brianbrisco
Rango7 Nivel 34 (2129 ptos) | Autor novel
#1

La vi marchar, corriendo bajo la lluvia, huyendo del monstruo en que me había convertido.

Yo confiaba mucho en ella, sino nunca la hubiese elegido como mi mano derecha en el laboratorio, además de ser mi hermana, era una excelente colega, pero siempre le falto un poco de frialdad en su mente para llevar al máximo la profesión.

Por ese motivo yo dudaba en contarle algunos de mis mayores planes, a pesar de que ella trabajaba para el gobierno y podría ayudarme, nunca pude confiar del todo en ella.

Mi hermana Cristina Gabriela, es secretaria de cultura y desarrollo del país, ella es muy responsable y siempre quiso ayudar al progreso del país y de la humanidad, con todos los proyectos que siempre organizo, fue por eso que me decidí a contarle mi ultimo plan que es algo macabro, pero eficaz.

Yo reposaba en mi sillón, frente al calor del hogar, que pedía más leña, bebía una copa de vino tinto mientras estaba por recargar de tabaco mi pipa, cuando escuche el timbre, en esa noche oscura y de tormenta, era Gabriela que había acudido a mi llamado.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

4

38
PedroSuarez_80
Rango12 Nivel 55
hace alrededor de 4 años

Intrigado con esa profesión ¿Cuál será?

PlumFrogs_84
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 4 años

muy buena historia. espero poder seguir leyendo mas ....


#2

Apenas pude alcanzar a abrir la puerta, estaba ella cerrando su paraguas, alta, morocha, sus ojos verdes me miraban como siempre, con la ternura y la curiosidad que la caracterizaba cada vez que la llamaba para comentarle alguna de mis ideas.
A ella le parecía raro que la hubiese citado a esa hora de la noche, pero yo no podía esperar hasta el otro día.
Nos adentramos en mi humilde y acogedora casa, hacía mucho que ella no venía; Se sorprendió de los extravagantes cambios que había hecho en la peculiar decoración de mi hogar, en lo primero que se fijó fue en que al fin me había decidido a colocar el antiguo reloj del abuelo en el pasillo que daba a la sala de estar.

-Hola, James, espero que tengas buenos motivos para que me hayas llamado a estas horas de la noche. - Exclamo Gabriela mientras me saludaba con un beso en la mejilla y acomodaba su mojado paraguas en un perchero, dejando también su tapado negro. -

-Hola, hermana, discúlpame pero creía que si no le contaba a nadie iba a enloquecer, necesitaba que me brindaras una sincera opinión, de lo contrario no puedo llevar a cabo mi plan. -

Fue en cuestión de segundos que vino corriendo a todo galope, Teo, comenzó a ladrar, y quiso saltar sobre ella, pero llegue a tiempo de frenarlo para que no le hiciera nada, ese fue otro detalle que ella no pudo dejar pasar, la presencia de mi nuevo fiel compañero que no conocía. Últimamente yo no podía soportar mucho la soledad y necesitaba alguien con quien disfrutar de piezas como "Las cuatro estaciones de Vivaldi" o alguna de las sinfonías de Beethoven, y Timoteo tenía un oído tan fino como su paladar, ya que no comía otra cosa que no fuera carne asada o al horno en su defecto.

-¡Teo! - exclame retándolo- ella es mi hermana, comportarte bien y no ladres. ¡SENTADO! -

El pequeño animal de cuatro patas reposó sobre su cola y miro con sus tiernos ojos a Gabriela, quien era una gran admiradora de cualquier tipo de animales. Cuando ella se agachó para acariciarle el lomo, no paso mucho tiempo para que el can comience a mover la cola demostrando conformidad y entre en confianza.

-No me habías contado de este hermoso perrito, creí que no te gustaban los perros, todavía puedo recordar cuando te quejabas de Mili, la pequeña perrita que tenía cuando éramos más jóvenes. -

-No es que no me agradara la perrita, no me agradaba cuando me despertaba a la madrugada con sus finos ladridos, o cuando comía mis alpargatas y ni hablar de cuando estropeaba mis experimentos. - comente. -

Ella se ponía de pie nuevamente y Teo volvía a su lugar de reposo para seguir durmiendo, luego de beber un poco de agua.

-En fin... ¿podrías explicarme el porqué de tu repentino y curioso llamado?- preguntó ella. -

-Si Gabriela no te apures que no es fácil para mí, comprende que es algo que me está matando por dentro pero tengo grandes ideas que quiero llevar a cabo y voy a necesitar de tu ayuda- luego de decirle eso le ofrecí una taza de algo caliente, aunque yo ya sabía que iba a querer. -

Seguimos adentrándonos en mi casa, y nos sentamos en los sillones al lado del hogar, que ya tenía más leña y un calorcito agradable para esa fría noche, ella no dejaba de observar mi casa de reojo, pareciera como que nunca había venido, pero la verdad era que hacía años que no me visitaba en otro lugar que no sea mi laboratorio o en el hospital, mi otro lugar de trabajo.
Mientras ella tomaba su té Earl Grey, yo encendía un habano y agregaba más hielos a mi Williams Grant´s. Ella no paraba de preguntar sobre los detalles de mi casa, el porqué de la decoración con ladrillos vistos de mi sala de estar, los extraños y lúgubres cuadros "Santaularia" que decoraban mis paredes, el porqué de mi extravagancia. Como siempre decía que estaba loco.

-James, estamos en el siglo XXI, ¿por qué seguís escuchando música clásica en un tocadiscos? - preguntó ella, al sonar la quinta sinfonía de Bach suavemente de fondo,- pero no era rara la pregunta viniendo de una mujer que siempre se adaptaba a lo nuevo de la tecnología, en cambio, yo no podía. -

-Insisto en no modernizarme mi querida hermana, me agrada estar como estoy, prefiero actualizar mis ideales y mi laboratorio antes que mis reproductores de música o medios de comunicación, ya sabes que por esa razón tampoco uso celular sino teléfono fijo. -

Después de que ella terminara de criticar mis métodos de vida, cosa que hacía a menudo y parecía agradarle, junte coraje y decidí contarle parte de mis ideas aunque todavía no le iba a contar todo.

-Y bien, James podes explicarme para que me llamaste, ya se está haciendo muy tarde, la lluvia no para y no creo conseguir un "coche de alquiler" a estas horas. -

-Está bien Gabriela, podes decirle taxi, no hace falta que te burles de mi. -

-Bueno. - se ríe. - Entonces querido hermano soy todo oídos, en que puedo serte útil, y si me agrada la idea con gusto lo seré. -
Aunque en el fondo de mi corazón yo tenía pocas esperanzas de que a ella le gustaran mis ideas y acceda a colaborar, tome la estúpida decisión de contarle mi futuro plan y así no solo perder a mi hermana y mano derecha, sino que me gane un enemigo y una mujer que quiere mandarme a un manicomio.

