Yoshi
Rango7 Nivel 30 (1448 ptos) | Autor novel
#1

Cuando el mundo está a punto de acabarse es cuando piensas en lo que realmente te empuja a vivir, y a veces sólo te das cuenta de ello cuando ocurre, cuando observas cómo tu gente se consume en el sombrío apocalipsis, cuando lo que más aprecias se convierte en escombros, cenizas y cadáveres, y terribles pesadillas colman tus ya atormentados pensamientos.
−Si no tienes más razones para vivir, únete a nosotros. Te daremos un camino para recorrer −me dijo el sujeto que me rescató de entre las ruinas de mi pueblo ahora extinto. Al no verme convencido, añadió−. Y si tanto deseas cambiar tu destino, mi tribu tiene el poder para darte esa oportunidad.
No parecía un hombre de fiar, con su desaliñado cabello y la horrible cicatriz que imagino le costó la vista del ojo que oculta bajo un sucio parche, pero su voz demostraba tal determinación y seguridad, que despejaba cualquier temor de mi alma. Sí, quiero sobreponerme a mi cruel destino. Y si él me quiere dar una mano, seguiré sus pasos, no importa dónde me lleven.

Hace casi 4 años Compartir:

12

53
Nombredemes
Rango12 Nivel 56
hace casi 4 años

Buena historia! Tienes potencial, colega.

OrchidKangaroos_21
Rango1 Nivel 0
hace casi 4 años

No te olvides, por favor, de pasarme las siguientes partes. Muchos éxitos con tu historia.

Sam
Rango8 Nivel 36
hace casi 4 años

Buena historia y muy buena redacción, y, aunque no has dado demasiados detalles, la trama invita a seguir leyendo, felicidades y un saludo.

Yoshi
Rango7 Nivel 30
hace casi 4 años

@Julioaljndro gracias por el comentario. Me ayuda mucho saber que te gustó

Yoshi
Rango7 Nivel 30
hace casi 4 años

@Sam es muy halagador recibir una buena respuesta tuya. Eso me ayuda a seguir

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace casi 4 años

! Maravilloso y muy creativo tu relato, y dan @Yo ganitas de leer más @Yoshi !. ! Mucha suerte en el concurso !...

Yoshi
Rango7 Nivel 30
hace casi 4 años

gracias @SEXYLOVER122, en serio aprecio mucho tu opinión, en especial por el nivel de la historia tuya que acabo de leer. Me daré más tiempo luego para leer las demás

Mona_Lisa
Rango6 Nivel 25
hace casi 4 años

Interesante tu relato @Yoshi, tienes buena redacción. Espero la siguiente caja!

carla_g
Rango4 Nivel 19
hace casi 4 años

Me gusta, tiene un no sé que, que,qué se yo.

aliadadelavida
Rango11 Nivel 50
hace casi 4 años

Creas expectación, muy bien hecho. Me encanta la ratita, por cierto

SkyblueBears_15
Rango1 Nivel 0
hace casi 4 años

ME PARECE MUY INTERESANTE YOSHI SIGUE ASI BROTHER


#2

Nada más alejado de lo prometido. Terminé acompañando a un grupo de estrafalarios errantes que se ganan la vida cantando, danzando y relatando cuentos en cada uno de los decadentes poblados que encontramos. "No son más que un montón de gitanos" me dije, pero no me quedó mejor opción que acompañarlos. Pronto descubriría que se trataba de una tribu milenaria, de las pocas que aún existen.

Conocidos como los Hacedores de Cuentos, los Come Sueños o Los Legenderos, son la última generación de un antiguo clan, que vagando por el mundo cuentan las historias más hermosas de estas tierras. Sus epopeyas eran mágicas, sus cantares llenaban de júbilo hasta el más desolado corazón, y sus relatos conseguían despertar el interés de los más desabridos. Pero el tiempo y las guerras lograron consumir lo más bello de esta cultura. Ahora sólo subsisten rescatando a aquellos desamparados sin tierras que deseen unirse a su causa.

“Son tiempos muy crueles”. Me dijo una vez Ghul, el legendero que me salvó. “Las historias mueren junto con las personas. Y con ellas nuestro pueblo. Sólo nos queda rescatar lo poco que queda. Salvarlos a ustedes, y darles una última esperanza a aquellos que aún quedan y la necesitan”.

