LizyAlo98
Rango5 Nivel 20 (435 ptos) | Escritor en ciernes
#1

Capitulo 1:
Conociendo la escuela
Soy Salome Ortega, 16 años de edad, ingrese apenas este nuevo ciclo escolar hace 3 días por razones de mudanza, y desde el primer día he escuchado el rumor de “the womanizer”, el nombre de este “tipo” era Alexander, era el chico mas mencionado entre las mujeres y el más valioso entre los hombres, por haber tenido a 50 mujeres en un año, un año, maldito gigoló prestamista, con qué razón lo llamaban “womanizer” Britney, primera cosa que le das al clavo, a decir verdad no me gusta mucho este tipo de música, pero cuando mi amiga Paula me la recomendó me adentre a este género, por lo general escucho K-Pop, lo sé es raro pero me gusta, y lo bailo a la perfección, me dirigí a mi clase, me tocaba lenguas extranjeras, así que estaría con mi amiga Paula, ¡genial! Al menos no moriré sola.

Hace más de 4 años Compartir:

0

14
#2

Al entrar a clases, me percate de que todas, absolutamente todas las chicas estaban en circulo admirando algo, pero no logre ver a quien o a que, ya que ninguna me dejo ver, ni quien quisiese saber que es, no soy de esas personas que se interesan en lo que pasa en el mundo, al menos de que sean cosas que me gustan, como concursos de canto, pintura, etc. Me senté en mi asiento especial, la tercera fila y la primera silla, en medio de la clase, esa es mi silla especial en todas las clases, siempre me siento allí, bueno en esa ubicación geográfica, cuando llego el profesor, todas se sentaron y lo vi, el “womanizer” estaba allí, dándoles alas a todas, joder, tengo un problema mayor que anteriormente, ser la chica nueva. Cuando estábamos en medio de la clase, el profesor tuvo una espantosa idea, de la cual estoy arrepentida de ser partícipe de ella.
- Harán parejas y nos darán una exposición de todos los idiomas conocidos y además, cada uno nos dará una pequeña lectura importante en el idioma y su lugar de origen, tienen tres semanas para entregarla, y yo escogeré a las parejas
Esa era la frase que mas me dolía “yo escojo las parejas o grupos” desde la primario sufro con eso, pero en fin, espero y me toque con Paula
- Bien, Paula y Oscar harán equipo
- “mierda hable muy rápido” – pensé decepcionada
- Veamos, Salome y Alexander serán el 5 equipo
- “¿Qué CARAJOS?, ¿ENSERIO MALDITO DESTINO CRUEL?” – mire de reojo con él y él me guineo el ojo
Aparte la mirada algo molesta y seguí en la clase, pero a la hora de salir…
- Hola, yo soy Alexander, tú debes de ser Salome, ¿cierto?
- Efectivamente, “lárgate de mi vista gigoló”
- Bien, entonces seremos los mejores compañeros en parejas, hasta podríamos ser una
- No lo creo “maldito womanizer”
- ¿Por qué no?, ¿acaso estas atada a alguien?
- Se dice estar en una relación – dije mientras guardaba mis cosas y me levantaba con muchas ganas – y si, la tengo
- Hay bebe, no te molestes con eso, no soy celoso
- Tu no pero yo y mi novio si – espero y no sepa que mi novio es el señor invisible – me voy
Salí de allí y me dirigí a la biblioteca, se que aquí nunca me encontrara, es poca costumbre de ellos venir a estos lugares, bueno, a leer un poco, saque mis audífonos y puse la música, y el destino cruel vuelve contra mí, ya que la última canción que escuche y se volvía a repetir era “womanizer” de Britney Spears, joder como me hacen sufrir.
