Neyreth_delaRosa
Rango6 Nivel 28 (1197 ptos) | Novelista en prácticas

Hace millones de años, poco después que la humanidad fuera creada, varias especies tuvieron distintas interrogantes, algunos estuvieron de acuerdo con esta creación, otros no. Todo el universo se regía con una poderosa y perfecta energía llamada “energía universal” que era la responsable de hacer todos y cada uno de los mundos.
La humanidad estaba estrechamente relacionada con tres de estos mundos: El mundo celestial, el paraíso, el cielo; eran sus diversos nombres, se trataba del lugar más hermoso donde habitaban los ángeles y seres de gran luz y paz. Su función con los seres humanos era guiarlos por el sendero de la salvación, la hermandad y el amor incondicional.
El mundo alterno o el mundo de los dioses, donde habitaban seres compuestos de energía y poder, eran los responsables de coordinar la tierra y sus habitantes, sin intervenir directamente en ellos. Seres neutros, no eran catalogados ni malos ni buenos, su única función era simbolizar los ciclos de la vida.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

3

34
carlos1983
Rango8 Nivel 39
hace más de 1 año

Buena caja poniéndonos en situación.

NOVACHEK
Rango11 Nivel 52
hace más de 1 año

Parece estar buena la historia, lo dejare a mi lista de buenas historias para leer.


#2

El inframundo o infierno, el peor mundo de todos, el terror de la humanidad, donde solo había pena, sufrimiento, horror y desesperación, habitado por criaturas monstruosas llamadas “demonios”. Su función es perder la humanidad, arrastrarlos al dolor sin consuelo, para luego castigar las almas entre el hielo de la tristeza y el fuego eterno.
Algunos hombres vivían ignorando la presencia de todos estos seres, otros creían en ellos, los humanos eran la única raza suprema que debía existir en la tierra, no había ser que los superara, y a pesar de las oposiciones de otros mundos, la humanidad prevalecía en medio de sus conflictos, su búsqueda por el dominio, sin poder entender su verdadero propósito, y sin importar los castigos que se le otorgaban, no había forma de que pudieran aprender.
En el mundo alterno, también había problemas entre ellos, por lo que no prestaban tanta atención a los conflictos terrestres, pues en este mundo todos mantenían una igualdad, aunque no pensaban de la misma forma, habían dioses de paz, fuerza y protección, así como también habían dioses de muerte, caos y guerra, aunque ellos eran solo representativos. Pero había uno en específico que no podía evitar enfocar su atención en la tierra, la diosa de la justicia, representada por el color azul, pues cada dios tenía su propio color. “Haunitsukimingh” era su nombre aunque en la tierra la llamaban “Haunit”. Contemplaba a los humanos por años enteros, preguntándose qué se podía hacer para que pudieran aprender ¿Cómo unas criaturas tan desordenadas debían ser los seres más supremos de la vida en la tierra? Le pareció injusto por cómo se trataban entre ellos, como maltrataban a las otras criaturas, aparentemente inferiores a ellos. No todos eran malos, pero ella no podía tolerar que entre ellos existiera la maldad.
En medio de los conflictos en su mundo, el dios de la fuerza, cuyo color era llamativamente dorado, decidió hacer alianza con una unión, para poner fin a las diferencias. Los dioses de símbolos malos, llamados Daimort, propusieron un casamiento para dicha alianza, pues los dioses para reproducirse entre ellos unían sus energías; combinando una energía matriz y una productiva para crear un nuevo dios, sin necesidad de contacto alguno, y ofrecieron al dios de la muerte para dicha acción, el cual estuvo totalmente de acuerdo. Como no había otros voluntarios, el dios de la fuerza le pidió a la diosa azul de la justicia los honores, y aunque ella lo tomó como insulto, esta fingió no tener molestias y mostró estar de acuerdo. Hasta que al llegar el día de la unión, la diosa desapareció, robándose la energía definitiva; un poder grande que los dioses reservaban para medidas mayores o cuando se les ordenara castigar a los humanos. Pero la diosa azul no estaba sola, pues la acompañaba el dios de la protección, el guardián de la energía, el cual debía ser quien se uniera con ella para formar un nuevo dios, hasta que se hizo la propuesta de paz y se anuló este compromiso. Ambos descendieron a la tierra, algo que estaba totalmente prohibido para todos ellos, y como acto de protesta no mostraron problema por ello.

Hace alrededor de 4 años

3

6
carlos1983
Rango8 Nivel 39
hace más de 1 año

Muy bien narrado y entendido todo. Magnífico.

Hiarbas
Rango11 Nivel 52
hace 9 meses

Realmente interesante tu propuesta, no la conocía, tratare de ponerme al dia.


#3

El dios dorado, quien había quedado como responsable, se vio forzado a bajar a la tierra con el fin de destruir a la diosa y a todos sus aliados. El dios de la muerte quien había quedado adolorido por el incidente, decidió entrometerse para evitar que destruyeran a su prometida, proponiendo hacerla regresar en sana paz.
Haunit, al llegar a la tierra, solo pudo pensar en el único propósito de regir la humanidad para que no fuera autodestruida, y decidió hacer, con su nueva fuerza adquirida, una raza nueva, única y superior, “los semidioses”, humanos o animales leales a ella a quienes otorgaba poder y los convertía en fuertes hombres, con belleza inigualable tal y como la de un ángel, pues la diosa también los codiciaba por su belleza y luz, por lo que hizo una copia de ellos. Los semidioses aparte de bellos y fuertes, se caracterizaban por una piel pálida y perfecta, podían violar las leyes naturales siempre y cuando quisieran. Junto con ellos también nacieron nuevas especies mitológicas y excepcionales. Pero para poder usar el poder de su creación, Haunit les enseñó conocimientos jamás antes vistos en la tierra, los enseñó a pelear, a crear vida y muerte, y trajo al mundo la llamada magia e idiomas nuevos; con ellos ya no eran solo semidioses, eran seres con magia, llamados “Mágiczers”. Tan poderosos y perfectos, no había ser humano que podía oponérseles. Estos habitaban en el paraíso terrenal, la tierra de paz, belleza y virtud, una réplica del paraíso de los ángeles, creado por la diosa. Pero tras la curiosidad, los otros mundos no pudieron evitar hacer lo mismo y ángeles y demonios surgieron para conocer la nueva creación suprema.

Hace alrededor de 4 años

2

5
carlos1983
Rango8 Nivel 39
hace más de 1 año

Está muy bien. Te seguiré leyendo...