Una causa tan noble, pero sin sentido para mí. Tal vez lo tenga para Miertel de los páramos sombríos y sus habilidades en esculpir madera, o para Catherine y su melodiosa voz al cantar los solemnes himnos del Nortem. Incluso para Padmi del Claro de Nedul, cuya sonrisa embellece su rostro al jugar con los niños, esta vida puede llegar a ser un sueño. En cambio yo, aun viendo aquella brillante fogata y las personas festejando alrededor, no siento que nuestros esfuerzos valgan la pena en realidad….

−¿Por qué esos ánimos bajos, Bayas? –me dijo Catherine mientras se sentaba a mi lado. Bayas era el apodo que me pusieron.
–No tengo muchos ánimos en estos días –le respondí, sin dejar de golpetear un tablón con los dedos al compás de la música–. ¿Recuerdas los viejos tiempos?
–No podría olvidarlos –lanzó una sonrisa pícara, mirando al cielo. Sabía lo que recordaba: las competencias de La Cosecha entre nuestras aldeas, esos juegos en los que éramos íntimos rivales, bellas vivencias que ya dejamos atrás–. En especial lo torpe que eras en todo. Excepto recolectando bayas; tu habilidad con las manos es excepcional, si sabes a lo que me refiero –añadió un ligero guiño.
–¡Tonterías! –sentí un rubor de vergüenza en mi rostro, a la vez que Cath carcajeaba por mi reacción. Luego reí con ella. Añoraba tanto una conversación tan trivial, sin presiones, sin estrés.
–¿No te parece una fiesta insípida? –al decirlo, sentí mi sonrisa desvanecerse, y Cath calló–. Es decir, todo lo que hacemos ¿en realidad lo disfrutas?
–Claro que sí. Aún nos queda algo por lo que vivir ¿no?
–Dime que no extrañas tu pasado y te creeré.
–Es inevitable extrañarlo –lo dijo con melancolía–, pero no podemos volver atrás aun…

Calló de pronto, a la vez que en el horizonte al este una luz enceguecedora destelló. Segundos después un estruendo, y luego silencio. Todos, aterrorizados y paralizados, observábamos cómo se acercaba un caballo, a galope rápido y desacompasado, llevando a rastras a una jovencita moribunda.

Pude notar la hermosura de la joven cuando conseguimos detener al asustado animal. Con la respiración entrecortada, buscaba con una débil mirada a cualquiera que quisiera escucharla. Con dificultad, abrió los labios y susurró algunas palabras, que no logré escuchar. Solamente pude notar, horrorizado, cómo lentamente el brillo de sus ojos terminaba de perderse.

VioletExorcists_98
Rango1 Nivel 0
hace casi 4 años

La historia es muy interesante sigue escribiendo más, me muero por saber que pasará, vibras yoshi¡¡

VioletExorcists_98
Rango1 Nivel 0
hace casi 4 años

La historia es muy interesante sigue escribiendo más, me muero por saber que pasará, vibras yoshi¡¡

VioletExorcists_98
Rango1 Nivel 0
hace casi 4 años

La historia es muy interesante sigue escribiendo más, me muero por saber que pasará, vibras yoshi¡¡

VioletExorcists_98
Rango1 Nivel 0
hace casi 4 años

La historia es muy interesante sigue escribiendo más, me muero por saber que pasará, vibras yoshi¡¡

PedroSuarez_80
Rango12 Nivel 55
hace casi 4 años

Gran historia desde el principio. Sabes,me gusta mucho tu imagen de perfil, tengo un personaje en mi relato llamado Pelusa, es un ratón. Muchas personas le están tomando cariño a Pelusa.

Nanita
Rango1 Nivel 0
hace casi 4 años

Quiero leer mas dino :3 suena muy interesante ;)

MilaRojas
Rango7 Nivel 30
hace casi 4 años

Me ha gustado *-* Espero que puedas pasarte por la mía y decirme que opinas pd: Tu imagen de perfil me da gracia jaja saludos :D

Yoshi
Rango7 Nivel 30
hace casi 4 años

Muchas gracias @Montagar es motivador leer tu comentario.


#3

−Ya está cerca… lo que tanto deseabas.
Las palabras de Ghul, susurradas a mi oído, me hicieron volver a la realidad. Toda la tribu se reunía alrededor de la joven recientemente muerta. Curiosos, observaban, y algunos comentaban lo bella que era aquella mujer, de cabellos largos y grises, cuya palidez lleva a preguntar cuánto color llenaba su piel en vida. Su vestido blanco, rasgado, mojado y salpicado de barro y sangre, dejaba entrever los pequeños rasguños y moretones que adornaban su delgado cuerpo. Una resplandeciente figura, a pesar de tan triste y demacrado estado.
Ghul entonces se irguió y caminó hacia el centro. Carraspeó para conseguir la atención de la multitud, que calló inmediatamente.
–Les contaré una historia –dijo–. La última que contaré en mi vida…
El denso silencio, apenas roto por el crepitar de la moribunda hoguera, fue interrumpido por el inicio de una melodía fúnebre entonada por los Legenderos. El cuento empezó a ser narrado.

