Sra_Chiguira
Rango6 Nivel 29 (1315 ptos) | Novelista en prácticas
#1
    Partes:
  • #2

-Señor, bendice estos alimentos. Bendice a las personas que hicieron posible que llegaran a nuestra mesa y bendice de una manera especial a todas aquellas personas que no tienen nada que llevarse a la boca. Por nuestro Señor Jesucristo, Amén.
Empezó como todos los días. Un almuerzo normal, en el que seis personas se sientan en una mesa ovalada y, después de la oración que hace mamá, empiezan a comer.
Plato único: sopa de quinchoncho, con una que otra papita y algunas zanahorias. Un vaso con agua y bórralo.
La crisis que vive el país no es solo un show mediático, no es solo "guerra económica". Cada vez comemos menos y peor, pero nadie dice nada para-al menos- disfrutar la sopa.
Y eso es lo raro. El silencio. Un silencio sepulcral, interrumpido solo por los sorbos que de cuando en cuando hacíamos todos al comer.
-¿Saben?- dijo finalmente mi abuela, con un tono extrañamente animado- Hoy estaba oyendo en la radio a la mujer esta, la que escribió el libro de los doce golpes, que su bisabuela vivió la época de Pérez Jiménez, y dice que cuando la agarraron, la torturaron arrancándole los pezones...

Hace más de 3 años Compartir:

3

9
CriticoLiterario
Rango6 Nivel 26
hace más de 3 años

Muy bien. Simple, sencillo, sin alguna falta y con un buen marco en la historia. Realmente, un buen trabajo. Solo espero una leve mejoría en tus diálogos.
Final: B+. Bastante bien por ahora.

Sra_Chiguira
Rango6 Nivel 29
hace más de 3 años

Gracias! Alguna recomendacion para mejorar mis diálogos? Lo apreciaría mucho :3


#2

- ¡Ay!- Exclamó mi mamá, entre indignada y asqueada- ¿Por qué coño tienes que decir esas vainas cuando uno está comiendo?
Mi papá y yo reíamos disimuladamente. Mis hermanas reían a carcajadas, mientras movían sus cabezas como si estuvieran diciendo que no, demostrando así la dualidad: interesante comentario/mal momento para compartirlo.
- ¡Bueno, pero solo es un comentario, pues!- gritó mi abuela, riendo también.
- ¡Bueno pero a mí me da asco! ¡Uno quiere comer en paz!
- ¡Ay, por favor!¡Si tú también sales con unos temas a la hora de la comida, que anda!- Le reproché a mi mamá.
Visiblemente molesta y en actitud de niña malcriada, se ¿defendió?:
- ¡Pues bien!¡Entonces yo quiero decir que a Leopoldo López lo encerraron en una celda mucho más pequeña en la que estaba antes y además sin luz, como castigo porque las mujeres estas (su madre y esposa) denunciaron que las desnudaron en la cárcel el otro día!
Nadie respondió. Nadie dijo nada. Seguimos comiendo. Nuevamente reinó el silencio.
Por unos instantes detesté la actitud de mi mamá. Luego me di cuenta de que el 23 de enero de 1958 está más vigente que nunca... Y no precisamente por la caída de una dictadura.

Hace más de 3 años

2

3
CriticoLiterario
Rango6 Nivel 26
hace más de 3 años

Pequeño consejito (opcional): "reproché a mi mamá" para darle mayor intención, pero eso no es grave.
Una cosa más: Enero es sin mayúscula al principio. y la coma después del año está mal usada.
¡Me has hecho callar con los diálogos! Jajaja, buen trabajo.
Calificación SUBJETIVA: B+. Espero la próxima caja.