daimon_3442
Rango8 Nivel 37 (2754 ptos) | Poeta maldito
#1

La cálida noche invitaba a Sherine a olvidar sus obligaciones y perderse en los jardines de Mhamsanlar. Dentro del palacio, las flores dibujaban un vivo tapiz de colores. Plantas de las Siete Tierras crecían tiernamente arraigadas fuera de su hogar, y tanto de día como de noche florecían, llenándolo todo con su singular perfume, trayendo esencias de otros lugares a la pequeña replica del paraíso que los Artífices habían decidido recrear tras la protección de sus muros. Fuera de la ciudad, la arena lo reclamaba todo, devorando la carne hasta pelar el hueso, como una fiera siempre hambrienta. Esa misma arena había moldeado a los hombres, creando las Tribus Bárbaras, clanes que caminaban por este erial mucho antes de la llegada de los Artífices y su extraña sabiduría. Forjadores y maestros herreros, los Artífices daban forma a los elementos. Se decía que traían a la vida las rocas, haciéndolas llorar oro. Una fortuna en forma de río de mercaderes, que viajaban desde todos los reinos, con sus bolsas llenas, hasta la Ciudad de las Maravillas donde los Artífices vendían sus prodigios.

Hace más de 4 años Compartir:

4

17
Demer
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

Buenísima pinta, te doy el like que te falta para continuar :) ¡Ánimo!

daimon_3442
Rango8 Nivel 37
hace más de 4 años

gracias por estrenar los comentarios de Mhamsanlar de una forma tan positiva...me alegro que te haya dado al ojo y espero leerte de nuevo y que disfrutes del resto de pedacitos de la historia

Mente_divergente
Rango9 Nivel 40
hace más de 4 años

Me gusta Mhamsanlar, ojalá me pueda perder más amenudo por allí

CondeNadie
Rango6 Nivel 26
hace más de 4 años

Se te dan muy bien las descripciones


#2

El linaje y la sangre de esas tribus corría por las venas del hombre que tan atareado encendía, de parte a parte, cada una de la multitud de lamparillas de aceite del jardín. Como un enorme insecto de ébano, se movía entre las plantas alejando las sombras del mundo de Sherine.
Tal como el hombre del desierto cuidaba devotamente del exótico jardín, otros esclavos hacían lo mismo, cuidando de Sherine desde su llegada, perfumando y extendiendo aceites sobre su piel, bañándola en leche tibia. Pocos parecían todos los cuidados para una flor del harén del Artífice.
¿Cómo Sherine, la hija de una noble casa del Sur, terminó siendo esa noche la ramera de un Djinn del desierto? Todo por una flor. Lloró, aferrándose a esa primera lágrima. Hacía lunas que sus ojos no se inundaban, a punto de desbordarse. No como aquel día, en el mercado de esclavos, cuando al venderla cortaron su cabello dorado entre las risas y los insultos. Entonces lloró hasta creerse seca.
Mucho antes de que el mercader Asino la sacara del bazar, Sherine creció entre la fortuna que daba a su casa comerciar con el polen de Dhanier. La Flor del Ensueño elevó a su familia muy por encima de sacerdotes o reyes. Unas gotas de la esencia de Dhanier y todo perdía sentido, se podía dejar atrás. El ensueño era una droga muy apreciada y deseada en las Siete Tierras, por la que derramar sangre podía ser el precio más barato. La lucha por el Ensueño terminó con cualquier gloria de su casa, y acabó con su familia destrozada. Sherine arrojada como esclava al mercado de la carne. Creyó necesitar unas gotas de ensueño en aquél mismo momento para afrontar esa noche. Con su cuerpo dormido y su mente aún más lejos de esa jaula dorara, sería más fácil afrontar su destino como flor de harén.

Hace más de 4 años

5

8
Leire
Rango5 Nivel 22
hace más de 4 años

animo.con la historia! A ver si leo pronto otro trozo!! :)

CondeNadie
Rango6 Nivel 26
hace más de 4 años

Tienes muy buena sintaxis, me gusta la fluidez con la que se leen las partes. Ojo en la quinta linea, creo que se te ha colado un error tipografico con ese "cuidado de Sherine desde su llegada", supongo que sería "cuidando".

daimon_3442
Rango8 Nivel 37
hace más de 4 años

actualizada esa "n" escurridiza ;)

Miss_Little_Me
Rango9 Nivel 42
hace más de 4 años

Wow, de verdad te digo, desde lo más profundo del corazón, que hace mucho tiempo que no leo algo que me resulte tan bonito y apasionante de leer... Te doy las gracias ^^

daimon_3442
Rango8 Nivel 37
hace más de 4 años

espero poder continuar y seguir disfrutando con vuestros comentarios uff Laura0305 me has dejado sin palabras :3


