus enemigos, pero por lo menos yo no diré nada. Puedes estar segura de eso.-Me informa y yo por un momento siento un poco de confort de tener una ayuda.

-Gracias.-Respondo sincera-Pero Richard, no sé a dónde ir, tu lo has dicho ellos están en todas partes, ahora sólo estoy comprando cosas que me pidió mi padre y.....después no sé que haré.
-Mira, termina lo que estás haciendo pero no hables con nadie, en especial con hombres, Hawk tiene espías, podría ser cualquiera. Despúes, ve a la dirección que te mandaré por mensaje, es una estación de trenes suburbanos, te llevarán a cualquier parte del país, por una buena paga.-Me ofrece, podría ser una buena idea, no tengo nada que perder, mi vida está en mis manos.
-Gracias, de nuevo pero y luego ¿a dónde se supone que iré?.

-A la frontera, por lo que sé Hawk no se lleva bien con ése bando, pasa al otro país, quédate ahí unas semanas, te perderá el rastro, estoy segu-............
La conversación se corta y me asusto por un momento, veo mi telefono y está apagado, demonios, ya no tiene bateria, soy tan esúpida.
Me muevo por toda la tienda tan rápido que la gente me ve raro y trato de encontrar todo lo de la lista en menos de 15 minutos.

carlos1983
Rango9 Nivel 40
hace 11 meses

La situación padre , hija me tiene intrigado


#11

El regreso a casa fue toda una carrera, literal, creo que me pasé tres luces rojas por lo menos y estuve a punto de chocar más de una vez. Estoy tan alterada, puedo sentir el latido de mi corazón en la garganta.
Al entrar pongo todas las bolsas en la mesa de la sala y corro escaleras arriba.

-Arlett.-Escucho la voz de mi padre desde abajo, se supone que estaría dormido.
Rodo los ojos, ahora no es el momento.-¿Sí?.-respondo con flojera.

-Ven aquí de inmediato.-Responde con una gruesa voz que no había escuchado en varios años, creo que sólo la usa cuando está muy pero muy molesto. No sé que lo puede tener así, estaba bien antes de irme.

-Papá ahora no, tengo algo que.......
-Arlett Gionda baja en este instante.-Interrumpe, me ha llamado por mi segundo nombre, sabe que lo odio, nadie nunca lo había usado, excepto él claro. Como sea, no debe ser nada tan malo ¿o sí?.

Al bajar las escaleras lo veo sentado en la mesa de la cocina junto al teléfono. Oh dios......
-Llamé a tu escuela.-Dice y me maldigo por dentro, lo sabe, lo sabe. Maldición estoy perdida.-Quería saber tus calificaciones de este semestre.........me dijeron que ya no estabas inscrita hace dos años....¡QUIERO UNA EXPLICACIÓN!.-Grita.

La piel se me puso de gallina, esto no puede estar pasando y menos hoy. ¿Porqué dios? ¿Porqué?.
De repente la boca se me ha puesto seca y las manos me tiemblan, no puedo creer que siendo una adulta aún, logre ponerme a temblar como si tuviera 12 años. Mato gente a diario, cómo esto puede ponerme tan mal no lo entiendo.

-Papá....escucha.....p-pasó a-algo que.....-¿Ahora tartamudeo? ¿Enserio?.

-Juro que si me mientes, Arlett no volverás a ver la luz del día en mucho tiempo.-Me amenaza de una manera en la que doy un paso atrás. Y me siento pequeñita. No sé cómo explicarle, creí que me tendría que procupar por esto en un año o más. ¡No tengo nada!.

-Dejé la escuela porque....¡porque no me gusta!.-Lo suelto todo.
-¡¿QUÉ!?.....
-¡Lo dije! Odié estudiar derecho, es aburrido y no pude soportarlo.-Mi respiración comienza a ser más rápida y siento el sudor recorrer mi espalda. Tengo miedo de cómo pueda responder ahora.
De repente pega muy fuerte en la mesa con su palma y yo doy un respingo junto a otro paso hacía atrás. Está furioso, esto se saldrá de control. Lo conozco demasiado bien.-¿¡Cómo te atreviste a hacerlo!?, Me has mentido todos estos años, ¿qué se supone que haces en las mañanas entonces? ¿¡DROGARTE!? ¿ROBAR?, No te lo voy a permitir.

Y antes de que pueda reaccionar me suelta una bofetada con la fuerza para sacarme sangre de mi labio y tirarme al piso.
-¡¿Quieres terminar como los vagos?! En la calle, sin nada, sin familia.-Me grita al oído mientras yo sigo en el piso, con una mano sobre mi boca sangrante y lágrimas en los ojos.
Había olvidado el lado tan oscuro de mi padre, el que hacía que mamá y yo nos encogieramos cuando él estaba molesto, supongo que ahora sé de donde saqué el mío.

Justo cuando veo que alza la mano para volver a pegarme y yo cierro los ojos, la puerta se abre a la fuerza.
-¡ARLETT VAMONOS! Hawk.......-Es Richard, que se calla en cuanto me vé en el piso y a mi padre casi encima mío.

-¡¿TÚ!? Sal de mi casa ahora mismo.....-Grita mi padre pero Richard hace algo que le agradezco muy dentro de mí.

Se lanza contra mi padre y van a dar sobre una silla que se rompe al instante.
-¡¡Richard basta!!-Le grito pero ahora le ha propinado un puñetazo en la cara.-¡¡RICHARD!!.
-¿Qué pasá con usted? ¡Déjela en paz!.-Richard le grita y yo lo tomo de la camisa apartandolo.-Vámonos ahora.

Me toma de la muñeca y me jala, no sé que rayos está pasando aquí pero antes de salir y ver a mi padre tirado sujetandose la barbilla le grito un ¡Lo siento!. Nos metemos en el auto y Richard arranca muy rápido.
Mi labio me duele demasiado, aún sigue sangrando. No sé porque las cosas se pusieron así en un abrir y cerrar de ojos, esto es horrible, ahora no sólo tendré a Hawk tras de mí, si no que a la policía también, es obvio que mi padre demandará a Richard, por violencia, invasión a la propiedad y secuestro. Sin mencionar el odio que me tiene en estos momentos.

carlos1983
Rango9 Nivel 40
hace 11 meses

Vaya tensión has creado, muy buena la historia.


#12

Mi mente está apunto de estallar, no puedo procesar lo que acaba de pasar y no puedo dejar de preguntarme ¿qué hubiera pasado si Richard no llega? Supongo que aún estaría tirada en el piso sintiendome una basura de hija, la peor de todas sin duda......

Llevamos menos de 20 minutos en el auto y ninguno de los dos ha dicho ni una sola palabra, yo por mi parte no tengo nada que decir, no sé cómo explicarle lo que acaba de ver. El sabe que mi padre es muy callado y muy estricto pero nunca le conté que solía pegarme, o bueno ahora veo que aún se atreve. Puedo ver que sostiene el volante con un tanto de tensión, tampoco sé a dónde vamos, tal vez deba empezar por eso.

-...Y ¿a dónde vamos?-Pregunto timida. Él se limita a negar con la cabeza y yo espero la hora en que me conteste y se deje de tonterías.
-No puedo creer que antes de irnos de ahí le hayas dicho perdón.-Contesta pero eso no tiene nada que ver con lo que le pregunté hace unos segundos.-¿Porqué le pedirías perdón a alguien que te dejó el labio morado? ¿Qué pasa contigo? Tenías una perfecta oportunidad para hacerle una llave y dejarlo ahí tirado.

Me reclama, ahora que lo pienso yo también me pregunto porqué no lo hice, sigo sin entender, supongo que simplemente es porque es mi padre y nada más. No tengo el valor para lastimarlo, por lo menos no físicamente. Y mientras sea así es lo que siempre será mi debilidad.
-Richard.....él es mi padre, no puedo siemplemente lastimarlo.-Respondo con la mirada baja. Suelta un suspiro pesado y vuelve a negar con la cabeza.

-Y él si puede lastimarte ¿No? Arlett te he visto acabar con tipos lo doble de altos y fuertes que él, no me digas que no puedes porque es mentira.-Me dice. Es verdad, pero no entiende mi punto. He visto como trata a sus padres, nunca les ha hecho caso, nunca en la vida, no tiene conexión con ellos, no sé la razón pero es por eso que no puede entenderme.
-Tal vez tu no te lleves con tus padres, eso lo sé pero yo con mi padre tengo una conexión más cercana, el....es una autoridad, debe de haber un respeto. Y eso no siempre aplica para los hijos.

Frunció el seño y rodó los ojos. Yo sólo me quedé mirandolo, para él es una tontería todo esto, estoy segura que si esto le pasa, no se tienta el corazón y podría hasta matar a su padre. No sé si a su madre porque tiene una foto suya en su cartera, debe de tenerle un cierto cariño, pero así es él, nunca podrá ponerse en mi lugar aunque lo intentara.

Lo oigo dar un enorme suspiro.-Cambiemos de tema ¿sí?, escuché que Hawk mandó fotos tuyas a todos los puntos que tiene cubiertos, ahora conocen tu cara.....por eso no quise esperarme, sabía que estabas en casa.-Me informa y yo paso saliva, ahora estoy más preocupada que antes, no sabía que me había tomado fotos, pero claro, desconfía de todas las personas con las que trata, es muy listo.

