Kaeli
Rango10 Nivel 46 (4800 ptos) | Fichaje editorial
#1

La gente nos rodea papá, traen su cara de no saber lo que ha sucedido, la policía y las ambulancias han venido a toda prisa, siento como un manto rojo me recubre toda, recubre el piso también, y hasta te ha manchado las manos. Está caliente, muy caliente, descuida, ya no siento frío, pero no sé porque estoy temblando, no sé en que momento dejé de oír y solo mirar la silueta de aquellos desconocidos.
Estoy aquí, ahora por el hombre de mi vida, y no, no es por aquel a quien escribo las cartas a diario y me ve desnuda después de las 10pm, es por ti, por el hombre que me dio la vida, quien guió mis primeros pasos, sí exacto, es por ti papá.
Jamás creí que algo así sucedería, te lo aseguro, pero antes de que mi voz se apague por completo necesito decirte algo en particular,TE AMO. Pero sigo confundida ¿sabes?
¿Cómo fue que pasó todo esto?, apenas hoy por la tarde bebía de mi dulce chocolate y ahora...Lo siento al parecer nada es eterno, ni las sonrisas, ni los abrazos duraron tanto como esperaba.
Creo que ya recuerdo, pero no puedes hablar de un final si no conoces su inicio, comencemos entonces.

Hace casi 4 años Compartir:

2

45
AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 3 años

¿Vivirá para contar toda la historia?
Excelente.


#2

No me pidas que relate sobre mi niñez, esa solo es una parte de la historia. Todo comenzó con lo que yo creería fue una linda historia de amor, una mujer joven y guapa viajó hasta el sur del país para alcanzar su sueño de ser una gran profesional, con el fin de culminar a toda prisa y llevar alegría a sus padres que aún permanecían en el norte, llegó aquí, nuestro hogar, creo que en sus planes no estaba el enamorarse de su joven compañero, ambos eran soñadores y muy estúpidos, primero por creer que la magia del amor resolvería todos los problemas que estaban por venir y segundo por...mierda no lo sé, solo eran estúpidos por muchas otras razones más, ella tuvo que dejar sus estudios a la mitad por que un bicho raro le crecía dentro, bueno, siendo esta la forma más sutil de decir que un bebé venía en camino. En fin, él creyó que podría con todo, llevó a su joven esposa a la casa de su madre mientras él terminaba la escuela de medicina. Para ser suegra, la serpiente venenosa era muy buena con la joven, vaya, yo hubiese hecho lo mismo sabiendo que algo nuevo y brillante nacería de ella.
La pequeña al fin nació, era fea y no paraba de llorar, pero ¿Y qué? ni siquiera Elizabeth Taylor era una muñeca al nacer. Esa niña conforme crecía, en sus ojos reflejaba también la pureza del alma humana con cierto destello de luz que fascinaba a cualquiera, la pequeña Sofia, con una sonrisa encantadora, una piel blanca, ojos de caramelo y cabello tan oscuro como el firmamento. Ella vivía feliz como toda pequeñita bajo las faldas de mamá y papá, su máxima pena en la vida era la ausencia de un hermanito.
Cuando por fin a sus ocho años y medio el pequeño terremoto llegó a casa, todo estaba completo para ella, una familia hermosa, un perro que ladrara al volver a casa, muchos regalos bajo el árbol de navidad y un dulce chocolate al irse a la cama.
¿Qué piensas de ese inicio papá? todo era color de rosa y esos cálidos abrazos y tus juegos locos por la mañana jamás faltaron, cada domingo por la mañana visitábamos a tu abuelita en el cementerio y me comprabas un helado al salir de ahí.
Al cabo de tres años de interminable felicidad, tuve otra noticia muy buena en mi vida, en realidad siempre tuve una hermana, mayor por su puesto y no era la consentida de mamá, ella lo sabía obvio pero por la cara de ingenuidad que hasta la fecha tenía nunca me dijeron nada, creí que todo sería mejor desde entonces pero... captó 100% de tu atención, al inicio eso me molestó y mucho, pero luego me hice a la idea que tu corazón era tan grande que sabría darnos el mismo amor a las 3.
Sentí como tu tiempo, tu cariño, tu espacio y pensamiento ahora vivían en el hospital, no porque estuvieras enfermo, sino porque eras tú el rey de ese lugar. Siguiendo tus pasos mi sueño más grande era ser como tú algún día, iba bien en mi camino, muy bien para serte honesta, pero mi pesadilla comenzó poco después de mis 12, ya no habían juegos ni películas los domingos, ahora solo eras tú en cirugía y con gritos por toda a casa. ¿Es normal no? las familias se gritan a veces, pero seguido nos hacías llorar, tu carácter había cambiado, me regañabas por mi mal comportamiento y a veces hasta por el bueno, fue ahí cuando mi mente gritó; Adiós mi bella utopía que el inframundo te está llamando, vaya que no se equivocó.
La puerta del inframundo se abrió ante mis ojos a los 16 años cuando

Olive
Rango4 Nivel 16
hace casi 4 años

¿Cuando...? ¡¿cuando! ? Bendito sea mi impaciencia. Esperare la 3ra parte. @Kaeli

Kaeli
Rango10 Nivel 46
hace casi 4 años

muchas gracias @Olive , prometo que la subiré más pronto de lo que imaginan ;)


