YCSocarras
Rango12 Nivel 57 (11750 ptos) | Ensayista de éxito
#1

La nube de polución que cubría la ciudad era visible a varias decenas de kilómetros de distancia y los transeúntes escrutaban el cielo con ojos suplicantes buscando alguna señal que anunciara la tan ansiada lluvia, aquella que traería consigo aire puro con el que llenar los pulmones. El detective Ford se encontraba en la oficina, ansioso por salir del trabajo ajetreado que le había llegado ese día, se lamentó al observar el cielo, pues no había llevado paraguas y sabía muy bien que iba a empaparse de lluvia. —Después de todo será refrescante— pensó para si mismo, mientras recogía las cosas del escritorio para irse a su casa.
Resultó que no tuvo que mojarse pues logró llegar a tiempo al tren antes de que la lluvia se cerniera sobre la ciudad, en Nueva York. Donde él vivía no era extraño encontrarse un tumulto de gente en el metro, pero esa tarde, gracias a la lluvia, estaba considerablemente "vacío". El detective no tardó mucho tiempo en llegar a su casa.
Al llegar se quedó dormido de inmediato, pues sabía que al día siguiente debía emprender un viaje, su hermano le había pedido que lo visitara

Hace casi 4 años Compartir:

23

53
PedroSuarez_80
Rango12 Nivel 55
hace casi 4 años

Me encanta las historias de detectives, y tú has comenzado muy bien.

YCSocarras
Rango12 Nivel 57
hace casi 4 años

y yo el tuyo *-* están muy buenas tus historias, no se porque la pagina no me deja etiquetarte pero bueno

Lu_Vi
Rango3 Nivel 10
hace casi 4 años

a la pregunta que me hiciste no hay ninguna regla que lo prohíba o ¿si?

YCSocarras
Rango12 Nivel 57
hace casi 4 años

@Lu_Vi aamm no creo, hasta donde sé no esta prohibido, solo me pareció curioso saber por qué los habías usado todos :D

TUDY
Rango6 Nivel 25
hace más de 3 años

¡Ay, no!

TUDY
Rango6 Nivel 25
hace más de 3 años

Que cuando los transeúntes escrutaban el cielo con ojos suplicantes buscando alguna señal ... Tres de ellos alcanzaron a ver mi platillo volador, no logró un camuflaje perfecto para confundirse con el cielo azul. Tuve que salir disparado de inmediato de allí.

WhiteDogs_15
Rango1 Nivel 0
hace más de 3 años

Buen comienzo Yorge saludos desde colombia

AnyH
Rango12 Nivel 55
hace más de 3 años

Buenas, solo vengo a leer otra de tus historias :)


#2

en Color Town.

Él era un tipo solitario, sin esposa o hijos y rara vez iba a visitar a su madre o a su hermano, su padre ya había muerto hacía muchos años, eso era lo que lo había motivado a ser detective en primer lugar; la muerte de su padre había sido uno de esos casos sin resolver por la policía, al parecer en circunstancias que él no llegaba a comprender, se había suicidado. Pero después de una exhaustiva investigación, la policía había descubierto que no era un suicidio, sino un asesinato.
Lamentablemente para el detective, nunca fue encontrado el asesino, pero eso lo motivó; cuando se graduó de la escuela le dijo a su madre que quería ser detective, ella se sintió enormemente conmovida y lo apoyó en todo hasta que por alguna extraña razón, se habían distanciado.

El viaje del detective tardó más de 20 horas, pero al fin logró llegar. El pueblo tenía un aire francés, aunque no era de allá en lo absoluto. Inmediatamente el detective se preguntó por el singular nombre del pueblo, pues de colorido no tenía nada, más bien era grisáceo y opaco, hasta un poco lúgubre, su hermano lo esperaba ansioso por pasar el fin de semana juntos después de mucho tiempo sin verlo.

—Hola hermano, te he extrañado— le dijo él al verlo, su hermano, Cristian Ford, también era un investigador privado.

—Hola, Cristian, yo también te extrañé— le dijo el detective entusiasmado, ambos se unieron en un abrazo caluroso, luego el detective le insistió a su hermano que lo dejara hospedarse en el hotel del pueblo, que curiosamente, llevaba el mismo nombre.

—¿Por qué no quieres quedarte aquí? En la casa hay mucho espacio— su hermano trataba de convencerlo, pero Harrison no deseaba incomodar demasiado, además era un hombre muy reservado, al que le gustaba su propio espacio, prometió que estaría junto a él todo el día, solo estaría en el hotel para dormir, pero el destino siempre da giros inesperados, como si le encantara cambiar los planes de las personas de manera deliberada.
Harrison y Cristian estuvieron juntos toda la tarde, pero al caer la noche, el detective estaba sumamente agotado, así que decidió irse a descansar al hotel. Sus intentos se vieron frustrados porque alrededor de las 2 de la mañana un grito desgarrador lo despertó. A decir verdad, despertó a todos en el hotel.

—¡Está muerto! ¡Está muerto!— escuchaba gritar el detective a una pobre y alterada chica, se levanto inmediatamente de su habitación para ir a ver lo que sucedía. En la habitación 306 todo se veía en calma, el detective entró tratando de tranquilizar a la chica, explicándole que él era detective, ella solo podía señalarle al cadáver del otro lado de la habitación.

chimeradipraga
Rango7 Nivel 31
hace más de 3 años

La historia es muy interesante, apenas comencé a leerla y me parece fantástica. Espero leer más ;)

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

! Muy bonito e interesante !. ! Haz hecho un gran trabajo !.

Derelict_Earl
Rango5 Nivel 24
hace más de 3 años

Menudo detalle: Harrison Ford je je, excelente continuación, pero hubiese querido leer un poco más.

osgonso
Rango11 Nivel 54
hace más de 3 años

Argumentalmente pinta bien: muchos cabos sueltos por resolver que cuando sean atados pueden dar mucho. Que haya suerte!

YCSocarras
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

@osgonso me gusta dejar cabos sueltos para que el lector los ate ;)

Sam
Rango8 Nivel 36
hace más de 3 años

Veremos cómo continúas, de momento te dejo un corazón, un saludo.

Esredi
Rango8 Nivel 36
hace más de 3 años

Es un relato sumamente interesante. Parece las clásicas historias de detectives que tienen un aire "gris" que envuelve al protagonista que contrasta con el colorido del lugar. ¡Suerte!

SalmonSpirits_56
Rango1 Nivel 0
hace más de 3 años

Mami me parece muy interesante esa historia, me encantó. Felicitaciones , estoy segura que vas a clasificar porque eres muy inteligente y tienes mucho carisma.


