YCSocarras
Rango12 Nivel 57 (11744 ptos) | Ensayista de éxito
#1

Tenía tan solo 7 años cuando David se mudó a su nueva casa. Una casa en las afueras de la ciudad, apartada de todo y de todos. Al niño le intrigaba, se imaginaba cuantas miles de aventuras podría vivir en aquel nuevo sitio, después de todo sería una casa más grande, -más espacio para jugar-, pensaba él.Lo que no se imaginaría es que en aquella casa se escondía algo que podía ser capaz de arrastrarlo a los confines del infierno.

Hace casi 4 años Compartir:

5

17
Romahou
Rango18 Nivel 88
hace casi 4 años

Algo malo tenía que poseer la casa...

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace casi 4 años

Con seis renglones consigues que me sienta atraído por tu historia.
Espero los sucesos futuros.

YCSocarras
Rango12 Nivel 57
hace casi 4 años

@AngelMagat muchas gracias por tus aportaciones, me ayudas a mejorar y a que la historia quede muco mejor :D espero que te guste el final.


#2

─Te gustará la nueva casa David, ya verás─ le decía la mamá mientras conducía.
No tardaron mucho en llegar a la imponente casa, que más que eso parecía una mansión.

─ ¡Wow! es enorme─ dijo el niño asombrado.
─Anda, ve a explorar─ le invitó la madre. El niño ni corto ni perezoso, corrió hacia adentro de la gran casa. Era realmente hermosa, con una enorme sala y grandes escaleras que conducían hacia la parte de arriba.
David no esperó y decidió que escogería su habitación en ese preciso instante. Recorrió las habitaciones con curiosidad y emoción.
Cada cuarto era más grande que el anterior, pero hubo uno en particular que llamó la atención del infante.
Era una habitación con una linda ventana, totalmente vacía excepto por aquella cama.
Para su mente inocente, aquello no le pareció extraño en lo absoluto, la miró con detalle, tenía un lindo cubrecama de los muñequitos que a él le gustaban, era grande y se veía cómoda. El cubrecama llegaba hasta el suelo y casi arrastraba.
David entonces decidió que aquella sería su cama y ese su nuevo cuarto.

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace casi 4 años

Aquí decrece el suspense, buena idea, para no saturar al lector antes de tiempo.


#3

─ Qué extraño─ dijo la madre cuando entró a la casa y descubrió la peculiar cama.
─No me parece raro mami, es genial, hasta tiene la sabana que me gusta─ a la madre le enterneció la inocencia de su hijo, el niño se veía encantado con ella así que decidió que se la dejaría, después de todo, no poseían muchos bienes materiales con que decorar la enorme casa y una cama gratis no le venía nada mal.

─Buenas noches mi niño─ le dijo la madre la primera noche que la pasarían allí; el niño ya había acomodado un poco su nueva habitación para sentirse más cómodo, puso unos juguetes por aquí y por allá, lamparitas de colores y posters de súper héroes que le gustaban.
─Buenas noches mami─ la madre le dio el beso de las buenas noches y se fue; dejó la puerta medio abierta pues sabía que era probable que a media noche su hijo se fuera hasta su cama a dormir con ella.

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace casi 4 años

Algunas puntualizaciones aquí:
que la pasarían, ese la me chirría un poco.
Tras allí y tras fue creo que iría mejor un punto o punto y coma en lugar de la coma.


#4

El niño se acomodó en la cama con la única luz del pasillo de la casa iluminando su habitación. Era una luz tenue que no alumbraba más allá de la entrada.
Él no era un niño particularmente asustadizo, siempre había dormido solo en su anterior casa, de vez en cuando, solamente cuando extrañaba a su madre, iba a dormir con ella.
Miró una última vez a la ventana y cerró los ojos para dejarse caer en los brazos del sueño. Llevaba 15 minutos en ese proceso, la cuarta fase del sueño empezaba a invadirlo, pero algo hizo que todo aquel proceso se detuviera de golpe.
El niño sintió un golpe que provenía de debajo de la cama, abrió los ojos y miró al techo, se asustó por la forma en la que se había despertado, pero decidió ignorar el golpe.
─No es nada─ dijo para sí mismo.
Otro golpe. David se sentó sobre la cama, tenía ganas de mirar debajo de la cama, pero algo le decía que era una mala idea. El golpe sonaba en la madera, pensó que quizá era su madre desde abajo haciendo algo y el sonido se confundía.
─Si, eso debe ser─ repitió en voz alta en un susurro. La idea se le disipó tan rápido como se había materializado cuando el golpe provino directamente desde la parte de abajo del colchón, era como si lo que fuese que hacía eso trataba de hacerle entender que estaba debajo de él.

