DayDreamingLastNight
Rango20 Nivel 99 (111456 ptos) | Autor Legendario

Daylight and Night es una historia pura y profunda, basada simplemente en la búsqueda de la verdad, en la cual se hallara un amor que dolerá en el alma. Pero habrá que sortear todos los obstáculos que sean necesarios para aclarar esa verdad y no oscurecer ese amor, que atraerá a la muerte tan cerca, que cuando se sienta ya sera demasiado tarde...
El cuervo te sigue. No lo abandones, o te perderás en la oscuridad de la noche.

Si un alma oscura te roba el corazón, no sera un cuervo "luz de día, luz de noche" quien te condenara...

Sera el amor que sientas por ese maldecido cuervo el que te perderá en un abismo sin salida.

No lograras hallar la paz que tanto necesitas, mientras no muera la duda que quema tu sangre y tu cabeza.

No descansaras hasta haber encontrado la causa de la herida que mato tu vida y sembró en ti la muerte, que te seguirá hasta llevarte por los oscuros designios del mal.

No habrá luz de día, si la luz de noche no esta contigo para protegerte.

El cuervo ensombreció tu camino... pero si no lo sigues, no hallaras claridad en tu alma.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

11

46
Louis
Rango13 Nivel 64
hace alrededor de 4 años

Me ha gustado ¿lo vas a continuar?

FrancoLFernandez
Rango7 Nivel 34
hace casi 4 años

muy buena introduccion jeje ahora a leer la historia

Angelgabriel
Rango10 Nivel 45
hace casi 4 años

Veo que la mayoría de tus temas son de amor. Te felicito, eres una romántica incorregible. Te dejo un like.

KeroDmond
Rango7 Nivel 30
hace casi 4 años

buenisimo, lei el primer capitulo cundo pueda voy a seguir leyendo el resto.

SebastianClark
Rango12 Nivel 57
hace casi 4 años

Tomaré mi tiempo para leerle con calma, atrapa.


#2

Capítulo: 1 "El inicio"

El bien y el mal siempre fueron puntos de contradicción para todo el mundo...
A veces creo que tememos en convertirnos en eso oscuro que maldecimos tanto.
La luz se supone que se hizo para contrarrestar la temida oscuridad y suavizar nuestra consciencia. Pero, qué ejemplos puedo tomar para representarlos...
"Tal vez el sol y la luna"...ambos son dos polos completamente opuestos, pero sirven para un mismos fin...iluminar.
La diferencia, es que la luz del sol es tan imponente a nuestros ojos, pero tan cálida y protectora... Creo que vemos más fácil el sentido de la libertad.
Pero la luz de la noche es débil, oscura, pero no una completa oscuridad... Sí caminara y tropezara, continuaría ese camino, aunque no sepa que hay en medio de el. Pero, si sé a donde quiero llegar...no será la oscuridad la que me impida seguir, hasta descubrir...
Estaba totalmente relajada y desconectada de la realidad, como para escuchar esa débil voz que con el correr de los segundos, hizo más eco en mi oído hasta hacer añicos mi nube de paz.
_ ¡¡Hallyshah!!- me gritó con enfado mi loca amiga, descontenta con mi falta de atención.
_ ¿qué pasa? - insinúe aparentando sorpresa. Janiah me miró cargada de incomprensión, frente a mi aparente desenfado.
_ Hace más de media hora que trató de decirte que llegaremos pronto a Breaker..._ dijo, altanera y frontal, como era su costumbre.
Janiah y yo éramos más que amigas...inseparables. Tanto, que decidimos irnos juntas a una pequeña ciudad alejada, en el estado de Idaho, a continuar nuestros estudios secundarios con la clara desaprobación de nuestros padres...
Digamos, que nos fuimos por un loco capricho adolescente, pero para mi era algo más...
Luchamos meses para estar hoy aquí, en Breaker. Entre discusiones y condicionamientos, creó que lo logramos.
Y es que realmente era un capricho, tanto, que pusimos el mapa de Estados Unidos en una mesa, y sin pensarlo, clavamos un pin en un pequeño y casi invisible nombre de Breaker, Idaho. Linda manera de demostrar lo irresponsables que éramos...pero eso ya no importaba, ya que era tarde para volver atrás, yo, por lo menos no lo haría...
La sola idea de enfrentar una realidad independientemente a mi cargo, me dilataba las pupilas y congelaba mi sangre.
Llegamos a Breaker más rápido de lo esperado, es que janiah manejando, era muy rápida con su poco estrenado, Mercedes Benz. Al contrario de lo que muchos dirían, a mi no me aterraba para nada la velocidad, aprovechaba para mirar por la ventana y sentir el viento golpeando en mi cara junto con mi cabello suelto que volaba como un remolino.
_ Y bien...esto es Breaker... Esto es nuestra locura...- enfatice marcando mis hoyuelos por la sonrisa que irradiaba.
Continuó janiah mi frase;
_ ...y nuestro sueño.
Ese día, supimos que nuestra vida cambiaría radicalmente, como hace doce años cambio la mía, sólo que no para bien, no fue algo que yo deseara...
La muerte de mis padres, John Heitz e Illen Lake. Los llamo por sus nombres porque sólo pasé con ellos, los primeros seis años de mi vida. No me acuerdo muy bien de sus rostros, sólo...el momento exacto de la peor noche de mi existencia.
Rememorar esos recuerdos trágicos me hunde aún más en el agujero que creé esa noche.
"Era una tormentosa noche, no sólo por los relámpagos y truenos, que me sumían en un profundo estado de parálisis y miedo. Por eso Illen (mi madre) acudía en mi desesperado llamado, ella me cantaba la canción de cuna más hermosa y calma...que aun hoy, todavía la siento meciendome en sus brazos, largos y reconfortantes, hasta vencerme el sueño."
Según lo que me contaron mis padres adoptivos un tiempo después. Es que luego de unas horas, de ese débil recuerdo con mi madre ( mágico y bonito para mí), entraron a robar unos hombres bien camuflados con trajes negros - lo sabían por las cámaras que había en la casa -. Pero ellos, mis padres, se resistieron resistieron y los acribillaron con un disparo certero en el corazón.
Lo extraño de esta historia es que no faltaba nada y estaba todo en su lugar. ¿Entonces los asesinaron por venganza? - Las personas que los conocían, atestiguaron que no tenían enemigos, "que era una familia normal como cualquier otra". - Pero es que todo fue tan prolijo...
Mi pregunta es; por qué no me asesinaron a mi también...es que era difícil adivinar que allí había alguien más??
- Será que no lo hicieron porque era una niña...
- Pero sí, tuvieron la sangre fría para dispararles a ellos como si fuera algún juego de puntería...justo en el corazón. El sueño de todo asesino.
Cuando me levanté, vi los cuerpos de John e Illen tendidos en su cama, como dormidos. Cuando corrí las sabanas, estaba todo cubierto de sangre, pasaron de blanco a un rojo terroríficamente horrible. Supongo, que había ido a darles los buenos días, y me encontré literalmente con la muerte...mi muerte.
Pero hay algo que jamás dije. Esa noche quedó grabada en mí para torturarle de por vida.
Todas las noches que le siguieron, hasta prácticamente el día de hoy, me invaden las pesadillas que no dan tregua. Siempre fueron las mismas, ese maldito momento en que los vi tendidos sin vida en su habitación. Pero hubo uno que no fue igual que todos.
En él, me veo durmiendo, pero desperté al escuchar los gritos de mi madre, entonces corrí desesperada en su auxilio, como ella lo hacia conmigo en las terribles noches de tormenta. Bajé las escaleras, y la vi arrodillada pidiendo por favor, que no la asesinaran. Mi padre yacía muerto en el suelo, él había sido el primero...
En cuanto bajé, mi madre horrorizada, me dirigió una conmovedora mirada, y gritó con una voz temblorosa y entrecortada que corriera, no importa lo que pasará, pero que no volviera.
Yo no podía entender por qué esa situación, por qué a mis padres y no a mí.
_ Vete, te amo cariño. Nunca lo olvides, pero vete...
Fue en ese momento, cuando con horror vi que le apuntaban para dispararle. Ese sonido retumbó en mi, como si fuera yo la que lo recibiera.
Luego hubo un silencio profundo, yo no podía ser quien lo rompiera. Es que antes de despertar por ese gritó desgarrador, yo estaba en los cálidos brazos de mi madre, y ahora no quedaba más que un irremediable vacío en mí como para decir palabra alguna.
Pero es l silencio acabó cuando uno de ellos dijo que "de todas formas ya estaban condenados, era mejor ahora que luego".
Luego de qué, si de todas formas los mataron...
Se fueron con la misma prolijidad con la que entraron. Me observaron, pero era como si no estuvieran conscientes del daño que me acababan de hacer.
Luego desperté, y me pregunto hasta el día de hoy si eso realmente fue un sueño proyectado por semejante situación, o si fue real, y lo viví de verdad... Pero si dijeron que yo desperté cuando estaban ya muertos. Entonces, qué paso cuando corrí después de...presenciar la muerte de mi madre. Acaso volví y me acosté de nuevo en mi cama? ¿Y quien llevó a mis padres hasta su habitación, donde los encontré al otro día? Sí yo ya los había visto cuando los mataban, por qué me sorprendí cuando los vi ensangrentados en la cama, como si me hubiese enterado allí mismo.
Por qué no recuerdo cómo llegué a mi habitación, pero si recuerdo lo demás. Es como si alguien hubiese editado los momentos de esa noche y decidir con cual me quedaba y con cual no.
Me forcé y esforce inútilmente por tratar de recordar algo que no sé si pasó o era sólo producto de un trauma.
La verdad es que es un misterio, y sólo podré encontrar calma cuando lo recuerde...
Volviendo al presente, pero con las heridas del ayer...
_ ¡¡Hally!! - otra vez, estrepitosamente janiah.
_ ¡¡qué!! - respondí con los brazos cruzados.
_ Ya está amaneciendo, tenemos que encontrar un lugar para pasar la noche...espero que no te moleste que no halla planeado de antemano donde quedarnos...
Eso sonó como una patada al hígado...
_ la culpa la tengo yo. Tuve que suponer que tu no lo harías. - frunci el ceño y la miré con resignación. Eso era esperable de janiah.
_ Veré la guía turística de Breaker...seguramente nombran algún buen sitio para pasar la noche.
_ ¡janiah!! - exclame reprendiendo su idea. Me miró sin entender por que levanté la voz.
Me observó detenidamente, viendo cada una de mis muecas, tanteando lo que yo iba a decir.
_ ...creo que lo mejor es preguntar a alguien si conoce alguna residencia estudiantil...- dije, cuando ella me Interrumpió.
_ Si. Pero hay un problema... [Miré expectante a lo que iba a decir]... A esta altura...a pocos días de empezar las clases, todo debe... NO!! Seguro estará cubierto. [La divisé pensativa y preocupada].
Dónde íbamos a pasar la noche...¿en el auto?
Nos quedamos todo un minuto en silencio, cuando janiah hizo un estiramiento de brazos en plena autopista, en señal de cansancio.
_ tenemos...[con un leve bostezo que apenas se escuchó] ...que ir hasta el centro, para pasar la noche en un hotel. Como haz dicho, ahora, ya no encontraremos nada mejor, lo haremos mañana.
Además ya está oscureciendo... Y creó que es peligroso quedarse aquí en medio de la nada. [Ya resignada, di señal de haber perdido "la batalla" y le di la absoluta razón].
Nos fuimos cuidadosamente en el Mercedes gris nacarado[patente: KIW 223]. La calzada estaba bastante resbaladiza por el rocío que caía, y la niebla se volvía imposible para divisar algún vehículo, pero igual, me temía que éramos las únicas a esas horas.
Una débil corriente de aire frío chocó en mi piel, y puso a prueba mis sentidos... Me sorprendió que el clima aquí fuera tan templado, tan...cambiante. Pero por lo poco que averiguamos del pueblo de Breaker, era que, un día podía marcar casi 40°c y al otro, apenas 10°c. Esto lo hacia poco adaptable, sus mayores habitantes eran los altos pinos y alerces que había más allá de los límites de mi inquieta vista.

