GabyRodriguez
Rango3 Nivel 14 (182 ptos) | Cuentacuentos freelance
#1
    Partes:
  • #2

—¡Corre! —Soltó sin preámbulos, casi sin aliento.
No podía creer que mi mundo entero, mi aburrida y rutinaria vida cambiara de la noche a la mañana, como es posible que hasta hace 6 horas me encontraba durmiendo en mi confortable cama, mi amiga y compañera en momentos abrumadores, y ahora me encuentro corriendo por mi vida, escapando de algo que no tengo conocimiento, siguiendo aquél ser que me estimula e invita a correr por salvaguardar nuestra vida, es posible que hayas pasado gran parte de tu vida a lado de alguien que dices conocer hasta sus secretos y pensamientos más profundos, y de un momento a otro es un ser completamente diferente, uno que jamás pensé que existía dentro de él...
Este soy yo...una simple y perfecta secretaria de un bufete de abogados, todos los días era lo mismo, despertar, desayunar, ir al trabajo, resolver los diferentes casos con mis jefes, llegar a casa, dormir y repetir el ciclo, pero lo único que me motivaba era él, su compañía había cambiado mi vida y me hacía sentir viva...creí saber todo de él, pero nunca pensé que solo veía lo que mis ojos querían creer...

Hace más de 3 años Compartir:

3

5
AnaMM513
Rango8 Nivel 38
hace más de 3 años

Vigila alguna falta (*ahora*, no *a hora*).
Quiero leer más de la historia.

GabyRodriguez
Rango3 Nivel 14
hace más de 3 años

Gracias... perdón no me había dado cuenta... muchas gracias....


#2

Ante una fachada dulce y seductora me había cautivado desde el primer instante en el que mis ojos lo vieron...un perfecto y completo desconocido, pero que a su vez me llenaba de intriga y confianza...es así como lo recuerdo, he vivido toda mi vida en parsimonia, sin sobresaltos o aventuras que quisiera conservar en mis más profundos recuerdos, hasta que él apareció sin más en mi vida, como si así algo o alguien lo hubiese querido, cambió mi mundo, llenó de colores esa faceta de blanco y negro en la que estaba sumergida sin ganas de continuar, me llenó de dicha y energía, logrando levantarme cada día con una sonrisa boba en mi rostro, y haciendo que soñara cada noche con el siguiente paso, ¿pero que tanto conocía de él?, había aceptado estar a su lado sin compromiso alguno, sin nada, sin conocer su pasado, sin saber que había detrás del cascarón que me mostraba cada día. Ahora que me encuentro corriendo por mi vida, tomada de su mano , escuchando el latir de nuestros corazones que a un ritmo acelerado han estado durante esta media hora, que en cierta forma se ha convertido en medio siglo para mí, los recuerdos invaden mi mente, el más fresco es el de anoche...
Anoche llegué tarde de mi trabajo, un caso se ha convertido en el centro de atención de nuestro bufete, logrando acaparar la atención de todos los vinculados a él e incluso los medios de comunicación, todo este tema tiene un secreto por conocer y mi intuición no me falla, pero el cansancio pudo más guiándome directamente a mi habitación, donde me esperaba lo único que me daba las energías para continuar día a día...él... dormía placenteramente en nuestra cama, me acerqué esperando no despertarlo, observe con detenimiento su bello rostro, aquel que me ha cautivado sin mucho esfuerzo, me retiré al baño, necesitaba descansar y entregarme a los brazos de morfeo lo más pronto posible, al salir él estaba despierto...
-Buenas noches- saludé acercándome a la cama
-Hola amor- respondió él dando un beso en mi hombro descubierto, mi pijama se lo permitía, consistía en una blusa de tirantes y un pequeño short
-¿Te he despertado?-pregunté mientras me acomodaba cerca de él, recargando mi cabeza en su pecho
-No...otra vez se te hizo tarde -dijo él mientras me rodeaba con sus fuertes brazos
-Lo siento, pero este caso es más difícil de lo que esperábamos- respondí entre bostezos el cansancio me estaba ganando la batalla
-¿Que pasaría si un día no me encuentras en la casa?-preguntó de la nada, logrando tomar toda mi atención y ganándole al sueño que me invitaba con él
-¿Qué es lo que quieres decir?- pregunté con extrañeza, su inquietud me había dejado sorprendida
-Solo es una hipótesis...- respondió él con una sonrisa que por un momento se vio sincera, pero que al segundo después me di cuenta que algo escondía detrás de ella
-Pero esa hipótesis debió salir de alguna idea concreta, ¿acaso ocultas algo?
-Es mejor que descansemos, tienes trabajo mañana- dijo él mientras me atraía hacia él y me acurrucaba en su pecho, con la duda de tal pregunta me dormí
Al despertar el no estaba a mi lado, era de costumbre, siempre se levantaba antes que yo, y solo en ocasiones lograba encontrarlo en el desayuno, otras me dejaba en casa y él salía a no sé donde...ahora que lo pienso nunca le he preguntado en qué consiste exactamente su trabajo, las cosas siempre han sido así, nunca me he preocupado en conocer a profundidad más cosas de su vida, me he conformado con lo que me da y eso que llevamos un año juntos, al bajar a prepararme el desayuno, lo vi de espalda enfrente a la estufa, me acerqué y rodee su cintura con mis brazos
-Buenos días- dije mientras depositaba un beso en su espalda descubierta
-Buenos días preciosa- continuó con su labor
-Huele delicioso- comenté
-Gracias, ahora siéntate que ya te sirvo- me dijo y yo me dirigí a la mesa, apenas lo hice se escuchó un sonido que logró asustarme junto con él
-Iré a ver- avisó y se dirigió al frente de la casa, para cuando yo me levanté para ir a su compañía, el vidrio de la ventana de mi cocina había sido destruido, por inercia me agache cubriendo mi cabeza
-Esta bien- me preguntó él, no sabía en qué momento llegó a mi lado
-Si- respondí apenas
-Ven vamonos- dijo él mientras tomaba de mi mano
-¿A donde?, ¿Qué es lo que sucede?- pregunté cuando vi como colocaba ropa en una maleta y me extendía una muda y zapatos deportivos para que me aliste
-No hay tiempo, debemos irnos- lo vi como recorría al otro lado de la cama y buscaba debajo de ella, al levantarse pude ver como sacaba un arma
-¿Eso es un arma?, ¿Qué es lo que sucede?- pregunté preocupada y molesta por su falta de comunicación
-Ya te dije que no hay tiempo- se dirigió a mí y tomó de mi mano para salir de la casa por la parte de atrás, subimos a su auto, pero este no quiso andar, por lo que sujetó nuevamente mi mano
-Es momento de correr, de eso depende tu vida- me dijo logrando hacer que me asustara por completo y sin más me vi envuelta en una persecución, donde correr me mantenía con vida...

Hace más de 3 años

0

3