ElNoctambulo
Rango6 Nivel 25 (761 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Una noche fría,llena de luces, gente viviendo sus vidas y yo aun recuerdo aquella noche, sera que fue un encuentro casual?, no lose pero sus ojos pardos son una de las cosas que jamas olvidare.

Después de aquella noche jamas la volví a ver, sin embargo aun puedo oler su perfume, aun escucho su voz, tan seductora como dulce, Ese "hola" en aquel bar, al que casi nunca suelo ir, y que sin embargo por una extraña o mística razón me digne a entrar, aquel evento quedo marcado en mi memoria tanto que aun hoy no se a vuelto a repetir tan mágica noche.

Hace alrededor de 3 años Compartir:

0

7
#2

Era una noche cualquiera de otoño, cuando entre a aquel bar del cual no suelo ir siempre, camine hacia la barra y pedí un escoces, había sido un día normal, según mi punto de vista el comienzo de un fin de semana como cualquier otro, otoño siempre fue una época extraña para mi donde cosas y pensamientos aparecen de la nada y esa noche no fue la excepción, hasta que la vi, no prestaba atención al resto hasta que una voz dulce y picara me hablo, me pidió fuego para prender su cigarrillo, gire y al verla me dejo hipnotizado, tenia ojos pardos claros, tez bronceada y labios carnosos cubiertos con el labial, tenia cabello rizado, un vestido negro que me revelaba su hermosa figura, era una mujer bella, y yo solo un bobo que se quedo como ido al verla, sonrió, me percate que era por mi expresión, le dije que me estaba pensando en otra cosa y me apresure a ofrecerle fuego, su sonrisa fue mas que suficiente, estaba a su merced así de rápido, ella lo sabia, aunque quería creer que no, no es que no pudiera zafarme de su encanto, había algo en sus ojos que no me lo permitía era extraño, pero me gustaba la sensación que me producía tenerla cerca, y le invite una copa, y mientras dejaba su su labial impreso en la copa, yo me envolvía en ella, si, estaba ebrio, no por el licor, sino por ella.

Hace alrededor de 3 años

0

1
#3

Era media noche cuando ella me susurro al oído - "vamos a un lugar mas tranquilo, tengamos mas privacidad"- Era atrevida y eso me gustaba, no conocí muchas mujeres que tomaran tal iniciativa, eso me gusto, me tomo de la mano y entramos a un taxi y fuimos a un hotel, besos apasionados, caricias, definitivamente dábamos un gran espectáculo para el chófer que sin dudarlo miraba por el espejo retrovisor, si, me di cuenta de eso, y fue el mismo juego de seducción y descontrol durante el trayecto, también mientras estábamos en el ascensor, entramos al cuarto y mis manos no soltaban sus caderas mientras ella se iba quitando el vestido frente a mi, de pronto los dos desnudos terminamos lo que nuestras mentes habían empezado desde que cruzamos miradas en el bar, lo que ocurrió después se los dejo a la imaginación y me lo reservo para mi, solo podría decirles que mujer como ella no e vuelto a conocer.

Todo vestigio de esa noche imborrable, desapareció al amanecer, cuando la calma y la rutina se apodero de la ciudad de nuevo y yo recostado en la cama miraba a mi lado percatándome que ella se había ido, no estaba su ropa, ni se podía oír el ruido de la ducha, solo una nota al lado:

"La pase muy bien anoche, si el destino lo quiere nos volveremos a ver, adiós".

Firmo con sus labios impresos en la nota, nota que aun guardo. A pasado tiempo desde aquella noche, conocí a varias mujeres, e tenido aventuras muy recordadas, pero nadie pudo igualar a lo que ocurrió esa noche, ninguna mujer se pareció a ella, volví a ese bar varias noches, jamas volví a verla, quizá fue un sueño, no, no lo fue, sus caricias fueron tan reales que aun las siento, es una noche fría si y yo mirando la ciudad la recuerdo, pidiendo un deseo al viento, el deseo de volverla a ver, si me permite el destino verla de nuevo, y revivir esa noche que aun recuerdo, es una noche fría, si, una noche como todas las demás una noche con tu recuerdo.

Hace alrededor de 3 años

0

0