-Creo que estoy perdida.-Contestó con tono irónico.-Richard, él me encontrará, tarde o temprano y yo.....
-Mejor que sea tarde.-Interrumpe con una sonrisa.-Tengo un plan, te llevaré con mi contacto, le debo unos cuantos favores pero nunca me falla, el punto es....que prometió ocultarte en la frontera y no estamos muy lejos así que ahí es a donde iremos.
No sé si sea buena idea, es decir, Hawk tiene problemas con los bandos de ahí y si se entera que me escondo con ellos el odio que me tiene se duplicará y la poca descencia que tenía se esfumará y entonces no sólo me matará, me hará sufrir.

Como no digo nada, el pone su mano en el stereo y sube el volumen, comienza a sonar "Billie Jean" de Michel Jackson, es una de mis canciones favoritas pero aún así no tengo el ánimo para comenzar a cantar o algo. Sólo me hundo en el asiento y me pongo la gorra de mi chamarra. Empiezo a oír cantar a Richard muy por lo bajo, jamás lo había oído cantar, nisiquiera sabía que le gustaba esa clase de música. Siempre que hacemos algún trabajo hay música Trap en inglés sonando antes de llegar al lugar.

-People always told me be careful of what you do, and don't go around breaking young girls'hearts.....Vamos creí que te gustaba esa canción.-Me da un empujón con su brazo, pero yo lo miro raro, nunca le había dicho que tipo de musica escucho.
-Y ¿Cómo sabes? nunca te he dicho.....

Interrumpe.-Haa bueno la semana pasada no encontraba mis audifonos y tu dejaste tu teléfono en el sillón cuando estabámos en el taller y digamos que vi un poco de tu música.-Se ríe, es increíble que haya tocado mi teléfono, yo nunca tocaría el suyo, es una regla que tenemos, por nuestra propia seguridad.
-Sabes que no puedes tocar mi teléfono Richard.-Lo golpeo en la pierna y vuelve a reír.-No es gracioso, te haré lo mismo haber si te gusta.

-Oye cálmate, no vi nada, sólo me puse los audifonos y tenías la música sonando, no es mi culpa....además no me importa que veas mi teléfono, adelante.-Lo avienta en mi regazo y yo lo miro fulminante.-¿Qué? Ahí está puedes ver lo que tu quieras.
Niego con la cabeza, todos los días me sorprende lo relajado que se toma la vida este hombre.

carlos1983
Rango9 Nivel 40
hace 10 meses

Tú manera de escribir hace que se entienda la historia a cada momento y además es interesante, ¿porqué no voy a leerla?. Ánimo


#13

Ya han pasado 2 horas desde que Richard me salvó de la furia de mi padre y nos adentramos en este camino tan largo hacia nuestra salida de las garras de Hawk. No hemos parado más que para comprar algo de comida y puedo ver a lo lejos como el sol se está metiendo, Richard me prestó el cargador de teléfono que tiene para el auto, lo conecté pero no quiero encenderlo del todo, quien sabe.....papá podría haber dado mi número a la policía y sería cuestion de que me llamase para obtener mi ubicación, o solamente papá me estaría llamando cada media hora para gritarme sobre lo que ha pasado. Y no estoy para eso ahora.

-¿Falta mucho?-Pregunto y Richard me contesta algo pero no logro entenderlo con el dulce que tiene en la boca. Así que se lo arranco de los dientes.
-¡Hey! Devuelvelo, tu tienes el tuyo.-Se queja pero yo lo miro seria esperando mi respuesta.-Ya te había contestado, falta una hora más o menos.....bueno ¿quieres darme mi dulce?.

Se lo regreso y me pongo a pensar en qué momento decidí soportar a Richard tres horas o más, aunque debo admitir que no ha estado tan mal como creí. Hemos escuchado música, un poco de la suya, un poco de la mía y un poco de todo, también platicamos un rato sobre nuestra infancia, nunca le habría contado todo lo que me pasó pero ya que vió la verdadera cara de mi padre tenía que hacerlo. A cambio el me contó su historia con sus padres, algo que jamás imaginé.
Es adoptado, hasta los 4 años estuvo en un orfanato donde lo trataban mal, no le daban bien de comer y no había juguetes. Cuando conoció a sus padres creyó que por fin tendría la familia que siempre había querido pero al conocerlos y con el paso de los años su padre no estaba del todo contento con él. No le ponía atención y dejaba que su madre hiciera todo el trabajo en casa, un día cuando cumplió 7 años, su madre le hizo un pastel y lo partieron juntos pero al llegar su padre a casa lo que quedaba lo tiró a la basura por enojo en su trabajo y Richard decidió salirse de su casa, donde conoció a chicos más grandes que le enseñaron a drogarse, robar y pasarla bien. Desde entonces le da un poco de dinero a su madre, nada a su padre y casi nunca esta en casa, al igual que yo con este tipo de trabajo.

-Oye mira, creo que ya llegamos.-Me dice, pero lo único que yo veo es un roca gigante tapando el camino.-Hace mucho no venía pero me acuerdo de esto.
-Bueno ¿y como piensas que vamos a seguir avanzando?.-Pregunto sarcástica.
-No lo hacemos ellos vienen por noso........
Lo interrumpe una metralladora en su cabeza, al igual que en la mía. Los dos por instinto levantamos las manos aún dentro del auto.
-¡Fuera!-Grita uno de los tipos.-Quiero ver sus manos y su rostro en alto.
-Escucha vengo con Argos, él sabe que vengo.-Anuncia Richard más relajado. Los tipos no parecen inmutarse pero igual salimos del auto.
-Bueno ya lo veremos.-Responde el tipo.

Rodeamos la gran roca para encontrarnos con el termino del camino, en donde a lo lejos se ve la valla de la frontera, tal vez a unos 150 metros. Caminamos otro par de minutos y veo la entrada hacia el subterraneo, su fortaleza está debajo del suelo, que raro.
Al bajar llegamos a una puerta de acero en donde los tipos tocan un cierto número de veces para que nos abran, cuando eso pasa hay más tipos armados, un salón y otra puerta aún más grande, así que nos sientan en el suelo sin decir nada.
Yo miro a Richard algo preocupada, el me devuelve la mirada con un susurro "Tranquila conozco algunos".
De repente se abre la gran puerta para dejar pasar a un tipo muy fornido, calvo, demasiados tatuajes para contarlos y un bigote que impone. Es Argos.

#14

-¡Argos! ¡Hermano! Cuanto tiempo.....-Se apresura a saludar Richard con voz demasiado alegre, no podría ser más falso.
El tipo se acerca a nosotros, no parece muy contento. Sus guardias le dicen algo al oído y él asiente aún sin decir nada. No sé que clase de trato hayan hecho pero espero que lo cumpla, no se ve de fiar.
Se aproxima ante nosotros, se agacha y encara a Richard. No se dicen nada hasta que de la nada Argos le suelta una bofetada a Richard, me quedo atónita, espero no lo repita conmigo, ya tengo la cara lo suficientemente moretoneada.
Richard suelta una risa.-Gracias, me lo esperaba, yo también te extrané.-Le dice pero no muestra ningún razgo.

Ahora me mira a mi y trato de ocultar mi miedo a recibir lo mismo.
-Me sigues debiendo varios favores y ¿ahora me traes a la chica que quiere Hawk?.-Por fin habla, su voz es gruesa, no tanto como esperaba pero ahora sé que no le caemos nada bien.
-Te dije, te los devolveré en cuanto pueda.....hermano, necesitamos esto. El pendejo de Hawk le tendió una trampa.-Me señala.-Todo lo que quiere hacernos es injusto y tú lo sabes.....por favor.-Parece que hablan como si yo no estuviera aquí, la manera en la que Richard suplica es un tanto extraña, jámas lo había visto suplicar.

Argos se queda pensando un buen rato pero termina accediendo con la condición de que hallemos la forma de safarnos de esto lo antes posible. Nos llevaron al cuarto de puertas enormes, al entrar el olor a marihuana inunda el ambiente, al parecer tienen aquí un huerto, hay por lo menos 40 personas trabajando, cortando, envolviendo y empaquetando.
-Ella es Hanna, les dirá donde van a dormir.-Señala a una chica bajita cabello rosa, unos 25 años, nos saluda y nos hace señas para que vayamos. Pero cuando vamos hacia ella Argos vuelve a detenernos.-Lo diré una vez, no pueden tocar una sola hoja de esas plantas, ninguna caja, nada. Si lo hacen creo que ya saben que les espera. No estoy jugando Richard.

-Claro, claro, no tocaremos nada, tienes mi palabra.-Responde Richard. Argos nos lanza una última mirada intimidande para después pasar de largo y salir por la gran puerta.
-Ey...¿Estás seguro de esto?-Lo tomo del brazo y le surro.
-Muy seguro, cálmate estamos a salvo.
El lugar parece una gran cueva, tienen ventiladores por todos lados y hace mucho calor, por un lado hay más caminos y escaleras, es como una auténtica fortaleza subterránea. Me alegra no ser claustrofóbica, alguien más ya se hubiera vuelto loco al no ver ventanas, ni sentir el aire fresco. Puedo notar un poco nervioso a Richard, hace mucho no lo veía así, salvo el día en que secuestramos a un tipo en plena mañana, en el medio de una multitud, casi no la contamos, cuando entramos en el auto Richard miraba para todos lados y le temblaban las manos.