#3

Tenía una tarea pendiente y muchas historias que difamar por mi red social, pero no llegué a hacer ninguna de ellas, entré por accidente en tu red social.
ALFONSO VERA Martes 5 de julio 12:06pm
-Hola nena, ¿Te acuerdas de mí?
LINDA_ABAD Martes 5 de julio 12:08pm
-Cómo olvidarlo doctor
ALFONSO VERA Martes 5 de julio 12:09pm
-No me llames así preciosa, entre tú y yo debe haber ahora más confianza después de todo lo que hemos vivido juntos, el otro día llamé a tu móvil y me contestó un hombre ¿Era tu novio?
LINDA_ABAD Martes 5 de julio 12:09pm
-Si, perdón era él, creo que le respondió algo grosero de verdad lo siento.
ALFONSO VERA Martes 5 de julio 12:12pm
-Descuida preciosa vale la la pena sufrir cualquier regaño por ti.
LINDA_ABAD Martes 5 de julio 12:12pm
-Lo quiero volver a ver
ALFONSO VERA Martes 5 de julio 12:13pm
-¿Segura?, después de la última vez dijiste que eso no debía repetirse
LINDA_ABAD Martes 5 de julio 12:13pm
-No me importa, quiero verlo de nuevo
ALFONSO VERA Martes 5 de julio 12:15pm
-Así será entonces, nos vemos en mi consultorio el viernes por la tarde
Sentí como mi corazón se partía en mil pedazos y aquellos pedazos en el suelo fueron escupidos por el mismísimo diablo, quien no dudó en enredarme entre sus garras letales. Dulce agonía, al ver como mi héroe caído ya no pudo levantarse y emprender el vuelo. ¡Maldita seas puta mujer, me has destrozado la vida! ¡Qué mierda!, soy una mujer más, cabe recalcar y no puedo repudiar a las de mi género, la lógica golpeaba desde el fondo de mi pecho pero la ira lanzó un golpe casi mortal. ¡Bien hecho lógica! Aplaudo tu valerosa hazaña por sobrevivir. Me detuve unos segundos a pensar y releer los mensajes y noté que fuiste tú el adúltero, sí, fuiste tú. En eso respondí desde tu mail:
ALFONSO VERA Domingo 10 de julio 3:36pm
-Hola, soy Sofia, la hija de Alfonso. Sé que desconoces de mi existencia, la de mamá y la de mi pequeña hermana, y si no, pues te convierte en una puta más, pero si es verdad que no sabías de nosotros, eres tan solo la víctima más ilusa dentro de la lista de conquistas del buen doctor. Eres un mujer como yo y a pesar de que asumo me llevas unos cuántos años, te aseguro que mi inocencia contiene más neuronas que tu madures y siendo este el caso pues, no te deseo el mal, solo que hagas lo correcto y sepas que enredarte con un hombre de familia no es lo que haría una dama.
Ahora que lo pienso debí decirle : ¡Maldita hija de tu puta madre! acabas de destrozar un hogar y juro que pasaré el resto de mis días buscándote hasta darte lo que te mereces.! Pero repito, la lógica estuvo conmigo y no tenía porque insultarla, sé que para muchos esa hubiese sido su reacción, pero yo si de algo estoy orgullosa, es de ser diferente. Diferente en todo sentido, mantenía mi virginidad intacta porque no se lo daría a un pendejo de tu calibre, tenía pensamiento propio, no necesitaba pertenecer a un rebaño para ser de esta mugre sociedad, en fin, muchas otras que solo caracterizaban a Sofia Vera.
Al día siguiente en mi curso vacacional de ingles tenias que ir por mi ¿Lo recuerdas?. Prefiero pensar que lo olvidaste como muchas otras antes, mis presentaciones de la escuela, mi primer día de secundaria y por su puesto, mi primera presentación con el coro de la institución, ¿Sabías que yo era la mejor voz?, creo que me desvié del tema. Aquel día al salir de clases te esperé casi dos horas pero tú nunca llegaste, mis compañeros se iban y yo hasta de los profesores ya me despedía , pero tú ni el...prefiero omitir esa palabra. Comencé a llorar porque sabia que leíste el mensaje que envié a tu amante, caminaba rumbo a casa de la abuela sin señales de ti, la gente pasaba hombro a hombro conmigo pero parecían no verme, era invisible, tras unos cuantos segundos todo fue al contrario, las personas me miraban sin rozar ni un pelo, seguramente es porque traía los ojos hinchados por llorar, así que decidí ir a un lugar que sabía jamás me juzgarían y tal vez, solo tal vez encontrara por fin la solución que he implorado años atrás, la iglesia.
Me senté ahí sola, como vagabundo buscando refugio, como perro sin dueño abandonado a su suerte, lloré y rogué a Dios me ayudara contigo, sabía que tomaría su tiempo pero esperaba que después de ver eso sintieras remordimiento y todo se arreglara. Salí de ese lugar y continué mi camino hasta la casa.
-¡Sofi! ¡Tu padre está que hecha chispas! ¿Qué hiciste?
Rayos! se armó! se armó! se armooooooooooo! Me repetía a mí misma.
Pero mi sorpresa fue verte a ti con toda la serenidad del mundo frente al computador con una hoja impresa en la mano
-Ha respondido...

Freazburn
Rango10 Nivel 48
hace casi 4 años

Muy bien capturada la curiosidad... Pasa por mi perfil y ve si te gusta... Gracias...

Cuerdas
Rango6 Nivel 28
hace casi 4 años

Genialisimo!!!!!


#4

Mis ojos cobardemente trataron de evadir tu mirada seca, algo de brillo comenzó a reflejar la mirada triste y ruda que ahora traía.

-No me interesa saber su respuesta, con que le haya llegado el mensaje me basta.-Respondí

Sin responderme me entregó en las manos un papel doblado, sabía que era la respuesta pero me rehusé a leerla delante suyo porque sabía que iba a llorar, la decepción y el dolor crecerían en mi pecho como yedra venenosa. No pretendía morir ante sus ojos al observar como el hielo en su corazón y las espinas en sus manos me arrancaban la piel, arrugué esa porquería y la dejé caer a sus pies. Como si fuese una hoja seca que tuvo la desdicha de ser víctima de un fuerte viento en otoño. A pies se encontraba la respuesta, impresa en una hoja de papel arrugado, pero pasó encima de ella aparentando no notar su presencia. Le pedía a gritos en silencio que se disculpara o al menos me diera una explicación, yo no quería que dejase de ser mi super héroe para convertirse en el monstruo frío y descorazonado que ahora lucía. ¿De verdad no le importó mi corazón destrozado? ¿Acaso no notó el dolor que su actitud me provocaba?
Se fue a trabajar como si nada hubiese pasado, ignorándome por completo disimulando la ira que se reflejaba claramente en sus ojos negros.
Poco después no pude evitar regresar por la basura sentimental que se encontraba en el piso de la casa de mi abuela. Leí detenidamente la respuesta de esa:

LINDA_ABAD Lunes 11 de julio 09:04am
-Lamento decirte que no tenía conocimiento ni de ti ni de tu hermanita, mucho menos de tu mamá. Él no las mencionó, pero por tus palabras me doy cuenta que eres una niña muy inteligente, entre el y yo no pasó nada serio te lo garantizo, ahora me doy cuenta porque. En serio siento mucho haberte causado dolor y amargura, créeme cuando te digo que esa jamás fue mi intención. Ruego a Dios que un día tú puedas perdonarme algo que ni yo misma podré, de verdad lo siento mucho. Prometo jamás volver a verlo ni cruzar palabra con ese hombre. No hablaré mal de él tan solo por respeto a ti para tratar de devolverte un poquito de la cordialidad que tu me has entregado.