-Gabriela, voy a ir al grano y ser claro, es mi proyecto más importante y solamente quiero ayudar a la humanidad, quiero salvar al planeta llevando a cabo un plan que consiste en dos partes. -

-Creo que tomaste demasiado whisky, ¿podrías parar? - dijo ella mientras yo llenaba mi vaso por cuarta vez en la noche. -

-En fin... antes de continuar mi relato, necesito sabes si puedo confiar con vos para lo que sea. -

-James sos mi hermanito pequeño, a pesar de que ya estemos grandes siempre lo vas a ser, cuando se trate de algo bueno y productivo que no dañe a nadie, yo te voy a apoyar. -

En ese momento tuve la certeza de que no debía contarle mi proyecto pero bueno ella ya había venido hasta acá y tenía que hacerlo, trague un poco de saliva y comencé

-El proyecto consiste en hacer una limpieza en la humanidad para acabar con la delincuencia, los robos, secuestros, violencia, política y poder vivir en una sociedad que comience de nuevo, desde cero. -

-Interesante propuesta- exclamó ella- un poco difícil de llevar a cabo pero la idea me agrada aunque no sé por qué se te ocurren estas cosas a vos, siendo un científico aficionado y un médico pediatra de profesión. - Dijo ella, sonriendo, sin saber los detalles necesarios para llevar a cabo el proyecto. -

-Bueno, son ideas que se me ocurren cada vez que presencio un acto de delincuencia, cosa que en este barrio sucede a diario. -

-Y... ¿Cuáles son tus ideas para llevar a cabo el proyecto? - Preguntó ella. -

-A través de un proyecto que yo lo denomine "A.L.G.O.", que sería aborto legal, gratuito y OBLIGATORIO. Pero luego me di cuenta de lo obvio, en cuestión de años se acabaría la humanidad, cosa que tampoco estaría mal, porque al planeta tierra habría que dejarlo morir en paz junto a nosotros. Después en un día de trabajo me di cuenta de que podía mejorarlo y hacer un renacimiento de la sociedad.

La sonrisa de su cara se fue apagando poco a poco a medida que escuchaba mis palabras, el brillo de sus ojos se borraba lentamente, parecía no poder creer lo que su hermano estaba diciendo.

-¡JAMES!... Decime que estás bromeando, que es mentira y de ser así es una broma de mal gusto y me voy enojada, pero no tan molesta como me iría de ser verdad lo que me decís. - interrumpe ella. -

-Es verdad mi querida hermana, quiero llevar a cabo el proyecto A.L.G.O, pero para eso necesito de tu ayuda, tenemos que comenzar primero en nuestra provincia, luego en nuestro país, más tarde en el mundo, y Juan, tu marido, mi cuñado nos puede ayudar, ustedes trabajan para el gobierno, algo podemos hacer desde ahí. -

-A ver, voy a intentar tranquilizarme y hacerte entrar en razón, ¿Cómo sería ayudar a la humanidad si vas a matarnos a todos? ¿Cuál es la "gran ayuda"? -

-Bien, mi idea es que con el permiso de padres, algunos pacientes del hospital en el cual trabajo, poder llevarnos a una isla desierta a una cierta cantidad de bebes recién nacidos, dejarlos allí, educarlos hasta que puedan manejarse medianamente solos, 5 o 6 años. Luego irnos a morir en paz a la vieja parte del mundo, dejando que ellos sobrevivan como puedan en el nuevo planeta, dejándoles huertas y animales, alimentos necesarios y naturales para que sobrevivan solos, que no tengan idiomas, religiones, tecnología, NADA. Que ellos comiencen la tierra nueva, mientras acá morimos en paz, sin guerras, sin peleas, sin diferencias, solo esperar a morir. -

Laura_Rivera
Rango10 Nivel 46
hace alrededor de 4 años

Muy muy buena! Mucha suerte!

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 4 años

! Una narración bien articulada y muy atrayente !.

brianbrisco
Rango7 Nivel 34
hace alrededor de 4 años

muchas gracias a los comentarios, gracias por el apoyo!!

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 4 años

@brianbrisco es un relato interesante y con mucha personalidad. Pero tienes que darle un revisión. Faltan algunas mayúsculas, cambiaría algunas comas por puntos y te falta algún que otro acento. Fíjate en repasarlo así no te cuestan likes! Mucha suerte!

brianbrisco
Rango7 Nivel 34
hace alrededor de 4 años

@HJPilgrim muchas gracias por el consejo, lo tengo en cuenta, yo escribo rápido y no me fijo mucho en esos detalles ahora los voy a revisar, gracias

Esredi
Rango8 Nivel 36
hace alrededor de 4 años

Me encanta la idea, la "locura" que envuelve al personaje. Incluso antes de que la hermana dijera que estaban en "pleno siglo XXI" me veia con una atmósfera muy de S. XIX. Eso si, tenés que revisar la ortografía en algunas palabras, sobretodo las mayúsculas. Pero salvo eso todo lo demás está genial. ¡Buenísima! Mucha suerte.

Esredi
Rango8 Nivel 36
hace alrededor de 4 años

Me encanta la idea, la "locura" que envuelve al personaje. Incluso antes de que la hermana dijera que estaban en "pleno siglo XXI" me veia con una atmósfera muy de S. XIX. Eso si, tenés que revisar la ortografía en algunas palabras, sobretodo las mayúsculas. Pero salvo eso todo lo demás está genial. ¡Buenísima! Mucha suerte.

Esredi
Rango8 Nivel 36
hace alrededor de 4 años

Me encanta la idea, la "locura" que envuelve al personaje. Incluso antes de que la hermana dijera que estaban en "pleno siglo XXI" me veia con una atmósfera muy de S. XIX. Eso si, tenés que revisar la ortografía en algunas palabras, sobretodo las mayúsculas. Pero salvo eso todo lo demás está genial. ¡Buenísima! Mucha suerte.

brianbrisco
Rango7 Nivel 34
hace alrededor de 4 años

@Esredi muchas gracias por el comentario y el consejo, apenas pueda me pongo a revisar la ortografía!


#3

-A VER, PEDAZO DE ESTÚPIDO, - gritado. - ¿Qué te hace pensar que los padres van a acceder a que hagas eso con los pobres niños?, no puedo creer que vos, siendo pediatra se te haya ocurrido eso, ¿podrán sobrevivir?, vos estudiaste deberías saberlo. -

-BUENO, en caso de que los padres no quieran, solo nos queda hacer una cosa. -

-¿Qué es lo que queda James?... ¿Cuál es tu nueva idea? -

- Secuestrarlos y llevarlos, sobrevivir... Van a poder hacerlo el instinto de supervivencia esta en todos, y ellos, a diferencia de los primeros habitantes de la tierra van a tener muchas ventajas, como las huertas y animales, el día que puedan salir de allí van a encontrarse con lo que nosotros dejamos en la tierra y nos van a estudiar. -

-James, definitivamente estás MUY loco, no cuentes conmigo para tus estúpidos proyectos, tampoco lo hagas para que te ayude en tu laboratorio y no vuelvas a buscarme, tenes que saber que estás loco… me preocupa la seriedad y la frialdad que tenes al decir lo que decís. Si me permitís me voy, chau James. -

Gabriela se levantó, rápidamente agarro sus cosas, las llaves, abrió la puerta y se fue corriendo bajo la lluvia, viendo en el… ¿monstruo? en el que me había convertido, dejo la llave puesta y la puerta abierta, atrás salió corriendo Teo, a toda velocidad y yo detrás de él para ver si podía alcanzarlo, todo estaba oscuro y llovía mucho.

LA VIDA DE JAMES.

Con apenas 4 años de edad, el pequeño James, presencio la violenta muerte de su padre, provocada por la drogadicta de su madre, tras descubrir que el le era infiel.

/violento asesinato, en la noche del viernes 12 de septiembre, un hombre fue encontrado muerto en su casa tras haber recibido 20 puñaladas en el pecho, la presunta autora de los hechos parece ser la mujer de la víctima, quien había descubierto que su marido le era infiel (…)/

Los periódicos del país ya daban las noticias y el pequeño James fue a parar a un orfanato ya que no tenía familiares directos con vida… igual no paso mucho tiempo hasta que una familia en búsqueda de un pequeño se fijara en él.