“… Ocurrió en los tiempos de la creación, cuando los dioses aún vivían entre estas tierras, y los antiguos Primos, hijos de los dioses, eran partícipes del apogeo de sus tribus. Fue el primero de ellos, el Ancestral, sabio relator de los remotos inicios y cognoscente del oscuro final, quien fue bendecido por dos descendencias".
"La primera de ellas, amantes del misticismo de lo futuro y tan cercanos a su progenitor, eran el glorioso linaje de los Tejedores. La segunda descendencia, cuyos intereses se encontraban acurrucados entre los polvorosos capítulos del padre, la conformaba la tribu de los Legenderos. Como en toda familia, las diferencias mellan las relaciones, y entre los hijos del Ancestral, diferencias existían en demasía".
"Los Legenderos, obsesionados por el heroico y emocionante pasado, eran rechazados por sus hermanos, que por su cercanía con el padre se sentían superiores. Los Tejedores veían poco atractivas e impuras aquellas excentricidades, y tanto fue el desprecio que los rumbos de ambos grupos se dividieron: Los tejedores en el reino de Cec, cultivando y protegiendo los conocimientos del Ancestral, y los Legenderos, incansables nómades, compartiendo leyendas y cantares a lo largo del mundo”.

“Esta niña pertenece a ese glorioso linaje, y fue el destino el que guio sus pasos hacia nosotros. Han pasado treinta siglos desde que los dioses nos dieron la espalda, y 70 años desde que los Primos desaparecieron. Este pueblo es ahora quien necesita de nuestra ayuda, y nuestra sangre nos llama a luchar para proteger lo que queda de nuestros hermanos”.

La inconformidad de los oyentes no se hizo esperar. Se levantaron protestas y murmullos alrededor. Entendía muy bien esta reacción: todos teníamos miedo por lo que nos hizo esta guerra, y nadie deseaba arriesgarse. Una cosa es bailar, cantar, divertir. Otra muy diferente es ir a la guerra. Aquella guerra que queremos evitar.
–¿Qué tenemos que ver nosotros en esto? No son nuestros hermanos –el grito de Miertel fue escoltado por aprobaciones y más reclamos.
–Por eso será su decisión seguir vuestro propio camino de ahora en adelante, joven de los páramos –respondió impasible Ghul–. Como os dije, nosotros sentimos el llamado de nuestra sangre. Además, ir a Cec tal vez nos permitirá conseguir respuestas sobre el destino que le espera a esta guerra. La invitación a acompañarnos está abierta. Ahora descansad, que mañana os deparan cenizas.
Los murmullos no cesaban, mientras Ghul y los legenderos se llevaban el cuerpo de la tejedora. Yo apenas podía asimilar todo lo que estaba pasando.
–Entonces estamos a nuestra suerte –escuché decir a Miertel–. Si no les seguimos a esa misión suicida, no tendremos adonde ir.
–Para tu tamaño, eres muy quejón y cobarde –detrás de mí, Cath miraba burlonamente a Miertel–. Bien podrías dejar de lloriquear y darnos una solución, ¿no crees?
Miertel solía sentirse incómodo cada vez que Cath estaba cerca. Ahora se añadía enfado a su reacción.
–No sería mala idea seguir haciendo lo que hacemos –Lary, una chica morena, de cabello corto y castaño, se unía a la conversación–. Divertir, repartir esperanzas, no necesitamos de ellos para hacerlo. Además, esta tribu es lo único que tenemos.
–¿Tú qué harás, Bayas? –me zarandeó Cath, exigiendo una respuesta. Se me vinieron a la mente las palabras de Ghul… lo que tanto deseaba…
–Posiblemente vaya con ellos. No tengo otra opción.
–Yo también quiero quedarme Lary –la dulce voz de Padmi llegó a nosotros. No pude evitar sentir algo de tristeza…

