ruddenskjrik
Rango5 Nivel 21 (487 ptos) | Escritor en ciernes
#1

Miraba a las demás niñas. Desnudas, temblorosas. No era el miedo, todas lo habían perdido tiempo atrás. Frío. Era la cima del mundo, y debían lavarse en las aguas que caían con fuerza desde un origen perdido más allá de una densa bruma de vapor. La cascada rompía contra la roca antes de precipitarse más allá del borde del acantilado siguiendo el estrecho sumidero formado por la erosión. Las niñas, sus compañeras, seguían las órdenes y se ponían bajo el pesado torrente helado, sólo para caer derribadas de inmediato o poco después, azules de frío y moteadas de hematomas por el impacto contra el duro y resbaladizo suelo.
Llegó su turno. Cerró los ojos y con cuidado y ligereza pasó bajo la cascada, hasta que remojó su larga y extraña melena blanca. Y ahí se quedó, no supo por cuánto tiempo, hasta que las instructoras la sacaron. No lo mostraron, pero ella las sabía impresionadas. No era tonta. Abrió los ojos. Le dolían. Vio que todo su cuerpo estaba azul. Estaba mareada, todo le sonaba raro. Pero la idea ardía y la mantenía viva: sería la Joya de las Damas Rojas. Las dominaría. Porque las odiaba.

Hace más de 4 años Compartir:

1

6