Neyreth_delaRosa
Rango6 Nivel 28
hace más de 1 año

Muchas gracias, prometo que no vas a aburrirte ;) saludos


#4

Los ángeles se unieron a la causa de Haunit, aunque algunos se opusieron a su creación pagana y prefirieron caer y dejar la luz con tal de no ayudar en sus acciones. Mientras que los demonios querían hacer con los Mágiczers, lo mismo que con los humanos; llevarlos a la perdición, creando una tierra horrenda, apoyados por el dios dorado, llamada “el infierno terrenal”. Estas dos razas de luz y oscuridad también adquirieron los conocimientos de los semidioses, al igual que su apariencia y poder.
El dios de la muerte, por otro lado, no quiso estar del lado de nadie, y creó sus semidioses neutros para evitar las guerras entre ellos.
Todo acabó en una fría guerra, entre ángeles, demonios, semidioses y dioses, mientras la diosa azul, al ver que perdía sus fuerzas, cuando la guerra estaba a punto de terminar, despareció junto con su paraíso, para asegurarse que nadie lo destruyera y que solo surgiría con su regreso. Los otros dioses también se desvanecieron sin saberse de su paradero.
Algunos Mágiczers surgieron del lado oscuro, anunciando así que la guerra apenas estaría por comenzar. La única raza suprema tendría que terminar lo que sus creadores comenzaron, y al ver que no tenían nada que ver con la humanidad, los Mágiczers realizaron un pacto; que no se mezclarían con ellos, ni sabrían de su existencia, y nunca intervendrían en sus vidas. Pero misteriosamente, algunas almas poderosas de estos Mágiczer fallecidos nacían entre humanos, igualándose en su apariencia, era algo que no sabían cómo resolver, debían reclutarlos y educarlos, alejarlos de allí, y para ello, todos los bandos Mágiczers decidieron fundar “escuelas”.

Estos seres supremos originalmente viven en tierras lejanas y ocultas a toda vista humana, aunque estén ubicadas en su misma localidad, los humanos no pueden percibirlas, aunque en ocasiones, para buscar más de los suyos tienden a mezclarse entre humanos sin que apenas puedan sospecharlo.

Hace alrededor de 4 años

2

3
Freazburn
Rango10 Nivel 49
hace alrededor de 4 años

Me ha gustado mucho che...


#5

Retrospección
Capítulo 1

Cien años después, tras la caída de los dioses, surgió una extraordinaria escuela única, fundada por un sabio Mágiczer benéfico llamado “Kornelsent Xalvantorich”. Esta gran escuela, cuyo nombre era el apellido de su creador (Xalvantorich), era únicamente para semidioses. Basada en las enseñanzas que los dioses otorgaron para enseñar a los semidioses a usar su poder por medio de la magia, lo que dio origen a los nuevos Mágiczers. Esta escuela abría las puertas a todos aquellos semidioses que decidieran usar su poder para convertirse en Mágiczers, pero estos alumnos no eran pasados por pruebas de selección y algunos oscuros se infiltraron, los cuales hicieron una rebelión y desertaron de esa escuela para fundar la suya propia. Poco después la escuela Xalvanctorich fue muriendo, y una escuela oscura renació. Una academia donde sólo podían estar los de corazón negro; almas llenas de oscuridad con el único deseo de hacer el mal para el sufrimiento de otros. Esta escuela fue llamada “Interfett”, pero a los cien años de haberse inaugurado los oscuros tuvieron conflictos y la escuela se desvaneció, pues no pudieron llegar a un acuerdo.
Durante esta época antigua el origen y la identidad de los dioses se perdió por completo, quedando solo como un mito antiguo, pues se consideró que era la mejor manera de proteger su identidad y su regreso.
Estas dos organizaciones enemigas (benéficos y oscuros) permanecieron provocando una gran guerra silenciosa, a espaldas del mundo humano. Al pasar los años, nuevas academias fueron apareciendo, volviéndose aliadas o enemigas de las anteriores.
Actualmente existen cinco academias conocidas, tanto maléficas como benéficas, que ofrecen conocimientos propios y únicos.

Hace alrededor de 4 años

0

2
#6

Tras la caída de Xalvantorich los semidioses benéficos decidieron ser más estrictos en la elección de los alumnos, que serían solo benéficos, estos pasarían por respectivas pruebas que demostraran su bondad y mente libre de energías malignas. Esta escuela se llamó “Shytredeck”, creada por el maestro Meitt Scuelett (descendiente de Xalvantorich). Schytredeck, llamada normalmente “academia azul” o academia de hechiceros, esta academia enseñaba todo lo relacionado con hechizos y artes marciales por igual. Todos sus miembros visten de azul y son llamados “Los azules”. Casi todos son semidioses. Estos azules eran radicalmente justicieros, solo les interesaba la destrucción de los oscuros y nada más, por lo que los ángeles no estuvieron de acuerdo, pues ellos querían la salvación del mundo en general, y salvar a los que puedan ser salvados. Poco después se fundó la academia blanca, seguidores de la luz y la paz, llamada originalmente Magickarck-wihite, fundada por Nemriell Arnelsh, fundador de la academia y responsable de la separación pacifica de los ángeles y los semidioses benéficos. Magickarck-wihite es también llamada escuela de magos o “academia blanca”, enseñaba todos los conjuros y conocimientos de la magia blanca en general. La vestimenta de los miembros es totalmente blanca. Son llamados “Los blancos” o magos blancos de igual manera. Es aliada de Schytredeck, y en su gran mayoría son “ángeles”. Ambas enseñan rituales benéficos y artes marciales por igual.

Hace alrededor de 4 años

0

2
#7

Interfett fue la primera escuela fundada por los oscuros, con el objetivo de Xalvantorich de buscar alumnos, con la única diferencia de esta se basaba únicamente en la magia oscura y pagana, aunque los oscuros tenían sus diferencias, pues también había demonios dentro de la misma y no había forma de que pudieran estar de acuerdo en la mayoría de sus acciones. Los demonios querían la perdición y destrucción del mundo entero con cada creatura, mientras que a los semidioses oscuros solo les importaba la destrucción de los benéficos. Por ello, los Mágiczers demonios se aislaron y fundaron “la academia negra” llamada Moderlomb blarhz, dirigida por Debollkderb (líder demonio; causante de la separación) únicamente para demonios y seres con pensamiento caótico. La academia Monderlomb-Blarhz, es también llamada escuela de magia negra. En ella se encuentran todos los magos de almas negras cuyos objetivos son causar sufrimiento y dolor a sus semejantes. Archi enemiga de Magickarck-wihite. Su vestimenta es totalmente negra, por lo que son llamados “negros”. Son demonios en su mayoría.
Mientras que los semidioses oscuros, eliminaron la academia Interfett y fundaron la “Modreck Drakc”. Llamada también academia sombría. Enemiga eterna de Schytredeck. En esta academia están los hechiceros más oscuros y perversos del mundo. Enseña todo tipo de hechizos y rituales malignos. Trata de robarle los mejores y más destacados alumnos a las demás academias y convencerlos para hacer el mal. Se encargan de atraer y poseer las mentes débiles, al igual que perturbar, atormentar y destrozar las vidas de otros. Son llamados sombríos. Son semidioses en gran mayoría.