Esperaba algo así como: ¡No te metas mocosa! o ¡Tú que demonios sabes! Pero me sorprendió su respuesta. Quise pensar en que ella era solo una amiga pero mis celos me cegaron a pensar que era algo más, y que por mi respuesta, mi padre reaccionó así de frío por meter las narices donde no debía. Pero en vez de eso noté que su frialdad era producto de su incapacidad de disculparse o aceptar un error.
Me dolía en lo más profundo de mi ser darme cuenta que mi padre era un perfecto idiota, pues pasó el resto de la semana ignorándome como si fuera la peor de las hijas, me negó mi dolar diario para mi refrigerio en mi curso vacacional, y por supuesto, me negó cualquier tipo de salidas, bueno , eso no es que me importara demasiado, jamás salía, prefería quedarme en casa a ver películas o usar mi esfero morado para escribir mis novelas.
No tenía a nadie a quien contarle el dolor que estaba sintiendo, salvo por Kelly, mi mejor amiga. Ella fue la primera en saber todo lo que sucedió, fue ella quien estuvo cerca de mí y me dio el consuelo que no recibí en mi casa, pues mi madre no podía saber y mi abuelita se asustaría al saber lo que su adorado hijo hacía.
Un día simplemente no soporté más y se lo conté todo a mi abuelita, ella no lo tomó nada bien como era de esperarse, lloró a mares y juró reprender a su viejo casanova. Así lo hizo pero no obtuvo ningún resultado.
Me rendí, quería distraer mi mente pero era imposible, mi cumpleaños estaba cada vez más cerca y no pensaba en nada más que eso.
A veces mi estúpido novio me visitaba en la casa de mi abuela, fue un buen amigo, no el mejor porque tenía el mismo complejo de gran seductor, pero estuvo ahí para sacar provecho cuando lograra consolarme.
El día 23 de Julio por fin fue mi cumpleaños número 17, las cosas no cambiaron, fuimos como un día normal al supermercado "en familia", encontré un libro en la sección juvenil. Captó en seguida mi atención "EL ÁNGEL MECÁNICO", le pedí que me lo comprara y volvió a ignorarme, no fue hasta cuando mamá se lo pidió por mí argumentando el "día especial" en el que nos encontrábamos que accedió a dármelo. Supe enseguida que debía hacer. Días después volví al mismo lugar sola con mis ahorros a comprar otro libro que sabía sería de provecho y beneficio para lo que estábamos pasando. "A PRUEBA DE FUEGO" un hermoso libro que relata como se lleva un buen matrimonio y cómo reconquistar a la pareja, escribí en la portada diciéndole lo mucho que lo amo y que lo perdonaba. En serio quería hacer las paces a pesar que yo no tuve la culpa, me lo aceptó, lloró, y sin decir nada me abrazó. En serio fue reconfortante y creí que al fin en el cielo oyeron mis súplicas. ¿Cielo? ¿Dios? No, nada de eso, serían mis últimos días como creyente.
Los días pasaban y las cosas se relajaron, mi vida comenzaba a mejorar por esa razón y por otra de gran peso. Volví a contactar con Diego, mi viejo amigo y amor platónico, fue maravilloso volver a saber de él pues al conocernos sabía que él formaría parte de mi vida, lo sentía, no sabría explicar la razón, pero así fue.
Diego y yo nos conocimos de una extraña pero maravillosa forma, un día como cualquier otro a mis 14 años asistí obligada a un partido de basketball donde participaba mi colegio. Fue en el coliseo de la ciudad, aburridísimo puedo recalcar.
Esperaba que mi madre pasara a recogerme cuando me percaté que un muchacho me estaba observando desde las canchas de tennis que se encontraban cercadas, me pidió que me acercara a él. ¡Era tan hermoso! Sus ojos eran verdes y su cabello castaño, con una raqueta en mano me sonrió y una bonita plática comenzó. Lo sé, muy extraña forma de conocer al amor de tu vida, pero esa es la forma en la que el destino jugó conmigo. En fin, él y yo tuvimos nuestra primera cita en el cine, no pude concentrarme toda la película con un aroma tan agradable tocando mi sentidos. Al salir de la sala de cine platicamos de todo un poco, la música, el deporte, la vida diaria, entre otras cosas, poco antes de que me marche fijó su mirada en mi, sujetando suavemente de mis brazos me apegó hasta su cuerpo, nuestros labios quedaron a una distancia mínima, casi pude probarlos, sentí su respiración chocando contra mi rostro. Ese ha sido uno de los momentos más hermosos de mi vida, tuvo que ser arruinado por la insistencia de mamá al teléfono porque llegó a recogerme.
Pasaba todo el día pesando en él, nos escribíamos a diario y realmente hacía mi vida muy feliz. Hasta que un día llamó a decirme que no podíamos volver a vernos más, porque mis "padres lo amenazaron si se acerca", fue para mi la excusa más patética y la forma más elegante a la vez de decir "Ya no me interesas Sofi".
Mi necesidad de tener una persona cerca con quien pueda contar mis penas y alegrías, a quien dedicar mis escritos y pensamientos, por quien preocuparme a la distancia y disfrutar su presencia, me hizo tener mi primer enamorado. En serio buscaba el amor, necesitaba que el universo me demuestre que el amor verdadero si existe y que las peleas de mis padres pronto pasarían porque el amor estaba de por medio.
Así que decidí ser novia de Jhon, él pretendía ser lindo conmigo, y lo era en ocasiones, pero nunca llegó a llenar mi vida como un día las palabras y presencia de Diego hacían.
Estuvimos juntos tres largos años, llenos de peleas y mi enorme intento por llamarlo "Amor", en serio buscaba quererlo y sentirme suya pero jamás lo conseguí.
El tiempo pasó, y durante esos tres años de noviazgo con Jhon conocí a su hermana, ella y yo llegamos a ser buenas amigas, ella era un año menor a mí y dos a su hermano.
Un día, la hermana de Jhon decidió tomar clases de tennis, me comentó que a cargo de su entrenamiento estaba un joven guapísimo, de nombre Diego.
Mi corazón se estremeció al oír su nombre y darme cuenta que el destino me lo puso una vez más en mi vida por alguna razón. Ella se enteró que Diego y yo fuimos amigos por lo que me pidió contactarlo para hablarle bien de ella, más bien dicho, para juntarlos, algo que por su puesto estaba en contra pero fue un buen pretexto para volver a hablarle.
Comenzó nuestra plática, él era demasiado lindo, era inteligente, educado, atleta y... TENÍA EL ROSTRO DE UN ÁNGEL, era sin lugar a duda el hombre perfecto.
Las cosas con Jhon iban muy mal desde hace tiempo. Él comenzó a serme infiel y a pelear groseramente, tal como era mi padre, algo que obviamente no estaba dispuesta a repetir en mi vida marital, por lo que terminamos nuestra relación, eso me dio el tiempo y la libertad de tener una segunda cita con Diego.
Me sentí mal amiga al traicionar de esa forma a la hermana de Jhon, pero ¿Qué más da?, mi mejor amiga era Kelly y ella me apoyaba al 100%.
Fue así como una hermosa relación nació de una amistad, nuestro tan esperado primer beso en el mismo cine que no pudimos la última vez, nuestra primera salida como enamorados, nuestro primer TE QUIERO y mi vida color de rosa con mi padre de buen genio y a la mejor pareja de la historia.
Mi relación con Diego en serio era perfecta, parecía un cuento de hadas todo lo que él me hacía vivir, nunca antes sentí tanto amor acumulado en una pequeña zona de mi pecho, ni tampoco tanta dicha al saber que no todos los hombres eran iguales.
Era muy romántico, parecía que él traía la buena suerte a mi día día.
Tuvimos una cita, la pasamos increíble como siempre, pero al final del día mi mundo de ensueño se vino abajo al escuchar de sus labios pronunciar:
-Me iré a vivir a Estados Unidos Sofi...

