DrFernandoGarces
Rango9 Nivel 42 (3633 ptos) | Escritor autopublicado
#1
    Partes:
  • #2

Nota del autor

Si has llegado hasta esta parte del libro supongo que te gustará saber cómo fue que decidí escribir “El reino…Las señales del elegido”. Creo que la verdadera historia del porqué decidí hacer una novela sobre el Arcángel Rabdiel, es tan sorprendente como la misma novela. A lo largo de la trilogía contaré un poco de cómo fue todo esto. En esta primera entrega sólo deseo colocar fielmente lo que sucedió esa tarde en mi casa, cuando aún vivía en la ciudad de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz. Creo que es justo que cuente mí testimonio y que cada quien tenga a bien formular sus preguntas y quizás ayudarme en las respuestas.

Hace más de 3 años Compartir:

2

4
Astridoliveira
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 3 años

Hola Fernando; deberias de publicar despues los testimonios que hay actualmente sobre Rabdiel. Creo que el publico debe conocer mas sobre tu Angel.

Dayanasosa
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 3 años

Aunque esto no es una narración, creo que es un verdadero testimonio de algo superior que el mundo a veces no quiere entender. Sorprendente en demasía.


#2

Ciudad y puerto de Tuxpan Veracruz; tarde del 1 de Septiembre del año 2002.

Esa tarde de septiembre, regresaba de la ciudad de Córdoba, Veracruz. Llegué a mi casa después de un viaje de 4 días, debido a que impartí un curso P.H.T.L.S. (Pre-Hospital Trauma Life Support) o por su nombre en español, Apoyo Vital Prehospitalario en Trauma, ya que desde el año 1997 formaba parte de su grupo de instructores a nivel nacional. Cuando llegué a mi casa en Tuxpan, coincidió con la visita de mi madre, que vivía en ese entonces en la ciudad y puerto de Veracruz. Cuando me dispuse a descansar en el sillón de la sala, le pregunté a mi madre sobre un libro que estaba encima del mueble, recuerdo que lo tomé en mis manos y leí la portada. No recuerdo muy bien su nombre pero el título era algo así: “Como contactar con tu ángel guardián”

Mi madre me contestó que lo había encontrado en el autobús de regreso a la ciudad de Tuxpan, que el libro lo había encontrado en el asiento y que le había parecido interesante el titulo. Lógicamente a mí también me pareció interesante ya que tengo cierta predilección por esos temas fantásticos y de mitología. Esa noche del día 1 de septiembre del 2002, me fui a mi habitación con libro en mano; ya estando acostado en mi cama, comencé a hojearlo, vi lo que tenía; hojeaba y hojeaba, hasta que encontré una parte que decía: “Como contactar a tu Ángel guardián”. Debo aceptar que me dio curiosidad, y comencé a rezar la especie de oración que tenía escrita. Después de terminar, pedí en silencio conocer el nombre de mi Ángel guardián. Minutos después, dormí.

Fue alrededor de las 3:00 o 4:00 de la madrugada del día 2 de septiembre del 2002, que me desperté asustado, había sentido que me caía de mi cama y al mismo instante escuché que alguien me hablaba a mi oído. Desperté y observé mi habitación a oscuras, me incorporé, y fue cuando prendí la luz que me di cuenta de la hora 03:30 am. Sólo subí a la cocina y tomé un vaso con agua y volví a dormir.

A la mañana siguiente, desperté alrededor de las 9:00 am del día 2 de Septiembre del 2002. Al despertar sentí algo raro, como si hubiera tenido un sueño extraño, me incorporé y salí de mi habitación. Al subir las escaleras hacia la planta superior, tenía la sensación de querer repetir un nombre, una palabra que no podía pronunciar, me costó algunos minutos para poder entender y pronunciar ese nombre tan difícil para mí. Pasaron algunos minutos y decidí hacer mis actividades de ese día, tenía un fin de semana libre en el Hospital del I.S.S.S.T.E., así que decidí ir al centro a buscar un ciber café y al momento de salir de mi casa vino a mi mente por primera vez: El nombre de mi ángel guardián, Rabdiel.

Por algunos meses me dediqué a investigar en internet, sin encontrar una respuesta al extraño nombre que hoy conocía, el nombre de un ángel guardián, que al parecer, simplemente no existía. Que equivocado estaba en ese entonces, a pesar de haber buscado el nombre en internet, o incluso en los libros de ángeles, creo que en mi había nacido un gusto mayor por la literatura.

Hoy sé que las coincidencias no existen; que el Sincrodestino en verdad existe. Es así como a lo largo de estos años, he unido un rompecabezas digno de contarse. Rabdiel me ha llevado a una aventura casi detectivesca, para lograr entender poco a poco esa verdad, que de haber llegado en ese momento que mi pensamiento era puramente dogmático e inmerso en el hermetismo de la ciencia médica, habría dicho: “No lo creo; porque no puedo verlo, no lo creo porque no está escrito en un libro de medicina, mis maestros no me lo enseñaron así”

Hoy comprendo que la verdad de Dios es aún más grande que las palabras escritas en la Biblia, en el Corán, o en cualquier otro libro de religión. Hoy me doy cuenta que todo eso escrito es un rompecabezas, dado al ser humano para entenderse por partes. Partes tan minúsculas y sutiles, que deben unirse para formar el verdadero mensaje que Rabdiel, a lo largo de estos años me ha entregado. Creo que la pregunta obligada que debe pasar por tu mente al leer todo este testimonio es la siguiente: ¿Cómo me habla Rabdiel? Los ángeles hablan a través de tus sentimientos o por medio de mensajes entregados por otras personas. He aprendido a sentir los mensajes de mi guardián, porque en mis momentos más oscuros, el me habla con el amor plasmado en un atardecer o las palabras de un niño desconocido que me encuentre en plena calle. Hoy puedo decirles: Científicamente creo en Dios.

Continuará en "Testimonios reales del Arcángel Rabdiel"

Atentamente el autor
Dr. Omar Fernando Garcés Vidal

Hace alrededor de 3 años

0

0