AirliaKassia
Rango9 Nivel 40 (3103 ptos) | Escritor autopublicado
#1

Cuando estéis tristes, mirad hacia delante. Hacia el futuro siempre. Está bien recordar el pasado, nadar un rato entre la nostalgia y la melancolía, pero aferrémonos lo suficiente al presente para no permitirnos más que guardar esperanza para el futuro. Ese futuro mejor que tú mismo construyes cada día. Con energía positiva, con una sonrisa, con un gesto amable, con miradas reales que sirvan para algo más que identificar tu entorno más próximo. Suerte. Mucha suerte en tu salto.

Buenas noches. O buen lo que sea, escritores y lectores del mundo.

Hace casi 4 años Compartir:

4

32
AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace casi 4 años

Un poco de nostalgia está bien, pero no para vivir constantemente en ella y en la melancolía.

AirliaKassia
Rango9 Nivel 40
hace casi 4 años

Efectivamente. Nunca debemos dejar a nuestro lado nostálgico ganar permanentemente la batalla a la positividad. Hay que saber cuándo echar el freno.

Venecia_03
Rango6 Nivel 27
hace más de 3 años

Muy lindas tus palabras, que Dios te bendiga y para mi parecer tienes mucho talento.


#2

Arriesgar y perder. Abrirse y cerrarse. Nuevos encuentros y nuevas despedidas. Risas y lágrimas. Gritos y abrazos. Besos de una noche y besos de una vida. Deber y placer. Razón y sin razón. Grises que consiguen tapar el blanco. Y el negro. Luz y oscuridad. Miradas de paz y miradas de incertidumbre. Preguntas y más preguntas. Miedo y valor. Paciencia e impaciencia. Arriesgarse... y ganar.

Reflexiones pre-oníricas de aeropuertos.

MrBic
Rango10 Nivel 45
hace casi 4 años

Tú y tus puntuaciones, hahahaha, me encanta.

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace casi 4 años

¿Lo escribiste mientras esperabas la salida del avión? Son muy buenas frases, con mucha profundidad.

AirliaKassia
Rango9 Nivel 40
hace casi 4 años

Muchas gracias! La larga espera de los aeropuertos... :)

G_Rurba
Rango15 Nivel 73
hace más de 3 años

Me gustan esos extremos que son caras de las mismas monedas. Bien visto.


#3

La mayoría de las cosas realmente buenas que han pasado por mi vida aparecieron un día en mi camino, sin llamar a la puerta, sin preguntar si tenían el permiso para entrar. Busca la magia de cada segundo, de ese y no de otro, de ese preciso instante que se muestra como lo efímero ante tus ojos. No los cierres ni mires hacia otro lado, ni siquiera de reojo, porque quizás te arrepientas y cuando gires la vista será tarde, se habrá marchado.

[Quizás hacia ese otro lado.
Hacia otras manos.
Hacia otros labios...]

Hacia otro espacio.

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace casi 4 años

Tanto lo malo como lo bueno nos sucede sin que lo llamemos a nuestro lado ni lo busquemos.


#4

¿Qué haces cuando no puedes hacer nada?
¿Qué haces cuando luchas contra algo que no tiene debilidades,
que no tiene miedos, que gana a todo y a todos porque su fuerza
se escapa al entendimiento de las miradas cálidas?
¿Qué haces cuando cien mil gritos se perderían en la distancia
y en el eco del viento como si fuesen el susurro de tu voz?
¿Qué haces cuando la impotencia que refleja el espejo en tu rostro te roba la voz?
¿Cómo luchas contra una mirada vacía que ha perdido
la cualidad de ver la belleza que le rodea?
¿Cómo luchas contra silencios que no aceptan palabras?
¿Cómo luchas en la tierra contra algo que se eleva más allá de la realidad?

¿Cómo luchas cuando...
apenas puedes respirar?

#5

Es ese algo que no te deja luchar.

