ValentinBayonMuntaner
Rango11 Nivel 50 (6184 ptos) | Artista reconocido
#1

E̲l̲ ̲A̲m̲a̲n̲t̲e̲

Susana llegó a casa a las 3 de la mañana, estaba reventada. Su cena mensual con las amigas se había alargado más de lo deseado.
Entró en el apartamento sin hacer ruido con las llaves para no despertar a Nico, había tenido guardia en el hospital todo el día y estaría agotado.

Se quitó la ropa sin encender la luz y se acostó en su lado de la cama en posición fetal, dándole la espalda a su marido. Él se giró, la abrazó por la espalda y comenzó a acariciarle los pechos suavemente.

Susana se sorprendió, siempre que venía de la guardia Nico dormía cómo un tronco y no tenía ganas de sexo. La mano del hombre bajó hasta introducirse en sus bragas y comenzó a masturbarla excitándola tanto que comenzaron a hacer el amor en esa misma postura.

Tras unos placenteros minutos los dos tuvieron un gran orgasmo y se quedaron dormidos abrazados sin cambiar de posición.

Por la mañana Susana se despertó con esa alegría matutina que se tiene tras una noche de pasión. En el pasillo la sombra de su hombre se reflejó en la pared.

-Nico, cariño ¿estás ahí?- preguntó desde la cama.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

4

35
AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace casi 4 años

Me temo que no era Nico, y si no era su marido, ¿dónde estaba este?

ValentinBayonMuntaner
Rango11 Nivel 50
hace más de 3 años

@SDA_love50 no me olvido, pero eres muy productiva y me quedo atrás, con los nenes el poco tirmpo que tengo oara conectar lo gasto en escribir un poco y leer otro poco y sois muchos jeje, pero tranquila que no me olvido :)


#2

Al no recibir respuesta imaginó que serían imaginaciones suyas y que habría salido a comprar algo de desayuno. Se aseó y se puso su lencería más sexy para disfrutar el único día libre de su marido.

Se acercó a la cocina para ir preparando el café mientras él volvía. Entonces vio el aviso de mensaje en el contestador y apretó el botón.

"Susana, cariño. Ha ocurrido una urgencia y me tengo que quedar hasta mañana por la tarde de guardia. Lo siento, se que es nuestro día. Te lo compensaré. Ah, espero que disfrutes la noche con tus amigas. Hablamos mañana."

Hace alrededor de 4 años

3

15
Drakarfox
Rango5 Nivel 24
hace alrededor de 4 años

A la... Ok, comienza a preocuparte entonces.

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace casi 4 años

Bueno Nico, me temo que disfrutó la noche, pero no precisamente con sus amigas.


#3

̲L̲a̲ ̲M̲u̲j̲e̲r̲ ̲D̲e̲ ̲L̲a̲ ̲C̲u̲r̲v̲a̲.̲

La noche cerrada se cierne sobre la sinuosa carretera. Una ligera llovizna humedece el asfalto. Simón vuelve de un viaje de trabajo, lleva muchas horas conduciendo y el sueño comienza a hacer mella en él.

El coche circula dejando atrás los pinos del bosque a gran velocidad. Simon mira el reloj del salpicadero, que marca las tres en punto de la madrugada. Aprieta más fuerte el acelerador, aún le quedan muchos kilómetros para llegar a casa y necesita descansar.

Cuando está llegando a una curva cerrada ve una figura extraña a través de la lluvia que parece una mujer. —No puede ser, una mujer aquí, en medio del bosque.— piensa expectante.

Al llegar a su altura no da crédito a lo que ven sus ojos. Efectivamente la figura es una mujer. Su mujer. Su difunta mujer. Muerta un año atrás al caer por la ventana en un lamentable accidente doméstico.

Simón no puede quitar la vista de ella, quiere frenar pero está paralizado. Amanda, que así se llamaba, levanta los brazos y le hace una señal subiendo y bajando las palmas de las manos.

Simon, creyendo entender el gesto, consigue reaccionar y reduce la velocidad. Entonces ve a Amada que le señala hacia delante con la mano. Simón mira al frente y horrorizado ve un camión tendido en plena curva, en el centro de la calzada, a escasos diez metros.

Aprieta el freno con todas sus fuerzas lanzando un grito desgarrador. A pesar de haber aminorado, la velocidad es tan elevada que choca violentamente con el camión. El Ford se queda clavado debajo del camión y Simón, que nunca llevaba cinturón, atraviesa la luna delantera y se estrella contra los árboles cercanos quedándose en el suelo tumbado boca abajo, con el pecho y la cabeza destrozados, pero consciente.