#3

El detective se acercó al cadáver, era un hombre caucásico, de aproximadamente unos 45 años, tenía múltiples puñaladas en el cuerpo y estaba rodeado por un enorme charco de sangre que brotaba de él, el detective no se horrorizó a pesar de lo brutal que había sido el ataque, ya estaba acostumbrado a ver esas cosas en Nueva York. Lo observó con detenimiento, pues sabía muy bien que las primeras horas en un asesinato son cruciales para atrapar al asesino. Cuando se dio la vuelta ya estaba rodeado por 12 personas, incluyendo al dueño del hotel, las camareras, el guardia de seguridad y los huéspedes.
—¿Qué es lo que sucede aquí?— preguntó el dueño, quien soltó un suspiro de impresión cuando vio la sangre en la habitación.
—No deje entrar o salir a nadie del hotel— le ordenó inmediatamente el detective, quien sabía que tenía un caso entre manos, a él le apasionaban estas cosas, no el asesinato, sino atrapar al culpable.
—Pero dígame qué ocurre— insistió el dueño.
—Hubo un asesinato, ¿no lo ve?, vaya, cierre las puertas, el asesino debe seguir en el hotel— el detective sospechaba que este asesinato no había sido un simple ataque aislado, la brutalidad con la que habían dejado el cuerpo tendido sobre el suelo demostraba cierto resentimiento, cierta venganza. El dueño asintió y fue corriendo a cerrar el hotel, todos los huéspedes se amontonaban intentando ver al cadáver, pero el detective cerró la puerta.
—No hay nada que ver aquí, vayan todos al vestíbulo del hotel y quédense ahí- ordenó el detective, las quejas no se hicieron esperar, los huéspedes estaban nerviosos, pues tenían miedo de que el asesino buscara otra víctima.
—Hay un asesino suelto en el hotel, ¿Cómo pretende que nos quedemos aquí?— replicó una señora regordeta y presumida, una huésped del hotel.
—Por lo que a mí concierne, cualquiera de ustedes puede ser el asesino— acusó el detective, todos se miraron con recelo, y hasta se alejaron unos de los otros disimuladamente —¡Vayan al vestíbulo!— ordenó, entre quejas todos hicieron lo que el detective había dicho, excepto el guardia de seguridad, al que el detective llamó.
—Necesito que me ayudes —le pidió.
—Claro, ¿Cómo puedo ayudarte?— le respondió el guardia, que tenia por nombre Zac.
—Mantén ordenadas a las personas allá abajo, y si pudieras prestarme un teléfono, estaría muy agradecido.
Zac le dio un teléfono viejo que tenía y se fue al vestíbulo con los huéspedes, Harrison ya sabía que haría, le pediría ayuda a su hermano para poder resolver el crimen, lo llamó.
—Hola, Cristian— le dijo por el teléfono —ocurrió algo en el hotel, necesito que me ayudes desde afuera, pues no puedo salir.
—¿Qué paso?
—Un asesinato.
—¡¿Qué?! ¿Quién?— le respondió el hermano.
—No sé todavía quien es, pero ¿me ayudaras?
—Ya voy para allá.
El detective colgó la llamada y se dispuso a conseguir la mayor cantidad de pistas posibles. La habitación estaba desordenada, la víctima estaba en el piso, pero también había sangre salpicada en la cama, supuso que fue al momento de las cuchilladas que cayó la sangre, por el modo en el que la víctima estaba, boca abajo, claramente el asesino se le había colocado encima, había licor en la mesa de noche, el detective lo olfateó- Este hombre fue drogado- dijo para sí mismo como nota mental. Observó detenidamente las puñaladas, el arma no estaba en la habitación, pero era fácil determinar que había sido un cuchillo,-quizá de cocina- volvió a decir en voz alta como nota. Se acercó al baño, el lavadero tenía sangre, -eso significa que el asesino tuvo tiempo de matarlo y lavarse la sangre, por el aspecto de la sangre, deduzco que este hombre murió hace como dos horas- el detective salió de la habitación para llamar al guardia, este llegó en menos de dos minutos.
—¿Qué sucede?— le preguntó.
—Necesito ir a mi habitación para buscar algunos materiales, quédate aquí y vigila que nadie entre.
El detective Ford siempre llevaba consigo unas cuantas herramientas de investigación, algo paranoico podría decirse que era, pero no, es solo que él sabía que un crimen puede ocurrir en cualquier momento, y “mejor preparado que desprevenido”, decía siempre.
El hermano no tardó mucho en llegar, Harrison ya había determinado que no había huellas en la escena, aún así la policía, junto al hermano del detective, fueron los únicos que tuvieron acceso a entrar al hotel, la policía identificó al cadáver como un residente del pueblo, Damian Miller.
Debían llevarse el cadáver antes de que la conmoción fuera peor. La policía del pueblo estuvo de acuerdo en dejar que Harrison llevara el caso, mientras ellos lo apoyaban desde afuera, pues habían secundado la idea de no dejar salir a nadie hasta resolver el caso.
-Estaremos en contacto- le dijo el hermano cuando por fin pudieron llevarse al cadáver. Inmediatamente el detective procedió a interrogar a los huéspedes del hotel, empezó con los trabajadores, el dueño accedió a prestar su oficina como sala de interrogatorio.
—Muy bien— empezó a decir el detective con el primer interrogado, que era el dueño —¿Dónde estaba entre las 12 y 2 am?
—Estaba aquí en la oficina, archivaba unos papeles— dijo el dueño, su voz denotaba nerviosismo, pero el detective no sabía si era por estar siendo interrogado o por algo más.
—¿Estabas solo?
—Si— dijo el dueño, tragando saliva, definitivamente el tipo estaba asustado.
—¿Conocías a Damian Miller?
—Claro que lo conocía, todos aquí lo conocen.
—Si él vive en el pueblo, ¿por qué se hospedaba aquí?
—Mire yo no sé nada, aquí mucha gente viene y se hospeda, pero no tengo por qué preguntarles las razones, yo solo los hospedo y ya— declaró algo alterado. Harrison sospechaba que el dueño sabía algo más que no le estaba diciendo, pero decidió no presionarlo más y esperar a interrogar a los demás.
—Dígame, ¿hay cámaras de seguridad en el hotel?
—No, lamentablemente no se hospeda mucha gente aquí, es un pueblo pequeño ¿sabe?, no tengo presupuesto— declaró con recelo, el detective empezaba a sospechar que algo ocultaba el dueño, pero no tenía suficientes piezas, necesitaba armar el rompecabezas.
—Puede salir, dígale a una de sus mucamas que pase— ordenó Harrison —¡ah! Le recomiendo que no haga comentarios con nadie.
El dueño salió, el detective espero unos segundos cuando una de las mucamas, llamada Mary, entró, la mujer era bajita y delgaducha, el detective sabía que era casi imposible que esa mujer pudiera derribar a un hombre del tamaño de Damian, sin embargo, era su deber interrogarla. Él esperaba que todos sus esfuerzos sirvieran de algo, pues durante el tiempo entre el asesinato y la hora en la que fue hallado el cuerpo hubo suficiente tiempo como para que el asesino huyera. El detective suspiró, pensando en que deseaba que eso no hubiera pasado.
—¿Cómo estás Mary?— preguntó el detective tratando de calmar a la mujer, que se veía realmente nerviosa.
—B… bien— dijo ella titubeando.
—Dime Mary ¿Dónde estabas entre las 12 y las 2 de la mañana?
—Yo estaba durmiendo — dijo ella rápidamente.
—¿Estabas sola?
—Sí.
—¿Conocía a la victima?
—¿Podría no referirse a él como “la víctima”?— preguntó ella con timidez
—¿Conocía a Damian?
—No, o bueno si, pero solo de vista, jamás he hablado con ese hombre.
—¿Usted no vio nada sospechoso cuando entró a limpiar su habitación?
—¡Oh no!, yo no limpié su habitación, esa es Rita, yo estaba encargada del tercer piso.
—Muchas gracias, Mary.
El detective tomó un sorbo de una taza de café que se había servido y llamó a Rita, esperaba que ella le diera un poco más de información, empezó haciéndole la misma pregunta, ella había sido la que se había encontrado al cadáver, pero Rita no se mostraba alterada o asustada como cuando se lo encontró, ella parecía carente de emoción alguna.
—Había recibido una llamada de la habitación 306, me dijeron que tenía que ir a limpiar urgente, así que fui.
—¿Quién la llamó?— Harrison sabía que esa era una pista importante, era muy probable que la llamada la realizara el asesino.
—No lo sé, no me dijo su nombre.
—¿Era una voz de mujer o de hombre?
—Era una voz de hombre.
—¿A qué hora fue?
—No lo sé, como a las 12.
¿—Y recién a las 2 de la mañana fue a ver?
—¡Oiga!, estaba ocupada, limpiaba las demás habitaciones, además ese hombre era un desgraciado pervertido, no quería ir.
El detective empezaba a sospechar que lo que la mujer estaba diciendo no era cierto, se podía notar cierto resentimiento en su voz, y la carente falta de emociones era algo extraño.
—¿Tiene a alguien que corrobore que estaba limpiando las demás habitaciones?
—No, pero si está insinuando que yo lo maté, se equivoca— dijo a la defensiva.
—Yo no estoy acusándola de nada, usted lo dijo.
—Y ya no tengo nada más que decir- declaró la mujer, el detective estaba empezando a formar las piezas, y esta mujer era una sospechosa, decidió no seguir interrogándola hasta obtener más pistas del hermano, quien casualmente lo llamó en ese momento como si de telepatía se tratase.
—Harrison— le dijo el hermano.
—¿Qué descubriste?
—La víctima fue apuñalada 27 veces, pero no fueron muy profundas, el arma homicida fue un cuchillo de cocina, ah y claramente lo drogaron antes de matarlo.
—Lo sospechaba, ¿Qué más?
—Hay algo muy extraño que el asesino dejó en el cuerpo.
—¿Qué cosa?
—Unas iniciales, las grabó con el cuchillo, “F.J”, ¿te suena familiar?
—No, ni idea, ¿Qué puede significar?
—No lo sé, cuando averigüe más te avisaré.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

