MilaRojas
Rango7 Nivel 30 (1401 ptos) | Autor novel
#1
    Partes:
  • #2

Cuando el mundo está a punto de acabarse es cuando piensas en lo que realmente te empuja a vivir. Me llamo Aramis Isabel, mis amigos me dicen—solían decirme— Isa y por solo dos milésimas de segundo yo no estaría contando esta historia.
Mi madre siempre fue una fanática empedernida de Alejandro Dumas, supongo que por eso me puso el nombre de uno de sus mosqueteros, aparte ella ya sabía que yo era una guerrera, cuando nací mi esperanza de vida era de solo semanas por un problema cardíaco, pero luche y sobreviví.
La vida me ha dado golpe tras golpe, a todos he sobrevivido a medías y con depresiones pero aquí estoy. Ese día quería desaparecer y subí a la azotea, por alguna razón sentí que no estaba sola, respire el aire frió del invierno y fue cuando pensé en los motivos que tenía para vivir, en las cosas que me hacían sentir libre. Me acerque al borde, mire al cielo, al asfalto, a los carros que pasaban. Grite alto que no quería vivir, pero aun así mi mente y mi subconsciente me hicieron caer en cuenta de que esto que iba a hacer era lo único que no podría solucionar en un futuro...

Hace más de 3 años Compartir:

3

21
HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

Desgarrador inicio @fmilacrg! Espero que Isa logre encontrar eso en la vida que te da fuerzas para seguir! Mucha suerte!

