Akinata_of_Loki
Rango4 Nivel 19 (366 ptos) | Promesa literaria
#1

Su padre les había contado historias sobre sus hazañas pasadas como una enseñanza de lo que podría ser en un futuro, sus hijos deseaban ser como el.
Cuando les dio luz verde para seguir con otras actividades no desaprovecharon el tiempo, fueron hacia la sala de entrenamientos donde encontraron a unos niños de la edad de Thor quien fue hacia ellos sorprendido de ver a una mujer ahí, Loki demasiado tímido le siguio, pero se dio cuenta demsiado pronto que aquellos no querían ser sus amigos sino solamente del rubio, decepcionado se marchó a un prado que no recordaba haber visitado con anterioridad, ¿Qué encontrará ahí? ¿Quién es esa niña? ¿Hace magia?

Una historia desde el punto de vista de una niña amiga del menor de los hijos del dios supremo, la historia contada desde otros ojos
Basado en las películas de Marvel, la mitología nórdica y mi loca imaginación, esta historia es el preludio de otras más que estoy realizando.

Hace casi 4 años Compartir:

0

11
#2

Prólogo

Una ardua batalla se llevó a cabo hace varios siglos atrás, el no tan joven Dios Todopoderoso Odín llevó a sus guerreros a una victoriosa lucha en contra de aquellos monstruos conocidos como Gigantes de Hielo, pocos de esta especie sobrevivieron, el mismo rey de los gigantes que al verse al borde de la extinción prefirió hacer un pacto el cual duro los siguientes siglos, el Dios Supremo acepto la rendición y se encaminó hacia donde sus tropas más allá del campo que alguna vez hubieron cientos de Jotün peleando contra ellos, en sus reliquias robadas llevaba el Cubo de los Inviernos, arma con la cual Laufey creyó tendría la victoria asegurada pero que sin tener en cuenta un error de cálculo los sobrepasó, aunque al menos el rey Jotün también tomo algo preciado suyo, uno de los ojos del rey supremo que le fue quitado durante la contienda.

A cada paso que el rey de la Ciudad Dorada daba se acercaba a las ruinas de un viejo templo que cayó ante el poderío suyo, todo estaba en calma hasta que un ruido bastante peculiar le llamo la atención al llegar casi al centro de ese lugar, pensó por un momento que sus oídos le traicionaban pero no, a unos cuantos pasos el responsable de aquel sonido se hizo notar, se trataba de un bebe, el llanto de aquella pequeña criatura de piel azulada le asombro en demasía, sin lugar a dudas se trataba de un bebe Jotün de complexión pequeña comparada con la de esos monstruos, se agacho a su altura para admirarlo con claridad, ¿qué clase de monstruo deja a un bebe a su suerte? Era clara la respuesta, solo ellos lo harían, tomó el pequeño bulto que se removía impaciente en esa manta roja y lo cargo en sus brazos, al tocar su piel esta se fue tornando de un color más claro hasta llegar a ser la piel de un bebe normal y muy suave al tacto, aquellos ojos rojos como la sangre se volvieron de un tono verde tan hermoso como las plumas de un quetzal, no pudo evitar sonreír al ver a semejante criatura tan hermosa y frágil en sus brazos, no podía ni tampoco quería dejarlo abandonado también así que sin perder tiempo y como le fue posible llego hasta donde se encontraban sus tropas que lo esperaban alegres y dispuestos a festejar en ese momento pero fueron acallados al observar el bulto que yacía cargando en uno de sus brazos, pegó en el piso con su cetro Gungir para que pocos segundos después todas las tropas del ejército asgardiano fueran absorbidas por el Bifröst siendo llevadas a la Ciudad Dorada.

Fueron recibidos entre aplausos y gritos de efusividad, su mujer siempre hermosa le esperaba con los brazos abiertos, su unigénito hijo se encontraba en su cuarto dormido como un oso pues habían llegado en la noche, al estar frente a su amado pudo notar lo que cargaba, extrañada lo recibió en brazos cuando se le fue acercado, al destaparlo un par de esmeraldas la miraban con una inocencia incomparable, una preciosa sonrisa angelical del pequeño ser de piel blanquecina la hizo sonreír también de alegría pura, recordando a su pequeño rubio de bebe solo que este niño le causaba algo más en su pecho como si fuera hijo suyo, miro a su esposo que también sonreía al ver al menor, cómplices la reina se lo llevó a escondidas pasando por el tumulto de gente que ahora estaban alrededor del Rey de Asgard vanagloriando sus logros en la lucha que le llevó concretar durante varios años.