Hace alrededor de 4 años

0

1
#8

Ambas manejan los conocimientos y enseñanzas de necromancia y artes marciales brutales.

Mix-Agecttick: Es llamada también academia neutra o academia de magia gris. Es una academia mixta de semidioses que abre las puertas a todas las razas supremas. Fue fundada con el objetivo de evitar las guerras por medio de la comprensión, por lo que ayudan tanto a benéficos como a oscuros por igual, con el fin de unirlos en cierto modo. Se encarga de destacar a todos aquellos que posean conocimientos variados en magia. También funciona como coliseo para los torneos y batallas educativas entre escuelas. Son llamados “neutros” y son la mayor población en el mundo, los cuales tienen el pacto antiguo de no interferir entre benéficos y oscuros. Su principal función es el comercio. Es la academia más reciente, después de Schytredeck, ya que no se había establecido una academia, hasta la creación de las escuelas benéficas y oscuras.

Hace alrededor de 4 años

0

2
#9

Los oscuros no podían calmar su sed de maldad y continuaron la fría guerra contra las escuelas benéficas. Durante siglos y siglos siguieron sin poder descansar. Eran tantos oscuros que los benéficos perdían las esperanzas y se les agotaban las fuerzas para continuar con la lucha de parar la maldad en el mundo.
Solo existía un ser único que podía salvar a los benéficos y exterminar a los oscuros con su llegada. Un sicario guerrero y justiciero que combatiera entre las más profundas tinieblas para exterminarlas y llevar a los negros de alma a su destrucción.
Cuenta la profecía de un dios virgen, bajado a la Tierra para purificar el planeta, quien sería el único cuyos conjuros y hechizos desprenderían un incandescente color azul a través de su poder que lo diferenciaría de los demás. A este dios lo llamarían el fenómeno azul.

Hace alrededor de 4 años

0

1
#10

Por esta profecía, los treinta ancianos del concejo Schytredeck decidieron hacer una reunión para planificar una alianza con la academia blanca, y conseguir refuerzos para luchar mientras esperaban la cercana llegada del fenómeno azul, cuando ya se sentía su presencia, después de siglos de espera. Hicieron los preparativos y, algo desesperados, discutieron la propuesta.
— Hay que hacer algo de inmediato, los oscuros están por doquier. Dentro de poco acabarán con nuestra soberanía, — dijo un viejo robusto en el concejo.
— Paciencia Dunuagg, hay que planear bien las cosas y no entrar en la desesperación, — dijo pausadamente el más anciano de los miembros y la mayor autoridad, Dastafann.
— ¿Pero cómo? ¿Cómo lograremos juntar suficientes guerreros para la escuela? ¿Cuánto esperaremos por la llegada del dios azul?, — preguntó Hojank, uno de los señores más jóvenes del concejo.
— El guerrero azul vendrá cuando tenga que venir. Sólo hay que esperar para recibir a nuestro héroe, bastante ansiosos, — dijo Dastafann. —Lo que hay que hacer es dividirnos, sólo nos hemos enfocado en los sitios donde las personas tienen más poder y mejor posición social y no en las zonas que no tienen nada, que cabe la posibilidad, de que nuestro fenómeno se encuentre en alguna de estas áreas, continuó pausadamente con su voz anciana y desvalida.
— Los mejores profetas han venido de la pobreza. — comentó el consejero que seguía a Dastafann en mando, Joduell.
— Es cierto, muy cierto, — agregó Dastafann.
— Claro, en ese caso debemos organizarnos. ¿Cuál es la propuesta?—dijo Matduell, el más ordinario de los miembros del concejo.
— Yo propongo a todos que trabajemos unidos y como ya he dicho antes, separarnos por los momentos, vamos a ofrecerles nuestra educación más destacada en magia a los países humanos pobres. Yo propongo que cada uno de los profesores más leales que tengo funde una escuela en cada uno de esos países. Y a nombre de Meitt Scuelett, (fundador de Schytredeck) nuestro fundador más grande en el mundo, haré más escuelas filtro para encontrar nuestro fenómeno azul, — dijo Dastafann.
Y así, cada uno de los seguidores cumplió la propuesta y fundaron una escuela de magia en cada país del tercer mundo, en América, escondiendo la verdad de los humanos para buscar sus mejores alumnos, capacitados para combatir. Pero tras este hecho se escondían los oscuros, que no evitaron espiar a los benéficos y decidieron copiar su propuesta para evitar que los benéficos lograran su cometido.

Hace alrededor de 4 años

0

1
#11

Ruske
Capítulo 2

Luego del brutal asesinato de su familia, Ruske quedo en manos de los azules, tenía siete años para entonces, cuando despertó un día entre los muros de Imheikk; escuela terciaria de Schytredeck, muy lesionado con todo su cuerpo cubierto de vendas y parches sanadores, aun con dolor, muy desesperado no tardó en preguntar por su familia, al señor Trebhord, fue quien lo salvó de la garras de la muerte, al principio el joven hombre no supo que responder, pero se vio forzado de decir la verdad.
— ¿Dónde están todos? ¿Qué paso? —dijo en niño desesperado entre lágrimas.
— Lo siento mucho, pero solo pudimos salvar a uno aparte de ti, el resto murió. —expresó con mucho pesar.
El pequeño soltó un grito desgarrador, después de varios días se negó a comer y descansar, no quería curarse, solo pensaba en dejar de existir. Sus lesiones fueron bastante graves que requirió varias semanas para que se recuperara por completo, sus ánimos aumentaron cuando pudo ver a su primo Hulupher, de la escuela neutra, un joven de apenas quince años de edad, que también resultó bastante lesionado pero ya podía moverse.
— ¡Hulupher! —dijo el pequeño Ruske. — Estás vivo.
— Solo quedamos nosotros…—susurró. —Ese maldito Irukhon—expresó con ira. —todo esto fue su plan. —continuó.
— ¿Irukhon? —expresó Ruske dudoso.
— Sí, fue el quien provoco todo esto, por eso debes recuperarte, tenemos que seguir adelante, hacer que él y todos los oscuros paguen por lo que nos hicieron. Estamos juntos en esto. —dijo seriamente.
— Sí.
No había pasado una semana cuando, tuvieron que huir desesperadamente con el resto de los azules de la institución, pues Imheikk fue invadida y destruida por los mismos sombríos que habían acabado con la familia de Ruske, buscando desesperadamente a los sobrevivientes de la masacre cometida. Cada terreno benéfico que estos pisaban, los oscuros iban tras ellos, y continuaron huyendo con ayuda de los azules, sin tener donde descansar, agregando los tormentos y pesadillas que tenían gracias a un maleficio puesto por el Hechicero negro, Irukhon, que consistía en que las victimas jamás podrían estar internamente en paz hasta morir por las manos de este, pues solo los que posean su sangre podrán fortalecer su maligno poder. Pasaron dos meses huyendo hasta que los azules de Imheikk sugirieron separar a estos primos para que no les sea tan sencillo a los oscuros encontrarlos en un mismo sitio, Hulupher comprendió que era lo mejor, aunque el pequeño Ruske no estuvo de acuerdo, pero igual llegó el momento de la despedida.