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace casi 4 años

Fíjate que en esta caja repites dos veces al principio la palabra habitación, yo modificaría eso.


#5

El corazón del niño se acelera, no sabe exactamente qué es lo que debe hacer, mira a su alrededor esperando encontrar algo que lo ayudase pero no ve nada; la ligera luz del pasillo de repente se apaga. Entonces su corazón late más rápido y un sudor frío comienza a recorrer su frente.
El golpe se repite. Una. Dos. Tres. Cuatro... David los cuenta y no sabe exactamente por qué.

Deseaba bajarse de la cama, salir corriendo, pero algo dentro de sí le decía que no lo hiciera, se atrevió a asomarse ligeramente hacia un borde de la cama, pero estaba demasiado oscuro como para ver algo.
Lo que fuese que hacia esos golpes en su colchón no lo dejaba dormir.
No pudo aguantarse más, aquello era tortuoso ─ ¡Mamááá!─ gritó.
No pasaron muchos segundos hasta que su madre llegó corriendo, los golpes se detuvieron, David lloraba a cántaros pero no se atrevía a decirle a su madre lo que había pasado. Le pidió dormir con ella esa noche.

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace casi 4 años

Tras nada te digo igual que en la caja 3, pondría un punto o punto y coma.


#6

Los días pasaron y junto a ellos las noches también. David tenía mucho miedo de volver a dormir en su cuarto, pero la madre estaba cansada y necesitaba dormir sola, sumado a que el niño no quería decirle a la madre lo que estaba sucediendo.

Esa noche se armó de valor y entró a la cama, la madre le dio las buenas noches y se fue. David pensó que quizá solo había sido aquella noche y esta vez no se repetiría. Qué equivocado estaba.
Trató de cerrar los ojos y dormir, pero no habían pasado diez minutos cuando aquello empezó de nuevo a golpear su cama, eran pequeños golpes, rítmicos, justo debajo de sus caderas. David trató de ignorarlos, pero no estaba preparado para lo que pasaría.
Escuchó rasguños de la madera, rasguños que él sabía que provenían de la cabecera de la cama.
Se envolvió en la sabana para no mirar, el corazón le latía muy rápido, el niño temblaba de miedo y casi moja sus pantalones.
De repente todo se detuvo. Se atrevió a quitarse la sábana de la cabeza para mirar, todo estaba a oscuras, no había nada allí, hasta que miró a la esquina más alejada de su habitación.
A pesar de que todo estaba en tinieblas, David podía ver claramente con expresión de horror una figura de ojos amarillos que salía desde debajo de su cama hasta proyectarse en la esquina del cuarto.


#7

El terror no cabía en los ojos del niño, La figura lo miraba fijamente, parecía disfrutar ver al infante tan asustado. David no podía moverse o gritar pues el miedo lo paralizó por completo. Se acurrucó en la esquina más alejada de su cama y solo contemplaba la criatura. Se miraban mutuamente.
Aquella cosa era descomunal, grotesca y horrorosa, él lo sabía, pero al mismo tiempo no podía ver nada, tenía mucho miedo de bajarse de la cama para salir corriendo. El niño luchaba contra el sueño que trataba de hacerlo dormir a pesar del miedo que sentía.

La figura no se movía de aquel sitio, David se arropó la cabeza de nuevo esperando no ver nada cuando volviera a quitarse las sábanas, pero no funcionó.
Eso, ese monstruo seguía mirándolo desde la esquina con una mirada intensa de deseo por poseer al pequeño niño.

Romahou
Rango18 Nivel 88
hace casi 4 años

Me encanta la idea.

Sientes máximo terror y a la vez podrías caer dormido...


#8

Finalmente el sueño venció al miedo y David se quedó dormido. Cuando volvió a abrir los ojos el monstruo ya no estaba, en su lugar, el vacío de la habitación se hacía presente y eso le asustaba más.
La sensación que experimentó fue como cuando deseas matar un insecto -una araña por ejemplo- y te das la vuelta para buscar el zapato, pero cuando giras, ya no está.
Fue exactamente lo que David sentía, miraba a todos lados porque le aterraba no saber dónde estaba aquella bestia de ojos amarillos. Ya era tarde, muy de madrugada, pero no quería llamar a su mamá de nuevo. Pensó que tal vez por esa noche todo se calmaría, pero no. Pareciese que el monstruo aguardaba a que el niño despertara de nuevo solo para fastidiarlo, aterrarlo hasta el cansancio.

