SARACEN
Rango15 Nivel 74 (34701 ptos) | Estrella de la editorial
#1

Debía matar a mi familia.

Hace más de 3 años Compartir:

2

46

#2

Tengo dos hermanos y una hermana de cuatro meses, mi padre y mi dulce madre son perfectos. Estamos de vacaciones en la cabaña de la familia, en un lugar muy alejado de la ciudad. Con un espeso bosque rodeándonos. La maravilla de la naturaleza ofreciendo sus servicios. El lugar perfecto para que despierte.
Para que luego "él" pueda esconder sus cuerpos.
Para liberarlos.

#3

Ha pasado una semana desde que llegamos y tres días desde que la familia actúa rara. Cuando llamo a Martín, no me escucha, lo que hace que me ponga nervioso, lo mismo pasa con Rom, las veces que los llamo me miran aterrados.
Mamá sigue llorando y me rompe el alma ver como me culpa en silencio por su dolor.
Papá no ha vuelto del bosque. Ya han pasado dos días de su desaparición.
Hay algo de un color oscuro pegado a mis manos, es viscoso y huele a algo que se me hace familiar.
A "él" le gusta el sabor de eso en mis dedos.
Lo llama placer, mientras sus labios se llenan de ellos.

Oasis
Rango11 Nivel 51
hace más de 3 años

si es verdad sientes el sabor en tu boca... Muy bueno :)


#4

El reloj marcaba las doce del medio día. Mamá no ha preparado nada para comer, la he tenido que llevar a su habitación porque ha terminado desmayándose. No entiendo porque.
Le he pedido ayuda a Martín y a Rom, y ellos muy asustados me ayudaron. Los deje con mamá mientras bajaba a la cocina a preparar algo para comer.
La heladera estaba llena, decidí por un estofado de carne, había demasiada en la nevera.
Cuando bajaron a comer (después de un montón de amenazas) antes siquiera de su tercer bocado terminaron por salir corriendo al baño a vomitar.
Son muy desconsiderados, que tan malo era encontrar un dedo en la comida, ni que fuera el de ellos.
Para "él" y para mí, el estofado estaba hecho un manjar.
Aunque la carne estuviera un poco dura.

ItzelValeriano
Rango16 Nivel 75
hace más de 3 años

Me intriga, me gusta.
Va muy bien, la verdad, esperaré por más :)

SARACEN
Rango15 Nivel 74
hace más de 3 años

Me alegra saberlo, quizás escriba una ultima parte hoy y la siga mañana. espero te sigan gustando las siguientes partes.

ItzelValeriano
Rango16 Nivel 75
hace más de 3 años

Está bien.
También lo espero, suena muy interesante :)

ramirezvegaalfredo
Rango12 Nivel 55
hace más de 3 años

Magistral.

Aunque, por supuesto siempre con tu permiso, un pequeñísimo apunte: se te ha escapado una "h" en la segunda línea, donde dice "llevar a su habitación porque a terminado desmayándose".

Oasis
Rango11 Nivel 51
hace más de 3 años

Imagine en mi mente la escena... no fue muy bonito ggg
¡Me encanta!


#5

Ya es de noche, la luna alumbra la casa y la penumbra del bosque parece mágica. Mamá se ha levantado y le ha dado de comer a Ross. Pero ni siquiera me ha mirado.
Sufro su desprecio en silencio.
Me he peleado con Martín que me ha intentado golpear con el palo de la escoba. He terminado haciéndole un profundo daño por culpa de mi enojo.
Frustrado salgo de la casa, me adentro al bosque a buscar a papá para que solucione el problema en la casa.
Lo he encontrado.
Oh por lo menos las partes más importantes de lo que restan de él.
"Él" esta inconsolablemente feliz.

Beeeey
Rango8 Nivel 37
hace más de 3 años

Me intriga bastante, espero con ansia la próxima parte:))

Ryan
Rango6 Nivel 29
hace más de 3 años

Me interesa saber como termina esto. "el"

MaxLeiend
Rango9 Nivel 43
hace más de 3 años

Esta es la parte mas dura, como algo brutal se trata con normalidad.

