sweet_dream
Rango6 Nivel 28 (1149 ptos) | Novelista en prácticas
#1
    Partes:
  • #2

Aquí me encuentro, sola al aire libre, con mis manos tiritando y mi mente puesta en el mal que acababa de ocurrir.
Yo una chica de 17 años ¿como podría haber hecho semejante cosa? ¿Como no pensé bien mis acciones antes de llegar a esa situación?
Saque de mi cartera un cigarro y llevándolo a mis labios pintados de un rojo apasionado lo prendí, esperando que me calmara y con la esperanza de que cuando se consumiera mis problemas desaparecieran. Pero no, el cigarro se apagó y este solo seguía siendo un inevitable vicio.

Hace más de 3 años Compartir:

0

5
#2

¿Qué podría hacer? Yo siempre he pensado que en esta vida la única solución es afrontar los problemas, porque estos no se consumen y desaparecen como el cigarrillo que acababa de fumar.
Mi mente estaba totalmente en shock, no sabía que hacer. Mientras yo estaba en el patio de esa casa totalmente desconocida, adentro habían tres cuerpos que no podría asegurar si todavía tenían vida o no.
Yo por mi parte no recordaba precisamente como había llegado hasta esa situación, entonces me dispuse a ordenar mi mente y recordar todo lo que había pasado esa noche.
Estaba en mi casa esperando a mis divinas amigas, Celeste, Paula y Carla. Obvio era sábado y correspondía salir a bailar, yo no estaba muy entusiasmada poque Celeste y Carla iban a encontrarse con sus novios y también como de costumbre Paula se iba con algún chico que la sacaba a bailar, pero en fin, no tenía ganas de quedarme sola en casa recordando que acababa de terminar con mi novio, con quien había compartido 5 años de noviazgo.
Como de costumbre me pasaron a buscar y fuimos a tomar algo antes de entrar al boliche, tengo que aclarar que no me gusta la idea de tomar y mucho menos quedar hasta el punto de ni poder caminar, pero me gustaba el hecho de compartir un momento a solas con mis amigas, antes de que me abandonaran por sus novios, pero ojo antes de pelearme con mi ex yo también salía con el, así que ni se me pasa por la cabeza pensar que son malas amigas, yo mataría por ellas y ellas harían lo mismo por mi.
llegamos al boliche y paso lo que imaginaba, Celeste y Carla se fueron con sus novios, pero aquí es donde cambia lo que había imaginado, Paula se quedó conmigo, pero tenía algo sospechoso, somos amigas desde los 7 años, la conozco más que a mi misma y obvio me doy cuenta cuando trama algo, pero se lo deje pasar porque obvio para mi era mejor quedarme con una amiga que irme a casa sola. Ya habían pasado como 2 horas desde que nos habíamos sentamo a charlar y sobre la mesa ya habían varias botellas de alcohol, hasta que ella largo lo que estaba esperando
-" Che Luci te conté que conocí a un chico divino? Bueno, me dijo que está con un amigo y que si queremos nos pasan a buscar y vamos a su casa, tiene una casa increíble!"
Paula tiene el don de convencerme de cualquier cosa, y me agarro justo en este momento en el que ya estaba un poco borracha y me estaba entrando un poco de tristeza por mi ex, quien me había engañado con su supuesta "prima", que tonta fui, cuantas mentiras le creí.
Mientras pensaba todas las mentiras que me había comido, ya estaba viajando en el auto de un desconocido.
"-¿Como es tu nombre?" Me dijo este chico rubio muy lindo y se veía bastante simpático, quien iba conduciendo y no tenía señales de haber bebido demasiado, pero por las dudas me puse el cinturón de seguridad como corresponde en el asiento de adelante.
"-Luci, vos?" le respondi un poco amarga, pero el me contestó con las mismas ganas de charlar que antes.
"-Alejo, que lindo nombre Luci". Seguimos charlando más o menos por una hora mientras Paula la pasaba muy bien con Javier en la parte de atrás del auto. En ese momento de mareo por el alcohol me di cuenta que hacía más de una hora que estábamos viajando y no tenía ni idea de donde estábamos. Pasaron unos cuantos minutos y Alejo dijo -"Ya llegamos", mire para todos lados y estaba bastante oscuro y sólo había una casa que resultaba ser la de Javier, pero no tenía nada parecido a todo lo que me había dicho Paula. Baje del auto pero todo esto me parecía medio raro, entonces puse la excusa de que me sentía mal y que ya quería irme a casa. Paula vio mi cara de preocupación y se dio cuenta de que era un lugar demasiado alejado. Entonces le pedí a Alejo si nos podía llevar de vuelta y su respuesta fue -"¿Por qué se quieren ir? Si vamos a pasar una muy buena noche." Me agarro fuerte de la cintura y me beso, me resistí creyendo que en ese momento acabaría todo, pero no, estaba muy equivocada...

Hace más de 3 años

0

0