TONETE
Rango7 Nivel 30 (1487 ptos) | Autor novel
#1

Siete personas desconocidas, siete personas que vivían de una forma tranquila y relajada en su aspecto personal, siete vidas que no tenían nada que ver entre ellas, se enfrentarían a un fatídico final, siendo inocentes cada una de ellas en cuanto a la razón de sus muertes.

En la ciudad a eso de las 5:15pm en una parada de bus ...

Hace casi 4 años Compartir:

0

11
#2

En una parada de bus cerca de una secundaria, se encontraban 6 estudiantes de último año bromeando entre sí. A unas calles más adelante en la siguiente parada, una muchacha morena, delgada, (19 años) quien venía de ver a su novio, le escribía “Estoy harta de esto, nunca cambiaras” molesta esperaba el bus.
10 Cuadras antes, se aproximaba el bus de pasajeros, de esos nuevos, color rojo, de última tecnología, dentro estaban, el chofer, quién era un hombre robusto, con ojeras notables, corte militar, y barba como candado, vestía uniforme reglamentario, y tres pasajeros.
Detrás del chófer una señora mayor, venía de cobrar la pensión, y hacer unas compras, del lado contrario unos asientos más atrás, un hombre de aspecto desagradable, 44 años, muy delgado, encorvado, ceño fruncido, rostro a medio afeitar, vestía un sobretodo gris. Y al final en el centro de los cinco asientos, un joven de 20 años, traía los audífonos puestos, escuchaba metal y rock de su celular, unos converse azules, camisa y jeans negros, moral cruzado, cabello liso hasta el cuello, pendiente de su mundo y nada más.
En un largo recorrido para llevar a las personas a su destino cuando eran las 5:16pm el chofer se detiene en la siguiente parada y se sube una muchacha de 15 años con 7 meses de embarazo, con lágrimas en los ojos se sienta detrás de la señora mayor, tenía puesto un vestido rosado con flores rojas, venía del ginecólogo, había asistido sola, iba a ser madre soltera, sin ayuda de sus padres, vivía en una pieza al otro lado de la ciudad, se mantenía trabajando en un burdel, haciendo trabajos manuales y con su boca también, no le quedaba de otra, había dejado los estudios y todo le iba mal, pero el regalo de su vientre le daba esperanza para vivir y soportar las cosas que tenía que hacer para sobrevivir y sacar a su futura bebita adelante, se enamoró de un delincuente al cual abalearon 3 meses antes, todavía lo lloraba, pues había hecho un robo para ayudarla a subsistir.
El bus seguía su ruta y se aproximaba a la zona escolar, se pensaba que se llenaría de pasajeros y gritos de niños desordenados, pero se subió solo un muchacho afeminado, en la parada los otros estudiantes se quedaron haciéndole burlas e insultos. Siguió caminando hasta pasar al señor espeluznante y se sentó dos puestos más atrás, tenía puesta una bufanda de cuadritos, en los ojos rímel y en su interior una tristeza profunda por no ser aceptado (a)

Los seis muchachos que bromeaban en la parada vieron aproximarse al bus, sin embargo 5 de ellos prefirieron irse en taxi, ¡Cielos! No sabían que sabía elección hicieron. Dejaron irse en bus a su mejor amigo, aunque por primera vez lo negrearon solo para chalequearlo ya que era negro, justamente le decían “Te vamos a negrear por negro, y feo” Sus amigos rieron y se despidieron de él, entonces Michael vio como sus amigos se alejaban en el taxi, mientras le hacía una despedida con el dedo más largo de su mano derecha, a lo que segundos después con la misma mano hacía la señal para que se detuviera el bus.

En la siguiente parada Michael sentado al final, a la izquierda y un puesto antes del joven Rockero, observó cómo se subía una señorita que llamó mucho su atención, la siguió con la mirada más sin embargo fue efímera la mirada penetrante que le arrojó, ya que la chica se sentó en el primer puesto diagonal al chófer, Michael solo podía verle su abundante cabellera a lo lejos.

El bus se dirigía a una zona rural con muy pocas y alejadas paradas.

#3

Chapter II

La noche se hizo presente muy rápido a medida que avanzaban en el trayecto, siendo las 6:30 pm ya todo estaba oscuro en la vía. Solo se distinguían los árboles a medio iluminar por la Luna en la sombría carretera, adentro del bus todo el ambiente se sentía tranquilo, cada quién pensando en sus cosas, ni le daban importancia a la oscuridad que los abrazaba, ¿Cómo iban a imaginar que había un asesino entre ellos? Si la única luz que importaba para ellos en el bus eran las delanteras para que el chófer viera el camino. Sin embargo la calma no persistiría mucho.

Un humo se expandió por todo el bus, eran dos granadas con un gas somnífero, todos en el bus se sintieron con sueño, y cuando el chófer empezó a sentir los parpados pesados, el bus no tenía control, al chófer lo sostenía el cinturón de seguridad, a la deriva iban, hasta que una mano tomó el volante, su rostro estaba cubierto por la máscara que lo ayudaba a respirar, sus intenciones no eran nada buenas.

Hace más de 3 años

0

1