CrisFigueroa
Rango6 Nivel 28 (1140 ptos) | Novelista en prácticas
#1

-Cuando estés débil y errante, que el recuerdo de tu rosa te ayude a comprender que en el infinito de Andrómeda, el naufragio es más fácil y me tiene mí.

Me dicen que ya no hay nada que escribir, que estamos aquí esperando una lluvia seca, sin lluvia. Que la inspiración se acaba al escuchar la alarma; es solo un sueño que camina detrás de nuestros ojos. Ya no hay nada que escribir, dice la soledad. Se acabaron las historias, el pasado ha dejado de fluir. Todo es tan distinto mientras respiramos, cada inhalación devuelve nuestros pasos. Lo viejo se deshace entre los dedos, se va con el aire a otro camino lejos del nuestro. Ya no dejamos huellas, ya no hay rastros de cicatrices. ¿Qué nos queda para escribir? Ni en la tierra se ve a dónde fuimos, tal vez queden silencios que descifrar o algún instante que arreglar.

Ya no hay nada que escribir, dice, tal vez la nostalgia; celosa de un presente que tranquilo me abraza.

Hace más de 3 años Compartir:

4

19
7mo31
Rango5 Nivel 23
hace más de 3 años

Tu narrativa en esta primera parte me movió el piso, porque no sé si escribes desde el pesimismo acerca del mundo en que habitamos o es un símbolo del fatalismo urbano… En todo caso, particularmente creo que la historia tiene un buen comienzo, está muy bien contada y técnicamente bien escrita. Te felicito.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 3 años

Preciosa tus reflexiones para comunicar tus pensamientos. Me llamó la atención aquello de "Ya no hay nada que escribir, dice la soledad." Felicitaciones.


#2

Crónicas de días soñados en papel, sábanas descosiéndose al aleteo de un libro. El arte es un conjunto paracaidista y tus dedos el timón del atardecer. Corre y escucha, niño violeta, no hay dónde caer. Tu historia es esmeralda de gigantes, escondidos tras la arena de un reloj agrietado.
El pigmento infantil es sustancial para verte en un reflejo de tu fantasía. ¿A dónde corres, entonces? Si no te has encontrado. Detente y escucha, niño violeta, la caída es fuerte, pero te puedo sostener. No te precipites con los pies hacia atrás; cerrar los ojos no es un error al despertar. Escucha, escucha, niño violeta, caer está bien, pero no hasta el suelo. La magia es tu única arma, úsala solo para crear, y cuando el viento llegue, haz de tu sombra una cuerda para volar.

Hace más de 3 años

2

6
7mo31
Rango5 Nivel 23
hace más de 3 años

Esta parte me parece más optimista y esperanzadora, hablas desde la ternura… Me encanta el tratamiento que le das a la historia…

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 3 años

La expresividad y profundidad con que manifiestas quehaceres y sentimientos, se me antoja una reinvención del lenguaje. Te sigo AnneAcronica


#3

¿Alguna vez has visto al dragón que tiembla las nubes con su cola ardiente?
¿Alguna vez has visto sus garras que destrozan el eco y la distancia?
Como el aire se aparta mientras pasa y el sol estremece su silueta opaca.

¿Lo has visto?

En sus ojos refleja una luz cansada,
que decae en el tiempo que lo amarra.
Viaja a cada esquina, a cada montaña,
conoce el mundo sin saber de él nada.
Todos desisten ante su sombra inmensa,
lo buscan, se acercan, temen en su presencia.

¿Es acaso el dragón la historia que nos crea?
¿o es solo un niño que navega entre sorpresas sin saber lo que le espera?

Hace más de 3 años

5

3
7mo31
Rango5 Nivel 23
hace más de 3 años

¿A donde nos llevas? Siento que estas manejando el suspenso cpn mucha sutileza y poesía...

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

Qué oníricos son todos....

Te llevan de la mano...

CrisFigueroa
Rango6 Nivel 28
hace más de 3 años

Gracias por tus comentarios, @7mo31 son maravillosos. Espero que puedas seguir disfrutando :)

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

Lo hacen. Mucho...

Gracias y saludos


#4

#27A

Deseó algún día llegar a ver nacer el mar,
para escribir al mundo en hojas de abedul.
Sollozó de rabia al descubrir una tarde,
que su siembra era un imperio derretido bajo el sol.
Agitó a cada hora cien marchas,
que arrancaban de su pecho el himno de la fuerza.
Se disipó vibrando ramas,
perdidas en un bosque de aullidos acordes.
De ahí sus rodillas no se elevaban,
no se elevaban hasta escupir,
hasta gritar,
¡hasta rugir!

hasta sonreír al ver la sal de la alborada.

Hace más de 3 años

0

2
#5

¿Quién se echará tantas canciones encima?
para adelante dejarlas forjar
un cuento que sale armado de espigas
dormido, cantándole al mar.