Apenas salía el sol y ya estábamos partiendo. Éramos pocos, los legenderos y unos siete más, los que nos dirigiríamos al reino de Cec. A lo lejos, una llorosa Padmi nos despedía. Fue muy triste.
Dejando atrás el pueblo, escuchaba tararear a Catherine a mi lado. Nadie parecía tan alegre como ella. Nadie excepto tal vez, Ghul.
– ¡Hey, Ghul! –me acerqué corriendo hacia él. Tenía tantas cosas que preguntarle.
– Digame muchacho –se detuvo y volteó, acomodándose el parche.
– Sobre lo que me dijiste anoche ¿A qué te referías con eso?
Soltó una risa ronca. Retomó la caminata.
– Si tú no lo sabes, menos lo sabré yo –tal respuesta no la esperaba. Decidí no rendirme y marché a su paso.
– Pero si tú fuiste quien lo dijo ¿A qué te referías?
– Sólo te puedo decir que te encuentras en el camino correcto.
– ¿Cuál es ese camino? –pregunté enfadado– ¿Hacer monadas para divertir? ¿Darle a esta gente falsas esperanzas? ¿Salvar a unos desamparados que ni siquiera conocemos? – Ghul soltó una carcajada.
– Muchacho, te alegrará saber que no iremos a salvar desamparados –me miró de reojo, deleitándose con la mirada atónita que se dibujaba en mi rostro–. El último de los tejedores que quedaba en este mundo lo viste morir anoche.
Varios alaridos detrás de nosotros. Al voltear, vi humaredas a lo lejos, exactamente en el lugar donde se encontraba el pueblo que dejamos. Luego galopes, acercándose raudamente hacia nosotros. Fue esta vez la voz de Tártaro, el legendero más viejo de la tribu, quien gritó.
– ¡Rápido! ¡Huyan!

Paula_Treides
Rango12 Nivel 58
hace casi 4 años

Muy buenas @Yoshi
Como veo que te gustan los diálogos, vamos a darle un repasillo.
El inicio de un diálogo se señala con el guión largo (si no sabes como obtenerlo, me lo dices). A continuación viene el parlamento, que es lo que dice el personaje.

—Les contaré una historia.

Hasta aquí todo bien. Ahora viene el lío padre. Tras el parlamento viene en inciso, lo que el escritor quiere añadir para complementar.

—Les contaré una historia —exclamó. (En tu caso, no creo que “exclamó” sea el verbo indicado, el personaje simplemente habla, ni grita ni habla con fuerza).
—Les contaré una historia —dijo.

Después del parlamento se deja un espacio y de nuevo el guión largo seguido del inciso (sin espacios). Si el verbo del inciso es de habla va en minúsculas, de lo contrario en mayúsculas (aunque no siempre).

Si nuestro personaje sigue hablando:

—Les contaré una historia —dijo—. La última que contaré en mi vida…

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace casi 4 años

! El texto está realmente increíble !. Sí, debes corregir algunas cosas, como te señaló, @PAULATREIDES, para que el texto, luzca mucho mejor...

Yoshi
Rango7 Nivel 30
hace casi 4 años

@PAULATREIDES es exactamente lo que necesitaba! No sabes cuanto valoro esos consejos. No los olvidaré

Paula_Treides
Rango12 Nivel 58
hace casi 4 años

Y lo gracioso no termina aquí, tenemos también reglas especiales para expresar los pensamientos, otras reglas para monólogos largos con párrafos, cómo decir dentro de un diálogo lo que otra persona dice,... y muchas cosas más.
Saludos @Yoshi

PedroSuarez_80
Rango12 Nivel 55
hace casi 4 años

Tu historia se pone mejor. Solo tengo una sugerencia y llamado de atención, y lo haré con amor. La sugerencia es que debes colocar tus cajas lo más temprano posible y mi llamado de atención, es que puedas trabajar más duro, para que puedas madrugar, no es justo que tu historia no clasifique, espero que obtengas los votos necesarios para pasar. Sigue adelante y te me rindas.