Hace alrededor de 4 años

0

9
#3

En la pista no veía más que árboles, a cada paso, tantos que me daban náuseas y volví mi pérdida mirada a janiah, que estaba totalmente en un mundo aparte con su Ipod, escuchando la música punk rock y death metal que tanto le gustaba, sin despegar los ojos del volante.
Su "política" era que cada una llevará su propia música en su equipaje. Es que si encendíamos el estéreo del Benz, nos pelearíamos por cuál canción escuchar...ella quería punk, y yo era bastante versátil... Me podía gustar el punk y el death...pero también música alternativa, clásicos, y algún que otro romántico, por citar sólo algunos.
Ahora me tocaba a mí despabilarla... La sorprendí con una leve, pero clara samarreada de su brazo, y le pedí que entabláramos algún tipo de conversación para romper con la burbuja en la que estaba sumida cada una. Pero tan callada estaba, que no pensé que me iba a fulminar con su frontal actitud.
_ Tu qué crees?? ¡Habrá chicos guapos en este diminuto rincón del mundo![dijo con el menor desenfado, y una sonrisa aduladora]. Esperaba con ansias mi respuesta cuando le dije:
_ ... Estamos a mitad de camino del centro..."solas" y... Me refiero a la pista, sin saber dónde pararemos esta noche. Y tú me dices...si aquí hay chicos lindos??
Pareció que mi afirmación la ofuscó, y un tono confundido y enfadado me reprimió de nuevo a mí.
_ Sabes que nunca te relacionas con nadie... La única amiga que tenías en el instituto de Denver era yo...y, aquí que comenzamos de nuevo ¿haras lo mismo?¡ Supera el trauma de tus...
_ ¡Callate!![espere enfurecida] no debiste sacar ese asunto a relucir... Sabes que me quema la sangre de tan sólo recordar...ya no hables!! - Concluí, en el estado en que no quería volver a estar...temblando y paralizándose por dentro.
Janiah me observaba cada tanto, por mi aparente falta de habla.
_ Te encuentras bien?? Perdona...yo...[relegó la mano derecha del volante para tratar de que reaccionara].
_ Ya dejalo...- volteé la cabeza hacia la ventana del Benz para contemplar sin prestar atención, el boscoso paisaje. Noté que ella sufría por haberlos mencionado... A mis padres; sabía cuanto me dolía hablar, hasta pensar en ellos.
Todo lo que resto del viaje hacia el centro mantuve el silencio, y a janiah respetándolo a rajatabla, aunque sentí que quería decirme algo, pero se contuvo al ver el bloque de hielo que puse momentos antes. Antes de...deshacerme nuevamente en mil pedazos.
Llegamos hacia una calle solitaria en la oscura penumbra del anochecer. Había un cartel luminoso donde estaba escrita la leyenda "Hotel Breaker Bell", no cabía duda de que era el único en el pueblo ¿Acaso lograríamos encontrar habitaciones disponibles a esa hora de la madrugada?
Bajamos con cuidado del Benz, y nos dirigimos todavía en silencio por el episodio anterior. La fachada del edificio era de un gris cemento con pequeños fragmentos de granito incrustados en él. Entramos curiosas por el apabullante silencio que se sentía a cada paso, más abrumador.
En la recepción no había nadie. No era como los hoteles de cinco estrellas que tienen servicio a todas horas; este estaba vacío, sin nadie que nos atendiera, como es costumbre en estos lugares. Pero había un timbre en el mostrador de losa fina de color gris intenso y relucientemente espejado. Janiah lo presionó y en treinta segundos, teníamos encima a un hombre medio alto, de tez oscura y cabello prolijamente acomodado con una especie de gel. Con sus ojos cafés oscuros, nos dirigió una mirada de apremio y por su semblante, estaba apurado, de seguro fue porque era de madrugada ya pasada, probablemente estuviera descansando.
_ ¿Qué se les ofrece a estas horas aquí? Jovencitas...- exclamó amablemente, pero con un dejó de desconfianza en su rostro.
No era difícil pensar el por que de su desconfianza... Tal vez era inusual recibir gente a esa hora, sin mencionar si eran extraños.
_ ¿Tiene alguna habitación para dos personas?- preguntó Janiah con incredulidad. Pero antes de que el especie de "conserje o recepcionista" le respondiera imaginándose la respuesta de éste por sus miradas juzgadoras, ella agregó sin pausa para no dejarlo hablar, las siguientes palabras:
_ Miré señor, disculpe la hora y por haberlo molestado en su descanso. Pero le aseguró que no somos ladronas, ni asesinas, ni nada de eso... Solamente venimos súper cansadas de un viaje en auto desde muy lejos. Y como se imaginará, un viaje así, deja planchado a cualquiera, así que deje sus prejuicios a un lado y digamos por favor que tiene una habitación para nosotras.
El "conserje" o no sé qué, se quedó mudo por la forma tan "sincera" que Janiah le dijo lo que "el pensaba de nosotras". Prácticamente, le sacó sus pensamientos, en vez de palabras, de su cabeza, en vez de su boca.
Y quién, realmente no podría sorprenderse de la manera frontal que tenía ella de decir las cosas tal y como las pensara. Esto podía ser muy bueno para Janiah, pero incómodo para otros, hasta podía hacerlos enojar más de la cuenta. A mi personalmente, me costaba y como casi siempre en estas situaciones de poca importancia, ignoraba si era de tal magnitud que tendría que intervenir.
Prefería dejárselo a Janiah. Seguramente, conmigo o sin mi, igual no hubiese dejado de decir el que " pensaba que pensaban", porque si fuera por mi, no me importaría irme si el "conserje o freak de turno" nos denegara una habitación, apelando al "esta todo cubierto". Por mí, no contraatacaría, sólo me iría, al cabo no era mi plan comenzar una discusión sin fin por ver quien tiene la razón.
Después de un minuto, el conserje hizo un gesto de disculpa, y nos volvió a mirar... Pero esta vez con el arrepentimiento por el comportamiento que había llevado hacia instantes.
_ Bueno señoritas!! Disculpenme. Un día al revés lo puede tener cualquiera... Bien, si les parece las llevaré a su habitación. Su equipaje, por favor...- dijo de lo más amable posible.
_ Aquí está![asentí] ...Pero con cuidado por favor, es que hay objetos muy frágiles allí adentro.
Las cosas que llevaba y cuidaba como mi tesoro, eran las herramientas de bioquímica; microscopio, unas muestras que hice yo misma que de vez en cuando me gustaba volver a analizar. Confiaba que en el instituto South Breaker secundary tuvieran esa materia, o por lo menos, química y biología por separado.
Habíamos enviado nuestra solicitud desde hacia casi medio año, hasta que nos admitieron, y por eso estamos aquí. Seguramente seríamos las nuevas adquisiciones de curiosidad para nuestros todavía desconocidos compañeros...qué sufrimiento nos esperaba.
Seguimos por un pasillo que daba a las habitaciones... 7,8,9 y 10, la nuestra. Creó que era la única desocupada, entramos; el cuarto tenía mucho espacio con dos camas de una plaza cada una, con su mesita de noche en medio, paredes tapizadas con flores de margaritas y lirios, decoradas con cuadros de imitación de Salvador Dalí. Un modesto pero nada viejo televisor...
_ ¡Tienen suerte! Esta habitación cuenta con baño propio, no tendrán que preocuparse por ello...-me interrumpió inesperadamente el conserje, mientras observaba el lugar donde nos quedaríamos esta noche... Y tal vez mañana.
Es que encontrar una residencia fija para el colegio, no era nada fácil, estábamos a pocos días de comenzar con la rutina escolar.
El conserje se estaba por retirar después de que acomodamos nuestras cosas...
_ Gracias!! Mañana le pagamos nuestra estadía aquí ¿vale?- expresó Janiah.
_ No hay problema. - concluyó el conserje, desapareciendo cada vez más lejos por los pasillos del hotel.
Janiah aprovechó la cercanía del baño para darse una ducha, yo, me acomode en en la cama izquierda, corrí el cobertor verde manzana floreado y me sumergí en las limpias y suaves sabanas que tenían un delicado aroma a fresa. En la mesita de noche halle el control remoto y encendí el televisor, busque algo de mi interés... Pero eran películas tras películas que ya había visto en DVD, así que me detuve en Nacional Geographic, donde el documental se trataba de animales acuáticos; ballenas, tiburones, delfines, etc. En fin, algo de biología ¡que bien!
Pero estaba con la mirada ausente, pensando en lo que me trajo hasta aqui...el sentimiento que me carcome por dentro, la incertidumbre intacta en cada fibra de mi ser...la angustia que me lleva al miedo de no saber nunca que paso... Ese maldito momento en que se terminó mi vida.
_ Bueno, Hally ya paso mi turno. Si quieres entrar a ducharte, puedes hacerlo cuando quieras...
_ Esta bien, ¿qué estás haciendo? - dije observando a Janiah, que se paro frente a la ventana a ver no sé qué.
_ Sólo miraba lo aburrido que es aqui en las noches... ¿Todos serán iguales? Y encima, tú allí metida entre las sabanas como si fueras a esconderte de algo o alguien... - otra vez ella, metiendo la pata.
_ Oh no... Otra vez no Janiah...no comencemos todo de nuevo. Íbamos bien hasta ahora. - Expiré un débil bostezo de cansancio y me levanté de la cama, divisando a mi ocurrente e irritante amiga con ciertas ganas de propinarle algún golpe, pero ya me encontraba en la ducha como para volver atrás y darle "su merecido" a esa tonta y loca que me acompañó hacia esta travesía, que sería mi vida en adelante.

CAPITULO:2 (parte uno) "NUEVA VIDA, NUEVOS CAMBIOS"

... "La confusión, la desdicha, la inmensa soledad al despertar de nuevo sola...Caminando por la oscuridad. Siguiendo algo que no encontraba, pero que ya se estaba acercando...
Ya estaba cerca".
Una luz cegadora, destelló en mi mente cuando abría lentamente mis pesados ojos... Ya había amanecido. Un día. Un nuevo día, diferente y nuevo. El resplandeciente sol se quería escapar hacia nuestra ventana. Un día que era de esos de mucho calor. Mañana podría ser todo lo contrario; lo que era lo mismo era mi extraño sueño de todas las noches. Aunque no lo creía, tenía la esperanza de que un cambio de ambiente, haría que despejara esta mente perturbada. Pero no fue así...
La diferencia es que ahora me veía caminando

Hace alrededor de 4 años

1

8

#4

...como ausente, ida, sin idea de adónde ir, pero tenía que seguir... ya estaba donde tenía que estar... donde podría aclararme.
No le di importancia a esta pesadilla... al fin que rara vez era algo nuevo. Seguramente influyó el cambio, y el propósito de empezar desde cero y encontrar paz, quizá buscar alguna luz.
Cuando gire mi cabeza para ver si Janiah estaba a despierta, su cama estaba hecha. Me extrañó el pensar adonde había ido.
No era tarde, y ya no me volví a quedar dormida, aunque recién eran las 7 am.

Me levanté y encontré una nota en la mesita de noche. Era de Janiah.
"Hally, perdóname que no te haya avisado, pero fui a averiguar sobre algún lugar para quedarnos... de acuerdo con lo que podremos pagar con nuestros fondos de estudios. No te enojes por no haberte dicho para ir las dos. Nos vemos luego, a la hora del almuerzo.
Ah... Una vez mas, disculpa por lo que te dije aquella vez".

