Doyannie_09
Rango6 Nivel 27 (1057 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Sara, estudia en la universidad, ha tenido buenos amigos, pero una en particular, le causó la inquietud más grande de su vida.
Se llama Jenni, esa amiga peculiar que Sara conoció a la mitad de su carrera. Compartían materias y hacían casi todos los trabajos académicos juntas.
Fuera de eso, Jenni, también estudiaba artes y para Sara era especial porque admiraba su creatividad manual e imaginativa. Ralló una vez sus cuadernos con dibujos muuuy diferentes y originales que a Sara le encantaban, porque ella no posee esas habilidades. Le tuvo o le tiene aún mucho aprecio, mientras veían clases, se molestaba cuando intentaban decir algo mal de Jenni, ya sea porque para algunos era denominada una "extraña". Pero a Sara no le importaba porque para ella era diferente. Solo eso.
Sara cree que la consideraban así, porque Jenni es una chica sincera. No es conversadora pero con ella si lo hacia y mucho. Aunque, demostraba demasiado cuando alguien no le caía bien con sus inusuales muecas.
Todo iba bien entre ellas hasta que un día, de la nada, sucedió algo que Sara aún no se explica el por qué.

Hace más de 3 años Compartir:

0

11
#2

Era diciembre cuando Sara y Jenni acordaron verse en enero para el nuevo inicio de semestre.
Faltando tres días para comenzar, Sara, le envía un mensaje de texto diciendo: "Hola niña, ¿nos vemos el lunes?” Pero pasaron esos días y nunca recibió la respuesta. Sara no le prestó atención hasta que el lunes llegó y Jenni no asistió a clases.
Preocupada, vuelve a enviarle y tampoco consigue una respuesta. Luego les da un aviso a otras dos compañeras Laura y Beatriz que también compartían materias juntas. Pero ellas creyeron que Sara estaba exagerando.
-¡En serio créanme Jenni no me contesta los mensajes ni siquiera en el Facebook!- exclama preocupada Sara.
-Debe estar de viaje o qué tal si se fue con un novio- le dice Beatriz.
-¡Imposible! Ella no es así. Nunca ha faltado tan seguido a clases y cuando no lo hacía me avisaba así sea para avisarme que le dio alergia el chocolate- asegura Sara.
-Es cierto, Jenni nunca se ha portado así, algo le pasó. Y lo extraño es que no responde los mensajes que le envía- dice Laura dándole la razón a Sara.
-Bueno está bien, tienen razón. Llamémosla e insistamos las tres a ver si así nos contesta- propone Beatriz.
La ausencia de Jenni continúa prolongándose y ya Sara y sus amigas alarmadas la han llamado un par de veces y no contesta sus teléfonos.
Buscando Sara por la web encuentra un documento donde aparecen los nombres de sus padres, ya divorciados. Desorientada recuerda que en el pasado ella mencionaba a su papá como si aún viviera con él, entonces, supone que tal vez regresarían. De ahí recurre a sus amigas para decirles lo que encontró.
Al poco tiempo, Jenni aún desaparecida y sin contestar los mensajes ni las llamadas, comienza a notarse su ausencia entre el resto de compañeros y preguntan por qué no asiste y qué le ha pasado. Pero tampoco reciben una respuesta por parte de las chicas debido a que no lo saben.
Algunos se ofrecieron a ayudar para llamarla y enviarle, pero no cambia nada.
Luego, sucede un acontecer que extiende la gravedad de la situación, donde Sara aún no se lo sigue explicando.

Hace más de 3 años

3

2
AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 3 años

Vaya intriga, me gustaria saber que le ha pasado para desaparecer asi de esa forma.

Doyannie_09
Rango6 Nivel 27
hace más de 3 años

Pues sí, es intrigosa. Lo continuaré:). Y gracias, me alegra que venga de parte de ti. Tus escritos son admirables. @AngelMagat


#3

La mama de Beatriz, encontró el número del papá de Jenni. A través de una amiga de su mamá que lo conoce porque resulta que es médico.
Sara y Laura acuerdan llamar a este señor para lograr saber de Jenni. Laura es quien se ofrece a hablar, y al hacerlo el asombro no sale de ambas.
-Buenas tardes, señor. Somos compañeras de estudio de Jenni y queremos saber por qué no ha venido a la universidad- pregunta un poco aliviada Laura con la esperanza de saber de ella.
-Disculpa, ¿No ha ido a la universidad?- pregunta el señor.
Laura, se angustia un poco ante la pregunta y Sara le cuestiona al verle su rostro de preocupación, qué está pasando.
-No, no ha venido. Y estamos preocupadas, por eso le estamos llamando- Laura empieza a molestarse un poco.
-Joven, lo que sucede es que yo no vivo con ella desde hace años. Estoy divorciado de su madre y por problemas nos hemos alejado un poco- contesta el amable señor.
Laura no lo podía creer. Un silencio llega y Sara se desespera por saber qué es lo que están hablando. Pensó lo peor.
-Bueno, pero ¿hay alguna posibilidad de que usted nos informe sobre ella o me puede dar la dirección de su casa?- le pregunta Laura.
-No lo sé, su mamá no permite que esté cerca de ella y su hermana. Y tampoco sé donde viven actualmente. Aunque es extraño que no esté yendo, debió pasarle algo ¿Si saben de ella me pueden informar?- le pregunta el hombre preocupado a Laura.
Laura ya está un poco más molesta y Sara no haya cómo saber qué sucede. Mientras conversan le hace señas y no consigue nada.
-Está bien señor, muchas gracias. Ya tengo su número y si sé de ella yo le avisaré- Contesta Laura decepcionada.
Al colgar Sara se alegra y Laura le cuenta lo sucedido.
-¡No puede ser, es su padre por Dios!- grita Sara.
-Cálmate, seguiremos averiguando e insistiendo las llamadas y mensajes a ella- propone Laura.
Batriz, al enterarse se pone a llorar pensando si le ha sucedido algo y lo inexplicable que se ha convertido su desaparición.

Hace más de 3 años

1

1
Doyannie_09
Rango6 Nivel 27
hace más de 3 años

Hola, para quienes me leen. Es una historia real de una amiga que por razones que aún no sabemos y faltando poco para graduarse no fue más a la universidad, como si hubiese desaparecido. Gracias a Dios ya supimos que está bien porque después de tres meses sin saber de ella, una compañera de clase la vio y pues mi amiga al verla se retiró del lugar sin querer darle explicación.
Sus teléfonos se encuentran apagados. En las redes no quiere contestarme. Nos hemos enterado de cosas personales que por motivos de respeto no las pude mencionar. Y bueno, les juro que les contaré si la veo o hablo con ella.

Me gusta contarles historias reales, experiencias de mi vida que de alguna forma le han dado ese toque diferente a lo que he vivido hasta ahora.