Al llegar a los aposentos reales la mujer pelirrubia arrullaba al hermoso niño con una sonrisa, recostó primero al pequeño cobijado con la manta roja al centro de la enorme cama con cobijas de seda dorada y después se sentó acariciando la cabecita que se notaba era de cabello negro recostándose junto a él con una sonrisa cálida y maternal en sus labios, la puerta se abrió de improviso entrando a escena un niño de al parecer un año o dos con ropita roja y azul de pijama y cabellos dorados que se había despertado al escuchar ruidos fuera en el puente arco iris aun con cierto aire somnoliento, iba a gritar pero al ver el bulto en la cama frente a su madre prefirió abstenerse, se acerco con sigilo siendo observado por su madre con la misma sonrisa, al llegar se subió a la cama gateando con un gesto de curiosidad en su infantil rostro, al ver al de piel pálida moviendo sus manitas y sus piececitos con desesperación para quitarse esa molesta manta de su fino cuerpo, alegre, el ojiazul le ayudo a quitarse esa prenda dejando ver su esbelta figura con solo un pañal cubriendo su ser, este dejo de moverse para mirar al rubio y soltar una carcajada digna de un ángel que encanto con ese sonido los oídos de los presentes, llevo sus manitas cerca del ojiazul siendo apresadas por las del más grande con una sonrisa preciosa en sus labios, jugando entre ellos, la reina los veía enternecida al igual que el rey a unos pasos de la cama con una sonrisa, poco después el más pequeño de los niños se quedo dormido, el rubio lo miraba y acariciaba sus mejillas, dando un bostezo se acostó del todo en la cama abrazando al menor para dormir momentos después, el Padre de Todo se acerco a ellos quitándose la pesada ropa, ni siquiera tenía ganas de darse un baño, demasiado cansado se dejo caer con cuidado en la cama, beso como pudo los labios de su amada esposa y se durmió al igual que la mujer abrazando a sus hijos, una hermosa familia...

Dolly
Rango9 Nivel 40
hace casi 4 años

tengo ganas de saber qué más ocurre con el pequeño de ojos verdes, no lo dejes así @Akinata_of_Loki

Akinata_of_Loki
Rango4 Nivel 19
hace casi 4 años

@Dolly Hola amiga, ya está su continuación para que continues leyendo, gracias por comentar y tu me gusta :D


#3

Anécdotas.

~Años después~

-Hijos, esta es la cámara de armas, aquí se guardan todas las reliquias que se han ido adquiriendo a lo largo de siglos y siglos de lucha-dijo un hombre mayor a dos niños de 9 y 11 años respectivamente-cuando alguno de ustedes ascienda al trono se encargara de cuidar y proteger estas reliquias, así como traer nuevas cuando conquisten, o mejor dicho, ganen una batalla contra algún pueblo enemigo, esa será como su segunda recompensa después de haber traído la paz a los Nueve Reinos-sonrió mirando a sus pequeños hijos

-Cuando yo sea el Rey, lucharé contra esos Gigantes de Hielo como tú lo hiciste-dijo emocionado el pelirrubio mayor de ese par de hermanos-te protegeré Loki...-ahora dijo mirando a su hermano menor con una enorme sonrisa

-Pues si yo llego a ser el rey, prefiero mantenerme al margen, si no hay una lucha no tengo porque hacer una, y si la hay, hablaremos sobre el asunto... si aun así la lucha es inevitable... protegeré a mi reino y los demás con mi vida si es necesario-habló tímidamente apartando su mirada de los pozos azules de su hermano para dirigir sus esmeraldas hacia el rey con una pequeña sonrisa

-Sin duda, cualquiera de los dos será un excelente rey para Asgard-afirmó con una sonrisa de satisfacción al escuchar a sus dos hijos hablar de esa forma

Después de esa pequeña lección a sus pequeños hijos, estos se fueron juagando en dirección del campo de entrenamiento, ahí encontraron a tres niños y una niña entrenando arduamente, ambos jóvenes se extrañaron pues no era muy común ver a una mujer en ese lugar.

Thor fue el primero en ir al encuentro de esos cuatro, Loki fue detrás de él un poco tímido, pues él no era de ese tipo de niños sociables que le hablan a la primera persona que se topan enfrente, bueno, tal vez si pero solo cuando lo tratan bien y le hablan con cariño, como aquella cocinera que siempre le daba bocadillos a pesar de que su madre le haya dicho que no puede comerlos sino no podría comer o cenar después, o a una de sus damas que siempre le trataba bien aunque él no tenga mucha fuerza para el combate cuerpo a cuerpo ella le recuerda a su madre, seguía recordando hasta que todas las miradas se posaron sobre su figura, un tanto nervioso también los miro, su hermano sonriente, aunque los demás lo veían con molestia o algo parecido, se encogió de hombros bajando la mirada, escuchaba a su hermano pero a la vez no, las otras cuatro miradas no se apartaban de él, parecían intimidarlo por lo cual no se animaba a levantar la vista, finalmente su hermano dejo de hablar, en ese momento prefirió despedirse e irse corriendo hacia un pequeño claro detrás del campo de entrenamiento.

