Vihell
Rango6 Nivel 25 (747 ptos) | Novelista en prácticas
#1

La nube de polución que cubría la ciudad era visible a varias decenas de kilómetros de distancia y los transeúntes escrutaban el cielo con ojos suplicantes buscando alguna señal que anunciara la tan ansiada lluvia, aquella que traería consigo aire puro con el que llenar los pulmones. Aquellos pulmones contaminados del maligno aire, aquellos transeúntes que no tenían ninguna culpa, de nada de lo que pasaba allí, en aquella ciudad maldita y la cual, la maldita lluvia, solo era un mito. Pero de esperanzas vive la gente, sobre todo yo y mi equipo que no somos hombres de felpa, somos hombres forjados por la vida, y esta situación no es mas grande que otras enfrentadas anteriormente, y con este equipo, mi equipo, es cuestión de tiempo para superar este percance. Cuando la nube de polución caiga, se verán a los responsables, aquellos que acabaran bajo el triunfo de la muerte, producida por mi mano y la de mi equipo.
Han pasado ya diez minutos y la nube sigue allí, va cayendo, y con su caída aumentan los gritos, al parecer de los transeúntes, con esto me di cuenta de algo; nosotros somos la lluvia.

Hace alrededor de 3 años Compartir:

6

33
SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 3 años

! Me alegra ser el primero que comenta este excepcional escrito !. Suerte.

TealFoes_51
Rango1 Nivel 0
hace casi 3 años

El hombre espera aunque nadie le prometió nada, espera por qué en su naturaleza está la esperanza innata de su ser que siempre hay algo bueno mad all. Aquel que pierde la esperanza solo le queda la desesperacion, luego le sigue la muerte. La esperanza signo confianza en la vida.

TealFoes_51
Rango1 Nivel 0
hace casi 3 años

El hombre espera aunque nadie le prometió nada, espera por qué en su naturaleza está la esperanza innata de su ser que siempre hay algo bueno mad all. Aquel que pierde la esperanza solo le queda la desesperacion, luego le sigue la muerte. La esperanza signo confianza en la vida.


#2

Se disipa la nube, la vista es increíble, decenas de flagelantes claman por piedad, y los personajes que apenas veo no la conceden. Ardo de rabia, al igual que mi equipo, decidimos que no dejaríamos a ningún responsable en pie. La nube a caído por completo, la lluvia a llegado, a desaparecer todo y limpiar las calles de la basura.
Nos movemos, fila india, luego Jones y Lee se separan en izquierda y derecha respectivamente, ahora somos una formación triangular, yo en la cabeza. Los responsables abren fuego, saben que nos acercamos, saben quienes somos, saben de nuestra reputación.
Uno de mis hombres cae, Scrool, bueno era un novato, seguimos, ya estamos a 200 metros de los responsables de la masacre, no hay mas caídos.
Estamos cara a cara con los responsables, se ve el miedo en los rostros, tratan de atacarnos, pero no son rival para nosotros, al menos no los de las primeras filas; la sangre salpica, nadie se salva, todos estamos bañados por ella, una lluvia de balas cae sobre nosotros, escapamos de ella, es nuestro turno de contra atacar, el ingeniero en armas se encarga, Taranis, sacando de su arsenal su francotirador favorito, Barret M200, calibre 50. Taranis es un hombre grande, tan grande y fuerte que es capaz de cargar un arma de tal calibre, y dispararla de pie, como si fuera una 9 milímetros, varios responsables caen ante su implacable lluvia de balas, cráneos destrozados, cuerpos agujereados.
Ahora lo veo, veo al responsable, al líder de los responsables, aquel que ordeno la matanza de los transeúntes, de los cadáveres que ahora están a mis pies, como no lo supuse, era él, Amaru, ex compañero mio, y co-creador de este equipo; lo veo, él me ve, nuestras miradas se cruzan y ambos sentimos lo que siente el otro, odio, aún no se porque hace esto pero lo descubriré, voy a toda marcha hacia el, saco mi katana, dispuesto a cortarlo de un solo tajo, me acerco, 100,80,50,30,10 metros de él, parece estar tranquilo, como si supiera que vencerá sobre mi, pero sabe con quien se enfrenta.
-Alto, Vihell.
-Solo retienes un poco más de tiempo antes del final, Amaru.
-Te digo que este día, no caeré, antes de que intentes algo, escucha.