Ángel y Emilia eran sus nuevos padres, una pareja que tenía una hija no adoptiva de 10 años, Gabriela, una encantadora jovencita que le apasionaba la lectura, las series de televisión, y por sobre todas las cosas, cocinar… eso era su gran pasión.
Cuando ella tenía tan solo 4 años sufrió un accidente automovilístico donde iba con sus padres y su hermana mayor, Lucia, quien fue la única víctima fatal en ese trágico accidente.
La joven pareja quería adoptar a un niño, tanto Ángel como Emilia querían un varón, pero no querían un bebé, y en el orfanato conocieron a James. Era un niño callado, tímido, estaba bastante flaco y con ojeras, el niño no jugaba con nadie, permanecía mucho tiempo solo y no le contestaba ni una sola palabra al psicólogo del establecimiento.

Una tarde calurosa del verano del año 1984 James estaba sentado en el patio del orfanato debajo de la sombra de un árbol, mirando un libro, y ya era la cuarta o quinta vez que Emilia, observaba esto cada vez que iba a hacer algún trámite al orfanato para su futura adopción, hasta que un día decidió ir a hablarle.

Una mujer de unos treinta y pico se acercaba lentamente a él, pero James no sacaba su mirada del libro, que parecía que lo atrapaba cada vez más, aunque no sabía leer…
Era una señora de cabellos negros y cortos, piel bastante pálida, media casi 1, 75 mts , estaba vestida con una pollera negra que le llegaba un poco más arriba de las rodillas y tenía una camisa blanca, también llevaba un sombrero que la cubría del sol y una gafas oscuras, que aunque ella decía que era para protegerse del sol, en el fondo sabía que los usaba porque desde la muerte de Lucia sus ojos jamás volvieron a brillar.
Llega a donde se encuentra James, se agacha y lo mira, ahí es cuando el niño esconde el libro en su espalda.

-Hola, niño, ¿Qué lees?... ¿sabes leer? - pregunta Emilia. -

El pequeño James se quedó callado un rato sin contestar nada, hasta que una finita voz de niño le respondió.

-No sé leer muy bien, pero me interesa observar el único libro que encontré en mi casa antes de irme, cuando aprenda, lo voy a leer. - respondió. -

-Ah, bien, ¿Cómo te llamas jovencito? -

El pequeño se quedó callado unos largos segundos y respondió.

-James, mi nombre es James Angel… y el libro que estoy intentado leer es este. -

James levantó el libro y Emilia pudo observar que era el anticristo de Friedrich Nietzsche.

PRESENTE

Estaba sentado, casi tirado contra la biblioteca de su sala de estar, tras largas horas de búsqueda no había podido hallar a Timoteo y eso lo tenía más preocupado que el enojo de su hermana. Llego a casa todo empapado, y con mucha ira, se cambió de ropa, puso música agradable a sus oídos, se relajó consumiendo una dosis de clorhidrato de cocaína en una solución al 7 por ciento y abrió su botella de whisky que estaba a más de la mitad. Para cuando pasaron las horas la misma ya no tenía más contenido y él se encontraba leyendo un libro frente a la fogata del hogar.

“(…) lo esencial no es una fe diferente, sino una manera de obrar diferente, no hacer ciertas cosas y sobre todo llevar otra vida (…)"

*cita textual de un fragmento del "anticristo".

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 4 años

! Fabuloso relato, gran narrativa, y una trama impecable !... Y, desde ya, gracias por el apoyo, @brianbrisco .

Esredi
Rango8 Nivel 36
hace alrededor de 4 años

Igual que las cajas anteriores, una historia atrapante. Me alegro que sigas por aquí y espero leer la continuación. ¡Suerte! Además, El doctor lee a Nietzsche, algo que también me gusta a mi xD

brianbrisco
Rango7 Nivel 34
hace alrededor de 4 años

@Esredi muchas gracias! me alegra que te guste, Nietzsche es un gran filosofo, y al doctor le agrada eso JAJA, hay varias cosas que faltan por conocer de james angel JAJ

YellowSheep_92
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 4 años

Muuuuuuy interesante . Cuando publicas la 4ta parte?. Porq esta genial :)

YellowSheep_92
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 4 años

Muy interesante eiii. Quiero leer mas !

DrFernandoGarces
Rango9 Nivel 42
hace alrededor de 4 años

¡Woow! una excelente narración, felicidades me pareció genial lo que escribes, el tipo de novela que me atrapa desde inicio a fin.

brianbrisco
Rango7 Nivel 34
hace alrededor de 4 años

@DrFernandoGarces muchas gracias por tu comentario! justo estaba escribiendo una posible parte en el caso de seguir :D espero que te guste

DrFernandoGarces
Rango9 Nivel 42
hace alrededor de 4 años

Gracias gracias, si es muy buena, de hecho justamente estaba charlando con uno de mis asesores para el próximo libro que quiero escribir y básicamente es policíaco, suspenso, ciencia ficción, espero en algún momento ya fuera del concurso podamos seguir en contacto, siempre es bueno rodearse de colegas escritores.

Laura_Rivera
Rango10 Nivel 46
hace casi 4 años

Muy genial.... Me encanta esta clase de historias. Aquí hY mucha gente con talento. Veo y aprendo. Tienes mi apoyo.

GabrielaOHerrera
Rango7 Nivel 31
hace casi 4 años

Muchas gracias por tu apoyo en mi historia. No me imagino cómo pueda concluir la tuya!! Podría pasar cualquier cosa. Espero que nos leamos en la próxima ronda!

brianbrisco
Rango7 Nivel 34
hace casi 4 años

@GabrielaOHerrera sin dudarlo, si mi historia pasa de ronda, y la lees, espero que te guste.. gracias por el voto y el comentario

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace casi 4 años

Buena y trabajada tercera parte.

Suertes


#4

Habían pasado ya dos semanas desde que James había perdido a su fiel compañero, y él no lo superaba, intentaba distraerse cada vez que podía, encerrándose largas horas en el laboratorio de su casa a experimentar distintas cosas sobre la química que era un sus grandes pasiones. Cada tanto solía juntarse a jugar interminables partidas de ajedrez con quien él consideraba su único amigo, el excelente pero no muy reconocido escritor Nicolás M.

Nicolás conoció a James una tarde de 2002 cuando se encontraron en una clase de medicina, carrera que no pudo terminar ya que se dio cuenta de que no era lo que realmente le gustaba y se dedicó de lleno a la escritura, publicando su primera obra llamada “la gente muere viva” que no tuvo muy buena aceptación de parte de los críticos, caso contrario paso con James que al leerlo se dio cuenta de que su amigo poseía habilidades.

Cerca de las 14:00 de una tarde nublada, James y Nicolás se encontraban jugando ajedrez y bebiendo uno de los mejores vinos de la bodega del doctor. Los dos se estaban bastante concentrados en el juego, ninguno quería perder ya que en el historial de partidas estaban parejos.