Tenía ganas de llorar, cerró sus ojos y siguió corriendo pero al no fijarse por donde iba chocó contra una persona de su misma estatura, ambos cayeron el sobre aquella persona, abrió sus ojitos muy apenado y sonrojado por su tontería de chocar contra esa persona, la cual lo miraba atentamente con los ojos apagados y vacios, sorprendido se levanto de donde estaba y se disculpo insistentemente, aquella mirada le daba miedo, nunca creyó ver unos ojos como esos en una persona tan joven, se trataba de una niña con un vestido azul claro manchado ahora de lodo, justamente donde estaba parada era frente un charco enlodado y por el impacto ella cayó al lodo con el pelinegro sobre ella.

-En verdad lo siento mucho, déjame ayudarte con eso-

-No importa-respondió fríamente levantándose

-Déjame ayudarte-le extendió la mano pero esta no fue recibida, triste la bajó nuevamente

-¿Porqué corrías de esa forma?-recitando unas palabras en voz baja su vestido volvió a estar limpio

-¡Valla! ¡Eso fue fantástico!-dijo asombrado

-Aun no respondes mi pregunta-habló sin más sin ninguna expresión en su rostro

-Bueno...-volvió a su nerviosismo-es que unos conocidos me miraban feo-

-¿Sólo por eso?-en su rostro se formo una mueca extrañada, la primera mueca que vio Loki desde que la conoció

-Pues si-desviando la mirada

-Eso es tonto... ¿Por qué habría de importar una cosa como esa?-parecía que esa palabras iban dirigidas a ella misma

-Bueno, cada quien tiene su forma de ver las cosas... a unas les importa... y a otras no-encogiéndose de hombros

-Eso me temo... Que raras son las personas... se dejan abatir muy fácilmente por ese tipo de nimiedades-continuó en un susurro

-"Wow jamás pensé escuchar a alguien tan joven hablar de esa forma... No parece ser una niña normal"-pensó con sorpresa-"y esos ojos... son tan vacios e inexpresivos"-sin quererlo la miraba fijamente

-¿Qué tanto me miras?-su voz tan fría le saco de sus cavilaciones como un balde de hielos cayendo sobre su cabeza

-Es que... no pareces una niña normal...-antes de continuar fue interrumpido

-Es posible....-

-¿Cuál es tu nombre?-preguntó con cierta curiosidad

-Anna-mirando a un lado

-Yo soy Loki Odinson-dijo feliz extendiendo su mano

-¿Odinson?-sorprendida lo miró de nuevo y recibió su mano para estrecharla con la suya

-¿Algún problema?-extrañado notó que la mano ajena era muy fría, más de lo usual

-Ninguno...-murmurando por lo bajo viendo al piso-tengo que irme...-soltando la mano, se dio la vuelta para irse

-¡Espera!-deteniéndola de un brazo

-¿Qué pasa?-se giró para encararlo

-No se...-extrañado por su propia actitud, pero sin soltarla

-Entonces... suéltame...-mirando de donde es apresada

-Eh... si...-soltándola lentamente, ella se alejo corriendo de ahí

-¡Hermano!-habló Thor en un potente grito a unos cuantos metros detrás de el

-¿Qué quieres?-se volteó para mirarlo

-¿Quién era esa niña?-sonriendo feliz

-Una conocida-desviando la mirada por unos instantes-¿Por qué?-

-Es que... se ve extraña-mirando por donde se alejó

-Tal vez...-

-Pero es muy linda, ese vestido azul es muy bonito-

-Hace magia-mirándolo fijamente

-¡Qué bueno! Tendrás una amiga hechicera-dándole un abrazo

-¿Tú crees?-mirando por donde se fue

-Estoy seguro... pero vamos, nuestros padres deben estar preocupados, ya casi oscurece-recordó mirando el cielo

-El tiempo se fue muy rápido...-sin dejar de mirar hacia esa dirección
Sin saber que el rumbo de su vida cambiaria con aquel encuentro inesperado, la niña llegó a un barrio no muy lujoso, todo estaba muy oscuro en su "casa", no le tomó importancia y de todas formas entró sin más, se sentía cierto aire frio poco usual en ese lugar, entró a una habitación que parecía ser la cocina, tomó algunas cosas con sus manos sin prender la luz, no la necesitaba puesto que conocía perfectamente cada rincón de su hogar, de día, de noche, de arriba a abajo, se preparó un poco de comida, encendiendo el fuego con su magia para calentar los alimentos, esa noche no pasó nada extraño, más que lo pensativa que estaba con ese niño que conoció hace pocas horas, esos ojos verdes le habían cautivado por completo y con eso en mente se dirigió a su habitación, cambiando sus ropas por unas más cómodas, caminando en dirección de la única cama en ese pequeño cuarto, se acostó y cerró sus ojos dispuesta a dormirse.

ValentinBayonMuntaner
Rango11 Nivel 50
hace casi 4 años

Muy bueno.
Gracias por tu apoyo.
Aver si te gusta también mi Viuda Negra.
Saludos

Tristan_Villaurrutia_II
Rango6 Nivel 29
hace casi 4 años

Bastante original la trama que recoges. Nada que haya visto antes en este mundo. Nada parecido a la basura hollywoodense de hoy en día. Felicidades.