Frente a frente, ambos estamos parados en un helipuerto, al parecer, Amaru ya tenia pensado irse. No quise escucharlo, cuando procedía a continuar mi ataque la veo, una chica tendida en el suelo de tras de Amaru, era una chica hermosa, parecía una albina, vestida con solo un vestido blanco simple, con un cabello corto, que le daba un aspecto muy tierno.
-Te preguntaras quien es esta chica, y por que aun no la he matado. Se que ves que esta viva, tu tercer ojo te lo dice, tu aspecto sobrenatural dejara que me escuches.
-Deja la ir, y quizá te perdone la vida, no quiero mas heridos, EL me ordeno que no quiere mas.
-Te la dejaría, si es que no fuera tan importante para mi.
-Por que lo dices, qué es ella.
-Es la llave, del apocalipsis.

Sam
Rango8 Nivel 35
hace casi 3 años

La trama es interesante, aunque espero que en la siguiente caja des más detalles, un saludo.


#3

Amaru seguía indiferente ante la situación. Se escucharon acercándose, reconozco esos pasos, son los de mi equipo, al parecer, victoriosos del encuentro con los responsables, Amaru también los escuchaba, ni se inmutaba, seguía en la misma posición con la chica tendida bajo sus pies. Pasaron solo segundos y mi equipo ya lo tenia rodeado, el helipuerto cercado por Taranis desde lejos, imposible que ningún alma que no sea de mi equipo pueda salir de ahí.
-Se acabo
-Si quizá tengas razón -aun seguía con una actitud indiferente.
-Rako, esposalo, lo llevaremos ante EL.
-Enseguida señor.
-!NO TAN RÁPIDO!- dijo Amaru, por primera vez cambio su gesto, a uno iracundo- Crees que se acabo, que me entregare tan fácil ante ti, enserio, pues te volviste mas estúpido con el paso de los años, sabes quien soy yo, siquiera !LO SABES!, ni tu, ni tu equipo de pacotilla me arrestara.

Amaru saco de su bolsillo un arma eléctrica y la disparo contra la chica tendida a sus pies, después de eso corrió en dirección al helicóptero, que se encendió y estaba en marcha, al parecer mi equipo no había revisado el interior de la nave, que error para mas estúpido, no debí confiarle a Sujinko, aún era un novato, demonios. Dos de mis hombres fueron hacia él. pero los noqueo muy rápido, es de mi generación, compartimos los mismos maestros, las mismas clases, los mismos concejos. Yo mismo iba a ir a perseguirlo, cuando de pronto, la chica tendida, se puso de pie, aun tambaleándose, se veía histérica, su mirada se veía diabólica, como si quisiera tomar sangre. Dos de mis mas a valientes sargentos se acercan, Ella nos golpea, fue muy veloz, mato a uno y al otro lo dejo tendido sin respirar, se dirigió a los demás, golpe, salto, uno mas cae, otro la atrapa por la espalda, ella lo golpea con el codo y le rompe varios huesos, luego lo re mata con un cabezazo hacia atrás, sigue con los golpes, más caídos, parece como si supiera todas las disciplinas marciales; no pensé que su frágil cuerpo tuviera tanta fuerza y resistencia, tuve que dejar mi persecutorio con Amaru para evitar mas bajas.

-Suerte con ella Equipo de los caídos, cuando se encargue de todos ustedes volveré por ella (carcajadas de maniático)- Amaru lo dijo desde el helicóptero, con rumbo desconocido.

La batalla contra ella continua, y mis hombres tienen las de perder, ya hay muchos caídos. Me adentro a la batalla, voy con todo lo que tengo, apunto mi puño ante ella, impacta contra el suyo, me dolió, ella ni se inmuta. ella regresa el golpe con una patada, logro defenderme con mi brazo, intento dar un segundo golpe, pero mi fuerza es inútil, ella lo esquiva y me golpea en el medio del pecho, salgo volando e impacto contra un todo terreno blindado, viene hacia mi, a terminar el trabajo, a momentos de impactar soy salvado, Taranis, le dispara a la chica, la empuja unos metros, me da el suficiente tiempo para recuperarme y ponerme de nuevo en posición de combate; Taranis sigue el ataque desde lejos, dispara y sigue disparando, habré contado por lo menos 10 balas, todo un cartucho, ella sorteaba los disparos, el ultimo de los disparos escuchados lo detuvo con sus brazos en posición de cruz. ella se dirige hacia Taranis, debo hacer algo, tendré que hacerlo, es la unica manera de detenerla, debo usar el tercer ojo.