Sólo me molesté un poco, por no habérmelo dicho, y en vez de eso, dejar una nota como niña chiquita.
Me puse a ordenar y clasificar mi ropa y mis herramientas a falta de algo para hacer. Me moría de hambre, sólo habíamos comido una hamburguesa en el camino, antes de llegar aquí pero debería esperar que Janiah regresara. Me aburrí de seguir en el cuarto. Me bañé, luego me cambié; me puse una camiseta rosa con un jean azul lavado y zapatillas lisas de color blanco.
Me dirigí hasta el hall del modesto hotel, seguí hacia la puerta de entrada. No se veía como ayer. Hoy, había gente caminando por distintas direcciones, autos que paraban en semáforos en rojo y autobuses que tenían luz verde para pasar. Esto a diferencia de anoche, sí me hacía sentir bien... movimiento, ruido, y sobre sobretodo, el murmullo de voces que me hacían dar cuenta que no éramos las únicas dos desquiciadas que se atrevieron a venir a este pueblo, que ahora que lo veo, no era tan solitario como parecía anoche. Necesitaba esto... necesitaba distraerme con cualquier cosa que no me diera tiempo para pensar. No quería silencio, vacío... sólo todo lo que pudiera hacerme olvidar...aunque sea sólo un instante.
Seguí sin rumbo a mi desconocido propósito. Una mujer de unos 35 años me detuvo en la vereda y me preguntó si conocía un lugar...
_ Disculpa... ¿Sabes donde queda la avenida Hillenburg? [Desorientada y con las manos detrás de la cabeza, mantuve una sonrisa forzada e hice un gesto de desconcierto]
_ Verá usted, señora... Yo no soy de por aquí, acabo de llegar, y creo que estoy igual de pérdida que usted. - se retiró, e igual me dio las gracias.
Seguí caminando, cuando me esclavice en una vidriera en particular que no había visto. Era un local de herramientas para química y otras ciencias parecidas. No lo había pensado... Pero quizás sería buen momento para renovar algunas de mis herramientas; recordé que mi mechero de Bundsen estaba agrietado, junto con la tela de amianto que tenía un notable agujero... Debía aprovechar ahora para reponerlos. Entré al local, estaba vacío... Sólo era yo, y la chica que atendía, más o menos de mi edad, de contextura un poco menor a la mía, de piel trigueña, cabello castaño oscuro, y ojos color miel. Me observó, diría, asombrada...
Me dio la impresión de que no atendía a muchos interesados como yo. Me dirigió una mirada de cortesía, su voz era de un tono servicial.
_ ¿Que necesita, señorita?
_ Por favor... Primero no me trates de usted... es que me haces sentir como una anciana, mejor que sea de tú. Además creó que tenemos la misma edad, si no me equivoco. [Levantó sus manos del mostrador e hizo gestos como tratando de acordarse de algo].
_ ¿Te sientes bien? - inquirí.
_ Disculpa ¿te conozco del instituto? Porque no recuerdo tu rostro, y mira que me conozco el de todos los que cursan allí, porque yo también estudio ahí. Acaso... ¿Eres nueva?
Me quedé atontada pensando que ella podría ser una de las primeras de los compañeros que aún me faltaba conocer. Cómo supo que yo iría a ese instituto... Antes de que terminara de hacer mi deducción, contestó mis dudas.
_ Lo que pasa es que te veo comprando utilería para la escuela, y a juzgar por tu aspecto, se ve que rondas la misma edad que yo. Sin quitar que nunca te vi en el instituto South Breaker... Seguramente te incorporarás esta temporada... ¡Que bueno ver caras nuevas en ese aburrido colegio!
Genial. Ya no me cabía la menor duda de que Janiah y yo, seríamos la nueva atracción del South Breaker.
_ Si tienes suerte.. Tal vez te toque alguna clase conmigo, y no te sentirás tan sola... Ahh, lo olvidaba. Mi nombre es Erin Luna ¿y tú? [La avalancha de preguntas dichas por Erin, ahora sabía su nombre, tomó un respiro profundo, y por fin me dejó contestar con más lentitud y más calma mis respuestas.
_ Heee... Bueno. Yo soy Hallyshah Lee. - Sólo le dije el apellido queme dieron mis padres adoptivos. Quería dejar el pasado atrás...
_ y efectivamente, asistiré a ese instituto. Pero no estaré sola. Mi amiga Janiah Delli, me acompañará.
_ ¿A sí? Y haz venido con tus padres...- más que una pregunta, parecía una afirmación con un tinte de advertencia.
_ No. Sólo con Janiah. - asentí con una sonrisa un poco indiscreta.
_ ¡Si! Sólo a ti se te ocurre venir a este pueblo tan alejado a estudiar, pudiendo ir a algún estado más concurrido... Como California, Texas o... Denver.
_ ¡¡Le atinaste!! - agregué, inescrutable, levantando la palma de mi mano para chocarla con la de ella. Me fulminó con la mirada, con una sonrisa confusa.
_ Espera... ¿Que dices?
_ Sólo digo que no puedo ir a Denver, porque de allí vengo. - le aclaré con una risa burlona.
Continúe con la conversación fluidamente más animada.
_ y dime ¿es verdad que cuando mi amiga y yo pongamos un pie en el instituto... Seremos la comidilla de todos?
Justo cuando iba a contestarle, vino un cliente a pedir un repuesto para su telescopio. Erin fue hacia una estantería, haciéndome señas, como rogándome que esperará hasta que despachara al chico, que me miró con cara de no haberme visto nunca por este pueblo. - y yo que quería pasar desapercibida-. Una vez que estuvo libre, continuamos con nuestra ahora amena plática.
_ ¿En que estábamos? Ah... la verdad, tú y tu amiga no eligieron un buen lugar si lo que querían era pasar desapercibidas ¿Estarás en 2° año, verdad? -asentí con la cabeza.
_ pues apuntando en la lista de los que no te molestarán ni asediaran, al cabo ya me conoces. - dijo riendo entre dientes.
_ Supongo que eso es un punto a mi favor...- exclame Graciosa.
_ ¡YA CREO! - alegó con un suave eco de alegría.
_ Me dices una cosa... - le insinúe curiosa.
_ Qué quieres saber... Sí puedo responderte.
_ Cómo es...
_ Cómo es qué... - enfatizó mostrando las delgadas líneas de su rostro ovalado.
_ ... El colegio... el pueblo... En fin, la vida aquí. - sostuve la respiración para que no notara que estaba "desesperada" por saberlo.
_ En general, la vida aquí es tranquila, por no decir un tanto "bastante" aburrida. No hay muchas opciones para elegir... El pueblo no es muy grande, ni muy chico... Yo diría "normal".
El colegio es... lo más parecido al paraíso, pero te tienes que ir después de seis horas...
_¿Por qué un paraíso? - interrumpí, ahora sí, sin poder contener mi intriga.
_ Bueno... es que no habrá baile o fiesta en la escuela. Pero hay variedad, como te explicó... ¡Diversidad! de Estados de ánimo, de situaciones de peleas, de... escenas románticas, o de risa... Digamos que hay motivos para divertirse. A pesar de que el precio sea sacrificarse... ¡y estudiar! - esbozó una sonrisa tímida al ver que no compartía su punto de vista. Para mi no era ningún sacrificio estudiar, al contrario de ella.
_ Bueno... Volviendo a lo que vine. Tienes un mechero de Bundsen y una tela de amianto... [Como quien no se esperaba la cosa, Erin se había olvidado a lo que venía. Nos habíamos puesto a hablar como dos viejas amigas que ya se conocían].
_ Después de todo... a eso viniste ¿verdad? - mascullo entre dientes.
Una vez que obtuve los elementos, le pagué, y le dije con algo de tristeza en mi tono de voz que debía marcharme. Seguramente Janiah ya habría notado mi ausencia, y se preocuparía demasiado.
_ ¡Espero volver a verte! Pero en mi clase..._ esbozó una sonrisa, un tanto entristecida, por tener que volver a sus obligaciones aparentemente aburridas.
_ ¡y yo esperó tener la suerte! Nos vemos luego. - Me despedí extendiendo la mano al mismo tiempo que salí de la tienda.

EXTRACTO DEL LIBRO.

En medio de mi mente hipnotizada y mi cuerpo inmóvil, el me estrecho en sus brazos fuertes y durmió la noche para que el tiempo no transcurriese con mi dolor cada vez mas profundo, ahogando mi respiración acompasada al latido de su corazón. Sonreí débil, en el destiempo de mi locura ahora calma y descansando donde quería estar para siempre.

Capítulo:2 (segunda parte)
Después de mi divertida charla con Erin, caminé algo rápido para evitar seguir preocupando más a Janiah. Ahora estábamos a mano, nada más que ella me dejo una nota... Cómo podía yo saber, que en mi recorrido sin rumbo haría una nueva amiga.
La verdad era que para conocer recientemente a Erin Luna, me cayó muy bien. Me preguntó si habrá sido por ser la primera "compañera" del instituto que aun no conocía.
Llegué al hotel, me dirigí hasta la habitación que ocupábamos, cuando abrí la puerta... me esperaba Janiah con el ceño fruncido y los ojos como platos. Podía apostar a que estaba enfadada.

Hace alrededor de 4 años

0

8
#5

Llegué al hotel, me dirigí hasta la habitación que ocupábamos, cuando abrí la puerta... me esperaba Janiah con el ceño fruncido y los ojos como platos. Podía apostar a que estaba enfadada.
_ ¡Al menos yo "si" te deje una nota! - reclamó con un aire ¿sereno?
_ Disculpa... NO!! Espera... ya estaba cansada de esperar. Solo fui a dar una vuelta... - Ahora, la voz serena era la mía. Fui en dirección hacia mi cama e hice ademán de cansancio.
_ Ya veo que le restas importancia...¿Sabes qué estuve a punto de hacer? ADIVINA!!! - me desafió.
Me levanté abruptamente, ya despabilada para mi gusto.
_ No lo hiciste... ¿Verdad? - En un momento comprendí a "quienes" se refería.
_ No... no llamé a tus padres, pero no sabes lo cerca que estuve.
_ ¡No es para tanto! - Sonreí con alivio fingido, tocándome la frente con la yema de los dedos.
_ ¡No es gracioso! - me reprendió -. _ Pensé que te habías perdido. La verdad... Te creía más responsable. ¿Acaso no te importa la preocupación de quienes te quieren? Incluyéndome.
No sé por qué Janiah hizo que algo sin importancia, se convirtiera en un "crimen" injustificable en mi cabeza. Lo único que podía hacer para apalear la desmedida preocupación devenida en "furia", era cambiar de tema;
_ ¿Encontraste algún lugar? - exhale sin ganas, al ver su indisposición por la pregunta que no era la que esperaba escuchar de mi boca.
_ Mira... Hey(de Hally) tú sabes que si me preocupó más de la cuenta, es por la actitud que tomas desde hace tiempo con respecto a mantenerte en una especie de inhibición o algo así.
No te imaginaba en una ciudad que no conoces, sola. Pensé que te costaría adaptarte. - Culminó con el rostro preocupado, reflejado por sus líneas de expresión. Pero ahora era, por cual sería mi reacción... y mi respuesta.
_ ... Porque me aislé por un tiempo, no significa que lo haré por siempre. Además... me juré que empezaría de cero ¡AQUÍ! - impacté un grito moderado en la última palabra. Janiah se paralizó por un largo minuto.
_ ... Me preguntaste si conseguí una residencia ¿no?...¡Pues bien! Encontré algo mejor ¡una casa! Pequeña... pero muy confortable.
Estaba por ser rentada por otra persona, pero me adelanté a la dueña, y le hice una oferta un tanto más alta, aparte le caí muy bien.
No es por alardear... pero le parecí más decente que la otra persona, con un aspecto heavy rocker's... Sí supiera que a mi me gusta el dead metal!!! Podemos mudarnos cuando tú quieras...
La intención de Janiah, seguramente era poner paños fríos a nuestra riña. Me había olvidado de la pregunta que le objete yo, con esa intención.
Me parecía absolutamente absurdo ponernos a hablar de otra cosa como si nada. Pero dejé entrever mi agrado. Era mejor una casa. Menos gente, menos ruido ensordecedor de adolescentes problemáticos, y en la medida que habría deseado.

Los días pasaron... y con ellos la mudanza, que no era tanta, apenas lo necesario. Igualmente la casa era amueblada, con muebles de algarrobo rústico y pino. La conformaba una habitación bastante amplia, con espacio para dos camas, con baño incluido. Una mesada pequeña hacía de lugar para cocinar y comer. La cocina ahí mismo, con el lavabo.
Por fuera, era tipo chalet con tejas amarronadas, con dos ventanas amplias al frente, para ver el paisaje; estaba ubicada en un sitio arbolado, donde escasamente pasaban autos, y no había casi movimiento. La distancia de una casa a otra era de algo más de 300 metros.
En este tiempo, recibimos prácticamente todos los días a Erin Luna, que nos ponía al tanto del pueblo, de lo que hay en él, del instituto, de lo asediadas que nos íbamos a sentir mi amiga y yo al ser el eje donde giran todas las miradas como imanes. Sólo quedaban horas para ir hacia nuestra "pesadilla". La cuenta regresiva ya había comenzado.
A mi amiga, al principio no le cayó muy bien mi nueva compañera, en realidad, nuestra compañera. No le agradaba Erin por ser ella la causante de mi demora aquel día, que la "preocupé" tanto. Pero al cabo de unas horas de tratarla, comprendió por qué me tardé tanto... La conversación con ella era fluida e intrigantemente entretenida.
Sólo bastó cruzar unas palabras para convertirse ella también, en su nueva compañera. Y por qué no, nuestra nueva amiga.

