TONETE
Rango7 Nivel 30 (1487 ptos) | Autor novel
#1
    Partes:
  • #2

Abrió los ojos y lo primero que vio, fue un puente.
Era un camino sombrío, Tony se encontraba desorientado en lo que pensó era un bosque, no supo como llegó hasta ahí, se despertó en lo que era el principio o el final de un puente de madera, tan tenebroso que aún de día, daba calosfrío y erizaba la piel con solo verlo, lo único llamativo era su otoñal paisaje, las hojas naranja adornando el húmedo suelo.
Tony aturdido y sin recuerdos se incorporó, hacía frío y la noche se acercaba, entonces se armó de valor para cruzar el puente cubierto de neblina, mientras caminaba escuchaba al viento silbar, caminó alrededor de 25 minutos hasta que por fin llegó al otro extremo.
pero el lugar le parecía familiar, entonces notó que si tenía razón, ¡Fue ese el lugar donde se despertó! No se explicaba que sucedía, intentó recordar donde estaba antes de llegar ahí, y fue en vano.
Recorrió el puente una y otra vez para terminar de nuevo en el mismo lugar, con árboles rodeándolo, hambriento y agotado, su cuerpo cedió inconsciente en el húmedo suelo lleno de hojas naranja.
En la oscuridad de la noche sin luna.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

1

16
Sariet
Rango10 Nivel 45
hace casi 4 años

Terror... Me gusta. Va bien.
Gracias a tus imágenes haces que piense en T. Stark con ese nombre.


#2

Atrapado en sus miedos se encontraba, y no podía salir de esa absurda pesadilla, sin fuerzas despertó Tony viendo a duras penas el borroso panorama, ni si quiera pudo incorporarse, cuando lo intentó cayó nuevamente al húmedo y frío suelo, a su mente le venía la imagen del puente tan misterioso, ¿Qué significaba? ¿Porqué? se preguntó, dejando caer una lágrima por su mejilla.

No podía pensar otra cosa que en su perdición, ya lo había dado todo por perdido cuando escuchó una voz muy angelical. -¿Estás bien?
Él no podía ver bien a su salvadora, con la vista nublada se desmayó, horas después cuando volvió en sí, escuchaba el cantar de los azulejos, esta vez veía un bosque diferente, desde otra perspectiva, se incorporó y notó que estaba en lo que parecía una casa en el árbol, un gigantesco y robusto árbol, se asemejaba a un edificio de 20 pisos de altura, con tantos árboles y la sensacional vista, no podía creer lo que estaba viendo, al asomarse a ver el paisaje, le dio vértigo y retrocedió dos pasos, en eso se topó con lo que el pensaba era su salvadora.
Se volteó y la vio, Una hermosa chica de tez blanca, con larga cabellera negra, y solo le cubrían sus atributos una especie de tapa rabo, hecho con muy poca tela. Inmediatamente le preguntó, ¿Quién eres? ¿Dónde estoy? ¿Que sucede? Ella se limitó señalarle la mesa indicándole que comiera.
Él quería obtener respuestas pero sus tripas gruñeron como un león salvaje, y sintió lo débil que estaba, entonces cedió a su petición.
Ella lo observaba comer con una tenue sonrisa, mientras surgían más preguntas en su interior disfrutaba de las frutas y el agua de coco, y sentía como poco a poco su cuerpo iba recuperando energía.

Agradecido por la comida él insistió con las preguntas y sin querer se estaba perdiendo en su mirada, y en su hermoso rostro pero sobre todo en esa sonrisa, que le decía tanto sin pronunciar palabra.

Sin embargo despertó de su encantamiento, cuando ella le dijo la verdad...