- ¿Pensas mover alguna pieza Nicolás? - Pregunto James un poco ansioso tras una larga espera para su turno. -

-Mmm, estás un poco desconcentrado compañero, creo que te toca a vos. -

-Ah, disculpa… estaba recordando mis largas partidas con Teo, y bueno, ya pasaron dos semanas y nadie me llama, puse carteles no se puede haber ido lejos. -

-James, insisto en dos cosas, una empeza a usar nuevas redes sociales o celular, así se pueden comunicar más fácil con vos… y bueno en cuanto a tus partidas con Teo, yo diría que trates de no beber tanto whisky. -

-¡JAMÁS! - Exclamo James, y se levantó violentamente de la mesa tirando el tablero y las piezas por el suelo. -

-Está bien que tengas tus ideas de no adaptarte a la modernidad y que quieras usar teléfono fijo, pero creo que te sería útil. -

-Cuando dije jamás me refería a beber menos whisky… -

-Mmm, está bien pero, me parece que hiciste todo este circo para tirar la mesa de ajedrez porque estabas perdiendo, eso es desleal James Angel… -

Fue en ese momento que James se echó a reír, y fue a buscar otra botella de ese vino tan fino que estaban bebiendo. Cuando estaba agitando su copa de vino, sintiendo ese aroma, y observando el color, decidió que era momento de prender uno de sus habanos y ofrecerle uno a su compañero. Se disponía a hacerlo, pero escucho el timbre y le pareció raro porque él no esperaba visitas de nadie. Ahí pensó que podría ser alguien que venía con noticias de Timoteo, nada muy alejado de la realidad.
Cuando fue a abrir la puerta no había nadie, o por lo menos esa fue su primera impresión… hasta que escucho un pequeño ladrido y bajo la cabeza lentamente, pudo ver a Teo que estaba sentado sobre sus patas traseras y moviendo la cola.

-¿Teo?… no, no hay forma de que hayas tocado el timbre, tampoco estoy tan loco, ¿Quién te trajo? - Preguntaba James sin esperar una respuesta. -

Teo entró corriendo a la casa, olfateando sus viejos juguetes, y saludando a Nicolás, mientras que james se asomó a la vereda y miro para ambos lados, a la izquierda no vio nada, y a la derecha pudo observar la silueta de una chica que corría… El no dudo en seguirla dejando a su amigo solo y la puerta abierta.

-¡Señorita! Espere… - Gritaba James mientras la seguía. - ¡tengo que darle las gracias y la recompensa! – James ofrecía una buena cantidad de dinero a quien le trajera a su compañero. -

La misteriosa visitante le llevaba unos cien metros de distancia, pero a pesar de correr a una buena velocidad, de a poco se iba cansando y James corría bastante rápido, como en aquellas épocas de futbolista aficionado en el club de médicos.
La mujer que llevaba un sobre todo oscuro, y un sombrero negro, se acercaba a las vías del tren a toda velocidad, pero eso era muy peligroso porque este se aproximaba. En ese momento la joven corrió a más rápido y el viento voló su negro sombrero, pero a ella no pareció importarle porque no se detuvo y cruzo las vías antes de que pase el largo tren de carga, que iba hacia otra ciudad.
En ese momento James se vio vencido por la muchacha y la intriga por saber quién era lo atormentaba, no tuvo mejor idea que acercarse y buscar el sombrero para llevarlo a casa y que con su amigo Nicolás hicieran una de sus actividades favoritas, que era tratar de deducir la personalidad de alguien de acuerdo con las características del objeto encontrado.

Cuando James regresa a su casa abre la puerta y estaba su amigo, sentado al lado del fuego del hogar, leyendo unos papeles que había encontrado sobre la mesa del estudio del doctor, archivos que no hacía muchos minutos había encontrado, y lo que alcanzo a leer fueron pocas palabras relacionadas al proyecto A.L.G.O en que james estaba trabajando.
Apenas James abrió la puerta lo vio y se puso nervioso, además de parecerle una falta de respeto de parte de su amigo al haber revisado sus papeles.

-¿Qué estás haciendo Nicolás? - Pregunto James dejando caer el sombrero al suelo. -

-Estaba leyendo estos papeles que encontré, pero no leí mucho James no te preocupes. - No me habías dicho que empezaste a incursionar en el ámbito de la escritura. - Exclamo Nicolás, suponiendo que lo poco que pude leer sobre el proyecto A.L.G.O. era parte de un libro de suspenso. -

El doctor aprovechó la confusión de su amigo, pero sabía que iba a poder ocultarle la verdad por mucho tiempo, ya que Nicolás es escritor y no iba a perder oportunidad para pedirle que le deje revisar su “interesante escrito”.

-No te dije antes porque lo hago solamente para distraerme, nada más. - Le responde James, sacándole los papeles de la mano. - Pero mi querido compañero, luego vamos a hablar de esto, y te cuento más, por lo pronto necesito que me ayudas a descubrir algo. -

-Está bien James, pero ¿podes explicarme porque saliste corriendo así? ¿y qué haces con ese afeminado sombrero? -

-Bien, justamente eso quería contarte. - Responde James. - Cuando abrí la puerta, estaba Teo solo y pensé… él no puede tocar el timbre, así que me fije para ver a los costados de la calle y logre divisar a una señorita huyendo, no dude en seguirla pero no tuve suerte, y escapo solo pude recoger el sombrero de ella, ya sabes qué hacer. - Dice James tirándole el sombrero para que lo vea. -

-Quisiera que lo observes y me digas tu opinión. -

Luego de varios minutos observando el peculiar sombrero, Nicolás llego a una conclusión.

-Bueno mi queridísimo amigo James, creo que luego de observar tanto este sombrero he llegado a una conclusión. - exclamó Nicolás. -

-Entonces decime, ¿Qué Pensas? -

-Este sombrero es de una chica alta, de pelos negros , ojos verdes, y una sonrisa hermosa. - Respondió su amigo. -

-Pero… ¿Cómo lo dedujiste? … Tan seguro estas? -

-Si… Pasa que yo conozco a tu hermana Gabriela y esto es de ella… -

-¿Qué? - Exclamo James. - ¿Cómo sabes que es de ella? -

-Mmm, para serte sincero… Porque un día vi que lo tenía puesto, además acá, abajo del sombrero. - Se lo demuestra. - Dice, propiedad de Cristina Gabriela Smith. -

-Entonces, fue Gabriela quien estuvo acá… -

PlumFrogs_84
Rango1 Nivel 0
hace casi 4 años

excelente ,, la mejor historia que he leído, mereces ganar

lasourise
Rango11 Nivel 50
hace casi 4 años

Hola, @brianbrisco. Anoche quedé en deuda contigo, y hoy se cortó la luz varias veces; recién puedo leer y escribir tranquila.
Te devuelvo el corazoncito que tan gentilmente llegó anoche; pero va acompañado de un montón de tirones de orejas, tantos como los acentos que te faltan y las rayas de diálogo que te sobran al final de cada parlamento; recuerda que no se cierra con raya si no sigue una intervención del narrador. revisa también las palabras similares muy próximas: escritura- escribiendo.
¡A editar, amigo, para que luzca tu trabajo!

brianbrisco
Rango7 Nivel 34
hace casi 4 años

@lasourise si eso lo se, pasa que lo subi y no me di cuenta y era como el borrador ahora edito gracias

DC_Fisher
Rango5 Nivel 22
hace casi 4 años

Genial Sr Brisco! Segui así, pero está mas atento con las comas y los errores cordobeses jajaja saludos!

brianbrisco
Rango7 Nivel 34
hace casi 4 años

el escritor es cordobes, el cuento también viejito!! JJAJA

brianbrisco
Rango7 Nivel 34
hace casi 4 años

@Montagar muchas gracias por el voto! ojala que pase pero esta difícil... pero ojala pase, si paso se viene la parte mas interesante jajaj

Esredi
Rango8 Nivel 36
hace casi 4 años

Me encantó tu nueva parta, tan buena como las anteriores. Revisá algún detalle de puntuación y acentuación pero por lo demás, como siempre tenés mi voto. Un saludo =D

brianbrisco
Rango7 Nivel 34
hace casi 4 años

@Esredi muchas gracias por el voto y el consejo... !! espero pasar de ronda..