-Bueno....Bienvenidos, ustedes deben ser Richard y....¿Arlett?-Se nos acerca la chica que nos llevará a nuestros cuartos o a dónde sea que dormirémos. Parece alguien muy alegre, supongo que inhalar tanta hierba puede dejar a alguien así, o quizá sólo ella es así siempre, no lo sé.-Vengan, les diré donde dejar sus cosas.
La seguimos por unos pasillos largos y algo estrechos donde casi no hay luz y hay tierra por todos lados, hasta que llegamos a un cuarto de tamaño mediano donde hay tres literas, los colchones son algo delgados y no hay almohadas, también hay un ventilador. Por lo menos no morirémos de calor.
-Sus camas son las últimas, de este lado duermen otros chicos, son buena onda, se llevarán bien.-Nos informa y yo le regalo una sonrisa tímida de agradecimiento, al igual que Richard.-La cena se servirá en una hora por si tienen hambre....Ah y luego de eso siempre festejamos, están invitados.-Sonríe.-Bueno me tengo que ir, ponganse cómodos, nos vemos.

La chica se pierde en la oscuridad y por fin puedo exhalar, al fin un momento de paz.
-Richard, ¿cuánto tiempo crees que tenemos antes de que nos hechen de aquí?.-Pregunto rompiendo el silencio. Es lo que más me preocupa, no conozco para nada a esta gente.
-Hmm....-Respira fuerte y se acuesta en la cama.-No sé, supongo que dos semanas, máximo tres.
-No es mucho tiempo, ¿Cómo harémos para resolver todo esto?, ¿Cuando salgamos a dónde iremos?, ¿Que se supone que ha....
-¿Quieres calmarte?, acabamos de llegar, relájate, por ahora todo está bien, ya pensaremos en eso.-Me calla y se pone su suéter en la cabeza. No entiendo como no le preocupa todo esto, olvidaba que su vida no es la que peligra, si no la mía.

#15

Pasada una hora y media despierto en la cama de arriba al oír como unos chicos entran en el cuarto riéndose y me levanto de inmediato.
-¡Shh! Oh...lo siento si los despertamos, deben ser los nuevos.-Dice uno de ellos disculpándose. Parecen los típicos chicos que se ríen hasta porque empiece a llover, espero nos dejen dormir.

-No se preocupen, de todas formas ya debíamos levantarnos, ¿Ya es la hora de la cena?.-Pregunta Richard mientras se levanta de la cama y me hace un gesto para que baje. Así que eso hago, me muero de hambre, creo que podría desmayarme.
-Si, sólo veníamos a dejar nuestras cosas, eh....soy Carlos.-Nos da la mano.-Ellos son Walter, Yess y Kurt.
Todos levantan la mano para saludar y hacemos lo mismo.-Yo soy Richard y ella es Arlett.-Se adelanta y yo sonrío.

Caminamos por los angostos pasillos, bajamos unas cuantas escaleras y por fin llegamos al comedor, un salón muy amplio, todos están sentados y se escucha como están hablando de diferentes cosas al mismo tiempo. Si no fuera porque hay personas creería que se trata de un hormiguero, me siento como una de esos insectos ahora.
Carlos nos señala la cocina, donde hay una fila para servirse la comida.
-Creo que subestimé este lugar....tienen de todo.-Le susurro a Richard mientras la fila avanza. ¡Hay un buffet! creí que nos servirían puré y sobras o algo así.
-Claro que lo tienen todo ¿Olvidas cuánto dinero deja vender marihuana?.-Me responde. Es cierto, en el taller de armas había ciertos días en los que un chico llamado Ben nos vendía, algo caro, pero era de la buena. Al día debe juntar más de $500 estoy segura.

Nos servimos y no nos queda otra que comer junto a nuestros roomies. La comida es de calidad y muy rica. Espero no verme tan desesperada, ya me he acabado medio plato.
-Y....¿Ustedes son novios?.-Oigo preguntar a Yess y Richard casi se ahoga con el agua, al igual que yo con mi pierna de pollo.
-No haha, sólo somos amigos.-Contesto mientras él sigue tosiendo y Carlos le pega en la espalda.
Yess nos mira a ambos y suelta una risita.-Ah, perdón es que...bueno vi que llegaron juntos.
Nos han dicho eso tantas veces que siempre nos da mucha risa, jamás sería novia de Richard y él tampoco sería mi novio. Pero nos entendemos muy bien, somos como dos almas gemelas, es más que mi mejor amigo, es como mi hermano. Haría cualquier cosa por él.

Terminamos de cenar y Yess nos recuerda que hay una fiesta cada noche, hace tanto que no me divierto, así que decido seguirla al igual que Richard.
Entramos a otra habitación llena de luces, humo(Marihuana claro), música y una barra de tragos.
Me vuelvo hacia Richard.-Olvidas que no traemos dinero, ¿cómo pagaremos lo que bebamos?
-Traigo unos cuantos billetes, no es mucho pero....espero que alcancen.-Hace una mueca y en eso Carlos se interpone ante los dos y toma el dinero.
-¿Que hacen con....20 dólares?.-Pregunta riéndose y se los devuelve a Richard.
-Veremos con cuánto nos alcanza para unos tragos.-Informo.
El se ríe aún más fuerte, juraría que ya está medio tomado, pero no lo he visto con algún trago, acabamos de llegar.
-Aquí todo es gratis amigos, la cerveza, vodka, tequila, el perico, la marihuana....¡disfruten!.-Nos empuja, ¿será verdad?

Lo comprobamos al acercarnos a la barra y pedir algunos tragos sin que nos cobren nada.
Nos sentamos en una mesa junto a Carlos y Yess, todos están hasta el tope bailando como locos y fumando tanto que parecen locomotoras. Yo amo emborracharme, es obvio que me ayuda a tomarme todo a la ligera y olvidar mis problemas por un momento y lo necesito muy enserio. Fumar, bueno digamos que no soy fan, puedo hacerlo pero no lo disfruto mucho que digamos.
No lo pienso más y me bebo el vaso mediano de vodka en menos de 3 segundos. El ardor recorre mi garganta y me sacudo un poco. Que sensación.
-Wow, tu sí que tenías prisa haha.-Yess se burla y yo también. Richard también ya se ha acabado su vaso. Lo conozco, pedirá 2 rondas más, hacemos esto todo el tiempo.
-¡Hey! puedes traerme otra ronda....-Grita, lo sabía.-Mejor que sean dos.

Llegadas las rondas brindamos por la "Buena Venta de hoy" junto a los demás y de un trago nos lo bebemos todo. Creo que han pasado 45 minutos ya llevamos más de 5 rondas, todo me da vueltas y de repende la mala música se convierte en buena, tanto que me dan ganas de bailar. Desde el centro de la pista puedo ver a Richard riéndo a más no poder desde la silla y a Carlos junto a Yess a punto de besarse, son taaaan lindos.
Mis movimientos son torpes, no me importa me siento genial, eso hasta que doy un mal paso y me caigo, no puedo creer lo torpe que me veo, así que me rió aún en el suelo.
Una mano me levanta y yo acepto.
-HAHAHA Espero no hayas vistu eso amigooo.-Le digo mientras me pongo en pie. Es un chico guapo que me sonríe, pero que suerte tengo.
-Bueno...todos lo vieron.-Me dice, no puedo creer que su rostro sea tan perfecto.-Pero ¿estás bien?.

#16

Asiento con la cabeza y el me sonríe. Cuando miro hacía Richard esperando verlo reírse de mi por lo que pasó está sentado, solo que hay una chica que no había visto hasta ahora sentada sobre sus piernas y besandolo con tanta pasión que podría ver su lengua desde aquí. Bueno sabía que pasaría eso, Richard siempre consigue a alguien antes que yo ¿cómo lo hace? a cualquier fiesta que vayamos trato de ganarle y conseguir a un chico pero por alguna razón él siempre me gana.
-¿Quieres ir por otro trago?.-La voz del chico en mi oído me vuelve a la realidad. Le sonrío y me guía hasta aquella barra, yo chocando con todas las personas y viendo el piso moverse de un lado a otro.

No sé que me ha pedido pero en cuanto ponen el vaso frente a mí me lo bebo de un sorbo. Para que esperar, la noche es íncreible, la música es muy movida y hay un chico demasiado guapo a mi lado, al diablo todo.
-Tu si que te diviertes HAHA.-Se ríe.
-Ess lo que se hace, ¿no?.....eh....te han dicho que tienes unos ojos herrrmosos....-Lo dije o lo pensé, no tengo idea.
El chico se bebe también su vaso y pide otra ronda.
-No te había visto por aquí, pero yo lo sé todo.....así que vienes con Richard ¿eh?.-Me pregunta. Woah, si que lo sabe todo, debe ser uno de esos espías haha.