Yuma
Rango10 Nivel 45
hace casi 3 años

Espectacular, es todo un relato emocionante y que te mantiene atenta, a seguir leyendo.

PinkBanshees_4
Rango1 Nivel 0
hace casi 3 años

Esta muy bueno, me quede leyendo todo el relato :)


#4

Empiezo la activación del tercer ojo, debo hacer las nueve poses manuales, las nueve mudras del kuji kiri para poder conectar mi cuerpo con la energía sobrenatural del tercer ojo, es la única manera en la cual detendré a la llave, si no es con esto no es con nada. Comienza la conexión, mi cuerpo se calienta, irradio calor muy por encima del limite humano, mis músculos se tensan, se siente una gran energía corriendo por mi cuerpo, debo darle por lo menos un minuto para activar completamente el tercer ojo y tener a disposición, mientras tanto, Taranis enfrenta a la llave, continua con los disparos, hasta que ya no se escucha nada, se le acabaron las balas, la llave se aproxima a él, le atina una patada invertida, Taranis se defiendo con sus brazos puestos en equis, aun así, sale disparado, impactamdo contra una pared y la derrumba, queda una nube de polvo que rodea el lugar; La llave preparaba su contra ataque a Taranis, cuando me sintió, volteo su mirada y la poso sobre mi, sabia que yo tramaba algo, que estaba utilizando algo como ella, sobrenatural. Se acerca a mí, con una velocidad excepcional, aun no estoy listo para utilizar el tercer ojo en combate, solo unos segundos mas, pero es veloz, me impactara muy pronto. Cuando estaba apunto de impactar, es empujada por un disparo, Taranis se había puesto de pie y recargado su arma, continuo disparando hacia ella, mientras se concentraba en evadir los disparos, yo terminare de activar el tercer ojo, ya esta, estoy listo para la acción.

#5

Estoy listo para el combate contra la llave. Se recupera del disparo de Taranis, se levanta y me observa.
-Taranis, alto, a partir de este momento me encargo yo de la situación, pide un helicóptero Chinook contenedor clase 10.

-Enseguida General.

Taranis se alejo del campo de batalla en dirección a realizar mi recado, mientras tanto, quiero conocer un poco mas de la llave, la causante de que los responsables ejecuten a los transeúntes de esta ciudad muerta. En estos tiempos de guerra muy pocas ciudades están pobladas como esta,o al menos, como lo estaba antes del ataque. ahora solo se ve caoz y muerte en todas partes del planeta, cuando sera el día en que la vida vuelva a ser como antes, que los niños disfruten de la naturaleza que hoy mis contemporáneos han dado muerte.

-Antes de empezar con esto querida, quiero saber tu nombre.

-Curiosa forma en la que uno busca el retraso de la parca.

-No pienses así, solo quiero saber tu nombre, y porque Amaru te tenia consigo, tu propósito en general.

-Antes de caer en desgracia, en como soy ahora, era conocida como Killa, pero eso es todo lo que sabrás de mí.

-No espero más preciosa.

Y así fue, la llave ataco, me impacta el primer golpe, ya no me afecto tanto como la vez pasada, continuo atacando, solo atino a defenderme de ella, golpe patada , muy veloces y fuertes todos ellos, gracias al tercer ojo no me afecta, pero el efecto de este acabara pronto, debo actuar rápido, o sino estaré perdido.
Al esquivar un gancho derecho me doy cuenta de que dejo sus intercostales expuestos, un solo golpe bien concentrado sera suficiente para noquearla y cortar su corriente de chacra, así que lo hago, ataco en el punto previsto, golpe perfecto, ella se aleja, el golpe si la afecto, retrocede, el plan no salio como esperaba, solo la freno pero no la derribe, tal parece su poder no viene del chacra si no de algo más, tal vez algo místico, o infernal.
Noto en su expresión un gesto de ira, se dio cuenta de que seré un desafió para ella. Ahora que me doy cuenta, parece que no sabe utilizar muy bien su poder, como si recién los hubiera conseguido, o activado. Ataca, ahora con mas ira, al estar mas molesta comete mas errores, deja mas vulnerables puntos fijos, como el cuello, las intercostales, el vientre, la pelvis, etc; aquí me doy cuenta de que el diablo sabe mas por viejo que por diablo, por que veo sus evidentes errores en el combate, ahora me da mas curiosidad saber quien es ella, en un principio peleo como todo un gran maestro, pero ahora perece una novata, empiezo mi ataque sincronizado, golpeo todo los puntos mencionados, siente los golpes y mantiene una distancia hacia mi.

