AnnetteCM
Rango7 Nivel 33 (2088 ptos) | Autor novel
#1

Los deseos cautivos están en todos lados, las presas fáciles se encuentran a cada paso.
Dos seres marchan sin un cuchillo, dos seres deambulan sin fantasmas y dos seres van atacando a su paso, ¿Cuántos seres hay?
Solo dos seres que van por varias aventuras.
—Mucho gusto, Klevinsson.
Soy el maestro del bien y el mal, el que hoy viene a mostrarte lo suficiente para sobrevivir o morir, ¿estás listo?
—¿Maestro? , pero, ¿quién eres? ¿Te conozco de algún lado?
—Soy fácil de conocer, estoy en las sombras, en las llamas y en las llanuras, ¿te queda alguna duda?
—Sí, ¿por qué apareces ahora? ¿Qué quieres?
—Tu libertad, tu poder y tu fantasma que te abriga por las noches.
Antes que me cuestiones:
Nada es lo que ves. Nada existe, existo yo.
Tengo la potestad de decirte qué está bien y que no, tú eres una miserable sombra, yo un ser sin escrúpulos.

Hace casi 4 años Compartir:

0

13
#2

Tú eres un gusano que se revuelve entre mis excrementos, yo soy el rey de mi despreciable secreto.
Cuando mueras solo quedarán tus huesos y según tus miedos no quedarán nada.
Mientras más avances sin sentido, menos habrá de ti.
No habrá rastros de tu estúpida existencia, solo hallarás un vacío de lo que una vez fuiste.
Eres la presa de mis deseos malévolos y en cuanto a ti solo un esclavo de tus temores.
¿Creías que venía a facilitar tu efímera vida?
Tu vida ya es un infierno y bailas en el apetecible azufre, recogerás migajas y sudarás dolor.
—Aún no sé qué quieres, solo vete y no me atormentes.
—No, Klevissson. ¿Recuerdas aquel verano en el qué asesinaste a Jena?
—No la maté, ella se resbaló ante mí y al instante le arrojé ácido en la cara, luego de eso se estremeció en dolor, estaba ciega sin poder soportar más… Yo en mi defensa puedo decir que le disparé para acabar con su dolor. Quito el dolor, no lo ocasiono.

Vizqui
Rango11 Nivel 54
hace casi 4 años

la última frase me mata... No la maté, se resbaló y la eché ácido a la cara jajajaja la verdad que me ha hecho mucha gracia, aunque no sé si es lo que pretendías. ¡Un abrazo!


#3

—Solo se resbaló, ¿para qué el ácido?
—No la toleraba, era un ser despreciable, tan ambicioso que me enfermaba escucharla.
Así también maté a Ken, Frikson, Lorena y Pablo.
En esa ocasión, íbamos de campamento, mi estado en reversa solo imploraba un poco de agua y ellos solo me dejaron abandonado por flojo, ¿qué hice?
Recurrir a la violencia y estrellar a Ken a martillazos, su cráneo quedó hecho pedazos. ¿Te imaginas el esfuerzo que hice?
Pues mucho, lo llevé lejos del campamento para atarlo, debo admitir que antes de eso nos dimos una paliza, pensaba que estaba loco. Aún recuerdo su cráneo, era macizo, su rostro quedó reducido a las inocentes suplicas que ya son impronunciables.
Lorena, murió de amor…
Frikson de pasión….
Y Pablo por curioso…
Lorena y Frikson, traicionaron mi amistad. Ellos se amaron entre ramas y lujuria. Pablo se inquietaba al verlos, mientas los fotografiaba, ¿qué hice?
Quemar sus cuerpos desnudos, rodear ese espacio con combustible y adivina qué. Ellos ardían con su pasión.
Aún recuerdo esa exquisita escena, Lorena y Frikson suplicando que los ayudara, me dediqué a sonreír y luego huir. Las llamas rápido avanzaron en esa pequeña carpa. Me había asegurado de cerrarla bien, no imaginaba que los tres estarían ahí. Un trio de sucios…
La carpa se movía con las llamas, supongo que la desesperación del encierro unido al fuego no daba escapatoria, olvidaba decir que mencioné que se amaron entre ramas, entre ramas estuve yo un rato presenciando el deseo que estaba vez se apreciaba tan real.
¿Prevalece la vida junto a la muerte?
No sé, solo hice eso. En mi defensa puedo acotar que…
Lo hice para evitar el dolor, mi dolor. No es un acto egoísta, es un acto compartido, ellos también ganaron. Yo más muertes a mi memoria y ellos un espacio en el más allá.
—¿Acabaste de confesar?
—No, también me maté a mí después de ver a mi amada perra decapitada. Yo la quería, pero en rato de iras, solo usé un cuchillo y la degollé. Ella sufría y su sangre gritaba en mis manos.
Ese día morí con ella, me sumergí en llanto al reponerme de mi enojo.
Ella estuvo conmigo desde que era niño, pero la extraño…
Tengo en mi armario su cuerpo y su olor putrefacto me recuerda el ser miserable en el que me he convertido.
He matado por placer, por enojo y por ganas absurdas.
Ese fantasma que percibes que me abraza por las noches, es Dinre. Él me dijo que el maestro vendría y me haría pagar con la misma tortura.
Estoy sufriendo desde ese día, al dormir me asfixia con sus abrazos y estos traen a mi memoria suplicas de fantasmas, de los seres que he matado y a su vez aparecen dos seres.
Dos sin cuchillos, pero felices, dos que deambulan con recuerdos como fantasmas, dos que me atacan y a su paso se llevan todo.
Se ven varios, pero todos se unen a mi maldad y quedan dos. El bueno y el malo.
Ambos están junto a mí, en esta fría habitación, donde no puedo seguir.
Deja de acosarme maestro, sé que no existes.
Estoy por un pasillo oscuro, existen cuadros despreciables, luces muertas, sueños partidos.
Veo almas agonizando, rastros decaídos, intestinos amarrados en libros.
Sí, intestinos…
Estoy aún en esta velada helada, suplicando perdón.
Pero… solo queda el recuerdo de lo que una vez fue Klevisson, el galán de sangre.
Ahora desde infierno de enfermos, quedo yo, pretendiendo no estar loco y la verdad me entorpece saber que lo estuve.
No estoy loco, la locura sí…
No estoy loco, la gente sí…

//FIN//

***
¡Hola!
Pude actualizar, y este relato es algo viejito, como muchos saben me dedico a la poesía en mi blog "Madrugadas Tibias" o ando en wattpad (Anne_cm)
Gracias por darle una oportunidad a esto, los quiero mucho.
-Estoy amando cómo se actualiza esta plataforma-
Espero vernos pronto, ¡NOS LEEMOS!
Apapachos...
-Annette C.M

Hace más de 3 años

0

1