Tarde 2 horas para quedar a la mitad de mi libro favorito “la noche de terror de Silver Kane” me encantan las historias de miedo, sobre todo las subnormales, esas me fascinan mucho, cuando quede a la mitad, fui hacia la cafetería, las tripas me gruñían como perros furicos de morder, sobre todos los pitbulls, esos si dan miedo cuando saben pelear. Busque como marino a la tierra a Paula, y la encontré junto con Oscar, su amor platónico como ella me dijo desde la secundaria, increíble, ¿no?, apenas llevamos 2 días de amigas y ya sé qué clase de pantis usa para cada día, ella es muy habladora, gentil y muy sociable, pero cuando encuentra a una persona especial, es como un perro, no importa cuántas veces la golpeen, ella siempre moverá la cola al verla. Me senté y ella me presento con Oscar, un chico de piel morena, cabello negro y ojos claros, tenia asentó latino, así que creí que era de ese lugar, y no, solo tenía la pinta y el sonido, pero en realidad vivió en Europa su niñez, su madre era latina y su padre de Europa, he allí el meollo del asunto, es buena persona, y es igual de sociable que Paula, además hacen buena pareja, y eso que lo digo yo, que soy especial para eso. Los 3 almorzamos y nos dirigimos a nuestra siguiente clase, gimnasia, genial, a mostrar el pecho y trasero a retrasados urgidos, con mala gana me puse el traje, que era una blusa atirantada y un short algo flojo, ese era mi modelo, pero el de las demás era un short bastante corto y muy pegado y una blusa a medio estomago y abierta de atrás, ufff, si me pusiera eso me pondría como roca de vergüenza, teníamos que hacer un juego de voleibol, y cuando todas estábamos en la cancha, entran los amigos de Alexander junto con él, genial, este día no podría empeorar.
Ellos estaban jugando basquetbol pero Alexander no me quitaba la mirada de encima, aunque no lo viera, sentía su mirada de “míralo no toques” pero lo ignore por completo, pero creo que lo noto, porque cuando tomo el balón y lo lanzo al “aro” reboto en él y me golpeo la cabeza, dejándome arrodillada y muy adolorida
- Alexander, a como dé lugar quieres que todas se te arrodillen – dijo su amigo y todos comenzaron a reír
- “maldito hijo de puta” oye, tu, ten tu estúpida pelota – se la lance con todas mis fuerzas pero logro evitarla y reboto nuevamente en el aro, haciendo que el la tomara
- Muchas gracias hermosura
Maldito hijo de puta, haga lo que haga el sale luciéndose con todo, pero que demonios siente
Salí de allí molesta y cambiándome para irme a clases, la ultima gracias a dios, a decir verdad ya no aguantaba otro momento en la escuela, quería regresar a mi ciudad, donde estaban mis amigos y mi amor prohibido, Antonio, el es mi amor prohibido, mi amor platónico, todo tipo de amor, menos el amor de noviazgo, pero, el ya tiene novia, y yo, yo quede devastada, pero seguí adelante en todo, aun me comunico con él, pero solo como amigos, aunque sienta feo cada vez que hablamos, me gusta hablar con él, porque me suelto bien, en forma hablada claro está, ya con la última clase a topar, fui a mi salón, pero a mi sorpresa, todos los amigos y junto a Alexander se encontraban allí, maldición porque me tortura tanto este día, en eso escuche mi nombre, y me detuve a escuchar
- Alex, ¿estás seguro? Se ve que te odia
- No importa, todas las chicas caen ante mí, y ella lo hará también
- “maldito gigoló barato”
- Si estas tan seguro, ¿Qué tal si hacemos una pequeña apuesta?
- ¿ahora de que se tratara?
- Si no te tiras a Salome en un mes, exactamente desde mañana, te quitaremos el nombre de “womanizer” y serás conocido como el impotente
- ¿y si logro hacerlo?
- Todos mostraremos las nalgas en frente de la escuela y nos mojaran con agua helada
- Muy bien, ya quiero ver sus culos arrugados y temblando por el agua
- “así que esas tenemos womanizer, bueno, veremos quién cae en este amor de dos”
El timbre de la clase sonó y trate de esconderme para que ellos no me vieran, y cuando los vi salir a todos, entre con calma y serenidad, como siempre solía hacerlo, es tan impresionante el asunto, apostando por sexo y por vergüenza, esto no es común en donde viví, pero, creo que me gustara este juego, prepárate womanizer, porque yo también se jugar, y pienso ganar a como dé lugar.

