PandaKiller
Rango6 Nivel 25 (740 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Vuelvo a poner la mano en mi pecho. Ahí sigue. El latido interminable. Y ahí seguirá aunque ya no estés aquí.
Decir adiós es difícil,duro. Para mí es la parte más complicada . Porque, ¿qué se puede esperar de un adiós? Nada alegre.
Aquí sigue, latiendo mi corazón, por los dos, por aquellos momentos que pasamos juntos. Pero a él no le avisaron por adelantado del adiós, ni a mí tampoco. Todo se volvió triste, sombrío sin ti, sin la idea de un ''nosotros''.
La vida sigue. Pero no puedo ocultar lo que siento, no puedo reprimir ese dolor que mi corazón se empeña en amar. Y no puedo porque siempre que ponga la mano en mi pecho y note el latido constante de mi corazón pensaré en ti, en nosotros, en la vida que viví cuándo estabas conmigo, cuándo el adiós no existía aún.
Pero la vida sigue. Y hoy llaman a la puerta,reclamando por mi corazón herido, queriendo saludar y comenzar una nueva historia. Vienen a invadir el dolor y arrancarlo de mi pecho, pero lo que lamento es que no podrán eliminar el latido interminable de mi pecho. Por eso digo adiós por anticipado y cierro la puerta,dejando de latir.

Hace más de 4 años Compartir:

1

3
RaquelBeck
Rango11 Nivel 52
hace más de 4 años

¡Precioso! Como me encantan este tipo de textos aunque destellen dolor.