OrchidSheep_6
Rango6 Nivel 29 (1337 ptos) | Novelista en prácticas
#1

La vida se compone de luces y sombras, sueños y promesas, exilios y destierros.
En esta vida y como si hubiera habido una varita mágica de un malvado mago, el exilio me tocó a mí. Sin despedidas ni promsas, y cruzando el crudo umbral como un puma aterrado, salí fuera de mi país.
Años después, me encontré viviendo en Bruselas divorciada y con dos hijos, y por esas vueltas que da la vida, con un novio belga.
Este era trece años menor que yo, lo que no me afligía de ninguna manera, ya que la mayoría de la gente que frecuentaba en esta nueva vida, creían que él era mayor que yo. Mi nuevo pololo era músico, solo que para hacer frente a las innumerables facturas que agobian nuestra vida cotidiana se había visto en la obligación de encontrar un trabajo como profesor de música en una escuela secundaria, lo que le permitía vivir modestamente. Se llamaba Philippe, tal como podría haberse llamado Pierre o Jean, y tenía gustos musicales diversos, gustos musicales que no tenían nada que ver con los míos, habituada a lo que yo consideraba desde siempre los mejores, por citar algunos: Moussorgsky y...

Hace alrededor de 4 años Compartir:

1

30
PlumWerewolves_68
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 4 años

escritura realista que hace que yo misma no quiera comer la carne cruda con cebolla, aunque me encanta la comida árabe.


#2

sus cuadros de una exposición, Vivaldi y las cuatro estaciones o Shubert y su trio para piano, violin y cello, los otros, más contemporáneos pero no por ello menos fantásticos y talentosos, y que construyeron su estílo luego de pasar por el conservatorio, impregnandose de los maestros anteriores como: Emerson, like and Palmer, King Crimson, Jetrho Tull, llenaron mi vida musical, sin olvidar tampoco: Brel, Gainsbourg, Bressens, Leonard Cohen... quienes continuaron haciendo vibrar mi alma con sus músicas y textos.
Mi músico, desgraciadamente, no era fans de ninguno de ellos. Los escuchaba a mi lado pacientemente pero sin signos de real placer, lo que me causaba extrañeza y desazón.
A través de esta relación, poco a poco fuí conociendo sus amistades y círculos más próximos, los que por cierto diferentes, mostraban real ternura y fidelidad a la amistad que sostenían con mi novio músico. Recuerdo que uno de sus mejores amigos, profesor como él, se llamaba Bernard, desgarbado, altísimo con su metro noventa y su cara de belga bonachón, al lado de su compañera en la época, una chica turca, delgada y de lindas facciones y con una piel color canela que hacía ponerse verdes de envidia a todas las mujeres que se le cruzaban por delante.

Hace alrededor de 4 años

5

7
Poet_Brave
Rango3 Nivel 10
hace alrededor de 4 años

Me gusto mucho esta historia, buena redacción colega. Pasate a mi muro.

aliadadelavida
Rango11 Nivel 50
hace alrededor de 4 años

trasportándome a otra época, no hacia años que no escuchaba a Jetrho Tull

OrchidSheep_6
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

Gracias por el comentario Poet_Brave, me encanta que te guste la historia.

OrchidSheep_6
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

Si, aliadadelavida, Jetrho es muy antiguo, pero todavùia existen. A fines del año pasado fuí a verlos tocar en Brigthon, por cierto un lugar muy hermoso. me encantó!

