Iker_Salart
Rango12 Nivel 55 (9568 ptos) | Ensayista de éxito
#1

Hace años, la tierra llegó a un acuerdo con el aire. Cedería a este parte de su cuerpo si aquel consentía que los árboles se auparan hasta las nubes. El viento aceptó, riéndose para sí, pensando que la tierra había perdido la razón. ¿Cómo consentía aquello? El viento pensó que salía claramente ganando. Y así nació la hija del viento, sobrina de la tierra. La mar. Creció feliz en su nueva casa. Su madre estaba realmente orgullosa de ella, cuando nadaba y se refrescaba en las cristalinas aguas de la hija.
Pero la tierra fue creciendo, y también tuvo descendencia. De sus entrañas nació el hombre, y comprendió el viento tiempo después que había sido engañado. Disgustado y decepcionado, habló con la tierra:
- Tierra – habló el viento. - ¿Por qué no me avisaste de la llegada del hombre, de sus costumbres, que dañan a mi hija y envenenan mi alma? ¿Cuál es la razón?
- Lo siento de veras, querida amiga tierra, pero yo también fui engañada, pues lo que tu hija siente en su húmeda vista y que tanto te hace sufrir, lo que a ti te mata de forma tan cruel, es lo que corre salvájemente por mi seco vientre.

Hace más de 3 años Compartir:

0

4