SARACEN
Rango15 Nivel 74
hace más de 3 años

A veces la mejor manera de afrontar las cosas brutales es manejándolas de formal natural, como si en realidad fuese algo de todo los días. ;) @MaxLeiend


#6

Lo estoy viendo, su cabeza aún se encuentra pegado a su torso. Sus piernas están rotas. Ya no tiene brazos. Sus ojos están cerrados reflejando un aviso eterno.
Algo ante la imagen de mi padre de esta manera me perturba. Me hacen sentir mal. No entiendo lo que me pasa o cuál es ese sentimiento que tengo al verlo así. Ver sus ojos cerrados logran algo devastador tanto en mi cuerpo como en mi mente.
"Él" me susurra que los ojos cerrados representan el placer en su máximo apogeo.
Entonces un recuerdo invade mi mente.
Ojos verdes, me miran perversamente, y luego se cierran al éxtasis.
Tiemblo ante el recuerdo. "Él me pide a susurros, que parecen gritos, que le arranque los ojos.
Y se los arranco. Cierro los ojos, y siento el placer de ellos. Siento el placer de "Él"

ramirezvegaalfredo
Rango12 Nivel 55
hace más de 3 años

Esta caja particularmente me parece aterradoramente deliciosa.


#7

La noche comienza a ser más oscura, en el bosque los grandes y sabios arboles comienzan su canto moviendo sus hojas al compás del viento.
Estoy de camino a casa, lamentablemente he tenido que dejar a papá en donde estaba, mucha ayuda de su parte ya es imposible.
El camino es silencioso, "Él" me susurra al oído con voz ronca pero melodiosa que ya falta poco para que todos sean libres.
La alegría invade mi corazón frágil ante esa noticia, no veo el momento de mi llegada a casa para poder comenzar con una divertida cena familiar. Claro que papá ya no esta, pero nunca fue alguien especial para mí.
Cuando llego a la puerta de la casa, escucho que por dentro solo reina el silencio.
Algo agita mi corazón, un nuevo recuerdo. El silencio después del placer, el dolor después del silencio, la muerte después de quedarme sin alma.
Y no lo escucho, "él" no me habla, no dice nada. Y eso me aterra.
Su silencio me mata.

ramirezvegaalfredo
Rango12 Nivel 55
hace más de 3 años

La resaca después de la "borrachera" de sangre. Es buenísimo.

MaxLeiend
Rango9 Nivel 43
hace más de 3 años

Aterrador como algo así esté en la mente del escritor aunque solo sea ficción.

SARACEN
Rango15 Nivel 74
hace más de 3 años

Podría ser peor, pero afectaría la sensibilidad del publico :) @MaxLeiend


#8

La casa estaba a oscuras, parecía como si el mismo abismo se hubiese instalado en ella. Cada paso que daba, cada roce de mi ropa con mi cuerpo, mi alma que se iba cayendo a pedazos, retumbaban en el silencio.
"Él" no me hablaba.
Nadie estaba en la cocina, tampoco en la sala, entonces subí lentamente las escaleras contando cada escalón como una cuenta regresiva ante la llegada a algo que uno espera pero que no sabe nunca que es.
Llegado el final de las escaleras, su voz hizo acto de presencia, un regocijo invadió mi cuerpo al escucharlo. Y con la voz firme dijo. - Todo ha terminado. - supe que sonrió ante esas breves palabras. "Él" estaba ansioso. Y mis ojos se unieron a los suyos, los dos como las almas gemelas que siempre fuimos, buscamos desesperados el éxtasis de ver deslizarse por nuestros dedos aquel liquido rubí tan ansiado.
- Ya es hora. - "él" ya estaba listo para enterrar sus cuerpos.
Mi adorada familia. Libre... Libre al fin.


#9

Cuando llegué a la puerta de la primera habitación, mis manos temblaban incontrolables, casi con vida propia buscaban desesperados el liquido que una vez ya estuvo entre sus dedos. Mis dedos.
Cuando estuve frente a la puerta, una especie de alegría me devoraba, la abrí con ansias y no había nadie en el interior de la habitación, pero eso solo logro hacer que me sintiera con más energía, lentamente y sin apuros avance hasta la última puerta.
Pero de pronto, sucedió algo que estaba intentando evitar.
Por el camino en el estrecho pasillo, mi vida se detuvo en mis pensamientos.
Me encontré con el recuerdo de alguien. En realidad del fantasma de lo que había sido mi vida pasada.
Que me miraba, podía ver a través de él, y me di cuenta de que mi alma siempre estuvo sucia. Sucia y rota.
Entonces suavemente escucho el breve susurro de "él" que golpea con fuerza mi desvalido corazón.
- Déjate llevar por el dolor del sufrimiento y el placer de ser quien lo provoca.- relamió sus labios, mientras que yo me hundía en la desesperación.

ramirezvegaalfredo
Rango12 Nivel 55
hace más de 3 años

Uuuuuffffff... Se presiente algo maravillosamente desagradable...