-Tú, eres como yo -dice la llave.
-No pequeña, somos muy diferentes.

Me percato de algo en ella, sus ojos comienzan a palpitar, de un rojo intenso del que estaban al despertar a un gris opaco, así mismo, siento que su aura disminuye. El momento de atacar es ahora, cargo mi puño, es ahora, me acerco a una velocidad muy superior a la humana, aparezco a su espalda y le propino un golpe shuto (nombre de un golpe de mano abierta del karate) a su cuello, la chica cae de inmediato, y toda el aura que se sentía, desapareció.

-Taranis, donde estas, ven de inmediato- comunico por la radio.
-General nos acercamos a su punto en el G.P.S, aguarde unos minutos.
Mientras esperaba el retorno de Taranis di una vuelta por el cambo de batalla, cadáveres y ríos de sangre por doquier, una vista no apta para sensibles, aunque hoy en día ya nadie los es, ni los niños nacen puros en este podrido mundo. La vista confusa, cadáveres de tres bandos regados, tantos años de entrenamiento y preparación en la vida, para terminar como una simple bolsa de carne en los suelos de una ciudad fantasma asombra de los escombros; estoy ahora en el helípuerto, mis hombres caídos a manos de llave, que ahora ya hace sobre mis hombros, que es tan importante en ella que la hace tan custodiada por los responsables, y cuales serán los planes que Amaru tenia o tiene para ella.

-Señor, hemos aterrizado.

IvoryDucks_16
Rango6 Nivel 27
hace casi 3 años

Me está gustando mucho tu historia. Un consejo que quizás te sirva es que hay algunos tiempos verbales mezclados claros y faltan los acentos a varios verbos del tiempo pasado que me trababan el ritmo del relato (que está muy bien llevado, por supuesto). felicitaciones por lo demás, buena historia!

Vihell
Rango6 Nivel 25
hace casi 3 años

Muchas gracias por los consejos, y me alegra que les este gustando mi relato.


#6

Es una sensación muy placida estar simplemente envuelto por los placenteros abrazos del agua, tan cálidas, tan sensibles, pero todo eso acaba cuando vuelves a tu realidad, y te das cuenta que el agua que tanto placer te daba es una prisión de oro, porque digo esto, porque acabo de despertar en un contenedor, que al parecer es mi cárcel. estoy en movimiento movimiento, tal vez un helicóptero o un camión, aunque por el interior deduzco que un helicóptero, estoy rodeada por una decena de hombres armados que me vigilan constantemente, no se que ha pasado, solo recuerdo que alguien me golpeo por la espada cuando recién me había levantado de otra larga siesta, no escucho nada, esta contenedor no me deja oír nada, y el estar rodeada de agua, impide mi movilidad, por lo que solo me queda estar tranquila y esperar a que el destino decida por mí.
Siempre despierto en situaciones complicadas, no hace mucho desperté en un campo de batalla con una gran cantidad de cadáveres a mi alrededor, no se que es lo que me pasa, o que me han echo, todo esto empezó desde la explosión de esa bomba que me dejo herida y tuve que ser operada, desde ese momento, mis ratos de lucides son muy cortos, y siempre despierto o aprisionada o en un campo de batalla. La ultima vez que he visto a mis padres fue hace una semana, o al menos eso es lo que creo, porque en mi condición parece que el tiempo corre mas lento, como un tipo de invernacion.

El helicóptero empieza a tambaleas demasiado, todos los hombres se sientan y se abrochan los cinturones, al parecer hemos aterrizado.

#7

-Hemos Aterrizado en la Base septentrional, preparen a la prisionera para traslado y recarguen el helicóptero - Dijo el capitán del escuadrón.
Aun sigo en este contenedor, no se que tiene este liquido que me rodea, pero me mantiene muy calmada, no me puedo molestar, se siente bien, pero se que es una prisión.