Intenta pedir ayuda, pero de su boca no salen más que leves susurros. Siente dolor en cada parte de su cuerpo, no para de sangrar y está completamente mojado. Con dificultad alza la cabeza del suelo y ve como unos pies descalzos se acercan a él. Levanta un poco la mirada y contempla una silueta que conoce muy bien bajo un camisón blanco totálmente seco que parece resplandecer.

—Amanda.— dice en susurros.

La figura se pone de cuclillas frente a él y le sujeta la cara cariñosamente con las dos manos.

—Hola amor.— dice con dulzura la mujer.

—No... no me dio...ti...tiempo. Vi tar...tarde tu avisss...aviso.- dice Simón con un hilo de voz. Siente como la vida se le escapa con cada aliento.

-¿Recuerdas cómo me golpeabas Simón?- dice sin variar la ternura de su voz. -¿Recuerdas cómo tenía que estar en cama por las palizas que me dabas, cariño?.

Él se calla aterrado. No puede ni hablar de lo débil y asustado que está.

—Sabes muy bien que no me caí por la ventana, ¿verdad?— continua ella —me tiré porqué no podía aguantar más.

Se acerca a besarle en la frente.

—No te estaba avisando, querido Simón. Te estaba distrayendo para que no vieras el camión.- Amanda acerca su boca a la oreja del moribundo —Ahora, púdrete en el puto infierno.- le susurra mientras la muerte se lo lleva.

CriticoLiterario
Rango6 Nivel 26
hace casi 4 años

Un pequeño error al principio en el "humedece", pero todo lo demás está correctamente escrito. ¡Y vaya temática la que elegiste! Me impresionó. Describes muy bien la situación y posees leves errores en cuanto narración (demasiado minúsculos, en esto entra lo predecible que puede llegar a ser al final). Sin embargo, es un buen trabajo.
Final: B+

ValentinBayonMuntaner
Rango11 Nivel 50
hace casi 4 años

@CriticoLiterario se agradecen las criticas constructivas.

Corregida la falta. Gracias por la valoración. En cuanto al final de ka chica de la curva se que es predecible pero quería darle ese toque diferente de la venganza.

Por lo demás estoy abierto a que me digas lis demás errores de narración que pare eso escribo, para aprender.

Te invito a que valores el resto de mis escritos.

Saludos

David_Casado
Rango10 Nivel 49
hace casi 4 años

Sin duda un relato justiciero @ValentinBayonMuntaner Bien escrito, trepidante y con moraleja. Me ha gustado mucho. ¡Enhorabuena! Ah, gracias por apoyar el relato de Riego.

ValentinBayonMuntaner
Rango11 Nivel 50
hace casi 4 años

Lo de los guiones me lio mogollón, lo estudiaré bien.
Gracias por la corrección.
Tus comentarios siempre aportan tío.

Saludos


#4

̲E̲l̲ ̲A̲r̲t̲e̲f̲a̲c̲t̲o̲

Matías, como todas las noches desde hacía diez años, trasteaba con su detector de metales de última generación Garret Ace 250, que le había regalado su esposa para su cumpleaños, buscando pequeños tesoros por la orilla de la playa. Era lo único que le relajaba después de su turno de juez de guardia.

Esa noche no había luna y una ligera brisa acariciaba la costa. Cuando el juez decidió que las dos y media de la madrugada era buena hora para volver a casa, el detector comenzó a pitar violentamente. Matías sacó su pequeña pala y removió la arena, pero no vio nada.

—Bueno, parece qué está profundo. Vamos a ver.— se dijo a sí mismo.

Clavó la pala en el suelo y cavó hasta que dio con el culpable de los pitidos, un extraño trozo de metal en forma de huevo alargado del que brotaban tres tentáculos vizcosos.

—¿Qué demonios...— un fuerte viento le azotó de golpe y una luz cegadora iluminó toda la playa.

Matías intentó retroceder pero sus piernas no reaccionaban. La luz se aproximaba a él haciendo su visión cada vez más dolorosa. Entonces pudo distinguir como del cielo descendía un artefacto triangular del tamaño de un autobús.

Incapaz de realizar ningún movimiento vio como la insólita figura aterrizaba en la playa sin emitir ningún sonido. De su interior surgieron tres seres abominables. Le recordaron a un híbrido de calamar, lobo y humano.