#10

La cabeza me palpitaba con fuerza, los recuerdos se agolpaban intentando salir de mi mente.
En todos y cada uno de mis recuerdos estaba ese hombre perverso que me hacía daño, luego esa mujer que me miraba con ojos llenos de dolor y odio.
Y entonces algo nuevo se rompió en mi interior ante esos recuerdos de una vida que no debía ser recordada.
Se había roto mi ser, lo que había sido, lo que era, y lo que iba a ser.
Me quede estático en la mitad del camino, mis manos sostenían mi cabeza como si esta se fuera a caer de entre mis hombros. Mis ojos se habían apocado ante tanta maldad, las lágrimas recorrían su sendero hasta mis labios, donde aquel sabor salado se convertía en un sabor diabólicamente parecido a la sangre.
- Estoy muerto, estoy muerto. - esas palabras salían de mis labios húmedos por las lágrimas y la sangre.
- Siempre lo estuviste. - dijo "Él"- ahora por siempre serás mío.
Y la sangre me llamaba, los últimos pasos, la última puerta del averno que me faltaba abrir.
El gran final.

#11

La última puerta, la vista se me nublaba de la emoción, y mis manos estaban temblando de forma compulsiva ante la sola idea de ver sangre recorrer por ellas.
Abrí la puerta lentamente, dando un primer paso, luego un segundo y un tercero.
Y ahí estaban, mirándome con terror, casi saliendo sus ojos de sus rostros. Porque ellos lo sabían, sabían que esa era su último día en la tierra.
Los observe y me alegró ver que "él" ya había hecho su trabajo amordazándolos y dejándolos en esa habitación, aunque me hubiese olvidado de ello.
Martín está en el suelo con un horrible golpe en la cabeza que le dí al salir, inmóvil aun, sin la más remota idea de que estaba a punto de no despertar jamás.
Rom intentaba decirme algo pero no podía de la mordaza en su boca, sus ojos ya no tenían el control de sus lagrimas que caían como la cascada a la que alguna vez fuimos juntos de pequeños, cuando el infierno en el que se encontraba mi vida todavía no lo entendía bien.
Mamá me miraba a los ojos vacíos, ya no había luz en ellos, en cambio cada vez que miraba a Ross y a sus hijos lagrimas de desesperación corrían por sus mejillas.
La pequeña Ross a su lado dormitando en la cuna como el único ángel que era dentro de esta familia corrupta y sucia.
Me acerque a ellos, decidí que lo primero que haría seria matar a mis hermanos, porque de esa manera, esa maldita mujer que se hacía llamar mi madre sufriría algo de lo que había vivido mi alma, de lo que crecía cada segundo en mi interior.
El dolor, el odio... Una inocencia robada.