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

¡Por Dios @Kaeli! no puedes brindarle un momento de sosiego y felicidad a Sofía.

Kaeli
Rango10 Nivel 46
hace más de 2 años

Los tiene mi querido @eleachege ! Pronto los describirá...Y espero te interese saber que esta es mi única novela sin ficción, es real 100% esta historia, pues Sofía soy yo :)

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Para mi algo inimaginable. Esperaré para conocer como supera Sofía esa pesadilla. Una saludo @Kaeli y felicitaciones haber podido sobrevivir y por la narrativa de la historia.


#5

El dolor era inminente, nuevamente mi cabeza nublada por una polución de pensamientos oscuros y vacíos revolvían mi razón, ni una sola lágrima estuvo presente, pues por esa misma razón, mi cuerpo se inundaba por dentro.

-Bien...-Respondí con algo de cordura entre suspiros.

-Me he ganado una beca, jugaré tenis allá y pues, tendré que cursar mis estudios en Chicago.

Comencé a soltarle la mano despacio, para no parecer desesperada ni dolida.

-Me alegro por ti ¿Cuándo e marchas?

-Al terminar el verano Sofi

-¡¿Éste verano?!

-Lo siento, una relación a distancia sería muy complicada.

-Si, lo se, jamás funcionaría. Pues bien, creo que...esto es un Adios.

-No he dicho que no volveré a verte, estaremos en contacto y volveré cada vez que pueda.

-Ok, bueno... Me tengo que ir ¿Si? Cuídate y mucha suerte

Me marché aparentando que esa noticia no me cayó como baldazo de agua fría, disimulé mi pena y maquille la frustración que ocasionaba el saber que sin él volvería todo a ser igual de negativo. Si, yo era bastante negativa y pesimista, intentaba no serlo y logré disfrazar esa melancolía y energía negativa como algo bueno.
Mamá fue por mi y al llegar a casa...Ese maldito hedor mental cuando relacione la partida de Diego con la incómoda relación con mi padre.
El tiempo pasaba y traté de engañarme a mí misma con que Diego era pasajero, no podía salir como las demás chicas pero tenía algo mucho mejor, un bolígrafo tinta morada o azul, un cuaderno cuadriculado, una habitación para mi sola y un millar de ideas para una novela.
No pedí comunicación con Diego y la verdad tampoco quería hacerlo, nos escribíamos a diario, hacíamos videollamada con frecuencia, hasta que se convirtió en algo diario. Nada fuera de lo normal en casa, bueno papá eso si normal era que el temperamento de su ser enfriara mi corazón, en fin. Comencé a salir cerca de mi casa, a dar vueltas y porque no, jugar fútbol con mis vecinos cuando podía. En eso conocí a alguien, no vale la pena mencionar, pues no fue relevante en mi vida, pero como en mi mente yo seguía "buscando a alguien con quien vivir una historia de ensueño" logré engañar a mi cerebro con que él podía ser buen candidato, obviamente no lo era pues ni su nombre recuerdo.
Todo el tiempo Diego, Diego y para variar, Diego en mi mente, pero ¿Y qué? Quizá ya consiguió a una nueva chica por el campus mínimo tuvo alguna aventura.
Lo que no me daba cuenta es que pasé gran parte de mi tiempo buscando a un hombre que de verdad valga la pena y de hecho siempre lo tuve frente a mis ojos, Diego volvió a pedirme que fuese su novia aún estando tal lejos.
Así fue, nuestra relación no podía estar mejor, me entendía mejor que nadie, muchos rumores abrumaron su mente e inestabilizaron nuestra paz, tales como "Vi a Sofi besar a alguien más" "Ella te engaña Diego" y malditas coincidencias para referir mis "engaños", pero él siempre confió en mi, a pesar de mi torpeza e ingenuidad, el amor de Diego estuvo presente todo el tiempo.
Hasta el momento le he comentado a cerca del gran amor de mi vida y lo sé, me desvié del tema, pero nadie quiere saber ya las groserías que a diario su boca me escupía, o las injusticias de la vida al ver como le iba tan bien, causando tanto daño a los suyos. Pero si aún así quiere saberlo, pues bien.
Por fin me gradué del colegio, Diego asistió a la reunión que hicieron a mi nombre y note la aprobación de cada miembro de la familia posada sobre los hombros de mi amado, me sentí dichosa, y llena de alegría.
Después tuve que dar ese examen de gobierno para ver si "soy apta" para medicina, hubiese querido que una pregunta sea:
1) ¿CUÁLES SON LAS DIVISIONES DEL ESQUELETO?
A) Superior e inferior
B)Medio y lateral
C)Axial y apendicular
Pero no, las preguntas fueron:
1) UN JOVEN ARMA 45 MESAS EN 9 HORAS, SI AL DÍA SIGUIENTE TIENE QUE ARMAR 60 MESAS, ¿CUÁNTAS HORAS DEBE TRABAJAR?
A)15
B)12
C)7
Bueno, de esa forma determinaba si eras bueno en arquitectura, medicina o de constructor de mesas, de esos que ahora se necesitan en el país, no obstante de 120 preguntas entre lógica, matemáticas, lenguaje y espacial resueltas en una hora logré alcanzar el puntaje de 894/1000, ¿No está mal cierto? Pero no me bastó para ingresar a la universidad, ya que necesitaba como mínimo 917 para la universidad Estatal, la carrera la aprobé, pero cupo, no cupo no hubo para un puntaje así.
Noté la decepción en su rostro y no se compadecía ni aunque mis lágrimas inundaran toda la casa ¿Quién estuvo ahí? Mamá, Diego y mi querido tío Luis, para decirme que podía y no me diera por vencida. Entonces di un nuevo examen con verdaderas preguntas médicas en otra universidad, privada por supuesto, donde logré alcanzar el puesto 83 de 600. La felicidad no podía ser más evidente, todo marchaba a la perfección, por fin logré ingresar al camino de mis sueños y agradarle aunque sea un poco.
Tenía buenas calificaciones y dos nuevas amigas, Dani y Jazmín. Por otra etapa al fin sentía paz y dicha en mi interior, comencé con un par de problemas con una de las maestras pero no me rendía, el final del ciclo se acercaba y un par de días antes del examen las cosas se pusieron mal otra vez, noté distancia aún mayor entre nosotros dos, vi como el libro que le había obsequiado o las cartas que le escribí no lograron expresar nada, por lo que decidí hacer un último intento para pedirle, no decirle no... ROGARLE, MENDIGAR un poco de amor y atención, entonces le hice un video, donde le decía lo mucho que lo amo y el dolor que me provoca su distancia, le comenté que de todo estaba perdonado y que solo necesitaba un padre no un ingreso económico. Las lágrimas bañaban mis mejillas constante mente y mi voz se tornaba quebradiza entre frases, le confesé que era atea, no por culpa de Diego ni nada por el estilo, de hecho dejé la religión por las razones equivocadas pero mi ateismo se volvió real tras lectura y curiosidad. Esperaba otra reacción después de todo lo que le dije, pero su respuesta fue lanzar mi video lo más lejos que pudo, gritarme por ser atea hasta humillarme por ser tan sensible y patética.