Hace alrededor de 4 años

0

0
#12

— ¿Me vas a dejar aquí solo? —dijo Ruske con tristeza, mientras veía como su único familiar vivo se marchaba.
— Tengo que hacerlo, no podemos ponérselo fácil a esos oscuros, somos más vulnerables estando juntos, estaremos en contacto. —Pausó. —Ruske, tienes que prometerme que vengaras nuestra familia hasta el fin. Por nada del mundo puedes dejarte vencer.
— Lo prometo. —musitó con depresión.
— Se fuerte. —fue lo último que dijo antes de marcharse.
Un año después de estar en contacto solo por escrito, Hulupher decidió pedir ayuda a los neutros, después de todo era la organización a la que legalmente pertenecía, pero los benéficos quienes lo ayudaban sabían que no era buena idea.
— No, Hulupher, no debes ir allá. —dijeron los benéficos.
— No puedo seguir con este ritmo de vida, huyendo como un cobarde, les agradezco su ayuda pero saben tan bien como yo que aquí, con los benéficos, no tengo vida en ningún aspecto. Iré a acabar con esto de una vez.
— Hulupher, una vez en territorio neutro, no podremos acompañarte, solo podemos protegerte bajo nuestros muros.
— Ya he hablado y no voy a retroceder.
Ignorando aquellas palabras, Hulupher se marchó a tierra Onimixh, del mundo de los Mágiczers, donde se encontraba la real academia Mix-Agecttick algo que representaba un riesgo enorme pues había oscuros por doquier, aun así fue en compañía de dos benéficos, más a ellos solo se les permitió pasar a la estructura hasta cierto punto, pues había sitios donde solo y únicamente neutros podían estar. Afortunadamente no presentaron problemas en el camino.

Hace alrededor de 4 años

0

0
#13

— ¿Qué se le ofrece, joven Hulupher Zaaxara? —preguntó uno de los coordinadores y mensajeros de las acciones del consejo.
— ¡Necesito hablar urgentemente con el consejo! —dijo el joven con firmeza y un poco alterado.
— Temo que eso no va a ser posible, si tiene algo que plantear estoy dispuesto a escucharlo, Joven Zaaxara.
Sin tener más alternativa y en medio de su emergencia, muy enojado se resignó a hablar con el coordinador.
— Busco protección, siendo un miembro de esta organización tengo derecho a ello. —dijo el joven con seriedad.
— Humm…—tardó para responder mientras permanecía pensativo. — ¿De qué clase de protección estamos hablando? —preguntó el coordinador.
— No se haga el que no sabe, toda mi familia fue asesinada por oscuros, y ahora están persiguiendo a los que quedamos para matarnos, quisiera un acta neutra donde se notifique a los oscuros dejarnos en paz, cumpliendo la ley neutra, y unas tropas para estar seguro de que obedecerán. —contestó.
— Ya veo… ¿y solo se trata de usted? ¿O hay alguien más? —preguntó con curiosidad.
— Mi primo benéfico, Ruske. —dijo con seriedad.
— Este tipo de cosas son las que pasan cuando los neutros deciden inventar con otras organizaciones que no sean la suya ¿no joven Hulupher? —Hulupher puso un gesto de sorpresa. —Se supone que somos neutros y debemos mantenernos al margen de los benéficos y oscuros. Temo que no podremos ayudarte, tu familia ha desobedecido muchas reglas, y pocas veces estaban presentes para contribuir en nuestro desarrollo general como organización que somos. —dijo con tranquilidad.
— ¡¿Qué dice?! —expresó enojado.
— Claro que como neutro, tienes derecho a asilo y protección de nuestra parte, pero me temo que solo podremos cubrirte a ti, el resto, tendrá que vérselas por su cuenta, es decir, tu primo benéfico… pues como neutros, sabes perfectamente que tenemos prohibido inmiscuirnos en asuntos de otras organizaciones, mucho menos proteger a cualquiera de ellas. Tú decides, joven, o lo tomas o lo dejas.
— ¡Pero es mi primo! Es la única familia que tengo ¡No puedo dejarlo solo a su suerte! —dijo desesperado.
— Lo siento, joven Zaaxara. —dijo sin ningún tipo de inquietud.
— Pido que se haga una excepción. —suplicó. —puedo hacerlo pasar como uno de los nuestros.
— Eso no será posible, no podemos ayudar a los benéficos de ninguna manera, eso nos metería en problemas con los oscuros, lo mismo sucede al revés. Si quiere ser respaldado le sugiero quedarse y no salir de los muros de esta escuela, porque de nada le servirá si se entromete, tratando de proteger a su familiar, no intervendremos ya que eso sería un suicidio ¿entiende?
— ¿Cómo se atreven? Siendo yo miembro de esta organización me tratan como basura. —musitó con enojo. —No importa… quédense entre sus malditos muros, sin hacer nada, como unos cobardes. Gracias por nada. —dio media vuelta para marcharse. —Me largo, antes que se les ocurra venderme a los oscuros por dinero. —Dijo con sarcasmo y desprecio considerando que la prioridad de los neutros es el comercio.

Hace alrededor de 4 años

0

0
#14

Apenas el joven se marchó, el coordinador fue a avisar al consejo de lo ocurrido, donde todos los ancianos neutros comenzaron a discutir, diciendo que no los podían ayudar porque esa familia básicamente no contribuían con la organización como debía ser, y siempre hacían lo que les venía en ganas, colocando prioritariamente el haberse mezclado con benéficos, violando así una de las principales leyes.
— Vamos a tener que dejarlos a su merced, no es nuestro problema lo que les pueda pasar. —agregó uno de los ancianos.
— Sí, no nos meteremos en problemas con los oscuros por eso, ya bastante tenemos ahora.
Fueron los comentarios que se escuchaban, tomando la decisión de dejar al joven Hulupher solo, con su pequeño primo benéfico. Todo fue de mal en peor, pues al cruzar terreno neutro, Hulupher no corrió con suerte, y mientras corría a buscar refugio en la primera arquitectura benéfica, fue emboscado por los sombríos. Eran demasiados para ser verdad, los benéficos que lo acompañaban fueron eliminados, dejando al joven para el final. Fue golpeado y torturado hasta que todo se detuvo cuando uno de los líderes en el grupo, se aproximó.
— ¡Irukhon! —exclamó el joven en medio de su agonía.
Este oscuro lo tomó por el cuello, aprovechándose de su debilidad, y con una magia tan negra como tenebrosa lo consumió rápidamente, hasta volverlo solo polvo y tierra, podía verse como todo aquel poder del joven Hulupher era absorbido por este oscuro para saciarse completamente, volviéndose más poderoso, todo pasó de una forma tan fría que nadie podría sospechar que el tenebroso oscuro formó algún día parte de esa familia que acaba de asesinar a sangre fría.
— Ahora solo me falta uno, y estará completo mi poder…—dijo siniestramente.