Esa que te provoca sed. Esa que te eleva la autoestima y que te excita para después dejarte caer a lo más hondo mientras permite que la ansiedad se apodere de ti, antes de que puedas oír los pasos de la depresión que está a punto de aterrizar a tu lado. Esa que aumenta tu temperatura corporal y dilata tus pupilas mientras aumenta tu deseo de ofrecerle el alcohol como acompañante para aumentar su estado de euforia. Esa que se queda con tus ganas de comer y con tu cansancio antes de quedarse con tu personalidad, tus ganas de superarte, tu fuerza, tus sueños. Con la gente que te quiere, con tu vida... Esa que se queda con todo.

Los cambios de humor pasan de ser insignificantes a ser vertiginosos, para más tarde desembocar en un serio trastorno de la personalidad y el comportamiento, extrema bipolaridad.

Es ese algo que provoca que alguien que te quiso sienta, cada día más, un deseo irrefrenable de escupirte en la cara por meterte en sus asuntos.

[*Cuando sólo nos queda luchar desde la barrera*]

alan_king24
Rango11 Nivel 53
hace casi 4 años

He de confesarte que me gusta bastante tu estilo. Sabes compaginar muy bien los tempos con ritmos bajos con continuos puntos o ritmos altos con grandes frases. Todo ello compartiendo un elemento en común: la belleza con la que te expresas. Grato descubrimiento el tuyo, guapa. Nos leemos!

AirliaKassia
Rango9 Nivel 40
hace casi 4 años

Muchísimas gracias!! @alan_king24 Me sacas una sonrisa con tus palabras, esta noche te leo :) :*

G_Rurba
Rango15 Nivel 73
hace más de 3 años

Mejor luchar desde barricadas que desde barreras que dejan huecos.

Esu_Emmanuel
Rango13 Nivel 64
hace casi 2 años

Como anillo al dedo me ha caído este texto el día de hoy.


#6

¿Qué supone una pérdida en nuestra vida? La pérdida de un lugar, de una idea, de un objeto, de una persona que ya no está, de una persona que ha decidido no estar... Todas las pérdidas, de una forma u otra, implican un dolor. Un dolor a veces amargo, a veces insoportable y a la vez dulce. Un dolor que duele, pero sin duda un dolor que te demuestra que te has entregado.

Y sin embargo no deja de darme la impresión de que la gente escapa del dolor... de sufrir. ¿Pero de qué les sirve realmente? Probablemente les dolerán menos cosas en la vida, probablemente sentirán que no han perdido tanto, pero ¿por qué no han perdido tanto? Porque tampoco han ganado tanto como para poder arriesgarse a perderlo.

No te arriesgues a no arriesgarte, no escapes al dolor aún incierto e inexistente. No te lo permitas, es un lujo demasiado caro que nunca deberías creer poder pagar.

[...]


#7

[...]

Cuando pierdes algo, ya sea porque sea una pérdida inevitable o porque alguien ha decidido no estar a tu lado, tienes que aceptar que esa es la realidad.

Tienes que aprender a desprenderte de lo que ya no está contigo, recordar las cosas buenas, olvidar las malas y alejarte; para dar paso a algo nuevo que está por llegar. Lo difícil de todo esto es darte cuenta de cuándo has perdido algo realmente, sobre todo cuando lo que pierdes es algo como una idea, una experiencia o una persona. A veces pensamos “realmente aún puedo luchar por ello” o “sé que no está del todo perdido” o “un día de estos todo volverá a ser como antes...”. Todas estas frases resuenan entre nuestros pensamientos una y otra vez cuando estamos perdiendo algo o incluso cuando ya lo hemos perdido. El problema es que en ocasiones ya lo hemos perdido y no somos capaces de darnos cuenta, incluso a veces lo perdimos mucho tiempo atrás y decidimos creer que aún estamos en proceso de perderlo.