Cabalga, cabalga, camina
cabalga, cabalga, y ¿qué ves?
Frailes que ya no respiran,
por cantar sobre vidas de ayer.

¿Quién peleará cada monstruo que llega?
Para tumbarte al reborde
de inmensidades que abarcan
las frases que notas caer.

Cabalga, cabalga, camina
cabalga, cabalga y ¿qué ves?
Una niña que avanza sin prisa,
hacia el podio del amanecer.

Hace más de 3 años

2

2

#6

METESCRIBÍ

¿En qué momento simulé ser una niña?
simulé ser ave que refresca sus garras en la tierra,
simulé ser viento que destruye a la hora del incendio,
algunas veces intenté ser el beso de una cicatriz,
y otras ni me acerqué a ser las alas en tu historia.

Pero, en qué momento, ¿en qué momento?
Si una niña se derrumba cuando el final se precipita,
y se encierra en sus ideas de soledad y de marea,
una niña aún no sabe que camina,
aún no conoce la forma de sus pies.

¿Por qué te hice creer que yo corría?
que giraba, sin detenerme por la aurora.
Si simulando ni lograba ver mis rodillas,
me movía atrapada en la arena,
y el rojizo me hablaba a la espalda.

Simulando, muy cerca te creía,
y tú en silencio, inerte me envolvía.
¿Cómo te hice creer que jugaba escondida?
Si cuando al fin vi la forma de mis talones,
era muy tarde, me dijiste, ya te ibas.

Hace más de 3 años

0

2
#7

JOVEN VIOLETA

El joven violeta, con ojos fuego y pluma. Aparenta ser niño tambaleándose en su habitación. El joven violeta se busca entre la espuma, preguntando al Guardián del Universo: dónde quedó mi esplendor.
El joven violeta con labios rueca. Creando música al compás de su sudor. -Muéstrame Guardián, muéstrame a dónde voy.- Sosteniendo sus cobijas, acalorado por sus muros que juzgan. No se mueve, paralizado. Su alma es arte, su voz es color.
El joven violeta con dedos atardecer. Cubriendo sus muros testigos de aventuras y poder. -Cajones óleo, mi misterio.- Olvidando otros planos, su propia perspectiva. A donde va la vida, -a dónde va.- Aquí la espera, -aquí no estoy.-
El joven violeta, núcleo paranoia. Versando a la arena cubierto de arañas. La noche y la sed, la noche no espera. Observa a su espíritu dominando a sus venas, el Guardián del Universo acaricia su condena. -Qué hago aquí niño, qué hago aquí vencedor.- Otra vida, otra batalla, otra calma bajo el mar.

El joven violeta es más violeta que el hedor. Sus pies se mueven estrujando la aflicción. Mira, tiemblan sus pupilas con el lente delator. -Tómame Guardián, abre mis letras en tu hogar. Barre la luz, capta al roedor. Rasguña la piel del director.
El joven violeta, pared y espejo. Con su vista y juego se busca, se encuentra, bajo las llamas de su habitación.

Hace más de 3 años

1

2
Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

Estupendo, siento cosas como propias.

La vida nunca llega donde yo estoy.
Siempre llego tarde a la vida.
No nos encontramos...

Saludos


#8

ECOS

Encuéntrame en la historia del mar, bajo la mirada gris del atardecer. Se una brisa sin sal, un aleteo del sol, se en las orillas cercanas al libro de los ojos opacos. Dedícate a andar, a andar con señas antiguas. No te ates al despertar, porque los sueños se esconden bajo las conchas.
Campanas, delicias, campanas y rayos. El hambre te encierra en un paso. El fuego delira en la soledad. Los molinos de este mar te hacen grandes al respirar de su vibración, y aquí las rocas pertenecen a las palabras que nadan en la memoria.
Todo en el mundo no es eterno sin un espacio para escucharnos recitar. Recitamos lo que salta cada vez que nos acercamos al mar. En la orilla se encuentran las venas de la fantasía. Tatué ahí mi firma y la luna me consumió. Corrí siendo espuma, me absorbí en la arena con las marinas.

Bajo mis manos escuché:
dentro de un huevo renació el arte, del universo es su cicatriz. Del dolor es su único aprendiz.

Me sonrió el silencio al encontrarse cerca. Sus pasos eran golpes en la arena, cambio a cambio, retumbó. Roces de su duelo, entre el mérito y la incorrección.

Hace más de 3 años

3

2
eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 3 años

Me gusto y te felicito por el lirismo que envuelve. Soy nuevo en la página y disfruté el haber encontrado tu perfil. Espero leer algo más de ti. Un cordial saludo.

CrisFigueroa
Rango6 Nivel 28
hace alrededor de 3 años

Gracias por tus comentarios. Llevo tiempo sin publicar ni aparecerme por acá, pero me has motivado a volver a empezar. Pronto publicaré nuevos poemas :)

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace alrededor de 3 años

Espero verte por "Años de Amor y Soledades" Un cordial saludo para ti @CrisFigueroa