Apunta a novela.

Cuidado, casi al final, antes del "-Oiga!" creo se te cuela un "maña" en lugar de "mañana".

Espero tengas suerte

YCSocarras
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

@Romahou graciaas :D y estoy tratando de no hacerla tan novela jajaja no quiero que sea demasiado larga

SalmonSpirits_56
Rango1 Nivel 0
hace más de 3 años

Nena me parece super interesante, Felicitaciones, y no te preocupes que este también lo ganamos. T. Q. M.

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

! Sigue sin aburrirme, un relato asombroso y súper entretenido !...

AnyH
Rango12 Nivel 55
hace más de 3 años

Suerte c:

Esredi
Rango8 Nivel 36
hace más de 3 años

Me ha encantado esta parte, espero que todo vaya bien. ¡Y si no no nos dejes con la intriga! Tenemos que saber quien es el asesino. Un saludo =D

YCSocarras
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

@Esredi espero poder llegar a la final para que sepas quien es el asesino :D muchas gracias

rllavero
Rango9 Nivel 41
hace más de 3 años

Me ha gustado, además has escogido el mismo tema que yo para el relato. Suerte.

WhiteFoxes_54
Rango1 Nivel 0
hace más de 3 años

Muy buen trabajo; crea tu propio estilo literario para gente de tu generación, pero si olvidar las generaciones pasadas Salu2


#4

El detective colgó el teléfono, preguntándose qué podría significar esas iniciales, “quizá serían las iniciales del asesino”, pensó, “no, no creo que sea tan idiota”. Harrison mandó a buscar el registro del hotel, de las últimas personas que se habían quedado y de las que estaban, entre las 12 personas que estaban hospedadas había 2 personas con las iniciales “F.J”, una mujer llamada “Francisca James” y “Freddy Jhonson”.
La mujer se había hospedado hacía dos noches y se había ido ese mismo día al medio día, por otro lado en los registros, el señor Freddy Jhonson seguía hospedado en el hotel y había ingresado unas cuantas horas antes del asesinato. El detective llamó inmediatamente al hombre.
—¿Cómo está?— lo saludó.
—Asustado— respondió él.
—¿Asustado? ¿Por qué?— preguntó Harrison.
—Hay un asesino, la tensión se puede cortar con un cuchillo allá en el lobby— Le pareció curioso que el hombre mencionara un cuchillo.
—¿Usted cree que esté ahí?
—No lo sé, pero espero que no.
—Dígame, ¿Qué hace usted aquí?, Tengo entendido que vive en el pueblo- Harrison había revisado el historial que estaba registrado en el hotel y mencionaba que Freddy Jhonson era residente de Color Town.
—Aah…— el hombre se rascó la oreja, el detective sabía que era una señal de nerviosismo, trataba de ocultar algo— verá, tengo ciertos asuntos que no puedo resolver en casa.
—¿Cuáles asuntos?
—Si se lo digo, ¿no se lo dirá a nadie?— preguntó temeroso.
—Nada de lo que aquí diga se lo diré a alguien señor Freddy— “excepto a la policía, claro”, pensó.
—Mi esposa no está, y yo…— Freddy no terminaba de decir la oración, pero el detective ya se imaginaba para donde iba la conversación, arqueó las cejas, como cuando se da cuenta de algo, y entendió por qué estaba la víctima en el hotel.
—Ya entiendo, y dígame esos negocios ¿los compartía con su amigo?
—¿Qué amigo? ¿Damian?, ¡ah sí!— dijo riéndose, al detective le pareció curioso que le causara gracia.
—¿Le causa gracia que su amigo esté muerto?
—La verdad si— hizo una pausa y continuó— pero no crea que yo tuve algo que ver, él era mi amigo, yo lo apreciaba.
—¿Damian lo amenazó con decirle algo a su mujer, quizás?— preguntó, la cara del hombre se descompuso y cambió la sonrisa por una línea sería en los labios, se acomodó en la silla y empezó a restregarse las manos en el pantalón, sudaba, el detective sonrió, había dado en el clavo, aquel hombre claramente era otro sospechoso, tenía motivos y por su físico era bastante posible que le hubiera propinado las puñaladas.
—A veces los amigos pelean— dijo el hombre, bajó la mirada, la tenía fija en la mesa de interrogatorio- pero yo nunca lo mataría.
—¿Aunque eso amenace con su matrimonio?
—¡Oiga! ¿Quien se cree usted?— dijo levantándose violentamente de la silla, el tipo era explosivo, el detective sospechaba cada vez más del hombre.
—¡Cálmese Freddy!— Ford no se inmutaba, después de muchos años de interrogatorios, sabía muy bien como dominar a los violentos, el hombre se calmó al verlo tan apacible y volvió a sentarse.
—¿Conoce usted a Rita?
—Sí, es mi vecina.
—Puede irse por ahora— le dijo el detective, quien ya tenía dos sospechosos bastante sólidos.