-Desde ahora, como mi hija estas muerta...

Esas palabras me partieron el corazón, no le importó todo lo que el video decía sino solo en que yo ya no pertenecía a su religión o a cualquier otra, me echó de la casa tal y como estaba, salí de casa en plena lluvia y sin mis zapatos, mi madre intentó detenerme pero usted se lo impedía para mantenerla discutiendo, corrí a refugiarme en la casa de una amiga hasta que las cosas se calmaran, ella después que me quedé dormida llamó a mi madre para que no se angustie, me llevó a casa y usted no me quería ni ver, disculpe mi ignorancia pero no entendía el motivo.
Al día siguiente mi examen fina ¿Con quién? Con la profesora que me ha estado molestando todo el ciclo, y para mejorar las cosas cuando me entregaron mi nota vi un SOFIA VEGA SE HA QUEDADO AL SUPLETORIO SUERTE, obviamente no lo escribió la vieja bruja, pero entre el 1 y el 0 del 10/30 lo leí.
Otro sufrimiento en el supletorio, me rompía la cabeza memorizando cosas y nombres, los aprendí muy bien y una vez más al dos días antes del examen final.

-Tú no eres mi hija, me avergüezo que así sea, no me mereces Sofía, ni nada de lo que he hecho por ti.

Y en el examen final...

SOFÍA VEGA, ACABA DE PERDER SU CICLO LO LAMENTO...

Hace más de 3 años

0

9
#6

Saber que ese fue uno de los momentos más duros de mi vida y sentir que nadie estaba para mi, pensar que el mundo se me vino encima y mis alas me las fueron arrebatadas de tirones.
Quisiera saber si pudo haber sido peor, y pues en consecuencia lo fue, me sentí humillada, pisoteada e inútil, todo se complicó y entonces para agregarle más sal al café encontré unas fotos que con cautela guardaba entre su ropa, un par de fotografías de una mujer, una que llevaba puesta la playera que mamá le obsequió, ¿Acaso se fueron juntos de viaje, mientras inocentemente confié en que era puro trabajo?
No podía soportarlo más, la bomba estalló, mi mente cegada estaba ante el coraje que una catástrofe de tal magnitud provocaba.
Mamá y yo decidimos salir de casa aprovechando que era un día que iba al trabajo o a verse con ella que se yo, nos llevamos muy pocas cosas.Mi pequeña hermana por su corta edad parecía no entender el amplio significado de un ADIOS, éste podría ser opcional u obligatorio, triste o regocijante, falso o duradero...Así fue como comenzamos una nueva vida, muy lejos de un padre, esposo y posible contrincante, no tardó mucho en llorar a mares implorando el perdón de Dios, un ser que en mi parecer no tenía porqué meter las narices puesto que si su existencia cierta era nada de eso sucedería, el perdón se merecía venir del corazón de mi madre y de mí, intentó por todo los medios obtener sus pertenencias de vuelta a ver si así tal vez nosotras volveríamos, pues era obvio que el raciocinio fallaba en sus adentros donde gobernaba la codicia, la ignorancia y el machismo que bien puede caber en el ultimo grupo que mencioné.
Mi vida era perfecta, me dí una segunda oportunidad a mí misma para volver a intentar ir en busca de mis sueños, mi amado no se apartó de mí ni un instante, el fuego que me consumía ya no quemaba mis adentros, sino convertía en cenizas el negativismo dando vida al amor. Diego y yo comenzamos la mejor etapa de nuestra relación, con él conocí el placer de un beso y la cordura oculta tras risitas infantiles, él me demostró una nueva forma de tocar el paraíso sin alzar siquiera las manos, una forma de encontrar la diversión el lo místico que esconde el inframundo. Ante los ojos del público mis decisiones eran prohibidas, acababa de entregarme de cuerpo y alma al hombre que tanto adoraba, y sin duda sentirme correspondida engrandecía mi felicidad, pero como dije, estaba prohibido y no, no era porque él tenga dueña, tampoco por la oposición familiar, fue el simple hecho que no estábamos unidos bajo los ojos de un Dios en el que no creíamos, que lo ofendíamos decían, pero él entonces me ha ofendido a mí primero, a mí y a todos esos pobres desahuciados de Siria en conflicto desde el 2011 o aquellos judíos en los campos de concentración de 1942 a 1945.
Usted como mi padre intentó "acercarse" a mí y a mi hermanita pero no lo conseguía ya que cada encuentro terminaba en llanto de nuestra parte, aún así el amor que sentía por mi padre me llevó a querer estar más cerca suyo y sin importar cuántas lágrimas derrame tras cada encuentro, yo necesitaba convencerme a mí misma que era algo pasajero y que mi viejo padre, quien tanto me inspiraba aún vivía, malherido tal vez, bajo la fría piel del hombre con los ojos negros que me visitaba cada noche, un día mencionó el arrepentimiento que sentía por provocar todo esto pero al mismo tiempo sus palabras decías ser nosotras las culpables. En aquel auto rojo que con elegancia conducía vino hasta mí por ayuda, se sentía solo, necesitaba hablar con alguien, y que mejor estúpida que su hija que se tragaba muy a menudo falsas promesas de cariño y retorno a quien fue, recuerdo claramente como decía que siendo su hija lo he decepcionado tanto, que por que perdí un ciclo, que por que no era la dulce niña de antes, que pues mi "mala" actitud hizo que dejara de quererme, que si no volvía ahora mismo me dejaría a mí y al resto de la familia en el olvido. Sabía que era imposible que lo lograra pero aún así esas palabras envenenaron mi saliva que iba quemando poco a poco mis entrañas al pasarla, entonces recuerdo que salí del coche azotando la puerta, no entiendo que me pasó estaba a menos de unos 30 pasos de mi casa pero decidí huir y correr como si alguien estuviera persiguiéndome, perdí la noción del tiempo, no encontraba mi hogar y sabía que estaba muy cerca, solo miré un bosque no muy distante con sus árboles tenebrosos moviendo sus ramas de un lado a otro por el torrentoso viento que las azotaba, mi rostro comenzó a empaparse del llanto del cielo junto con el mío mismo, las estrellas de la fría noche dejaron de irradiar esa luz que me tranquilizaba por temor a ser descubiertas, fui tranquilizándome poco a poco dejando que las gotas de lluvia simularan enseñarme el camino correcto, lo hice, llegué a casa, no podía parar de llorar pues no he redactado detalladamente cada uno de sus comentarios por no causar peor impresión a cerca de su persona, como si fuera posible empeorarla ¿No?.
¿Sabía que al cabo de 2 días logré superarlo y volver desear un abrazo suyo?
Pues como idiota no dejaba de aferrarme a un maldito sueño de la familia feliz, comencé a sentir lástima viendo como en esa fría habitación de la casa en donde se quedó helaba aún más su corazón, así que decidí ir una sola noche para hacerle compañía y quien sabe...quizá arreglar las cosas, mala decisión, eso terminaría por aniquilar la última parte humana que por usted aún vivía dentro.
Aquella noche fuimos en auto por algo de comer, era increíble, jamás en la vida sentí tal conexión con mi padre, su rostro decía lo que sus palabras de afecto pronunciaban, los temas de conversa fueron mi universidad y lo buena que yo era en mi carrera, todo estaba perfecto ¿Y quién más es el ser que merece que le comparta mi felicidad?. Sí, exacto... Diego, así que al cabo de las 21:30 hice una videollamada con él que ahora se encontraba de nuevo en el extranjero, pues él iba y venía sin jamás descuidarme ni un segundo, pues nuestro primera año la mayor parte del tiempo pasó allá pero cada cumple meses me enviaba rosas y chocolates sin falta, pues bien, él era quien merecía saber de lo bien que por primera vez la estábamos pasando, hablamos como una hora en mi antigua habitación mientras usted veía la TV en la suya, así pues a las 22:30 me dirigí a dormir a su lado olvidando colgar la llamada con Diego, ¿Porqué no colgó él? Pues no sé la verdadera razón además que era el modelo que "Dios" debería ocupar para sus ángeles, comenzamos a hablar, usted me decía que ¿Porqué lo abandonamos? y entre mí decía "¡Ohh no! Aquí va de nuevo..." Así que decidí ignorar, pero la cosa se puso peor:

-¡Te estoy hablando Sofía!

-¡¿Ahora qué?!

-No cabe duda que eres de lo peor, ¡Sé lo que has estado haciendo con tu novio Sofía, actúas como una cualquiera!

-¡¿Qué?!

-Sé que has estado teniendo relaciones con él, ¿Acaso no te das cuenta que él solo te busca por sexo? Todos los hombres somos así Sofía si te lo digo es por tu bien...

-¡¿Mi bien?! ¡Él no es como quien dice ser mi padre! Él en realidad me ama y si lo hago lo hice al menos con MI pareja, aunque no estemos casados yo lo amo ¿Y que me dice ud.? ¿No se acostó acaso con cuanta mujerzuela se le metía por los ojos AÚN casado?

-¡Tú no tienes derecho a reclamarme nada!

-Ni ud. tampoco, Adios...

Recogí mis cosas y me encaminé para salir de la habitación, la cerró con fuerza y me detuvo, ¿Para pedirme perdón? ¡No! Si lo hizo fue para golpearme, jamás creí que así sería, primero una cachetada y luego a puñetazos, ¡Es cierto no miento!, creo que sentía demasiadas iras entonces.

-¡Maldita tú y tu madre!, ¡Me dices que yo soy el malo si tu madre ha sido una zorra! ¡Comienzas a parecerte a ella! ¡Tú me desgraciaste la vida! ¡Maldita la hora en que tu madre se embarazó de tí Sofía! ¡MALDITA!

Estaba como un loco, intenté huir porque no podía defenderme , no hacía más que golpearme, no podía hacer nada, solo cubrirme el rostro, mi dolor se agudizaba provocando que cayera al suelo donde no dudó en devolver con patadas, en serio estaba muy mal, me dolía todo el cuerpo, apenas tuve la oportunidad corría por todo el cuarto huyendo llena de pánico que llegara a matarme, gritaba desesperadamente por ayuda y parecía ser que nadie oía mis súplicas, presentí que sería mi fin...¿Cómo pudo hacerme eso? ¡Yo lo amaba!
Solo deseaba decirle a mamá cuanto la amaba y sabía que yo para ella no fui un error, sabía que ella no era una zorra, quería decirle a mi hermanita que sea siempre una mujer fuerte y jamás olvide que nada hará que deje de protegerla donde quiera que me encuentre, sentí como la respiración comenzó a faltarme y mis piernas a debilitarse, Diego, te amo, por favor perdóname si no te lo digo por última vez, Te amo...
Luz u oscuridad, mi historia ¿Estaría tal vez al borde de su final?

Hace más de 3 años

1

9
eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Cuanta crueldad de parte de padre. Algo increíble. Pareciera haber un resentimiento más allá de lo que cuentas. Te sigo @Kaeli


#7

A lo lejos fuertes golpes en la puerta del garage aturdían la voz en mis gritos y desconcertaban a mi padre, logré entrar al baño temerosa, con las piernas incapaces de sostenerme y sintiendo ese amargo sabor al tragar mi saliva que entrecortaba el paso el aire. Aquellos perfumes en los estantes de vidrio y la bañera muy próxima a mis rodillas comenzaron a volverse cada vez más opacos, asimétricos y totalmente inalcanzables.

-¿¡Dónde está Sofia?!

Era la voz angustiada de mi madre que en su suerte traía compañía, mi querido tío y su esposa, pues apenas reconocí su voz abrí la puerta y me tumbé sobre los brazos de mi tío.
No puedo recordar más, la última escena que conscientemente presencié fue su silueta imperfecta frente al gran plasma simulando no sucedió nada.
Desperté en la casa de mis tíos, envuelta por varias cobijas y un té muy caliente entre mis manos, al pareces llevaba "despierta" más de lo que podía recordar, pero mi cerebro decidió apagarse para no sentir más dolor.
Fue todo un caos en la familia todos creían que aquel "malentendido" fue provocado por mi imprudencia, que de hecho no tuvo nada que ver aunque de vez en cuando me llevaba a pensar que si tal vez, solo tal vez, mantenía mi boca cerrada, nada hubiese pasado. ¡ERA MI CUERPO! ¡ERA MI VIDA!, pero debí confundirlo con una persona que mereciera mi absoluta confianza como para haberle dicho mi vida personal tan abiertamente.
Traía moretones por el cuerpo pero no me dolían, siendo más sincera, no sentía nada, ni frío, ni calor, ni dolor ni angustia. Me volví un ser fría, sin sentimientos, al menos por esa interminable semana.

-Mamá...¿Cómo fue que llegaste a la casa? ¿Cómo lo supiste?

-Diego...Él nos llamó a tu tío y a mí desesperado que fuéramos en tu ayuda...

-¡Y él como lo supo!

-No lo sé, al parecer no cortaron su llamada o quizá...

-¿Dios?

-...

-Debió ser la llamada, pues tomando la otra opción no hubiese sido necesario que intervengas.

-¿Y si Dios consiguió que Diego nos hablara desde el extranjero?