Hace alrededor de 4 años

0

8
#6

Capítulo: 3 (parte uno) "Bienvenida devenida..."

..."Cariño... ¿estas ahí? ¿Hally? Bueno, supongo que todavía estarás durmiendo... y por eso no me contestas".
El contestador susurraba... era mi madre. Adoptiva, claro, pero me quería como propia.
Hoy particularmente, me resistía a levantarme, debía empezar un nuevo ciclo escolar.
Ese no era el problema, lo era, el que fuera en otro instituto y en otro lugar, desconocido, donde nunca me imaginé estar... Donde todo sería nuevo, e incluso yo.
_ ...Hally!!! ¿me oyes? Mejor llamó luego.
_ ¡No mama! Estoy aquí!!! - le contesté con la voz ronca.
Todavía era muy temprano. Tanto, que Janiah aún no había despertado. Tuve que escaparme de las sábanas, en tropezones, para presionar el botón "enter" de la contestadora, antes de que cuelgue.
_ ... Es... que... no pensé que llamaras tan temprano. - me sostuve a duras penas, manteniendo el equilibrio, para no caerme. No podía mantener los ojos abiertos aún. Debía de ser muy temprano.
_ ¡¿Acaso hoy no es tu primer día en el instituto South Breaker School Secundary?! - dijo en un tono demasiado burlón.
_ ... Sí mamá!!! Pero no hacia falta que me llamaras por eso. No estoy en primer año de primaria para que... en este caso... me llamaras. Lo que lo completaría; sería que estuvieras aquí!! - exclamé con sarcasmo.
_ ... ¿Y qué te hace pensar que no estaré allí?
_ ¡No lo harás! O... ¿Sí? - eso era lo que faltaba para culminar con este pesado día, donde ya era obvio que llamaría la atención.
_ ¡Por supuesto que no! Aunque no niego que me gustaría estar ahí contigo, pero para tu alivio, no lo haré. - concluyó con una voz un poco afligida, y "resignada".
_ NO!! Mamá... ¡Claro que no! Por supuesto que me gustaría tenerte aquí... Hoy, en especial, estoy un poco nerviosa por estos cambios, ya sabes... Pero eso no tiene nada que ver contigo. - traté de hacerla sentir mejor.
_ Está bien. Pero no pienses que no me cuesta estar lejos de ti... Es difícil aceptar que mi única hija, se fue a un lugar desconocido con su "loca amiga" a vivir alguna clase de aventura o a aventarse a alguna. - me desaprobó con su sutil ironía.
_ ¿Te acuerdas que ya "habíamos" hablado sobre eso? Mamá. Lo necesitaba. Es todo. - reí con una risita tontorrona.
_ Lo sé, lo sé. Es sólo que no me acostumbro a estar sin ti por una larga temporada. Hace casi un mes, fue la última vez que te vi. - sonó medio nostálgica.
_ Mamá. El que estudie aquí, no significa que me quedaré hasta terminar el secundario. Es más; si deseo regresar antes de terminar este ciclo, lo haré... Además en el receso invernal, iré a verte. Lo prometo. - traté de que se sintiera mejor. Yo por mi parte, la extrañaba igual o más.
_ Hija. - hizo una pausa en un tono más suave -. _ ... no es necesario que abandones el colegio por mi. Además te perjudicaría demasiado. ¿A quién se le ocurriría abandonar sus estudios en pleno comienzo? Tú no puedes, eres brillante, inteligente. No sería justo para ti.
_ Tienes razón. Pero no te libraras de mi en el receso. ¡Ya lo verás!
Así, hablamos un largo rato. Luego me fijé en dirección al reloj. Todavía faltaba mucho para el "famoso comienzo". Se me había quitado el sueño, y aproveché a ducharme, pero hoy era un día demasiado frío. Prepare el agua caliente a mi gusto.
Sólo dos horas... eran las que tenía a mi favor. Nunca me preocupé tanto por mi vestimenta, pero al recordar que "hoy sería el centro de atención" debía esmerarme un poco más. Sí de todas formas iban a hablar, prefería que no sea de mi despreocupación por la imagen que doy a los demás.
No podía decidirme, estaba completamente indecisa con el jersey color crema, o el lila en tono pastel. Al final, me decidí por el lila pastel, combinaba más con mi jean "oxidado" y las botas lila en tono oscuro, eran apropiadas para un día tan frío, que sentía que congelaba mi sangre.
El cabello, tal vez lo llevaría suelto, con mis ondulaciones que llegaban hasta mi antebrazo. Nunca tuve que pensar en como iría vestida al colegio. Pero de tanto escuchar a Erin decir, que todas las miradas se volcarían a Janiah y a mi, me molestó la sola idea de darles a esos "todavía desconocidos" más motivos para hablar, y opinar por ejemplo; de mi "habilidad para ponerme lo primero que encuentro".
Recorrí una y otra vez la sala exageradamente, tratando de " recordar" si no me olvidaba de alguna cosa que fuera de suma importancia. Estaba en eso, cuando vi una sombra asomarse hacia donde me encontraba. Era Janiah. Le había tomado sólo la mitad del tiempo que yo utilicé en vestirme. Se veía bastante relajada y de buen ánimo para empezar un nuevo año, en un nuevo instituto que nada tenía que ver a lo que estábamos acostumbradas. Pero no había perdido de vista su objetivo, que era, obviamente, deslumbrar a las " miradas curiosas". Para eso, a pesar del frío, llevaba una falda mini de jean tipo gastado color azul lavado, para protegerse del frío traía unas pantimedias en forma de redes, una camiseta negra con una leyenda en letras brillantes plateadas que decían "fucki'n suck life" - nada más adecuado -. Por suerte quedaría oculta, gracias al abrigo de cuero negro que llevaba encima de su bolso - también negro -. Para culminar con unas botas, nuevamente de cuero y negras... con tachas.
Hice ademán de mirarla con cara de desaprobación por su ocurrente forma de presentarse. Estaba segura de que su propósito, era el estar en boca de todos los "curiosos" que la observarían más de lo que lo hubieran hecho por ser una de las"nuevas".
Es que la forma de vestir que lucía, no me habría sugestionado, si no era la que llevaría... precisamente hoy. Teniendo en cuenta que la que sufriría las consecuencias, sería nadie más que yo... La amiga de una demente... una mezcla de death y punk rocker's.
_ Es una broma ¿verdad? - le pregunté esperanzada, pero sabiendo que no lo era.
_ Claro que no... ¿Tiene algo de malo? - me desafío dando un giro irónico, para que la observará mejor. Eso sólo hizo que me enfadará aún más.
_ ... Además Hally, de todas formas hablaran. Así que demosle un motivo suficientemente escandaloso para que no se aburran ¿te parece?
_ ...¡ME DOY POR VENCIDA! Ya vámonos. Apenas tenemos el tiempo justo para llegar. - sentencié.
El viaje de la casa al instituto, era de unos 12 kilómetros. Bastante cerca para un pueblo como Breaker, y demasiado lejos para dos nuevas estudiantes que venían de fuera, donde eran al menos 5 kilómetros.
Habíamos quedado con Erin (Luna) de encontrarnos al pie de la esquina del Instituto South Breaker. Su presencia ayudaría a entrar en confianza, por lo menos, a mí, la eterna estudiante, sólo preocupada por estudiar y no acostumbrar a relacionarse demasiado con sus compañeros, sólo lo necesario.
Llevamos el Mercedes, por suerte el instituto contaba con estacionamiento. No tuvimos ningún problema en aparcar el auto. Ya con Erin acompañándonos, era más facil soportar la "llamativa" vestimenta de Janiah.
Cuando caminamos hasta la puerta principal para ingresar, se observaban rostros diferentes a cada paso. El murmullo de los adolescentes en el primer día de un nuevo ciclo. Pero corrían con la ventaja de conocerse. En cambio yo no tenía ese as bajo la manga.
Erin ya estaba familiarizada con el ambiente, no llamaba la atención cuando la multitud que se encontraba en el hall central del colegio clavaban sus agudas miradas en torno a nuestra dirección. No era a Erin a quien analizaban minuciosamente, sino, a nosotras, a janiah - que entendía por qué razón -. Por su llamativo atuendo... Pero qué motivo daría yo, al de ser nueva. Mi forma de vestir podía pasar desapercibida en cualquier lugar. Pero por qué no funcionaría aquí. Mi aspecto era, a mi parecer, común; sólo era una adolescente de estatura normal (1,68), mi cabello castaño dorado no dejaban mucho a la imaginación con la hebilla que lo mantenía recogido, y mis ojos, que no reflejaban más que confusion, eran verdes claro profundos, tez clara, pero no pálida. Con mi nada llamativo jersey y mi apagado jean. Me consolaba el pensar que mirarían más a janiah, debido a su tonta ocurrencia de "atrapar la atención de todos los presentes"... algo que sin duda logró hacer.
Es que no era solamente por cómo iba vestida, sino también, por su " excesivo" maquillaje para asistir a la escuela, no era demasiado, pero sí para esa situación. Sus ojos rasgados por el delineador negro - obviamente - marcaban el color azul grisáceo de sus pupilas. Las sombras trigueñas que utilizaba para oscurecer un poco su tez tan blanca, que le molestaba. Su rostro se hallaba cubierto de un lado por flecos que le caían de su melena castaña oscura que era completamente lisa, a cambio de mi, que tenía el cabello ondulado. A ella le llegaba en forma desmechada hasta los hombros, a mi en cambio, hasta el antebrazo.
Continué haciendo oídos sordos inútilmente, ya que todos comentaban sobre mi rara amiga. Algunos susurraban en lo bajo, como si no los oyéramos, sus comentarios variaban entre "divertido", "rebelde" o "arriesgado", otros, en cambio más críticos, objetaban que era una "demente", " no era el lugar adecuado", "cree que va a asistir a un concierto rocker's". En fin, tenían sin cuidado a janiah, ya que eso era lo que deseaba.
Nos dirigimos cada una hacia la clase que nos correspondía, cada materia era diferente, porque no tocaba siempre el mismo grupo, a veces, en la mayoría, coincidían con algún compañero que estuvo en la clase anterior. Esto me lo había informado Erin en una de sus tantas visitas "guiadas". No me preocupaba mucho. Dado que en dos o tres clases como mínimo, coincidiría con Janiah.
La idea que me tenía dando vueltas en la cabeza, era que en esta clase, no tendría la compañía de mi " inseparable amiga", ni el apoyo de Erin. Me tocaba "enfrentar a la jauría" a mi sola...

Hace alrededor de 4 años

0

7
#7

Capitulo: 3 (parte dos)

Sintiendo un ardor en mi garganta, tratando de evitar llamar la atención, inútilmente, ya que mas lo hacia con cada paso que daba, hasta que para mi agitado corazón; halle un lugar que solo era para mi, un pupitre vacío.

Las otras mesas estaban todas en pareja, yo era la única solitaria, "la nueva"... No me atrevía a levantar la mirada, cuando me encontré mas tranquila, observe las caras que no daban precisamente la impresión de mirar al profesor de Biología - Química (la primera clase, y la que yo esperaba con ansias), el señor Lachman, y mis nuevos compañeros, se dirigían directamente hacia mi dirección. Subí disimuladamente la mirada, con el entrecejo marcado junto con el contorno de mi ahora rojizo rostro; todos murmuraban sin pensar en que el profesor se podría molestar, hasta que un "eco" hizo visible su molestia.

