JM18
Rango8 Nivel 37 (2754 ptos) | Poeta maldito
#1

A veces, quisiera no ser yo. Es decir, ser yo, pero no siendo yo. O mejor dicho, saber como es mi otro yo. Es complicado de explicar. Verás, así es la cosa: Que me gustaría no ser yo, pero sabiendo que si lo soy... Eso suena mas complicado todavía, no consigo las palabras... Déjame explicarte de nuevo: Que me gustaría probar a ser mi otro yo, ¿sabes? Ese yo que a veces piensa en comerse la luz; ese yo que piensa en llegar borracho al trabajo, gritando a todo pulmón cuanta grosería se me ocurra; ese yo que pasa al lado de los vecinos y les pone cara de orto y no los saluda por palurdos; ese al que le gustaría pintar graffitis en contra del gobierno; ese al que le gustaría pararse en medio del tráfico, cantar y escuchar las maldiciones de los conductores apresurados; ese yo que no sigue las reglas, que es tramposo, que habla mal de los demás en el trabajo y consigue un ascenso... Y no el idiota que soy, el chico tímido que no sabía cómo hablarle a un desconocido; el tarado del que todos se burlan en la oficina; el tonto del que todos murmuran... Si fuera ese, ¿todavía estaría conmigo?

Hace casi 4 años Compartir:

1

19
JM18
Rango8 Nivel 37
hace más de 3 años

Gracias por sus likes y comentarios!


#2

¡Ja,ja,ja! es muy gracioso que hables de eso... Decir que mi problema es pensar que todas las personas son iguales... Si, ¿por qué no pensarlo de esa manera? Es más fácil analizar a las personas así. ¿Sabes? Es como un patrón. La gente cree que es libre, que puede elegir y hacer lo que le da la gana, pero no es así. Cada uno de nosotros conforma un pequeño cuadro de ese tejido. Es así, hasta yo lo soy. Una puntada muy pequeña de esa tela... Algunos tendrán sus matices, pero somos iguales, las personas somos muy parecidas entre nosotros, de eso no hay duda. Pero, ¿temor a que me hieran? ¿A que me lastimen? No, no es eso. Ya no queda mucho por destruir, si te soy honesto. Y créeme, cumplí todas las pruebas que me puso. No conforme con eso, me humilló, me pisoteó y me lastimó. A veces, quisiera sentir un poco de calor humano... Debe ser algo muy agradable. Pero ya vez, me han lastimado tanto que ya no importa... Para mí, las personas son iguales, solo que algunos se tardan mas que otros en lanzarte la puñalada trapera. Y ya.

Como te digo, no es que piense que todas las personas son iguales, es que tanto me han traicionado que no espero nada de nadie.

Hace más de 3 años

0

1
#3

Frustración... Es ese sentimiento de hacer siempre lo mismo, pero esperando resultados diferentes. Hace meses, era adicto a entrar en los chats, ¿sabes? Empecé a meterme en diversas páginas webs. ¿Y qué buscaba? ¡Nada! Así como te lo estoy diciendo, nada... Pero me enganchaba por 4, 6 horas seguidas... Y eso era durante varios días seguidos. A veces no comía, solo por ver cómo pasaban las letras en el chat. Conocí varias personas interesantes, pero ninguna me llamaba la atención. ese fue mi vicio durante un tiempo... Creo que cada quien decide cómo suicidarse. Cada quien a su manera. Unos usan las drogas, otros el sexo, algunos el alcohol... Yo elegí esa. Era mi manera de pasar el tiempo, de quitarme el aburrimiento, ¡pues!

Hace más de 3 años

0

1
#4

Es que... No comprendo el punto. Es como si... Como si cualquiera pudiera pasar de mí, y no tuviera derecho de quejarme. Me acuerdo una vez, era nuestro cumple mes y... Habíamos peleado por una tontería. Pasamos casi 40 minutos sin hablar... 40 minutos. Fue muy desagradable, ¿sabes? 40 minutos. Como si no estuviera ahí, como si fuera invisible, o qué se yo. No se lo deseo a nadie. Lo cierto es, que empezó a llover... y sencillamente detuvo un taxi, lo abordó y se fue, sin decir ni una palabra. Pasaron tres días, y recibí un mensaje. Me reclamaba el porqué de no haberle escrito, y de paso, me pedía que me disculpara. Decía que había sido un idiota, que debería ser más expresivo. ¿Pero qué podía decir yo? No sé cómo reaccionar en esas situaciones, no sé cómo no hundirme más en mi miseria. De verdad, no quisiera ser así, pero no puedo evitarlo. Soy un pez, ahogado en mi propia pecera.

Hace más de 3 años

0

1
#5

Que no estoy bromeando... ¡Digo! ¿En verdad te pagan por oír semejantes pendejadas? No... ¡que inhumano!... Que si, que es inhumano. Es decir, escuchar a otras personas, con sus miserias, sus temores, sus miedos. ¿No te sientes igual de miserables? Digo, uno a veces se vuelve empático con otros seres, ¿no? Tú sabes... Así como que, ves a alguien y le dices, pobrecito, me da lástima que estés así, pedazo de cabrón, pero no puedo hacer nada...

¿Aló? ¿Hay alguien ahí? ... Se escucha una interferencia... Que lata... Hablando de sentirse miserable... Aquí estoy enganchado a este aparato, qué desperdicio...

¿Aló? Si, si te escucho. Como te decía pues, debe ser muy triste ver a las personas así, a la distancia. Saber sus penas, pero no poder hacer nada para ayudarlas...

Hace más de 3 años

0

1
#6

A ver... No puedo creer que vayas en serio con lo que dices... ¿Que te cuente un chiste? ¿Un chiste? Siempre me he tomado la vida en serio. Quizá sea ese uno de mis problemas. No sé, creo que soy muy estirado para andar con chistes. Es como la vez que en la oficina sacaron mal unas cuentas. No fue mucho lo que se perdió, en realidad fue una tontería, pero el jaleo que le armé al pasante fue... Al día siguiente, me despidieron.

Seguramente era eso lo que no soportaba, ¿sabes? Mis arranques, mi mal humor, mi pesadumbre. Mis desazones, en fin. Una vez, fue así: me quedé esperándole una hora, para ir al cine. De repente, me envió un mensaje de texto, diciendo que no iría. Le dejé de hablar por una semana. Ahí, justo ahí, fue donde empezó a agriarse todo.

¿Que si he pensado en el chiste? Pues, creo acordarme de uno: Entran dos tipos a un bar y uno de ellos dice...

Hace más de 3 años

0

0
#7

Rutina.... Esa es la palabra que se me ocurre... Rutina... Si, era lo que te comentaba la primera vez. La vida es como un gran reloj. Circular, continuo, monótono, en fin. Creo que todos somos una pequeña pieza de ese engranaje. Siempre girando, siempre torturados por otras roscas y tuercas más grandes. Si... Ya te dije, me gusta simplificar las cosas. Ahora, algunas personas son como esas tuercas que, de tanto apretar y aflojar, van perdiendo un poco sus bordes y un día... ¡paff! Simplemente se desprenden de la máquina y todo se va al traste... Y no, no es apología, es culpa de la misma máquina. No puedes golpear y golpear una misma tuerca, sin esperar que un día deje de funcionar. Es eso pues, eso es lo que pasa a veces...

Hace más de 3 años

0

0