Asumir que hemos perdido algo o alguien es una tarea que debemos hacer solos, porque en realidad nadie puede asumirlo por nosotros, nadie puede hacerte ver lo que ocurre si tú no quieres darte cuenta. Y sin embargo, si realmente queremos seguir con nuestras vidas, es una tarea absolutamente necesaria. Hay personas o experiencias en la vida que probablemente sean las que mejores recuerdos y mejores cualidades en nosotros han dejado, pero quizás no sean para siempre, quizás no podamos repetir esa experiencia siempre que queramos... y debemos aceptarlo. Nos dolerá... por supuesto, pero no podemos permitir que ese dolor cree una barrera absurda ante nuevas experiencias o nuevas personas, ya que estaremos perdiendo la maravillosa oportunidad de encontrar otras tal vez mejores, y aunque así no fuera, al menos serían otras, sin más, otras que estarían ahí al cien por cien para nosotros, hasta que decidan marcharse o se terminen, o quizás hasta que nosotros las dejemos a ellas.

Pero vuelvo a repetir que lo difícil a veces es darnos cuenta de que las hemos perdido... ¿Qué te hace ver que algo realmente se ha terminado? ¿Dónde está la barrera entre lo que quizás podría de algún modo salvarse o mantener su esencia y lo que está definitivamente muerto?

[...]

G_Rurba
Rango15 Nivel 73
hace más de 3 años

A lo mejor es que no hay límites sino prolongaciones. Y también, por si sirviera de algo, respondiendo a las preguntas de la caja #4: quizá la mejor opción sea dejar que todo fluya. No ofrecer resistencia, sino avanzar con más fuerza en otra dirección o en la opuesta.

AirliaKassia
Rango9 Nivel 40
hace más de 3 años

@G_Rurba Gracias por tu comentario!!! Totalmente de acuerdo, cuando de verdad dejas que todo fluya es cuando lo realmente bueno, de repente, puede aparecer. :) Un saludo!

Esu_Emmanuel
Rango13 Nivel 64
hace casi 2 años

Indudablemente, el universo me ha respondido con tus palabras la gran pregunta que me atormentaba hace tiempo atrás. 🙏

AirliaKassia
Rango9 Nivel 40
hace casi 2 años

@Esu_Emmanuel De verdad me alegro muchísimo de que mis palabras te hayan servido de ayuda. Aunque con bastantes días de retraso, no quería perder la oportunidad de agradecerte las tuyas! Espero que todo vaya bien ;)

Esu_Emmanuel
Rango13 Nivel 64
hace casi 2 años

¡Viento en popa! Muchas gracias, abrazo fuerte.


#8

[...]

Pero a veces... A veces no perdemos algo porque ya no esté o porque haya decidido no estar, sino porque ya no exista lo que era. Ese algo que ha pasado de ser ese algo a ser otra cosa. Algo más. Algo menos. Otro algo.

A veces el cambio trae algo diferente pero positivo. Siempre te dolerá en cierta medida aceptar que ya no es lo que era, pero al menos tendrás algo nuevo, que valoras, con lo que "calmar" tu dolor. Sin embargo, a veces el cambio se torna radical, a veces no puedes encontrar ni el más mínimo detalle que pueda dejar de alimentar el dolor y en respuesta a esto, quizás inconscientemente, sigues viendo en ese algo o en ese alguien lo que ya no está.

Debemos aprender a aceptar la realidad. No podemos continuar alimentando la imagen, la idea, la ilusión, de que algo sigue siendo como era antes cuando ya no lo es. Pero llegará abalanzándose otra vez la misma pregunta... ¿Dónde encuentro la barrera entre lo que era anteriormente y lo que es hoy?

¿En qué momento exactamente dejé de ser la que era para ser la que soy? ¿En qué momento mis ideales dejaron de ser los que eran para ser los que son? ¿En qué momento esa experiencia dejó de ser de ese modo para ser de este otro? ¿En qué momento TÚ dejaste de ser TÚ para ser ese nuevo tú?