Hace alrededor de 4 años

0

0
#15

El pequeño Ruske, al enterarse pocas horas después de la muerte de su primo, su único familiar, quien fue hallado en polvo en las afueras de terreno neutro, solo pudo pensar si valía la pena seguir, pues había quedado solo, en medio de aquel infierno, contando con la ayuda de los benéficos que relativamente eran desconocidos para él, aunque de cualquier forma terminaron convenciéndolo de que no cometiese una estupidez. Pues Ruske no debía morir en ningún sentido, no mientras sea presa de Irukhon, pues independientemente de la muerte que tenga, el temible oscuro sería saciado con su poder, pero en un menor nivel al no ser por causa de sus propias manos, a pesar de que este ya era bastante fuerte ahora.
Resignado, Ruske se mantuvo huyendo, sin poder tener un minuto de paz, escondido por los benéficos, tenía prohibidas muchas cosas, como salir solo, tampoco quería tener amigos ni podía vivir como un niño normal. Hasta que, los azules, entre conversaciones con el consejo, tuvieron una gran idea, para esconder a Ruske de los oscuros, aunque fuese solo por un tiempo, y era hacerlo pasar como humano. Contando con la ayuda de un Maglop (hibrido) ex sirviente de la familia del joven, que vivía en el mundo de los humanos, tan normal como si fuese uno de ellos, pues los híbridos tenían la ventaja de poder elegir entre uno de los dos mundos. Ese acepto sin mostrar ningún inconveniente con la propuesta. Haciéndose pasar por el tío del chico y su único deber era ayudar a esconderlo.
Ruske fue llevado a Argentina, un país de Latinoamérica, entre humanos, nada podía desagradarle más al chico, y al llegar a casa del hibrido, el niño ya no era el de antes, había cambiado completamente, su sonrisa se había apagado, su pureza se había ido, en medio de sus pesadillas ya no podía pensar en otra cosa que no fuese horror y toda clase de cosas negativas, siendo poco a poco consumido por aquel irreparable maleficio.
Ruske fue rebajado a pasar como un humano normal, manteniéndose entre la casa de su nuevo tío y pequeñas escuelas filtro de los azules, cuyo fin era buscar semidioses perdidos, hijos de humanos (Múwers). Ahí Ruske permaneció hasta cumplir once años, sin poder hacer amigos, se comportaba cada vez más rebelde, cada vez más solitario. Todo parecía estar bien hasta que los oscuros lo encontraron y tuvo que huir con su tutor; el benéfico representante y protector, Trebhord y su nuevo tío el hibrido. Escaparon a otro país donde también habría benéficos, Venezuela, donde el joven cumplió doce años y se hicieron arreglos para que pudiese entrar en un liceo, para así parecer más humano. Entre tantos arreglos, por fin el objetivo se consiguió.

Hace más de 1 año

0

0
#16

El Test
Capítulo 3

Un día como cualquier otro, en la capital de Venezuela, los chicos se incorporaban para el regreso a clases, pero sin mucha emoción, Autsuki se levantó de su cama para repetir la rutina de años anteriores. Vivía con sus padres y hermano menor, en un pequeño edificio, situado a un rincón marginado de la gran ciudad. Iba a empezar octavo grado, con apenas doce años de edad y no tenía muchos ánimos para eso.
Autsuki era una joven no muy delgada, todo su peso se reflejaba en sus anchas caderas, con una piel rojiza indígena, que heredó gracias a su madre. Su cabello era lacio, color castaño y se confundía con sus ojos chocolate, aunque esta era una característica común en su tierra.
En cuestión de minutos, Autsuki y su emocionado hermano ya estaban listos para partir al colegio y reunirse con sus compañeros. Las chicas con las que Autsuki solía pasarse no le prestaron atención, por lo que no les dio importancia. Ella era muy callada y demasiado reservada, lo cual resultaba un tanto desagradable para los jovencitos.
Era un colegio grande y costoso, que, gracias a su padrino, el tío Bernardo, podía disfrutar y una vez dentro del aula de clases, Autsuki tomó un puesto delantero cerca de sus compañeras, a las que consideraba amigas, en ese instante entró una mujer blanca de cabello negro, con uniforme negro y blanco.
— Buenos días, — dijo la mujer, después de que todos estaban sentados.
— “Buenos días”, respondieron todos al mismo tiempo.
— Yo voy a ser su profesora de inglés a partir de hoy. Me llamo Mercedes, — anotó su nombre en la pizarra. —Y como hoy es el primer día, nos conoceremos mejor, — se detuvo. —Ah, hoy tenemos un nuevo compañero… Ponte de pie, — le dijo a un estudiante sentado entre los últimos puestos y le hizo señas para que se aproximara al pizarrón.
Era un joven excepcionalmente hermoso, de piel pálida como la nieve y cabellos del negro más intenso y brillante, un rostro cual porcelana y ojos color miel, las chicas se sorprendieron al verlo.
— Este será su compañero de clases por el resto el año. Sean amables para que entre en confianza. Viene de España y es nuevo en el país, — lo presentó la profesora. — ¿Cuál es tu nombre?, — le preguntó al chico.
— Ruske, — dijo el joven en voz alta.
Mientras que a Autsuki sólo le impresionó su apariencia completamente distinta a los demás.
¡Que hermoso es! ¡Sí, qué lindo!, murmuraban sus compañeras en sus espaldas.
— Toma asiento, —le dijo la profesora al joven e inmediatamente se dirigió a su puesto.
La profesora comenzó a dar una clase sencilla después de pasar lista para conocer los nombres de los demás alumnos, y a cada hora entraba un profesor distinto hasta que llegó la hora de descanso. Todos corrieron como locos hasta el cafetín, pero Autsuki ya traía sus cosas de casa y no tuvo necesidad de hacer fila para comprar, sólo se sentó en un banco frío, solitaria, y siempre con un suéter azul marino, con cierre de por medio, a los pocos minutos llegó su hermano, con el que se dedicó a merendar, mientras solo escuchaba a sus compañeras de clases alagar al chico nuevo.
El apuesto Ruske permaneció todo el receso, sentado en el suelo con sus piernas recogidas y completamente aislado de la muchedumbre, era muy serio para ser tan joven. Y a pesar de que eso le extrañó a Autsuki, prefirió no darle demasiada importancia, hasta el final del descanso donde sonó el timbre y todos tuvieron que volver a clase.