Yoshi
Rango7 Nivel 30
hace casi 4 años

@PedroSuarez_80 lo sé, muchas gracias por decirme eso. El problema es que entré en temporada de exámenes y me toca entregar muchos trabajos.

carla_g
Rango4 Nivel 19
hace casi 4 años

esa ratita me tiene enamorada


#4

Quedé paralizado. Todos corrían en direcciones diferentes buscando algún refugio que les permita sobrevivir ante el inminente ataque. Los Legenderos, en cambio, se dispusieron alrededor mío, preparados para recibir a los hostiles invasores. La lanza que acababa de rozar mi hombro derecho aún temblaba del ímpetu con el que llegó. En ese momento empecé a tomar conciencia de todo.
Llegaron a mí todas las sensaciones, tan nítidas como nunca antes en mi vida. La brisa húmeda del amanecer enfriando mis tobillos desnudos, los colores marchitos de las hojas entrando en otoño, algunas aves asustadas levantando vuelo. Y ese olor férreo tan plagado de muerte, ese zumbido que presagia malos augurios y, creciendo y palpitando cada vez más fuerte, ese dolor en mi hombro que me provoca tanto temor. Y la lanza aún seguía temblando cuando más lanzas le siguieron a esta.
−¿Aún no reaccionas muchacho? –a mi lado, Ghul sostuvo la lanza e intentó sacarla. Estaba firmemente clavada en el suelo. Decidió romper la punta, quedándose con el largo mango. Lo mismo hicieron los demás− No me parece buena idea quedarse parado ahí.
Sentí un terrible escalofrío, y empecé a correr. Corrí y vi a Cath, asomándose detrás de un marchito pino de lágrimas. Me dirigí a ella y me escondí a su lado. Tanto miedo, incapacitante, no había sentido desde que invadieron mi pueblo. Cerré los ojos con fuerza y traté de controlar mi acelerada respiración. No sé cuánto tiempo estuve así, hasta que…
−¡Tenemos caballos y armas! –gritó Tártaro, y todos salieron vitoreando y corriendo. Me levanté y miré a mi alrededor. Cath ya estaba galopando sobre un hermoso alazán. Al instante descubrí que los que nos atacaron no fueron más que bandidos. De esos que abundan en estos tiempos y quienes son el menor de nuestros problemas.
−¡Ey, Bayas! ¿Honda o cuchillo?− ya todos estaban repartiéndose el botín de guerra. Marcoh se acercaba a mí con las opciones que me daba a escoger.
−¿No hay nada mejor? Pásame la honda.
Entre todos los objetos que pudimos conseguir de los bandidos (cuchillos, varas de lanza, hondas, retazos de carne seca y unas cuantas manzanas) y los que llevábamos nosotros (cantimploras, nueces y bayas venenosas), de lejos mostraba lo pobre y mal preparada que estaba nuestra empresa. Eso también notó Marcoh.
−Ghul, no te parece que no estamos preparados para la travesía que deseas? −dijo lo más alto que pudo para que toda la tribu lo oyera−. Con armas tan vulgares como esta, y con tan pocas provisiones sobreviviremos apenas dos días. Ni siquiera podremos dar frente a una batalla.
−Tan acostumbrado a las justas, viejo guerrero del oeste, que no ve lo humilde de nuestra empresa −le increpó Tártaro en un tono serio− danos una espada y no podremos usarla, ármanos con ballestas y nos condenarás por nuestra inexperiencia. Aldeanos somos la mayoría, recuérdalo, y como aldeanos seguiremos esta travesía.
Esta respuesta a Marcoh no le gustó. Escuché historias de los reinos del oeste, orgullosos de sus guerreros, regidos por el honor y el coraje en batalla. Sin duda la aventura que tanto esperaba, no sería tan complaciente para él.
−Bien, si no hay nada más que nos detenga, sigamos adelante. El tiempo apremia−. Ghul ya apresuraba. Los bandidos, inconscientes, estaban ya atados a un árbol. Apenas se les dejó un cuchillo a los pies de uno. El resto de las cosas las alistamos y las llevamos con nosotros. Di una última mirada al oeste y recordé a Padmi…
−¡Ghul! ¡Espera Ghul! −corrí a alcanzarlo. Tan sólo me miró de reojo.
−Me agrada saber que nuestra relación se está volviendo más cercana, muchacho.
−¿No volveremos a ver cómo están los otros?
−Estoy seguro que pueden cuidarse solos, viendo lo fácil que fue para nosotros –respondió Ghul−. Además, ya perdimos mucho tiempo.
−¿Tan importante es esta misión? –esa falta de empatía me fastidiaba mucho− Dime ¿Cuál es tu plan?¿Qué pretendes conseguir con todo esto?
−Eso lo sabrás cuando lleguemos ahí.
−Bien, hasta aquí llegó todo esto –Me paré frente a él y se detuvo, impresionado −. ¿Acaso crees que todos te seguiremos sin siquiera saber porqué?
La risa ronca de Ghul tal vez sea más fastidiosa que su indiferencia.
−Dices eso, pero eres el único de entre todos que me lo pregunta – apoyó su mano en mi hombro y me hizo a un lado −. Si tanto deseas saberlo, seré sincero contigo. Te lo contaré todo.
Hizo una pausa. Cath galopaba alegremente, tarareando una de las canciones de su tierra, la más alegre que pudiera escoger en este momento. A pesar de los malos recuerdos y del aura permanente de guerra, esas melodías lograban inundarnos de calma. Posiblemente esa sea la razón por la que aún no nos damos por vencido hasta ahora.
−En Cec reside la única esperanza para poder darle fin a esta guerra. Ahora que los Tejedores quedaron extintos, la ciudad se encuentra vulnerable y los secretos podrían caer en malas manos. O peor: perderse para siempre.
−¿Cuáles secretos?
−Los del Ancestral –me respondió en un tono serio −. Es a él a quien necesitamos encontrar.
Los árboles desaparecían dando lugar a un extenso claro. Tan deprimente la escena: todas las casas destruidas. Cenizas, sangre y escombros a cada paso que dábamos. Otra vez el olor a herrumbre y humo como rúbrica inequívoca de una gran masacre. Lo único que quedaba en pie era el cartel de bienvenida a la aldea: Edul. Con pesar atravesamos el sombrío camino, con un silencio más incómodo que solemne, que duró incluso varios minutos después de volver a entrar al bosque.
−Son inventos tuyos, Ghul –logré decirle con voz ronca. Cath retomó sus tarareos, aunque con un tono más tenue−. Todos los Primos desaparecieron hace siglos.
−Pero el Ancestral sigue con nosotros.
−¿Cómo puedes estar seguro de eso?
−Porque el Ancestral nunca abandonó Cec –lo dijo con tanta certeza que por poco creí en sus palabras.
−Nos estás llevando a una misión suicida…
Ghul simplemente se quedó callado. Miré a mi alrededor. Cinco Legenderos, motivados por una riesgosa corazonada, y seis pobres engañados, marchando a su muerte. Desearía poder advertirles, gritar, ordenarles que den media vuelta y vivan un día más. Aplazar su sufrimiento, el de Cath. Oh Cath, no deberías estar aquí…
−Puedes avisarles si quieres –Ghul se anticipó a mis decisiones−. De todas formas ni siquiera es seguro que alguno de nosotros salga vivo de esta. Sálvalos ahora, que aquí nadie es imprescindible. Nadie, excepto tú…