PlumWerewolves_68
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 4 años

mi adolescencia se lleno de Jethro Tull y las cuatro estaciones de Vivaldi


#3

Se veían bien los dos, felíces y enamorados. Solo que ella de vez en cuando mostraba signos de enfermedad mental, ya que en medio de un almuerzo o cena, -y sin el menor reparo- contaba una escena de violación por parte de uno de sus profesores en una sala de clases repleta de alumnos, dejándonos a todos con la boca abierta y sin saber qué decir. Las cenas o almuerzos donde Bernard, eran lo que se dice pintorescas. En mi caso y a pesar de llevar varios años viviendo en el país, no lograba acostumbrarme a la mentalidad y tampoco a la puntualidad exigida por los belgas.
Por lo menos, -y por desgracia-, una vez al mes, mi novio y yo , estabamos invitados a cenar donde Bernard. A la primera invitación de parte de ellos, philippe había insistido en la puntualidad y en la obligación que teníamos de llegar a la hora del aperitivo o sea las 18h30 en punto. Para hacerle placer, -como dicen en Bélgica-, esa primera vez yo había comenzado a arreglarme dos horas antes, y ya en la mañana había comprado una exquisita tarta de fresas y merengue, de regalo y como postre. Ese sábado, a las 18h30 en punto, Philippe y yo tocabamos el timbre en casa de los invitantes.

Hace alrededor de 4 años

0

7
#4

Cual no sería mi sorpresa, al ver la pareja desareglada y adormilada, sin signos de haber preparado el menor aperitivo, y sin que tampoco hubiera en el aire, la más mínima seña olfativa de que algo se estuviera cociendo en el horno, nada de nada, niente!
Luego, haciendonos pasar al pequeño salón, avistamos el dormitorio con la cama deshecha y ellos al frente nuestro, deshaciendose en disculpas, ofreciéndonos un vaso de agua o una taza de té para empezar el ágape.
Yo, por supuesto, no paraba de lanzar miradas fulminantes a mi novio, pidiendole una explicación. No entendía que conociendolos de mucho tiempo exigiera tanta puntualidad. Mientras tanto la pareja había desaparecido en la cocina, volviendo él con dos tazas de té y ella con un plato enlozado repleto de bolitas negras, en las que se distinguían minúsculos pedacitos de cebolla transluciente. De inmediato pensé que era una especialidad de su país, sabiendo su origen turco, y aunque las bolitas no mostraban el menor signo exterior de belleza, decidí ser positiva y amistosa, frente a esta nueva posibilidad de relación que se presentaba, preguntándole el nombre de la preparación, me respondió con una palabra en turco

Hace alrededor de 4 años

0

7
#5

la que no logré comprender, debido a la dificultad de la lengua, posteriormente y continuando con mi propósito de entrabar lazos de amistad, y al preguntarle si se trataba de una receta de difícil preparación? me respondió que las había comprado hacía tres días, donde el carnicero de la esquina, y que se trataba simplemente de carne cruda molida mezclada con cebolla picada, acercándome a las narices el plato repleto de esas bolas inmundas con una sonrisa de dientes blancos y perfectos.
A pesar del espanto que me causó la imagen -y el olor- del plato frente a mi cara, logré reponerme. Cerré los ojos -un breve instante- y respirando por la boca y con gentil firmeza, levanté la mano para alejar la preparación fuera de mi vista, explicándole muy seria, -con cara de jueza, dictando la condena de un horrible criminal- que lo sentía, que no podía comer carne, porque desde hacía cinco años era vegetariana. Por lo que mi novio, quien no perdía una brizna de la conversación que habíamos entablado, abrió muy grandes sus lindos ojos verdes mirandome extrañado.
El día anterior, el y yo, habíamos comido en uno de los mejores restaurantes de carnes, de Bruselas, unos espectaculares bisteques, por lo que no le quedaba otra que deducir que mi vegetarianismo, había comenzado hacía cinco minutos.

Hace alrededor de 4 años

6

9
aliadadelavida
Rango11 Nivel 50
hace alrededor de 4 años

yo también me hago vegetariana cada dos por tres

aliadadelavida
Rango11 Nivel 50
hace alrededor de 4 años

yo también me hago vegetariana cada dos por tres

PlumWerewolves_68
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 4 años

hasta podría oler esa comida ,muy buena descripción de la escena

PlumWerewolves_68
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 4 años

hasta podría oler esa comida ,muy buena descripción de la escena

ShirleyFD
Rango5 Nivel 21
hace alrededor de 4 años

Excelente! Sigue asi

PlumWerewolves_68
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 4 años

la sensación que me produce descripción de la escena es muy realista y me deja de gustar inmediatamente el solo pensar en probar ese manjar a pesar de que me encanta la comida Árabe.


