axeeldelacruz
Rango6 Nivel 27 (1036 ptos) | Novelista en prácticas
#1
    Partes:
  • #2

Cuando el mundo está a punto de acabarse
es cuando piensas en lo que realmente te empuja a vivir,
es el momento de parar las luces de la ciudad por unos segundos,
caminar sin rumbo y redescubrir el mundo.

Los ángeles caídos,
esos seres encapuchados crean coros silenciosos y se paran en cada esquina,
ahora me siento vigilado, siento que soy una bomba de tiempo.
Las calles duras y grises, húmedas y rociadas de falsa paz,
gritan los pasos de cada forma de andar de la escasa multitud.

La lluvia ya no es necesaria
pero las gotas siguen cayendo.
El apocalipsis se avecina,
pero seguimos sonriendo.

Se crean pequeños espejismos
en los charcos, vitrinas y miradas reflejadas de las personas.
Todos son caminantes en la gran avenida, tienen un destino
pero no un objetivo concreto, están perdidos. Yo era uno de ellos.

Me queda poco tiempo para cumplir mi propósito,
mi vida ha dado un maldito giro repentino,
ahora tengo un destino exquisito, soy la nueva esperanza.

Estoy caminando hacia el amanecer
-mi reloj acaba de dar la medianoche-
hay mucho por cambiar, hay mucho por creer.

- Axeel de la Cruz

Hace casi 4 años Compartir:

10

45
chimeradipraga
Rango7 Nivel 31
hace casi 4 años

Me fascina la temática de los ángeles caídos, de hecho a mi me gusta también escribir sobre ello. Narras muy bien, suerte ;)

sundaydchoco
Rango3 Nivel 14
hace más de 3 años

hola me gusta mucho tu historia pasate por la mia si puedes se llama recuerdo de lo infinito

Benn
Rango5 Nivel 24
hace más de 3 años

muy buena temática y redacción


#2

El polvo del artesón caía con cada pisada,
llenaba el pasillo de un manto gris como cenizas.
La sensación de miedo y vacío no se alejaban para nada
y cada viejo rincón me recordaba el tiempo breve.

La habitación alejada del ruido citadino,
era un cuartucho clandestino que olía a sexo,
me esperaba el maldito espejo tormentoso
con esa voz imperante e imperativa.

Me encontraba asfixiándome en mis propios recuerdos,
en cada uno de ellos había algo diferente:
un encapuchado con cadenas de plata observándome,
toda la vida me habían observado, ¡malditos bastardos!

Ellos habían controlado mi vida,
cada decisión que creía que tomaba no era real,
era supuestamente celestial,
no quiero ser un simple ángel más.
Cada día frente al mismo espejo,
esperando ser alguien distinto.

Trataba de descubrir mi propósito,
salir de mi agujero negro rutinario.
No oír a las voces en las paredes,
seguir mi instinto revolucionario.

Esta vez me toca decidir,
han estado entrenándome para esta misión,
no seguiré escuchando que mi destino está hecho,
recordaré cada detalle de mis vidas pasadas.
Ya son las dos de la tarde. He decidido ser un arcángel.

Tan solo por ahora.

- Axeel de la Cruz

diegoramirez
Rango6 Nivel 28
hace más de 3 años

Felicitaciones un texto cargado de belleza👍