-Muy bien escuadrón delta, carguen a la prisionera al interior de la base.
-Si capitán Hilux-Dijo el primer al mando.
-Teniente Lopez, quiero un reporte de la prisionera y contácteme lo mas pronto posible con el general Vihell.
-De inmediato mi capitán
Ahora viene por mí, un camión se estaciona a la entrada del helicóptero, unos hombres, pero estos vestidos con otros uniformes (al parecer de mantenimiento), me cargan al camión, es un lindo camión, blindado todo terreno, no se por qué tanta seguridad, no soy peligrosa, ¿o si?
Llegamos al interior de la base, me descargan del camión y una grúa me empieza a trasladar.
-Llévenla al calabozo del sótano 7, pasillo Q-239 celda 23.
-Pero teniente, es apenas una adolescente, no la considero tan peligrosa como para mandarla a esa zona, morirá ahí.
-!CAYESE! , !usted no sabe lo peligrosa de este individuo!, usted no estuvo en misión a la ciudad esperanza, no vio lo que es capas esta niña, así que no desacate mis ordene y !cumpla las de una vez!, o es que usted quiere llevar su lugar.
-Lo lamento teniente, no quise desacatar su orden.
-No se preocupe cabo, aun es un niño, pero ya aprenderá.
La grúa se empezó a mover y se dirigía hacia un enorme ascensor de carga aun sigo en este contenedor de agua que me impide hacer algo. Justo cuando entramos al ascensor, el conductor y el teniente que hacían ali les llega una orden.
-Teniente, tengo un mensaje directo del capitán Hilux, ordena que trasladen a la prisionera al sótano 2, pasillo A-111 celda 4.
-Acaso esta loco, como trasladar a alguien como ella a esa zona, seria nuestra perdición.
-Dice que es a pedido del General Vihell.
-!Es enserio!, los dos son un par de chiflados, un por ordenar y el otro por aceptar, ya que sigamos las ordenes, no quiero estresarme con tanta estupidez.

General Vihell, es lo único que pude escuchar; acaso no fue aquel que me golpe en el cuello cuando recién acababa de despertar.
Llego a una un cuarto, este estaba cubierto con metal y en el techo tenia unas colgaderas, para poder cargar el contenedor supongo, y así fue, pusieron el contenedor en los colgadores y quede en posición vertical, activan las trampas y los sensores, apagan la luz, lo único que queda iluminado es el contenedor de agua en el que estoy, pareciese como si estuviera en un acuario y yo fuese al atracción principal, ellos se retiran y me dejan sola en ese gran cuarto.

Todo esto me a dejado exhausta, me da mucho sueño y me da ganas de dormir, pero no puedo, esta agua no me lo permite.

-Pues seria mejor que no lo intentes pequeña, si te duermes seria el fin de esta base.

Reconozco esa voz, no se porque nunca la había escuchado antes, quizá yo no pero mi subconsciente parece que si. Es el, el general Vihell, aquel que me golpeo apenas desperté.

-Tú, tu eres quien me golpeo esa vez, por qué me tienen encerrada, y porque todos me miran como si hubiera echo algo malo, que es lo que sucede, explíqueme por favor-lo dije en un tono suplicante y hasta con miedo, el se dio cuenta de mis lagrimas, aun cuando estoy cubierta de agua.

-Todas tus preguntas serán respondidas en su debido momento preciosa, quizá te preguntes como es que me escuchas sin que si quiera yo mueva mi boca, nos estamos comunicando por telepatía. es mucho mas eficaz que un radio y solo pocos pueden llegar a hacerlo luego de muchos años de entrenamiento, pero tu mi pequeña, tienes algo, algo que remplaza años de entrenamiento de cualquier cosa.

-Realmente no se que pasa conmigo, enserio, no se lo que hago y por momentos pierdo el conocimiento y despierto en lugares destruidos.

El agua del contenedor empieza a disminuir hasta acabarse, se abre la compuerta y caigo al suelo, el impacto me dolió demasiado, estoy recostada en el suelo, adolorida y mojada, por este liquido viscoso, quiero ponerme en pie, pero mis fuerzas me han abandonado.

