Urgeundiario
Rango8 Nivel 38 (2823 ptos) | Poeta maldito
#1

Todo lo que estás viendo en estos momentos, algún día no estará. Lo más gracioso de todo es que ni siquiera te darás cuenta que desapareció. Nunca podrás despedirte, porque apenas recordaras su existencia en su suspiro. Muchos años después cuando algún olor te lo recuerde, entonces ese día mirarás hacia atrás y te faltará el aire al caer en cuenta que ya nada por lo que solías reír existe. Que ya nada por lo que te emocionabas al despertar sigue vivo. El tiempo mata todo, sueño, pasatiempos, cosas... Se lo lleva todo. Lo gracioso es, que también te llevará a ti. Y cuando te lleve aún se quedarán los cuadros de la sala que cada vez parecen más opacos, se quedarán los recuerdos, quedará todo menos tú.

Hace casi 4 años Compartir:

2

20
Soul_Outsider
Rango10 Nivel 48
hace casi 4 años

Pero el tiempo también traerá nuevos motivos para sonreír.


#2

No sé qué sería de mi vida sin esos momentos en los que respiro un aire de grandeza, y no me refiero a algo narcisista. Me refiero a esos momentos de enorme felicidad en donde creo que todo en esta vida es posible. Donde recuerdo que la vida está llena de cosas hermosas, pueblos mágicos llenos de color en los que la vida parece más sencilla. Donde podría pasar el resto de mi vida viajando, comiendo y rodeada de atardeceres en los cuales mi corazón deja de estar tan seco y se llena de vida. Lástima que dure tan poco, ojalá pudiera vivir eternamente en esos segundos. Donde el aire me hace sonreír, donde los años que voy a vivir me parecen cortos para todo lo que se tiene que disfrutar. Pero después recuerdo que la felicidad no es algo lineal. No es algo que dure mucho. La felicidad viene en proporciones pequeñas, segundos que tú debes alargar el resto del día, porque no sabes que pueda pasar mañana. La vida se va pero el miedo sigue, así que no dejes que te detenga algo que no teme ser olvidado pues vivirá por siempre.

#3

A veces pienso que todos tenemos miedos, bueno lo considero como un hecho. Estamos jodidamente llenos de miedos. La diferencia es que los miedos de unos, pueden ser la fortaleza de otros. Algunos basan sus miedos en animales, otros en la oscuridad, fantasmas, enfermedades, incluso hay personas que sus miedos son relacionados con otras personas, con la soledad. Pero también hay otros miedos, que para mí, son los más peligrosos. Son dos, que si los vemos de lejos, parecen que son uno mismo. El miedo a la vida, y el miedo a nosotros mismos. Yo le tengo miedo a la vida. Si yo les tuviera miedo a las arañas, haría todo lo posible por alejarme de ellas, compraría miles de insecticidas, y cuando me tocará ver una correría tan lejos que no podría alcanzarme. Pero dime, ¿Cómo huyo de la vida? ¿Cómo la evito? Simplemente no se puede, y no se puede porque estoy rodeada de ella. Porque vivo en ella, soy ella. Sin duda alguna no es un miedo sencillo, y tampoco fácil de comprender. Porque ni yo lo entiendo. Debe de haber algo en específico a lo que le tengo miedo, no solo la vida en general. Pero eso… eso es el principal problema. No sé cuál es mi miedo. Y como voy a combatir algo que no conozco. Mi miedo avanza más rápido que una serpiente, mi miedo me consume. Me está acabando y me lleva con ella, la vida me lleva. ¿Cuál es tu miedo? Si tu miedo es parecido al mío, creo saber a qué se debe. Creo que el miedo a la vida tiene que ver con la muerte, morir sin lograr hacer lo que tanto quieres. Y aunque no te conozco, se perfectamente que tienes sueños. Tienes que tener algo que esperas con ansias a que suceda. Por eso el miedo a vivir tiene que ver con los sueños, y lograr los sueños puede ser tan difícil. Pero, dicen que lo bueno de la vida es difícil, el problema aquí es que la única manera que conozco de lograr los sueños, es viviendo. Y le temo a vivir, le temo a la única cosa capaz de provocarme todo lo que necesito, la única que me deja sentir, gozar, vivir. Porque para dejar huella en esta vida, y cumplir tus sueños, no necesitas huir de la vida como de las arañas. Necesitas disfrutarla, y dejar de tener miedo de las cosas que te hacen feliz. Vive, vive qué más da si algo sale mal, qué más da si en un día no piensas en nada. Sí, la vida va demasiado rápido o si hay muchas cosas que no entiendes. No se necesita saber todo, y este es mi consejo, la vida tiene su propio ritmo… pero tú puedes tener el tuyo. Arma tu vida, porque ese miedo que tienes no es a la vida, es a ti mismo. Es miedo a no poder devolverle algo a la vida de todo lo bueno que tiene. Pero sabes un secreto, ella no te pide nada a cambio, solo quiere que seas feliz, que rías, que llores, que sientas. Porque de que sirve conocerlo todo, de que sirve saber hacia dónde ir, tener miles de planes, si estas vacío por dentro. No cometas el error de crecer y abandonar tus sueños. Se valiente, deja de esconderte, deja de correr de ella, y tan solo haz cada día lo que tu corazón quiera, sin miedo a nada porque hay mil puertas entreabiertas esperando que dejes de pensar y quieras vivir. Sé que puede ser la frase más trillada del mundo, pero esta es tu vida y solo tenemos una.