_ GUARDEN SILENCIO!! Acaso no les sirvió el receso, que por cierto fue bastante largo, para empezar este tramo de otra manera, un tanto menos "ruidoso que el anterior". _ con su ultima frase, mostró una sonrisa suave, pero que agrado a los presentes mas que su "seria reprimenda". Me había parecido que este profesor no iba a ser un gruñón, era mas bien de esos "cómplices", siempre y cuando respetaran su clase.

me diviso entre todos sus conocidos alumnos; seguramente, porque no me había visto en ninguna de sus anteriores clases como al resto.

_ Señorita Lee, ¿verdad? _ exclamo a lo alto... ¡PERFECTO! _ obviamente no fue así _. Lo observe un minuto, creo, sabiendo que solo tenia que contestar afirmativamente. Pero... por alguna razón, no me salia la voz. No necesitaba voltearme para darme cuenta que en ese momento, me observaban todos mas que nunca viendo que ni siquiera me inmutaba en responder algo totalmente irrelevante; pero, no pensé mas en vano, y solo dije lo que debía decir mucho antes.

_ Si. Profesor, mi nombre es Hallyshah Lee...

_ Bien... díganos por favor, ¿de donde viene usted? _ enfatizo, dejando entrever su curiosidad. La misma que parecían tener todos por "lo nuevo" que este año traía consigo.

_ Anda... dinos!! Queremos conocerte. No sabes cuanto renuevas este aburrido lugar... _ me dijo un chico que no conocía. Gire en su dirección, sobresalía de los demás, todos callaban cuando el hablaba. Era algo así como el líder, a mi entender.

_ WOW!! _ gritaron otros a coro, cuando uno de ellos acoto algo que me desagrado por completo.

_ Jesse... ¡JESSE HAREN! ¡¡NUNCA APRENDES!! ¿Verdad? Siempre insinuándote con las pobres nenas... pero no todas son para ti; ELLA ES MIA!! _ rió otro chico para si mismo.

Me sentí incomoda y molesta por su "presentación" hacia mi, obviamente, perdía por "knock out".

Seguía pensando en lo desagradable que el era , cuando de repente, sentí un escalofrío en mi oído. Era el chico del comentario nada gracioso.

_ Era broma... _ dijo en lo bajo _. Tranquila... yo te protegeré de todos estos "buitres" _ alego en tono de burla.

_ No gracias. Puedo "protegerme" sola _ culmine sin darle tiempo a la vergüenza que amenazaba mi seguridad al hablar.

Para mi "salvación", después de un rato, sonó la campana que dio termino a la clase.

#8

... Me dirigí hacia donde encontraría a Janiah y a Erin, la cafetería, lugar obligado para contarse todo y y a todos; lo qué está de moda, qué es "in" y que es "out", qué o quién fue ridículo...
En fin, todos, absolutamente todos estarían allí... Pero estarian mi siempre mejor amiga, y mi única compañera, que creo, será la única después de Janiah.


#9

Una vez, encontrándonos ya en la cafetería de la escuela, como algún tipo de máquina descompuesta, Janiah soltó de una vez todo lo que no pude decir en las dos horas de clase que no compartí con ella. Mientras Erin, más calmada y razonable que mi loca amiga, me preguntaba cómo me sentía por todo este cambio que debía afrontar.
_ ¿Y? dime. Cómo te encuentras en esta "travesía" en la que no conoces a nadie... O, Acaso debo actualizarse con eso de nadie... _ sentenció Erin, recordándome precisamente a alguien que tenía al lado (Janiah). Seguramente pasó demasiado tiempo con Janiah, dado que compartian la clase de "Historia de la filosofía". Eso debió alcanzar para que se le pegara su ironía.
Atiné a mirar alrededor, y observé las caras de todos y cada uno, entre barullo y risas. Me quedé en la mesa del chico que me hizo una especie de intento de halago junto con mi "defensor" de la clase de biología. Estaban con tres chicas que alcanzaron mi mirada curiosa,. Rápidamente, centré mi mirada en Janiah y Erin, quienes se dieron cuenta hacia donde había desviado mi atención.
_ ¿A quien miras? _ expiró Janiah intrigada, con las manos inquietas.
_ YA!! Dejen ese juego de ironía. No observo a nadie en especial... Sólo a los compañeros que conocí hasta ahora. _ finalicé contestando su pregunta y la de Erin, que casi la olvidaba.
_ Si mirabas en la dirección que creo que mirabas, te digo Hally, que Jesse Haren (Heiren) es "propiedad" de Lane Van Hallen... O tal vez no... Pero es como si lo fuera.
_ ¡¡ESPERA, ESPERA!! _ exclamé en un tono un poco más alto, pero no tanto como para que los demás escucharan.
_ Qué piensan... Que me gusta Jesse no se quien. Claro que no!! Y si es "propiedad" de quien sea, ¡¡NO ME IMPORTA!!
_ es que no es de "cualquiera"... Lane es lo que se llama "la chica más popular del South Breaker". Y mira... Ese privilegio le da "derecho" a que nadie la contradiga, y que nadie se meta en su camino... AHORA TÚ ESTÁS EN SU MIRA _ bromeó Erin.
_ O sea... que es la típica desabrida que se preocupa por si se le cayó un cabello, o si se le rompe la una del pié. _ fulminó, la frontal Janiah.
_ Sabes... Jesse no es como ella. Será por eso que no tiene nada que ver con esa "niña artificial". Para la desgracia de Lane, él la ve sólo como "una de sus mejores amiguitas de la infancia", ya que se conocen, creo, desde siempre.
Sólo está en su grupo porque tienen ¡UNA GRAAN AMISTAAD! _ exageró Erin _. Sólo por eso pienso que soporta todas sus manías y caprichos, incluyendo su egoísmo.

#10

Observé de nuevo. Pero esta vez, más detenidamente, ya que no había tenido la oportunidad. Quería comprobar por qué Lane Van Hallen era la más popular, y qué tenía de especial, que todos la "respetaban tanto"; también quería saber por qué el tal Jesse Haren era "diferente a ella", y si lo era, por qué la soportaba. De paso, también al resto del grupo, que se conformaba por el chico "que le gustaba defender a las nuevas de los acosos de su amigo", y las dos chicas que se encontraban a su lado.
Primero divisé a Lane; alta, casi como de mi estatura, pero no lograba distinguir cuánto, porque estaba sentada. Por lo que alcanzaba a ver, su rostro era triangular, de tez blanca, sus ojos eran rasgados de un color verde agua, su boca pequeña, cabello largo y lacio rubio trigo. Vestía de un modo "Cassual" (según entiendo los estilos de moda), pero sin dejar de ser "elegante" por ser la más popular.
A mi parecer, hoy se veía opacada por el "impactante estilo de mi Rocker's amiga."
Lane se percató rápidamente de mi observación, y me dirigió una mirada altiva, que denotó su disgusto. Cambié de dirección para evitar que sospechara de mi aparente espionaje.
_ Hally... Hallyshah!! ¡¿Me oyes?! En quién piensas, que estas tan alejada de nuestra conversación... Acaso... en Jesse Haren!!
Demasiadas preguntas como para no enfadarme con la Reina Rocker.
Me mofe de sus preguntas absurdas, ya que me cansaba enojarme inútilmente en vano... no lo dejaría.
La "imperdible charla" que tenían ella y Erin era acerca de las reacciones de todos con su forma de vestir, de los grupos y como estaban divididos, quién nos criticaría y quién no, con quien podríamos llegar a tener problemas, cómo si no lo supiera... Lane se encontraba observándonos de a ratos, calándome entre ceja y ceja.

#11

... Erin se dio cuenta de mi interés por esa mesa, por ese grupo, y aunque pensara que era por el "ya indeseable para mi, Jesse Haren" _ es que tanto nombrarlo para bromear sobre mi, ya ni lo soportaba sin siquiera conocerlo _. No me interesaba en lo mas mínimo, al menos, no de esa forma que querían hacer ver mis "ridículas amigas bufonas".
En susurros, casi tocando nuestras frentes como quien diría un "ultra-secreto", nos unió Erin para decirnos algo que todavía no podía adivinar.
_ Por lo que veo... Hally, quieres conocer a todos los integrantes de esa mesa... Que te parece si comenzamos por Jesse, ese chico alto, de cabello castaño claro, ojos celestes, campera de cuero y jeans gastados, obviamente a la moda. _ parecía que me estaba vendiendo algo con su "detallada descripción", mientras yo, por curiosidad, cada tanto, corroboraba si era realmente así.
_ Ese, que se encuentra a la derecha de Jesse, es John Von Kelliot, unos centímetros mas bajo que el anterior; ojos cafe, cabello rizado casi hasta su cuello, de onda deportiva. _ concluyo con otra descripción exacta, cuando Janiah esbozo una sonrisa de complicidad para agregar algo mas.
_ Eres terrible Erin... Observas todo, absolutamente todo. _ concluyo irónicamente.
_ Acaso ustedes no querían conocer bien el colegio. Eso abarca "todo lo que hay en el", y si me permiten continuar... _ sentencio Erin, mientras tomaba un sorbo de cafe instantáneo, cosa que yo no había hecho, ya que de la distracción el mio se hallaba frío. Solo probe apenas la mitad de una medialuna, mientras Janiah ya había terminado.

#12

Parecía una jornada que ya llevaba mas de un día, pero solo habían pasado unas horas desde que ingresamos, y faltaba mas de la mitad.
No se por que me sentía como si algo en mi quisiera gritar... Un grito que se sumía en sollozos desesperados. Extraña sensación para sentirla justo aquí. Pero no tenia conexión, tenia la necesidad de salir corriendo en busca de algo que desconocía y no podía explicar...
En fin, trate de alejarme de ese pensamiento que venia a mi impulsivamente, tratando de escuchar mas atenta lo que Erin decía.
Necesitaba escapar. Necesitaba frenar lo irrefrenable.
_ Bueno, quienes me faltan... AH!! CLARO... Grey y Alioshi. primero vamos con Grey...
Digamos que ella es la escolta de Lane, o sea, "la segunda al mando"... y como vez es pelirroja con rulos, y algo arrogante, con sus ojos azules fuertes y de apariencia aniñada y estatura media.
La japonesa es Alioshi Hiroshi ¡linda rima no! sus rasgos son asiáticos, pero es de aquí...