DinoraLind
Rango7 Nivel 31
hace más de 3 años

¡Qué lástima que hayas publicado tu caja tan cerca de la fecha de eliminación! Me dejaste atrapada en tu historia, ojalá que te vaya muy bien. Te dejo mi voto.

GreenSoul
Rango6 Nivel 29
hace más de 3 años

Me gusta mucho! Te ayudo con mi voto porque me gustaría leer la continuación... compártela a ver si consigues más votos! suerte!

Pamuk
Rango10 Nivel 45
hace más de 3 años

Espero que repuntes esta parte mejoró. Saludos.

rosa_garciapalacio
Rango11 Nivel 50
hace más de 3 años

Qué lástima comprobar lo injustificable de este sistema de selección. Te dejo mi voto. Tal vez nos podamos ver en la final! Saludos

aliadadelavida
Rango11 Nivel 50
hace más de 3 años

Ratoncito, pero ¿ dónde te has metido?, venga, hay que intentar salir de esa zona roja como sea

Jinova
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Me gusta tu historia, pero deberías ver un par de detalles con las reglas de dialogo.

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

¡Fabulosa manera de narrar, te dejo mi apoyo !...

osgonso
Rango11 Nivel 54
hace más de 3 años

A ver si hay suerte con la remontada, aunque visto la competencia de arriba y que los MG están de vacaciones va a estar chungo =/ Ánimo!

Yoshi
Rango7 Nivel 30
hace más de 3 años

@DinoraLind gracias por los deseos. Esta semana estuve muy ocupado y no pude publicar antes. Me agrada más que te guste la historia, pues eso me motiva a seguir adelante

Yoshi
Rango7 Nivel 30
hace más de 3 años

@Jinova lo sé. Es mi primera vez escribiendo algo de este tipo, así que necesito algo de orientación en este aspecto

Yoshi
Rango7 Nivel 30
hace más de 3 años

@SEXYLOVER122 tu apoyo en serio lo valoro demasiado. Gracias
@osgonso es agradable ver que pases por aquí. Gracias~