PedroSuarez_80
Rango12 Nivel 55
hace más de 3 años

No está nada fácil la investigación. Qué sorpresas nos guardará la escritora ? ;)

brianbrisco
Rango7 Nivel 34
hace más de 3 años

wow este es tipo de relatos q me gusta tanto leer como escribir!! espero con ansias poder leer mas !! yo voto xq sigas!!

rllavero
Rango9 Nivel 41
hace más de 3 años

Un voto merecido para una buena historia de detectives. Suerte

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

@YorgeCeci_20, te dejé mi like ayer pero no mi comentario que aprovecho para dejarte ahora. Soy muy aficionado también a los libros de investigación. El tuyo es un buen relato. Lo que cambiaría sería los guiones, se suele usar los largos para los diálogos y anotaciones (—). Te deseo mucha suerte porque estás peleando en todas las rondas y afortunadamente vas pasando. Espero verte en la final (y descubrir quién fue!!). :)

YCSocarras
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

@HJPilgrim no sé como colocar los guiones largos por eso no los coloco :( muchas gracias por tu comentario :D

lasourise
Rango11 Nivel 50
hace más de 3 años

Hola,@YorgeCeci_20. me gusta más tu texto fuera de concurso. Este es muy lento por exceso de personajes, creo; y porque no hay aportes significativos.
Mi recta par las rayas de diálogo es copiarlas de cualquier texto que las tenga, y usarlas desde el portapapeles. Mi máquina, por ejemplo, no tiene teclado numérico y las combinaciones que aconsejan no resultan.
Saludos.

YCSocarras
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

@lasourise gracias por tu opinión, me apena que no te llame la atención pero bueno, eso va en gustos de cada quien.
y con respecto a los guiones si, ya los acomodé, justamente eso andaba haciendo :)

lasourise
Rango11 Nivel 50
hace más de 3 años

Hola. No es que no me llame la atención.Te puse un like (a ver si me fijo);sí, ahí está. Y va por que el escrito es prolijo y correcto, y va conforme a los cánones de las novelas policiales.

Nim_17
Rango6 Nivel 26
hace más de 3 años

Es bueno, también me has dejado con ganas de más, te dejo mi voto :)

Esredi
Rango8 Nivel 36
hace más de 3 años

¡Espero que no nos dejes con un caso abierto! Me gusta mucho la historia (creo que no vi ninguna falta de ortografía, estaba metida en la narración, muy bien llevada como siempre). Espero que se resuelva el caso, conocer los motivos del asesino. ¡Suerte!

YCSocarras
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

@Esredi, no por supuesto que no jajaja si no paso igual lo terminaré.
muchas gracias :D y si ves alguna fallita por ahí me avisas para corregirlo, no vaya a ser que por eso me descalifiquen D:

WhiteDogs_15
Rango1 Nivel 0
hace más de 3 años

Relato.novela.cuento tienen sus diferencias. ... un relato como lo apunta el concurso es sencillo... es como cuando eres el surtidor de un restaurante y te pidieron pollo. Pero tu llevas pavo por el mismo precio. .. Mmn algo anda sospechoso. Pilas con el requerimiento del concurso. Aunque me. Gusté es bueno revisar sobre lo que han pedido

YCSocarras
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

@WhiteDogs_15 no recuerdo haber leído en ninguna parte del concurso que tenia que ser exclusivamente "relato" en las bases decía que la extención quedaba a gusto del escritor, sin embargo esto no es una novela