G_Rurba
Rango15 Nivel 73
hace casi 4 años

Una buena historia con unos diálogos creíbles y muy logrados.Suerte!

brianbrisco
Rango7 Nivel 34
hace casi 4 años

Gracias a todos por los votos y comentarios... :D

DC_Fisher
Rango5 Nivel 22
hace casi 4 años

Felicitaciones! Retomando carrera! Muchos ésitosss jajaja...quiero más, así mas vale que pases :P

Louis
Rango13 Nivel 64
hace casi 4 años

Tus letras acogen


#5

La vida de Gabriela.

-¡Mierda!, perdí mi sombrero, maldito James, me debería haber quedado con Teo y no hacerle caso a Juan- exclamó Gabriela mientras descansaba luego de una rápida carrera contra su hermano, y el paso del tren, que ya lo podía observar a los lejos como doblaba hacia la derecha a unos doscientos metros. -

Gabriela conoció a Juan a los 6 años en el primario, y fueron amigos hasta los 11, luego asistieron a distintas escuelas secundarias, pero se reencontraron en la universidad, y comenzaron a llevarse mejor. Ella era una niña muy tierna y amigable, siempre jugaba mucho con su hermana mayor, Lucía, a quien consideraba su mejor amiga, con solo 3 años de edad.
En unas vacaciones, la familia Smith volvía del campo por una ruta, en él bordó Peugeot 405 de Ángel, era una noche de llovizna y mucha neblina. A pesar de que venían despacio, perdieron el control y terminaron estrellándose contra el auto de un conocido baterista de una banda local, llamada SINK THE PINK. Las únicas víctimas fáltales fueron Lucia y el músico. Luego de ese día, Gabriela por mucho tiempo no fue la misma persona, pasó muchos días sin hablar con sus padres, comía poco, y dormía mucho, así estuvo aproximadamente dos años hasta que comenzó la escuela.

-Hija, estás preciosa, y yo emocionada, te deseo mucha suerte. - Se dirigía Emilia, a Gabriela, mientras la peinaba y le acomodaba su uniforme escolar. -

Pero ella, que no demostraba mucho entusiasmo, seguía con los ojos tristes, y mirando al suelo, como si todavía recordara aquel trágico día.

-Gabi, hija, tenes que sonreír un poco, es tu primer día de escuela, ¿No te emociona eso? - Preguntó su madre, mientras se ponía de pie, luego de haber terminado con las trencitas que Gabriela pidió que le hiciera. -

- No me emociona, Lucía tendría que venir conmigo a la escuela... Y también debería haberme hecho ella mis trencitas, ya que sabía cómo hacerlas. - Mirándose al espejo, respondió Gabriela de forma fría. -

Su madre se quedó sin palabras, a la respuesta que le había dado su hija, y en el momento que se disponía a hablar, se escuchó una bocina desde la puerta, seguido de un grito.

- ¡Es tarde ya, vamos a la escuela! -

-Vamos, antes de que se enoje tu padre. - Dijo Emilia a su hija, aguantándose las lágrimas, y todavía preguntándose porque esto le sucedió a ella. -

Cuando salieron a la puerta, Ángel los esperaba parado al lado de su nuevo pequeño auto rojo, que no era muy lujoso, pero a él le parecía cómodo, abrió la puerta de adelante y ordeno a Gabriela que entre, mientras se acercaba a Emilia para decirle algunas cosas.

- Quisiera pedirte un favor, y es algo importante. - Le dijo en voz baja a su mujer. -

- Bueno, ¿De qué se trata? -

- me gustaría que me dejes ir con ella solos, necesito decirle algunas cosas de padre a hija, ¿puede ser? -

Emilia, que no estaba de muchos ánimos, le dijo que sí y luego de saludar nuevamente a su hija, entro en su casa y se echó a dormir. Mientras que Ángel ya encendía el motor su nuevo Chevrolet.
El en camino fueron sin hablar durante varias cuadras, ninguno parecía tener algo para decir, Ángel se relajaba y se acomodaba, mientras subía el volumen del reproductor de música.

Cuando estaban en la puerta de la escuela, Gabriela decidió hacerle la pregunta en la que pensó en todo el trayecto.

-Papá, ¿Por qué mi mamá no nos acompañó? -

-Porque yo le pedí que nos deje ir solos. -

- Y, ¿Por qué le pediste eso? -

- Porque quería darte un pequeño regalito, antes de que entres a la escuela y sin que tu mamá lo vea. -

- Ah, y ¿Qué regalo es? - Pregunto Gabriela sin mucha emoción, pero con bastante curiosidad. -

- Cerra tus ojitos, hija -

Gabriela hizo caso, y su papa sacó una especie de chocolate congelado que tuvo guardado en el refrigerador de su casa. Cuando ella abrió los ojos, logro una de sus primeras sonrisas desde que había fallecido su hermana.

- ¡Un bomboncito Riscott! - Exclamo Gabriela, emocionada. - Gracias papá. - Y se quedaron en silencio un rato, hasta que Gabriela habló nuevamente. -

-Era la golosina favorita, de Lucía, siempre quería uno de estos, a cada momento. -

- Y mamá la retaba a veces cuando se excedía. - Agrego Ángel. - Recorda los mejores momentos de tu hermana, y así vas a sonreír más. - Le aconsejo Ángel, mientras le daba un beso y le abría la puerta. -

- Gracias papá. - Respondió, y luego se dirigió sola a la puerta mientras su papa ponía en marcha su auto nuevamente. -

Desde ese día ella de a poco comenzó a recuperar la alegría, conociendo a nuevas personas, y haciéndose amigos, lo único que le faltaba era un hermanito, o hermanita menor, con quien poder jugar en casa ya que sola se aburría. Eso termino, o ella creía que iba a terminar cuando apenas cumplía 10 años y conoció a su hermano adoptivo, un tal James, los primeros días él no le hablaba mucho y pasaba todo las 24 horas encerrado en su cuarto, tratando de leer un libro, o mirando el cielo de noche.

Ella siempre intento acercarse a su hermano, pero durante varios años no tuvo suerte, hasta que James comenzó la escuela secundaria, y después de tener varios problemas con compañeros y profesores por su mala conducta, lo echaron del instituto, y lo enviaron a un reformatorio, en el cual también se portaba mal, hasta que un día termino escapándose. Durante varias semanas no lo encontraron, pero Gabriela nunca paro y dio con su paradero. Él estaba sentado, en un callejón, bajo la luz de una vela y lo poco que iluminaba la luna… Escribía cosas en un misterioso cuaderno que nunca quiso mostrarle a nadie.