#13

... Sobre su aspecto, no hay mucho que agregar, ya que todos los japoneses son iguales... Sólo que ella, para estar "a la altura de Lane", la imita en todo, hasta en el color de cabello, pero sólo con algunas mechas rubias en su negra cabellera. Usa tacones para disimular que es de menuda estatura... Uhm... Qué más... Es frívola y vanidosa como Lane.
La verdad es que no sé si corre alguna gota de sentido común en sus venas... Y me refiero a las dos. Grey, a pesar de todo, me parece más centrada y amable. Hasta aveces hablo con ella. _culminó Erin, con su extenso juicio sobre Lane y sus amigos. Cuando Janiah se amuralló sobre nosotras, haciéndonos sombra.
_ Bueno... Espero que hayan disfrutado de las "críticas" que estaban por cierto, tan interesantes... que no nos dimos cuenta de que nosotras, somos las únicas tontas que todavía están en la cafetería. Dado que hace algo de cinco minutos todos "huyeron" a sus clases espantados por nuestra burbuja invisible que nos permitía hablar de ellos a diestra y siniestra. _enfatizó riendo a carcajadas.
_ ¿Y tú crees que nos oyeron? _interrogó Erin, algo confusa, ya que estaba segura de que no había sido así.
_ Claro que no!! Es una forma de decir, que estaban muy concentradas en su plática... que no notaron que el receso ya terminó. A propósito! Debo irme a mi aburrida clase de matemáticas... Ojalá y no me toque con la presumida de Lane... Dios no lo permita. _sentenció "suplicante". A lo que agregué algo de su agrado;
_ Para tu "gracia"... Hallyshah Lee _haciendo alusión de mi misma_. O sea, quien te habla. "Te salvará con su presencia"_bufé_. Quiero decir que esa también es mi clase... _inesperadamente, me dio un abrazo que mostraba su alegría.
Nadie había notado nuestro retraso. Erin fue a su clase de Geología. Janiah y yo, ya estábamos en matemáticas...
La clase hubiese pasado sin trascendencia, si no fuera porque Lane Van Hallen _que se encontraba ubicada una mesa atrás nuestro_. "Susurrara" en el oído de su amiga, algo que no podía descifrar, pero que "extrañamente", me dio la sensación de que se refería a mi. Justamente tan cerca... Era obvio que lo hacia para que la escuchara.
Ya me había agarrado de punto, cuando por fin escuche su cínica voz, y dejó de ser una muñeca de porcelana, para convertirse en alguien de carne y hueso. Pero lo que no esperaba, era que me fuera a hablar a mí... Qué sería tan importante para que lo hiciera. Estaba segura de que yo no era de su agrado.
Me giré para saber lo que quería... O lo que buscaba.
_ Hallyshah ¿verdad? Por supuesto!! Qué tonta soy, si ya lo había escuchado. Bueno, aunque de seguro ya lo sabes... mi nombre es Lane Van Hallen. Hoy vi que nos observabas con bastante atención a mis amigos y a mi, por eso, pensé que tal vez querías preguntarme alguna cosa... ¿Es o no así?
No quería que lo notara, pero su "presentación" me pareció más un tanteo del terreno que estaba pisando, disfrazado sutilmente con su falsa cordialidad... que presentí que no era más que un desagrado absurdo; ya que no le di motivo alguno... ¡Apenas la conocía! Y ella, ya era uno de los tantos problemas que tendría que enfrentar, en este mundo desconocido totalmente para mi.
_ No te preocupes, Van Hallen!! Ella no será competencia para ti. Gracias a Dios, ella no tiene nada que ver contigo... ¡ES REAL! Y sí se puede hablar de algo interesante que pueda entender y opinar... como este problema de ángulos que seguramente ella SÍ!! Podría, o mejor dicho, PUEDE!! Resolver. _disparo Janiah irónica, captando las verdaderas intenciones de Lane, que no eran las de ser sólo amable. Janiah, una vez más hizo de las suyas, dejándola en ridículo frente a todos.
_ No sé a qué te refieres. Pero lo único que intentaba era ser CORTÉS!! Con las "nuevas"... Y... Por cierto, tienes razón respecto a eso de que no serán competencia. Al menos, no tú... Que al juzgar por lo que traes puesto; jamás tendría tu "valentía" para quedar en ridículo frente a toda la escuela... Y más, si fuera mi primer dia... Jah!! _contraatacó al comentario de Janiah. Dedicándonos una risa vacía y sin sentido como signo de provocación. Logrando su cometido, ya que Janiah de su natural semblante pálido, pasó a un rojo furioso. Sólo se contuvo porque faltaban minutos para que la clase finalizara.
Yo, estaba segura que para ella, Lane Van Hallen había pasado de ser una tonta chica popular, a ser "La tonta chica popular enemiga número uno de Janiah".
Como siempre, mi amiga se molestó conmigo debido a mi no reacción frente a lo sucedido.

#14

Caminábamos en silencio por los pasillos, luego de acabada la clase. Janiah aún se encontraba enojada con mi actitud... Eso me molestaba bastante, porque yo no deseaba tener problemas, sólo quería estar tranquila y en paz.
Todo ya era difícil; cambiar de aire, alejarme de mi familia, tener esta experiencia de cambiar todo lo que conocía, lo que me era cómodo... por retos que no sabía donde me llevarían.
Era la primera vez en mi vida que salía de mi "pequeño e intocable mundo" donde la palabra riesgo y desconocido, no contaban... Y era todo lo que ahora debía experimentar.
Me dirigí hacia mi casillero para guardar los libros de matemáticas, y sacar los de la última clase que tenía, geometría. Mientras que Janiah sacaba su Ipod para escuchar música en su siguiente clase, que ya no era conmigo. Me saludo levantando su manomano, dado que su casillero se situaba a seis del mío.
Observando su gesto irónico y despreocupado, me di cuenta que ya había olvidado ese estupido episodio.

#15

...Ya habiendo perdido de vista a mi extraña amiga, iba a la clase de geometría, cuando una voz suave a centímetros de mi me dijo algo inexplicablemente tan rapido, antes que me decidiera a voltear.
_ En este instituto, por lo menos hoy, tú y tu amiga deberían ser las más populares. _exclamó la chica, como si fuera un cumplido. No entendía por qué lo dijo.
_ Me refiero... A la "contestación maestra" que dijo tu amiga a Lane Van Hallen. La que cualquiera aquí alguna vez quiso decirle... pero tenía que ser alguien tan frontal como tu compañera Janiah ¿verdad? _agregó, adivinando mi expresión de no saber a qué hacia alusión.
_ Si... Es Janiah, y en lo de frontal no te equívocas... así es siempre._le respondí sonriente. Me caía bien, a pesar de no saber aún su nombre.
_ Mi nombre es Sttevia Stanatos... Y tu eres Hallyshah ¿cierto?
Otra vez, ella adivinó lo que yo quería saber.
_ Si. Hally o Hallyshah, es igual. Disculpa, pero tu nombre es...
_ ...Sí, ya sé. Es raro. Pero no feo ¿verdad? Lo que pasa es que soy hija de padres griegos... Ya sabes, por lo tanto, nombre y apellido extraño. _acotó interrumpiéndome.
Realmente su nombre era extraño, tal vez sonaba como un juego de palabras. Su nombre al igual que su aspecto, coincidían por lo de original; ya que llevaba una cabellera trenzada color ceniza muy larga, y su ropa era una mezcla de hippie con algo de indu, por los pantalones de tul ancho, y sus accesorios en forma de piedras talladas con números y dibujos griegos colgando en su cuello, muñecas, y cintura. Sus ojos de color cafés reflejaban simpatía y armonía.
_ Eres también amiga de Erin._ Más que pregunta, parecía una afirmación... Cómo podía ella saberlo. No recordaba haberla visto. ¿Acaso conocía a Erin? O tal vez era su amiga, ya que ella llevaba más tiempo aquí que yo, que era nueva.
_ Disculpa... ¿Acaso tú conoces a Erin Luna? _le pregunté intrigada.
_ Bueno... Digamos, que somos muy buenas compañeras que cuando nos toca la misma clase, conversamos un tanto... demasiado. Nos llevamos muy bien, como espero llevarme contigo y tu amiga Janiah. _dijo riendo entre dientes.
_ No hay problema _Inquiri_. ¡Si no eres como Lane! _bromeé_. Disculpa... Sé que esto te sonará estúpido, pero es una duda que tengo de acuerdo a cómo me presentaron a algunos compañeros... Es que...sus apellidos son como... ¡Diferentes! Unos de otros. Como por ejemplo; algunos parecen de origen alemán o holandeses, otros latinos como el de Erin, o el de Alioshi Hiroshi que es asiático. Es extraño, pero igual me resulta raro. _exclamé con auténtico interés, ya que realmente me inquietaba la curiosidad.
_ Pasa... que en el pueblo de Breaker, existen pequeñas naciones secretas de distintas comunidades... Hablando en serio. Lo que quiero decir, es que a principios del año 1789 aproximadamente, muchas personas emigraron de sus respectivos países por diferentes motivos; como la crisis económica, las revueltas, la pobreza... en fin, buscando algo mejor. Y por ese entonces, Breaker era un muy alejado y apenas habitado lugar del estado de Idaho, pero muy prometedor para esos "soñadores" que debían empezar de a poco.
Así, fueron pasando los años, Breaker fue prosperando al igual que sus habitantes, que con el tiempo, fueron aumentando e hicieron de este pequeño pueblo lo que es hoy; un lugar que sigue alejado y tal vez, muchos no conozcan... Pero que refleja la bondad, la dedicación y amabilidad que tendrán siempre para con los demás.
Perdoname el hecho de que haya sido demasiado explicativa, casi como un libro abierto. Pero como ya me lo sé de memoria, como todos en esta escuela de seguro también lo saben. Por eso lo conté tal cuál ¿entiendes?
_ ¿Has dicho libro? Gracias. _me exalté, recordando que debía ir a la biblioteca por unos cuantos libros de biología-quimica, que necesitaba para realizar las tareas que había dado el profesor Lachmann.
Me despedí gentilmente de Sttevia, agradeciéndole por la amena plática que habíamos tenido.
Luego de terminada la clase de geometría, ya era hora de volver a casa. Con Janiah, dejamos a Erin en su casa... Ya habíamos pasado la gran prueba.

#16

CAPITULO: 4 "LO QUE SEA QUE SEA... UNA SENSACIÓN ESCONDIDA.

"Oscuridad. Una terrible sensación de ser presa de algo... o de alguien.

De una duda que arde en mi mente, ahogando mis días, o abriendo puertas que necesitaban ser abiertas para sanar o... terminar de morir en esta agonía".

<>

Era esa noche. La cual no quiero recordar, y que viene a mi cuando menos me lo espero... y cada vez, con mas fuerza. Solo, que nuevamente todo vuelve a ser tinieblas...

Desperté sofocada por la confusión de estar dormida, y en un segundo despierta con un dolor de cabeza intenso, como si viniera de emborracharme toda la noche y ahora tuviera que enfrentar una resaca infernal. Algo que por supuesto, no había hecho, pero era lo que mas parecía estar acorde a como me sentía después de tratar de esforzarme por recordar lo que había soñado., pero no pude ir mas allá de lo que habría deseado para sacarme esta incertidumbre que cada vez, se hacia mas grande con cada nueva revelación de ese fatídico día... que vuelve a buscarme casi siempre, con cosas que no recuerdo haber vivido, pero que son lo suficientemente poderosas para dejarme sin aliento y con una angustia que traspasa mis huesos.

#17

Me levanté y me duché. Pero igual, seguía como shockeada. Miré el reloj de mi celular que recién marcaba las 7 am, lo cual me llevó a deducir que todavía no había amanecido cuando desperté, no tenía noción del tiempo que llevaba levantada. Pero eso era bueno, ya que aprovecharía para ir a la biblioteca por los libros de bioquímica. De paso, sería como dar un paseo para distenderme; no necesariamente tendría que buscar esos libros e irme, ya que habría otras cosas interesantes que de seguro querría mirar, y tal vez , algo que valiera la pena traer.
Pero no todas eran buenas noticias, porque la biblioteca, no quedaba tan cerca como quisiera, tendría que pedirle prestado el Mercedes Benz a Janiah, que se encontraba profundamente dormida. Para ella, el día empezaba dentro de una hora y media más tarde, así que pedírselo, era algo imposible a las 07:30 am.
Lo único que me quedaba por hacer era escribirle una nota diciéndole que me llevaría su auto, y a dónde lo haría... Como la vez que ella lo hizo en el hotel. Así que no se enfadaría.
Pero primero, debía escoger lo que me pondría hoy; esperaba que Janiah no llevara uno de sus extraños atuendos para ir al colegio.
Coloqué en la cama varias opciones de prendas; como una camisa blanca, que podría combinar con un chaleco negro abotonado que se ajustaba perfectamente al contorno de mis caderas... Pero hacia demasiado calor para ponerme un pantalón largo. Éste clima tan cambiante, hacía pasar de un abrigo de la Antártida por una remera y un short, en sólo un día. Por eso, "pedí" prestada una de las pantimedias menos llamativas que tenía Janiah, para que encajaran perfectamente con un minishort negro que andaba dando vueltas en mi equipaje, y que nunca estrené. Para que hiciera un poco de contraste, elegí unas zapatillas Vans blancas.
Sólo me olvidaba de un detalle; peinarme, pero no tenía el tiempo suficiente, ni las ganas para hacerme un recogido... así, que sólo armé mis hondas con una crema para peinar.
Ya estaba lista para irme. Agarré las llaves de la mesita de luz. Lo único que me faltaba por hacer, era escribirle la nota a Janiah, que decía:
" Como una vez tú me hiciste lo mismo, ahora es mi turno.
Iré con tu auto a la biblioteca del pueblo. Espero que no te enfades por también no haberte avisado... Descuida! Que estaré aquí para ir al instituto. Nos vemos luego".
Acabé, dejándola en la mesita, mientras la dormilona de Janiah, no se percató de mi "huida".
En la carretera todo parecía estar tranquilo. De vez en cuando, pasaba uno que otro auto. El sol desaparecía, y daba paso a las nubes que oscurecían el día como si fuera todavía de madrugada. Abrí la ventana del Benz para poder sentir el viento en mi cara, que era algo parecido como una caricia de otoño, con las hojas crujiendo al paso de este ágil vehículo que se podía dar el gusto de subir sólo un poco la velocidad, dado que estaba prácticamente sola en la carretera.
Seguí observando el paisaje de árboles, que alcanzaba a repetirse en todo el trayecto, hasta que por fin llegué a destino, " La Biblioteca Nacional de Breaker".
Me resultaba mentira todo lo que tuve que conducir para llegar aquí. Temía que no me alcanzara el tiempo para llegar a la casa, y de allí, luego al instituto. Sí no llegaba, Janiah me mataría por haberme llevado su querido Mercedes, pero afortunadamente, todavía contaba con dos horas antes de que eso sucediera. Además, conociéndola, debería de estar dormida todavía.

