Kaeli
Rango10 Nivel 46 (4800 ptos) | Fichaje editorial
#1
    Partes:
  • #2

Miró a aquel extraño hombre a los ojos y, sin muchas dudas, firmó el papel. ¿Qué más podía hacer? Pues el hombre con quien ella había pasado la mitad de su vida, compartido sábanas y jurado amor eterno, aquel día volverían a ser unos completos desconocidos. Tal vez fue el poco tiempo que Daniel le dedicaba, tal vez fue las inseguridades de Sofía, o tal vez, solo tal vez fue la grandeza de la estupidez humana lo que llevó a esas almas gemelas decirse adiós.
Un día como hoy hace 25 años una bella joven nueva en la universidad sentía que el mundo sería suyo y al mismo tiempo que éste poco después se le vendría encima, pero jamás permitiría que sus miedos le impidieran llegar a la cima del éxito.
Por supuesto que él no era la excepción, Daniel soñaba con salvarte la vida quizá hasta cuando no lo merecieras.
Un día ella vagaba por los largos pasillos de la facultad, cuando al recibir un fuerte portazo que le hizo tirar sus cosas...

-¡Lo lamento! ¿Estás bien?.- Decía la voz más encantadora que hasta la fecha ella había escuchado.

Nadie creería jamás su hermoso desenlace o su terrible final...

Hace más de 3 años Compartir:

0

15
#2

Los días pasaban y ellos formaban dos almas en un solo cuerpo a lo largo del camino. Cada uno adoraba las peculiaridades del otro, como la ternura de Sofia y el carisma de Daniel.
Su bello idilio comenzó a desmoronarse tras la incapacidad reproductora de Sofía, él por supuesto anhelaba ver el resultado físico producto de su amor, pero ella comenzaba a lamentarse a diario el no poderle cumplir ese deseo.
El tiempo no daba pausas ni respiros, pues el abismo entre ellos se hacía cada vez mayor.
Daniel aprendió a sobrevivir sin acariciar el cuerpo de su amada, pero Sofía tardaba en conciliar el sueño por la misma razón.
A un hombre como él no se le dificultó encontrar una perfecta silueta femenina a quien tocar, a quien enviarle flores o con quien ir a los lugares más costosos de la ciudad. Ella por supuesto lo sabía, pero decidió que el silencio era una opción, así evitaría discusiones ahorrando ese tiempo para mejorar su propia imagen,
Ella necesitaba sentirse bonita, deseada, amada otra vez. El gimnasio, las dietas y el dinero despilfarrado se convirtieron en su nueva compañía.
Al cabo de 4 largos años de su total ausecia, ella se dio cuenta que... Debía renunciar a él, él jamás la volvería a ver como su mujer y aquellos tiempos de alegría llegaron a su fin. Una mujer inteligente lo hubiese confrontado por largo tiempo de sus infidelidades y falsa compañía, pero no, ella lo hizo diferente, pues aún lo adoraba con toda el alma.
Un 17 de Abril, a pocos días de su cumpleaños.

30 MINUTOS ANTES

-Sofía, ¿Estás completamente segura de ésto?

-Por supuesto que estoy segura Cristóbal, necesito de un hombre, uno como tú...

________________________________________________________

-¡Sofía! ¡¿Me puedes explicar que significa esto?! .- Gritaba Daniel con la sangre ardiendo por sus venas tras mirar a su esposa en la cama con otro hombre.

-Lo que ves, no tiene explicación Daniel, es lo que es.

Daniel con ira en su mirada salió de la habitación directo al despacho del abogado. ¿Cómo él pudo haber sido engañado así por una mujer que afirmaba adorarlo?
Lo irónico de la vida es que él se negaba a aceptar que ella podía hacerle lo mismo.

-Estoy aquí, porque mi esposa me ha sido infiel con su Doctor. ¡LO QUIERO TODO!

-Daniel, sabes que en la repartición de bienes...-Advertía el abogado

-¡TODO HE DICHO! Y lo quiero listo ya mismo.

A pocos días de tan mal momento, juntos como no lo habían estado hace ya mucho tiempo atrás, estaba en la oficina del abogado. Daniel no la podía mirar a los ojos y ella decidió firmar dejando todo en sus manos salvo por un pequeño departamento donde ella se quedaría, no hizo guerra, no peleó por lo justo, simplemente le otorgó la victoria.
Luego de firmar los papeles volvieron a dividir su camino.
Daniel se dio la vida que todo soltero con su pinta merece, aunque por las noches entre la piel desnuda de alguna jovencita aún recordaba el cuerpo infiel de quien un día fue su amada, sin darle más importancia se propuso a seguir con su vida hasta lograr rehacerla que por supuesto lo hizo siendo dos años más tarde yendo al hospital para que su colega atendiera a su ahora esposa que por fin le daría su primogénito.
Mientras su esposa era atendida él charlaba con un amigo del hospital de donde él salió hace mucho.