-¿James? ¿Qué haces acá? - Pregunto Gabriela al verlo, mientras se acercaba. -

- Alejate de mí - Respondió, haciendo un vano intento por pararse, objetivo que no logro ya que se encontraba con las defensas muy bajas y había perdido mucho peso, luego de haber pasado varios días en la calle, caminando varias horas y casi sin comer. -

- Espera, solo quiero ayudarte, yo te entiendo que tengas problemas, y sé por qué actúas así, porque en algún momento también sufrí, pero pude recuperarme, y puedo asegurarte que la vida así es mejor. -

- Vos no sabes por las cosas que yo pase, pero soy así de nacimiento, siempre me gusto estar conmigo, y con nadie más. -

-Bueno James, como quieras, pero me parece que podrías estar mejor en casa, con nosotros, tu familia, con el calorcito del hogar que tanto te gusta, y leyendo los libros que papá te compro, por cierto, siempre me llamo la atención tu cuaderno. - Dijo Gabriela mientras se sentaba a su lado, tomando más confianza de a poco. -

- Ah, ¿sí? - Respondió sorprendido James. - Pensé que nadie se daba cuenta, pero... ¿Por qué te llama la atención? -

- Simplemente me llama la atención, aunque no te des cuenta, siempre observo las cosas que haces, y muchas veces quise preguntarte que escribías, pero nunca hablamos mucho, y también sé que no me dirías. -

- Claro, en algún momento te podría contar, pero todavía no, nadie puede saber lo que escribo. -

-¿Nadie?... ¿Por qué? -

- Porque acá escribo muchas de mis pensamientos, muchas de mis grandes ideas que alguna vez me gustaría llevar a cabo, desde que aprendí a escribir, acá guardo todo. -

- Ah, bueno, con gusto algún día las leería, mientras tanto me gustaría que vuelvas a casa, que todos te estamos esperando. -

James, pensando en el hambre que tenía y en el frio que estaba pasando últimamente, decidió dejar de lado su rebeldía y volver a casa, con la ayuda de su hermana para pararse cerro el libro y lo apoyo en el suelo, dejando a la vista la frase que había escrito en la tapa, lo único que Gabriela pudo leer de ese cuaderno...

"Las macabras ideas de James Angel"

Mientras, los hermanos se dirigían a casa, a Gabriela se le presentaron muchos interrogantes en su cabeza, uno de ellos era porque su hermanito tenía macabras ideas, y otro era, porque siempre negaba su apellido.

-¿Qué clase de persona es James? - Se preguntó en su mente. -

En el camino a casa ella lo interrogó.

-¿Pensas terminar el secundario? -

-Si – respondió James- planeo ir a la universidad. -

-Ah, genial, ¿Qué te gustaría estudiar? - pregunto emocionada. -

-Medicina, quiero ser pediatra, y tratar con niños. - respondió James. -

#6

Pocos días después de la visita que había recibió de parte de su hermana, el Doctor James se encontraba sentado en su sillón, frente a él estaba su enorme escritorio donde reposaba una botella de whisky y un plato repleto de clorhidrato de cocaína.
AC/DC era esta vez la música que había elegido escuchar durante la noche de 8 de febrero para festejar su cumpleaños número 36, algo distinto a lo que escuchaba normalmente.

Muchas cosas pasaban por su mente mientras miraba con sus enormes y despiertos ojos el cuadro "Santaularia" ubicado arriba de la puerta que tenía enfrente. A pesar de que no esperaba a nadie se preguntaba por qué estaba solo, luego miraba a Timoteo sentado a su lado y todo volvía a ser normal.

-Teo, mi fiel compañero, me gustó mucho que me hayas regalado este whisky por el día de mi cumpleaños, muchas gracias.- Dijo James mirándolo y esperando alguna respuesta, pero el perro solo sacaba la lengua y movía la cola. -

-Todavía es temprano, pero más tarde me gustaría jugar una partida de ajedrez, hace bastante que no lo hacemos, y la última vez me ganaste.... como Nicolás, que a pesar de que siempre pierde, en el último encuentro me sorprendió por la retaguardia. -

-Sí, por supuesto que lo invite, esta noche vamos a jugar un mini-torneo los 3. – insistía en comunicarse con su perro. -

Eran cerca de las 21:00 horas y James se disponía a llenar nuevamente su vaso de whisky y encender uno de sus habanos preferidos para sentarse a re leer su libro favorito llamado "Don Quijote de la Mancha", ya que le gustaba mucho y hacía años que no le daba una repasada. Mientras se sentaba en su sillón color verde, bajo la luz amarilla que iluminaba su escritorio, escucho el timbre, lentamente miro su reloj para observar la hora.

-20:58, Nicolás cada vez llega más puntual, tenía que venir a las 22:00- pensó James mientras caminaba por la sala de estar en busca de las llaves para atender a su único invitado. -

Enorme sorpresa se llevó al ver quién estaba detrás de la puerta.

Allí se encontraba un señor alto, aproximadamente 1,85 metro de altura, bien vestido, con una barba prolija, y un formal peinado, al lado de él estaba tomada de su mano Gabriela Smith.

-Juan, Gabriela... Pero que sorpresa, la verdad que no los esperaba, pero pasen, ahora les sirvo algo para tomar. -

- Gracias y feliz cumpleaños - Respondió Juan estirando la mano para estrechársela.-

- Feliz cumpleaños James - dijo Gabriela mirándolo a los ojos.- Aunque este media enojada con vos, no podía evitar venir a saludarte.- Agregó Gabriela mientras le daba un beso en la mejilla. -

Mientras entraban a la casa, Juan y los dos hermanos dialogaban.

-Muchas gracias, en serio, la verdad que esta vez me sorprendieron porque solo esperaba a mi amigo Nicolás, que en un rato lo veremos por acá… Entonces esta noche será pavo al horno para cinco. -

-Al fin voy a conocer a tu amigo Nicolás, del que tanto hablabas. - Dijo Gabriela. -

- ¡Oh! ... Es verdad, yo creo que les va a caer muy bien, es una gran persona y está incursionando en la escritura, tiene muy buenas obras - Contesto James mientras les ofrecía algunos tragos a sus inesperados invitados. -

-Genial James, y ¿él viene con su mujer o con alguien?... pregunto por qué dijiste "pavo al horno para 5"- preguntó Juan, recibiendo el vaso de whisky mientras se acomodaba en el sillón al lado de su mujer. -

-No, él está solo, casi no tiene amigos, de echo creo que yo soy su único allegado. - Dije pavo para 5, porque Teo andaba con ganas de comer eso, aunque no creo que yo coma esta noche, no tengo hambre, de echo lo hice solo porque él me pidió. - Agrego James. -

- Ah, claro, entiendo. - Respondió Juan mientas se miraban de reojo con Gabriela. -

- Ahora si me disculpan, voy a ver cómo va la comida - James se dirigía a la cocina. -

Durante los minutos de ausencia del doctor, la pareja aprovechó para tener una corta conversación en voz baja.

-Tu hermano está más loco que nunca, ¿Qué le pasa? -

-No sé, te dije que estaba raro -

-Gabriela, no creo que debamos decirle ahora. -

-¿Por qué no?... Juan, me dijiste que íbamos a contarle, y ya vinimos hasta acá. -

-Bueno, pero ¿viste lo alterado que está?, me parece que se drogó bastante esta noche y tomo demasiado alcohol, no se queda quiero ni un momento. -

-Juan, basta, estás hablando de mi hermano y yo quiero ayudarlo, no me gusta verlo así... que lastima que viene ese tal Nicolás, cada vez que se junta con él se pone así de raro y consume drogas. -

Juan observa que James se acerca lentamente a la sala.

- Y yo le dije que no podía firmarle ese decreto sin la autorización de mi jefe – habla en voz alta. -

-Está bien cuñadito - dijo mientras se sentaba - pueden criticarme todo lo que quieran, lo hacen en su casa, acá pueden hacerlo no me molesta, no disimulen. - agrega James con una enorme sonrisa en su cara, luego de servirse otro vaso de whisky. -

-Deja de decir tonterías James, no te estábamos criticando, no empieces a pelearnos - contesto Gabriela. - y límpiate la nariz, te quedo blanco, no seas irrespetuoso. -

-Perdón. - contesto mientras se limpiaba. -

- Creí que no consumías más drogas. -

- Dijiste que no empecemos a pelear. -

- mmm bueno, está bien, otro día hablamos. -

- ¿Otro día?, veo que planeas volver a visitarme, de a poco tu enojo se esfuma. -

- No me hagas acordar de eso, pasemos un lindo momento... ahora vamos a darte los regalos que te trajimos, así los ves antes de que llegue tu amigo. -

- Bueno, está bien.... ¿Qué trajeron?