#12

Camino hacia Martín, Rom se inquieta, se mueve de un lado a otro, sin ninguna posibilidad de liberarse de sus ataduras y de la mordaza que oculta sus gritos.
A "él" le encantaría escuchar sus súplicas y gritos desgarradores, a mí en cambio no.… Ya no quiero despertar aquellos recuerdos que me atormentan, solo deseo matar y destruir todo aquello que me ha hecho sufrir desde hace un montón de tiempo.
Alejo a Martín aún inconsciente del lado de Rom, ni siquiera reacciona cuando lo arrastro hacia la cama de la habitación, supongo que de alguna manera he logrado matarlo con el golpe que le di en la cabeza.
De igual manera lo mejor es prevenir que no siga vivo, me alejo un poco de él, y consigo vislumbrar el cuchillo que dejó "él" sobre el mostrador.
Lo sujeto del mango con firmeza, comienzo a sentir un pequeño placer recorrer cada parte de mi alma y de mi cuerpo.
Martín no despierta, de algún modo eso me decepciona, odio ver sus ojos cerrados, supongo que empezaré arrancándole los párpados.
Rom se mueve bruscamente, golpeando su espalda con el mostrador haciendo caer de este un frasco de perfume sobre su cabeza, lo cual lo deja unos segundos aturdido.
Dirijo mi atención a Martín, teniéndolo frente a mí, sostengo con una mano su rostro pálido, acercó la punta del cuchillo a su mejilla, lo acaricio, "él" está esperando ansioso y en silencio.
Estiro uno de sus párpados, y de un tajo se lo corto con el cuchillo.
La sangre se esparce con avidez por todos lados. Entonces ocurre un milagro.
Martín despierta. Lo sé. Porque ha abierto su único párpado, y extasiado puedo ver como grita desde sus ojos, puedo oír su dolor en un abrumador y delicioso silencio.
Giro hacia mi madre, contento puedo ver como ella sufre.
Siento en mis manos como se mueve desesperado Martín, pero yo sigo observando a mi madre, que tampoco puede apartar la vista de mí, y sin pensarlo un segundo más, y sin dejar de mirarla…
Hundo el cuchillo hasta el fondo en el cráneo de Martín.
Ella abre aún más sus ojos, y puedo ver que ha perdido parte de su alma.
En cambio, yo he conseguido recuperar parte de la mía.
Mientras "él" yace en silencio… Y puedo sentir su sonrisa torcida como si fuera mía.

BlueTigers_24
Rango7 Nivel 31
hace más de 3 años

He leído todas y cada caja de esta historia. Me encantó la forma en que escribes. Vas al grano. ¡Felicidades!


#13

La sangre recorre mis largos y pálidos dedos, aún se encuentra tibia, llenos de una antigua vida.
Rom ha podido recomponerse, se encuentra mirando a un punto vacío a la pared detrás de mí. Mi madre con lágrimas inconsolables, puedo ver que suplica con sus hermosos ojos que me detenga.
Limpio el cuchillo por mi pantalón, y lo apunto a Rom, este reacciona incómodo ante el brillo que lanza el frío metal.
Me acerco y mientras doy más y más pasos, él intenta retroceder, pero no puede moverse ni un solo centímetro.
Lo tengo bajo mis pies, veo como oculta sus ojos entre sus cabellos, puedo ver sus lágrimas saladas recorrer sus mejillas.
Entonces un maldito recuerdo invade mi mente.
De pequeño, acostumbraba dejar mi flequillo largo, lo suficiente como para ocultar mis ojos carentes de esa chispa infantil característico de todos los niños.
También me llega un recuerdo de sus ojos mirándome con ansias de más. De verme sufrir. Sus ojos cerrados al placer que le provoca mi sufrimiento, mi llanto, mis lágrimas, el alma que me arrebata y me lo devuelve corrompida.
El recuerdo se desvanece, y siento lágrimas en mis ojos.
Eso me enfada tanto, que incluso "él" se apodera de mi cuerpo lleno de rabia, y apuñala a Rom en el cuello.
La sangre salpica nuestros rostros. Un poco de ella se escurre entre los labios de "él". Siento mi mano temblar de la excitación, y siento también la sangre en los míos, relamiéndome los labios, rompo en una sonrisa torcida, casi igual que la de “él”.
Y apuñalo una, y otra, y otra, y otra vez a Rom. Con odio, con el odio de años encerrados.
Pero de repente, una voz perturba esa paz que me provocan mis actos, escucho la voz de mi madre, como en un lejano sueño, dulce, dolida, profundamente rota.
- ¿Por qué... por qué nos haces esto?
Aparto la mirada del cuerpo ensangrentado de Rom.
Y la observo, veo que ha podido sacarse la mordaza. Entonces me acerco a ella, acaricio su rostro pálido, con unas cuantas visibles arrugas por la edad.
- Porque los amo mamá. Por eso los estoy perdonando.

Oasis
Rango11 Nivel 51
hace más de 3 años

Por dios esta historia puedo vivirla... es como si fuera alguien que esta presente, puedo verlos pero ellos no a mi.... ¡Me encanta!