#3

Desde la balconada, sintió la presencia ya en la habitación. Su dueño había llegado para reclamarla. En sus días en Palacio no había visto todavía a ninguno de los señores, los Artífices. Sobre ellos había infinidad de rumores, tantos como el mar creciente de esclavos que les servían. Los señores de Mhamsalar un día eran gigantes azulados de frío hielo; otro duendes de rojo pelo engendrados en el fuego. Lo que realmente parecían eran sombras, siempre presentes y extrañas, llenas de magia.
Con un gesto, limpió las lágrimas amargas de su rostro. Sus ojos se encendieron con una curiosidad capaz de vencer cualquier temor. Al girarse ahí estaba, brillando como el metal, el cuerpo de un hombre. Sherine, por un momento congelada, vio acercarse al gigante de metal viviente. El rostro del Artífice se escondía tras una máscara. Silencioso, sus manos hablaban con ternura, descubriendo su piel, desnudando su cuerpo con largas caricias. Dejando tras de sí la marca de sus engañosos brillos. Diminutas esquirlas hacían que su piel asemejara el metal que había hecho famosos a los Artífices. Ahora, el maquillaje emborronado brillaba también en la piel de Sherine, alargando la huella del tacto de su nuevo señor. Un hombre, más que un Dios, que la arrastraba hasta su lecho.
Sherine despertó, después de la larga velada, tendida sobre la piel de un gato de las dunas. Su corto pelo de oro todavía húmedo, su cuerpo frágil y dolorido, muy a diferencia de su espíritu, endurecido tras templarse en el fuego de la pasión junto al Artífice. Era la esclava y la amante no de un genio o un ser fantástico, sino tan sólo de otro hombre. Un hombre al que sólo le hacían poderosos sus secretos. Secretos que en la intimidad del placer aprendería. Haciendo de la flor de harén Sherine, un día, la Primera Artesana.

Hace más de 4 años

2

9
CondeNadie
Rango6 Nivel 26
hace más de 4 años

Insisto, te sabes manejar muy bien con las palabras, describes imagenes muy claras y logras que el texto sea fluido y rapido de leer.

Miss_Little_Me
Rango9 Nivel 42
hace más de 4 años

Completamente de acuerdo contigo... Increíble


#4

Nahid el ganador.
La caravana de Nahid el ganador regreso a la ciudad de los Asinos en los que eran los últimos días del festival. Poco antes de rendir cuentas por la vida prestada, igualar la balanza, saldar las deudas, ampliar el crédito y pagar la parte a la hermandad como regia la tradición. Les recibieron las aguas purificadoras del río, que en esta estación se teñían al igual que una tela de todos los colores con pequeñas balsas de aceite nacaradas perdiéndose en la corriente. Alejándose de la orilla donde las mujeres de la cofradía y los hombres de la hermandad celebraban la vida con exceso. En una orgía de vino y cuerpos desnudos coloreados con los emblemas de sus gremios. Hasta que caían rendidos o se atrevían a cruzar sumergiéndose en las aguas. Para nadar hasta la otra orilla donde los acólitos de la igualadora los ayudaban a renacer iniciando así su peregrinación al templo.

Hace más de 4 años

0

2
#5

Nahid dejo que sol se ocultara apurando un festival del que ya no difrutaba. Solo se decidió a limpiar su pecado en las aguas, cuando estas eran ya solo una lengua de obsidiana bajo el reflejo de las hogueras. Surgió con pasos claros en la otra orilla, sin mirar atrás. Su cuerpo desnudo temblaba desamparado. Hasta que los sacerdotes se acercaron para asistir su renacimiento. Limpiaron su piel, lo cubrieron de lino para poco más tarde encauzarlo hasta la lenta comitiva de antorchas y su destino final la gran balanza de piedra. La igualadora deidad de los asinos , un dios de mercaderes que marcaba el equilibrio en sus vidas. Convertía las deudas en inquebrantables cadenas que ataban a los hombres a largo de toda su existencia, aunque por suerte una misma alma podía renacer en cada festival y si era bendecida encontrar el vigor y la riquezas suficiente para liberarse y al fin saldarlas todas.

Hace más de 4 años

2

2
daimon_3442
Rango8 Nivel 37
hace más de 4 años

@Boz gracias por animarte a comentar he retomado esta historia con ganas pero con algunas dudas con si todo lo "nuevo" terminaba por encajar