#5

Harrison pasó otras dos horas interrogando al personal y a los huéspedes, la mucama llamada Florencia no mataría ni a una mosca, y se veía tan minúscula que él temía que fuera otra posible víctima.
De los demás huéspedes tampoco se podía deducir mucho, todos se veían tan inocentes como culpables, para el final de las dos horas ya había descubierto que todos conocían a Damian Miller, excepto una señora que venía de las afueras, visitando a su sobrina.
─ ¿Por qué está usted aquí?─ le preguntó el detective a Rosa, la huésped forastera.
─Vine a visitar a mi sobrina, ¿dónde está?, no puedo estar aquí sin ella─ decía nerviosa la mujer.
─ ¿Se encuentra usted bien?─ Harrison no sabía si aquella mujer escondía algo o sufría de los nervios, fuese cual fuese la razón no estaba apta para un interrogatorio, así que llamó directamente a la sobrina.
─Mucho gusto, soy Alicia─ saludó ella cuando entró a la sala.
─ ¿Le sucede algo a su tía?
─Sí, ella no está muy bien.
─Explíqueme qué hacia aquí con ella, si usted reside en Color Town─ le exigió.
─Verá, mi tía tiene un serio problema de estrés post traumático, cuando ella era pequeña y vivía ahí con mi mamá sufrieron muchas cosas, no sé qué cosas eran, porque nunca me dijo, solo sé que no quiere volver a entrar a ese lugar, pero tampoco quiere estar sola, así que me pidió que viniera con ella al hotel─ al detective le pareció demasiada ensayada aquella historia, no hubo ni un titubeo, pareciera que lo estuviera oyendo de una maquina, sin embargo aquella chica no tenía la fisionomía de un asesino.
─ ¿Conocías a Damian?
─Si─ respondió ella a secas.
─ ¿Tienes alguna idea de quién pudo haberlo matado?
─Era un tipo desagradable, no me sorprende que alguien lo hubiera hecho─ dijo Alicia y su semblante cambió, el desprecio con el que había dicho aquellas palabras había sido muy extraño.
─ ¿Trataste con él alguna vez?
─No, para nada, solo es lo que he escuchado por ahí─ de nuevo volvió al tono amigable y cantarín de antes y se acomodó en la silla, el detective se rascó la frente, como cuando dudaba. La dejó ir y decidió salir al lobby.
Harrison se sentía frustrado, sospechaba ya de varios, como de Freddy y de Rita, tenían ciertos motivos, pero no podía acusarlos sin pruebas físicas que los vincularan con el crimen. Se rascó la cabeza mientras caminaba hasta el lobby del hotel. Era un sitio pequeño y modesto, pero hermoso a su manera, se encontraba tenuemente iluminado por unas luces amarillas que le daban un aspecto tétrico al lugar.
Ciertamente la tensión era evidente, todos los huéspedes incluyendo al personal se encontraban dispersos en el pequeño lobby, se habían formado pequeños grupos de personas que cuchicheaban reunidos en diferentes partes del sitio. Harrison notó con mucho cuidado quien estaba reunido con quien.
Rita y las otras dos mucamas hablaban mientras miraban de reojo a Freddy, era el único que se encontraba solo de todas las personas que estaban allí. Por un segundo al detective le pareció que Freddy y el dueño habían cruzado miradas de advertencia.
Por otro lado se encontraba Alicia y la tía junto a Megan otra de las huéspedes del hotel hablando frenéticamente sobre lo que había pasado, la señora Rosa se encontraba alterada y muy amablemente la señora Megan trataba de tranquilizarla tomándola de las manos.
El silencio se hizo presente en la habitación cuando el detective entró al lobby.
─ ¿Quién es el asesino?─ preguntó uno de los huéspedes.
─Todavía no lo sé, pero estoy cerca─ mintió, sabía que no tenía nada, pero quizá si lo decía el asesino reaccionaria de alguna forma, miró a todos con detenimiento pero nadie se inmutó si quiera.
El detective se acercó al guardia y le indicó que los vigilara, no quiso avisarle a donde iba pues debía desconfiar de todos, sin embargo a Harrison, Zac le inspiraba algo de confianza. Caminó con sigilo hasta el baño del hotel, no se encontraba muy lejos del lobby, el detective necesitaba refrescarse pues no había dormido bien y el sueño estaba empezando a afectarlo.
El baño era bastante acogedor, pintado de blanco, para hacerlo más luminoso, y con una pequeña ventana en la parte superior que permitía que pasara el aire. Había varios cubículos, el detective entró al primero e hizo lo que sus necesidades biológicas le ordenaban, después salió hasta los lavamanos, se echó agua en la cara y se miró al espejo con la preocupación reflejada en el rostro.
Hasta ese momento él no había notado que ya estaba viejo, el trabajo le estaba pasando factura, unas enormes arrugas surcaban su frente y las ojeras debajo de los ojos hacían una combinación perfecta. El detective suspiró, sabía que la policía del pueblo contaba con él para resolver el crimen, tenía sus dudas acerca de varios huéspedes, incluyendo al dueño y a la mucama Rita, pero no podía asegurar nada y tampoco estaba seguro de cómo continuar exactamente.
Se secó la cara y se disponía a salir del baño, cuando notó algo extraño. La puerta estaba cerrada, quizá estaba viejo, pero no loco, sabía que la había dejado abierta cuando entró. Tomó la perilla y trató de abrirla, pero fue inútil, alguien lo había encerrado en el baño.

Hace más de 3 años

2

7
rllavero
Rango9 Nivel 41
hace más de 3 años

Pienso igual que tú @YorgeCeci_20. Al menos una de nuestras historias podría haber pasado. Ésta está interesante, pero aun queda investigación, seguiré atento a como se desarollan los hechos. Enhorabuena por tu historia :)

YCSocarras
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

@rllavero gracias, la continuare con mas calma ahora que ya no está en el concurso


#6

─ ¡Ayúdenme!─ gritaba el detective después de estar 30 minutos encerrado, ya había intentado salir por la ventana, pero era demasiado pequeña como para caber por ahí. Harrison estaba muy seguro de una cosa. El asesino estaba en ese hotel, sino ¿por qué lo habría encerrado en el baño?, algo en su interior le decía que debía salir pronto de allí o sería tarde.
─Habrá otra víctima, estoy seguro─ decía para sí mismo caminando de un lado a otro. Trató de llamar por teléfono al guardia, pero no tenía señal en ese lugar. ─Vamos Harrison, piensa─ sabía que gritar no era una opción, nadie lo escucharía, se revisó los bolsillos, no encontró nada, pero había olvidado que llevaba su arma en la correa del pantalón.
─ ¡Qué idiota soy!─ dijo cuando se dio cuenta de que era la única forma de poder salir. Tomó su arma y le quitó el seguro, apuntando al cerrojo de la puerta. Sonó un disparo. Inmediatamente la puerta se abrió, El detective no perdió más tiempo y salió corriendo de nuevo al lobby.
Debió imaginarse que encontraría una escena parecida a la que vio pues no se sorprendió cuando en el lobby, varias personas ya no estaban allí. ─ ¿Dónde está el guardia?─ le preguntó a Florencia, la única mucama que se había quedado allí.
─Se fue al baño ─ dijo con tono despreocupado. Harrison sabía que eso no era cierto.
─ ¿Dónde está Alicia, Rosa, Freddy el dueño y las demás mucamas?─ ella se encogió de hombros, el detective no sabía si era tonta o estaba encubriendo a alguien.
─No sé, se dispersaron cuando vieron que usted no volvía, supongo que…─ la mujer se vio interrumpida al ver que el guardia, Zac venía corriendo.
─ ¡Detective!, ¡Detective!─ gritaba mientras casi se caía al suelo, Harrison se acercó a ayudarlo, el hombre estaba mareado, tenía un golpe en la cabeza que sangraba.
─ ¡¿Pero qué le ha pasado?!─ Los demás huéspedes que estaban en el lobby se acercaron a ayudar a Zac, se podía notar el nerviosismo en cada uno de ellos.
─Fui a buscarlo porque no volvía y mientras iba por el pasillo alguien me atacó─ explicó.
─ ¿Pudo verlo?
─No─ dijo sentándose en una de las sillas.
─Detective, yo vi que Freddy se iba cuando el guardia salió a buscarlo─ dijo Carmen, otra de las huéspedes del hotel.
─Quédense aquí, si alguno se mueve no dudaré en arrestarlo─ amenazó el detective irritado, no podía esperar que algo así pasara aunque no le sorprendía, sus sospechas se confirmaban cada vez más, entre aquellos 5 desaparecidos estaba el asesino. Temía que la media hora que estuvo encerrado en el baño hubiera sido tiempo suficiente como para que el asesino escapara, o peor, encontrara otra víctima.
Harrison caminó con sigilo por los pisos del hotel, empezó por el primero, como era un hotel pequeño solo tenía cuatro pisos, cada uno con cuatro habitaciones. Recorrió el pasillo mirando cada detalle, no veía nada inusual, puertas cerradas, luces apagadas. Entró a la primera habitación, encendió la luz, no había nadie. Siguió con la otra habitación sin muchos resultados. Continuó hasta llegar al segundo piso, cuando un grito de pánico lo alertó.
Había sido en la cuarta habitación. Sin dudarlo corrió hasta el lugar, al llegar, sintió como si hubiera tenido un Deja vú pues la escena que contemplaban sus ojos era casi idéntica a la que había presenciado hacía unas horas. Un cuerpo tendido boca abajo en el suelo rodeado de un charco de sangre. Otra víctima.
Esta vez, Mary había sido la desafortunada en hallar al cadáver. La mujer temblaba cual hoja azotada por el viento y en sus ojos podía verse el pánico y el miedo reflejados.
─Mary, míreme─ le decía el detective, pero la mujer parecía en shock, al fin logró posar sus ojos en él ─ ¿Qué sucedió?
─Yo…lla…él está…─ la mujer no podía decir nada con claridad, Harrison suspiró, estaba perdiendo tiempo con esto. Le indicó a la mujer que bajara al lobby, aún no había encontrado a Rita ni a Alicia, Rosa ni al dueño del hotel, pero ya sabía dónde estaba Freddy Jhonson.
Se acercó al cadáver, parecía una copia de Damian Miller, había sido apuñalado, había sangre por todas partes, y no parecía haber pistas aparentes a excepción del vaso con licor que también parecía adulterado con una especie de droga para anestesiar, lo sabía por el olor que desprendía y algo que también tenía la otra víctima, pero esta vez las iniciales eran diferentes “R.D”. Harrison llamó de nuevo a su hermano para informarle de la nueva víctima.
La policía estaba enojada, no deseaban que hubiera más muertos en el hotel, pero nunca había ocurrido tal cosa en ese pueblo, la cárcel no era lo suficientemente grande como para encerrarlos a todos, el crimen más atroz en ese lugar era un robo de cartera, la comisaria era pequeña, era mucho más sencillo interrogarlos a todos allí.
Para cuando el detective bajó al lobby, Alicia, Rosa, Robert ─que era el nombre del dueño─ y Rita estaban allí junto a una Mary claramente inestable.