SARACEN
Rango15 Nivel 74
hace más de 3 años

JAJAJA me encanta tu entusiasmo, me anima a seguir escribiendo, esta historia estuvo varada por casi cuatro meses, pero sin duda te aseguro que estoy llegando al final de la historia. Y te prometo un final que no vas a poder creer. @Valeria_96

Oasis
Rango11 Nivel 51
hace más de 3 años

Nomas no algo muy fuerte... Recuerda que de un modo u otro estoy en la historia ggg

SARACEN
Rango15 Nivel 74
hace más de 3 años

Jajajaja quizas algo impactante, pero es muy normal en mis historias. Gracias por leerme. ;)


#14

Rompió en llanto, mientras acariciaba su rostro y dejaba rastros de la sangre de sus hijos en su cálida y pálida piel.
La pequeña Ross no lloraba, se encontraba calmada, dormitando, inexistente de todo lo que sucedía a su alrededor. La alcé en mis brazos, y mi madre entró en pánico, lo que causó que "él" se sintiera poderoso, y terminará acariciándola con la punta de la filosa arma, que ya había acabado con la vida de sus hermanos.
Me suplico un montón de veces, me pidió matarla a ella, pero que simplemente dejara vivir a su preciada hija.
Eso entristeció mi alma, y endureció aún más mi corazón.
Dejé a Ross nuevamente en su cuna, y calmé el llanto de mi madre, sosteniéndola de los cabellos, mientras la jalaba a la puerta para poder llevarla junto a mi padre.
Sabía que ellos dos se amaban mucho, y aún tenía un poco de compasión por ella, por lo que había decidido que lo mejor sería asesinarla junto a mi padre, para que no se sienta tan sola.
Entre jalones y golpes, entre gritos que nunca nadie escucharía, entre lágrimas que ya tenían nombre, fuimos llegando hasta el lugar.
Cuando ella lo vio, el silencio reino en el espeso bosque en el que nos encontrábamos.
Mi padre ya tenía un olor horrible, la descomposición era evidente, y los gusanos ya empezaban su festín con los restos de su cuerpo.

artguim
Rango13 Nivel 63
hace alrededor de 3 años

Perturbadora historia, @SARACEN. Se avecina un duro final. Mucho ánimo con la conclusión, que siempre son complicadas.
Un saludo.

Oasis
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 3 años

Oh por dios. IMPACTADA.