-Si, ése idiota me trajo hasta aquí....pero es mi mejorr amigo.-Arrastro las palabras sin que pueda evitarlo.-Y gracias a él hoy conocí a un aangeel......
-¿Así que no es tu novio?.-Me pregunta. Yo hago un gesto de negación y me bebo el otro vaso de un trago.
Cuando me volteo, sus labios chocan contra los míos de una manera salvaje, pero era lo que esperaba, mis piropos tenían que servir de algo.
Me toma la mano y yo me dejo llevar, sobre todo porque no creo que pueda mantenerme de pie yo sola. Bajamos unas escaleras y la música se va apagando, llegamos a un cuarto un poco más grande y con dos camas solamente. Me tira y yo me rio. Volvemos a besarnos y siento sus manos quitarme la blusa sin despegarnos, el techo da un poco de vueltas.
Se quita la camisa, tiene algunos tatuajes, creo que es un dragón.
Terminamos de quitarnos la ropa, o más bien él termina de quitarmela a mí y lo dejo llevar el control de las cosas porque sinceramente ya no tengo muchas fuerzas y no puedo controlar mis movimientos, de repente puedo sentirlo dentro de mí una y otra vez, todo se vuelve negro de un momento a otro.
******************
Demonios, mi cabeza va a estallar, nisiquiera puedo abrir mis ojos, pero que peda debió ser la de anoche, creo que Richard me trajo hasta el cuarto, sólo espero que no haya vomitado en la pista de baile, no llevo ni un día aquí, todos me odiarían.
Cuando abro los ojos y me quito la sábana de encima veo que para nada es el cuarto donde nos quedamos, no hay más literas, el cuarto es más grande pero que.....no puedo creerlo estoy desnuda, no puede ser, no puede ser, maldita sea.
¿Con quién pude haber terminado anoche?, no recuerdo nada, estaba en la pista de baile pasandola bien, Richard se reía de mí y luego....luego....¡no me acuerdo!
Me apaniqueo en exceso, busco mi ropa lo más rápido que puedo y me la pongo, no quiero salir, no sé quién haya sido ¿y si todos lo vieron? Ay dios.
Necesito urgentemente una pastilla para el dolor de cabeza, no me deja pensar, ni recordar nada.

#17

En el trayecto me topé con varias personas y en vez de preguntarles el camino de vuelta sólo bajé la cabeza y evité mirarlos a los ojos. Nunca se sabe, tal vez estuvieron en la fiesta de anoche y me vieron hacer lo que sea que hice.....
Cuando me sentí más perdida que nunca choqué con Hanna, la chica que nos recibió el día de ayer.
-¡Hola! ya no los había visto.-Me saluda y yo le sonrío nerviosa.-¿Y Richard?.
Me pregunta y yo veo esto como una oportunidad para que me lleve al cuarto de una vez por todas.
-Lo estoy buscando, por cierto ¿sabes donde está nuestro cuarto? Buscaba el baño pero ahora no sé como regresar.-Miento intentanto escucharme lo más sincera posible.
Hanna comienza a reír.-Ay chica, estás a unos metros, sólo sube esas escaleras y es el primero.
Le agradezco y me lanzo lo más rápido que puedo. En cuanto entro, veo Richard cabizbajo sentado a la orilla de la cama, claro sabía que no estaría preocupado por mí.

-Arlett, demonios ¡¿Dónde estabas?!.-Salta.-Pudo pasarte algo en cualquier momento, ¿dónde dormiste?.-Me grita. Al parecer sí se preocupó por mí, esperaba que él supiera donde porque ni yo lo sé.
-No tengo idea, se supone que tú estabas para cuidar de mí, sabes como soy cuando estoy borracha ¿en qué quedamos?.-Me siento y me toco la cabeza, este dolor me está matando.
-Oye tu dijiste que necesitabamos este día, me emborraché tanto o más que tú, no puedes reprocharme nada.-Responde.

Richard era mi única esperanza, el iba a decirme todo lo que pasó anoche, ahora que sé que estuvo igual que yo seguarmente no recuerda nada después de la 3ra copa. No sé a quien preguntarle, nuestros roomies no están y no creo que se hayan fijado mucho en mí ni en mis acciones.......pensandolo bien puede que nadie recuerde exactamente lo que yo hice, ¿porqué deberían? quizás sólo estoy exagerando un poco, no es la primera vez que pierdo la conciencia por beber y acostarme con un chico al que conocí en una fiesta.
-Como sea, dame una pastilla.-Le ordeno y me la da de inmediato, siempre hacemos esto.-Entonces....¿qué recuerdas de anoche?.
Después de pensar unos minutos me responde.-No sé, estábamos en la mesa, pedimos unas copas, brindamos, pedí otras rondas y tú comenzaste a bailar rídiculamente en la pista luego....una sexy chica se sentó en tu lugar y nos besamos, lo normal.-Suspira.-Luego ya no te vi, llegué al cuarto con esta chica y pasó.

Sabía que Richard no recordaría nada que no fueran unas grandes boobs en sus ojos, estoy perdida.
Decido dejar eso a un lado por un momento y decidimos bajar a desayunar, de cualquier forma me acordaré en algún momento. Al llegar vemos a nuestros roomies muy normales, no parecen tener resaca.
-Que fiesta la de anoche ¿no? ¿que les pareció?.-Nos saluda Kurt y antes de que tomemos asiento Richard me jala hacía el buffet. Me sirvo algunos huevos revueltos, pan y jugo de zanahoria.
-De hecho muy buena, todos se saben divertir.-Responde Richard cuando nos sentamos y se lo agradezco, yo no sé que decir sobre anoche. Miro hacía Yess que está platicando con Carlos, me pregunto si ella habrá visto al chico de anoche, quiero decir, ella no tomó más de dos copas, o en eso me quedé.
Me aclaro la garganta.-Eh...¿Yess?.-Digo en susurro pero ella no me oye por las risas que suelta.-Yess.-insisto aún sin respuesta.-¡Yess!.
-Oh lo siento haha, este tipo que me hace reír, ¿que decías?.

-Tú.....¿me viste anoche?.-Pregunto nerviosa esperando no recibir una carcajada como respuesta.
-Claro que sí, te movías muy bien en la pista.-Me empuja con el codo al mismo tiempo que sonríe. Genial, ella me vió y lo del chico no tardó mucho en pasar después de eso supongo.
-Si haha y....¿recuerdas al chico que estaba conmigo?.
-¿Te refieres al chico que te levantó cuando te caíste?.-Me pregunta, ¿a caso me caí? diablos que horrible, seguramente no sólo ella me vió, que vergüenza.
-Si ése.
-Ah sí, era Mark, ¿Porqué, te gusta?.-Me pregunta y yo trago saliva pero no respondo.-Tranquila, no te culpo, es muy guapo, lástima que sea de seguridad, es muy difícil llegar a ellos.

#18

Esa misma tarde comenzaron a llegarme flashbacks de la fiesta de anoche, mi memoria comenzaba a recobrarse, resulta que no hice nada malo como yo pensaba, literalmente el ama me regresó al cuerpo. Mark el tipo con el que me acosté si es demasiado guapo, Richard me dijo que es de seguridad y su puesto está en la parte de afuera, sólo viene a las fiestas y a dormir claro.
Así que decidí no darle mayor importancia, ahora que sé como pasó todo.
***************************************************************************

Ya ha pasado más de una semana, Argos decidió darnos una tarea muy sencilla, sellar las cajas con la droga, no es difícil obviamente, al menos nos mantiene ocupados. Tanto tiempo aquí me ha puesto a pensar, ¿qué hubiera pasado si no salgo de casa? ¿estaría ya muerta? No lo sé pero lo más probable es que sí, quiero agradecerle a Argos por dejar que nos quedemos, creo que le debo una muy grande.
Richard me pasa otras tres cajas y me saca de mis pensamientos.
-Recuerda, sólo la parte de arriba.-Me dice y las cajas van a dar al rincón con fuerza.
-No las avientes así, si se abren estamos muertos.-Eso fué lo que nos dijeron "Sólo están aquí de invitados, si abren, tocan, huelen una de esas bolsas aunque sea por accidente yo mismo me encargaré de que no vuelvan a ver la luz del día". Con esa última frase tenemos para estar lo bastante asustados y cuidar cada una de nuestras acciones.

Pasamos por lo menos otras dos horas haciendo exactamente lo mismo, pasar, sellar, acomodar, una rutina que sinceramente ya me ha puesto tensa de todos los músculos de mi cuerpo, inclusive Richard que está haciendo movimientos con su cuello y hombros cada que me pasa más cajas.
-Momento, momento, momento.-Se queja.-Necesito estirar.....me.
Hago lo mismo y mi cuello truena horrible pero descanso.
-Que te parece si vamos a comer algo.-Propone.-Si estoy un segundo más ahí sentado creo que me partiré a la mitad, no es juego.
Le sonrío y asiento. Nos dirijimos a la puerta pero alguien nos detiene.
-¿A dónde creen que van?.-Choco con un tipo que nunca había visto.-Yo veo por allá otra docena de cajas sin el sello.