Hace más de 3 años

0

5
#7

─Ustedes ─ dijo el detective señalando a cada uno de los que él ya sabía eran sospechosos ─ ¿Dónde estaban? ─cada uno empezó a hablar de forma escandalosa, el detective los silenció a todos y decidió volver a interrogarlos uno por uno.
Alicia aseguraba que había acompañado a su tía Rosa al baño, dijo que la tía se lo suplicó aunque sabían que no debían moverse de allí, pues tenía muchas ganas de ir.
Por otro lado Rita decía que había ido a su habitación porque necesitaba tomarse una pastilla que debía beber cada 8 horas y le tocaba exactamente a esas horas de la madrugada, al detective le pareció muy raro todo aquello, sospechaba cada vez mas de Rita, sobre todo porque una de las iniciales del cadáver era la “R”.
Robert, el dueño del hotel confesó algo que al detective le pareció demasiado extraño.
─La verdad es, detective, que no le dije todo la primera vez─ empezó a decir.
─ ¿Qué es lo que oculta, Robert?
─Nada, nada, lo que pasa es que no era algo que quería revelar, espero que esto no me traiga problemas─ suspiró ─hay una cámara en el lobby, quería buscar las grabaciones a ver si encontraba algo sospechoso.
─ ¿Por qué no me lo dijo antes? Hubiera sido de mucha ayuda.
─Hay un video que no quisiera que saliera a la luz y por eso lo oculté.
─Muéstreme─ le ordenó el detective, Robert sacó de la oficina una computadora vieja donde la cámara transmitía en vivo, Harrison se acercó y corrió el video hacía media hora, ciertamente observó cómo cada uno de ellos se levantaba y se iba del lobby, pero descubrió algo que hizo recaer su atención en Alicia y Rosa.
Rosa era la única de las dos que se había dirigido al baño, Alicia se fue hacia el lado de las habitaciones y no la acompañó en ningún momento. Confirmó la coartada del dueño, pues si se había ido hasta su oficina en aquellos momentos.
Notó que Freddy había recibido una llamada antes de salir del lobby hacia su habitación y que después de eso Rita lo había seguido.
Casi al finalizar la media hora Mary también había recibido una llamada y se había ido a las habitaciones.
Harrison se rascó la cabeza, la cosa estaba más complicada de lo que había pensado, alguien le estaba mintiendo, pero él sabía que un buen mentiroso era difícil de descubrir. Volvió a llamar a Alicia.
─Dime qué ocultas Alicia─ dijo él con voz amable.
─No oculto nada, acompañé a mi tía, eso es todo.
─ ¿Si? Y como explicas esto ─ dijo el detective mostrándole el video de seguridad.
─Sé que no fuiste al baño con ella─ la mujer no se inmutó, miró al detective a los ojos y suspiró, volteó la cabeza y soltó el aire que había retenido.
─Está bien, no lo hice, es que me da mucha vergüenza decirlo─ se excusó ─fui a mi habitación porque estaba nerviosa, y para calmarme yo…─ hizo una pausa, Harrison se dio cuenta de que trataba de inventar una excusa, no se había esperado lo de la cámara.
─Usted…─ la animó a continuar.
─Me bebí un calmante, pero es algo prohibido.
─ ¿Es en serio? Ni usted se cree ese cuento─ acusó el detective.
─Quiero un abogado, no diré nada más─ finalizó la mujer, Harrison sabía que ella no diría nada más. Debía interrogar a Mary para saber quien la había llamado, también debía encontrar el celular de Freddy, quizá allí hubiera alguna respuesta del asesino.
Mary estaba vuelta un nudo de nervios, la mujer temblaba y transpiraba, Harrison sabía que era por el impacto de encontrar a un cadáver cubierto de sangre, pero necesitaba hablar con ella.
─Mary cálmese, diga ¿quién la llamó?
─Yo… llamaron de…─ la mujer rompió en llanto, el detective empezaba a frustrarse ─no sé nada, solo me dijeron que debía limpiar.
─ ¿Quién la llamó?─ presionó.
─Un hombre, creo, no sé, la voz era extraña.
─ ¿Sabe alguna otra cosa? Ayúdeme Mary.
─No sé nada, se lo juro─ la mujer de repente dio un respingo, como si hubiera recordado algo ─aunque…
─ ¿Aunque qué Mary?
─Yo vi a Alicia hablando con Freddy, en el pueblo, hace unos días, no sé si sirva de algo.
Harrison asintió y dejo ir a la mujer, cada vez sospechaba más de Alicia, algo ocultaba, eso era evidente, pero no tenía ni una sola prueba, ni un solo indicio que la conectara, excepto aquella conversación que Mary dice haber visto. Salió apresurado después de haber interrogado de nuevo a sus sospechosos hacia el cuarto de Freddy. Si el asesino era astuto, se habría llevado el teléfono, pero quizá no lo era y el detective podría encontrar algo útil.
Rebuscó y buscó por todos lados pero la búsqueda fue inútil, ─si tan solo tuviera ese número─ pensó. Entonces se le ocurrió la idea de buscar en los registros, lo más seguro era que apareciera allí el celular. Bajó deprisa hasta la oficina y buscó el número de Freddy Jhonson. Vaya suerte, el número estaba ahí.
─ 4557896─ dijo el detective mientras marcaba el número, dejó a los sospechosos en el lobby junto al resto de las personas y empezó a caminar por los pasillos con la esperanza de escuchar el repique del teléfono.
Pasó por el primer piso, nada. La llamada se cortó. Avanzó hasta el segundo, sin resultado. La llamada volvió a cortarse. Al menos el teléfono estaba encendido.
Subió hasta el tercer piso, nada. Harrison empezaba a creer que el asesino se había deshecho del teléfono, pero no se daría por vencido. Subió hasta el último piso, marcó el número de nuevo, esta vez logró escuchar un ligero sonido, provenía de una de las habitaciones, camino por la primera, no era ahí. Tampoco era la segunda ni la tercera, sin duda la última era la opción final.
407 marcaba el número de la habitación, el detective empujó la puerta apuntando su arma por si se encontraba con el asesino, aunque dudaba de eso pues sabía que todos estaban en el lobby del hotel. Encendió la luz y supo inmediatamente que la habitación le pertenecía a una de las mucamas, pero aún no estaba familiarizado con el número de cada una. El teléfono sonaba con desespero, guiando a Harrison hasta el armario.
Cuando lo abrió, el teléfono estaba allí, junto a otro teléfono de color rojo sangre.