#15

La arrastro hasta colocarla sobre los restos de mi padre. Su rostro golpea con fuerza el torso frío y putrefacto de su marido, casi inmediatamente lanza un grito de horror al tenerlo tan cerca de ella.
No puede apartar la mirada de lo poco que queda de aquella cabeza, de las cuencas vacías de aquellos ojos que alguna vez vio con tanto amor. El amor que nunca me profeso.
"Él" está ansioso, todo esta por terminar, esos años de eternos sufrimientos, todas esas lágrimas que había derramado, aquella inocencia que alguna vez tuve, hoy por fin obtendrán la justicia que tanto tiempo había buscado.
Me acerco a ella y el machetillo que logré alcanzar por el camino tiembla en mis manos ansiosas, temblorosas por un placer que desborda mi alma corrupta.
Ella se gira a verme, el brillo de sus ojos se opaca, intenta hablarme, puedo ver a través de su mirada la suplica silenciosa de que no la mate.
Un paso, otro y otro más, los segundos se acortan y el filo del machetillo se encuentra acariciando su mejilla llena de lágrimas. Un gruñido lastimero sale de su garganta, cierra los ojos al tacto del frío metal con su piel.
Otro recuerdo. Otro recuerdo de una vida que intentaba vengar, vuelven a mi mente al ver los espasmos de su cuerpo y los ojos cerrados de mi dulce madre.
Estoy encerrado en la habitación de aquel hombre, mis ojos se mantienen abiertos del terror, me encuentro en una esquina abrazando mis piernas, temblando por el frío del suelo y el dolor que sentía en cada parte de mi inocente cuerpo.
El silencio que me rodea es perturbado por el sonido de unos pasos acercándose.
Es él, es el hombre...
El ruido del seguro de la puerta siendo destrancada suena lentamente, tiemblo inconsolable, por el futuro que me espera, porque lo que estoy por hacer puede llevarme a la muerte.
Entonces él abre la puerta, la luz blanca del pasillo ilumina la oscura habitación, solo puedo ver su silueta adentrándose.
Se ríe de mí, me llama por mi nombre con aquella ronca voz, la puerta comienza a cerrarse detrás de él y puedo ver fugazmente a mi madre mirar con odio hacia dentro. Justo donde me encuentro. Y no hace nada.
Él hombre me da la espalda, dirigiéndose al armario, comienza a quitarse la ropa lentamente. Cierro los ojos, asustado, por que no iba a lograrlo, no iba a poder hacerlo... Pero entonces "él" aparece, me susurra cosas maravillosas, me anima a hacerlo y me promete lo que en aquel entonces por ser tan pequeño aún no lo entendía bien.
Venganza. Una dulce y eterna venganza.
Me levanto lentamente de la esquina, mis manos, mi cuerpo ya no tiemblan y de entre mi ropa saco lo que tenia escondido.
Levanto los ojos llorosos, aterrados y llenos de algo nuevo ante el hombre que ahora me llama, lo miro directo a la cara, el me observa entre sorprendido y divertido. "Él" se enoja, me dice que aquel hombre no me cree capaz, que nunca he sido más que carne y placer para él.
Aquello me enoja de sobre manera, el hombre me llama nuevamente, yo apunto hacia su pierna, su rostro ahora es más duro, ya no sonríe, me dice que me va a matar. Y justo cuando se acerca a mí, "él" dispara.
El hombre cae al suelo, agarrándose de la pierna herida, me mira asustado y "él" me dice que dispare... Y lo hago.
En un brazo, luego en el otro, el hombre me suplica, su cuerpo tiene espasmos de dolor como alguna vez los tuve yo, sus ojos están cerrados sufriendo, como alguna vez los tuve yo.
Entonces vuelvo a disparar pero esta vez en el rostro, donde su ojo izquierdo ya no es más que un horrible agujero.
El recuerdo se desvanece por el grito que ha lanzado mi madre, sin darme cuenta había introducido la punta del machetillo en su ojo izquierdo.
"Él" me susurra que lo termine, que estamos a punto de lograrlo. Yo sin más demora, con una sonrisa en los labios y lágrimas recorriendo mis mejillas introduzco hasta en lo más hondo la punta del machetillo, grito con fuerza y ella hace lo mismo, el arma traspasa su cabeza, ya no grita, ya no respira, pero su único ojo se mantiene abierto mirándome con odio. Con el mismo sentimiento que siempre me había profesado.
Caigo de rodillas al suelo, exhausto por todo, mi alma se siente liberada, el peso del pasado que cargaba en mis hombros ahora ya no se encuentran.
Entonces recuerdo a la dulce, inocente y pequeña Ross.
"Él" sonríe, los dos lo hacemos, casi al mismo tiempo.

Anthe
Rango8 Nivel 39
hace casi 2 años

Esperando el desenlace, me ha mantenido intrigada :)

SARACEN
Rango15 Nivel 74
hace casi 2 años

Gracias por leer @Anthe el siguiente capitulo ya seria el final espero que te guste!!! Saludos!!!