#6

Luego del aperitivo, la pareja nos invitó a seguirlos a la cocina, ya que debían comenzar a preparar la cena. Bernard se ausentó un momento, a la búsqueda de un libro de recetas, dejándonos en compañía de su deliciosa novia turca. Frente a nosotros, Itzel no paraba de mirarnos con aire inquisidor, mientras, sin decir palabra, mordisqueaba un palito de regaliz. A su vuelta, y mostrándonos el antiguo libro -regalo de su abuela- Bernard nos aseguró sonriente que allí encontraría la receta perfecta y abriéndolo comenzó por leernos las recetas que le parecían más apetitosas, como: un exquisito pato a la americana, o un deleitable pollo a la marengo. Finalmente y luego de numerosos comentarios, que no hacían más que estimular mi apetito, y seguramente también el de Philippe, quien no había parado de comer todas las bolitas negras dejando el plato vacío, el dueño de casa decidió que para la ocasión que nos reunía, bien valía la preparación de un cuscus réal.
Conociendo un poco de cocina y de gastronomía, su elección me hizo gusto, ya que el plato de orígen arabe, lleva muchas verduras, y yo, fuera como fuera, debía continuar la comedia de vegetarianismo, a mis adentros pensaba que mal que mal, a lo menos esa noche podría comer algo de verduras cocidas.

Hace alrededor de 4 años

2

5
PlumWerewolves_68
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 4 años

y interesante el texto y cada vez me dan mas ganas de seguir leyendolo

PlumWerewolves_68
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 4 años

y interesante el texto y cada vez me dan mas ganas de seguir leyendolo


#7

A todo esto mis tripas comenzaban a crujir, ya que con las recomendaciones de extrema puntualidad que me había exigido el novio belga, yo había desarreglado mis hábitos cotidianos, y a la hora del almuerzo apenas había comido tres hojas de lechuga, pensando que más tarde comeríamos como reyes. Durante varios días, Philippe no había cesado de alabar las cualidades de cocinero de su mejor amigo.
La receta del cus cus, lleva como ingrediente principal la carne de cordero, pero al parecer Bernard no había juzgado necesario hacer compras con antelación, por lo que luego de explicar que faltaba el cordero, y sin hacerse el menor problema, dijo que lo sustituiría con un tarro de atún. Luego continuó una búsqueda desenfrenada de otro de los ingredientes principales. Para ello él, y su compañera turca, vaciaron los exangues armarios de la cocina, enfrentandose a la cruda realidad de la falta de sémola de trigo. Bernard, positivo como siempre y mirándonos con cara de: cuál es el problema? dijo que ocuparía un poco de arroz que quedaba en un frasco. A todo esto, yo miraba atónita la continuación de la búsqueda de esta famosa receta, ya que a la falta de zanahorias, pimentones, nabos, pasas o damascos secos, Bernard los sustituía tranquila y alegremente, con algunas papas brotadas que había encontrado al fondo de su refrigerador. Finalmente y como broche de oro, a la falta de garbanzos, Bernard encontró un oxidado tarro de arvejas, mirandonos orgullosos su desenvoltura.

Hace alrededor de 4 años

4

4
OrchidSheep_6
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

Gracias por los like, y por los alentadores comentarios de algunas personas que han leído este relato.

PlumWerewolves_68
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 4 años

me muero de hambre.....bien la escritura ..la sigo muy atenta y quiero leer mas........

OrchidSheep_6
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

Se agradece el interés!
Y aquí envio, otro capítulo?

