El_Rincon_de_Rain
Rango7 Nivel 32 (1880 ptos) | Autor novel
#1

Mi nombre es Rebecca Lambers, un buen día decidí apartarme lo más lejos posible de la ciudad con unas amigas para tomarme unas vacaciones. Un pueblo pequeño llamado Weilthgain fue nuestra elección, nos instalemos en una vieja cabaña en el bosque. El plan era fácil; beber, pasarlo bien, relajarse y olvidarse de las cargas.
Estábamos paseando por el monte cuando vimos un lago, era curioso dado que tenía un color bastante extraño, una mezcla entre el típico verde con un tono blanco. Parecía ser bastante profundo y decidimos no acercarnos mucho pero de repente algo me cogió de la pierna y me arrastró hacía la peculiar laguna. Se veía todo con claridad, unas raras zarzas blancas fueron las que me arrastraron. Intentaba soltarme pero era muy díficil, estaba aterrorizada y me faltaba el aire. Espontáneamente surgió una horrible figura y perdí el conocimiento.
Al despertar me vino un gran malestar, no pude abrir los ojos lo cual me preocupaba. Me contaron que al desaparecer el color del agua y fui salvada. Cuando por fin abrí los ojos todas miraron con temor, pues me dijeron eran blancos.

Hace más de 4 años Compartir:

6

9
Daniel77
Rango8 Nivel 35
hace más de 4 años

Quiero ver más....

El_Rincon_de_Rain
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

gracias :) en cuanto pueda proseguir me pondré a fondo con ello

Dante
Rango4 Nivel 18
hace más de 4 años

adelante quiero seguir leyendo pasate por mi historia es fantástica tambien

HombreCiervo
Rango5 Nivel 21
hace más de 4 años

¿Pero como sabía que esta tenía los ojos blancos? ¿Se lo dijeron?

El_Rincon_de_Rain
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

Sí, no lo doy a entender mucho pero esa era la idea xD


#2

- Pareces un monstruo. -Dijo Helen- No se vosotras chicas pero yo no me fío y ¿Se le ocurre hacernos algo?
- Pero que dices, si ni siquiera puedo moverme ¿No veis que soy yo? Por favor no hagáis ninguna tontería. -Supliqué.
Entonces se fueron a otra habitación para hablar, al pasar un buen rato escuché pasos que alejaron, grité para saber que estaba pasando finalmente escuché la puerta de la entrada principal y cerrarse.
Al no haber señales de vida supuse que me habían abandonado, yo yacía en la cama llorando y destrozada, pensé ¿Cómo mis amigas de toda la vida podían haberme dejado tirada en la cama, sin poder moverme aún. He pasado tanto tiempo junto a ellas; hemos reído, hemos llorado, hemos discutido, nos hemos reconciliado, pero ante todo siempre hemos permanecido juntas... Hasta hoy.
No podía estar peor, en la cama notaba como una frialdad recorría todo mi cuerpo, no podía moverme y me pregunté ¿Tan horroroso debe ser mis aspecto ahora?
Era de noche y aún permanecía inmóvil, todo era silencio en esa casa. seguía llorando pues no sabía que algo tan horrible podría pasarme en mis días de vacaciones, tanta fue mis desgracia que no pude dormir y así continué hasta pasar la siguiente noche sin poder mover ni un dedo.
Pude empezar a moverme cuando amaneció el sol, para mi sorpresa no tuve dolor alguno al volver a estar en movimiento. Fui al baño para mirarme en el espejo y en efecto tenía totalmente los ojos blancos a excepción de la pupila, a mi no me pareció tan horroroso como para que mis "amigas" me dejaran a mi suerte, que fue mala dado que no tenía ni móvil ni dinero. Decidí que tenía que atravesar el bosque ya que era el camino más discreto hasta llegar al próximo pueblo el cual reside un conocido.
Me puse una ropa más cómoda, me preparé por que sabía que iba a llevarme varias noches atravesar todo ese bosque. Me encantaba la naturaleza; los pájaros cantaban, la suave brisa del bosque, las flores de primavera lucían con colores vivos, allí era todo paz y armonía.
A medida que iba pasando, más se me hizo que fue una buena decisión elegir este camino, no había rastro de personas que pudieran ver mis ojos. Estuve intentando asimilar que me estaba pasando, pero no podía entender nada, primero de todo ¿Qué fue esa cosa que me arrastró hacía al fondo del lago? Segundo ¿Por qué no pude moverme hasta pasar dos días y por qué tenía estos ojos blancos?
Fui avanzando hasta que pude observar que había un lago. por supuesto no era el mismo que donde ocurrieron los hechos. Me daba miedo bañarme, pero ese ambiente tan tranquilo, esas aguas cristalinas y que ya necesitaba un buen baño me convencieron para parar y tomarme un descanso.
Dejé la ropa en un lugar donde pudiera verla y me adentré en lago, me proporcionó una paz que en estos tres días no pude experimentar y reflexioné más allá de lo que pasó, debo de admitir que podría haber muerto y pese a las circunstancias aquí sigo, algo cambiada pero viva, al pensar eso me salió una sonrisa por que ahora era más fuerte que nunca y mi objetivo ahora sería disfrutar las pequeñas cosas de la vida.
Tras darme un buen baño y hacer mi pensamiento sobre el caprichoso destino, me vestí y seguí continuando mi trayecto hasta que llegó el anochecer que ya pude dormir mucho mejor.
Al día siguiente, continué con mi camino hasta toparme con algo en lo que no había caído, un oso.
No tuve más remedio que salir corriendo de allí, pero era inútil. pues él era más veloz. De la nada escuche un disparo y pocos segundos, la caída del animal.
Era un cazador que rondaba por ahí, me miró algo sorprendido.
- ¿Que hace una muchacha cómo tú sola por el bosque? -Preguntó-. Por cierto ya no estamos en halloween.
No contesté a nada de lo que me dijo, tenía la intuición de que las cosas se volverían a peor y como era de esperar se tornaron.
- Por otro lado, eres una muchacha bastante guapa y estamos solos en el bosque. -Comentó con una sonrisa despiadada.
- No te acerques a mí. -Le advertí.
- Él no, pero yo sí -Salió otro hombre de la nada y me derribó.
Estaba intentando quitarme los pantalones a lo que respondí con un puñetazo, empezó a gritar de rabia y saco de su bolsillo un cuchillo.
- ¡¿Sabes que les pasa, a las putas rebeldes cómo tú?! -gritó de repente.
Entonces me intentó acuchillar y acabamos en un forcejeo, conseguí liberarme de él empujándolo y para mi sorpresa acabó clavado en la rama de un árbol, el otro hombre enseguida me apuntó con su rifle, como la típica reacción humana que tenemos todos me cubrí el rostro cerrando los ojos y cuando los abrí el hombre ya no estaba.
Me pregunté a mi misma que había pasado, hasta que su cuerpo cayo detrás de mí, cómo si hubiera caído del cielo.
Estuve un buen rato preguntándome que había pasado, entonces me di cuenta que estaba sangrando dado que durante en el forcejeo no me dí cuenta, pero aquel hombre me había rajado una parte del rostro, debía encontrar ayuda como fuera tan rápido posible y me puse en marcha, ya estaba cerca.
Llegué a casa de Rich y no había nadie, no tuve más remedio que colarme, al mirarme al espejo me di cuenta de que ya no tenía una herida, sino que te tenía una cicatriz. ¿Tan rápido se me había curado? ¿Cómo era posible?
Escuché la puerta y fui a recibir a Rich, el cual se llevo un gran susto.
- ¿Rebecca? ¿Que te ha pasado? ¿Por que tienes los ojos blancos? -Preguntó angustiado.
Tras explicarle todo al pie de la letra, ocultándole las muertes de aquellos hombres y la criatura del lago, parecía haberme entendido y creído, le pedí unas gafas para ocultar mis ojos y poder pasar inadvertida, le pedí que no contase nada de esto a nadie.
Estuvimos charlando y me quedé la noche en su casa.
Al día siguiente me acercó hasta casa de mi madre, a la que le dije que tuve un problema en los ojos que tenía que tratar y bajo ningún concepto quitarme las gafas.
Entonces de la nada aparecieron las que alguna vez fueron mis amigas y me las quitaron.
- ¿Que hacen ellas aquí? -Quise saber.
- Me contaron lo que pasó en la cabaña, Rebecca -contestó mi madre- por eso en cuanto Rich me contó anoche que ibas a venir, las llamé para aclarar el asunto, pero ya puedo ver que todo era cierto, estás poseída por el demonio. Ahora sal de mi casa.
- Pero eres mi madre ¿Cómo me puedes hacer esto? Soy tu hija. -Dije entre lágrimas.
- Mi hija murió en aquel lago, tú solo eres un demonio.
- No soy lo que tu te pien...
En aquel momento derribaron la puerta abajo y entraron hombres armados, uno de ellos me golpeó y quedé inconsciente.