Hace más de 4 años

0

2
#3

Capitulo2:
Aprendiendo las reglas
Termino mi tercer día de clases y me fui a mi casa, lo que no contaba era que…
- Oye, Salome, espera…
- “mierda, womanizer, ignóralo y sigue” – pensé mientras seguía caminando
- Oye, espera, es sobre la tarea de lenguaje
- Bien, ¿que necesitas? – le pregunte sin voltearlo a ver
- Necesito que me digas que idioma tendremos que exponer
- El árabe, así que estudia “idiota”
- Pero yo no sé nada de árabe, por favor, ¿puedes ayudarme?
- “mierda, me dio en mi golpe bajo” está bien, mañana en la biblioteca, en hora de almuerzo – dije volteándolo y deteniendo mi caminar
- ¿no crees que… sería mejor… venir a mi casa… a estudiar? – me lo dijo de forma sexy y provocativa mientras se acercaba a mi
- Mmm… si así lo prefieres – le conteste de igual manera – ve con otra porque yo no me acuesto a la primera
Volví a mi caminar y me puse mis audífonos a todo volumen, ya no supe de él, que alivio, ojala y así sea todos los días, pero no, por culpa del profesor lenguado, ese tiene lengua de mas, al llegar a mi casa note que mi hermano, “the big pig” por sucio y maloliente que es, tenía toda la casa como un chiquero
- Juanjo Ortega, ven para acá en este instante – le grite
- ¿Qué paso hermanita chula hermosa? – me dijo mientras comía sabritas, como demonios le hace, tiene cuadros y todo bien formado pero come como cerdo
- No me digas cosas así, quiero que limpies tu chiquero ahora mismo
- ¿eh? ¿Qué ese no era tu trabajo?
- Soy tu hermana menor así que debes de ponerme tu el ejemplo en todo eso
- A decir verdad, si fuese mujer, lo haría, pero como soy hombre – me eructo en la cara y se fue corriendo a su chiquero especial
- Maldito seas cerdo asqueroso – le grite quitándome su insaciable olor a sabritas y babas de chico mayor
Tiene 20 años, no tiene empleo, no tiene casa, no estudia, ¿Qué carajos?, ¿Por qué lo mantenemos? Y digo mantenemos porque yo tengo trabajo para cooperar en la casa y una que otra cosa para mí, no sé que estén pensando mis padres la verdad, en fin, tome la escoba y puse mis canciones, entre ellas “number 9 – T-ara, fiesta pagana y molino de viento – mago de oz” y claro, no podía faltar womanizer, le subí a todo volumen y mi hermano, enojado
- ¡Bájale a tus idioteces!
- Lo haré cuando aprendas a ser un buen hombre – le conteste bailando
El se cayó y se fue de nuevo a su chiquero, le gane esta vez, genial, ahora a terminar este desastre.
Termine mis quehaceres a las 7:00 p.m. y llegue a hacerlas a las 5:00 p.m. fue demasiado, pero estaba todo rechinando de limpio, me acosté en el sillón y puse MTV, y estaba “la familia del barrio” me encantaba ese programa, no por los personajes, sino por las idioteces que se ponen hacer, en ese sentido me caen bien “el noruego” y “el abuelo” pero ya normalmente “Gaspar” pero en fin, estaba el capitulo 7 “sanitario” y que idiotas fueron al creer que una “mierda” fuese un santo, la verdad que ahí no tiene lógica alguna, bueno tal vez nos pongan a comparación de las nuevas religiones que comienzan a salir, al terminar me prepare un cereal con frutas y lo lleve al patio trasero, era mi lugar especial para cenar y almorzar cuando no tenia clases, miraba a las estrellas y pensaba como hubiese vivido en mi lugar de origen, y sería mejor que aquí. Al terminar, puse a remojar el plato y entre a mi habitación a ducharme, cuando salí, me puse mi pijama y me quede profundamente dormida, tanto que cuando volví en mi, eran las 04:00 a.m. y desde esa hora no volví a dormirme, me aliste y cuando dieron las 6:30 me retire, dejando al cerdo en su inmundicia especial, caminaba tranquilamente con mis audífonos y cuando pase por una pastelería, me antoje un flan de caramelo oscuro, mi delirio son los flanes, los amo, son todo lo que quiero a decir verdad, seguí a pie veloz para llegar puntual como siempre, cuando llegue a mi clase de lenguaje eran las 6:55, cinco minutos antes, bien, era poco pero bien, me senté en mi sola geográfica especial y cuando menos lo espere, ya estaba allí, “womanizer” ¿Por qué? No sé, pero no me interesa saber, solo espero que no se acerque a mi…
- Hola, Salome – “carajos, maldito destino”
- Buen día – dije sin mirarlo
- Anda linda, dime “hola” por lo menos, libérate
- No me interesa
- Oye, si estas enojada por lo de ayer, lo siento
- “¿Qué, se disculpo?” no te preocupes
- En verdad, lo lamento, no quería decirte eso, es que, estoy acostumbrado a decirles así
- ¿y también estas acostumbrado a que te digan que si y te acuestes con ellas?
- Eh…
- “bien, punto extra por golpe bajo”
- No, a decir verdad no, yo, bueno, yo, sigo siendo, virgen – dijo “apenado”
- “por favor que te crea tu abuela” ¿enserio?
- Si, y bueno… tu… tu…
- ¿yo? – acaba de una vez idiota
- Tú me gustas, Salome
- ¿en verdad? – JAJAJA, que chistoso
- Si, y no me importa que tengas novio, por favor, sal conmigo
- Bueno… si lo pones de esa manera… está bien… creo que… él lo tomara como salida de amigos
- Muchas gracias Salome – dijo sonriendo y yendo a su lugar
Esto será divertido, me comportare como nunca antes lo hubiese hecho, y quedara traumado, tanto que retirara su apuesta
Al terminar la clase fui a la cafetería, y al entrar note muchas miradas ante mí, como si me juzgaran, la cita se esparció a gran velocidad, ni yo podía creerlo, llegue con mi amiga y su nuevo novio, lo sabía, terminarían juntos, y de inmediato preguntaron
- Oye, ¿es verdad que saldrás con Alexander?

Hace alrededor de 4 años

0

0