-¿Aún ese desgraciado trabaja aquí?

-¿Hablas por Cristóbal?

-¡De quien más idiota!

-Si, aun trabaja aquí. Se desvive por la paciente de la 421

-Yo siempre supe que ese mal nacido quería con mi mujer...

-Dirás con tu EX mujer, pero sabes algo Daniel, aún así ella te amaba...

-¡¿Tú que sabes?!

-Creo que mucho más de lo que obviamente tú no...

Cuatro semanas después en el mismo escenario Daniel se detuvo para charlar con el mismo amigo.

-¿Ahora que sucede con ese idiota?.- Decía Daniel mirando fijamente a Cristóbal

-A Cristóbal se le murió la paciente de la 421 hace un par de días.- Respondió tragando saliva Samuel

-¿Que tenía?

-Un cáncer mamario fue lo que la llevó a su fin, aunque ella dejó de luchar Cristóbal la acompañaba cuando ya no había nada que hacer.

-Bueno...Algo de provecho es lo menos que podía hacer Cristóbal ¿No?.- Respondía sarcásticamente.

-¿Has sabido algo de Sofía?.- Preguntaba Samuel inquietante.

-A que se debe tu pregunta...

-Pues, quisiera saber si te has comunicado con ella...

-Yo con esa mujer no tengo nada que hablar. Adíos Samuel mi mujer ya está esperándome.

Daniel se retiró del hospital mientras su amigo lo veía perderse entre la gente. Samuel se encaminó entonces hasta la habitación 421 donde no había ya nadie y acariciando las sábanas de la cama echó el tiempo atrás.

2 AÑOS ATRÁS

-Sofía, ¿Estás completamente segura de ésto?

-Por supuesto que estoy segura Cristóbal, necesito de un hombre, uno como tú...

-Tu sabes lo que he sentido toda la vida por ti, quisiera que si me acuesto contigo, sea real...

-Jamás te mentí Cristóbal, siempre supiste que toda la vida he amado a Daniel.

-Si voy a hacer el amor contigo, al menos serás mía al 100%, no quiero escuchar su nombre.

_____________________________________________________________

-¡Sofía! ¡¿Me puedes explicar que significa esto?!

_____________________________________________________________

-Lo he hecho Samuel, me acosté con Cristobal...

-¡Sofía pero tu estas loca! En verdad que no puedo creer que Cristóbal se prestara para eso...

-Bueno, no lo hicimos en realidad, estuvimos completamente desnudos en la cama de Daniel pero Cristóbal solo me besaba el cuello porque yo...no pude.- Decía Sofía cabizbaja.

-Sofía, yo no estoy de acuerdo con tu plan ¿En serio prefieres ser tu la "infiel" ¡¿Y dejárselo todo a él?!

-Tú bien sabes, de nada sirve que me quedara con un trapo, necesito que me odie, que me desprecie y así pueda olvidarse pronto de mí cuando...

-Amiga mía, tu amas a ese hombre, jamás creí que quisieras que te olvidase algún día...yo no lo haría.- Decía Samuel mientras las lágrimas le comenzaron a aumentar el brillo en los ojos.

-Si, porque lo amo hago esto...Porque no quiero que sufra, no quiero que se sienta culpable toda su vida, no quiero que se desmorone pensando que pudo hacer algo.
Lo conozco y sé que si sabe cuánto me hirio, no será capaz de rehacer su vida. Quiero que viva su nueva vida plena y feliz. ¿Aún mantendrás esa promesa Samuel?.- Respondía Sofía apretando las manos frías de su amigo.

_____________________________________________________________

TIEMPO ACTUAL

Samuel llenó sus ojos de lágrimas y sin poder soportar más el llanto se arrodilló al filo de la cama de la habitación 421 diciendo.

-Lo haré Sofi, siempre voy a ver por Daniel...

Kaeli
Rango10 Nivel 46
hace alrededor de 3 años

Muchas gracias nuevamente por dedicar su tiempo a leer mis obras, me alegra que las disfrute @ValdiviesoDaniel3264