Zurack
Rango6 Nivel 27 (1107 ptos) | Novelista en prácticas
#1

De repente miré dentro de la caja.
estaba llena de festones rosa con destellos de amor idealizado
sobraban la ausencia y la cobardía
y el intento vano de morir cada día
los espacios no habitados por palabras tenían
la fría sombra que unos aman otros critican.

Cerré rápidamente sus tapas de ventana.
maldije la valentía de "expresar el ser humano"
me acurruqué bajo la mesa;
pero ahí seguía ella,
la caja
con sus cuentos de mañanas y de lluvias y de nadas
con trasfondos de sedientos corazones palpitando en el silencio
con la consciencia turbia del exceso.

Suenan en mí sus voces
y siempre he sido reacia a dar mi corazón
y menos en cuanto a las palabras se trata...

Sin embargo sigue ahí
la no sacra, no pura, no blanca
la caja
llena de pecados y dolores
de canciones y confesiones
de traiciones y resurrección.

He aquí la huella de una generación perdida
he aquí lo que empaca para sus viajes Melancolía
lo que desecha, no sin ternura la Locura
He aquí, digo, lo que grita por la boca de la vida
mientras las entrañas se retuercen y se calcinan.

Hace más de 3 años Compartir:

2

4
Loco_Naos
Rango5 Nivel 20
hace más de 3 años

Hace rato no leía algo tan personal y tan bien preparado. Sabes... En este escrito encuentro mucho de Andrés Caicedo, y no por su nadaismo, sino por que él también era una caja de sorpresas.

Se me antoja mucho seguirte leyendo. Síguelo haciendo porfa...

Zurack
Rango6 Nivel 27
hace más de 3 años

¡Muchas gracias!