Gabriela mete la mano en su bolso y de adentro saca un objeto con forma de libro, cubierto por un papel de regalos, y se lo entrega.

-Este es de parte mía, y espero que te guste - Dijo Gabriela mientras le acercaba el pequeño regalo. -

En el momento que James lo abre, su cara de felicidad cambia totalmente, y observa que adentro de ese envoltorio había un cuaderno que le traía mucho viejos recuerdos de su infancia. Cuando mira la tapa y llego a ver leer "las macabras ideas de James Angel", miro a su hermana y con voz temblorosa y tartamudeando le hablo.

- Gabriela, pe-pe- pero... ¿de dónde sacaste esto? -

-Lo encontré en una de las cajas de cuando nos mudamos hace años, y lo guarde para devolvértelo algún día, bueno, creo que es el momento adecuado. - ¿No te gusta? -

James se queda callado un rato, mirando el cuaderno en sus manos, lo abrió y comienzo a leer las primeras hojas, muchos recuerdos vienen a su mente en ese momento... Todos sus recuerdos de la adolescencia estaban ahí, desde el insulso "proyecto bonsái de un cadáver", hasta un elaborado comienzo de lo que más tarde sería el "proyecto A.L.G.O."

-Gabriela, antes de responderte, me gustaría saber algo... Sinceramente, ¿leíste algo de esto? -

Gabriela bajo la mirada, trago saliva y respiro profundo. En el instante en que se disponía a responder James interrumpe.

-¡ESPERA!, Gabriela, solo te pido que me contestes con total sinceridad, no me voy a enojar en absoluto si mentiste. -

Aunque de la boca de James salían esas palabras, las tres personas presentes Allí sabían que James mentía, y nadie, ni siquiera el mismo, sabía cuál podría ser su reacción.
Gabriela, levanto la mirada, y con voz fuerte y clara le respondió.

-James, nunca haría eso, no leí nada, nunca pisotearía tu intimidad y siempre supe lo importante que es para vos este cuaderno, por eso quería devolvértelo. -

-Bueno, por ahora voy a creerte. - la mira fijó a los ojos - Pero me tenes que explicar por qué lo agarraste. -

-Porque cuando lo encontré era más joven y curiosa, muchas veces quise leerlo pero nunca me atreví, solo quiero devolvértelo. -

-Bueno, muchas gracias, me gusto tu "regalo" - respondió James mientras dejaba el cuaderno sobre la mesa donde apoyaban sus bebidas. -

-También hay otro regalo, que esperamos que te guste más, este es de parte de los dos.

-No veo, cajas, ni llevas un gran bolso, me intriga mucho saber que es, soy todo oídos hermanita -

-Bueno... ¿estás preparado? - preguntó Gabriela.

-¡wow! tu pregunta me instiga aún más, estoy ansioso por saber que es. -

Juan que hasta el momento se mantuvo en silencio observando la charla de los hermanos, decidió tomar la palabra.

-Querido cuñado, el regalo que queremos darte es una información, y quiero ser yo quien te la de. -

-mmm, información... divino tesoro que domina al mundo, esto se pone cada vez mejor, muero por saber de qué "información" hablan, ¡VAMOS! ¡No anden con rodeos! - grito James un poco exaltado y ansioso.

-Bueno, te vamos a regalar un sobrino, tu hermana está embarazada.

#7

Al escuchar esa noticia, James no lo pudo creer, su primera reacción fue agachar la cabeza, mirar al suelo por un momento y en silencio... Un silencio de pocos segundos pero que para Gabriela parecieron una eternidad. James no paraba de pensar, no sabía si estaba enojado o contento. Cuanto más tiempo se tomaba James para pensar, los nervios de Gabriela incrementaban en proporciones bíblicas.

- ¿Embarazada? - Esa fue la primer palabra de James al oír esa noticia. -

- Si, hermano, como escuchaste, estoy esperando un bebé, ya hace 3 meses. -

- Bueno, lo único que tengo para decirles es que los felicito - Contesto bastante emocionado. - La verdad es que me alegra muchísimo que vallan a tener un hijo, porque ustedes se lo merecen, hacen una linda pareja... Realmente me pone muy feliz, este es el mejor regalo que pueden haberme dado para un día como hoy. -

- ¡Muchas gracias hermano! - me alegra que te hayas tomado tan bien esta noticia, la verdad que tenía un poco de miedo. -

- ¿Miedo? - pregunta James, mientras sonríe. - ¿miedo de que? si yo no soy un monstruo. -

- Es verdad, quiero pedirte perdón James, a veces pareces un poco loco, pero sé que no lo sos y que sos una buena persona. -

- Muchas gracias por el apoyo cuñado, me gusta que estés feliz por esto, nosotros estamos muy contentos. - comento el silencioso marido de Gabriela. - pero todavía te tenemos que decir la mejor noticia. -

- ¿Hay una mejor noticia? - pregunto el doctor. - Por favor, no puedo esperar a escuchar eso. -

- Bueno, ahora me toca decírselo a mí. - Dijo Gabriela mirando de reojo a Juan -

- Dale, dale la noticia entonces. -

- James, hermano, queremos que vos seas el padrino de nuestro hijito o hijita. -

- Genial, no saben lo feliz que me hace escuchar eso, esto hay que celebrarlo. - Dijo James y se puso de pie. - Voy a buscar la mejor botella de vino que encuentre en mi bodega. -

James se fue rápidamente a la habitación que se ubicaba detrás del sillón donde descansaba la feliz pareja, y ellos aprovecharon para volver a hablar del doctor.

- ¿Viste que no es mala persona?, La verdad es que me sorprendió su reacción, pensé que íbamos a terminar peleados, estoy muy contenta. -

Gabriela le hablaba a su marido con lágrimas en los ojos, lloraba de felicidad y él pudo ver en su hermoso rostro una sonrisa tan linda, tal pura y tan angelical. Una sonrisa que nunca antes había visto.

- A mí también me sorprendió, creía que se iba a enojar, que le iba a molestar que su hermana quede embarazada, estaría yendo en contra de su proyecto. -

- Basta Juan, ese proyecto es una más de las salidas locas que tiene él, debe haber sido algo del momento, no creo que realmente piense así, además sería muy idiota de su parte, yo creo que...

- ¡AY! - fue la exclamación de dolor que salió de la boca de Juan antes de desmayarse en el sillón, luego de recibir un fuerte golpe en la cabeza de parte de James que estaba detrás de él. -

- ¡James! ¿TE VOLVISTE LOCO? ¿QUÉ ACABAS DE HACER? - Gritaba Gabriela mientras se ponía de pie. -

James que apuntaba a su hermana con un revolver, le respondía en forma tranquila.

- Hermana... hermanita, no grites que me duele la cabeza, sentaste de nuevo ¿ya te vas? -

- Estás loco, muy loco, maldito psicópata ¿Qué te pasa? - preguntó Gabriela sin hacerle caso a su orden. -

- Dije que te sentaras querida, ¡SENTATE! - Gritaba mientras seguía apuntado con su arma. - Realmente, ¿crees que voy a dejar que ese bebe nazca? -

Gabriela sentada se hundía cada vez más en llanto, su preciosa carita de ángel que tenía hacia unos segundos atrás había cambiado por completo.