....................................................................................................

Estacioné en el frente de la biblioteca, que era de estilo antiguo. De seguro, lo construyeron hace más de cien años.
Estando una vez adentro, me percate que era la única que se encontraba allí a esa hora de la mañana, además de la bibliotecaria, a quien me dirigí para preguntarle en qué área de la inmensa sala, se hallaban los libros que necesitaba.
Me acerqué a la recepción donde ella estaba acomodando unos papeles, cuando advirtió mi presencia dejó lo que hacía, y en un tono amable me preguntó qué estaba buscando exactamente.
_ ¿Qué es lo que andas buscando, jovencita?
_ Pues... Bioquímica. Si podría orientarme... sino, creó que me perderé con tantos libros.
La bibliotecaria sonrió amablemente, y me indicó donde quedaba la sección que buscaba.
Eran numerosos pasillos plagados de estanterías llenas de libros para todos los gustos. Los estantes eran tan altos, que dolían los ojos de sólo observarlos. Rogaba que él o los libros que necesitaría, no estuvieran en lo más alto. Me aventuré adonde se encontraban y saqué cuatro, que creía que podían tener la información que necesitaba; fui hacia una mesa larga que había allí para buscar más cómoda. Me senté y comencé...
Sólo me sirvieron dos de los libros. Me tomó menos tiempo del que esperaba, y como todavía contaba con una hora y media, me dio curiosidad ver tantos libros... tantos temas diferentes. Como la lectura era algo que me apasiona, como las novelas de distintos géneros; ciencia - ficción, policial o romántica, también me gustaba la filosofía y literatura griega, en fin, era muy versátil en lo que se refería a gustos literarios. Pero hubo una sección que llamó mi atención más que las anteriores... No sé por qué sentí que debía acercarme a ese pasillo, donde no entrarían los escépticos.
Nunca me había planteado nada que tuviera que ver con lo paranormal, lo desconocido por los ojos humanos... Fantasmas o demonios, no formaban parte de mi racionalidad, ni de la irracionalidad que carecía de verdad. Pero aún así, tuve el impulso de "investigar" relacionándolo estúpidamente sin razón alguna, con la sensación inexplicable que sentía en mis pesadillas. Las cuales no llegaba a recordar del todo.
Para mi mala suerte, los libros que había visto hasta el momento, no llenaban mis expectativas, sólo me quedaban unos cuantos que se hallaban en la parte superior... Demasiado alto para mis posibilidades de es estiramiento. Lo único que podía hacer para alcanzarlos era pedirle a la bibliotecaria, que me prestara la escalera que usaba para acomodarlos, lo cual hice, a lo que accedió preguntándome si quería que quien lo hiciera, fuera ella. Le dije cordialmente que no era necesario.
Corrí yo misma la escalera hacia donde la necesitaba. Subí alrededor de siete escalones para agarrar lo que podía a esa altura. Es que tantos libros, y no sabría como bajar... Sí no me caía antes con ellos. Me debatía entre "Vida paranormal" y "Metafísica, ángel y demonio a la vez", cuando oí una voz grave que se dirigía a mí.
_ Qué buscas... Comprobar si existen los fantasmas o demonios, o ambos. _ dijo, a la vez que sentí una sensación de ahogo, parecida a la de mis pesadillas... No podía entender por qué, cuando de a poco, me fui desvaneciendo... soltando los libros que sostenía. Caí perdiendo el conocimiento.

#18

... Cuando desperté, sentí que alguien me sostenía con sus brazos alrededor de mi cintura y espalda. Me hallaba en el piso, junto a no se quien. No entendía que hacia allí, ni como... Lo único que recordaba era que estaba en la escalera. Rápidamente escuche de nuevo esa voz que me estremeció una vez mas.

_ ¿Te encuentras bien? _.Insistía una y otra vez en tono preocupado. Cuando al fin vi claramente una figura, la de un muchacho, que creo, fue el que evito que me estrellara contra el piso.

El era atlético, de cabello oscuro desmechado hasta la nuca, que le caía en su rostro blanco, tenia ojos azules, y vestía con campera de cuero negro y jeans con zapatillas negras. Aun me parecía extraña su presencia.

_ ¿Estas bien? ¿Necesitas que te ayude en algo? _insistió.

Me aleje abruptamente de el, zafandome de sus brazos que aun me sostenían... me sentía tan confundida, que esa fue la primera reacción que tuve. El, se quedo perplejo con mi actitud, tal vez pensaba que estaba molesta... o loca.

No sabia que decir... cuando dije algo para romper el silencio, que de mi parte era por vergüenza a seguir haciendo el ridículo. De su parte, seria por miedo a que me asustara aun mas.
_ Gracias _respiré nerviosa_. Sí no fuera por ti... hubiera caído.
No podía mirarlo a los ojos, no podía decir nada más, sólo esperar a que él me hablara.
_ Disculpa que insista. Pero aún te encuentras pálida... ¿Que te ocurrió? Si yo no estaba aquí cerca, te hubieras dado un golpe de aquellos que nunca se olvidan de niños. _exclamó con su voz aterciopelada.
_ Es... que... no he comido nada. Lo olvidé, con el apuro que tenía por llegar aquí. Debía ser eso.
_ No debiste salir sin desayunar ¿Tienes hambre? _bromeó con lo obvio.
_ Desayunaré algo al llegar a mi casa... Gracias.
La conversación que estábamos teniendo, era totalmente tonta y sin sentido. Tanto, que ni su nombre sabía aún.
_ Si quieres... Te llevo a un Dinner's (casa de comidas rápidas), para que comas algo, o tomes un café... o lo que tú quieras para que te sientas mejor. Luego puedo llevarte a tu casa en mi motocicleta...
_ Eres muy amable... Pero vine en auto, y no puedo dejarlo aquí... me matarían.
_ ¿Disculpa?
_ Es que no es precisamente "mi auto", y tiene que ser devuelto sin un solo rasguño.
_ Perdona. Pero no me arriesgaré a que sufras otro desmayo... Mucho menos si conduces, ya que podrías accidentarte.
Que te parece sí... yo también dejo mi moto aquí y vamos caminando, ya que el Dinner's queda cerca de aquí._ me propuso mientras lo miraba inquieta por su insistencia.
_ Antes que respondas... Será mejor que te diga mi nombre, para que no siga siendo un extraño para ti...
Me llamo Blake Drake Crow Blacker. Para que no queden dudas de que tengo nombre y apellido. Ahora, quien debería estar "asustado" soy yo, ante una "extraña". _bromeó sacándome una inesperada sonrisa.
_ ¡YA! Soy Hallyshah Breeze Lee _para estar acorde a su presentación, dije mi nombre completo. Exceptuando mis otros apellidos, Heitz Lake_. Está bien, supongo que no tengo opción. Pero con una condición..._ solicité.
_ ¿Cual? _se mostró interesado.
_... Yo pagaré mi parte de lo que consuma en el Dinner's, y tú la tuya ¡Es justo! ¿OK?
_ Mmm... Es justo.
Salimos de ese pasillo extraño, que por alguna razón, albergó en mí más dudas.
Llevé en mi bolso los libros de bioquímica, y los dos por los cuales no me decidía.
Fuimos hasta donde se encontraban nuestros vehículos. Le puse el seguro y la alarma al Mercedes, luego regresaría por él, al igual que Blake lo haría por su motocicleta.
La impresión que me causó Blake, cuando apenas abrí los ojos confundida, fue que en su mirada había algo que me inquietaba por completo, algo que quería descifrar...
...............................................................................................

El Dinner's, en verdad quedaba bastante cerca, no como los lugares donde había estado hasta ahora. Tenía un aspecto familiar, pero ese día, no había mucho movimiento, como habría de seguro los fines de semana. Al entrar, se escuchaba más el silencio que las voces de quienes allí se encontraban, parecian apenas susurros.
Nos sentamos en una de las mesas que daba al frente, donde podía verse la carretera, ya que el Dinner's se situaba en una zona muerta, despoblada de otros negocios. Lo más cerca que tenía era la biblioteca, de donde veníamos.
Estaba leyendo el menú, mirando de reojo a Blake, que por momentos hacia lo mismo conmigo. Hasta que para "salir" de esa situación incómoda en la que ninguno quitaba la vista del otro, me decidí apresuradamente a llamar al mesero sin saber todavía lo que realmente quería ordenar. Fue tan rápido, que sin darme cuenta, ya tenía al mesero frente a mis ojos mirándome, esperando que le pidiera la orden. Ya no teniendo alternativa, tuve que decir lo primero que se me había ocurrido para que no pensaran que estaban delante de una loca.
_ Yo... pediré... ¡Un jugó de naranja! Y... Unas galletas de limón. Sí fuera posible, o de cualquier sabor estará bien.
Ya pudiendo respirar tranquila, sin la presión de tener que pedir no sé qué, di lugar a Blake para que pidiera lo que quisiera. Seguramente no sería tan indeciso como yo.
_ A mi, traeme sólo un café.
En el momento que culminó con su "simple pedido", el mozo se retiró amablemente.
Pasaron cinco minutos de eso, y yo seguía sin decir una palabra, mirando por la ventana "fingiendo" ver algo que no veía, dado que no pasaba siquiera un auto.
Con las manos golpeando suavemente la mesa... Eso era suficiente, para que Blake pensara que no me agradaba su compañía, cosa que no era cierto, pero no sabía qué hacer, ni qué decir. En un segundo, cruzó por mi cabeza la idea de marcharme "dejando todo en el camino". Pero entonces, sí sería una maldita desquiciada; además no era lo que quería... Pero tenía que hacer algo... Algo que no sabía qué.
Éstas situaciones "que tenía que enfrentar sola", y sin el ahora más que nunca, apoyo de Janiah, era difícil... Pero Blake no sabía las verdaderas razones de mi "padecimiento en ese instante". No era su presencia la que me ponía así. Era la angustia que siempre llevé conmigo a la fuerza... Pero eso era algo que él no tenía por qué saber.

KeroDmond
Rango7 Nivel 30
hace casi 4 años

Damm quiero saber mas!!!Buen relato ( escribes muy bien),hasta me gustaria ver una foto de Hally y Janiah para verlas fisicamente

DayDreamingLastNight
Rango20 Nivel 99
hace casi 4 años

Entonces ve a mi perfil, que ahi esta adjunta la direccion del perfil que tengo en wattpad, con fotos de quienes son ellos ... para mi, jaja..
gracias @Pablo5p5

lasourise
Rango11 Nivel 50
hace casi 4 años

Hola, @DayDreamingLastNight: Te agradezco tu paso por mi historia. Estoy leyendo este cuento; lo haré muy de a poco; en principio, me abruman el exceso de información y los muchos errores de acentuación. Prefiero, entonces, decantar esto negativo, y poder comentar con sinceridad lo que me guste de él. Saludos.