Richard y yo nos miramos sin entender quién es y porqué nos da ordenes.
-Argos me envío para ver como iban, ya llevan haciendo esto un buen rato, deberían saber que no salen hasta que todas estén selladas y acomodadas.-Como si no lo supiéramos aún, el tipo cruza los brazos y decidimos volver a nuestros asientos. Richard y yo sabemos que lo último que queremos es provocar problemas, así que no decimos nada hasta que lo vemos salir por la puerta.
-¿Quién coños es él?.-Pregunto ofendida.
-No lo sé, a ése si que jamás lo había visto.
Comienzo a odiar este lugar poco a poco, recibimos amenazas todos los días de tipos diferentes que nisiquiera sabemos quiénes son, que hacen y porqué pretenden matarnos, degollarnos y descuatizarnos si no hacemos lo que nos piden. Quiero volver a mi vida de vez en cuando pero la vocecilla me recuerda que nos acogieron aquí sin dar nada a cambio, que mi padre quiere matarnos también por si fuera poco y que tan pronto ponga un pie fuera de aquí, Hawk me volará la cabeza y sabrá que pretenda hacer con mis restos.

Resignados a ir por algo de comer volvemos a nuestro "Trabajo".
No es sino hasta pasadas las seis de la tarde cuando por fin terminamos y puedo jugar que necesitaré terapia para volver a enderezarme, me duele todo, Richard casi se desmaya un par de veces y es que hoy hemos tenido más trabajo de lo habitual, pensamos que hay pedidos especiales porque no hay otra razón para esto.
-Sabes, si llegamos al comedor y de repente no me ves, será porque he muerto en mi asiento, te lo digo.
Me rió, no me sorprendería que me pasara lo mismo estamos exhaustos.
Al llegar al comedor casi no hay nadie, la hora de comer fué hace dos horas, supongo que nos dejaron las sobras.
Me sirvo lo que hay y comemos como si no hubiése un mañana hasta quedar casi dormidos en la mesa. Tuve que llevar a Richard a rastras al cuarto, lo aviento en su cama y me subo a dormir yo también, no me molesto ni en quitarme los zapatos.

#19

Siento movivimiento alrededor mío, deben ser como las cinco de la mañana, no he dormido lo sufiente y me siento rara a la vez, muy pesada diría yo.
Cuando hago un esfuerzo sobrehumano por levantarme y quiero abrir los ojos algo me lo impide, por un momento me siento cegada, veo todo negro y siento que algo me rodea la cabeza, pero ¿qué rayos?.....
-Con cuidado, están despertando, traiganlos rápido, Argos no tiene todo el día.-Escucho susurrar a mi derecha una voz masculina.
Intento quitarme lo que traigo en mis ojos pero mis manos parecen pegadas, no puedo moverlas, mis piernas están en la misma situación, trato de gritar pero al parecer también mi boca está inmóvil. No entiendo nada, el sentimiento de desesperación recorre todo mi cuerpo y mi respiración se vuelve tan rápida que comienzo a moverme de un lado a otro.
Siento manos que me sujetan fuerte los hombros y las piernas, acto seguido me bajan y mis pies descalzos impactan contra el suelo frío.

Antes de que vuelva la oleada de desesperación a mi ser escucho quejidos iguales a los míos, es Richard, trata de safarse con todas sus fuerzas, su respiración se oye más fuerte y sus movimientos son bruscos.
-No hay tiempo, carguenlos.-Vuelvo a escuchar.
Al sentir una mano sobre mi cintura mis reflejos actuan y doy un golpe con uno de mis codos, creo que le di directo en la cara.
-Hija de.....Ahg.....-Se queja aquél tipo y yo con saltos me hago para atrás hasta chocar con pared.
-Ya bastade juegos idiotas, ¡traiganlos!.

Forcejeo un poco más de lo normal pero no puedo hacer nada, siento tres pares de manos sujetarme y levantarme hasta ponerme en la espalda de uno de ellos, la sangre me sube a la cabeza y me mareo.
No sé a donde nos llevan, no sé que está pasando....¿será que hicimos algo mal con las bolsas de marihuana? ¿Rompimos alguna regla en específico? ¿Quizas olvidamos sellar una de las cajas?....y sí....no, no puede ser, Argos nunca nos traicionaría, él parece muy rudo pero buena gente y....que tal que....no, no creo que se haya liado con Hawk, Richard dijo que llevaban varios años de rivalidad, es imposible.....
De repente mi espalda toca el suelo, me mareo y la sangre comienza a bajar de nuevo a todo mi cuerpo.
-¿Y ahora qué?.-Pregunta uno de ellos.
-Nada, esperamos órdenes, no quiero que se escapen, hagan lo que tengan que hacer.-Replica otro.-Estén atentos, cierren con llave.
Escucho movimientos y luego cerrar una puerta, mi respiración se ha tranquilizado lo suficiente como para que pueda pensar con claridad. Me viene una idea a la cabeza, en todo el suelo hay polvo y se siente agrietado, lo único que tengo que hacer para liberar mis ojos es rasgar mi cabeza contra el suelo.

Y así lo hago, en unos minutos vuelvo a ver y siento como la venda cae hasta mi cuello al igual que mi cabello cae sobre mi cara.
Estamos en una bodega, con un portón de metal, está algo oscuro, con trabajos me volteo y veo a Richard arrinconado a mi lado.
Hago quejidos para que trate de voltearse y lo golpeo con mi rodilla en la espalda.
Richard se voltea con trabajo y niega con la cabeza junto a unos quejidos que no entiendo en lo absoluto.
Sin pensarlo dos veces con mis pies me contociono lo más que puedo y le quito la venda de los ojos. La de la boca es mucho más difícil, es cinta negra, no tengo nada para romperla, nisiquiera mis manos.
Me mira y luego a todo el lugar.-Mmm...mmm.....mmm...mmm.-Escucho de su parte pero no puedo entenderle, así que niego con la cabeza. Es inútil.
Así pasamos vario tiempo, calculo que más o menos 45 minutos, hacemos todo lo posible por intentar safarnos de alguna manera pero nos han atado muy bien, mejor de lo que yo esperaba.

#20

Escucho que alguien se acerca hablando con otras personas, la puerta se abre y yo miro a otro lado por el hecho de que nos hemos quitado las vendas de los ojos sin que ellos nos vieran.
-Está el camión listo.-La voz gruesa que conozco de hace algunas semanas resuena en el pequeño cuarto. Es Argos, no lo puedo creer.
Alguien activa el mecanismo de la puerta de metal que se abre dejando entrar los primeros rayos de sol naranjas.
Argos nos mira a ambos, puedo escuchar la respiración pesada de Richard, está furioso y no puede hacer nada más que eso para mostrarlo.
-Escuchen....lamento lo que voy hacer ahora, tienen que comprender que no tuve elección, Hawk me ofreció una cantidad impresionante de dinero por entregarlos, dinero que cubre las deudas que me debes Richard y más. Por lo tanto no tengo mayor intención que esa, no lo tomen personal chicos, mi gente me importa más que nada, y ustedes....bueno, están como invitados y no pienso arriesgarlo todo por mantenerlos vivos unas cuantas semanas más sabiendo que saldrán de aquí para morir de todas formas.-Sus palabras entran en mi cabeza, tiene razón, todo este tiempo hemos estado posponiendo nuestros destinos, en especifíco el mío, soy yo quien debería estar sola aquí, no Richard.

Hago un esfuerzo sobre humano para hablar y que Argos se de cuenta de eso, me muevo, pataleo y hago gemidos muy fuertes.
-¿Quieres decir algo Arlett?, adelante.-Me mira y luego al tipo que tiene a su lado, quien se inclina hacía mí, toma la esquina de la cinta en mi boca y la remueve tan rápido que siento mis labios irse con él.
-Ahhhh.-No puedo evitar soltar mi quejido, todo alrededor de mi boca que arde como el infierno, pero no debo concentrarme en eso.
-Estoy....estoy de acuerdo Argos, pero Hawk sólo me quería a mi desde un principio, por favor, por favor, deja a Richard quedarse.-Le imploro y Richard comienza a moverse muy bruscamente a mi lado, soltando quejidos de desconformo.

-Lo siento pero aunque no lo creas, Hawk pidió al idiota del complice, no me preguntes porqué, sólo lo hizo y no pienso quedar mal. En el pasado él y yo teníamos el mismo poder, por eso peleamos durante tantos años, ahora su fortuna rebasa el triple que la mía......conoces el dicho, si no puedes con el enemigo.....únetele.-Sonrió e hizo un gesto para que me volvieran a poner cinta nueva en la boca, no sin antes insultarlo en tantas formas que ni yo sabía que podía.
Nos meten en la parte trasera de un camión viejo, supongo que para no levantar sospechas y cierran, todo está oscuro y hace mucho calor, no puedo hacer más que sentarme y esperar la hora de mi muerte.
Pasa algún tiempo, no puedo saber el exacto pero calculo que una hora tal vez, aún no topamos carrertera porque los baches siguen y siguen y no escucho las llantas de otros vehículos cerca.