─ ¿De quién es la habitación 407?─ le preguntó Harrison al dueño cuando bajó con la evidencia.
─De Rita.
El detective se sorprendió, no es que no sospechara de ella, pero no pensó que la mujer fuera capaz de cometer tal crimen. Rita estaba sentada en uno de los muebles del lobby, conversando animadamente con uno de los huéspedes.
─Rita Petterson, estás arrestada─ le dijo el detective ─tienes derecho a guardar silencio y a un abogado, todo lo que digas será usado en tu contra en un juicio.
─ ¡¿Qué?!─ bramó ella enfadada y poniéndose de pie, el detective la esposó a uno de los muros del lobby, Rita empezó a resistirse ─ ¡Yo no he hecho nada! ¡No lo maté!
─Encontré estos teléfonos en tu habitación, ¿cómo lo explicas?
─Alguien los puso ahí, se lo juro, yo no lo hice ─ decía desesperada.
─Te vi irte del lobby cuando yo no estaba, no tienes coartada, debes admitir Rita, que estás hasta el cuello de problemas─ la amenazó el detective.
─ ¡Yo no lo maté! Por favor ¡créame!
Harrison la ignoró, debía llamar al hermano para pedirle una investigación más profunda de Rita y los demás, aún había cosas que no cerraban, como el arma homicida y el motivo, Rita sentía cierto desdén por Damian, pero de Freddy no había nada.
─Hermano─ dijo cuando llamó a Christian ─La principal sospechosa es Rita Petterson, investiga más sobre esa mujer, pero también necesito saber sobre Mary Taylor, Alicia Nicolson y a Robert Dorante.
─Está bien, dame unos cuantos minutos─ dijo y le colgó. Harrison esperó impaciente mientras el hermano reunía toda la información. Sintió que fue una eternidad mientras esperaba la llamada de vuelta.
Sonó el teléfono del detective, Harrison buscó un lugar más privado para hablar así que se alejó del lobby hacia los pasillos del baño, esta vez teniendo más cuidado.
─Harry, esas personas… realmente esto es más complicado de lo que creíamos─ empezó a decir el hermano.
─ ¿Por qué?
─Mary es una mujer violenta, tiene un historial aquí de varios ataques a personas y fue drogadicta, estuvo aquí varias veces por retención de estupefacientes, Rita fue prostituta y Robert Dorante, aún no es algo oficial, pero la policía lo investiga por supuesto tráfico sexual.
El detective no se lo puede creer, cada una de las personas de ese hotel tenían algo que ocultar ciertamente, empezaba a dudar de la culpabilidad de Rita.
─ ¿Y qué me dices de Alicia?
─Ella…
El detective escuchó la voz de su hermano a lo lejos y como algo frío le brotaba de la cabeza, seguido del impacto con el frío suelo del hotel, alguien le había golpeado la cabeza, Harrison lentamente fue perdiendo el conocimiento hasta cerrar los ojos.

Hace más de 3 años

1

5
Louis
Rango13 Nivel 64
hace más de 3 años

¿Qué parte de mi relato te ha parecido más interesante?


