Candido
Rango4 Nivel 17 (287 ptos) | Promesa literaria
#1

Las primeras luces se cuelan por las rendijas de la persiana de la habitación y la dejan en una penumbra que, por momentos, se aclara.
Fuera, los mirlos con sus trinos, dando los buenos días al débil rayo de sol, que se filtra entre las los árboles, se empiezan a hacer cansinos.
Respiraciones acompasadas en la alcoba sólo interrumpidas por alguna que otra esporádica vuelta en la cama para acomodar la postura.
La mañana no es fría, pero el fresco del amanecer impregna el ambiente y se agradece acurrucarse bajo el cálido edredón.
Javier, entre el sopor y la semiinconsciencia, lamenta amargamente los excesos de la cena, que ciertamente le ha revuelto los entresijos y le está boicoteando el sueño. Los aires intestinales, que a cada vuelta en el lecho se trasladan de una parte a otra de la tripa con dolorosas punzadas, acaban tomando la dirección de “Toledo”.
De repente tocan diana abruptamente en forma de sonoro, chirriante, áspero, vibrante, cavernoso, profundo, carraspeante, salvaje, irracional, prolongado, trompetero, húmedo y burbujeante………
CUESCO.
En fin, amanece un nuevo día.

Hace más de 4 años Compartir:

1

4