Hace más de 1 año

2

0
KOr
Rango5 Nivel 20
hace más de 1 año

Interesante


#17

Las chicas seguían hablando de Ruske, incluso en la clase de Biología se juntaron en grupos pequeños para hablar de él, dejando a Autsuki en total confusión. No podía entender la razón de alboroto, ella simplemente no le veía tanta importancia al asunto, no podía ser igual que las otras por mucho que lo intentase. Aunque no era algo de extrañarse, pues Autsuki siempre se había considerado diferente al resto, por pensar distinto y ser completamente opuesta a los parámetros de la sociedad actual. Era rara a los ojos de otros, no tenía amigos que la quisieran de verdad, y eso en el fondo la hacía sentirse mal porque, aun cuando tenía la mejor familia, le entristecía la idea de pensar que el resto de su vida tendría que lidiar con gente que la vería como un ser extraño, completamente ajena a sus reglas.
Después de terminar las actividades en el liceo, Autsuki se marchó sin despedirse de nadie. Se fue a casa junto a su hermano, donde se sintió aliviada de presiones. Su casa era humilde, sin mucho para entretenerse, pero era lo que menos importaba.
A la mañana siguiente, en la escuela, todo estuvo fuera de lo normal, todas las jóvenes de la escuela estaban totalmente arregladas, con su imagen cuidada lo mejor posible, todo ello por el chico nuevo, incluso al entrar al aula de clases, las amigas de Autsuki se colocaron en los asientos traseros, sabiendo que Autsuki siempre solía escoger los asientos delanteros y como si las cosas no pudieran empeorar más, el popular Ruske casualmente tenía las mismas preferencias por lo que quedó justo a su lado, era lo último que ella quería que sucediera. Además de estar totalmente sola, esa compañía era lo último que podía disfrutar, pues el joven era tan extraño que no lo podía percibir normal.
Ninguna chica se le había acercado hasta los momentos, debido a su fría personalidad, lo cual resultaba bastante extraño, ya que normalmente los niños atractivos, solían ser populares y muy abiertos a los demás. Pero en el caso de Ruske era algo diferente, era muy cerrado y misterioso.
Al tercer día de clases, Ruske se había hecho famoso de la noche a la mañana pues no había nadie en el colegio que no hablara de él, especialmente porque está vez cargaba un pequeño libro de cuero negro y todo el mundo se preguntaba ¿Qué era lo que leía?
Todo resultaba cada vez más extraño para Autsuki, y a la hora de entrar al salón de clases, sin decir nada, Ruske se sentó en su mesa y permaneció estático y mirando el pizarrón, fue en fracciones de segundos que ambos hicieron contacto visual y a los segundos, la mente de Autsuki comenzó a ver distintas imágenes de ambientes que nunca creyó ver, pasaban tan rápido que no pudo precisar ninguna, y al acabarse todas, su mente quedó en blanco y empezó a sentir mareos. La cara se le había puesto pálida y comenzó a ver las cosas girar, se colocó en posición de descanso con la mejilla puesta en la mesa de madera. Volvió hacia Ruske y este estaba en la misma posición que ella, con el rostro oculto. Autsuki no entendía lo que pasaba, y a los minutos, su corazón comenzó a latir fuertemente, justo en el instante que el mareo se le quitó. Alzó la cabeza y miró a la profesora que revisaba los cuadernos preparándose para irse. No podía explicarse absolutamente nada.
Esa noche, Autsuki despertó con un sueño reciente en su cabeza. Soñó que simpáticos y encantadores hombres habían llegado a su escuela y comenzaron a supervisar el lugar, provocando interés y admiración por donde pisaban. El despertador no había sonado y faltaban cinco para las cinco de la mañana, pero la joven ya no tenía más sueño, quedando tendida de lado pensando en diversas cosas. También se preguntaba por el motivo de la llegada de ese chico tan extraño y diferente.
Una vez más, a las seis de la mañana debía alistarse para marcharse a la escuela, a pesar que las cosas parecían cada vez más extrañas, pero Autsuki seguía ignorando todo. No quería saber nada de lo que estaba sucediendo. Pensó en ese extraño sueño que había tenido antes de despertar, lo presentía cerca, sabía que algo iba a pasar y que la llegada de Ruske no era simple coincidencia. No sabía por qué sentía todo eso, y es que siempre podía pensar en cosas irrelevantes que al final terminaban sucediendo sin saber por qué las presentía.
La hora de descanso era un completo caos, todo el mundo posaba sus ojos en el chico nuevo, como si se tratara de un artista famoso o de revista, pues Ruske parecía sacado de una película, era realmente raro y de físico fantástico. Sus cabellos eran un poco puntiagudos y terminaban en su nuca, pareciendo artificial de lo perfecto que se veía, además de los flequillos negros que caían en su frente. Pero eso a Autsuki no le importaba, pensaba que tal vez podría ser una forma de engañar u ocultar algo, simplemente no podía dejar presentir todo muy extraño.
Al día siguiente todo cambió a primeras horas de la mañana, cuando las clases dieron inicio nuevamente.
— Buenos días jóvenes—, dijo la profesora de geografía cuando llegó al escritorio. Era una mujer alta de cabellos alborotados. —Hoy vienen unos señores para hacerles un cuestionario, — avisó.
— ¿Unos señores? —preguntó un joven moreno.
— Sí, de una escuela de magia.
— ¡¿Escuela de magia?!—exclamó otro extrovertido.
Todos se interesaron al oír eso, al fin y al cabo, era entretenimiento y menos clases.
De pronto, entraron dos hombres vestidos de azul; tenían camisa manga larga con botones blancos y pantalones azules acompañados de unas botas cortas de cuero negro. Lucían atractivos e interesantes, especialmente por sus test pálidas.