- James, estás loco, no puedo creer, no logro entender porque me haces esto, soy tu hermana, ¿hasta dónde Pensas llegar? -

- No lo sé, pero mi contribución a este mundo va a ser lograr que se apruebe el proyecto A.L.G.O. y con tu bebe voy a comenzar. - perdón por esto. -

Seguido de esas palabras, James desmayó a su hermana con el mismo tubo que uso para golpear a Juan. En ese momento lo primero que pensó fue en esperar a su amigo Nicolás para que lo ayude a llevar a cabo el posible aborto, pero mientras esperaba aprovecho para llevar al cuerpo inconsciente de Juan a su cuarto y el de su hermana al laboratorio

Pasadas las 00:00 horas, Gabriela recuperó la conciencia de a poco, abrió los ojos y se dio cuenta de que estaba atada de pies y manos en una camilla, adentro del laboratorio de su hermano, sentía un fuerte dolor de cabeza, y tenía mucha sed, lo único que podía observar era a su hermano de espaldas preparando algunos objetos de medicina en una bandeja.

- James, ¿Qué estás haciendo? ¿Por que? ¿Dónde está Juan?

-Hermanita, te despertaste - Le responde James con una sonrisa en la boca, mientras se da vuelta. - Justo estaba preparando tu anestesia, menos mal que recuperaste la conciencia antes. -

- ¿Dónde carajos esta Juan? ¿Qué estás haciendo? - Pregunto Gabriela con la cara llena de lágrimas. -

- Tu marido está en mi habitación bajo el cuidado de Nicolás, no te preocupes, él es un chico tranquilo no le va a hacer nada, igual le deje el revolver por si Juan intenta hacer algo peligroso, cosas que dudo porque todavía estaba inconsciente cuando los deje solos.

- USTEDES DOS SON UNOS MALDITOS PSICOPATAS, DEBERÍAN ESTAR PRESOS, DE ECHO VAN A IR A CÁRCEL, A NO ME VAN A QUITAR NI A MI BEBE NI A MI MARIDO. - ¡JUAN! - gritaba desesperada Gabriela, que tenía esperanzas de salvarse de su hermano, aunque en el fondo de su corazón tenía mucho miedo y ya se veía muerta. -

-Gabriela, quiero decirte que siento tener que hacer esto - hablaba el doctor mientras preparaba la anestesia en una jeringa -, pero vos me obligaste... tal vez si hubieses accedido a colaborar conmigo cuando te lo pedí, hubiese dejado que tu bebe fuera parte del "nuevo mundo" pero es demasiado tarde -

-¿De qué hablas? ¿Estás loco? ¿Qué "nuevo mundo"? estoy segura de que no practicaste ningún aborto, estás loco. -

-Es verdad, no practique ningún aborto, y también estoy loco, pero algún día me lo van a agradecer, y a vos también por ser al primera "voluntaria" para la práctica. -

De a poco recuperaba la conciencia juan, que se encontraba tirado en la cama de James, con las pocas fuerzas que tenía intentaba levantarse y miraba para todos lados, la habitación estaba oscura y fría, sentía un fuerte dolor de cabeza y no entendía lo que sucedía.

-¡mierda!... ese vino de James sí que es fuerte. -pensó juan, mientras se tocaba la cabeza, hasta que pudo darse cuenta que arriba del escritorio que el doctor tenía en su pieza había un revolver, una ancha y larga soga, y algunos libros de medicina. -

No fue hasta que escucho un grito desesperado de su mujer, que empezó a darse cuenta de lo que podía llegar a estar sucediente, reacciono rápidamente, agarro el revólver y fue corriendo hacia el laboratorio, lugar de donde venían los gritos. A darle un fuerte empujón a la puerta sin ningún tipo de seguro, pudo abrirla y vio a su mujer ya inconsciente y a james con un barbijo, guantes de látex y mucha sangre a su alrededor.

-¿PERO QUE NO SE PUEDE CONFIAR EN NADIE? ¿DÓNDE CARAJOS ESTA NICOLAS? - gritaba James, estaba demasiado alterado. -

Al ver esa situación Juan se quedó mirando con la boca abierta, no reaccionaba, no podía entender lo que sus ojos estaban viendo, no quería creer hasta donde era capaz de llegar James, tampoco le salían palabras de la boca.

- Sos un maldito maniático, ¿Cómo nos vas a hacer esto? ... ¿Cómo vas a hacerle esto a tu hermana? ¿a tu sobrina? - Gritaba juan mientras apuntaba con el arma del revolver que encontró en el escritorio. -

- Yo creo que les estoy haciendo un favor, no solo a ustedes que son mis conejillos de indias, son mi prototipo del A.L.G.O. Esto recién comienza mi querido Juan. - Hablaba un poco más tranquilo el doctor, mientras se acercaba al tocadiscos que llevo al laboratorio para subir el volumen de Night Prowler, una de las últimas canciones que faltaba para que termine el vinilo que había puesto a sonar. -

- Te equivocas, esto se termina acá, espero que hayas disfrutado de tus últimos días de drogadicto, ¡HIJO DE PUTA! -

Las manos le temblaban mucho, Juan no lograba fijar bien su mira, todo su cuerpo transpiraba y estaba muy nervioso, había algo dentro de él que no le permitía matar a una persona sin embargo apretó el gatillo...

-JAJAJA, ¿creíste que te iba a dejar solo y con un arma cargada? - se reía James mientras sacaba de su bolsillo un revolver.

Segundos después de eso Juan se desvaneció en el suelo, había perdido su vida, y parte de sus sesos.

Pocos días la noticia era portada de todos los diarios locales:

"(...) los cuerpos hallados en la misteriosa casa pertenecían a Juan Bazán y Gabriela Smith, lo más tenebroso fue que la mujer que murió desangrada tenía un embarazo de aproximadamente tres meses, junto a su cuerpo encontraron una nota que decía -Advertencia, esto no es el fin, esto es recién el comienzo, el macabro proyecto A.L.G.O. ha comenzado... - En presunto autor de los Hechos se encuentra prófugo (...) "

FIN.

DC_Fisher
Rango5 Nivel 22
hace casi 4 años

wooooooaaa!!! el mundo debe conocer estooo!!!

Esredi
Rango8 Nivel 36
hace casi 4 años

Me gustó mucha la idea de tu historia. Me alegro de que pudieras llegar a la final luchando por el puesto porque la idea es buena con este proyecto A.L.G.O. tan interesante. ¡Eso si! La ortografía. Tenés que revisarla, porque hay muchas cosas que revisar en general, acentos, mayúsculas, alguna que otra falta. No te podría decir algo concreto porque son varias. Pero la idea como te digo es buena. Te deseo suerte. ¡Un saludo!

ValentinBayonMuntaner
Rango11 Nivel 50
hace casi 4 años

Te digo lo mismo de @Esredi
La idea buenisima, falta revisar.

Solo una cosa, entiendo que el.amigo también era fruto de su loca imaginación verdad? Falta matizarlo a mi parecer, pero en general una historia muy buena para el espacio que tiene.
Suerte

brianbrisco
Rango7 Nivel 34
hace casi 4 años

Así es, el amigo es parte de su locura,. Jajajaa gracias por los conseos

Sttorybox
Rango4 Nivel 19
hace casi 4 años

¡Hola @brianbrisco! Has creado una trama interesante y construido bastante bien al protagonista, el Dr. James Angel, un personaje peculiar del que vamos sabiendo más a medida que avanza la trama. Te sugerimos que revises algunos detalles para mejorar el texto, como el uso de la coma y el acento, la concordancia en los tiempos verbales y el estilo de los diálogos. Gracias por participar y nos vemos en la próximo edición :)