-Posiblemente había interferencia en la señal divina, pues bien pudo hacerte esa llamada él mismo...

-Sofia se que tu no crees pero...

-No lo hago por resentimiento madre, ni lo hago por rencor. Lo hago porque he aprendido a que mis problemas los salvo YO o los hundo YO misma, no soy perfecta pero no necesito ir a la iglesia mientras podría ocuparme personalmente de mis asuntos.

-¿Y que harás con tu padre?

-No lo quiero volver a ver, no quiero que se me acerque ni mucho menos a mi hermana, así que este instante iré a denunciarlo.

Así lo hice, envalentonada junto a mi madre fui hasta la comisaría, una amable señorita me atendió y pidió a mamá que saliera mientras ella y yo platicábamos, pues me hizo entender que no fue solo los golpes, fue todo el daño psicológico que provocó con tanto que dijo, obviamente censurando cosas en este escrito. Ella estaba lista para poner en marcha mi denuncia, me sonreía mientras se acomodaba el puente de sus delicados lentes y echaba atrás un rebelde mechón de su cabello castaño.

-¿Estás lista cariño?

-Es mi padre...

-Linda, lo sé...Es duro pero debes hacerlo

-Es mi padre...

-Aunque así sea, él no puedo hacerte esto, si lo hace una vez... lo hará otra vez.

En ese intante el desordenado escritorio junto con la amable señorita fueron desapareciendo junto con todo lo demás y en mi delante una niñita pequeña jugando entre los brazos de su joven papá, ella corría creyendo ingenuamente que él no la alcanzaría en su juego, él por su lado, simulaba ser más lento que la pequeña para darle ventaja, solo eran sonrisas, grititos de angustia por si papá llegara a ganar en las congeladitas, poco después esa pequeña traía un par de años encima del hombro, papá lucía más serio pero aun despertaba por la mañana abrazándola envolviendo su delgado cuerpesito entre sus besos cariñosos mientras mamá hacía el desayuno, poco más tarde esa niña era una atractiva señorita navegando en un lujoso crucero por el caribe posando para las fotos de papá. Todo eso ante mis ojos cual cristal roto sobre el suelo de aquella oficina que nuevamente comenzaba a reaparecer.

-¿Cariño? ¿Nena? Necesito tu firma amor...

-No habrá denuncia

-¿Estás segura? Muchas mujeres sufren de maltrato físico y psicológico y tu puedes romper el sil...

-Tenga buena tarde

Recogí mi bolso y fui por mi madre, en ese instante cada golpe comenzó a sentirse con fuerza, uno encima de otro como pequeños puñales.

-Y..¿La hiciste?

-No habrá denuncia, no lo volveré a ver y con eso me basta

-Esta bien mi amor, no quisiera que hagas algo de lo que te arrepentirás.

-No he cantado victoria

No lo ví, no se acercó a pedirme una disculpa ni enviaba mensajes, mi familia me apoyaba pero seguían pensando que yo lo provoqué todo, a todo el mundo trataba de demostrarle la fuerza que simulaba tener mientras por dentro los gusanos me devoraban viva, las lágrimas no salían a la luz sino era cuando hablaba con Diego, la única persona capaz de ir sanando mis heridas. ¡Demonios! ¡Cómo lo amaba! Desearía que pudiese leerlo ahora mismo y pueda comprender la magnitud de mi amor por él, quisiera poder omitir detalles que para él serían dolorosos pero no puedo hacerlo, él fue mi testigo y por desgracia, comenzó a sentirlo también en carne propia.
Mi vida, como desearía poder arrancarte del pecho el dolor que mis demonios te han provocado, secar cada una de esas lágrimas que mi ira desató o borrar de tu memoria cada palabra que mi boca escupía con fuego, tal vez no llegue a hacerlo pero mientras te tuve, hice lo posible por que sepas que fuiste y en la eternidad siempre serás el amor de mi vida, no te prometo que desde el cielo, pues mi carne si no es devorada por algún animal, se descompondrá, al igual que cada órgano de mi cuerpo, si es que éste no salva la vida de algún desconocido. La eternidad que te ofrezco es volver a ese círculo vicioso dentro del espacio infinito, fuimos estrella, pues estrella volveremos a ser.

Hace más de 3 años

3

2
eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Muy buena tu narrativa expresiva de sentimientos, emociones, maltrato psicológico y físico, intensiones, perdón. Gran historia que cuentas @Kaeli

Kaeli
Rango10 Nivel 46
hace más de 2 años

Muchas gracias @eleachege, es gratificante que un escritor como tú me de esta crítica, de verdad!
¡Tienes unas historias fabulosas! Que me he dedicado a leer de poco en mi tiempo libre.
¡Vaya manera de escribir!

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Ni tanto @Kaeli. Apenas estoy dando mis primeros pasos en esto de escribir. Tu tienes un gran potencial. Recuerda leer a otros usuarios y comentar para darte a conocer. Un afectuoso saludo para ti.