OrchidSheep_6
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

Se agradece el interés!
Aquí envio algo más.


#8

A la hora de sentarse a la mesa un nudo de nervios cerraba mi estómago, me consolaba solamente la hora del postre, ya que había comprado la tarta en una de las mejores pastelerías belgas y esta era famosa por sus preparaciones.
Como era de esperarse la comida era asquerosa, ni siquiera las papas, -debido a una blandura extraña- eran comibles, por lo que no me quedó más remedio que dedicarme a comer, -enterrando una a una en un tenedor- arveja tras arveja, mientras los otros tres comían y discutían acaloradamente, sobre la situación de los bancos, lobbys y multinacionales, que dirigen, -en-todo-el-planeta-y sin-que -nadie-proteste- los gobiernos de turno de cada país, sean de derecha, de centro o de izquierda. Y como estos, -haciendo caso omiso de la situación- se desatienden de los verdaderos problemas que aquejan la población, que son la falta de trabajo y los problemas de vivienda y salud.
Yo apenas escuchaba lo que decían mis amigos, el hambre me mataba y solo pensaba en la tarta de merengue, sin importarme la situación del gobierno belga -y sus problemas ligados a las wafles, pedofilia o terrorismo- ni tampoco los sueldos miserables que reciben los profesores que recién comienzan, o de los que llevan más de treinta años trabajando.

Hace alrededor de 4 años

1

3
OrchidSheep_6
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

Hola! si quieren enviar comentarios, buenos o malos? malos o buenos? aquí estaré para recibirlos.


#9

De vez en cuando y desde la cocina se escuchaban los maullidos de un gato, que al parecer había entrado en esta. No pudiendo más de inpaciencia frente al alboroto gatúbelo, me decidí a preguntarles si el gato era de ellos, la pareja contestó con una negativa, diciendo que seguramente era el gato del vecino que de vez en cuando venía a visitarlos.
Bastante inquieta y preocupada por los desmanes que el gato pudiera estar haciendo en la cocina y apenas terminada la cena, me ofrecí a servir el postre, -pensando para mis adentros, el que reparte se lleva la mejor parte- los dueños de casa encantados por mi proposición -completamente desinteresada- y deseando continuar la importante discución, que estaban llevando a cabo mientras arreglaban los problemas del mundo, me regalaron una grande y amplia sonrisa, explicándome que los platos de postre se encontraban en un armario blanco, encima del lavaplatos.
Cuál no sería mi sorpresa al entrar en esta, a decir verdad casi me dió un shoc. El gato había botado al piso la preciosa tarta, que Itzel, no sé porque motivos, había sacado de la hermosa cajita protectora dejándola al borde de la mesa.
Este, en el suelo de baldosas blanco y negro, langueteaba muy tranquilo el merengue, evitando cuidadosamente las fresas, dandome una desdeñosa mirada al verme entrar.

Hace alrededor de 4 años

5

1
OrchidSheep_6
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

Hola! espero que les haya gustado el pequño relato.
Aunque tengo más historias relacionadas con el tema, gastronomía y novios belgas y algunas en otros países! hasta otro día!

DimasPrychy
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 4 años

He encontrado varias faltas de ortografía y puntuación que afean el texto, por lo demás me ha gustado... una historia divertida y amena. Saludo ;)

DimasPrychy
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 4 años

He encontrado varias faltas de ortografía y puntuación que afean el texto, por lo demás me ha gustado... una historia divertida y amena. Saludo ;)

OrchidSheep_6
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

Es cierto DimasPrychy, al releer he detectado las faltas de ortografía, las de puntuacion me cuesta, (siempre he tenido problemas con eso).
Gracias por tu comentario.

OrchidSheep_6
Rango6 Nivel 29
hace más de 3 años

Gracias Jose Lobo, es divertido escribir historias sonzas (se escribe así?), e intercalar verdades verdaderas.Un abrazo!