Merubiar
Rango2 Nivel 6 (36 ptos) | Copista no remunerado
#1
    Partes:
  • #2

No recuerdo como ocurrió... no. No recuerdo cuando. Ni tampoco recuerdo donde. Solamente que me encuentro en medio de la nada en lugar de en la vorágine de la ciudad a la que tanto estaba acostumbrada, con sus peculiares personajes, revoloteando siempre cual burbujas a mi alrededor y luego, alejándose, como llevados por el viento...
Ya no te tengo a mi lado, te marchaste como ellos, y eso duele en el alma, en el corazón, en la mente, que ahonda sin cesar en las causas de tu marcha.
No consigo salir de aqui, de esta nada, tampoco me esfuerzo mucho, pues aqui hay paz, soledad, sosiego. Pero me faltas tú, no entiendo como has podido dejar atrás nuestra lucha, nuestra conexión, nuestra maravillosa vida juntos. Creamos algo que parecía inmortal, una historia con destino, en la que tú y yo eramos los protagonistas. Me dejaste sola, abandonada a mi suerte, sin los sueños cumplidos que tando nos costó edificar. Vuelve a mi, por favor, vuelve. No se como se sale de esta nada, necesito tu ayuda, necesito tu aliento, eres mi salvavidas, lo único que me permitia mantenerme a flote, eres mio... vuelve.

Hace casi 5 años Compartir:

1

5

#2

No se como despertar de esta sinrazón, no consigo que vuelvan a agolparse en mi mente los recuerdos perdidos. Solitaria y sin memoria, intento moverme en esta nada de agonía. Solamente tú ocupas mi mente, tú. Vuelve, ¡no, vete! Si abandonas mis pensamientos seguramente sea capaz de recordar todo lo perdido, todo lo olvidado, esas burbujas que huyen de mi cabeza y vuelan, vuelan, vuelan...
Me muevo, parece que flote, sobre un montón de... nada. ¿Donde estoy? ¿Cómo he llegado aqui?¿Cuánto tiempo llevo flotando en este mar de ignorancia?
Espero a que me rescates, pero no apareces. Vuelve, ¡no, vete! Asi puede que consiga encontrar el camino que me lleve a la realidad, esa realidad de la que no estoy segura de querer seguir formando parte. esa realidad que me ha dado alas para caer en esta nada.
Oscuridad, solo oscuridad y tú, es lo que hay en mi mente y quiero que desaparezcais los dos, necesito luz, claridad, esperanza para ver mi incierto futuro, un futuro que aún no conozco, que necesito visualizar para poder guiarme hacia él, pero tú no me dejas, me atrapas en mi imaginación entre tus brazos, cual serpiente que agarra a su presa en un abrazo mortal para luego devorarla. ¡Vete!
Déjame seguir viviendo en un mundo limpio, sin manchas, creado para los que creemos en la libertad, la ingenuidad, la solidaridad... Voy recuperando memoria, tú. Ahí estás tú, humillándome, despreciándome, desesperándome. No, ese no puedes ser tú. Eras mi salvador, mi príncipe, mi amor. ¿Por qué te veo bajo esa máscara maligna de frialdad? Y si no eres tú, ¿quién es? Quizás es mi avatar en un mundo imaginario, en el que todo ese mundo limpio, libre e ingenuo no existe; quizás por eso estoy rodeada de oscuridad y en la nada, porque realmente tú no estás aqui, conmigo; quizás, ni siquiera existas, quizá solamente seas un producto caduco de mi imaginación; quizás, en este mundo sólo existo yo...
Vuelve, ¡no, vete! No entres en esta cruel nada, no vengas a intentar sacarme de aqui, porque si lo intentas, puede que te quedes aqui conmigo para siempre y nadie pueda conseguir liberarnos de este pesado muro de angustia que se cierne sobre mi. No vengas, o si, si me quieres, quizás este también sea tu sitio...