Richard está dormido, desde que estamos aquí estuvo tratando de safarse de alguna manera, chocaba contra un lado, contra el otro, rodaba, intentaba saltar y renegaba. Ahora sólo escucho su respiración suave, ojalá yo pudiera dormir un poco también pero no puedo, imaginar que pasará cuando lleguemos allá me pone nerviosa, eso y también pensar en mi padre, ¿Seguirá buscandome? ¿Seguirá odiandome? no lo sé, supongo que sí. Yo lo extraño demasiado, viví 22 años junto a él, pasamos buenos y malos momentos y lo último que vi de él no arruina todo lo demás, lo quiero, de verdad y pensar que va tener que llorar mi muerte sólo me rompe el corazón, cuando sucedió lo de mamá estabamos juntos, apoyandonos, ahora no será así, sólo espero que lo resista.
Lágrimas brotan y caen por mis mejillas, me permito llorar fuerte porque está oscuro, Richard dormido y puedo desahogarme como hace semanas que estaba deseando hacerlo.

De repente oigo un ruido venir de una de las esquinas, como si alguien hubiera tropesado con un bote de metal, pero no veo nada, supongo que es por los movimientos bruscos del camión.....ahí está otra vez, pero Richard está aquí a lado....
Entonces mi corazón comienza a acelarse, oigo pasos que vienen torpemente hacía mí, no puede ser me estoy volviendo loca, no puede haber alguien más aquí.
-¿Por...porqué lloras?.-Me sobresalto al oír una voz masculina joven, como de un niño, tal vez más grande. No respondo, me da miedo, esto debe de ser una broma, una voz fabricada por mi mente, si eso es....

Escucho otro ruido y siento una mano tocar mi mejilla, grito internamente y me hago para atrás hasta sentir a Richard en mi espalda, él se sobre salta y se queja pero no me muevo.


#21

-No quise asustarlos.-Contesta la voz de inmediato. Es real, hay un chico en el mismo lugar que nosotros, pero como es posible que se haya mantenido callado tanto tiempo, llevamos aquí una hora y media tal vez.
Entonces vuelvo a sentir su mano en mi mejilla, pronto estoy liberada, puedo hablar y Richard también.
-¿Quién...quién eres?.-Pregunto antes que otra cosa.
-Soy Edson ¿y ustedes?.-Contesta el chico pero no puedo ver otra cosa más que su silueta a mi lado, los unicos rayos de luz que entran aquí es por la rejilla de la cortina de metal.
-Un segundo.-Me calla Richard.-Mejor dicho, ¿qué haces aquí?.
El chico no dice nada por algunos segundos.-....Creo que lo mismo que ustedes....estoy secuestrado.
Su respuesta me congela, es un niño, no puede tener más de 14 años espero. Y si está aquí con el mismo propósito que nosotros es horrible, odio esta parte del trabajo, por eso mismo no mate a la niña aquella vez en esa casa, podrás hacer lo que quieras con viejos enormes que deben cosas, que han hecho cosas o que provocan cosas pero no puedes meterte con niños, ellos no entienden muchas de estas cosas, no es justo.

-¿Cómo?.-Richard pregunta desconcertado.
-Sí bueno...se supone que por eso están aquí ¿no?.-Responde el chico pero está claro que ambos no sabemos que contestar.-Lo digo por como están amarrados y por como los metieron a la camioneta.
-¿Pero a ti porqué te secuestraron?-Pregunto.
-Si yo les digo porque, ustedes me dirán también porque los secuestraron ¿trato?.
-Que conveniente...-Dice Richard y yo lo golpeo rápido para que se calle.-¡Eso era mi ojo genia!

No le pongo atención a su reclamo.-Trato....pero tú primero.-Sonrío aunque no me vea.
-Bueno.-respira.-Tengo una teoría. Yo molestaba a un chico en la escuela, se llama Cedrick, lo molestaba porque decía que tenía mejores cosas que yo, pero no es cierto, yo sé que todos lo que tenía era robado, sus teléfonos y videojuegos, todo. En la escuela eso se rumorea. Ayer me dijo que su tío sabía lo que yo le decía y que vendría por mí para ponerme en mi lugar....y bueno creo que sí lo hizo.
Edson nos cuenta muy calmado su teoría y estoy segura de que está ansioso por escuchar la nuestra porque no oigo ni un ruido más aparte de su silencio.
-¿Y por qué dices que es una teoría? ¿No fué eso lo que pasó?.-Arremete Richard, olvidaba que no le caen muy bien los niños.

-Pues porque no le creo nada a ése niño ¡Duhhh!.-Le contesta y yo me rió por lo bajo.-Pero ahora digánme su teoría.
-No es teoría niño, estamos aquí porque asesinamos a varias personas muy cruelmente.
-¡Richard!
-Y también porque ella no pudo matar a una persona importante para el tipo ése, ¡el mismo que te pondrá en tu lugar!
-¡Richard ya basta!.-Le grito en susurros porque a pesar de que hay mucho movimiento los conductores deben traer las ventanas abajo y en cualquier momento nos podrían escuchar.

-Entiendo, pero, que tan necesitados de dinero deben estar para matar a gente, o peor, que tan malos deben de ser para que hagan un trabajo pero lo hagan mal HAHAHAHA.
-¡Ven aquí pequeño desgraciado!.-Richard intenta alcanzarlo pero no puede ver nada hasta que cae y comienza a rodar por el movimiento.
-¡Calmense! ¡Nos van a escuchar!....ya basta...Richard, Edson.-Edson está muriendo de la risa y Richard no puede volver a sentarse.
-Deberías agradecerme, sin mí, aun estarías con la boca tapada.-Vuelve a reír y yo me pongo más nerviosa, en cualquier momento vendrán y les pondrán una páliza que no quiero ver.
-Yo no estaría tan feliz amigo, si estás aquí con nosotros quiere decir que te matarán de igual manera.-Contesta Richard y Edson al escuchar eso ya no ríe más.

-No es cierto Edson, no morirémos, estarémos bien.-Me apresuro a decir.-Te lo prometo, tranquilo......¿cuántos años tienes?.
-Once, pero eso no les interesa, me matarán de igual manera ¿no?.
-No claro que no, él sólo lo dijo para asustarte. Es un idiota, créeme.

En la siguiente media hora Edson me contó algunas cosas sobre su vida, resulta que va en una de las mejores escuelas privadas de la ciudad y su familia posee mucho dinero, así que no me preocuparía por él, estoy segura de que su familia pagará una gran suma de dinero porque no le pase nada y regrese sano y salvo, por eso no lo ataron, ni lo golpearon, hasta le dieron botella de agua y galletas que más tarde compartió conmigo y yo a escondidas le di a Richard que obviamente no se cayeron bien y Edson se negó a compartirle algo.
Por mi parte le dije algunas cosas irrelevantes sobre mí, mi padre y mis motivos por entrar a este tipo de trabajos, le pareció interesante pero intentó convencerme de que había otras maneras de ganar dinero, le dije que tenía razón y que si salía de esta buscaría empezar de nuevo, así que espero cumplirlo.

De un momento a otro me quedé dormida, no fué hasta que sentí que la camioneta paró de golpe cuando volví en sí. Habíamos llegado a nuestro destino.....literalmente nuestro destino final.

#22

Mi estómago da un salto y tomo la mano de Richard con fuerza por instinto, estoy sintiendo el verdadero miedo, mi corazón lo siento en la garganta, puede que me dé un infarto no lo sé.
Richard respira de una manera muy rápida, sé lo que eso significa, está ideando un plan de escape pero no funcionará, no aquí con tanta gente con armas listas para disparar a cualquiera que salga corriendo, no duraríamos ni dos minutos, no hay escape.
-Escuchame, creo que podemos......
-No Richard, no funcionará y lo sabes.-Lo interrumpo pero al hablar siento un nudo en la garganta muy fuerte que amenaza con hacerme llorar. No lo permito y respiro muy hondo tratando de controlarme.

A mi lado está Edson que ha comenzado a temblar de un momento a otro, debe sentir lo nerviosos y asustados que estamos, no sé que decirle, no sé cómo tranquilizarlo. Ahora nisiquiera sé si él sobreviva, que tal que le di seguridad en vano, que tal si Hawk si planea hacer algo con él, maldita sea no lo sé, en este momento todos estamos vulnerables.
Sentimos movimiento en la parte delantera del camión y entonces se abren las puertas, la luz entra por mis ojos y acto reflejo los cierro al instante. El sonido de armas cargadas resuena.
-No los maten, son buenas personas, puedo comprobarlo.-Escucho a Edson suplicar y abro mis ojos. Por primera vez puedo ver su cara, cabello negro, ojos azules, aún lleva su uniforme escolar, definitivamente es de una clase muy fina. Me mira y puedo ver una lágrima en sus ojos y su nariz se vuelve roja.