[...]

Hace más de 3 años

3

3
alan_king24
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Difícil dilema. La naturaleza humana es muy diversa, pero es curioso que todo el mundo actuamos de la misma manera según qué situaciones se de, por lo que el instinto es el mismo. Y no hablo del instinto de supervivencia. Hablo del instinto de la pérdida o del cambio. Es algo inherente al ser humano. Aceptar la realidad sería que menos que aceptar los cambios que la vida propone, pero no es cuesta un mundo. Y eso es cierto. Algunos nos cuesta más, a otros menos; todo es psicológico. ¿Y si es precisamente los cambios los que forman la personalidad, la metamorfosis del yo pasado al yo presente y futuro? ¿Se podría decir entonces que obligatoriamente hemos aceptado el cambio sin dejar de ser nosotros? ¿O se diría, por el contrario, que hemos cambiado nuestra forma de ser para aceptar el cambio en nuestro entorno?

Me encantan estas cajas. !Un dilema moral de los que me gustan, y mucho!

AirliaKassia
Rango9 Nivel 40
hace más de 3 años

Muchas gracias por tu reflexión @alan_king24 !!!! :) "La metamorfosis del yo...", me quedo con esta frase. Se trata de la vivencia en la constante metamorfosis del yo, que se acentúa un poquito más en cada cambio, en cada adaptación al entorno, en cada absorción de nuevas cualidades y nuevos defectos, a veces imperfectos y otras... sencillamente perfectos. Un beso! :*


#9

A fin de cuentas... Lo único de lo que realmente puedes estar 100% seguro en tu vida, es de que tú te tienes a ti.

Es obvio que siempre hay que intentar pensar en los demás también y no sólo en ti cuando de tomar decisiones que les influyan a ellos se trata, pero a veces, te encontrarás tú sólo frente al “peligro” de elegir. En ocasiones tendrás que elegir algo que quizás pueda hacer daño a alguien. No tengas miedo. Nadie es perfecto. Nadie puede hacer siempre todo bien durante toda su vida. Nadie puede tomar siempre las decisiones acertadas. Nadie puede hacer siempre lo que es mejor para sí mismo y también para todos los demás. A veces alguien saldrá perjudicado con tus decisiones, y depende de ti y sólo de ti determinar qué es lo que vas a hacer, qué es lo que realmente quieres hacer... Y esto me lleva a pensar en la barrera entre el querer y el deber.

¿Hasta qué punto el deber “debe” poder más que el querer? [...]

Hace más de 3 años

1

1
Esu_Emmanuel
Rango13 Nivel 64
hace casi 2 años

Estoy de acuerdo en ser comprensivo con los demás en la toma de decisiones. Sin embargo, tampoco se va a dejar de hacer algo por no “doler” a los demás. Hay que ser sinceros con nosotros mismos; eso habrá de pesar más que no “doler” a quienes deben aprender a respetar las decisiones ajenas.


#10

Cuando creas que no puedes más de saltar al borde del abismo, confía en que algo o alguien, de improviso, te dará la fuerza necesaria para alejarte y continuar; cuando creas que te estás ahogando, confía en que, en cualquier momento, alguien te cogerá del brazo y te sacará hasta la superficie; cuando creas que no puedes respirar, confía en que alguien te ofrecerá un poco de su aire. Y cuando creas que no puedes confiar en nada ni en nadie, confía en ti, confía en que ese yo que llevas dentro, es lo realmente importante. Lo único realmente importante. Confía en ti sobre todas las cosas, porque tú puedes hacerlo, porque tú eres capaz de salvarte, porque incluso cuando no haya nada ni nadie, siempre, inevitablemente, te tendrás a ti.

A veces confiamos tanto en los demás que se nos olvida confiar en nosotros mismos.

Hace más de 3 años

1

1