Hace más de 1 año

0

0
#18

Todos los chicos quedaron en silencio cuando los hombres se pararon frente al pizarrón. Uno de ellos era apuesto, de cabello castaño rojizo, con una barba fina en forma de candado, mientras que el otro era de cabellos intensamente negros, con un aspecto muy serio. Ambos tenían una apariencia bastante joven.
— Buenos días jóvenes —, dijo el hombre de cabello rojizo.
— ¡Buenos días! —, respondieron todos en coro, cortando el intenso silencio.
— Mi nombre es Raúl y mi compañero es Lordess—. Tenía una voz firme y agradable, aunque el nombre de su compañero no se le entendió muy bien. —Venimos de la escuela Nórton, que es igual a la escuela de ilusionismo, y aunque no lo crean, venimos de los Estados Unidos de América.
Todos los estudiantes se concentraron aún más. Sólo se escuchaba la voz de Raúl.
— Por supuesto, estamos aquí con el consentimiento del director y, como son jóvenes, venimos a darles algo de entretenimiento.
Luego, Raúl colocó una manta de seda azul —que le pasó su compañero, en el escritorio vacío y al quitarla aparecieron cientos de hojas blancas apiladas.
A los chicos se les salieron los ojos del asombro.
— Primero, vamos a hacerles un test personal, un cuestionario en el que no van a necesitar la ayuda de nadie. Preferiblemente, no se lo muestren al otro. Este test viene con la finalidad de ver su estatus mental actual, para que a los interesados en aprender magia se les sea más fácil conseguir sus virtudes y defectos. Y más que personal, es un cuestionario psicológico. Por favor, les pido que sean lo más sinceros posible. —Tomó una hoja del escritorio y explicó las pautas de la evaluación. Luego les entregó una pila de cuestionarios a los primeros alumnos de cada columna para que las pasaran hacia atrás.
— Señor—, dijo un joven luego de alzar la mano, como señal de permiso.
— Sí, dígame—, respondió Raúl, muy amablemente.
— ¿Esta prueba es para entrar en esa escuela y aprender esa magia? —, preguntó el chico.
— Sí, aunque no garantiza la entrada. Antes de recibir la próxima información, la academia debe revisar sus respuestas. Claro que no hay respuestas malas o buenas, pero sí las consideramos. Si uno de ustedes cubre todas las expectativas de la personalidad que creemos correcta y apta, recibirá la próxima información. No les garantizo la entrada total a la academia, pero los que salgan seleccionados podrán realizar un curso pagado en la misma —, respondió el hombre.
— ¿Y hay posibilidades de entrar sin necesidad de prueba? —, preguntó otro alumno.
— Sí, pero es muy complicado entrar así, si no se está calificado, pero de todas formas les dejaré el número en la pizarra, para que reciban la información más completa, — respondió el hombre e hizo aparecer un marcador en su mano para anotar, logrando impresionar aún más a los jóvenes.
Pero en medio de las preguntas, Autsuki se quedó mirando al señor Lordess. Era muy serio y no había hablado desde que entró al aula. Luego echó una mirada de reojo hacia Ruske y pudo notar que sus rasgos coincidían con ambos hombres, eran muy blancos, tenían piel de porcelana, sin ningún grano, verruga o defecto que se pueda considerar feo y normal para un rostro, además de su simpatía y belleza poco normales, aunque el resto de los estudiantes parecía ignorarlo. Y antes de que Ruske se diera cuenta de que estaba siendo observado, Autsuki desvió la mirada al instante. Ya estaba pensando en que esas personas no eran comunes, aunque en vez de darle vuelta a la cabeza, se dispuso a contestar el test personal, sin ningún problema hasta llegar a la pregunta final la cual decía.

Hace alrededor de 1 año

0

0
#19

- ¿Internamente cómo te sientes?
A- Tengo odio en el corazón.
B- Triste.
C- Feliz.
D- Calmado.
Autsuki tenía dudas en no saber cuál elegir. Sabía que no estaba triste; la soledad no le afectaba mucho y no podía tomarlo como una prioridad. No se sentía feliz ni realizada, pero tampoco sentía odio, y la más próxima era la opción D.
Una vez que entregó el test, ya todos habían entregado.
— Bueno jóvenes—, dijo Raúl mientras apilaba todas las hojas, las cuales cubrió con la manta azul y las desapareció. —Ha sido un placer, — dijo mientras volvía a colocar la manta en el escritorio y al quitarla, había un bol de plástico transparente, grande, lleno de caramelos. —Aquí les dejo esto para que se repartan entre ustedes. Nos vemos, — Fue lo último que dijo antes de marcharse junto con su compañero, Lordess.
¡Chao señor! ¡Adiós!
Dijeron todos deslumbrados. La profesora también estaba impactada. Y minutos después sonó la campana del receso, logrando hacer que todos salieran desesperados. Autsuki solo podía disfrutar el tiempo libre con su soledad, aunque su hermano de vez en cuando le hacía compañía, cuando no tenía que pasar la mañana comprando dulces. Ruske por otra parte, tenía la peculiaridad de desaparecerse durante esa hora en particular.
El receso acabó en una hora y todos tuvieron que volver a sus aulas. Pero Autsuki no podía evitar estar nerviosa al pensar en el excesivo parecido entre Ruske y los magos del test, durante la clase trató de no verlo, ni siquiera por accidente, aunque el hecho de que otras jóvenes intentaban acercársele o llamar su atención, la hizo sentir un poco más aliviada, lo último que quería era que el misterioso joven supiera de sus sospechas.
Para cuando llegó el profesor de Artes, Autsuki trató de no prestarle atención a más nada que no fueran las clases. Hasta que tocó Informática y tuvieron que cambiar de aula. Subiendo las escaleras, hasta llegar al segundo piso, entrando a un aula cuyas mesas de trabajo eran largas con diversas computadoras sobre ellas.
— Bien, voy a decir los grupos—, dijo el profesor Carlos.
Una vez que el profesor culminó en mencionar los grupos, Autsuki sintió alivio al instante al descubrir que Ruske no había quedado en el mismo grupo de ella.
Ruske y otros más se tuvieron que ir a casa por ser del segundo grupo, pues a estos les correspondía otro horario. Autsuki se sentía en calma en la clase de computación, a pesar de su soledad. Apenas llegó la hora de salida, las gotas de agua comenzaron a caer muy fuertes desde el cielo.
Los demás alumnos se fueron en sus autos y a otros simplemente no les importaba porque no iban a casa. Pero Autsuki se puso nerviosa y le pasó un mensaje a su padre para que la viniera a buscar, en el viejo auto que su padrino le vendió a muy bajo precio. Afortunadamente lo hizo. Una vez en su casa, Autsuki le contó los detalles a su madre y a Laruso, quienes quedaron deslumbrados.
Después de comer se dispuso a hacer sus tareas para no dejarlas para el fin de semana, luego se dedicó a jugar juegos de mesa con su hermano. Cuando cayó la noche, la joven, luego de tomar una ducha, notó que el cielo estaba más oscuro que antes; no tenía estrellas y la Luna se había ido. Tampoco tenía nubes, estaba despejado.
La hora de dormir llegó y todos se fueron a descansar, pero a Autsuki la invadió un sueño muy extraño en medio de la noche.