Hace más de 4 años

0

1
#3

Desperté en una pequeña y sucia celda me dolía bastante la cabeza, miré a mi alrededor pero solo había una cama y un váter a pesar de ese aspecto común solo había un detalle que le hacía diferente a las celdas de cárcel y es que la puerta no es la típica de rejas, ésta era más tecnológica, no se podía ver nada a través de ella y supongo que más segura.
Me tumbé en la cama y empecé a reflexionar sobre todo los acontecimientos pasados, quizás yo tenía un problema, lo que me estaba pasando no era normal ¿Cómo pude asesinar a esos cazadores? Ni siquiera fue queriendo y estos ojos es lo que más me perturba...¿Qué será de mi?
De repente se abrió la puerta y un doctor acompañado de dos guardias.
- Hola Rebecca, veo que ya estás más calmada siento que te trajéramos de malas maneras pero tienes que ser consciente de que eres un peligro para las personas ahora.
- ¿Quien eres, dónde estoy?
- Soy el Dr.Michaels no debes preocuparte aquí estás segura, solo puedo decirte que estás en un laboratorio donde investigamos el ser humano, las enfermedades y trabajamos encontrar curas. Después está casos como el tuyo, investigamos a personas con capacidades extraordinarias.
- ¿Cómo me habéis encontrado?
- Lo siento, pero eso es confidencial. Déjame que te enseñe un poco el laboratorio mientras charlamos.
Vi que enfrente de mi celda había otra un tanto peculiar, a diferencia de la mía ésta era completamente dorada.
- ¿Qué es esa puerta?
- Lo que se encuentra tras esa puerta, está más allá de nuestros conocimientos ni siquiera sabemos si lo que se encuentra de esa celda es humano.
- Entonces ¿Hay más gente como yo aquí?
- Tenemos gente que puede volar, convertirse en piedra, teletransportarse incluso me acuerdo un caso de un humano que podía adoptar la forma de cualquier cosa que se le viniera a la mente.
- ¿Y que hace el de la puerta dorada?
- Eso -dijo señalando a una estatua dorada de una persona- Es capaz de convertir en oro todo lo que toca, a simple vista no parece un peligro pero si lo combinamos con una rapidez nunca vista y una mente un poco inestable... Pasa esto.
Entonces pasamos a una sala donde había un grupo de personas.

Hace más de 3 años

0

0