#16

Lentamente la noche desaparecía, el cielo oscuro comenzaba aclararse lentamente y las estrellas desaparecían de aquel océano negro.
Mis pasos eran lentos, el silencio del lugar era sin dudas embriagador, nunca fui un hombre bebedor, nunca me gusto, pero de algún modo entendía que aquella sensación de mareo y embriaguez era por saberme extasiado por los acontecimientos sucedidos solo minutos atrás, me sentía lleno... Lleno de algo que no sabía bien como expresarlo.
Pero lo cierto es que ahora "Él" y yo eramos de alguna forma libres.
Cuando por fin llegue a la casa por primera vez después de todo ese tiempo me sentí cansado con ganas de dormir por días, meses, años.
Pero de repente mis pensamientos fueron interrumpidos por el llanto de un bebe dentro de aquella casa, "él" sonrió y sin más ceremonias ingresamos a la que alguna vez albergó una familia, caminamos hasta llegar a la habitación donde se encontraba la dulce Ross.
Su llanto era cada vez más fuerte y el olor a sangre adentro de aquella habitación me recordó a nostalgias y que la libertad solo llega cuando sangre de inocentes y pecadores era derramada.
En la cuna pude observar los movimientos inquietos de Ross, con parsimonia la cargue en mis brazos e inmediatamente seso de llorar, abrió sus ojos y sostuvo con una de sus pequeñas manos el dedo con el que acariciaba sus sonrojadas mejillas.
Sus pequeños labios se curvaron en una dulce e inocente sonrisa, solo dedicada a mí.
La lleve hasta la planta baja, donde nos sentamos en el corredor del jardín, justo donde el sol comenzaba a nacer.
La vista era tan maravillosa, el calor de la luz de aquel astro viejo nos rodeaba, casi y podía decir que nos purificaba, que todos mis pecados eran eliminados. Pero eso no era así, quizás era libre, pero mi alma permanecería en la oscuridad por siempre.
La paz duro apenas unos minutos, el sonido de unas patrulleras acercándose nos arrebato a mi y a Ross nuestro pequeño momento en el cielo.
Me encargue de llamar a la policía antes de subir por mi pequeña hermana, yo ya había cumplido con mi venganza, ahora la justicia debía de hacerse cargo de mi alma corrupta y podrida.
No tardaron tanto en rodear la casa por completo, los policías se encontraban ahora apuntando sus armas a nosotros mientras me gritaban que dejara a Ross a un lado y me levantara con las manos en alto.
Uno de los policías que me conocía se acercó a mí, yo me levante con Ross en mis brazos dormitando y la entregue delicadamente en sus brazos.
"Él" sonrió complacido, todo estaba llegando a su fin...
- Dios... ¿Que has hecho Gabriel? ¿Como demonios escapaste del hospital psiquiátrico?
- Solo buscaba sanar el dolor de mi alma, de obtener la justicia que nunca me dieron, ya no importa como escape, solo importa que ahora todos somos libres.
- ¿Pero de esta manera? Gabriel, ellos no tenían la culpa, has matado a casi toda una familia que nunca jamas te habían visto ¿Entiendes lo que ahora pasara contigo?
- Solo de esta manera podría morir en paz, ellos debían de morir, ellos fueron los que me destruyeron.
- Ellos no eran tus padres, ellos no eran tus hermanos, mataste a una pobre familia inocente Gabriel. Dejaste huérfana a esta pobre criatura. Tus padres murieron en aquel incendio hace diez años, ellos ya estaban muertos.
- Dios me arrebato la forma correcta de obtener mi venganza, esta familia no era inocente, nadie en el mundo lo es, pero la pequeña en tus brazos lo es, aunque ella cargue con los pecados de sus padres no merece morir, todavía puede escoger ser inocente o convertirse al pecado, pero esas personas ya no tenían salvación más que la muerte... Los mate... Los matamos y ahora somos libres.
- Arréstenle.
El viejo oficial se alejó unos pasos mirándome con desprecio, culpa y dolor. Pero ya no importaba nada. Los oficiales me esposaron y me metieron a una de las patrulleras mientras entraban a la casa a recoger los cuerpos y otros se adentraban al bosque a buscar los restos de aquella familia.
La cálida luz del sol entraba a través de la ventana de aquel vehículo, cubriendo parte de mi cuerpo con esa calidez que tanto tiempo había buscado.
Yo había muerto hace mucho tiempo. Pero ahora por fin mi alma descansaría en paz.
"Él" ya nunca más volvería a hablarme.
Las voces de todas las noches nunca más volverían a molestarme.
Porque ahora soy libre.
Libre al fin.

Anthe
Rango8 Nivel 39
hace casi 2 años

Vaya! no me imaginaba que esa no era su familia, considerando todos los nombres que usó. Me sentí aliviada de que no asesinaran al bebé (que raro no ¿Eso me hace insensible?)

Buena historia y gran final :D

SARACEN
Rango15 Nivel 74
hace casi 2 años

Gracias por haber leído toda la historia @DayDreamingLastNight, siempre es un placer saber que lo que uno escribe pueda llegar a gustar a otros!!!
;)

WitcHeart
Rango8 Nivel 36
hace más de 1 año

Dios @SARACEN Ahora fue que encontré esta historia y te digo con sinceridad, es uno de los mejores relatos de terror que he leído. Gracias por compartirla. En serio.

SARACEN
Rango15 Nivel 74
hace más de 1 año

Muchas Gracias @WitcHeart un placer compartir estos retazos de locura que abundan por mi mente jajaja