#8

El tiempo daba prisa a mis asuntos, del calendario parecía ir borrando un nuevo día, todo era igual pero diferente al mismo tiempo. ¿Pero cómo? No había diferencia alguna en lo poca cosa que llegué a sentirme. La impotencia regía mi carácter, y a mis frías manos. Diferente, porque aunque mi al rededor todos pretendían tranquilidad, yo sabía que en el fondo, no era más que la sucia fachada que iba disfrazando a la amargura de fragante coherencia.
Poco o nada faltaba ya para reunirme por fin en los brazos de mi amado, esa lucha por controlar mi ansiedad, parecía perdida. Pero por fin en el mes de diciembre, él estaba junto a mí.
Después de todo ese rollo familiar y toda la mofa que sentía hacia mis propias habilidades, por fin tuve un respiro. Diego estaba acompañándome a cada lugar que iba, siempre echando pausas a esas largas caminatas por el centro histórico de la ciudad, tan solo por un beso. O esa bonita sensación que tenía mi mano de no andar suelta por ahí.
Definitivamente mi paisaje comenzó a tomar algo de colores, no rosa precisamente, pero si algo de armonía frente al arrebol de cada día.
Mi padre, por otra parte continuaba sus visitas sin decir lo siento, pretendía que lo había olvidado o que lo amaba lo suficiente como otorgarle el perdón de inmediato. Es verdad, lo quería demasiado, no podía odiarlo, pero tampoco era capaz de solo dejarlo ir. Aquellas palabras no dejaban de retumbar en mi cabeza una y otra vez. Saber que mi existencia les arruinó la vida y que posiblemente fui lo peor en aquel entonces para la vida de mis padres. Mamá intentó repetidas veces de convencerme de lo contrario, pero había algo en su mirada que me permitía echar el tiempo atrás, donde observé, sin lugar a duda, una joven con los sueños truncados, un miedo que le helaba las venas, un amor que tristemente no se cumplió, una vida destinada a ser simplemente ... Una mujer más en esta tierra.
No quería correr la misma suerte que mi madre, pero me negaba al mismo tiempo a aceptar que, pues... A mi madre no la salvaría ya de su destino. Podría tal vez ayudarla a enderezar su camino y recomponer algo de la vida que le he arrebatado, lo sentí más como mi obligación, si bien es cierto, el amor hacia mi madre era infinito, pero sobre mis hombros sentí el peso de mi cuerpo germinando dentro de su vientre, en un momento al que ella aún no le correspondía.
Mi vida continuaba, pude avanzar mi ciclo en la universidad y aparentemente no tenía más preocupaciones. Pero desgraciadamente no fue así. Lo sé papá, duro saber que todo lo que he escrito aquí es cierto, tal vez son las cosas que jamás dije o que nunca escucho con atención. Regresamos a casa y yo honestamente no contaba con la emoción que debería, todo a mi alrededor parecía estar en contra, una mirada, cada palabra, hasta cada movimiento de parte de los integrantes de la familia simulaban traer algo más oculto. Al volver, las cosas no cambiaron en absoluto, los gritos seguían, las discusiones cada vez eran más fuertes y la culpable de una u otra manera siempre era yo.
Decidieron así, que tal vez sería buena idea viajar a los Estados unidos para encontrarme con mi tía y mis primos pequeños, de hecho, no fue tan mala idea. Entonces viajé junto con mi abuela, pero al llegar ahí, no encontré lo que esperaba, sino mucho más. Encontré un departamento pequeño habitado por personas con el corazón enorme, me trataban como princesa, comía hasta más no poder, y por fin encontré la estabilidad emocional que tanta falta me hacía, pero esas bonitas vacaciones terminaron y me obligaron a volver. No fue tan decepcionante, pues Diego ya estaba en el país y esta vez por más tiempo. Él por fin se graduó y vino un año y medio a casa, era obvio que no podía contener la emoción de eso.
Mi regreso fue sola, sentí temor al inicio, ya que lo independiente no caracterizaba precisamente a mi persona, pero al final no hubo problema alguno, de hecho me gustó muchísimo. Una vez en el aeropuerto comencé a caminar por ahí esperando mi vuelo, me dediqué a analizar los movimientos de los demás viajeros, no como algo negativo, sino más bien, imaginando qué podía estar detrás de la mirada de cada uno de ellos. ¿Volverían a casa tal vez? ¿Irían por puro placer a otro lugar? ¿Será que intentan huir de algo? ¿O será que más bien intentas ir donde más tranquilidad encuentren?. Esas y muchas otras preguntas iban y venían de mi mente alborotada, en eso observé a lo lejos un grupo de muchachos con una enorme sonrisa en el rostro rumbo a unas apetitosas vacaciones a Francia, muchos de ellos no dejaban de mirarme y comenzaron a enderezar su postura. ¿Pero qué era eso? Actuaban como el pavo real, y no era nada atractivo para mi gusto, no puedo decir que su físico no era atractivo, pero no sentí el mínimo interés por conocerlos, a simple vista lucían ingenuos, precipitados, hasta arrogantes. Y eso era algo que definitivamente odiaba en un hombre. Eso me sirvió para corroborar la versión de mí misma, ya que siempre me he considerado sapiosexual, deduje que ninguno de ellos lograría haberme impresionado sin un buen libro a la mano o un tema interesante del cual platicar.
Y así, mi viaje fue más bien un buen momento de análisis social, en el cual me entretuve mucho.
Al llegar al aeropuerto de mi ciudad, encontré a Diego con un globo de corazón y vestido elegante esperándome justo ahí. El corazón se me quería salir del pecho y mi interior gritaba que corriera a sus brazos, pero un par de metros detrás estaba mi padre, y pues, lo extrañaba también, pero para evitar discusiones recuerdo que deje a Diego esperando mientras saludaba a papá, solo tomó la maleta se fue, mientras yo corría para abrazar a mi querido Diego.
Al llegar a casa me lleve la sorpresa más grande, no quise precipitarme en ese momento pero fue inevitable no acabar en llanto.

Hace más de 3 años

1

2
eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

No leo entre líneas una salida de este túnel para una vida independiente. la culminación de estudios universitarios ¿Está cerca o aún lejos'. Te sigo @Kaeli


#9

La casa estaba aún más fría de lo que recuerdo, papá volvió a hacer lío por ver a mi novio en el aeropuerto esperándome, y como si eso fuera poco, encontramos muertas a las pequeñas mascotitas de mi hermanita. Lo siento no pude con todo, al ver que llevaba menos de 24 horas en el país y ya me estaban gritando.
De todo el drama en ese mes de Marzo, avanzaré algo de prisa con todo esto, pues bien, no me refiero a que en ese tiempo vacío de esta historia no haya pasado nada interesante, porque si sucedió:

1) Discutí una tarde tan fuerte con papá que entre una de sus muchas ofensas, mencionó lo decepcionado que se encontraba de que yo no haya podido ingresar a la universidad que quería, haciéndole a él un "gasto innecesario"en una universidad privada. Por ello , y otros golpes bajos, tomé la dura decisión de irme de casa, nada más triste que ver a mi madre y a mi hermana en la puerta de entrada mientras yo me alejaba cada vez más de su imagen.

2) Volvía tener problemas en la universidad, pues fui acusada injustamente de manchar "El buen nombre" de la institución por lo que la Decana de mi facultad quería expulsarme. ¡Y como no! Una vez más, ahí estaba mi padre para llevarme un poco más profundo. Afortunadamente pude solucionarlo todo, la universidad entera comprendió que fue un error de su parte y me ofrecieron disculpas, no obstante papá seguía mirándome como un ser despreciable.

3) Fueron tantas cosas en mi cabeza que no pude más, consideré entonces quitarme la vida, estaba decidida al fin, recuerdo claramente escribir una carta, donde les explicaba a mis padres las mil y un razones que tenía para hacerlo, sin dejar de mencionar lo mucho que me dolía abandonar a mi hermana y a Diego. Cada vez que recuerdo ese penoso momento, analizo lo patético que suena querer quitarse la vida cuando existen miles de sorpresas por venir. No quisiera tener que relatar más explicaciones, pero yo las sé, y eso es suficiente por ahora y todo aquel que conoce mi historia y la vivió conmigo sabrá a lo que me refiero.

Quiero ahora relatar algo diferente, un cambio drástico que dio mi vida, pasé después de tres largos años de ser el centro de atención y el universo de alguien, a ser una persona más de quienes lo rodean. Y no, no diré "Papá", sino Diego.

Hace más de 2 años

2

2
eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Corrige "Cada VEZ que recuerdo ese penoso... Te sigo y espero continuación @Kaeli. Un afectuoso saludo para ti.

Kaeli
Rango10 Nivel 46
hace más de 2 años

Muchas gracias por la observación ;)
Un saludo mi estimado @eleachege
Prometo continuarla muy pronto ;)