Eran muy altos, de unos dos metros y medio. En lo que supuso que era su cara no pudo distinguir ojos, pero notaba que le miraban, y unas fauces dentadas, parecidas a la de un lobo, coronaban su cabeza. De su cuerpo humanoide brotaban decenas de tentáculos de color rosáceo. La piel amarillenta de los seres vibraba moviéndose de una forma muy desagradable, le recordaba a un millar de gusanos devorando un cadáver putrefacto.

Uno de ellos se acercó a él, le quitó el artefacto encontrado de las manos y se lo tendió al que iba tras él. Éste pareció asentir y emitió unos misteriosos sonidos, parecidos a los que emiten las ballenas. El tercero, sin previo aviso, rodeó a Matías con sus tentáculos y le asfixió hasta dejarlo inconsciente.

Cuando despertó no sabía dónde estaba. Hacía mucho frío y él estaba completamente desnudo tumbado sobre una mesa de un material cristalino. A su alrededor había dos de esos horribles seres. Sólo que éstos tenían toda la piel del cuerpo rosácea. No tenían esa masa vibrante de color amarillo que supuso era una especie de traje o armadura.

Uno de los seres se acercó a el reproduciendo ese sonido agudo e irritante. Cogió un utensilio puntiagudo de una mesita situada al lado de Matías. Al ver las herramientas expuestas se dio cuenta de que iban a ser usadas contra él. Recordó la película en las que unos científicos realizaban autopsias a los humanoides de Roswell y comenzó a gritar, pero no podía moverse.

Los alienígenas no se inmutaron por los gritos de Matías y siguieron con su tarea. El segundo se acercó con algo en las manos que emitía un leve pitido y lo situó al lado del cuerpo de Matías. Al verlo reconoció el artefacto que encontró en la playa.

El primer ser emitió un sonido corto al compañero y acercó el utensilio al pecho del "paciente". Una especie de haz de luz eléctrica parecido a un arco voltaico surgió de los dos extremos de éste y comenzó a cortar la piel de Matías que gritó desesperado. El segundo alienígena activó el artefacto de la playa que comenzó a emitir unos pitidos constantes y a mover los tentáculos en una oscilación frenética.

Matías intentó mover el cuerpo para soltarse pero todo era inútil. El primer alienígena terminó de abrir su vientre, cauterizando la herida a medida que se abría, y el segundo acercó el artefacto, que cada vez pitaba con más fuerza, al hueco abierto. Matías lanzaba desgarradores gritos mientras los tentáculos se agarraban a su carne y se introducían en el interior de su cuerpo moviéndose como una cucaracha que se esconde de la luz.mi

Despierta sobresaltado en su cama gritando y empapado en sudor. Una mano se posa en su Pecho y vuelve a chillar apartandola de un golpe.

—Tranquilo cariño. Soy yo— le dice su mujer tranquilizándolo —Habrás tenido una pesadilla.

—Madre mía, que mal lo he pasado.—dice sentándose.

—Te habrá despertado ese extraño pitido.

—¿Qué pitido?

—¿No lo oyes? lleva sonando un rato.

—Parece que viene de entre las sabanas— dice él.

—¿Dejaste el móvil en la cama?— pregunta la mujer apartando las sabanas. —sabes que no me gusta.

A través del pijama distinguen una luz parpadeante acompañada de una extraño pitido.

La mujer acerca la mano temblorosa al pijama de su marido y levanta la camisa. Los dos se quedan aterrados mirando la repugnante cicatriz que le atraviesa el vientre moviéndose como si unos tentáculos se retorcieran en su interior.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace casi 4 años

Simplemente bueno

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace casi 4 años

Me ha parecido muy bueno.

Por historia, texto y mis gustos.

Felicidades

lasourise
Rango11 Nivel 50
hace casi 4 años

Hola: Excelente. Me impresioné la riqueza de ideas que manejas. También aplaudo tu buen manejo gramatical. Como no soy asidua lectora de terror, me vino de perlas tu fantástica lección de escritura en este género. Adelante.


#5

̲U̲n̲ ̲T̲r̲a̲n̲q̲u̲i̲l̲o̲ ̲P̲a̲s̲e̲o̲

Hacía mucho tiempo que no salía a dar un tranquilo paseo. Antes de jubilarme nunca lo hacía pero desde que el médico me lo recomendó, la verdad, le cogí el gusto, además de que era una forma gratificante de realizar uno de mis hoobies preferidos.

Esta avenida siempre me ha llamado la atención, me recuerda a mis días de marinero, cuando recorríamos las calles de París o Nueva York con nuestros uniformes llamando la atención de todos los transeúntes. Ahora todas las avenidas del mundo son iguales.