#8

─ ¡Sr. Harrison!─ escuchó a lo lejos el detective, empezó a abrir los ojos con lentitud, la cabeza le dolía intensamente, se pasó una mano por donde sentía el dolor y un pequeño rastro de sangre brotaba de allí. Se sentía confundido, sabía que alguien intentaba desesperad amente de detenerlo en su investigación, debía averiguar quién y sabría quien era el asesino.
El vigilante, Zac, lo ayudaba a ponerse de pie, Harrison vio el teléfono destruido a un lado suyo, supo entonces que el asesino buscaba evitar que se comunicara con la policía a toda costa.
─ ¿Qué sucedió?─ le preguntó el detective a Zac.
─Todo es un caos allá afuera, tuve que dejar pasar a la policía pero no han hecho mucho.
─ ¿De qué hablas?
─Rita escapó─ aquellas palabras resonaron en la cabeza del detective, estaba cada vez más seguro de que era ella la asesina ─Los huéspedes se han dispersado, varios se fueron a sus habitaciones, otros aprovecharon el caos y se salieron del hotel.
─ ¡¿Qué?! No puede ser, ¡se ha arruinado todo!
─Eso es lo que creemos señor, es que no encuentro a varios huéspedes, aparte de Rita claro.
─ ¿Quiénes no están?─ ambos hablaban mientras Zac llevaba al detective a limpiarse la herida.
─Robert Dorante, Alicia James, Rosa… Mmm no recuerdo el apellido de ella─ explicaba el vigilante.
─ ¿Sólo esos tres?
─No, tampoco está Carmen ni el señor Raúl.
─ ¿Cómo se escapó Rita? La esposé.
─La verdad no lo sé detective, las luces se apagaron y luego hubo gritos y mucho ruido, cuando volvió la luz ella ya no estaba.
─Alguien la ayudó a escapar, eso es obvio.
El detective llegó al lobby y se encontró con el lugar vacío, ni los policías ni los huéspedes estaban allí.
─ ¿Dónde están todos?
─Ya le dije, los huéspedes están en sus habitaciones y la policía está buscando a Rita, nadie quería bajar porque usted había desaparecido otra vez.
─ ¿Cuánto tiempo estuve así?
─Casi una hora.
─No puede ser─ Harrison estaba demasiado confundido, le dijo a Zac que sacara a los huéspedes de sus habitaciones, estaba seguro de que con Rita suelta era probable que hubiera otro asesinato, trató de pensar en quien podría ser la siguiente víctima ─Vamos Harry piensa─ se dijo a sí mismo ─tiene que haber un patrón aquí─ el detective trataba de encontrarle sentido pero todo era demasiado extraño, lo único que se repetía era la forma y…
Las iniciales.
─ ¡Claro! Como no lo pensé antes─ emocionado por ese nuevo descubrimiento, buscó de nuevo los registros del hotel, la próxima víctima debía tener las iniciales “R.D.”. Leyó los nombres, solo alguien coincidía con esas iniciales, pero no era un huésped.
─ ¡Robert Dorante!─ el detective mencionó el nombre como cuando algo es demasiado evidente, se levantó rápido, lo que provocó que se mareara, corrió de prisa al único lugar donde se pudo imaginar que estaba, la oficina.
El detective no estaba preparado para lo que encontró cuando llegó a la oficina, El dueño del hotel estaba amordazado, se resistía pero poco, estaba claramente drogado, y una mujer estaba frente a él con un cuchillo en las manos, lista para propinarle las mortales puñaladas.
─ ¡Alto!─ gritó Harrison empuñando su arma y apuntándole a la misteriosa mujer, estaba seguro de que cuando girara vería a una Rita poseída por la demencia, pero no fue ese el rostro que lo miró con una sonrisa diabólica.
─Detective, llegó muy temprano─ dijo ella con voz dulce, no cabía aquella voz en semejantes labios, pues su rostro era el retrato puro del odio.
─ ¡Alicia!─ masculló el detective ─Tú… pero─ Harrison no se lo podía creer, había sospechado de ella pero, ¿por qué? Rita tenía más pinta de serlo que ella. El detective entendió que todo aquello fue una trampa para ocultarse.
─ ¿Le sorprende?
─Baja el cuchillo Alicia─ le ordenó el detective sin dejar de apuntarle con el arma, estaba estupefacto pero no podía dejar que eso le impidiese salvar la vida de Robert.
─Está bien─ le dijo ella con una sonrisa maliciosa y diabólica, Harrison se acercó a ella con lentitud hasta poder tomar sus manos y esposarla, esta vez se aseguró de no perderla de vista mientras usaba el teléfono de la oficina para llamar refuerzos.
Mientras los refuerzos llegaban Harrison desató a Robert quien en su terror y en ese estado narcotizado podía mascullar entre dientes “fue hace 27 años” solo repetía eso una y otra vez mientras lloraba. Alicia lo miraba con desprecio.
***
─ ¿Por qué repite eso?─ le preguntó Christian a su hermano cuando llegó a la escena, la policía se había llevado ya a Alicia y una ambulancia le daba los primeros auxilios a Robert, hablar con él era imposible, estaba demasiado drogado. El detective entendió entonces como Alicia, con su complexión tan diminuta logró asesinar a dos hombres musculosos.
─No lo sé… “27 años”…─ Harrison pensaba, eso debía tener alguna relación ─ ¿Cuántas puñaladas me dijiste que tenían las víctimas?
─27 ─Dijo el hermano, quien había entendido también.
─Pero no entiendo, ¿qué pasó hace 27 años?
─Hay que averiguarlo─ dijo Harrison que se dirigió hasta la comisaría para halar con Alicia una vez más.
***
─No esperaba verlo de nuevo, detective─ le dijo ella a modo de saludo ─ya lo resolvió, ¿qué hace aquí?
─Quiero saber por qué, ¿qué pasó hace 27 años? Porque por eso fueron las 27 puñaladas, ¿cierto?
─Es astuto usted, sin embargo no lo adivinó todo─ dijo ella sonriendo, parecía disfrutarlo, le gustaba ver lo que había hecho ─Verá, yo nací hace 27 años.
Harrison no sabía que decirle a Alicia, estaba confundido, qué tenía eso que ver con los asesinatos.
─Sé que está confundido, le explico, esos tres hombres, esos tres bastardos… todo fue por venganza ¿sabe? Y no me arrepiento, lo volvería a hacer, si usted no hubiera llegado lo habría hecho y después no me importaría lo que pasaría conmigo, solo deseaba matarlos. Es curioso sabe, mi madre no se vengó nunca de ellos pero ¿conmigo? Conmigo fue diferente, viví bajo sus maltratos, bajo su desprecio, bajo su odio todo el tiempo, ¿sabe lo que se siente que tu propia madre te diga que fuiste el peor castigo para ella? Y ni siquiera tienes ni una estúpida idea de por qué, solo deseas que te ame, que te abrace, pero no lo hace, en lugar de eso solo tienes golpes, insultos y tratos horribles.
¿Y todo por qué? Porque fui producto de una violación, ¿y sabe por quién? Sí… por ellos.
La verdad no sé de quién soy hija, sé que me engendró uno de ellos hace 27 años, pero tenía que hacerlo detective, tenía que matarlos a los tres, y así me pudra en esta cárcel, me siento muy feliz porque lo hice, los maté.
Bueno a uno no, pero no importa, ya se encargarán de él─ finalizó con otra sonrisa.
─Nada de eso justifica asesinar─ le respondió el detective, quien en el fondo se había conmovido por aquella historia, aunque no sabía si creer en ella o no, la última frase le resonó en la cabeza ─ ¿se encargarán? ¿Quién más trabaja contigo?
─ ¿Quién no está aquí y debería estar?─ respondió con una pregunta, el detective lo supo. La tía.
Corrió como pudo de vuelta al hotel, resultó que la tía se había entregado sola al ver a su sobrina presa, confesó haberlo golpeado en la cabeza y encerrarlo en el baño. La policía se la llevó a la comisaría junto a su sobrina para un juicio justo que sería llevado a cabo en una ciudad no muy lejos de ahí.

El detective y su hermano se abrazaron con gran camaradería. Mientras Harrison sentía nostalgia, no porque le gustase que mataran inocentes –o no tan inocentes- sino porque le apasionaba lo que hacía, por otro lado sentía esa enorme satisfacción al haberlo logrado una vez más, aquellos sentimientos de haber hecho bien las cosas, siempre lo acompañarían.

Hace más de 3 años

4

8
Louis
Rango13 Nivel 64
hace más de 3 años

Me ha parecedo intrigante

juan_jose
Rango6 Nivel 25
hace más de 3 años

Un excelente final para una excelente historia, felicitaciones