Akinata_of_Loki
Rango4 Nivel 19 (366 ptos) | Promesa literaria
#1

Todo comenzó como un simple sueño, donde se hacían realidad sus más locas fantasías, en el, ella era lo que se propusiera, podía ser desde una astronauta flotando en el espacio con la mirada puesta en el salir del Sol desde cerca de su nave hasta un gato en busca de cariño con vartios dueños, era feliz, tanto, que un día, sin darse cuenta, no volvió a despertar, era querida en la realidad, pero ella siempre creyó que no era así, después de todo, el trato de las demás personas hacia ella, indiferente y hasta cierto punto cruel no le demostraba lo contrario.
Ella siempre pesimista, viendo el lado oscuro de la vida, sin darse cuenta que no todo era como ella creía, olvidó la felicidad que el mundo terrenal podía darle, olvidó que alguien afuera de ese hermoso y colorido mundo de ensueño en el que vivía cada que podía, pensaba en ella y pedía por ella siempre que tenía tiempo, y ahora que ella estaba lejos la extrañaba de sobremanera, pero siempre, aunque todo pintara mal para ella, esperaba por ella para ser felices en ese mundo de extraños matices.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

0

3
#2

Todo había comenzado un día en marzo, cuando un accidente la dejó en coma.

Cruzaba la calle de manera distraída, pensando, volando en un mundo en el que quería vivir por siempre, el auto venía a toda velocidad, la mujer hablaba por celular, discutiendo con un provedor de servicios de telefonía, no estaba prestando atención en lo más mínimo al camino, la luz estaba en rojo en ese momento, cuando la mujer se dio cuenta, dio de lleno su auto contra la joven que voló por los aires cayendo en una aparatosa caída, sangre brotando de su cabeza, un brazo roto y una pierna doblada de manera antinatural para cualquier ser humano.

Pero ¿qué sintió la joven soñadora?

Nada.
No sintió absolutamente nada por qué ya no estaba ahí.

Cuando abrió los ojos, estaba flotaba sobre el agua, el cielo era oscuro con puntitos en todas partes, reflejándose en el agua de tal forma que todo parecía ser lo mismo, no encontrabas el principio, no encontrabas el fin, sus ojos soñadores encontraban forma a las estrellas, embobada por lo hermoso que lucía el brazo de la Vía Láctea justo frente a sus ojos, casi podía tocar el cielo, solo necesitaba estirar sus manos, o eso era lo que pensaba, sin darse cuenta de que comenzaba a hundirse en el océano sin fin de la eternidad.

Hace alrededor de 2 meses

0

0
#3

Se encontraba en casa dándole de comer al pequeño minino que era de ambos cuando el celular sonó con la llamada.

La caricia en la peluda cabeza se detuvo pauoatinamente, la boca abierta y ojos llorosos, quién diga que los hombres no deberían llorar, bueno, son estúpidos.

Dejó ao gato, tomó las llaves de la casa así como el dinero de la paga del día de hoy y corrió para tomar el transporte, memorizando el hospital al que debía ir, tardando dos horas en llegar debido al tránsito pesado en la avenida principal, llegó derrapando al interior, donde habían algunas otras personas en espera y otras más que venía por algún accdidente que les haya ocurrido.

Odiaba los hospitales.

No tenía buenas experiencias en esos lugares, había perdido dos personas importantes como lo eran su tío, lo más cercano a una figura paterna, y su abuela, una segunda madre, cosa que le traía malos recuerdos así como una sensación de vacío, aún más grande que las veces anteriores, era un niño en aquel entonces y aunque entendía las cosas, vivirlo el mismo era horrible.

Se presentó con la gruñona recepcionista, que lo mandó a sentarse a esperar. Le hizo pensar que la mujer debía pensar en un nuevo trabajo, tratar a las personas así era inhumano. Mientras pensaba en ello, con el celular en sus manos temblorosas, trataba de no pensar demasiado en la gravedad del asunto o se volvería loco de dolor y culpa.

Oh sí, habían tenido una discusión por una estupidez.

Bueno, si lo pensaba mejor, no era una estupidez.

Llevaban cinco años de noviazgo, dos de vivir juntos, y esta era la segunda vez que pedía y pasaba fotografías indebidas, maldición, ya había pasado algo similar antes...

Hace alrededor de 2 meses

0

0
#4

~
Ni siquiera quería recordarlo, era molesto y vergonzoso darse cuenta que, probablemente, era en parte culpa suya este accidente.

Fue, si no mal recordaba, tres años atrás mientras aún estudiaban sus respectivas carreras, ese día se había puesto a llorar cuando ella lo enfrentó, tan calmada e impasible, no podía reprocharle que no se inmutara cuando comenzó a llorar, estaban sentados en una zona apartada para poder hablar, ella no lloró, no se enojó.

Pero estaba decepcionada. Lo que era peor, tan decepcionada que incluso le permitió irse.

Sintió un vacío en el pecho cuando ella simplemente se levantó, acomodó su morral en el hombro y se alejó. Nunca miró hacia atrás, tampoco podía culparla.

Le tomó unos segundos, o tal vez fue más, por que al poder levantarse para ir detrás de ella, no la encontró en ningún lugar cercano, temió que se hubiese ido de la unidad, más luego recordó que tenía clase y esperó fuera de su salón.

Cuando le vio, parecía sorprendida, había estado hablando con uno de su amigos mientras salían del aula, parecía tan feliz, como si no le hubiera importado nada.

《Cuán equivocado estuvo y sigue estando al pensar eso.》

Se enojó, sin sentido, y volvió a irse por ello, se sintió tan ofendido, sin ningún sentido verdadero. Ella sólo lo vio irse, desestimando el hecho con una sonrisa hacia su amigo, un poco preocupado.

Al día siguiente, ella hacia sus cosas como normalmente haría, esperando para poder ingresar a la cafetería y fue ahí cuando la enfrentó, tenía los ojos rojos y ligeramente hinchados, su enojo se disipó, recordando que ella tenía todo el derecho después del ultimátum que le dio y que el había parecido tomar.

Se disculpó con ella tantas veces como fue posible, le dio obsequios, la invitó a comer y lo superó.

En apariencia, por que, por el contrario, no hizo más que darle una razón para seguir soñando, solo que él no lo sabía.

~

--Familiares de la señorita Karen Hernández.

-- ¡Soy yo, doctor!

Hace alrededor de 2 meses

0

0