RJ_franco
Rango5 Nivel 22 (530 ptos) | Escritor en ciernes
#1

Marlene estaba recostada en la banca, tratando de cubrir con una pequeña manta a su nieto quien estaba en su regazo. A veces se acomodaba para que la manta los cubra a los dos. Pues que esperaban, a las dos de la madrugada en pleno parque corre mucho viento y con ello el frió, que solo viene para azotar los huesos.
Pero Marlene no podía conciliar el sueño, hasta ahora soñaba en ese horrible momento, el cual tenia la misma edad que su nieto. Un corto flashback: dos mujeres andaban por una calle en la noche, una de ellas estaba triste, la otra triste y con un recién nacido en los brazos y millones de quejas en la boca, para el mundo, para el padre prófugo y para la naturaleza maldita que provoca que los niños nazcan con retraso mental. Las dos mujeres llegaron a una pequeña casa, muy sucia y desordenada. No hablaron nada. Solo se echaron a dormir con lagrimas en los ojos, encima de unas colchones delgados.
Cuando amaneció, los llantos del bebe despertaron a la mujer triste quien se levanto y pego un grito al cielo cuando vio que la madre no estaba. La busco por todos lados y no la encontró.

Hace más de 3 años Compartir:

0

6
#2

Si un tipo, con pinta de criminal, merodea por tu lugar de siesta. ¿Sera algo bueno?. Pues no. Marlene también pensaba eso, después de que su sueño y el frío la despertaran. A esa hora ver un tipo caminando por las calles, no es bueno, salvo que sea alguien que recolecte dinero para una ONG para desamparados. Pero el tipo no era eso. Era un vendedor de sustancias químicas que inducen al sistema nervioso entrar en otro plano de la realidad. Osea, era un vendedor de droga.
La situación no pintaba bien, y Marlene se dio cuenta de ello. Decidió aventurarse a caminar unas siete avenidas mas para llegar a casa.
Horas antes, tuvo que guardar todos los productos en su lugar. Cada caja llena de coles, papas, lechugas y otras verduras, debían estar en su lugar; pero con un nieto el cual necesita mucha atención, no se hace gran cosa. Tuvo que quedarse hasta muy tarde para dejar todo en orden, después de todo, al día siguiente era su día libre. Así que valía la pena.
Cuando salio del establecimiento, o mejor dicho "Gran Mercado Mayorista de Frutas y Verduras" como pintaba en el letrero de la entrada, no vio ni a un solo taxi. Tampoco un ómnibus ni a un bus chiquito, mas conocido como combis asesinas en mi país.
Sabia que quedarse allí era peligroso, pero no le quedo de otra que caminar hasta su casa, pero con el cansancio que cargaba desde el mediodía, sus pies y su cuerpo ya no daban mas; a parte su nieto se tropezaba del sueño, balbuceaba algunas cosas pero solo salia baba que rápidamente era limpiada por las manos callosas de Marlene
El cansancio la venció y cayo desfallecida sobre el banco de un parquecito. Solo reacciono para sacar una mantita de la mochila y tratar de taparse con ello. Así quedaron dormidos.
Al rato, despertó y vio al tipo ese. Se levanto tratando de no llamar mucho la atención y se fue, cargando a su nieto. Caminó una hora y media por pistas vacías y gente invisible.

Hace más de 3 años

0

0
#3

Pasaron dos años desde aquel incidente, Marlene ahora tenia mas precaución de no salir tan tarde del trabajo, aunque era difícil trabajar y cuidar a su nieto a la vez, ella lo hacia igual. No importaba si hacia calor o frío, ella lo hacia por su nieto, el cual necesitaba de cuidados especiales debido a que tenia retraso mental. Fue muy duro para ella y para su hija enterarse de que el niño salio así, eso quería decir que necesitaba una mejor vida y con eso tener dinero. Pero a ellas les faltaba eso, y para colmo el marido de su hija se fugo, aunque fue un beneficio para ellas ya que todas las noches venia borracho y, sin ningún aviso, golpeaba a la hija de Marlene.
Esos tiempos malos habían pasado, ahora tenia que esforzarse por cargar sacos de verduras y tubérculos, para que en el fin de semana reciba su pago correspondiente.
Marlene consiguió el trabajo, dos meses después de que su hija la abandonara con su nieto. Iba caminando con el bebe en brazo, con la cara triste y los ojos llorosos, hasta que pasando por un poste vio que en este estaba pegado un pequeño aviso:

SE BUSCA ESTIBADOR
INFORMACIÓN A DOS CUADRAS

Marlene no sabia que significaba la palabra estibador, pero pensó que podía ser un trabajo y sin pensarlo mas fue hacia donde decía el letrero.

Hace más de 3 años

0

0