Toda la vida me ha intrigado la gente, o más bien sus historias. Me gusta observar a las personas e imaginarme como viven, que sucesos han vivido y, sobretodo, como morirán. Es una cosa que me apasiona porque todos, absolutamente todos, lo harán. Algunos de viejos, otros a causa de un accidente, otros de enfermedades o de mil cosas más.

Ese grupito de adolescentes, por ejemplo. Se les ve tan felices que uno piensa que nada les pasará, pero no es así ¿verdad?. ¿Jóvenes o mayores, en coche o por un infarto, en una pelea o por drogas? Cada uno a su tiempo y por su causa.

Esa chica morena que baja del autobús ¿Vendrá de estar con su amante mientras su chico trabaja? ¿Será una universitaria que se paga las clases ayudando a ancianas o minusválidos? ¿Cómo morirá? Tal vez tenga un accidente con la moto, o un alzheimer prematuro se la lleve con cincuenta años. ¿Quién sabe?.

Cuando una persona me intriga me gusta seguirla, sin interferir. Si me apasiona la historia que le estoy creando me la apunto. En otras ocasiones no llegan a ningún lado.

-¡Oye Tú! ¡Desgraciado!- le grito a un maldito joven que casi me arrolla con un monopatín.

El chico es uno de esos modernos que salen por la tele con camiseta de tirantes y barba hasta el pecho, "chipster" o algo así les llaman. Me a hecho perder de vista a la chica, que rabia cuando me hacen eso.

Ahora es al chico al que sigo hasta su casa, a dos manzanas de donde casi me atropella, y entro tras él en el portal saludándolo cómo si fuera un vecino más. Me pongo a su espalda en el ascensor. Ya me da igual cómo será su vida y qué cosas le han pasado. Su muerte es lo unico que me intriga. Pero esta vez si que interferiré, no quiero imaginarla, quiero verla, hace ya tiempo de la última. Así que saco mi machete del forro de la chaqueta y se lo clavo trece veces en la espalda, trece veces, como siempre.

Que mala suerte el pobre chico. Cómo les dije, a todos nos llegará, todo depende de las casualidades de la vida. Ustedes dirán que no ha sido una enfermedad ni un accidente, que la casualidad no ha tenido nada que ver. Se equivocan. La casualidad ha querido que él, y no otro, se cruzara conmigo en mi tranquilo paseo.

lasourise
Rango11 Nivel 50
hace más de 3 años

Muy bueno. Un manejo frío e impasible de las emociones.
Si me permites, creo que hay algunos errores de ortografía:
"Me a hecho perder de vista", debe ser "Me ha hecho..." ;
"que rabia", debe ser "¡Qué rabia..."
Pero esta vez si (sí) que interferiré,
"saludándolo cómo" y "Cómo les dije", estos "como" no llevan tilde.
"Que mala suerte el pobre chico." Este debe ser "¡qué...chico!".
Espero que no te haya molestado; creo que es útil, aunque ya pasaron 5 meses desde que lo publicaste.
Saludos.

ValentinBayonMuntaner
Rango11 Nivel 50
hace más de 3 años

Siempre es útil. Muchas gracias @lasourise
En este tiempo he intentado poner fin a mi guerra con las faltas ortográficas, revisaré todos mis textos cuando tenga tiempo.
Muy agradecido


#6

C̲o̲m̲p̲a̲r̲t̲i̲r̲C̲o̲c̲h̲e̲.̲c̲o̲m̲

Él quería compartir coche para ahorrar y vio mi anuncio en la red social. Era la forma más cómoda que podría haber encontrado nunca de conocer gente interesante.

Estuvimos un buen trecho del camino charlando sobre estudios, chicas y buena música. Ahora su cuerpo inerte reposa en mi oscuro maletero.

Hace más de 3 años

8

6
Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

Grande

Saludo

lasourise
Rango11 Nivel 50
hace más de 3 años

Muy bueno, Valentín.

Sixto_GS
Rango10 Nivel 48
hace más de 3 años

¿Es el mismo protagonista del anterior "diversificando" estrategias? Jeje
Tus cuentos tienen ese ritmo que hace que se llegue al final en un suspiro. Atrapas nuestra curiosidad y no la sueltas. Muy buen rato que he pasado.

alan_king24
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Me han gustado todos los relatos, en especial el primero y el quinto. Se te da muy bien las historias de miedo u horror. !Felicitaciones amigo!