Hace alrededor de 1 año

0

0
#20

La noticia
Capítulo 4

En lugares nunca antes vistos, Autsuki observó caras conocidas. De repente se encontró en un bosque, señores con largas capas la rodeaban, parecían hombres de una época distinta. Vestían de varios colores oscuros y siempre llevaban botas. La resguardaban a ella misma como algo muy valioso, pero lo más extraño era que su compañero Ruske estaba con ellos. Fue ahí cuando despertó un poco agitada. Los días eran cada vez más fríos y nublados. Eran las siente y media de la mañana cuando se incorporó en su totalidad, afortunada de que era fin de semana y no tenía la obligación de despertar temprano para ir a clases. Su hermano seguía dormido. Pero ella mantuvo el reciente sueño en su cabeza como si aún estuviera ahí, quedando además sin ganas de seguir durmiendo por la forma agitada como despertó.
Se puso de pie y miró por la única y pequeña ventana que tenía en su habitación. La calle estaba muy tranquila y sola, parecía que había ocurrido un cambio en el mundo en comparación con meses anteriores, antes de que Autsuki empezara nuevamente sus estudios. Nadie más se había levantado y aunque decidió esperar, el hambre no se lo permitió. Y justo después de terminar de desayunar, su madre se levantó.
Una vez que su madre se dispuso a comer aprovechó el momento para preguntarle a su hija respecto a los estudios y sus amigas, también hablaron un poco acerca del alboroto que causó Ruske. La mañana pasó rápido y cuando llegó la tarde el cielo se había tornado más oscuro y nublado, comenzando a llover tan fuerte que los Riméndez se sorprendieron al ver semejante precipitación.

Hace alrededor de 1 año

0

0
#21

La lluvia continuó hasta después de la hora del almuerzo. En ese momento sonó el teléfono local y, cuando Takona lo tomó, la lluvia se fue en un abrir y cerrar de ojos.
— Hola —, saludó la señora por el teléfono. Autsuki se quedó escuchando. — Sí—, dijo al teléfono— ¡¿En serio?!—, expresó después de unos minutos —. Ah, okey, okey… Bien, okey, gracias, que tenga feliz tarde, — dijo antes de colgar minutos más tarde.
— ¿Quién era? —, preguntó Autsuki.
— Tú hiciste una prueba en la escuela, ¿no? ¿Una prueba de magia? —, preguntó Takona.
— Ajá.
— Saliste seleccionada, — sonrió.
— ¿Qué? — respondió sin poder creérselo.
— Saliste seleccionada para hacer el curso. Me llamó el director de tu escuela y me dijo que mañana podemos ir para que firmemos y nos expliquen las pautas.
— ¿Sí? — expresó Autsuki mientras sonreía.
— ¡Sí! — sonrió— ¿Qué era eso que respondiste?
— Un test personal.
— ¿Y qué respondiste?
— Eran cuarenta preguntas, respondí la verdad, —contestó Autsuki.
Más tarde se reunieron con el resto de la familia en la sala y Takona les contó todo.
— Yo ni siquiera pude presentarlo, — dijo Laruso arrepentido.
— Porque te fuiste, — dijo Autsuki.
— Porque salía temprano, — contestó.
— Bueno, pero si ella aprende, te enseña—, dijo la madre.
— Hum, si es que quiere…— dijo el niño con pocos ánimos.
— Bueno, entonces ¿vamos mañana? —, preguntó Autsuki un poco emocionada.
— Sí, podemos pasar por ahí, ya que yo voy a comprar unas cosas, — contestó Takona.
— Vas a ser una bruja, — vaciló Alberto, antes que todos riesen tras su comentario.
Las horas pasaron y Autsuki decidió echar un vistazo a su correo electrónico. No tenía nadie con quien hablar ni mucho qué hacer. Pero mientras revisaba sus mensajes observó uno que decía: “Nórton School”. El nombre de Nórton le pareció conocido y lo abrió. Era de la escuela a la que pertenecían esos hombres extraños y decía lo siguiente:

Hace alrededor de 1 año

0

0
#22

De parte de los miembros de Nórton School (escuela Norton), queremos anunciarle que ha sido seleccionada para un curso de una semana gratuita en la escuela de ilusionismo Caracas/Venezuela.
Si eres menor de edad, responde con permiso de tus representantes o responsables.
Más abajo decía la dirección de la academia y los datos requeridos para participar en ella.
Autsuki se lo mostró a su madre, pero no era necesario responder por ese medio, ya que irían a hablar personalmente con los miembros de la interesante escuela, lo que hizo que la joven se mantuviese llena de ilusiones hasta el anochecer.
Por otro lado, muy distinto, en la extraña escuela, el incomparable director, chequeaba sus archivos, en una gran mesa de reunión junto con algunos de los docentes.
— No hemos recolectado mucho este mes. —comentó, en un idioma extraño.
— No, si hablamos de cantidad, pero entre los test vimos algo que podría ser interesante. — dijo aquel joven hombre llamado Raúl.
— Sí, según la vibración que emana de su cuestionario, esta joven parece ser muy brillante, pero al mismo tiempo muy confundida.
— ¿Tiene confusión? Entonces podría ser una buena señal ¿no lo cree?
— Tal vez, solo tal vez…
— ¿No será de casualidad aquella que comentó Ruske hace rato? — preguntó el joven hombre dudoso.
— Es lo más probable…
— Pero… si me permiten intervenir, no basta con lo que estos escogidos sientan o piensen, también es muy importante el cómo se desenvuelvan en cada una de las actividades y las aprueben. —dijo con seriedad aquel hombre misterioso que acompañó a Raúl durante el test, Lordess.
— Claro, pero eso lo veremos con el tiempo. —Dijo Raúl. — Por cierto…el consejo ¿ha dicho algo?
— Aún no ha reportado nada que no sea más de lo mismo, aparte de nuestros enemigos, no hay nada interesante que saber. —contestó el director.
— Me pregunto cómo entenderán los jóvenes todo esto… con toda esta guerra oculta…no sé cuan sea conveniente reclutar Múwers exitosamente. —dijo Raúl.
— Hay que tener mucha paciencia, nadie se adapta de la noche a la mañana, por cierto, tendré que ir mañana a ayudar unos amigos con sus asuntos en el interior, quedas tu a cargo hasta que yo vuelva. —dijo el director dirigiéndose a Raúl.
— Entendido. —asintió.
— Mucha paciencia…—susurró el señor mayor mientras sus ojos se perdían en el cielo oscuro desde la ventana de reluciente cristal.

#23

El Comienzo
Capítulo 5

El día estaba muy tranquilo, pero hacía frío de montaña, eso a Autsuki le pareció muy raro y la ventana de su cuarto estaba abierta, lo cual también era extraño, porque casi nunca suele estar abrirse, mucho menos antes de acostarse. Sin embargo, la joven prefirió imaginar un sin fin de posibilidades por la que la pequeña ventana estuviese abierta evitando sospechar que pudo ser un extraño suceso.
Observó el reloj y eran las ocho y media de mañana, pero el ambiente se sentía como si fueran las seis. Luego de Autsuki levantarse de su cama se encontró con su casa vacía. Su padre se había ido a trabajar como profesor de secundaria y su madre aun dormía. En minutos, la joven se acercó a la gran ventana de la sala para ver el clima y fue en ese momento que un montón de pájaros oscuros despegaron al vuelo cuando apenas se asomó, eso la extrañó aún más, haciéndola pensar que quizá estaba imaginando cosas. Luego se dirigió al baño como si nada y cuando salió, su madre ya se había levantado y estaba haciendo el desayuno.