Si nos ponemos a hacer cuentas, y logras vivir 80 años tendrás: 960 meses, 29140 días, 669360 horas, 40161600 minutos. ¿Cuántos de ellos le dedicas a tus miedos? Piénsalo bien, es mejor conocer bien a que se debe el miedo, estar tan cerca de él y así no puede meterse en tu camino. Al hacerlo parte de ti, puede que incluso te ayude a lograr lo que sea que estás buscando.

#4

Quisiera decir que todo estará bien, pero es tan difícil confiar en mí. ¿Quién soy yo para saber que todo estará bien? Además, como confiar en alguien que se encuentra bien unos momentos y después cree que es la peor mierda del universo. Estoy realmente confundida. Quisiera vivir eternamente en esos destellos de felicidad que me dan a veces. Pero no, después de tantas sonrisas, comienza a salir una niebla espesa a invadir mi cerebro. Opaca todas mis capacidades y simplemente hace que todo se vea gris. No tengo nada en contra de ese color, me gusta por cierto. Pero llega un momento en el que asfixia. En el que, por más que este rodeada de aire no logras tomarlo. Sabes que la felicidad está ahí, que todo el mundo es una esfera de sorpresas y que puedes hacer lo que te plazca. Si, sabes que las posibilidades de una buena vida están ahí. Pero parece que vives en una caja de cristal. Donde tus demonios son tan crueles que te permiten ver lo bueno de la vida, pero te impiden tocarlo. Si tan solo esa neblina fuera más espesa, más oscura. No tendría problema, me acostumbraría a no tener nada. Pero todo lo veo, ahí está la felicidad ante mí, nublada, cercana e intocable. ¿Cómo se rompe este cristal tan grueso? Necesito moverme, pero mis pies hicieron raíces. ¿A caso la vida se trata de esto? Un infierno rodeado de lujos. Donde te dan un par de binoculares para que no pierdas detalle de la vida de los demás. Que observes que la vida de todos se ve mucho más feliz que la tuya. Donde al parecer ellos no están metidos en esta caja de cristal. Me pregunto acaso si ellos pueden ver la mía. Saber en el infierno que estoy pasando, porque creo que al menos lo único que hago bien en esta vida es disimular que todo está bien. Ocultar los bordes de la caja, fingir libertad cuando yo misma me tengo encerrada, mis miedos, deseos, limitaciones, disfraces, me pregunto si esta caja realmente existe, quizá mi imaginación está jugando conmigo. Y no estoy encerrada, tan solo quiero estarlo. Culpar a esta estúpida caja de no poder reaccionar, culpar a la neblina de mi ceguera. ¿Qué no es lo que hacemos todos? Culpar, quejarnos, culpar, fingir, sentir, querer, dormir, llorar, sentir, sufrir, y sobretodo encerrarnos en cajas que más que una cárcel, es una guarida. Un respaldo para no equivocarnos.