David se dio cuenta de como la sabana empezaba a ser jalada por algo que estaba debajo de su cama, seguido de unas enormes, afiladas, grotescas y horribles garras que se aferraban con fuerza a la piecera de la cama del niño.
Esta vez no pudo aguantar más. Volvió a gritar y su madre corrió al rescate.

#9

─Mamá hay un monstruo bajo la cama─ le dijo el niño finalmente a su madre.
─¡Ay hijo!, seguro que no es nada─ le dijo ella restándole importancia ─Pero si quieres la revisaré─ el niño asintió con brusquedad, ansioso porque la madre revisara la cama.
David miraba con expectativa, casi temiendo que esa cosa fuera a salir de repente y tragarse a su madre, pero no fue así.
La mamá se agachó y observó todo debajo de la cama, como era de esperarse, no había nada.
─ ¿Ves? no tienes nada que temer─ le dijo ella. David trató de repetir esas palabras en su mente pero algo le decía que sí tenia que temer.

Ese día estaba jugando en su habitación, el niño pensó que todas aquellas cosas paranormales pasarían solo de noche. ¡Ja! Como si no fuera cruel el destino, de día tampoco estaba completamente a salvo.
El niño jugaba con sus cochecitos y pelotas, una de ellas terminó rodando, parando debajo de la cama. David la observó hasta que la oscuridad del lugar no dejó que observara la pequeña pelota roja. Decidió que definitivamente no iría por ella; pero después de todo no fue necesario hacerlo.
El sonido perturbador de una pelota rebotando le llegó a los oídos, giró solo para darse cuenta de que la pelota se había regresado sola desde debajo de la cama.

#10

Esa noche estaba más nervioso que cualquier otra, porque sabía que el monstruo lo esperaría como todas las noches, pero esta vez sería diferente, porque él lo iba a enfrentar, ya se había decidido y lo haría; o eso pensaba.

La madre le dio las buenas noches y apagó las luces, David sabía que era cuestión de tiempo para que apareciese y empezara a torturarlo. No pasó mucho tiempo antes de que los sonidos, rasguños y golpes aparecieran.

─ ¿Qu...qué quieres?─ tartamudeó, no era su intención, pero tenía mucho miedo. No hubo respuesta, el monstruo solo seguía golpeteando su cama.
─Déjame tranquilo─ dijo, esta vez hubo un cambio en el patrón del monstruo, pues hizo algo que nunca había hecho empezó a jalar la sabana del niño. David literalmente se orinó en los pantalones, el corazón le latía desbocado y sudaba a chorros.
Se bajó de la cama. ¡Ay pobre David! si tan solo alguien le hubiera dicho que nunca se bajara de la cama.
El monstruo no tardó en desplegar sus garras y tomarlo por las piernas...
─¡¡¡MAMÁÁÁ!!!─ fue lo último que el pobre niño dijo antes de desaparecer bajo la cama.

Hace más de 3 años

1

2
Romahou
Rango18 Nivel 88
hace más de 3 años

Claro.
La cama y las sábanas siempre son casa!!!

Todos los que escapamos de monstruos lo sabemos


#11

En el periódico rezaba una inscripción de un niño desaparecido; desapareció durante días y los días se convirtieron en semanas, las semanas en meses y los meses en años, la madre desesperada se abandonó en la tristeza y al final terminó muriendo.
La casa había quedado vacía de nuevo, hasta que fue comprada por otra familia con una pequeña niña.

─Mira mamá hay una cama─ le dijo la pequeña Lucy a su madre cuando entró a la casa por primera vez.
─Y tiene la sábana de princesas que me gusta, ¿podemos quedárnosla?─ le preguntó emocionada, la madre aceptó.

Mientras tanto sin que ella se diera cuenta, unos ojos amarillos la observaba desde abajo de la cama.

Hace más de 3 años

3

2
Romahou
Rango18 Nivel 88
hace más de 3 años

Otra pequeña perla bien trenzada.

Cuántas de este estilo tienes?
Las recopilas?

Romahou
Rango18 Nivel 88
hace más de 3 años

Un día tienes que hacer reaparecer juntas a todas tus víctimas...

YCSocarras
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

jajaja si debería hacer un especial jajaja @Romahou tengo varias, entra a mi perfil para que veas las mas antiguas