Charles
Rango4 Nivel 19 (394 ptos) | Promesa literaria
#1

Por segunda noche consecutiva mi vecino sale a la calle, oculto entre las sombras. Lleva al hombro una caja, no muy grande. Da la impresión de ser un hombre pegado a una caja. ¿Qué será lo que hay dentro?, me pregunto mientras sigo sus silenciosos pasos desde la ventana de mi casa. Son las dos de la mañana, no puedo dormir. Mi maldito vecino me tiene intrigado.
A la mañana siguiente me lo cruzo saliendo del ascensor. Tiene aspecto de preocupación. Siempre ha sido un ejemplo en la comunidad. Un hombre educado y con una sonrisa. Nunca lo había visto así.
—Buenos días, vecino —le digo.
—Buenos días —me contesta con voz apagada.
—Por cierto, ¿su señora bien? Hace tiempo que no la veo.
—Sí, muy bien. Está de vacaciones en casa de su hermana —me contesta algo nervioso y se va.
No tenía ni idea de que tuviera una hermana.
Son las dos de la mañana. Mi vecino, puntual como siempre, sale del portal; por supuesto, cargando con la caja. A los pocos segundos tropieza, la caja cae al suelo y se abre. Mi corazón da un vuelco. ¡Mierda! ¡No puede ser! ¡Una cabeza humana rodando por el suelo!

Hace más de 4 años Compartir:

1

8
Charles
Rango4 Nivel 19
hace más de 4 años

Un cuerpo humano no es solo una cabeza. No puedo decir más, lo dejo a la imaginación del lector.