-Ten niña, sécate con esto, mientras tengas el H2C3 encima tuya toda tu energía sera drenada.
En el momento que me quite todo ese liquido viscoso de encima mio, mi cuerpo obtuvo fuerzas y pude levantarme.
-Ahora Responda mis preguntas señor- Me puse en posición defensiva, pero temblorosa.
-Como dije todo a su tiempo, ahora te encuentras en una de las bases fronterizas de las Fuerzas del orden, específicamente la base septentrional, la base mas alejada de la base central. lo que haremos mañana es mandarte a la base central para interrogarte y ponerte cara a cara con EL, y que decida tu destino. pero antes de eso quiero hablar contigo, y saber un poco mas de ti, mas que todo que eres. Escucha se que comenzamos mal pero se que la que hizo todos esos destrozos no fuiste tu, fue algo en tu interior.

-Si pero me da miedo hablar, aparte eres un extraño, no te conozco y no puedo confiar en ti.

-Tienes razón debo presentarme formalmente. Soy el General de Brigada Luis Vihell, tengo 38 años de edad y fui maldecido con el tercer ojo hace ya mucho tiempo, lo único que deseo para ti es descubrir que posees en tu interior, y ayudar a que lo controles como es debido para ayudarnos a acabar con la guerra que azota al mundo. Me veo en ti, es por eso que quiero ayudarte.

-No se porque, pero siento que lo qué me dices es sincero.

-Tienes un aspecto sobre natural que te permite sentir mas que otros.

-Yo también debo presentarme formalmente. Mi nombre es Killa Illolovich, tengo 17 años años, al menos eso creo, y fui maldecida con esto que no sé qué es cuando tuve un accidente en la preparatoria. Lo que mas deseo es terminar con esto y rencontrare con mi familia, si es que esta viva. Desde el momento de mi accidente hasta que salí del hospital he tenido muy pocos lapsos de conciencia, este es el mas largo que he tenido en meses.

-Escucha Killa, te haré una promesa, si tu me permites estudiar y enseñarte a usar la llave del apocalipsis que posees, te ayudare a encontrar a tu familia, ¿es un trato?

-Trato echo.

-Genial.

De repente empezaron a sonar alarmas por todo el lugar, y empezaron a palpitar luces rojas por todas partes.
-General, General-Sonaba la radio de Vihell.

-Sargento, que es lo que pasa
-Nos atacan, por todas partes,
-Quienes.
-La Alianza para el Progreso.
-Entendido
Vihell apago su radio y se dirigió hacia mí,me tomo en brazos y dijo:
-Killa, vienen por ti.

#8

-Maldito seas general Vihell- pensó Amaru al volver a la base junto con su decadente tripulación de un solo un miembro. Como es posible que ese perro se entrometa en mis asuntos. Creí que te habías encargado de que su equipo de pacotilla se enterara del asunto de la ciudad Esperanza de Nuevo Añejo.

-General de brigada Amaru, créame que no tengo idea de como se enteraron, bloque todos los sistemas de radio y las microondas en quince millas a la redonda.

El general Amaru cogió por los brazos al joven teniente, qué con una cara de pánico miraba la vena a punto de estallar que ya hacia en la frente del general Amaru. Imagino todo lo que podría pesarle y corrió una gota de sudor helada que enfriaba su sien hinchada y temblorosa del terror que allí sentía. Una mayor presión en sus brazos se dio a medida que corrían los segundos, el joven teniente no sabia que decir, solo balbuceo algunas palabras
-...ayuda...

General Amaru- Se oyó una voz al fondo del vació corredor donde se encontraban, el General soltó al muchacho y este solo de desvaneció en el piso del corredor, tosiendo y escupiendo saliva mezclada con el electrizan te pulso de la libertad.

-Qué quiere
-Más respeto con un miembro de la mesa de corte.
-Lo lamento comandante Eloi.
-El director desea un informe de su ultima misión, por lo que veo, del centenar de hombres que fue con usted solo que da uno, y si no mal veo esta desmayado junto a usted, añada eso a su informe y entréguelo antes de las 00:00 horas de hoy - eran las 16:34 horas.

El General Amaru aún con la rabia de haber dejado ir al teniente suelto formo un puño con sus manos y aplico una fuerza a su puño, lo hizo para poder calmarse, de no ser así ya hubiera soltado un golpe al comandante.

-se lo entregare cuando este listo.
El general siguió el pasillo con sus ropas sucias y rasguñadas clavando le una mirada de desprecio al comandante. Abandono el pasillo con los dos hombres en él y se dirigió a su pabellón.