#5

Últimamente no me siento del todo bien. No sé qué es lo que está pasando con mi mente. Realmente tengo un remolino dentro. Algunas veces quisiera solo dormir y ya no pensar más. Dejar de darle vueltas al asunto del futuro. ¿Por qué me atormenta tanto algo que es tan lejano? Aunque creo que ya no es tan lejano como lo era hace algunos años. Cada vez se está acercando mas, llenándome de dudas. Recodándome lo lejos que estoy de mi futuro perfecto. Queriendo que le rinda cuentas de todos los minutos que desperdicio. Ojala dejara de pensar tanto, pero es inevitable no hacerlo. Los miedos me atan las manos. Tan solo me queda libre el pensamiento, si es que se le puede llamar libre a algo que está siendo torturado hasta cuando duerme. Tantos errores cometidos, tantas oportunidades desaprovechadas. ¿Y si mejor vuelvo a nacer? Para hacerlo todo bien, para tener un mejor plan de vida. Todo más estructurado, sin fallas. O tal vez todo esto está planeado. Es parte del plan, sentirme perdida, destrozada y sin esperanza. Que alguien me diga si es parte del plan, sentirme así me llevara a crear, hacer, existir. Quiero una bola mágica que me diga que todo estará bien. Que voy por el camino correcto y que solo necesito relajarme y confiar. ¿Es tan difícil mandar una señal? Necesito dejar de tener la vista nublada, no quiero estar ciega. Necesito dejar de preocuparme. Porque todas estas preocupaciones son porque no me doy cuenta, o no acepto que soy tan frágil que puedo morir en cualquier segundo. Si estuviera consciente de que puedo morir justo ahora, no me importaría tanto saber que puedo tener el futuro perfecto. Pero es que tampoco quiero mi futuro perfecto, tan solo quiero saber que puedo tener un futuro. Que puedo ser alguien, me rehusó a permitir sentirme débil, sentir que no soy más que una máquina que se puede apagar tan rápido como tu corazón se detenga, como una bala atraviese tu cuerpo, como tus pulmones no cojan aire, me rehusó a sentirme tan frágil, mis pensamientos, ese remolino que me vuelve tan loca, todo eso hace que yo sea como soy, que no sea capaz de disfrutar el presente por pensar en el futuro, que me enoje cuando alguien me contradice, que llore cuando se termine mi serie favorita, que sonría cuando por fin puedo tener en mis manos mi helado favorito. Todo eso soy yo, ¿Cómo puede desaparecer tan fácil? Como puede ser ´posible que cada que cada minuto que pase, mi fecha de caducidad se acerque más. Soy más que una maquina sin sentido, yo existo, y estoy aquí por algo, y soy mas que energía, soy alma, soy alguien.

Hace más de 3 años

0

2
#6

Yo quiero un amor intenso. De esos que desgarran el alma. Que te hacen vibrar cada parte de la vida. Que desde el primer momento sabes que no volverás a ser la misma. Sangras, ríes, lloras, y te das cuenta que nunca habías estado completamente viva, hasta que tu nombre salió de su boca. Y las luces de la ciudad tienen distinto brillo. Las cosas que importaban dejan de hacerlo, porque ahora están sus ojos. Que al mirarte algo dentro de ti arde, quema. No quiero uno de esos amores tan simples, que van día a día formándose, llevándose bien, construyendo algo que no tiene bases. De esos que van resolviendo problemas de empatía. No. Yo quiero que cuando te vea mi mano tiemble, mi alma se mueva, porque sabe que frente a mi tengo a ese que es capaz de destruirme y construirme en segundos. Que no exista duda alguna que mi vida estuvo hecha para pasarla junto a ti. Tocándonos la piel, desnudando el alma. No quiero menos que eso, no quiero menos que a ti.

Hace alrededor de 3 años

0

2