#19

En un abrir y cerrar de ojos, el mesero ya estaba acomodando los pedidos que habíamos hecho minutos antes. Luego, se retiró observándome como si tuviera monos en la cara. Me molestó el hecho de que estuviera fisgoneando nuestra mesa a distancia, pero suficientemente cerca para notar que desde que entré al Dinner's, no le dije siquiera una palabra a Blake, por ende, él tampoco. No era algo común sabiendo que a esa clase de lugares, comer, es sólo una excusa. El principal motivo por el que alguien iría, es hablar en privado o sin molestias. Era obvio que nunca vio una escena " muda" como lo era ésta...
Muda, hasta que Blake "rompió el silencio", literalmente, con la pregunta que lo carcomía desde que comenzó todo este absurdo. De seguro no podía contenerse en ese profundo " ruido vacío" en donde no se escuchaba más que la respiración agitada y el latido acelerado de mi corazón, que no era de los más normal del mundo que debía haber visto antes... Era totalmente estúpido, pero no podía controlarlo.
_ ¿Te ocurre algo? No has dicho una sola palabra. _dijo, como empujándome a responder de una vez por todas.
Respiré profundo, mirándolo a los ojos y viendo en ellos un brillo que me movilizaba, envolviéndome cada vez más en un misterioso interés por saber en frente de quien estaba.
_ No... no ocurre nada. Es sólo que... todo esto me parece extraño. _inquiri más "animada" a conversar, mientras Blake oía atentamente mi respuesta, sonriendo en una mezcla de no entender lo que decía con una expresión de mofarse de ello.
_ Disculpa. Pero no comprendo qué es lo "extraño". Que estemos en un restaurante comiendo, o que tú no hayas dicho una sola palabra.
En el momento que terminó de decir eso, sentí como si se estuviera burlando de mi parecer, o de mí en general. Aunque mi actitud no fuera de lo más común, no me caía en gracia su comentario. Tanto, que lo demostré con una gesto de malestar, o aún más, de enfado. Debió serlo para que Blake se diera cuenta.

#20

_ Te molestó lo que dije, ¿verdad?
_ No, no es eso. Sólo que... ¡Olvídalo! Lo que quería decir, es que lo único que tenía planeado esta mañana era ir a la biblioteca en busca de unos libros para la escuela, y sin imaginármelo, ahora estoy aquí, contigo... Comiendo galletas de limón (que apenas había tocado), y jugó de naranja... Y tú, sólo un café. ¿Entiendes?_expiré.
_ Algo. Esto... Te parece malo...
_ No, para nada, sólo que no lo esperaba.
En un segundo, nuestras miradas se encontraron haciéndose cómplices. Soltamos una carcajada conjunta sin motivo aparente, pero a la vez lo era, para sentirme tan bien... Es que de un momento en que "no reaccionaba", jamás hubiese creído que terminaría riendo con un extraño que hacía dos horas apenas estaba en mi vida. Siendo la primera vez que no quería que terminara su presencia allí, conmigo...
Era sólo yo y un desconocido, alguien inesperado y del que sólo sabía su nombre... ni siquiera me había preguntado si lo volvería a ver, hasta ahora...
... Es que cómo podría, si no sabía si vivía aquí o en otra ciudad. Sólo lo había visto una vez, y pudo haber estado aquí de paso.
No sabía por qué motivo no podía resignarme a que sólo lo viera esa vez y nada más. Por qué tenía que ser así, por qué no podía haber otra oportunidad... Por qué... pensaba en volver a verlo cuando tenía que ser algo intrascendente en mi vida, como tantas otras cosas ¿Por qué él no lo era?
Debía saber más sobre él. Tenía que hacerlo, o las posibilidades de volver a verlo, serían casi nulas.
Empecé por lo que parecería más obvio, con cierto temor a que descubriera "mi plan". Con la voz más relajada, comencé:
_ Y... dime, ¿de dónde eres? Disculpa mi intromisión, pero a pesar de ser nueva por aquí, en el tiempo que llevo... creo que me conozco todas las caras, y a ti no te vi nunca.
_ Eres muy observadora. _agregó entre risas suaves.
_ Si es un cumplido, gracias. Pero aún no has respondido a mi pregunta. _insistí, al tiempo que me mordía los labios sin poder disimular mi "terrible curiosidad", o... necesidad.
_ Bueno, tienes razón. Solo vengo algunas veces por asuntos, ya sabes, cosas que debes hacer aquí y allá.
_ Supongo que te refieres al trabajo. _agregué segura de que ese fuera el motivo de su "estadía" en Breaker.
A mi entender, no había muchas cosas en las que alguien como él, pudiera hacer aquí. Tal vez, sus intereses se hallaban en otro lugar... Yo, seguramente también tendría que irme a otro lugar al terminar la secundaria, puesto que aquí no había universidad para continuar mis estudios en la carrera que elegí.
_ Perdona. Pero ¿qué quieres decir con asuntos de "aquí y allá"? _continué curiosa.
_ Para lo que me dedico, es necesario hacer viajes cortos, o, a veces un poco largos... Pero no es nada del otro mundo. _culminó. Dejándome aún con la duda.
_ Vuelvo a insistir. Qué es "eso" que tanto haces... es que cada vez que continuas hablando, me confundes más.
Parecía haber una expresión de sorpresa en el rostro de Blake, al no comprender el por qué de mi insistencia. Pero sí, el énfasis que ponía en mis palabras, hizo que me sonroje al darme cuenta de ello.

#21

- Disculpa. Debí habértelo dicho desde un principio, es que me siento tan a gusto hablando aquí contigo, que se me olvido que no sabes nada de mi, y mucho menos cual es mi trabajo, que por cierto, se trata de... digamos sobre computadoras, internet, documentos, información confidencial que debe ser traída de un lugar a otro personalmente... Como hoy, por ejemplo, fue venir aquí a Breaker. Otras veces, las menos importantes, se puede enviar por fax o por e-mail, ¿entiendes?
- Creo que si. -respondí mas "confundida" que al principio. Aunque teniendo más clara la idea de a lo que se dedicaba.
- Sabes Hallyshah (Aliya), no tengo un título oficial en mi trabajo... Digamos, que hago muchas cosas a la vez. Por eso es difícil clasificarse en una sola cosa. -dijo llamándome, creo, que por primera vez por mi nombre, desde que iniciamos la conversación, que con el correr de los minutos se volvía más fluida e interesante, al menos para mi.
- O sea que podría decirse que hoy, por ejemplo, te clasificas como mandadero, o... informante viajero -rei.
- La segunda está mejor -agregó, acompañandome en el clima "divertido" que inicie sin darme cuenta.
Lo que sí percibí, fue que mi comentario le había caído más en gracia de lo que hubiese esperado. Pero me agradaba que le pareciera gracioso; me gustaba que alguien mas riera conmigo, mas, si era algo que hubiera dicho yo misma, cosa que no hacía hace tiempo... o tal vez nunca lo hice. Es que no recordaba un momento en el cual me haya reído y divertido tanto como este lo era.
- Creo, Hally ¿cierto? -dudo un segundo de llamarme asi-. Creo que hablamos mucho de mi. Lo justo es que me cuentes algo de ti, y luego te digo algo mas sobre mi. ¡Es justo! Tu no puedes ser la única curiosa en esta mesa... ¿Estudias, verdad? Porque no tienes cara de anciana.
Me fulmino con sus dichos, que eran ciertos, no había dicho nada sobre mí, más que mi nombre, que el, ya sabia abreviar.
- Mira, Blake. Si, precisamente vine a Breaker a continuar mis estudios en la preparatoria.
- ¿Viniste?, ¿entonces de donde eres? -me interrogó en un tono serio; pero que no convencía con la expresión graciosa que mostraba en su cara.
Percatandome de su "juego", continúe yo:
- ¡Primero dime de donde eres tu! Es justo...¿No? -inquiri aludiendo a lo que había mencionado al principio, antes de que comenzara a hablar de mi.
- Concedido. Soy de Salt Lake City... Un tanto lejos de aquí. Ahora, tu dime de donde eres, si ya puedes, claro -añadió con mirada de picardía.
- Como no. Soy de Denver -dije con actitud desafiante, como quien tuviera el control de la situación.

Hace alrededor de 3 años

1

1
#22

En un rato: continuación!

Hace más de 2 años

0

0
#23

-Pero... No creo que hayas venido de Denver hasta Breaker sola...
-¿Por qué no? -agregué algo indignada.
-No tengo "cara de anciana", pero tampoco el de una niña de diez años, o... ¿A ti te parece que sí? -Lo desafié.
-Pareces de dieciocho a veinte, aproximadamente -me dijo siguiéndome la corriente en mi enojo de "niña de diez años".
-Pues no tengo veinte, ni dieciocho, ni diecinueve... diecisiete definitivamente sí... pero mas cerca de los dieciocho que de los veinte, y... para estar a mano: dime tu edad. ¡Haber qué tan cerca estás de ser joven o anciano! -me burlé.
-Bueno... yo tengo veintidós, y espero no ser viejo, ni por el hecho de que tú tengas diecisiete... lo cual me convierte en el responsable de si a ti te pasa algo, como yo soy el único mayor de edad aquí...
Por eso estoy contigo, quién sabe que te hubiese pasado si te encontrabas sola en la biblioteca al momento del desmayo, ¿quién habría estado ahora contigo?
Su comentario me había dejado atónita, y en un ataque de furia, al comprender que todo lo que había hecho por mí fue sólo por miedo a que alguien lo culpara (de algo) por las consecuencias que pudo haber traído el hecho de que no auxiliara a "una pobre adolescente atolondrada y problemática de diecisiete años".

Hace más de 2 años

0

0
#24

Habiendo notado nuevamente mi indisposición con lo que había dicho recién. Agregó algo más.
-Era una broma. Obviamente, haberme encontrado contigo hoy, fue como un regalo del cielo, literalmente, teniendo en cuenta que te caiste de una escalera. -terminó logrando apaciguarme de nuevo.
-No es que me importe el por qué haya sido que me ayudaste, sino que, no me parece que me lo eches en cara, como si estar acompañandome fuera un suplicio. Además fue algo que no te he pedido, ¿recuerdas? ¡Tú insististe! -señalé ocultando los verdaderos motivos de mi enojo, que no era más que el "miedo" o la sensación de que sólo estaba allí conmigo por compromiso o culpa... que era lo más racional para esa situación; pero lo irracional era que yo esperará que fuera por otros motivos, lo cual era una absoluta locura, pero una locura que no podía evitar.
-Lo siento. Tienes razón- dijo algo apenado -. Pero... No me haz dicho si viniste sola a este lugar, y mira que estoy curioso de saberlo.
En ese momento que me disponía a contestar su pregunta, el mesero "irrumpió en escena" en una actitud de ser amable, lo cual me molestó profundamente.
Se acercó lentamente y con una sonrisa "falsa", como pensando que no me había dado cuenta que nos observaba todo el tiempo. Se paró con su figura lánguida para decir algo.
-Se les ofrece algo más... Tal vez , la especialidad del día de hoy, o... algo más simple, como hamburguesas, patatas fritas...
Desenfrenada y ya sin poder aguantar su intromisión, lo miré fijamente, demostrando mi incomodidad con su presencia "alegando una excusa completamente descabellada", teniendo en cuenta que a esa hora de la mañana no cruzará en la mente de ninguna persona normal la idea de "desayunar" hamburguesas o patatas fritas. Eso sólo me hizo creer más en mi teoría de que nos estuvo fisgoneando durante todo el día.
De una forma educada, pero suficientemente evidente para dejarle entrever mi "opinión" de sus tareas "extras". Le dije lo que pensaba, al tiempo que Blake me miraba con los ojos como con diversión, casi como adivinado lo que estaba por decir.
-Mira, gracias... Pero de pensar sólo en hamburguesas o patatas fritas, teniendo en cuenta que todavía es de mañana, me parece totalmente absurdo, ¿a ti no? -le pregunté irónicamente, haciéndolo caer todavía más en su estúpida excusa.
Me observó una vez más, pero atajandose a dar una respuesta, sólo giró educadamente y se fue de nuevo al mostrador para seguir con otra orden.
-¡Estuviste genial! -intervino Blake con un pequeño suspiro, como maravillado con lo que acababa de decir. Pero no di más importancia a ese suceso y retome lo que iba a empezar a decir antes de todo eso.
-Qué iba a decir... Ahh...¡Ya! No vine sola, sino con mi amiga Janiah. ¡NO! No lo pude haber olvidado... -advertí sobresaltado, recordando que no había controlado la hora, ya había pasado más de media hora que debía estar en la escuela. Ahora no cabía duda, Janiah me mataría, no sólo por el Mercedes, sino por ir al colegio "sin" el Mercedes. Me preguntaba en un flash de cosas que venían a mi cabeza en ese instante en qué se habría ido, si fue, es que la casa al colegio no quedaba tan cerca...

Hace más de 2 años

0

0