Miro hacia fuera y me encuentro con al menos diez hombres apuntandonos, ruego porque a Richard no sé le ocurra hacer alguna estupidez y haga que nos diparen a todos incluyendo a Edson.
Un hombre con traje se aparece, no es Hawk es su asistente.
-Lleven al niño a su casa, aprendió la lección, no volverá a molestar al joven Cedrick.-Lo mira, pero Edson no se inmuta, es muy fuerte.-Porque bueno...si lo vuelve hacer no verá más la luz del día, adelante.
Tres hombres bajan sus armas y lo intentan tomar a la fuerza pero Edson no se deja.-¡No me toquen, no dejaré que los maten!.-Les grita y los patea, entonces lo sujeto por el brazo.
-Mirame, mirame...., sabes que no somos buenas personas nos merecemos esto, pero estaremos bien, vete ya.-Le susurro y lo suelto. Puedo sentir la impotencia en su mirada pero deja que lo bajen con cuidado y vemos como lo suben a una camioneta blanca y siento alivio, estará bien.

-A estos dos llevenlos a las cámaras del sótano, lo más separados posible.-Ordena el tipo con toda la calma del mundo. Yo ya he aceptado mi destino así que no me opongo, pero Richard forcejea por unos instantes y recibe un golpe con el mango de una metralladora que le abre la ceja y lo tira al piso.
-¡Richard!-Se me sale y siento un jalón por mi pelo.
-Callate, o te pasará lo mismo perra.-Me suelta, veo como se lo llevan a rastras a otro lado y ya no puedo más, algunas lágrimas bajan por mis mejillas. Me jalan por el lado contrario hacia un jardín, damos vuelta y hay un par de puertas color blanco las abren y veo unas escaleras al sótano. Todo está obscuro y huele horrible, apuesto a que han matado a mucha gente aquí. Me amarran las manos con cuerdas sumamente gruesas y me dejan casi colgando, cierran la puerta y todo se vuelve negro una vez más.
Hemos llegado a la parte del presente ¿recuerdan? todo este tiempo les he estado contando el motivo por el que llegué aquí, mi historia sobre mi tragica vida y lo que hago para ganar dinero. Pero....¿ahora eso es todo? llevo ya dos días aquí, he recibido burlas y amenazas de tipos que no son Hawk y ya me cansé de no tratar con el hombre a cargo. Aunque pensandolo bien un día más en este lugar y ya no amanezco, tengo muchísima sed, hambre, mis muñecas están sangrando cada vez que intento moverme y ya me hice del baño dos veces en mi ropa. Ahora puedo entender la estrategia de Hawk, es muy buena, es una tortura muy distinta de todas las que he oído, no te manchas las manos con la sangre de nadie, no los ves sufrir en carne propia y sólo esperas a que no puedan más, vaya que es intelingente.

Eduardo_Moonrise
Rango5 Nivel 23
hace 5 meses

Hola, me gusta como narras. Empezaré a seguirte. Saludos.


#23

-¡¡Hija!! ¿Es que no puedes hacer nada bien? Tu madre te diría lo avergonzada que está. Viéndote aquí, destrozada. Todo lo que yo te di, todo el esfuerzo que puse para que lograras estudiar y ¿así me lo pagas? Para mi ya no eres mi hija.....
-No, papá Perdóname, no pensé en las consecuencias....me levantaré lo prometo, no volveré a hacerlo.-Digo sollozando pero no hay lágrimas saliendo de mí y mi padre se desvanece frente a mí como arena fina.

-Nisiquiera intentaste salvarme, ¡se supone que eres mi amiga! Kira mirame, me están matando, ¡voy a morir! ¡Voy a morir! Haz algo, yo te salvé primero ¡ayúdame!.
-Richard...Richard, no, yo traté de ayudarte, no me escuchaste eres mi mejor amigo jamás dejaría que te hicieran algo...¡Richard!.-Él se desvanece también frente a mis ojos.
¿Qué está pasando?

Una luz cegadora crece a mi costado, tal vez por fin llegará mi hora, es extraño, creí que iría al infierno, no tendría porqué ser luz blanca, deberían ser llamas abrasadoras lo suficiente para quemarme y hacerme pagar por todo lo que he hecho, me lo merezco, me lo merezco.
-Vaya, vaya lamento la tardanza, hay tanto por hacer, pero por fin nos vemos querida.
¿Esa voz es el diablo? Tiene pinta.
-Que bueno que aún estás viva, me sirves más así, por un lado.-Mi cabeza taladrea, parece ser que no estoy muerta, hubiera sido mejor, es Hawk. Imponente y gordo, aún así no logro verlo bien, de a momentos estoy consciente, no sé si sea realidad o no.
-Señor, no ha comido en días ni bebido agua, no espere mucha respuesta.-Una tercer voz suena como eco, lejos de mí.
-No me importa y a ella tampoco, porque ya firmó un contrato extra a cambio de salvarle la vida ¿no es así?.-Siento sus dedos tocar mi barbilla y hacer que lo mire, pero no tengo la fuerza para eso.-Lo que seguirá es que te vamos a salvar y tú harás absolutamente todo lo que yo te diga porque si no bueno, la muerte es tú segunda opción. Lo he meditado muuuy bien, así que ya lo sabes......
***********

Mis ojos se sienten tan pesados como un bunque de guerra, apenas y logro abrir uno de ellos. El techo está desgastado con la pintura apuntó de caer, mi cabeza está apunto de explotar. Estoy acostada en lo que parece ser una bolsa de dormir vieja y a mi lado hay un hombre durmiendo a unos centímetros, de su muñeca sale un tubo que da a un suero colgado....pero creo que.....no espera, Yo también tengo uno pero qué demonios, sabrá que me han metido, JODER.
¿Dónde estoy? ¿Sigo en la mansión de Hawk? No puede ser, yo estaba en un sótano, juraba que iba a morir hace unos momentos, cómo es que llegué aquí....
-Ayu....¡AYUDA POR FAVOR!.-Mi corazón salta y puedo ver a mi otro lado a una mujer con heridas en los brazos gritando pero sin abrir los ojos.-¡Me agarraron! Ayudenme.....

No sé que rayos está pasando, no sé dónde estoy, parece un hospital de esos que hay en Siria en medio de la guerra, todos en el piso, pocos medicamentos y todos delirando porque están aturdidos, necesito salir de aquí ahora. Intento sentarme pero me doy cuenta de la poca fuerza que tengo, ni siquiera lo logro, es como si me temblara todo.
-Yo no haría eso si fuera tú.-Otra voz un poco más lejos resuena en el lugar con más eco de la historia. Levanto mi cabeza lo suficiente para verle la cara. Es un tipo semidesnudo con varios tatuajes, calvo y muy flaco.-Puede que estés casi curada, pero a los tipos de allá afuera les vale un kilo de verga, te mataran en cuanto pongas un pie fuera.
¿Quién se creé? No lo conozco de nada.

-No me....-Intento responder pero en vez de eso siento como mis labios están pegados, los tengo tan resecos que podrían romperse sin problema. Tengo mucha sed, demasiada.
Entonces de la nada la puerta de madera se abre y entran dos personas con batas, son doctores al parecer.
-Tendrías que haber visto su cara, la granada explotó antes incluso de quitar el seguro, nadie sabe cómo pasó.-Dice uno de ellos.
-....La 037 despertó.-contesta el otro mirándome raro.
Ambos se acercan a mí y yo me pongo la la defensiva.
-No me toquen.-Digo y uno de ellos rueda los ojos.
-Te salgamos la vida....Pero si quieres no te atendemos más, puedes morir si así lo quieres, a nosotros nos siguen pagando igual.
Pero que hijos de puta. Pensándolo bien creo que no tengo alternativa, con esta actitud no querrán darme un vaso de agua ni aunque les llorara a sus pies.
No digo nada y ellos se acercan pero sigo un poco tensa.
Me pasan su luz por ambos ojos y me ven la garganta.
-Bueno, la deshidratación está cediendo algo lento, ¿tienes sed?.
-Demasiada.-Respondo y él asiente.
-Traele una botella.-Ordena a su compañero y este sale de la habitación.-Te traerán comida también pero no te aseguro que sea la mejor ni de cerca.

No me importa con el hambre que me cargo podrían darme leche cortada y me la tomo igual. Como cuando rete a Richard a beber de un cartón que encontré en.....Dios mío.....¡RICHARD!
Sin pensarlo dos veces tomo al doctor por su bata y lo jalo hacía mí bruscamente.
-Con un movimiento puedo hacer que los guardias entren, esto terminará mal.-Me avisa con dificultad ya que su camisa le aprieta el cuello.
-Cierre la boca. ¿Conoce a Richard Wolf? ¿Está aquí?.-Lo jalo aún más, creí que no tenía fuerzas pero veo que la adrenalina hace bien su trabajo.
-¿Quién? No conozco a ninguno, ningún paciente tiene ése nombre.....
-Ya basta, no le haré nada, es un amigo, sólo necesito saber si está vivo.-suelto un poco mi agarre.
-Te digo que no hay nadie con ése nombre, loca. Y si lo hubiera no me permiten darte esa información porque al que matarían sería a mí.....-Con todas sus fuerzas se safa y se acomoda su camisa y su bata.