En el camino era saludado por los miembros de la Alianza para el progreso, tanto proletarios, militares y dirigentes con los que se cruzaba, pero no hacia ninguna seña ni siquiera a su compañero de pabellón, Magnus, aun qué este andaba de la misma manera y solo atino a un breve saludo por cortesía, esa era la diferencia de esos dos hombres muy iguales. El General llego a su pabellón, su triste pabellón lleno de suciedad y camas de la década pasada que compartía con dos hombres más, se quito los harapos que traía consigo quedándose solo con la ropa interior color verde, típico de militar. Entro en las duchas para purificarse de la ventura del día, mirase sus cortes y heridas y solo pronunciaba una cosa: maldita niña. Se hubo de quedar casi todo el resto de la jornada, cuando salio de la ducha vio el reloj, las 23:12 horas. Se vistió con un el uniforme de su regimiento, el 100, un uniforme gris y con unas botas caqui y una boina color roja, echo esto ya eran las 00:00 horas, salio de su pabellón al encuentro con el Director.

-Explíquese General- hablo el director en su sala de mando, llena de monitores planos y en una mesa llena de directivos de la mesa de corte- donde esta su informe.

-Yo soy mi informe, si no le gusta, busque a alguien que se lo diga tal como yo lo he vivido la situación.
-prosiga.

-Llegue con las tropas a los margenes de Esperanza de Nuevo Añejo a las 05:00 horas, el batallón esparrago rodeo la cuidad, bloqueando sus rutas de ingreso y salida así como sus medios de comunicación en un radio de quince millas. Entre en la ciudad con el resto de las tropas y nos dirigimos al ayuntamiento de la ciudad, entre a la a fuerza, desarmamos a todos y me encerré junto con el alcalde en su despacho para dialogar con él y exigirle lo que nos prometieron. El alcalde, un gordo bonachón, se negó a entregarnos a la llave, decía que era una de ellos, solo era diferente y que con los debidos cuidados podrían hacerla una ciudadana como cualquier otra.

-El alcalde se encariño con su creación.

-Así es señor. Luego de esa patética forma de convencerme, lo golpee, le exigí la llave, aún se negó, aunque su rostro ya esta deforme por el golpe. Escuche en las calles una protesta, una protesta contra nosotros, la ciudad estaba con ella y con la decisión del alcalde, no me gusto eso, deje al miserable tendido en el suelo y las tropas hicieron lo que yo tenia en mente, masacrar a esos infelices, los masacrarían hasta que uno de ellos me dijera donde la ocultan. No duro mucho su cobardía, y un político que se encontraba bajo una mesa nos lo dijo: escondida en el ultimo piso del edificio del banco. Lo cogí del cuello y le di muerte con mis manos, odio a los cobardes y mucho más a los traidores, salimos he hicimos explotar el edificio gubernamental. Rumbo al edifico bancario nos ataca la pobre policía con sus miserables armas de reglamento, junto con los civiles armados del pueblo, como era de esperarse matamos a todo aquel que nos interrumpiese sin ninguna baja de nuestra parte. Llegamos a la torre, matamos a todo el personal y nos fuimos por la llave, la vimos, una chica no mayor de 17 años justo como nos la describió usted mi director. La guardia civil intento detenernos, sucumbieron mas rápido que los policías. Tome a la niña de la mano, ella gritaba del miedo y rogaba por su libertad, la golpee en la boca del estomago y se la entregue a un oficial que tenia a mi lado, si no recuerdo a sttitgard. Fue ahí donde me sorprendí, la chica cambio de un momento a otro, parecía un demonio imparable, mato al oficial, y antes de que dé más bajas, la retuve pero ella me empujo, rompí pared, fui contra ella, luchamos, de milagro logree noquearla. Ya nos prepara-vamos para partir cuando llego el equipo de Vihell.

-!!El General Vihell!

- Así es director, masacro a las tropas y me acorralo, la única forma por la cual logro volver vivo fue porque deje a la llave despierta contra ellos. Fin del informe.

El Director se quede en su monumental silla, se quedo pensativo mientras los demás miembros de la mesa de corte murmuraban entre ellos. Todos estaban en desorden hasta que el general suelta una palabras que le dieron un nuevo giro a los murmullos.
- Instale un rastreador a la llave.
-Sabe en donde se encuentra ahora-Dijo uno de los activos miembros de la mesa de corte.
-En la base septentrional de los rebeldes.
-Alisten las tropas caballeros- dijo el Director- iremos a recuperar lo que es nuestro.

Hace más de 2 años

0

1