YellowBuffalo_75
Rango1 Nivel 0
hace más de 3 años

Éxitos sis, está buenisima. Enséñales lo que tienes lml


#2

En ese momento en la azotea cuando estuve a punto de brincar sentí que me agarraron el brazo para que no saltara, al voltear vi a un chico con cara de preocupado y asustado jalando de mi para que no acabara con mi vida -sí a eso que tenía para ese momento se le pude llamar así-. Me agarro, me hizo sentar en el piso y me preguntó:
—¿Por qué lo ibas a hacer?
—No quiero seguir con mi vida -respondí-
—¿Cómo te llamas?
—Aramis Isabel, ¿Cómo te llamas tú y por qué demonios me salvaste de morir?
—Me llamo Ángel y bueno Isa ¿te puedo decir así?
—No. -respondí con cara de molesta-, así me decían los que decían ser mis amigos.
—Esta bien... Bueno Ara, te salve porque yo subí también a terminar con mi vida y lo hubiese hecho sino te hubiese visto a ti llegar, no me podía creer que alguien tan perfecto hubiese subido acá, jure que eras una diosa que venía a salvarme.
—Para, para, ¿estabas drogado o es que sencillamente no tenías otro piropo para decir?, por otro lado ¿Por qué querías saltar? Le pregunte al tal Ángel.
—Ahora tú estas interesada en mi -dijo con una sonrisa picara-, mis padres y mis hermanos murieron hace unos días en un accidente de transito, hace unos años falleció mi mejor amigo, mis compañeros de trabajo casi me matan porque conseguí un aumento de sueldo que ellos no y mi vida amorosa ha ido cuesta abajo desde aquella vez, así que considere que merecía estar con mi familia y mi mejor amigo en el cielo, y no no estaba drogado simplemente recordé las palabras de mi abuela que también falleció hace algún tiempo: "Cuando te sientas solo, no tengas con quien hablar o vayas a cometer alguna locura, sí ves a otra persona en el mismo sitio que tu, es porque el destino te puso allí para que la ayudaras o para que esa persona te ayude a ti", por eso decidí no dejarte saltar, así te ayudo y quizás tú me puedas ayudar a mi.
—Coloque cara de sorprendida, porque realmente lo estaba— Que locura, mi sentido pésame y el hecho de que me hubieras ayudado no significa nada en realidad, igual ambos seguimos queriendo morir estemos claros de eso.
—Sí lo sé -respondió él. Pero nos hemos dado unos minutos más de vida, para respirar, hablar, al menos conocer el nombre de cada uno. Ajam ahora que recuerdo sra Ara no me dijiste por qué es que quieres morirte.
—Hice una mueca con mi cara al escuchar que me dijo sra y dije: —No me digas sra que solo tengo 20 años recién cumplidos y para responder lo que me dijiste, quiero morir porque nací con un problema cardíaco al cual sobreviví pero me hace tomar muchas pastillas al día, mi mamá falleció de cáncer cuando yo tenía 15 años, estuve en el mundo de las drogas, mis amigos dejaron de estar a mi lado, mi papá me retiro su apoyo cuando me descubrió teniendo sexo drogada con un yonki en la sala de mi casa -ya yo vivo sola pero como él me ayudo a pagar la casa tiene llaves también y llego sin avisar- Perdí mi trabajo, congele mi carrera para seguir mi sueño de actuar, vi a varios amigos morir y lo peor es que nunca le dije te quiero ni a mis amigos ni a mi mamá, y todo eso sencillamente me hizo llegar al borde del colapso porque nunca me desahogue y aparte no encontré otros motivos para seguir viviendo, así que vine hasta que tú idiota me paraste de seguir con esto.
—Uff, mis razones son pocas y tú tienes como nueve razones, no es equiparable la situación, pero lo que importa es que estamos acá y por hablar contigo de repente ya no tengo esa sensación de querer morir -Dijo Ángel mientras prendía un cigarro.
—Qué ironía no te quieres morir ahorita pero prendes un cigarro que te hará morir más tarde que temprano -le dije con voz lo suficientemente alta como para creerle que estaba molesta- Aunque sí tienes razón, me he calmado un poco y pensado en frió esto de morir aplastada contra el pavimento es raro.
—Lo sé, creo que mejor era dejarme pegar un disparo y ya.
Lo mire, sonreí y no dije nada más, solo lo mire y al cielo, quizás agradeciendo por haberlo mandado a salvarme o a mi a salvarlo.
—¿Que piensas Ara? -pregunta que hizo que el silencio se acabara.
—Pienso en que el aire ha cambiado desde que subí esta mañana, ya no se siente el invierno triste ni alegre, solo neutral como... como si nos estuviese dando una razón más para pensar por qué vivir.
—Eso que acabas de decir...
—¿Qué?
—Eso de encontrar una razón más para vivir
—¿Qué pasa con eso?
—Hagamoslo -respondió Ángel- Hagamos una promesa, lo puedes tomar como reto o como quieras, pero vendremos acá en tres meses y veremos si aún queremos morir. La cosa es que en estos tres meses consigamos más razones para vivir, que encontremos la fuerza necesaria para ser felices, así que nos tendremos en contacto, hablando, chateando, mandandonos fotos o hasta señales de humo para hacernos saber el uno al otro que estamos bien. ¿De acuerdo?-Me pregunto Ángel mientras extendía la mano para cerrar el trato.
—Es que no sé...
—Anda Ara dí que sí, no me dejes con la mano extendida.
—Esta bien cedí -dandole la mano- Esperemos encontrar en estos meses muchas razones para seguir con nuestras vidas. Este es mi correo [email protected], puedes contactarme por allí, te diera mi teléfono, pero no tengo.
—Nos estamos viendo Ara, vamos a salir de esto, ya veras y antes de irse me beso y me dijo -esta es mi primera razón para vivir.

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 3 años

Un relato excelente, ha sido un verdadero placer leerte, te dejo mi apoyo.

MilaRojas
Rango7 Nivel 30
hace más de 3 años

Gracias, me alegra que te haya gustado :D

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

! Ágil , fácil lectura y gran redacción !.

Mario_PB
Rango6 Nivel 27
hace más de 3 años

Un par de recomendaciones. Cuidado con las tildes en los verbos en pretérito "me agarró" "preguntó". También ten cuidado con los diálogos. Por lo demás es una buena historia. Espero leer la continuación. Saludos.

leo1
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

Viene una parte interesante de la historia, en esos tres meses han de encontrar maravillosas razones para vivir. Me gusta que tu texto busca explorar motivaciones de la vida, siempre un buen tema ...suerte!!!

MilaRojas
Rango7 Nivel 30
hace más de 3 años

Gracias @leo1 :D @Mario_PB gracias por las observaciones las tendré en cuenta :D Saludos a ambos.

Mario_PB
Rango6 Nivel 27
hace más de 3 años

De nada @fmilacrg Acabo de leer un artículo, en el blog de la página, sobre los diálogos. Si puedes échale un vistazo :)

Mamilius
Rango7 Nivel 31
hace más de 3 años

Tienes mi apoyo :3

Reina_16
Rango5 Nivel 21
hace más de 3 años

Felicidades, muy buena Historia

Dave_Alex8
Rango1 Nivel 0
hace más de 3 años

Excelente narrativa! Excelente historia, excelente y hermosa autora! :*