Un sentimiento de preocupación invade mi cuerpo de una manera extraña, quiero llorar pero no hay lágrimas que salgan, mi respiración toma fuerzas. Qué habrá pasado con él, no quiero creer que lo han matado, no quiero. De verdad, todo mi mundo se vendría abajo, tengo que saber si está bien de una forma u otra.
-Tengo el agua, la comida llegará pronto, si a eso se le puede llamar así.-Irrumpe el otro doctor y se miran por unos instantes.-¿Qué pasó aquí?.
-Quiso matarme, eso pasó.-Le dice y me avienta la botella en el estómago, pero no siento dolor, creo que mis ganas de vivir se están esfumando.-La reportare más tarde, enfocate en los demás, les tocan medicamentos.
Se alejan al otro lado de la habitación en donde hay otras tres personas que no había visto.
-¿Era tú novio?.-Me pregunta aquél tipo semidesnudo. Yo lo miro indiferente y trato de abrir la botella de agua....lo logré y dos segundos después está completamente vacía quiero más, pero seguro será todo lo que me darán.
-Trato de animarte, es todo, te ves mucho mejor que otros aquí, estoy seguro de que te irás mañana.-Insiste el tipo.
-¿Irme mañana? ¿A dónde? ¿Al infierno? Porque ya estoy aquí.-Le respondo pesadamente.

-Oh no haha....aún no has visto el infierno, créeme Hawk te dará una misión para quitar la deuda que dejaste, como a todos aquí. Si lo logras te dará tú libertad, si no estarás muerta....es lo que dicen.
Así que no era un sueño, tengo un contrato nuevo con Hawk. Si fallo moriré de verdad, aunque ya no me importa mucho lo que me pasé, me importará cuando sepa que Richard está vivo.

#24

Ha pasado un mes entero, el único día que hablé con Hawk hace unos días, le pregunté por Richard.....aunque bueno más bien le grité y eso no le gustó para nada, salí con un ojo morado. Quiero pensar que está vivo, Hawk me hubiera restregado en la cara su muerte, estoy segura. Me hizo firmar un contrato por un año entero, reconoció mis habilidades para robar y me puso aprueba, básicamente me dio una segunda oportunidad y no solamente a mi, muchos le han fallado. Me puso en el quipo "FGUARBU" No me pregunten qué significa porque no tengo idea. Nos dedicamos a secuestrar a financiadores que le deben a Hawk, somos 6 personas trabajamos en Europa.

Cuando desperté en esa sala que parecía hospital clandestino aquella vez, llevaba una semana inconsciente, me habían puesto en un vuelo hacía Londres, en una ubicación remota. Desde entonces me recuperé y de inmediato me pusieron a trabajar, de día, de noche a cualquier hora y no puedo decir que mi equipo es el mejor porque varios crearon su deuda robándole al mismo Hawk, tratando de hackear su seguridad, siendo atrapados por sus mismos hombres. Así que de secuestros no saben casi nada, el único que veo que tiene potencial es Steve, sabe con claridad lo que hay que hacer, el no nos quiso decir cuál era su deuda, pero debe ser parecida a la mía.
No imagino a dónde mandaron a Richard, el es muy bueno escabullendose por todos lados, debe estar en el quipo de robo minucioso, pero muy lejos de aquí. Lo único que pido es que se cuide y no intenté cosas estúpidas.

-Hey ¡toma esto!.-Una pistola cayó en mis manos.-Dile a los demás que suban, hay que irnos ya.
Steve se creé el líder, aunque prácticamente lo es sabe que yo también tengo mis mañanas.
-¡Arriba todos, hay trabajo que hacer!.-Grito y los demás se acercan para entrar en el camión.
Una vez todos arriba Steve hablará.....
-Hombre de 40 años, vive en su casa con su ex esposa, le vendió una caja fuerte de 500kg, puerta de metal de acero inoxidable con autorización de huellas dactilares. Se descompuso a la semana y el tipo no respondió por el fraude, recibió varias amenazas, así que la Policía podría estar cerca de su casa, hay que tener mucha precaución. ¿Dudas?.-Preguntó acomodandose su pasamontañas.
Un tipo que no recuerdo su nombre levantó la mano.-¿Cómo entraremos si la Policía está cerca?
-Buena pregunta, ¿quieres contestar Arlette?.-Me preguntó
Rodé los ojos.-Los planos de su casa muestran el sótano conectado a las tuberías más grandes, el camión nos dejará en el puente, por ahí entraremos. Recorreremos 700 metros antes de llegar a la tubería de su casa. Las alarmas ya deben estar apagadas para entonces, su ex esposa duerme en el cuarto de arriba, el en el sillón, será muy fácil, hay cloroformo de sobra.
-Gracias.-Contestó Steven.
Estas misiones no me ponen nerviosa, hace un mes estuve cerca de morir, a nada prácticamente y ahora que hago esto, me da igual que me maten, el miedo ya lo sentí muy cerca, esto es cosa de nada. Sólo quiero que acabe, un balazo podría ser muy útil y es lo que quiere Hawk, tiene a más personas para remplazarme en un abrir y cerrar de ojos.
Ahora que estoy tan lejos de casa, es cuando más pienso en mi padre, ¿qué habrá hecho la mañana siguiente que ocurrió todo? Seguirá buscandome, pegando carteles con mi foto, o borrándome de su vida, aunque eso lo dudo mucho, soy todo lo que tiene. Me quiero obligar a no pensar más pero esque.....o pienso en él o pienso en Richard todo el puto tiempo, no quiero hacerlo quiero avanzar pero los recuerdos y la culpa me persiguen cuando cierro los ojos o cuando los abro.
Hemos llegado a las tuberías, todos bajamos del camión con cautela y Steve rompe el candado que está muy oxidado.
-¡Oh! Esto apesta horrible.-Se queja uno de los tipos.
-Tu hueles así todo el tiempo y nadie te dice nada idiota.-Le responde otro y todos nos reímos.
-Callen ya, las tuberías salen a las coladeras, cualquiera que esté sobre una nos oirá.-Ordena Steve.
Conforme avanzamos el olor se vuelve más fuerte y todos tratamos de respirar lo mínimamente posible. Caminamos durante media hora o quizá más y Steve de repente nos ordena detenernos, el GPS marca que hay que entrar en la tubería siguiente, la cual se va haciendo más angosta cada vez.
-Ustedes dos esperen ahí.
Los demás seguimos avanzando, el final de la tubería se acerca, puedo ver las rejas que van al sótano de la casa.
-Toma esto, quemará los barrotes sin hacer ruido.-Digo mientras le extiendo a Steve una herramienta que nos dieron hace poco pero que no habíamos tenido que utilizar.
La coloca y poco a poco los barrotes se desprenden sin mucho ruido, ahora podemos pasar.
-Si comienza a gritar antes de tiempo le tapan la boca con el trapo, no quiero que sean imbéciles y lo huelan ustedes antes que él, quedarán noqueados por cinco minutos.
Avanzamos poco a poco, subimos las escaleras silenciosamente y vemos que hay algunas luces prendidas a lo lejos, se supone que el tipo estaría dormido. Steve hace señas para que vayamos más lento aún. Doblamos la esquina y la cocina está al descubierto, no hay nadie, este tipo debería estar en la sala durmiendo, son las 3:30 de la madrugada.
Doy un paso a la derecha y me regreso más rápido que nada, la ex esposa está en la sala y casi me ve.
-Porqué no te miras al espejo ¡Borracho idiota!.-Se escucha un estruendo en la sala, un florero tal vez.-No puedo creer que aún después de todo esto no tengas intenciones de arreglar las cosas y ser mejor persona.
-¿Shoo? Meeejor persunaaa, tu haces mi vida un infiernooo mujer.-Grita el tipo, es obvio que está más que borracho.
Steve comienza a negar con la cabeza, está pensando en retractarnos, pero no podemos, ya no podemos fallar, Hawk no nos dará terceras oportunidades.
Entonces pasan algunos segundos cuando Steve le da la orden a un tipo de llegar por atrás de la mujer y antes de que pueda vernos taparle la boca con el trapo que tiene cloroformo.
Con cautela el chico lo hace, de un momento a otro la señora grita, vemos como el chico trata de taparle la boca pero ella es fuerte.
-¡Auxilio!.-Grita más fuerte y nosotros nos estremecemos y entramos en la sala para ayudar al compañero, ambos la vencen y ahora yace en el suelo inconsciente. Yo y Steven nos lanzamos hacia el tipo que torpemente trata de esquivarnos, nos lanza la botella de vino que tenía en la mano y logra darle a uno de nosotros, el chico cae al piso bañado en vino junto con un estruendo.
-Ya basta, ¡no intentes otra cosa!.-Grito y tratamos de arrinconarlo los cuatro que quedamos y nos sorprendemos qué aún estando borracho corre rápido hacia uno de los cajones y saca una pistola, de inmediato nos apunta.
-Se....Se quién los envía...Hok o Hik o como se llamé hahaha, pero soy inmunee, hay poli...poli....policías, eso, a fuera de mi casa, no tienen escapa.-De repente alguien le arroja un cojín hacia su mano con tal fuerza que el arma cae al piso y todos nos avalanzamos sobre él. En cuestión de segundos queda inconsciente por el trapo en su cara.
Mi corazón late demasiado.-Muevanse, la policía sospechara y ella despertará pronto.-Ordeno para que llevemos al tipo al sótano, no sin antes amarrar sus manos, piernas y boca con cinta.

Hace alrededor de 1 mes

0

0